Autor: Javier Torres
lunes, 24 de diciembre de 2007
Sección: Roma y Grecia en Celtiberia
Información publicada por: Javier Torres
Mostrado 15.333 veces.


Ir a los comentarios

Los Herminios

Comentario sobre la rendición de los heróicos Herminos en las Illas Sicas (Islas Cíes).

Durante el período en el que Julio César estuvo en la península ibérica, emprendió una campaña contra lusitanos y galáicos, ya que desde estas tierras partían las bandas de guerreros que saqueaban la lusitania conquistada por los romanos. Por ello, César ordenó a los lusitanos que habitaban el Mons Herminius (Serra da Estrela), que abandoran sus montañas y bajasen a los valles. Como quieran que éstos se negaron, Julio César decidió atacar sus poblados. Sólo un grupo de estos guerreros galáico-lusitanos, los Herminios, logró escapar y refugiarse en las islas Cíes.

En persecución de ellos partió el mismo Julio César, joven y ambicioso general ávido de grandes éxitos. La fuente de este relato es el propio César, que escribió esta crónica de guerra, recogida por Álvarez Blázquez en su libro "La ciudad y los días" que trata sobre la historia de Vigo.

Julio César, entre los días 24 y 25 de agosto del año 60 antes de Cristo, embarca al frente de dos legiones en la antigua Erizana (Bayona), en varias galeras y ochenta balsas, presto a exterminar a los últimos guerreros celtas que se habían refugiado en las Islas Cíes.

Los nombres de éstas, por supuesto, no eran los que hoy en día conocemos. Una era llamada Albiano y otra Lancia (hoy llamada San Martín), en donde trató Julio César de desembarcar, pero lo abrupto de la costa y la gran masa de fieros enemigos, le hicieron desistir, pasando entonces a rodearla, para situarse frente a la playa de la isla del Centro. Muchos de los lectores de este artículo que hayan tenido oportunidad de visitar esta joya ecológica que son las Cíes, reconoceran el escenario que les describo.

Los herminios, atravesando con sus ligeras naves el canal que separa la isla del centro de la del norte, acudieron en ayuda de sus compañeros y cuando las primeras balsas romanas se acercaron a tierra, fueron recibidas con una lluvia de flechas y piedras.

Cuenta el propio Julio César que sólamente uno de sus soldados, Celsio Seeva, logró mantenerse con otros cuatro legionarios sobre un peñón cercano, al final no pudo más que arrojarse al mar y ganar a nado una de las naves romanas. El invencible general se mostró incapaz de doblegar por las armas la bravura de los herminios y no le quedó más solución que rendirles por el asedio y el hambre.

Al final, dejando a trás muchos muertos y enfermos, los debilitados Herminios claudicaron y pidieron la paz. Por fin Julio César pudo desembarcar en las Cíes y allí descansó una temporada.


En la isla del centro aún podemos ver los restos de un poblado en la vaguada orientada al Sur, frente al canal "da Porta”, que muestra evidentes vestigios de su origen céltico, intensamente romanizado. Allí se han hallado restos cerámicos, y un posible altar.

Así finalizó la campaña de César en la Ría Vigo

Escribe aquí el segundo bloque de texto de tu artículo


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 xabres 17 de dic. 2007

    Varix: ¿Estaria muy fuera de lugar, el pedirte una copia de la que tienes del siglo IV. ?
     Si puedes y quieres la pones en Celtiberia, o si eso no puede ser, y estas dispuesto a compartir te doy mi direccion E-mail, o de correo. Solo tienes que pedirlo.

     Un cordialsaludo.

  2. #2 Abo 17 de dic. 2007

    Varix, dices:

    "Asi que yo me sumo a Xabres, dispongo de una copia del siglo IV d.c de la Guerra contra lusitanos y galaicos de Cesar que nos situa los Herminios en el Montezinho o mejor en la Gamoneda y para corroborar esta hipótesis quedan vestigios en la toponimia local como HER-misende".

    Ponnos esos textos que comentas sobre la clara situación en Montezinho o Gamoneda.  Ya hace tiempo anduve liado en ello y no encontré nada tan claro.

    Oye, ten cuidado con ese Hermisende no vaya a venir de un "Herminosindus" o similar (conste que me van a tirar de las orejas) y por lo tanto un posesor germánico.  Bueno a lo mejor es latino ("semita") y podría ser "la hermita del camino" (está de moda poner Hermita con H, yo...plin).

    Publio Sceva fue el que se salvó a nado.  Yo había leido (sin comprobar) que también Plutarco y Suetonio algo habían comentado sobre estas cosas de César y su viaje a Brigantium.

    Un saludo

  3. #3 Abo 18 de dic. 2007

    Varix, no entiendo la segunda parte.   Salud.

  4. #4 Abo 18 de dic. 2007

    No no Xabres, en absoluto va por tí, si llegaste a pensarlo mis disculpas.

    Mira comentarios #21 y #23.  

    Estamos esperando de la cortesía y caballerosidad del druida Varix respecto a mis comentarios #24 y #27 que no logramos entender y a ver si nos lo puede expliacr un poquito mejor.  Que se lo agadeceremos.

    Muy correcto el texto del profesor Castroviejo.

    Saludos.

  5. Hay 4 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba