Autor: uge2007
domingo, 14 de octubre de 2007
Sección: Historia Antigua
Información publicada por: uge2007
Mostrado 10.042 veces.


Ir a los comentarios

Druidas, Los hombres del roble

“Concedednos divinidades Vuestra protección Y con vuestra protección, la fuerza Y con la Fuerza, la comprensión Y con la comprensión, el saber Y con el saber, el sentido de la justicia Y con el sentido de la justicia, el amor Y con el amor, aquel de todas formas de vida Y en el amor de todas las formas de vida, el amor de los dioses y de las diosas Y de todas sus fuerzas “ Su imagen es el misticismo, la magia, ese poder sobrenatural anhelado. Con sus túnicas y largos cabellos han sobrevivido a los siglos en la mente de los que sueñan con los arboles y las estrellas. Por el aire su espíritu recorrió la tierra europea invadiéndola de partículas mágicas, los hombres del roble dejaron su alma flotando sobre la tierra verde. Hacían las funciones de sacerdotes, astrónomos, adivinos, magos, jueces, maestros, médicos, instructores…, los druidas eran la minoría que poseía el poder, la magia y el conocimiento. Reclutados entre la nobleza, no eran una casta hereditaria, los druidas ancianos seleccionaban a los más capaces y de jóvenes ingresaban en escuelas donde eran instruidos en ciencias naturales aplicadas a la religión, la astronomía y la adivinación. Podían pasar más de veinte años hasta completar la preparación, toda su enseñanza se basaba en la memoria, la observación y la oratoria. Al acabar la instrucción pasaban a formar parte del clero celta encabezado por un sumo pontífice. No pagaban impuestos, no iban a la guerra y no trabajaban la tierra. Pero su función dentro de la comunidad era múltiple, estudiando el movimiento de la luna y el sol establecían el calendario, vital para el ciclo de cosechas. Ejercían de jueces en los litigios y sus fallos debían de ser aceptados por el afectado bajo pena de no poder realizar sacrifios, siendo condenado como impío y criminal. Eran los instructores de la nobleza guerrera preparándola técnica y espiritualmente para el combate. En los momentos complicados ejercían como asesores diplomáticos y su magia era puesta a disposición de los espíritus guerreros. Como clero establecían las fiestas religiosas y preparaban las ceremonias, esos rituales místicos y mágicos donde invocaban fenómenos meteorológicos o realizaban curaciones, donde sus oraciones se perdían entre las sombras de los arboles envueltas en música grave y solemne. Antes del combate, los celtas cantaban golpeando los escudos con sus armas y soplaban sus trompas con el fin de atemorizar al enemigo, los druidas con sus fuegos invocaban a los espíritus para que volando junto a los sonidos protegieran a su pueblo. Su símbolo sagrado era el muérdago recolectado en invierno el sexto día de la luna, en una solemne ceremonia realizada por un sacerdote vestido de blanco que cortaba la planta con una hoz de oro depositándola en un manto, momento en el que eran inmolados dos toros blancos. “Tal como un árbol. Del cual las raíces penetran en todas las capas profundas de la Tierra y suben hacía el Cielo para elaborar lo que justamente las Fuerzas Divinas le incitan a producir. Te pido árbol del Mundo que mi eje de vida este siempre en expansión y crecimiento, como el tronco de tu árbol. Capa profunda de mi Tierra. Infunde el Flujo de mi Alma en mi Árbol de vida. Que el árbol de Vida proyectado, Así de mis raíces pueda realizar, El Destino de mis Frutos de toda mi Tierra” A pesar del paso de los siglos los hombres del roble perviven en nuestros campos, en el rocío de las hojas, en la savia de los arboles, en el azul del cielo, sus almas se mezclaron en el horizonte para perderse y volver. La esencia celta brota con el relente de la mañana en estos añejos campos europeos.

Escribe aquí el primer bloque de texto de tu artículo

Escribe aquí el segundo bloque de texto de tu artículo

Más informacióen en: http://historiauge.blogspot.com


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Gausón 15 de oct. 2007

    Bueno... ¿que decir? Que el articulillo es una acertada exposición de la imagen romántica (que no histórica) del druida, que como tal ha estado presente en la mentalidad de los celtistas en los últimos 200 años, a lo más.

    Pues resulta que esos druidas que "Con sus túnicas y largos cabellos han sobrevivido a los siglos en la mente de los que sueñan con los arboles y las estrellas." No son tan seculares o antiguos como pudiese parecer. Esa imagen del druida vestido de blanco y con el cabello largo fue elaborada por los primeros celtistas y neo-druidas del siglo XIX, y se ha visto reforzada por la imágen de otros druidas ficticios, como Gandalf o Panoramix; sin que realmente dispongamos de fuentes históricas y/o arqueológicas que nos permitan conocer la imagen de un auténtico druida de la antigüedad. Otro tanto hay que decir de los textos, oraciones y conjuros atribuidos a los druidas...  lo cierto es que ninguno ha llegado hasta nuestros días procedente de la antigüedad, y si alguno hay datará, cuando mucho, de principios de la Edad Media, y ya bajo la influencia del cristianismo monacal. Concretamente, el que se reproduce al principio de éste artículo tiene una procedencia de lo más inesperada... ha sido tomado de un comic francés de los años sesentas, que recreaba una imagen romántica de la Bretaña medieval, centrándose en la leyenda de la ciudad de Ys. 

  2. #2 Trubiecu 15 de oct. 2007

    Yo creo que los druidas eran algo más que simples instructores (tanto militares como religiosos) y jueces. También eran políticos y también iban a la guerra, como fue el caso de Diviciaco, o el mítico Amerginh. Los romanos sabían que los druidas eran los que controlaban toda la vida de la tribu, no sólo la espiritual, y por eso se empeñaron en acabar con ellos para así poder doblegar más facilmente a las tribus celtas, como fue el caso de la isla Anglessey, al norte de Gales, atacada por Suetonio Paulino en el 60 d.C.

    En conclusión, opino que los druidas eran los eruditos y diplomáticos de la sociedad celta, no sólamente instructores o magos.

  3. #3 uge2007 15 de oct. 2007

    Realmente es una pena que dispongamos de poca documentación al respecto, la imagen 
    de los personajes historicos muchas veces esta condicionada a la literatura, sobre todo medieval. El mundo celta esta envuelto con la visión mítica que nos ha llegado. Pero los datos del articulo estan contrastados en:
    Los Celtas y la civilizacion Celta de J Markale
    Celtas e iberos en la peninsula iberica de J L Maya
    Los Celtas de A Demandt
    Veo que en este foro hay gente que le gusta expresiones un tanto despectivas como 
    en este caso la palabra "articulillo". Yo pediria al personal que viva el compartir conocimientos
    y visiones distintas a lo que a ellos les gusta ol es gustaria leer de una forma positiva.
    La vida es bella y la historia romantica.

  4. #4 uge2007 15 de oct. 2007

    Efectivamente hacia funciones de diplomaticos y al ser los que poseian la cultura
    fueron los que mas se opusieron a la dominación romana.
    La reacción romana fue perseguirlos ferozmente para eliminar la intelectualidad
    celta que era la que les podia dar problemas organizando rebeliones o queriendo
    unir a los diferentes pueblos celtas contra la colonización romana.

  5. #5 Gausón 15 de oct. 2007

    Puedes interpretarlo de un modo despectivo, pero también puedes tomarlo como alusivo a la extensión de tu trabajo, que realmente me ha parecido pequeño y simple, como para llamarle artículo.

    Desafortunadamente, Jean Markale es precisamente uno de los principales responsables de la creación y difusión de esa imagen romántica y misteriosa que tenemos del druida, y que no siempre se corresponde con la realidad histórica que, por lo demás, como bien has dicho, es muy pobre en cuanto a fuentes confiables. 

    Por otra parte, siento mucho el admitir que me resulta inevitable tener cierto prejuicio a un artículo que comienza con la "oración druídica" que leí en un tebeo puramente ficticio, que podéis ver en venta en la siguiente dirección:

    http://www.deremate.com.ar/accdb/viewitem.asp?idi=15955660

  6. #6 Corgo 16 de oct. 2007

    La asociación etimológica de druida y roble es equivocada. El dru-wida es el 'muy sabio, muy conocedor'.

    Y lo que opino de los druidas carece de todo interés, pero no me molan. O me molan más los bonzos.

  7. #7 Virio 19 de oct. 2007

    Ya ni a mi  b                                                                  

    ...

     

     

    .

    .

     

     

     

     

    ¿Los que se queman?

    Este; bueno yo creo que es un misterio histórico muy interesante, el papel que pudieron desempeñar los druidas y su verdadero aspecto. Intuitivamente, recordando la personalidad de mi abuela materna, la de Cornellana, que luego se educó en Oviedo, mezcla de curandera, religiosa, filósofa, defensora del orden...

     

     

     

     

     

  8. #8 Virio 19 de oct. 2007

    Algo me ha fallao por ahí; valga así...:) 

  9. #9 Servan 19 de oct. 2007

     Corgo: felicitaciones por el excelente artículo.
    Esta etimología debe ser antigua, ya que Plinio el Viejo dice: los magos no practican ningún ritual sin usar las hojas de ese árbol (roble) por lo que puede suponerse que por esta costumbre reciben el nombre de druidas, de la palabra griega que significa roble (dryas, drys).

  10. #10 Beatriz Basenji 23 de oct. 2007

    uge2007: En el  I CHING hay un parrafito que dice que  las "plumas de  la Oca  pueden utilizarse  en  la  danza  sagrada" .Su  artículo posee  esa  virtud. Algunos  leemos  su  artículo y realmente  volamos  mas  allá  de  las  estrellas y nos abrazamos  a  nuestro Arbol, y le  damos  una  y mil  veces  gracias  por  haberlo dejado aquí. No se  canse  nunca  de encontrar  y  repartir. Hay  mucha  sed  en  nuestro  mundo y  contados  con  una  mano los que prodigan  el  agua.

    Beatriz  Basenji

  11. #11 Uyao 23 de oct. 2007

    Negar algo es ya darle una condición y abrir una opinión.

    Intentamos racionalizar lo que no entendemos y que en toda civilización fue el sustento de sus culturas. Culturas que hoy día tienen que pasar por el microscopio de la ciencia,  pero que no dejan de tener, así demostrado en el tiempo, los mismos fundamentos y la misma definición, o al menos demasiado parecida.

    El entendimiento ancestral que nos ocupa lo encajamos en otros sitios: leyendas, folclore, tradiciones, leyendas y también me parece muy correcto encuadrarlo dentro de la historia, porque la tiene.

    Tiene gancho este tema, por muy fantástico que parezca. Me parece que para entenderlos se tienen que mezclar con la filosofía y la religión. Pasa por entender los pequeños residuos a los que nos aferramos, para tener un atisbo de conciencia de todo lo que nos rebasa.  

     

     

     

  12. #12 Uyao 23 de oct. 2007

    Palabras de J A Livraga:

    "Se aprendieron cosas nuevas pero se olvidaron las antiguas, con lo que el cacareado avance de la civilización materialista ha quedado en cero, empantanada en sus propios detritus cuya contaminación pone hoy en terrible peligro la vida misma del planeta.

    No nos extraña entonces que se consideren los colores de amaneceres y atardeceres como meros reflejos y refracciones; las tonalidades del mar como fruto de combinaciones termoquímicas; y  el principio y el fin de la vida de las plantas, los animales y los hombres como simples impactos casuales...

    Los filósofos esoteristas no negamos el juego de interacción de los fenómenos ni los hemos negado nunca. Y ruego en nombre de tantos venerables antecesores no se nos confunda con los charlatanes que sobre éstos temas han existido siempre, ni con los sacerdotes exotéricos que cuidaron más el perímetro de sus abundantes barrigas que el de sus escuálidos cerebros. Pero una cosa son los efectos y otra son las causas, y no ya las físicas que, como sabemos desde siempre, son a la vez efectos de otras causas anteriores, como lo señala el Karma de los Indúes, sino de aquellas metafísicas que dan sentido y finalidad a toda fenoménica y a toda fenomenología.

  13. #13 Uyao 24 de oct. 2007

    De mis pocos y simples conocimientos al respecto, entiendo que el árbol más identificado con los Elementales o Elementarios (Blavatsky), es el pino. Más adelante leí que el Cedro es el árbol más evolucionado de los vegetales, capaz de autodefenderse de ataques externos, etc... El Roble sin embargo tiene otras connotaciones y creo que identifica más al concepto de Druida con Naturaleza y Entorno y ésta impresión se debe a que lo entendemos como robusto y duradero, a que contiene parásitos como el muérdago, aunque en pocos casos. Que tiene propiedades  medicinales - astrigente en cocimiento al 5 % , para gargarismos, irrigaciones uretrales y vaginales- y  que tambien ha sido nuestro alimento, nuestro pan, el cacao de bellotas tostadas. Pero sobre todo porque es mágico; tal vez hablar sobre el espíritu del árbol les pueda parecer chocante, pero si no partimos de ahí poco más se puede decir.

    Volviendo a Livraga: " Un árbol no muere hasta que no muere su raíz... Más allá del totemismo que a los humanos puede parecer estrecho, los elementeles tienen una sensación religiosa superior....coincidiendo con las tradiciones  del Árbol luminoso del Cristianismo, el Brahmanismo y los Cabalistas Hebreos. Así, supervivencia individual, Sociedad, Religión y esbozo de Estado, se funden en una sola forma, o mejor dicho, sentido de vivir, sin mayor conciencia de inmortalidad, pero no concibiendo la muerte como nada definitivo sino como una expresión más de los ciclos de la naturaleza inexorable y, dentro de sus alcances, inmutable.

     

  14. #14 Uyao 24 de oct. 2007

    Si me salgo mucho del tema me lo dicen, por favor. Entiendo que para entender al Druida hay que comprender el árbol, o mejor dicho, la simbiosis entre naturaleza y hombre. Porque la naturaleza lleva su propia política y el hombre o la asume y la entiende o la rechaza. Ya vemos el plano que llevamos, o que nos lleva, o que nos llevan, y así no hay remordimiento de conciencia.

  15. #15 Uyao 25 de oct. 2007

    El que cite a Livraga no significa que pertenezca a su idea, ni a su organización. No debe confundirse; simplemente creo que en alguno de sus libros toca lo concerniente a ese concepto ancestral entre el ser humano y la naturaleza. Solo tengo que reconocer que hay personas que explican algunas cosas mejor que yo, sin tener por ello que encajarme en ninguna idea. Cojo allí donde puedo, comprensión y entendimiento, y si me sirve a mí y a los demás, perfecto. No estoy afiliado a nada.

  16. #16 Miletomaro 07 de dic. 2007

    El artículo es claramente romántico,lo cual no significa que sea mejor ni peor, lo romántico también es interesante y bello en todo caso. Ahora bien, el asunto de los druidas es bastante más complicado. Se distribuían en clases, e indudablemente, solo la clase más alta de los druidas poseía ese poder al que se ha hecho referencia; dicho poder procedía de lo espiritual pero, en consecuencia con la mentalidad celta, llegaba hasta las más concretas expresiones de lo material, de ahí que además de sacerdotes y magos los altos druidas ejerciesen de jueces, consejeros, astrónomos y médicos. Que fuesen a la guerra en alguna ocasión no significa que esta labor fuese habitual en ellos, sino todo lo contrario. Su función era otra muy distinta, cada uno en su nivel formaba parte del cuerpo intelectual de una sociedad agraria y desmenuzada en multitud de pueblos que combatían entre sí continuamente. Y éste es el gran misterio de los druidas ¿Cómo es posible que una organización transversal de esta envergadura penetrase a  un grupo humano tan numeroso y tan fragmentado políticamente como los celtas sin sufrir las contradicciones que, por naturaleza, se desprenderían de ello? Además hay que tener en cuenta que ni el druidismo fue uniforme ni abarcó a todos los pueblos que denominamos celtas. Esa prodigiosa unidad de acción y orden de jerarquía que paracen ser atributo de los druidas parece que solo afectaron en realidad a los druidas de Galia y esto quizás fue decisivo en la revuelta acaudillada por Vercingetorix.

    Lo que no cabe duda es que los romanos se emplearon a fondo para eliminar el druidismo sobre todo en Galia y luego, con menos fortuna en Britania; y es algo curioso, porque ésta no era la costumbre de los romanos que más bien tendían a respetar y asimilar las creencias religiosas de los pueblos sometidos. Algo paralelo a esto fue lo ocurrido con los judíos cuyas practicas y covicciones religiosas también fueron perseguidas por los romanos, conscientes de que para quebrar el espíritu rebelde de aquel pueblo había que destruir previamente a su clase intelectual.

  17. Hay 16 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba