Autor: Javier Torres
viernes, 22 de febrero de 2008
Sección: Leyendas
Información publicada por: Javier Torres
Mostrado 18.135 veces.


Ir a los comentarios

Mouros, Fadas, Trasnos y Tardos

Seres imaginarios de las leyendas gallegas.

En este artículo voy a tratar de los diversos entes mitológicos del acervo cultural gallego. Olvidados, extinguidos para el conocimiento científico, estos seres siguen poblando en el universo onírico de mi tierra. Sobrevivieron a mil culturas extranjeras y siguen campando a sus anchas en el rural gallego.

Empezaré por un tipo de enano que recibe el nombre de trasgo en el ciclo mitológico irlandés, igual nombre que el que tenía el padre del mago Merlín, y que en Galicia es conocido como O Trasno. El trasno es un espíritu de la noche y, ambiguo como su ambiente, puede adoptar todo tipo de formas corpóreas o incorpóreas y presentarse como un viento, un rayo de luna o un murmullo de hojas. Este duende travieso puede visitar las casas por la noche para llevar a cabo andanzas y para librarse de él hay que dejarle unas semillas de grano esparcidas por el suelo para que se entretenga.

Hablando de genios y encantos no podemos olvidarnos del Tardo, al que la superstición gallega considera causante de las pesadillas, ya que por las noches entra en las casas y se sienta encima de las personas que duermen para que sueñen con fantasmas y alucinaciones. Para librarnos de él, debemos dejar sobre la mesa un cuenco de trigo o grano pequeño, pues el tardo es muy aficionado a contar, aunque sólo lo sabe hacer hasta cien, por lo que al llegar a este número se pierde y vuelve a repetir una y otra vez hasta que amanece y tenía que huir de los rayos del sol y ocultarse en su refugio.

Otros duendes o espíritus de la tradición gallega son el tronante y los nubeiros. Los nubeiros arrastran las nubes y el tronante produce el trueno y el pedrisco, golpeando las nuebes con los pies.

También existen otros duendes capaces de causar enfermedades, como el tangomango o genios maléficos como el tangaraño.

Con respecto a la construcción de los dólmenes, los bretones y galeses piensan que fueron erigidos por enanos negros y peludos, hijos de las hadas, que se ocupan de custodiarlos junto con los tesoros que ocultan. En Galicia los enanos son reemplazados por gigantes, tambien negruzcos, llamados "mouros". El término mouro procede del prefijo prerrománico “mor” que significa “piedra”. Así, en gallego un “mourelo”es un montículo rocoso. En las leyendas gallegas los mouros aparecen siempre vinculados a castros, rocas y penedos.

Por otra parte “mor” es también un prefijo latino que significa “muerte”. Nos encontramos pues con una raíz verbal presente en dos idiomas distintos y que se refiere tanto a la piedra como a los muertos.

En gallego “mouro” tienes tres acepciones. Como adjetivo significa “oscuro, negro” (del latín "maurus"). Como nombre significa “moro” (traducción al gallego del castellano) y también se aplica para referirse a los “gigantes negros constructores de megalitos y que viven bajo tierra”. En esta última acepción se aprecia claramente su derivación de la raíz “mor”en sus dos significados, ya que hace referencia a las construcciones de piedra y también a los muertos (los que viven bajo tierra). Es imposible datar todos los toponímicos gallegos en los que aparece la palabra mouro. Y seguro que en todos ellos encontrarás una mámoa, un dólmen, o un lugar de adoración.

Esta es la etimología gallega real y la confusión surge con la invasión musulmana de la península ibérica, tras la cual se identificó erróneamente a los mouros con los moros, cuando en verdad el término gallego era anterior. Además, generaciones posteriores tergiversaron el significado original de la palabra y la emplearon para designar a personajes antitéticos de los mouros, de blanca tez y cabellos rubios (fadas y donas).

Los “mouros” no son ni los moros ni tampoco personajes blancos y rubios, si no que son seres de gran tamaño, capaces de mover grandes piedras, cuyo color es oscuro y que viven bajo tierra. Las rubias fadas no son mouras en el sentido estricto del término (ninguna leyenda les atribuye la construcción de dólmenes, además de no ser de tez y cabellos oscuros), si no que son prisioneras de éstos que las retienen bajo tierra. Los mouros jamás abandonan sus laberintos subterráneos, en donde ocultan enormes tesoros, pero las fadas, damas o donas (mal llamadas mouras) si salen al exterior y entablan relación con los humanos.

Las Fadas, Damas o Donas de las leyendas gallegas, son bellas mujeres que fueron encantadas y hechas prisioneras por los mouros o encantos, y que aparecen al amanecer para peinar sus rubios cabellos con un peine de oro, o para hilar y tejer con hilos dorados. El oro y los rubios cabellos son símbolos de los rayos del sol, igual que ocurre en otras leyendas tradicionales indoeuropeas, y el final del cautiverio de la fada representa el amanecer, en el que el sol se libera de la prisión de la noche.

Otras leyendas hablan de fadas que custodian tesoros escondidos en grutas, mientras que otras viven encantadas bajo la forma de galiña dos pitos dourados, ambos símbolos solares. La galiña dos pitos dourados es una bella doncella encantada, que bajo la apariencia de gallina, sale a pasear por el día y por la noche se retira a una cueva.

Las hadas galesas o korrigans son idénticas a las descritas para Galiza. Ambas son bellas señoras rubias que al amanecer alisan sus largos cabellos rubios con peines de oro y viven en grutas cercanas a fuentes y arroyos, en las que esconden grandes tesoros. Las korrigans habitan en fuentes cercanas a dólmenes donde guardan sus tesoros. Son hechiceras, pueden adoptar la forma de varios animales (cierva, gallina,..) y poseen grandes poderes, como la clarividencia o la adivinación del porvenir, y pueden resultar benéficas para los hombres y también lanzar terribles maldiciones.

Escribe aquí el segundo bloque de texto de tu artículo


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 maruos 17 de dic. 2007

    Una pregunta porque entiendes que estos seres feericos son "precelticos".

    Sobre la relación entre el tangaraño y el trasno eso es una intuición que tambien me vino hace algunos años a mi, pero no he podido hecharle el lazo todavia, tenía pensado meterme como las variantes del nom. tangaraño, tangomango, y si en su etimología podía darnos alguna pista al respecto ... tenía en mente una comparación con el papel que se daba al enano como productor de enfermedades en algunos conjuros anglosajones medievales, y su relación con la posesión demoniaca, que en el folclore gallego a veces se asocia a enfermedades miticas de ese tipo.

    Pero no pude seguirle la pista, lo deje en reserva y ahora en parte he perdido las notas que tenía cojidas sobre aquello.

  2. #2 maruos 17 de dic. 2007

    Si quieres te puedo pasar bibliografia sobre el tema

  3. #3 maruos 17 de dic. 2007

    Me voy a comer Un Saludo

  4. #4 xabres 17 de dic. 2007

     Si quereis conocer los efectos del Tangaraño, preguntarle a Antón Reixa.
     Tiene ona canción en la que habla de él.
     Saludos.

  5. #5 Macornic 18 de dic. 2007

    En lo que no estoy de acuerdo, es que el mouro sea oscuro en la mitologia gallega, muchas son las leyendas en que las mouras son rubias y de piel clara, al igual que los mouros, ademas de que en la mayor parte de las ocasiones su tamaño es normal, no gigante. En mi opinion la denominacion mouro tiene mas que ver con un intento de dar un significado opuesto a cristiano. En lo demas estoy de acuerdo

  6. #6 Javier Torres 28 de mar. 2008

    El significado de "mouro" es lo opuesto a rubio. Gigantes por ser capaces de mover tan grandes. El único propósito de este debate es mantener una visión, seguro que imprecisa, que exponga de manera libre mi interpretación de este asunto. Forte aperta pra todos.

  7. #7 Servan 28 de mar. 2008

    En ese contexto la fada es la aurora matutina-crepuscular.
    También las mal llamadas sirenas llevan un espejo y un peine de oro. Este mito ha llegado incluso a Chiloé (melusina Pincoya).

  8. Hay 7 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba