Autor: Pedrarias de Almesto
viernes, 28 de septiembre de 2007
Sección: Noticias
Información publicada por: jugimo
Mostrado 19.975 veces.


Ir a los comentarios

INTROIBO AD ALTARE DEI

"Me acercaré al altar de Dios"

Ayer en un noticiero de esos de la televisión pública, comunicaron, de forma más sarcástica que irónica, que la Santa Sede, o el Papa Ratzinger , autorizaban ya las misas en latín. Los comentarios del vocero disparaban hacia cierto sector de la Iglesia católica que no ha dejado nunca de celebrar las misas en la lengua de Salustio. Y a la par comentaba con displicencia la inoportunidad de volver "hacia algo que más o menos había quedado en el trastero de los olvidos hacia cuarenta o cincuenta años". ¿Qué les molestará más, la misa o el latín? Me parece que ambos. ¿No le gusta a usted la misa? Pues no vaya. ¿El latín? No me extraña. No tiene usted ni idea. No tiene ni idea ni del idioma que habla, cuanto menos de la madre que lo parió. Precisamente el latín.

Antañazo estudiábamos latín en tercero y en cuarto de bachiller, luego la revalida de cuarto y allí ya nos dividían en ciencias y letras. Por lo menos algunas nociones de la lengua madre prendían en la memoria de los adolescentes bachilleres. Hoy ni por asomo. El ataque contra César, Horacio, Tito Livio y Cicerón fue furibundo. Por más que Rodríguez Adrados y otros doctos de las lenguas clásicas clamaran contra la pérfida manía de borrarnos los orígenes, la tarea de desculturalización avanzó y avanza inexorablemente.

Un soldado de Marco Aurelio , o de Constantino , viajaba por toda la ribera del Mare Nostrum sin necesitar intérprete. Qué suerte, concho. Pero, ay, la evolución es ineludible y aunque la lengua de Ovidio resistió en aulas, claustros y ceremonias religiosas siglos y siglos, en las últimas décadas, la ignominia de los rectores de la cultura ha dado al traste con ella. Hace unos años apareció en los programas de estudios una asignatura que trataba de amortiguar algo la ignorancia de los chicos respecto a las fuentes de la sabiduría: La Cultura clásica. Bueno, pues me parece que ya se la han cargado.

Este tímido balbuceo de la misa de nuevo en latín es ocasión para que los modernazos se tornen hispidos y molestos, y comiencen a rellenar la cartuchera para freírnos a tiros de denostaciones a los que celebramos ese tímido palpito de la lengua de Séneca.

Vaya por Dios. Vamos a darle ocasión para que nos lapiden a insultos y desprecios. Si por mí fuera el latín se estudiaría desde el primer curso hasta el último. Y todos. Latín hasta en la sopa. Si pudiera, obligaría a todos los mandamases de los países románicos a una inmersión lingüística latina de padre y muy señor mío. ¡Sarko! Tú sí puedes hacerlo ¡Vive la France latine!

Inmersión lingüística. Lo malo se pega pronto. Cada vez que oigo ese sintagma se me eriza el ralo vello. Galestolas, ikastolas y como se llamen las del Franco Condado. Lástima. Detestan a su hermana mayor e ignoran a su madre. Arrieritos somos. Mi patria es mi lengua y mi infancia, he leído por ahí. En efecto. En la penumbra de la sacristía, mientras don Fausto , el señor cura párroco, apuraba el caldo de gallina , nos poníamos la sotana roja y encima el roquete blanco; luego lo ayudábamos con el alba, el cíngulo, la estola y la casulla. Un monaguillo salía delante, luego él y el otro detrás. Nos inclinábamos ante el altar mayor y el páter decía: "Introibo ad altare Dei","Me acercaré al altar de Dios". 

(R) Salvador Calvo Muñoz


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Uma 26 de sep. 2007

    en realidad,volver a las misas en latín es volver a una concepción de la religión como propiedad privada de una casta sacerdotal,que tiene el monopolio de la relación con Dios,y la facultad exclusiva de interpretar la voluntad divina y transmitirla a la masa de ignorantes.

    Creo que eso fué,si nó recuerdo mal,una de las cosas contra las que se reveló Lutero y por eso fué tan peligroso:proclamó a los cuatro vientos que la relación con Dios era posible sin intermediarios.

    También fuí de las que estudió latín y griego en el bachillerato;me preguntaba para que servía,pero me acabó gustando ,y fué una de mis primeras "experiencias estéticas" escuchar a la profesora de latín recitar la eneida, y a don Victor recitar la Ilíada.

    Pero quizá con otros profesores menos amantes de su materia,hubiera sido un suplicio.

     

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba