Autor: Bea Alonso Prieto
domingo, 20 de mayo de 2007
Sección: Artículos generales
Información publicada por: Bea


Mostrado 23.008 veces.


Ir a los comentarios

El Orígen de los Celtas

Los Celtas no llegaron de ningún sitio. Estaban ahí, en Centroeuropa donde se formaron, y después crearon una gran cultura.

Delimitación Geográfica: En la Antigüedad los Celtas ocuparon desde Irlanda y Galicia en el Occidente hasta Galacia, en la actual Turquía en el Oriente, y desde Escocia en el Norte hasta Italia y Andalucía por el Sur. Son pueblos indoeuropeos, probablemente sean originarios de las estepas euroasiáticas, aunque se le atribuye un origen centroeuropeo. No se conoce bien su proceso formativo, y mucho menos cómo llegaron a la Península Ibérica, donde llegaron a ocupar gran parte del centro y el occidente. Introducción: Parece ser que hace 2.500 años las gentes que ocupaban el centro de Europa; sur de Alemania, este de Francia, oeste de Austria y norte de Suiza, compartieron lengua, costumbres, organización social y económica, elementos materiales y posiblemente ideas y creencias, en definitiva, elementos culturales. Incluso los escritores greco-latinos contemporáneos reconocieron la “Keltike”, la Céltica. El mundo de finales de la Primera Edad del Hierro, es decir, el mundo hallstáttico, fue la base étnica y cultural de los “keltoi”, los celtas. Tal y como ha documentado la Arqueología, parece lógico relacionar la cultura del Bronce Final de Campos de Urnas con los futuros Celtas, tal y como parece confirmar el descubrimiento de que los descendientes de Los Campos de Urnas en el norte de Italia habían escrito en lengua celta con caracteres etruscos, el conocido como “Lepóntico”. Seguir buscando la raíces cada vez más atrás en el tiempo es tarea difícil, por la falta de datos, y simplemente son hipótesis. Si los Campos de Urnas son las raíces celtas, la Cultura de los Túmulos, anterior en el tiempo puede considerarse en la misma línea, hasta llegar al Vaso Campaniforme, en el III milenio a. C., cultura que se dio por grandes áreas de Europa Central y Occidental y conserva elementos originarios de la Cultura de las Hachas de Combate, la cual procede de las estepas de Europa Oriental. Al Vaso Campaniforme se le asocian creencias solares y una sociedad de élites guerreras que perduró toda la Edad del Bronce hasta desembocar en los Celtas. Si el Vaso Campaniforme fue el incio de los Celtas, explicaría su enoerme dispersión por Europa Occidental y su gran variabilidad, además de tradiciones ancestrales, como el calendario, el origen de algunas tradiciones célticas irlandesas; los “fionna” y santuarios, cuyo origen se remontan al Bronce Final, como ocurre con elementos parecidos en la Península Ibérica. ¿Quiénes fueron los Celtas?: Aparecen nombrados por primera vez por los historiadores y geógrafos griegos, como Hekateo y Heródoto. Debieron entrar en contacto con ellos a través de la fundación focea (griega) de “Massalia” actual Marsella, pero a la vez, pudieron recibir noticias a través de los Balcanes. Saber qué significa “keltoi” para estos escritores, es complicado, por que cada uno le da un uso diferente, me explico, por ejemplo, para Hecateo de Mileto (fines s. VI a. C.) la “keltike se situaba hacia el interior de “Massalia” y para Heródoto (s. V a. C.) Se situaban al nacimiento del río Istmo (Danubio), y más allá de las Columnas de Hércules, el estrecho de Gibraltar, es decir, en la Península Ibérica, o Cesar, sólo habla de Celtas en un tercio de la Galia, el resto ocupado por Aquitanos y Belgas, y otros hablan de los gálatas y galos como sinónimo de celta... esto demuestra que el término no fue siempre empleado para referirse a lo mismo, y que el significado de celta cambió con el tiempo. Surge el problema de que los Celtas de los textos clásicos han sido estudiados desde la arqueología como una entidad homogénea y reconocible en la Segunda Edad del Hierro de la Tené. Por último, definir una etnia, después de haber superado la identificación de un pueblo con una cultura, sigue siendo difícil desde la arqueología. Gonzalo Ruíz Zapatero propone esta definición de etnia: “ conjunto de gente históricamente establecida en un territorio que posee unas particularidades comunes y relativamente estables de lengua y cultura y que reconoce su propia identidad a través del nombre que se dan ellos mismos”. Después enumera los significados del termino “céltico”, que fueron recogidos por Collin Renfwe: “1.- Pueblos denominados así por lo autores greco-romanos. 2.- Pueblos que se llaman celtas así mismos. 3.- Grupo lingüístico definido por lo autores modernos. 4.- Complejo arqueológico de la II Edad del Hierro en la Europa Centro-Occidental: cultura de la Tené. 5.- Estilo artístico de la II Edad del Hierro. 6.- “espíritu céltico”, supuestamente reconocible a partir de rasgos atribuidos por los autores clásicos a los pueblos celtas como independencia, heroísmo, belicosidad... 7.- Arte irlandés del I a. C. 8.- Valores actuales de la sociedad occidental, supuestamente heredados de la “herencia céltica” Y añade: “Existen problemas con todos estos sentidos de celta o céltico, pero algunos como “espíritu céltico” o “herencia céltica” son fruto de ciertas observaciones de los autores clásicos y del magnetismo que ejercieron sobre los románticos europeos de los siglos XVIII y XIX”. Refiriéndose a lo mismo Martín Almagro Gorbea expone: “En una etnia interactúan además de la cultura material, elementos tan autóctonos (propios del lugar en el que viven) y diversos, como la lengua, las creencias, las formas de vida, la raza y la organización social, por lo que no es un elemento rígido ni estable. La personalidad de un pueblo es fruto de su historia, dada la continua evolución originada por su desarrollo propio y el contacto con otros pueblos. Por ello, los celtas que conocemos por los escritores de la Antigüedad, por los restos arqueológicos y por testimonios medievales como los de Irlanda, debieron ser el resultado de una largo proceso cultural de celtización progresiva “acumulativa”, lo que explica su gran variedad cultural [...]". Antecedentes del Bronce: Ya que no es posible exponer con claridad los procesos anteriores, se explican desde el contacto de las sociedades del Bronce en Centroeuropa con los Griegos. las sociedades hallstatticas de la Primera Edad del Hierro coinciden con la zona nuclear de las poblaciones célticas, lo que ha llevado a pensar a los arqueólogos que sean estos los Antepasados de los celtas, lo cual significaría que ya estaban ahí, que no han emigrado ni invadido, ya que se sabe que estas sociedades provienen de las de la Edad del Bronce de la zona. Además, en estos pueblos empezamos a encontrar rasgos culturales que serán característicos de las poblaciones celtas posteriores. En el 1200 a.C. es una fecha emblemática para el Mediterráneo Oriental. Comienzo de la Época Oscura en Grecia, decadencia del mundo Minoico, caída del imperio Hitita, crisis en el Imperio Nuevo egipcio, y las fuentes hablan de las invasiones de “Los Pueblos del Mar”, todo esto, tuvo que afectar al Mediterráneo Occidental y a Europa Central. Estratigrafías completas de estos momentos que se conservan en Europa, hablan de una ruptura cultural, de un mundo novedoso, que tras el s. XII a. C. se caracteriza por una gran homogeneidad antepuesta a la heterogeneidad anterior. El rasgo más llamativo es el paso de la inhumación a la cremación, y la deposición de los restos en fosas o urnas en cuyo interior se colocan las cenizas y a veces, el ajuar. Se difunde desde Hungría a Cataluña, la forma de urna usada es muy parecida en todo este ámbito y también lo es el ritual de enterramiento. Se conoce como “La Cultura de los Campos de Urnas” y esta tradición se mantuvo sin cambios del de el s. XII a. C. (1200 a. C.) al s. VIII a. C. Tradicionalmente se creía que la expansión de esta cultura por un área tan grande se debía a los movimientos migratorios de gentes a caballo desde las estepas que habían ido arrasando y luego se instalaban, esta es la teoría “invasionista”. Aunque no se deben descartar aportes étnicos de pequeños grupos de gente, como ya he dicho antes, parece ser que la gente no se movió a gran escala. Estos movimientos de caballería, que supuestamente arrasó, tendría que haber dejado alguna evidencia arqueológica, y no se han encontrado tales, sino más bien, cierta continuidad con nuevos elementos. La expansión de esta cultura por un ámbito tan amplio, rebela un cambio de mentalidad muy grande, sobretodo por ser un cambio en cuanto a la concepción de la muerte, que es el aspecto más tradicionalista dentro de una cultura siempre. Otro aspecto es el desarrollo de la metalurgia del Bronce entre los siglos XII-X-IX a.C. ya con una gran calidad, lo que supone una tecnología muy avanzada, horno a gran temperatura, moldes... que en última instancia permitirán la creación de cascos, espadas, puñales, hachas, escudos y armaduras que lucirán los “Príncipes”, es decir, estas armas están asociadas a las sociedades de Jefatura. Socialmente, las relaciones entre los jefes quizá se dieran por competencia en el manejo de las armas, la lucha, la generosidad al repartir y distribuir (nacimiento de las clientelas)... aparece la necesidad de alianzas, por ser unos más poderosos que los otros, lo que quizá explique la gran expansión de “Los Campos de Urnas”. En este momento se observa un gran crecimiento demográfico, aumenta el numero de poblados, de cementerios y de gente enterrada, se ocupan zonas que anteriormente no se habían ocupado por no ser rentables, lo que supone también el desarrollo de tecnología y aperos agrícolas. Coincide con el cambio climático, temperaturas mas frías y mayor humedad en Europa, implica la introducción de cultivos que resistan el frío, como el mijo y el centeno. Parcelación del paisaje, algunos con muros, otros con zanjas, los llamados “campos célticos”. Esto implica que la tierra era un recurso crítico, y surge la necesidad de dejar constancia de la propiedad de la tierra, gran importancia del control de los derechos sobre ella. Curiosamente, este momento coincide con las primeras fortificaciones de los poblados. La Primera Edad del Hierro: A partir de s. VIII a. C. entramos en la Primera Edad del Hierro, que según algunos autores se tratan de los primeros celtas o “preceltas”. En los yacimientos arqueológicos que observa un gran aumento de la riqueza para estas etapas, que se relaciona con los contactos comerciales con el Mediterráneo, demostrado por que en los ajuares de las tumbas aparecen objetos del mundo itálico y griego. Nueva concepción de la muerte, se pasa de nuevo de la cremación a la inhumación y se trata de enterramientos espectaculares, en cámaras de maderas que recuerdan a los túmulos y acompañados de un carro de cuatros ruedas y dos ejes, asociados al caballo, se trata de tumbas principescas. Se hallan desde Bohemia a Francia. Estos avances tradicionalmente se han relacionado con la metalurgia del Hierro. Es un metal que aparece en mayor cantidad en la naturaleza, no necesita a aleacciones, es más resistente y su aparición trasforma los sistemas de intercambio y las relaciones sociales. Pero Mohen, autor francés, a demostrado que las primeras piezas de hierro son del llamado “Hierro Dulce”, una mezcla poco homogénea, falta en carbono, que no es de muy buena calidad, además de que la tecnología del hierro no se generaliza hasta La II Edad del Hierro, por lo tanto, la metalurgia del hierro no explica los cambios de la I Edad del Hierro. En el s. VIII a. C en el Mundo Griego es la etapa de la Colonización (llega a la Península Ibérica, Emporion...) y su expansión comercial va a teener gran trascendencia para estas sociedades de Europa. Los responsables del cambio en el Norte van a ser los Griegos y los Etruscos. Hay geográficamente dos sectores, la Europa que está directamente en contacto con las dos potencias (Grecia y Etruria), y el Norte Periférico de Europa. La zona norte de los pasos alpinos entre la Península Itálica y Europa va a sufrir un gran dinamismo en los siglos VIII-VII a. C. El yacimiento más emblemático en Hallstatt, en Austria. Montañas a 3000 metros, donde la sociedades prehistóricas (no olvidéis que estas sociedades aún no tienen escritura y estamos dentro de “su” prehistoria, aunque ya los griegos y otros escribieran y estuvieran en “su” historia), se dedicaron a la explotación de las minas de sal (ya las actuales también) en las estribaciones dellago. Este yacimiento se explota desde el Bronce (Hallstatt A-B) pero es el s. VII-VI a. C. cuando encontramos en las tumbas mayor cantidad de objetos relacionados con los griegos y etruscos. En el 600 a. C. se funda “Massalia”, se produce un espectacular aumento de los bienes de prestigio en las sociedades centro europeas cercanas a los ríos Ródano, Danubio y Rhin (ríos que fueron importantes vías de comunicación). Es posible fechar estos ajuares por que los productos griegos están muy bien fechados cronológicamente. Los grandes asentamientos Europeos se dan en promontorios, junto a las principales vías de comunicación (tierra o ríos), el comercio será la base económica fundamental, y fue la aristocracia quien entre los ss. V-IV a. C. mantuvo el control sobre estos intercambios, usando los vienes de prestigio, como formas de afianzar su status. Como “Residencia Principesca” más característica se puede hablar de Heunenburg en centro Europa. Controla el único vado natural por el que se puede cruzar el río Danubio en muchos kilómetros, existe desde finales del Bronce y ahora en el s. VI a. C. es cuando vive su mayor desarrollo. Se rodea de muralla con cimiento de piedra y recrecido de adobe con bastiones, una técnica traída de Grecia, y poco eficaz, dado el clima húmedo de la zona, que obligó a reconstruir la muralla en varias ocasiones (el adobe es barro secado al sol, que con la lluvia se deshace). Los excavadores pudieron darse cuenta de que había sido reconstruida varias veces. Esto evidencia la llegada de ideas mediterráneas, o quizá de arquitectos griegos, además de los objetos como cerámica y ánforas metálicas, joyas... de las tumbas. Es el momento de las grandes tumbas principescas, y la más importante es la Tumba de Hochdorf, pero otra muy famosa es la de la Dama de Vix, la que tiene un ánfora metálica de 1,68 metros de altura, entre otros objetos de lujo. Estas tumbas se caracterizan por tener una cámara de madera bajo un túmulo enorme de piedras, y en cámaras colocadas alrededor de la principal dentro del túmulo, otros enterramientos de menos categoría. El estudio de las tambas lleva pensar en un sociedad de guerreros y artesanos especializados por encima de una gran masa campesina o esclava, esta jerarquización se corresponde con la jerarquización de los poblados. La Batalla de Alalia: En el 537 las cosas cambian repentinamente en el Mediterráneo, en la Batalla de Alalia se enfrentan griegos, etruscos y cartagineses, por el control del Mediterráneo y Europa. Los etruscos, aliados de los cartagineses, al perder frente a Grecia, tuvieron que dejar de comerciar a través del Ródano. Anteriormente, los principes hallstátticos eran los que habían comerciado con los bienes griegos y etruscos como intermediarios con el mundo de la Periferia del norte de Europa, ahora los etruscos quieren llegar a ellos sin pasar por los Príncipes Hallstátticos, conocidos como las Jefaturas Hallstátticas de Occidente. Estas sociedades septentrionales de Europa son las que los griegos y romanos llamaran “keltoi” más tarde en sus textos. Los Príncipes Hallstáticos entran en crisis tras la batalla de Alalia, los Príncipes situados más al norte no quieren sus mercancías, ya que pueden comprarlas directamente a los Etruscos sin intermediarios, por lo tanto se produce una reducción de los productos Mediterráneos en la zona a partir del 500 a. C. y el mundo de Hallstatt entra en crisis. Mientras en la zona del Marne, Marsella y Bohemia, los asentamientos que anteriormente habían sido secundarios, entran en contacto con los productos etruscos, aparecen jarras picudas típicas etruscas, ánforas (que contendrían vino o aceite) y se sustituye el carro de dos ejes y cuatro ruedas, por el carro de un eje y dos ruedas típico mediterráneo, y asociados a ellos espadas largas de hierro, cascos célticos... es a partir de ahora cuando se generaliza el uso del hierro. Estas sociedades en el s. III a. C. empiezan a difundirse, en este caso sí hubo migraciones, ya que llegan a Turquía (Los Gálatas). Se trasmiten las formas de pensar, el arte, la economía y forma lo que será el mundo de la Tené, que se ha identificado con los Celtas Históricos, los que aparecen en los escritos grecorromanos. BIBLIOGRAFÍA: • Almagro Gorbea, M. (2001): Los Celtas en la Península Ibérica. En: Almagro Gorbea, M.; Mariné, M. y Álvarez-Sanchís, J. R. (Eds.) Celtas y Vettones. Catálogo de la exposición. Tercera Edición (corregida)Diciembre.Gran Duque de Alba. Real Academia de la Historia. Ávila. Páginas: 94-113. • Cunliffe, B. (ed.) (1998): Prehistoria de Europa Oxfor, edición Ilustrada. Editorial Crítica, Barcelona. • Otto-Herman Frey (2001): Las tumbas de los “príncipes” celtas. En: Almagro-Gorbea, M., Mariné, M. y Álvarez-Sanchís J.R.(Eds) (2001): Celtas y Vettones. Catálogo de la exposición. Tercera edición (corregida) Diciembre. Institución Gran Duque de Ávila. Real Academia de la Historia. Ávila. Páginas: 28-35. • Ruiz Zapatero, G (1991): ¿Quiénes eran los celtas?. En García Castro, J. A. Los Celtas en la Península Ibérica, número monográfico de la Revista de Arqueología. Páginas: 6-11.


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


    No hay más información.
    ...0

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba