Autor: Servan
domingo, 25 de noviembre de 2007
Sección: Artículos generales
Información publicada por: Servan


Mostrado 14.773 veces.


Ir a los comentarios

Tamuanchan, el escudo mexica

Significado del águila y la serpiente en la cosmovisión mesoamericana.

  La relación dialéctica unidad-oposición del águila y la serpiente es universal. Basta recordar el Dragón y en América la Serpiente emplumada, omnipresente.
El año solar maya consta de 360 días, como el súmero caldeo, número de grados del círculo, con 5 días epagomenales, igual que en Egipto.
El año solar está dividido en 180 días solares, nahual águila, y 180 invernales, nahual serpiente. Los primeros corresponden a los rituales agrícolas exotéricos, los segundos a los esotéricos, con sus respectivos sacerdotes que personifican a los dioses astrales.

Tamuanchán es -v.Girard- una palabra maya, Ta-Muan-Chan, el Lugar del Ave -Muan- y la Serpiente - Chan, lugar de origen y destino, vida y muerte, árbol de la vida y de la muerte. Como dice Platón -Fedro- muerte y vida son los extremos de un proceso dialéctico y si la vida necesariamente debe trasformarse en muerte, también es cierto lo inverso. El motor de esta trasformación es el sacrificio.
Dice el mito maya que la Serpiente fué sacrificada por el Aguila en lo alto del árbol de la vida, que su sangre divina, mezclada al maíz -también divino, nahual pez- da origen a los seres humanos.
El mito es reactualizado en el nacimiento, pues la comadrona corta el cordón umbilical sobre una mazorca de maíz, empapándola con la sangre que fluye del cordón ofidiforme.
En el escudo mexicano el árbol es un árbol de sacrificio -nopal- y sus frutos son los corazones de los guerreros que son ofrendados al sol, mostrando el mutuo sacrificio, el sacrificio divino origina las vidas humanas, el sacrificio humano vivifica a los dioses.

Correlación astronómica.

Esta se dá en la intersección de la vía láctea con la eclíptica solar, en Escorpio.
Esta bellísima constelación es, tanto en occidente como los mayas, un escorpión. En Egipto parece fué una serpiente. Se retuerce sobre la vía láctea como una serpiente en un árbol.
La vía láctea misma es considerada una serpiente en mitos de todo el mundo. Es el camino de los muertos.

Estas múltiples trasformaciones dialécticas se observan en los códices mesoamericanos, que muestran a Tamuanchán simultaneamente como árbol cortado -sacrificado, serpiente cortada -sacrificada, mujer pariendo, sangrando.
El árbol -ceiba- tiene carácter maternal, su tronco abombado recuerda la mujer grávida.
La mitoastronomía americana ve en este lugar una, por llamarla así constelación en negativo, es una zona oscura de la vía láctea, útero cósmico, donde se introduce la serpiente - v. mi art. Boa- el que astronomicamente corresponde al centro de la galaxia, a la región de un agujero negro.


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Servan 26 de dic. 2007

     Gausón, en forma en mi oPinión muy inapropiada, se refiere a este art. en la excelente humorada de Mentercosa, el 19.12.07. en lugar de hacerlo aquí, como indicaba la lógica.
    Tiene él, y todos, todo el derecho de plantear sus críticas y desacuerdos aún en la forma más implacable y demoledora, y el autor del art. a hacer la defensa que corresponda.
    "pero es que aun en los ciclos mitológicos que comparten aspectos comunes, siento muy alejados el espíritu europeo (ya no digo el celta) y el americano...y pienso que el día en que aquí comencemos a hablar de Tamoánchan (no es Tamoánkan, disculpen)...como algunos contertulios lo han hecho, esto dejará de ser celtiberia.net"
    Para Gausón, mitad mexicano, es una impertinencia hablar  de mitos americanos en una página que, según él, debiera abocarse al alejado espíritu europeo y más específicamente celta, cualquier cosa que ello signifique.
    Mi oPinión al respecto es muy diferente pues creo que no es posible debatir problemas antropológicos específicos sino desde el conocimiento antropológico general, de lingüística sino desde la lingüística general, de mitología sino desde la mitología general, so pena de desbarrancar y decir muchas tonterías sobre la naturaleza de los hechos. Y tampoco creo que las culturas ibéricas se limiten a lo europeo y más específicamente celta, pues deben entenderse en el marco de las culturas mediterráneas y euroasiáticas.
    Por ej. cómo puede hablarse de lenguas ibéricas y vascas sin conocimiento de sus debatidas relaciones con las lenguas chinas y dené (lengua americana). Cómo puede hablarse del idioma español, sin conocimiento de sus raices semitas, motivo de interesantes artículos. Cómo puede hablarse de genética poblacional española, ignorando por completo el origen africano del homo sapiens así como las migraciones a través del estrecho.
    Cómo puede hablarse de mitología sin referencia a la mitología general. Habría que desechar v.gr. la ingente obra de Lévi-Strauss, basada fundamentalmente en sus análisis de mitos americanos, que fundan el moderno pensamiento estructuralista.
    En mi oPinión es absolutamente imposible hablar de mitos españoles desde el desconocimiento de los mitos orientales (Gubernatis), africanos (Apuleyo) y del resto del mundo, pues en caso contrario jamás llegaremos al análisis de la estructura del mito y su significado esencial.
    Por último, Gausón habla de un art. sobre Tamoánchan, en referencia a mi art. Tamuanchan.
    Ta Muan Chan significa en idioma maya Ta (lugar) Muan (el ave Muan) Chan (el Serpiente), el lugar del Ave y el Serpiente, el árbol del Ave y el Serpiente. No soy mitad mexicano, como Gausón, pero no ignoro que en maya, chan, kan, significa serpiente. Debiera documentarse un poco antes de lanzar sus 'demoledoras' críticas.

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba