Autor: arquidioniso
sábado, 01 de diciembre de 2007
Sección: Artículos generales
Información publicada por: arquidioniso


Mostrado 9.031 veces.


Ir a los comentarios

Mole y chimole de monjas, danzantes y virreyes.

De cuando el mole poblano descendió de los cielos...y se quedó para la mayor Gloria de Dios.

Para ser leído a tempo de gallarda.

Cuando Don Antonio de la Cerda y Aragón conde de Paredes y marqués de la Laguna avanzó ceremonioso en la catedral de Méjico, todavía le revoloteaban en la peluca y los bigotes, que vaya que tenía, los sabores que las piadosas monjitas del Convento de Dominicas de Santa Rosa en Puebla de los Angeles, le obsequiaron.

El órgano de la catedral tronaba con el Te Deum y la misa revuelta de inciensos y copal causaba mareos a las damas que habian venido desde España para acompañar a tan circunspecto personaje en sus asuntos palaciegos. La luz que se filtraba entre los humos densos dibujaba líneas celestiales, que iluminaban sus palidos rubores y chapetes y pechugas. 

Todos esos circunloquios y sermones tardaban más de lo debido y a Don Antonio se le iba el tiempo pensando en aquellos platos que prepararon en su honor y que pronto probaría otra vez. De uno por uno, los más dilectos oradores, jesuitas, dominícos, franciscanos y agustinos subieron al púlpito para crear una retórica voluptuosa y emplumada, interminable y llena de retruecanos que más que halagar, enfadaba a la concurrencia de muy alto copete.

Todos querían la fiesta, pero había que merecerla y con el abanico desplegado se espantaban las palabras piadosas como si fueran tábanos y moscas.

Afuera en la gran plaza, los danzantes giraban y giraban en honor de Tlaloc y Huitzilopochtli, bajo los grandes arcos floridos y alegóricos para celebrar la llegada del Virrey. La Guadalupana miraba a sus hijos emplumados y alegres y sonreía entre nopales y lunas y angelitos con las alas de colores.

Por fin la bendición acabó con la impaciencia y alegres salieron a recibir el sol con toda su fuerza y calentura. En la verbena popular todos disfrutaron de aguas de frutas, nieve de sabores, tacos, sopes, pozole, carnes y verduras como si se fuera a acabar el mundo conocido y por conocer.

Y mole en cantidades prodigiosas. Cientos de ollas grande, de barro y adornadas con papel picado exhibian tal prodigio gastronómico. Cosa muy querida entre el pueblo, ya que el mole existia desde antes, cuando Moctezuma era emperador.

El Virrey se fue pronto a su palacio. Ahi le esperaba otra ceremonia sin tanta ceremonia y es que le urgía la fiesta. Los músicos rasgaron las guitarras, jaranas, sacabuches, arpas y violines y al compás de unos canarios, jácaras, folías y marizapalos, las danzas cortesanas arrancaron con su pie enfundado en medias blancas y zapatillas de seda y raso.

La Marquesa miró aquello por un rato y ordenó a los mayordomos que llamaran a la mesa.

En el centro, las cazuelas decoradas, unas de  mayólica, otras de Talavera y las más de Tonalá y Oaxaca, pintadas con pájaros y flores y rellenas del mole que tanto les gustó. En la cocina las monjas esperaban. El Virrey danzó su último fandango y se sentó. El silencio se hizo grande, los suspiros se cortaron y la musica se abrió al ¡Ah! de su grata complacencia.

En ese momento todos dijeron ¡ahs! muy cortesanos y el mole desapareció entre bocados de duquesas, caballeros, gentilhombres y prelados.

Veamos la mesa llena de invitados y gorrones. En primera fila los jesuitas y los hacendados, unos adustos y otros comparsas. Un poco más alla, las damas polveadas a la moda y de escotes pronunciados, frente a ellas caballeros de postín y nobles recien titulados. Junto al virrey, la duquesa de Paredes y junto a ella una monja de grandes reverencias: Sor Juana Inés de la Cruz, la Décima Musa, autora de "Inundación Castalida".

Como la Santísima Trinidad, los moles canónicos son cuatro: Mole rojo o poblano, mole negro de Oaxaca, mole verde de pepitas de calabaza y mole amarillo. Pero como en esto de los moles no hay apologética que valga, las variedades son a una escala celestial.

Se dice que "cada maestrillo tiene su librillo" y si de cazuelas y fogones se trata, esto es una verdad incuestionable. Dejemos un ratito al Virrey y a Sor Juana, para ver de cerca algunas consideraciones sobre el barroco que se come. El mole y no hay más.

Los retablos comenzaban y el oro y la plata mejicanas llenaban las adoraciones doradas de los santos que gemian de dolor, de éxtasis o de espanto.

Las imagenes recamadas de esmeraldas y diamantes, las oncemil vírgenes en nichos y peanas y guirnaldas encima de estípites de oro de hoja con todos los arcángeles, ángeles, serafines, querubines, glorias, tronos y potestades además de las bichas aderezadas con pelo natural donado por las novicias que apenas profesaban.

Cirios y velas encendidas, incienso y copal, rezos, letanías y jaculatorias que todavía resuenan. Pasos arratrados y tacones en silencio amarrados por los salmos del coro alto, donde las monjas glorificaban con sus cantos, a su Esposo Celestial.

Y tras estas ceremonias, las sabrosas cocinas donde los pretiles paren grandes viandas, ciencia de las ciencias y sabores nunca antes sospechados. En la faena cotidiana, el abasto de alacenas es de gran importancia. Todo fresco y del día, aun en los conventos de monjas pobres, pero no menos humildes que las jerónimas mundanas o las delicadas dominícas.

Y ellas entre rezo y rezo junto con todas las madres, hermanas, primas y abuelas crearon esta parte de la inefable comida mejicana. El mole es la nave insignia de esa Armada Invencible. Le acompañan las infinitas variedades regionales, más de medio millar documentadas.

Regresemos a la fiesta para oir los cuchicheos de las damas y las grandes risotadas de los ventrudos principales de la Muy Magnífica Nueva España.

Sor Juana citando a Hermes Trimegisto, le dice a la duquesa...Mi querida Lisi, la música no es sino el órden secreto que rige las cosas...la virreyna le mira y como solo su silencio la salva, prefiere pedirle la receta de su mole: el clemole de Sor Juana. Por favor tomen nota de esta maravilla...

Para una cazuela de a medio un puño de cilantro tostado, cuatro dientes de ajo asado, cinco clavos, seis granitos de pimienta, clavo de canela y chiles anchos o pasilla. Luego se echa la carne de cerdo, chorizo o gallina. Los chiles van tostados en la manteca y luego se echa ajonjolí tostado.

Mole y clemole son lo mismo, tanto como el tapatío, el alteño y abajeño, el de chipotle, el guatzmole, el chichilo, el chilposo o chilposonti, el de cadera para muchos, el chirmole, el de chito, el de hormigas y gusanos, el negro, mulato, prieto y verde de pepita, el tlatonile, el coloradito y el pichomole, el papanteco, el de matuma o de ladrillo, y sin dejar fuera al michoacano, el huasteco, el fronterizo, el jarocho, el mixteco, el oaxaqueño y el ranchero. Y en el lugar de honor, el clásico poblano.

Ante toda esta galaxia, es menester la astronomía de la gastronomía.

La fiesta siguió y Sor Juana se fué a su convento a escribir sobre tantas ciencias que las paciencias las dejaba en la cocina, ya que fué una enorme cocinera. Sus libros de recetas solo contienen las indicaciones crípticas para que los iniciados intenten el encuentro del mole filosofal. Es tanto como una Kirker de cazuelas, barroca y atrevida.

De Don Antonio de la Cerda y Aragon, conde de Paredes y marqués de la Laguna, la historia se hace cargo y la cocina cuida su memoria por el mole y la mancerina para beber su chocolatl sin mojarse los bigotes.

Sor María Asunción se quedó con las cazuelas y los ángeles, al no poder alzar el vuelo por tanto mole que comieron, decidieron quedarse en Puebla a reposar la siesta.

La música siguió y hasta la fecha si se acercan muy cerquita a un retablo mejicano, alcanzan a escuchar desde el fondo de oro, las folías gallegas, tarantelas y gallardas. Mayor gloria es imposible en nuestro corazón américano.

Escribe aquí el segundo bloque de texto de tu artículo


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Servan 01 de dic. 2007

     arquidioniso. Eres un barroco.
    He puesto tu texto en el marca páginas y le diré a mi mujer que prepare un mole.
    Salut.

  2. #2 Uma 01 de dic. 2007

     

    si,es precioso Arquidioniso.

    así que Sor Juana Inés de la Cruz dejó escritas recetas de cocina?

     el odio que sentía por Juana Inés de la cruz el obispo de Puebla siempre me ha recordado al ensañamiento de ¿San Clemente? con Hipatia  

    pongo aquí un link hacia una página muy interesante sobre la historia de la mayólica.

    http://www.mayolica.org/indexfl.html

    salud a los dos..intentaré hacer un mole de esos cuando tenga vacaciones y tiempo para recopilar todas las especias

  3. #3 Uma 01 de dic. 2007

     

    "A mediados del siglo XVII había tal cantidad de ceramistas que el virrey se vio en la necesidad de crear el gremio de loceros y reglamentar su oficio. El 1653 se redactan en Puebla las ordenanzas que fijaron las condiciones requeridas para ser maestro del oficio, entre ellas la separación de la loza en tres géneros: fina, común y amarilla, las proporciones en que debían ser mezclados los barros para producir piezas de buena calidad, las normas a seguir para el decorado, en las que se establecía que en la loza fina la pintura debía ir guarnecida de negro para realzar su hermosura; además se especificaban cualidades y detalles de fabricación."

    http://www.mexicodesconocido.com.mx/notas/4036-La-may%F3lica-de-Guanajuato,-imaginaria-del-arte-popular

  4. #4 arquidioniso 12 de dic. 2007

    Hoy 12 de diciembre, día en que celebramos las apariciones de la Virgen de Guadalupe, se comerá mole...

    Desde antier la preparación va viento en popa...molienda, chocolates, almendras, caldos, jitomates,  faenas y revuelo en la cocina...al pobre guajolote hoy lo descabezan y despluman...

    Las mesas coloridas se llenan de platos de barro y al mediodia después de una botana de "pico de gallo" y unos tequilitas, brindaré por mis amigos celtiberos...

    Ojalá algun día prueben esta maravilla celestial.

    Salud   !!!

  5. #5 Noyo 13 de dic. 2007

    El guajolote, ese animalito que se llama pavo en diciembre nada más. Ya van tocando las posadas...arquidioniso...que recuerdos...

  6. #6 arquidioniso 14 de dic. 2007

    Y mole se comió, y mucho y bueno...hubo "castillo", que para los que no lo conocen es una construcción de carrizo, muy alta en la que se instalan fuegos pirotécnicos que se encienden y giran y estallan en mil colores...la música amenizó y amenazó con todo el volumen posible, y los niños, mujeres, hombres y cientos más iban de fiesta...las campanas al vuelo y la noche calurosa, pero con ese frio artificial de las navidades mexicanas...y mientras el bullicio retozaba, la Guadalupana sonrió contenta de vernos chapeteados y amorosos.

     Las posadas inician hoy viernes por la noche---las cazuelas están listas y el ponche de granada, de tejocote, de ciruela, se apresta para alegrar conciencias. Las pastorelas llenas de niños se ensayan y las virgenes y sanjoseses y angeles y chamucos y pastorcillos de todos tamaños ya se oyen con sus cantos. La chiquillería efervesecente pulula por todas partes...salen de hasta abajo de las piedras y todos sin excepción esperan sus regalos. El trabajo se aliviana y se convierte en una mala palabra...llegan las fiestas y hasta enero se piensa en...nada.

    El mole abunda en esta época, y aunque ya no hay virreyes, quedan los ceremoniales llenos de retruecanos y cortesías almibaradas para desear al projimo la felicidad navideña. Las madres, tias y abuelas se afanan con los guisos, y sabemos que es la oportunidad para degustar de nuevo, los platillos que se cocinan una vez al año. Los aromas llenan las casas y por las ventanas salen los recuerdos.

    (los gordos santacloses nos invaden con sus jojojos)

  7. #7 Noyo 14 de dic. 2007

    La mejor navidad que recuerdo fue en el istmo de Tehuantepec, alucinada del horror vacui santaclosero, sus renos y la guadalupana fluorescente al tiempo, luchando todos por un hueco en las paredes de las casas.Vengan luces y más luces. El último día de las posadas los niños con la piñata, dale,dale, dale...Las charlas en zapoteco, las cumbias, el "yingelbels"...y los camiones a toda velocidad...Fue una navidad tan impresionante por semejante choque cultural que logró sustituir a los mejores recuerdos de la infancia. Aún puedo oler el huajolote relleno de coca-cola y carne. El mezcal...y, por supuesto el olor a cilantro que todo lo impregna.

  8. Hay 7 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba