Autor: Arquidioniso
miércoles, 05 de diciembre de 2007
Sección: Etnografía
Información publicada por: arquidioniso


Mostrado 18.157 veces.


Ir a los comentarios

Gachupines, charros y majos.

Notas y memorias sobre el nacionalismo y los necionalismos.

Cuando nací no sabía que era...poco a poco me di cuenta de que existía algo muy vago llamado "lo mexicano", o "lo nuestro" o como quieran decirle. Aprendi a hablar, leer y escribir una forma de castellano mejicanizado que me enseñó mi abuela materna. Por las tardes nos sentabamos en al batiente del corredor de la casa, en el pórtico, y ahi había un ladrillo con la marca del fabricante de baldosas...decía: mosaicos Hércules, Guad. Jal. , con el dedo, y de la mano de mi abuela recorría las letras y descubrí que eso era leer.

Asi me enteré de muchas cosas, entre las primeras estuvo la vida de Velazquez, el de las meninas. En el jardín de niños me regalaron ese libro. Del corredor a la cocina descubrí los sabores mexicanos, y los modos de hablar de mis tias, los modos de comer de mi familia, y mil modos más de ser algo que todavía no se sabe que es: ser mexicano.

Con mi abuelo paterno sucedían otras cosas: llegaba de repente y les decía a mis padres: -Vamos a ir a los Altos, me llevo al güero.- O sea yo. Lo emocionante del paseo era que entre caballos, armas y tierras muy amplias, la tarde y el día siguiente se convertían en un sueño extraño de  realidades belicosas, himnos marianos, pláticas con ancianos y buenas comidas alteñas.

El regreso era lo mejor: en un autobus desvencijado miraba a los pasajeros de todo tipo, corte y calaña. Unos malencarados, otros dormidos y otras muy bellas. En mi infancia, las mujeres tuvieron un gran efecto. Desde la sabiduría de mi abuela que me enseño a leer y cantaba en occitano, la energía de mi madre y la sensualidad y belleza de todas las demás que me rodeaban y rodean hasta la fecha. (Lo celebro agradecido.)

Creo que ser mejicano de tiempo completo debe ser algo muy enfadoso, algo asi como ser "necionalista" profesional que a la primera provocación saca las banderas y entona los himnos.

Lo mismo puede pasar con lo que sea. Al final es aburrido. Mis tíos, andaluces, muy majos y toreros eran tolerables y graciosos por un rato, pero después de cinco horas de oles y muletazos, la cosa se ponía pesada. Lo mismo con un señor cubano que iba de visita y que se creia una especie de gracioso de tiempo completo, que daba en cara con dos o tres chistes, que a la cuarta se quedaban sin chiste.

Creo que los estereotipos de lo mejicano, lo español, lo gringo o lo afganistano, son lo que echan a perder las cosas. Al final de cuentas todo es igual. Y no se es más de esto o de a aquello por andar desfaciendo entuertos todo el día.

La pregunta pertinente sería entonces: ¿Donde, como y que es eso de ser como se es?...¡Que define una nacionalidad, una raza, una pertenencia, un modo de pensar, sentir y hacer?

Muchas Romas, muchos romanos...muchas Españas muchos españoles, muchos Méxicos, muchos mexicanos.

Conservar la esencia de algo significa reconocer el órigen. En realidad somos un masacote de pluralidades. Una ensalada, si se me permite la referencia culinaria...un poco de esto y aquello y tal de aquí y tal de alla y le meneamos para este y ese lado y miren : aqui esta el ser gallego, o mejicano, o alteño, o madrileño, o español, o tapatío. (Los tapatíos somos los nacidos en Guadalajara, México y eso es furibundamente diferente a ser mexicano o chilango)

Por ejemplo, el estereotipo de lo "mejicano", que se difunde en todas partes no es uno solo...algunos lo imaginan como un tipo que está dormido, recargado en un cactus y agazapado bajo su gran sombrero. Otros lo imaginan como alguien con enormes bigotes y enfurecido, blandiendo una pistola, otros como un charro muy bragado en su caballo, cantando canciones rancheras.

Con los españoles sucede lo mismo, o a mi me sucedió, cuando visité por primera vez a la Madre Patria ...lo andaluz me encanta y cuando descubrí Galicia quedé sorprendido por la impresionante calidad de la gente, y sus bosques maravillosos y su industria y su cocina,  no vi nada que me indicara que la fama que se les atribuye, sea cierta. Y me falta descubrir toda España y todo México.

En cualquier parte pasa lo mismo, y termina uno por convencerse de que lo más importante es reconocer las semejanzas en lo diferente y las diferencias en lo semejante.

Antes de que los medios de comunicación existieran, no teníamos ninguna imágen clara de nada...y hoy estamos peor... cualquier revista o sitio del ciberespacio nos informa y desinforma de todo o casi todo. Y asi se forman los prejuicios. Un ejemplo histórico, son las historias sobre la esclavitud a la que se sometieron a miles de personas buenas y nobles en Africa.

Los estereotipos sobre las personas de piél oscura se difundieron con facilidad por medio de grabados...la imprenta hizo su parte en la fabricación de los prejuicios. Hasta el mismo Mozart en la ópera de "La Flauta Mágica" los toma como sinónimo de feo o espantoso.

En Méjico, los gachupines no tenían tan buena fama entre algunas personas. Se les veía con desconfianza, como si fueran el vivo ejemplo del abuso prejuicioso, promovido en parte por las leyendas populares, los chismes y los chistes, y por la leyenda negra que nadie sabe de ella, pero que la mayoría se la cree a pie juntillas, gracias a la anticuada verborrea oficial y jacobina. Pero por fortuna, esto comienza a cambiar.

Los árabes siempre serán negociantes; los gringos, turistas y tontos; los chinos, misteriosos; los chilangos, tramposos; los cubanos bailarines tropicales; los suizos extraños y precisos (¿Que se puede esperar de un pueblo que se dedica a fabricar navajas, relojes y quesos y guardan el dinero de todo el mundo?)...los hindues, desarrapados; los franceses buenos amantes; los italianos, gritones y en el "dolce far niente"; los brasileños baile y baile sambas eternas; los argentinos...sin palabras; los suecos, medio locos por el frio; los rusos bailando la balalaika y con vodka en el cerebro; los mejicanos, enchilados y perezosos; y al fin: los humanos...incomprensibles.

Uno escoge la máscara para presentarse, el único problema es que las máscaras son animales resentidos, ambiciosos y hambrientos, a los que hay que darles de comer.

 

 

Escribe aquí el segundo bloque de texto de tu artículo


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 arquidioniso 06 de dic. 2007

    Servan, te comprendo...el ingenio de los que nacimos en América es diferente del de los que simplemente obedecen reglas...en el pool o en cualquier otra cosa estamos en la esperanza mágica de las intervenciones misteriosas, ya sea celestiales o terrenales...desde el Milagro  que nos hace la Virgencita, o el favor que viene del compadre, o la trampilla ingeniosa para no formarse en la cola y llegar al trámite lo más pronto y seguro...el misterio de misterios se presenta cuando logramos cruzar el puente entre "el ya merito y el ya ni modo"...expresiones mejicanas que significan ya casi y ya ni caso.

    Lo de güero se usa para designar a las personas de cabellos rubios, tez blanca o de ojos claros. En los Altos de Jalisco existen genes que seguramente vienen desde la época de la Conquista...españoles de diversas procedencias, principalmente catalanes, andaluces, gallegos y castellanos, además de franceses y austriacos que por razones misteriosas se quedaron en la región.

    El café de olla (segun la receta mejicana) se hace con canela y piloncillo o azucar morena. El agua hervida recibe el café y se deja unos momentos, el azucar se le agrega segun el gusto. La canela es poca y va al principio. Si se le agrega leche y tequila se le llama "pajarete"...es muy usado en los establos y se toma muy temprano, casi al levantarse.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

  2. #2 alevin 09 de dic. 2007

    Uyao, bienvenido a las realidad.

    Sorprendente, Servan, yo siempre había oído que chilenos y argentinos eran los más "caballeros" de hispanoamerica......

    Paz y bien

  3. #3 arquidioniso 10 de dic. 2007

    Queridos amigos Servan y Alevin

    En esto de las monturas y trajes hay un mundo entero por descubrir, y si le añadimos la musica tradicional, los corridos por ejemplo, se convierte en una constelación de dimensiones mayores. Los temas los abundaré en un artículo.

    Las monturas se adaptan a las faenas, y todas las partes que la componen responden a las funciones específicas de las labores: arriar, perseguir, atajar, lazar, derribar, arriendar, etc.

    Las condiciones del suelo en el campo mexicano también influyen en la disposicion específica de los estribos y el herrrado de los caballos.

    Y  el traje aunque muestra el origen salmantino, se adapta en el corte y la hechura para que se ajuste a la función. El traje de charro es un bello ejemplo de armonía entre función y forma, que responde a las necesidades utilitarias de las faenas del campo y a las expresiones sociales de una clase determinada en la sociedad mexicana.

    Los trajes son desde el más sencillo y cotidiano llmadode faena hasta el que se usa sólo en las ocasiones muy señaladas. Las telas, colores, botonaduras y accesorios son especiales y distintos en cada caso y están reglamentados por las disposiciones de la Federación Nacional de Charros, organismo de máxima autoridad en estas cuestiones.

    Ahora con la urbanización acelerada de algunas regiones en México, las áreas de campo y hacienda quedan restringidas a unos cuantos que conServan las tradiciones de trabajo rural. Sin embargo, la charrería se convierte en el "deporte" nacional, en su expresión urbana. Que aunque no ejecuta las mismas faenas que en el campo, resalta las maniobras ecuestres para lograrlas: doma, cala y monta del caballo; floreo de reata o lazo y su uso para atajar al ganado en dos formas: mangana y pial, es decir: lazo a las manos del animal y lazo a las patas. Tambien está la coleada o derribo de la res tomandola por la cola, y jalandola a toda carrera para hacerla caer. Viene después el cambio de montura al galope, de yegua arrendada a yegua bruta y sin montura. A esta faena se le conoce como "paso de la muerte".

    En fin hay mucho que decir de estos temas tan queridos para mi y que nos relacionan con el resto de America y con España.

    Saludos cordiales

     

  4. #4 arquidioniso 18 de dic. 2007

    Caminos y cocinas son las vias rápidas entre las culturas...la historia o lo que sea que signifique, se empeña en hacer de las batallas y las gestas heróicas una especie de relato dominguero que relega con maña a lo que sucede día tras día...

    por fortuna he estado en España muchas veces y todas con bien y y alegría...mi paladar es muy universal y no tengo santo aborrecido para probar platillos "exoticos"...me gusta conocer el sabor y saber el aroma de las formas culinarias diferentes...pongamos por ejemplo la comida "mejicana"...es un mundo aparte con sus miles -literalmente- de formas, combinaciones, terminados y sazones.

     De ingredientes ni se diga...con una biodiversidad enorme tenemos incontables ingredientes, cada uno con sus variables de clima, altura, tierra, etc...que dan sabores únicos a lo que se come...y a lo que se recuerda...además de las recetas y modos típicos de esta o aquella region, pueblo, familia o persona...y compañias, ya que en el libro de Solange, la verdadera educación se dió, en el personaje, no con la formalidad materna sino con la cotidianeidad del trato de las nanas indígenas.

    Una marca de la identidad culinaria mejicana, es el uso del chile en sus infinitas formas naturales y preparadas, desde el inocente pimiento hasta el agresivo habanero. Una o varias salsas son indispensables en la comida. Rojas, verdes, amarillas, cafés, negras, potentes para paladares templadisimos o casi dulces para gustos delicados. Y todas de diversos modos, ingredientes, texturas, aromas y recetas...las crudas y las cocidas, las fritas y lasserenadas...toda una galaxia de sabores.

    Y en España es lo mismo...sin picantes pero con sabores muy peninsulares que cubren los cuatro puntos cardinales. Y quereconozco como originales en muchos de nuestros guisos novohispanos. Podemos avanzar o retroceder en tecnología y en democracias y demas hierbas, pero lo que defendemos a capa y espada, es la comida y sus tradiciones, exigentes, valiosas y sabrosas.

     La comida es un fenomeno ambitál, que invoucra a la percepción en tal forma que invade el alma, alegra el corazón y a veces aclara la conciencia.

    Salud Noyo...salud Servan

     

  5. #5 arquidioniso 18 de dic. 2007

    Servan...hoy probé un excelente tinto chileno de etiqueta Palo Alto, Reserva, del Valle del Maule, 2006. Acompañó a una cazuela de gallina a las hierbas, como el Coq au Vin, al modo de Occitania, con manzana y papas doradas. De postre probamos un cactus: biznaga curada en miel de azucar morena, con una copita de licor de pera. La música: Leo Ferre cantando a Baudelaire y Rimbaud...y la mar frente a nosotros.

     Con tu relato recuerdo a Huidobro, sus retruecanos y jitánjaforas...

    ..."Donde las rocas prohiben la palabra

    Alli donde se confunde la muerte con el canto del mar"...

  6. Hay 5 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba