Autor:
martes, 11 de septiembre de 2007
Sección: TardoAntigüedad
Información publicada por: Gastiz
Mostrado 32.925 veces.


Ir a los comentarios

Sobre el origen de García y de Gasteiz

Se trata sobre el origen del apellido García, antiguo nombre de persona, a partir de Gartze(a); se muestran unas cuantas variantes y derivados. Por último, se da cuenta de algunos topónimos surgidos a partir de dicho nombre, como Gasteiz, nombre vasco de la capital de Álava.

Este año se cumple el 26 aniversario del congreso “Vitoria en la Edad Media”, donde entre trabajos que trataban de tema histórico había uno dedicado al antiguo nombre de la capital alavesa, Gasteiz. El autor, Alfonso Irigoien, expuso en el trabajo titulado “Sobre el topónimo Gasteiz y su entorno antroponímico” cual era el origen del nombre Gasteiz, relacionándolo con el del antiguo nombre personal García y actual apellido. Las líneas que siguen están basadas, en su mayor parte, en los datos y conclusiones a las que llegó Irigoien, de cuya muerte se cumple próximamente el undécimo aniversario. Que sea este texto un homenaje al incansable investigador vizcaíno, que alumbró en trabajos memorables un enorme caudal de nombre antiguos vascos.

Aunque casi todos los datos han sido extraídos del ya mencionado trabajo de Irigoien, también ha sido utilizado otro libro para extraer datos puntuales. El autor es Patxi Salaberri y el libro “Euskal deiturategia. Patronimia”.

 

De Garce(a) a García

En el códice rotense, escrito en los últimos años del siglo X, que recoge la genealogía de los reyes navarros aparece Garsea Enneconis, hijo de Enneco Aresta, el primer rey navarro, que murió entre los años 851-2: “Ordo nvmervm regvm Pampilonensivm. [E]nneco,  cognomento Aresta, genuit Garsea Enneconis, et domna Assona, qui fuit uxor de domno Muza, qui tenuit Borza et Terrero, et domna... qui fuit uxor de Garsea Malo”. Como ocurre con los más conocidos nombres vascos, García se registra antes fuera del País Vasco, con uno de los dos hijos del rey Bermudo (789-791) se llamaban Ramiro y Garcia. Poco después aparece registrado en Asturias, según puede leerse en la Colección de documentos de la Catedral de Oviedo, doc. 2: “Reliquia uero mancipia id est Galindonem cum uxore sua nomine Deouota [sic] et filios quatuor id est Centullum, Garseam et Iohannem quos abuimus de Christofori et filia sua nomine Humma quam conparauimus de Eliate... ”.

 

Aparece Garsea y también Garzea: Garçea Içurra, Garçea Beeticoa, Garçea Ortitz, 1229, Colegiata de Roncesvalles. García se explicaría como disimilación de las vocales finales de Garzea > García, que ya aparece en los primeros textos: Ego rexo Garsia, 880, Leire, 3, en otras copias Garsea; Garcia Fortuniones, 1024, Iratxe, 2; Garcia regulus confirmat, 1024, Iratxe, 2; Senior Garcia Lopis, 1024, Iratxe, 2.

 

Hay otras variantes, menos usuales, con /j/ intervocálica Garceia: Senior Lope Garceia in Lugarri (año 1063, Leire), con -o final, Garceo: Pero Garçeo de Ardanaz (año 1262, El gran Pr de Nav., doc. 396); Garcio: Garcio Periz (año 1366, PN-XIV, F.Pamp.-Mont., p 520), en Liçassoayn; Garsio: Garsio texener, Garsio cabater Garsio de Baseia, Garsio de Morlans (año 1137, Sobre dem. aragonesa, doc. 11), en zona aragonesa. De éstas, considera Irigoien que la -o final no está relacionada con la moción de masculino y piensa en el artículo vasco de grado próximo -o, aunque sería perfectamente asumible que así hubiera ocurrido en algunos casos.

 

Hay formas con Garci, recogidas por Irigoien: “Garçi Çuriquo (año 1366, PN-XIV F. Tud., p. 436), en Tafaylla, labradores de la dicha uylla de Tafalla, y en la misma villa y año Garçi Periz de Domingo Johan (id, p. 436), Garci Guisabel (año 1366, PN-XIV ESang., p. 449), en Murieyllo del Cuende, La Ribera, Garci Rollan (año 1366, PN-XIV, F.Sang., p. 455), en Puyo cabo Taphailla, Val d’Orba”. Son anteriores otras recogidas por Menéndez Pidal, “Garci Sanchet, Garci Albaret” para 1107 en “Ibeas de Juarros”. A partir de García, con pérdida de -a final.

 

Es bastante antigua una forma con -s final, Garsias: Garsias presbiter, 1024, Iratxe, 3; ego Garsias rex, 1042, Iratxe, 7, que Irigoien explica “en la Colección diplomática de Irache podemos ver Garcia Ossoco (año 1102, doc. 81), domnus Garsias Oxoco (año 1110, doc. 91), dompnus Garsias Ochoco, clauiger (año 1111, doc. 93), Garcia Oxoco (año 1112, doc. 95), la misma persona en distintas versiones, y, curiosamente, las formas con dom(p)nus llevan Garsias, con una -s final, sufijo que acaso perdió una vocal por influencia del romance pirenaico, a no ser que se trate de una contracción de Garsians, patronímico en genitivo, con -s a la románica, usado como nombre.”

 

Se registran numerosos derivados:

Garcheot: Garcheot (de Fortuyn Garçeiç) (año 1284, El gran Pr. de Nav., doc. 480), con palatalización expresiva de la sibilante, seguramente sobre Garçeo más el sufijo -t(e), o a partir de *Garche, forma palatalizada de Garce, con la adición del sufijo -ot.

 

Garchot: Garchot d’Aguoreta (año 1351, PN, Peaje de Pamplona, n° 376), Garchot Çalaeco (año 1366, PN-XIV, F.Sang., p. 475), en Abeurrea, Aezquoa, Garchot Landa Arteco (año 1366, PN-XIV F.Pamp. -Mont., p. 565), relacionado este nombre con el anterior, quizás con forma intermedia *Garchiot.

 

Garçolet, que se lee en Sancho Garceiz fill de Garçolet (año 1286, El gran Pr. de Nav., doc. 489).

 

Garcet: Garcet (año 1366, PN-XIV f.Pamp. -Mont., p. 569), en Yturen, en Ual de Lerin, con sufijo -t(e) o -t(o), considerándose en romance como -et.

 

Garsiola en cum filiolo nostro Garsiola (año 1086, San Millán, supl. 32), masculino, con sufijo -ola, y en forma romanceada Garçuella, macip de Johan Curia —sin duda por Çuria— (año 1351, PN. Peaje de Pamplona, n° 332), cuyo equivalente vasco podría ser Garzola: Pero Garçola (PN-XIV Lib.mon.Est., p. 357), si no se trata de una forma con Gartze + ola ‘cabaña, choza’.

 

Con otro sufijo hipocorístico hay Garzando: Garçando de Iturgoien (año 1213, El gran Pr de Nav., doc. 149), con Garza- variante en composición de Garce, y el sufijo -ndo, presente por ejemplo en Otsando, a partir de Otso(a) ‘el lobo’, luego conservado como apellido Otxoa u Ochoa.

 

Hay en el valle del Roncal, Navarra, Sancio Garceandi de Ronkali (año 922, C. Siresa, doc. 6), interpretable como Garce + handi ‘grande’ ‘García el grande’, registra variante en Garsandi: Sancio Garsandi abba (año 933, C. Siresa, doc. 7), que considera Irigoien que podría ser doblete de Garzando.

 

También aparece Archango, Miguel Archango (año 1366, PN-XIV, F.Sang., p. 487), con sufijo -ngo, variante sonorizada de -nco que aparece en Lupanco  (año 1027, San Millán, doc. 92), con Lupo + -nco. Archango, además de la palatalización, como en Garcheot  y Garchot, sufre la pérdida de la velar inicial, que se repite en otras variantes.

 

De García y variantes y de muchos de los nombres derivados se encuentran patronímicos:

 

Garceiz: Sancio Garceiz de Murco, 1024, Iratxe, 2

 

Arzeitz, Arzeiz: Eneco Arceiz Iriarteco (1110, Art., 40); Fortunii Arçeitz de Sarassa (1229, Iratxe, 341); Maria Arceytz de Sanssoayn (Pamplona, 1309, CDSCernin, 3); Lop Arceytz de Sarria (1321, Zier. & Ram., 1998, III. 8), con las formas patronímicas es mucho más común encontrar testimonios sin la oclusiva inicial.

 

Garzeize: Sancho Garceice, Acenar Garceice, Fortun Garceice filio de Garcia Chico (Sorlada, 1127, Iratxe, 115).

 

Garzeaiz: senior Petro Garzeaiz (1067, Iratxe, 39); Senior Fortuin Garceaiz en Funes (1067, Leire, 80); Fortun Garceayç de Çizur Minor = Furtin Garcia Arceyz de Cicur Menor  (1138, Goñi, 208). Con el sufijo del patronímico, a partir de Garzea.

 

Garziaz: Eximino Garciaz (1024, Iratxe, 2); Auriol Garciaz, Enego Garciaz de Ceia (1131, Zier., 1970: 278); Eneco Garciaz (1161, Mont., 130).

 

Garciz: Garcia Garciz (año 1366, PN-XIV, F.Sang., p. 452, FEst., p. 583)

 

Arciz: Pero Arçyz Chapel (año 1330, PN-XIV, F.Est., p. 297), Miguel Arciz (año 1366, PN-XIV, F.Pamp. -Mont., p. 534).

 

Garzandoiz: Asnar Garçandoiz (año 981, Leyre, f. 262),

 

Garzoiz: Miguel Garçoyz d’Otieylla (año 1330, PN-XIV, F.Est., p. 299), en Artajona.

 

Actualmente está difundido sobre todo por Navarra el apellido Garcés, que parece el único que ha quedado de los diferentes patronímicos.

 

 

De Garce(a) a Gaste(a)

A partir de Gartze, forma oriental se explica fácilmente una forma derivada Gaste. Gartze y Gaste tienen en euskera paralelos, como bortz / bost ‘5’, el primero oriental, el segundo occidental. Lo mismo ocurre con bertze / beste ‘otro’.

 

Aparece normalmente como Gastea: Gastea d’Alçayaga (año 1366, PN-XIV F.Pamp. -Mont., p. 567), Gastea de Lana (año 1366, PN-XIV F.Est., p. 609)

Hay variante Gazte: Gazte madre de Puyah (año 1366, PN-XIV, F.Pamp.-Mont., p. 532), que también funciona como sobrenombre: Johan Gaztea (año 1366, PN-XIV F.Pamp. -Mont., p. 569), Xemen Gaztea, Miguel Gaztea, Maria Gaztea (año 1366, PN-XIV, F.Tud., p. 437), en Artajona. Ese podría ser el caso de Sant Gaste en el Testamento de Carlos III de Navarra en 1412, esta vez con < s >.

 

En cuanto a Gaste(a) de origen occidental, Irigoien recoge: don Gastea d’Arburu de Alaua (s. XV, B. y Fortunas, libro XXI, f. 59), Gastea Ferrero, que era de Retuerto (libro XXV, f. 156, teniendo en cuenta que Retuerto pertenece a Baracaldo),

 

Gaste es un nombre de mucho menor uso que Garze, y parece no haber conocido una expansión fuera de tierras vascas. Cuenta con diversos derivados, aunque en número mucho menor:

 

Gasteako: Gasteaco de Lizarazu (año 1412, C.A.G.Nav., t. XXIX, doc. 30), con sufijo hipocorístico -ko.

 

Gastetxo: Gastecho Barrueta (O.G.R.Band.), gamboíno marquinés que concurrió al ataque de Mondragón en 1448, con sufijo -txo, común actualmente.

 

Gastean: Gastean Balestaria (año 1350, PN-XIV L.mon.Est., p. 363), en Oyllogoyen, que tiene elemento final -n, de *Gasteani, / *Gasteane / *Gasteano, con pérdida de vocal final.

 

Debió de existir el nombre *Gastaro, teniendo en cuenta el patronímico Garçia Gastaroyz (año 1350, PN-XIV, L.mon.Est., p. 365), en Sant Martin, Val de Amescoa, con sufijo hipocorístico -ro.

 

 

De Gaste(a) a Gasteiz

Patronímicos de Gaste(a) serían Gasteiz: Pero Gasteyz y Lope Gasteyz, su hermano (año 1350, PN-XIV, L.mon.Est., p. 364) en Artaça, Val de Amescoa, así como Enequo Gasteyz, Lope Gasteyz, Sancho Gasteiz (id, p. 365) en Artaça el primero y en Goyllano, Val de Amescoa los dos siguientes. Sin oclusiva inicial hay: Miguel Asteyz (año 1366, PN-XIV, FPamp. -Mont., p. 527), en Aylli, Val de Larraun, y Miguel Asteyz (id, p. 570), en Erassun, en la Basaburua menor estando al parecer también relacionada la variante Esteyz que se registra en Maria Esteyz (año 1350, PN-XIV, L.mon.Est., p. 367), en Eraul, Val de Deyerri. De la misma forma que se conocen patronímicos en Garceiz y en Arceiz. Las formas en Asteiz, mantiene Irigoien, muestran un uso patronímico, ya que es en dicha posición cuando más aparecen las variantes con vocal inicial. Ocurre frecuentemente que el nombre acaba en vocal, de tal manera el patronímico queda en posición intervocálica, donde resulta fácil que desaparezca, así de los ejemplos en Raséis mostrados anteriormente, aparece en varios el nombre con vocal final: Eneco Arceiz Iriarteco  (1110, Art., 40), Maria Arceytz de Sanssoayn  (Pamplona, 1309, CDSCernin, 3); a partir de estas variaciones, las formas sin velar inicial pudieron extenderse a nombres acabados en consonante, que aparecen en número menor.

 

Como se puede observar, el patronímico de Gaste(a) fue Gasteiz (o Asteiz), que también es conocido por ser el nombre antiguo de la capital alavesa, con cambio de nombre como se documenta en el Fuero de Vitoria: “Placuit mihi libenti animo et sana mente populare vos in praefata villa, cui novum nomen imposui, scilicet Victoria, quae antea vocabatur Gasteiz”. En la Reja de San Millán del año 1025 aparece escrito de diferente manera, Gastehiz: “Malizhaeza, XXII regas: Abendangir, una rega. Armenter, tres regas. Ehari, una rega. Gazaheta, una rega. Berroztegieta, duas regas; Lassarte, tres regas. Harizavalleta et Gardellihi, tres regas. Gaztellu et Meiana, tres regas. Mendiolha, Hollarruizu et Adurzaha, tres regas. Gastehiz, tres regas. Arriaga, una rega”.

 

Además de Gasteiz/Asteiz se conocen otras dos variantes:

Astea(t)x: Maria Asteax, cosdurera (Bilbao, 1464).

Astes: Martin Astes de Çilaurren (Arrasate/Mondragón, 1515).

 

Hay, aparte de Gasteiz, otro nombre de localidad, en este caso navarro, con la misma formación, Astitz/Astiz, en el valle de Larraun. Se documenta en 1350 y 1356 con la misma forma que la actual, según Irigoien.

 

 

Conclusión

A partir del antropónimo Gar(t)ze(a) surge García, primero como nombre personal, luego como apellido. De Gar(t)ze(a) aparece como forma ‘simplificada’ Gaste(a), que tuvo como patronímico Gasteiz, que es exactamente el antiguo nombre de la capital de Álava. Irigoien considera que Gaste es identificable con el adjetivo vasco gazte ‘joven’, cuyo equivalente latino sería Ivvenis

 

Hay de todas formas, problemas. Para empezar, no es necesario que el nombre de ciudad Gasteiz tenga origen en Gaste, también podría haberlo tenido en el antropónimo Gartze, con africada. De Gartze  más el sufijo de genitivo, pudo haber surgido *Gartzeiz, que luego se simplificó, antes de ser recogida en los texto.

Escribe aquí el segundo bloque de texto de tu artículo


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Sotero21 11 de sep. 2007

    Copio literalmente, sin ningún ánimo de polémica, pues hace tiempo abdiqué de etimologías, el artículo García del "Ensayo Histórico Etimológico Filológico sobre Apellidos Castellanos" por José Godoy Alcántara de Sonname w:st="on" productid="la Real Academia">Sonname w:st="on" productid="la Real">la RealSonname> AcademiaSonname> de Historia (1871).

     

    GARCÍA. Garsea, Garsia, Guarsea, Garseas, Garsias, Garce, Carci (Carci Bonet en escritura de 1202 del becerro de Aguilar de Campóo). Gassias, Gassia, Garseaz, Garciaz, Garsiez, Garceiz, Garcieiz, Garsaiz, Garsoiz, Garziz, Garsez, Garsez, Garseza, Garcese, Gacessa, Gasseza, Gasset, Garcet, Garcion, Garceandi, Garzandoiz, Garseanus, Garsianus, Garcianez, Gracia (en la vida de Santa Oria de Berceo), Grasianis, Graseani. Anda admitido en nuestra historias que el primero que en la monarquía leonesa llevó este nombre fue el hijo de Alfonso el Magno, hasta decir Florez, en "las Reinas Católicas", tratando de Gimena, esposa de aquel rey: “Sampiro la declara Navarra … á lo que favorece el propio nombre de Gimena, y el de su primer hijo, que se llamó García, voz usada en Sonname w:st="on" productid="la Casa Real">Sonname w:st="on" productid="la Casa">la CasaSonname> RealSonname> de Navarra, y no oída antes en las de León ni en la de Francia”. Esto es cierto contrayéndose a Sonname w:st="on" productid="la Casa Real">Sonname w:st="on" productid="la Casa">la CasaSonname> RealSonname> de León, pero no en el reino, porque un siglo antes, en tiempo de Fruela I, un Garsia era testigo de una escritura de venta hecha por los monjes de Liébana; y en el testamento otorgado en 812 por Alfonso el Casto se nombra Garsea uno de los siervos que ofrece a Sonname w:st="on" productid="la Iglesia">la IglesiaSonname> de Oviedo. El radical debe ser el mismo que el de gars francés y del garzon castellano (1)

     

    (1)   En una historia de cierta plaga social, publicada hace algunos años en París bajo el nombre de Pierre Dufour, se trata de una acepción de éste de García y de su etimología en los siguientes términos:

     

          Dés la fin du douzième siècle, on leur appliquait en mauvaise parte le nom collectif de garzia ou gartia, en français grace ou garse, qui est resté jusqu’á nos jours dans le vocabulaire des gens de campagne pour designer toute espèce de fille non mariée. On lit, dans les preuves  de L’Histoire de Bresse para Guichenon (p.203) Si leno vel meretrix, si gartio vel gartia alicui burgensi convitium dixerit; et dans la charte de privilèges de la ville de Seissel en 1285: Si gartia dicta aliquid probo homini et mulieri. Cette expresión, qui reparait à chaque page dans la prose et les vers du treizième au dix-septième siécle, n’est detourné que par de son sens primitif, et ne deviene une injure que dans certains caso où elle est accompagnée d’un epithète malsonant; au reste, on voit, d’après l’extrait de Guichenon cité plus haut., que la qualification de garce (gartia), même employée en mauvais part , differait de celle de prostituée (meretrix), en ce qu’elle s’entendait plutôt d’une fille vagabonde, d’une coureuse, d’une servante …. Les mots garce et garzia son bien plus anciens que la signification obscène qu’on leur a donée. Ainsi dans le procés-verbal de la vie et des miracles de Saint Ives, au trezième siècle, garcia se trouve avoir le sens de servante, ancilla (Voy. Les Bollandistes, Sanct. Maii, t.IV, 553) Il est bien plus simple de dire que garce est le féminin de gars, qui, malgré les plus belles étymologies, paraît être un mot gaulois, wars, et avoir signifié tout d’abord un jeune guerrier, un mâle nubile. De gars, on fit, en bas latin, garsio et garzio, qui fut appliqué aux valets, aux voleurs, aux gents de néant, aux goujauts d’armée, aux libertines. On ne peut pas mieux montrer comment un mot, originairement honnête et decent, s’est perverti graduellement, et a pris dans la langue une attribution honteuse, qu’en rappelant une phrase oú Montaigne l’emploi avec l’aception qu’il navait de son temps … (T.III, capt VI)

     

    Uf… por que soy vitoriano-gasteiztarra que si no de qué …

     

    Ojala sirva de algo

     

    Un saludo

  2. #2 Sotero21 11 de sep. 2007

    Mi corrector francés me dice que tiene bastantes faltas, corrijo pues:

    Dés la fin du douzième siècle, on leur appliquait en mauvaise parte le nom collectif de garzia ou gartia, en français grace ou garse, qui est resté jusqu'à nos jours dans le vocabulaire des gens de campagne pour designer toute espèce de fille non mariée. On lit, dans les preuves  de L'histoire de Bresse para Guichenon (p.203) Si leno vel meretrix, si gartio vel gartia alicui burgensi convitium dixerit; et dans la charte de privilèges de la ville de Seissel en 1285: Si gartia dicta aliquid probo homini et mulieri. Cette expression, qui réparait à chaque page dans la prose et les vers du treizième au dix-septième siècle, n’est détourné que par de son sens primitif, et ne devienne une injure que dans certains cas où elle est accompagnée d’un épithète malSonnant; au reste, on voit, d’après l’extrait de Guichenon cité plus Haut., que la qualification de garce (gartia), même employée en mauvais part , différait de celle de prostituée (meretrix), en ce qu’elle s’entendait plutôt d’une fille vagabonde, d’une coureuse, d’une servante …. Les mots garce et garzia son bien plus anciens que la signification obscène qu’on leur a donnée. Ainsi dans le procès-verbal de la vie et des miracles de Saint Ives, au treizième siècle, garcia se trouve avoir le sens de servante, ancilla (Voy. Les Bollandistes, Sanct. Maii, t.IV, 553) Il est bien plus simple de dire que garce est le féminin de gars, qui, malgré les plus belles étymologies, paraît être un mot gaulois, wars, et avoir signifié tout d’abord un jeune guerrier, un mâle nubile. De gars, on fit, en bas latin, garsio et garzio, qui fut appliqué aux valets, aux voleurs, aux gents de néant, aux goujats d’armée, aux libertines. On ne peut pas mieux montrer comment un mot, originairement honnête et décent, s’est perverti graduellement, et a pris dans la langue une attribution honteuse, qu’en rappelant une phrase où Montaigne l’emploi avec l'acception qu’il n'avait de son temps … (T.III, capt VI)

  3. Hay 2 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba