Autor: Bernardo Macías
martes, 02 de octubre de 2007
Sección: Leyendas
Información publicada por: Gausón
Mostrado 13.485 veces.


Ir a los comentarios

El Final del Cuento

"Que ningún humano más sepa mi historia."

"Que ningún humano más sepa mi historia." Fue lo que que me djo Aria al volver de su viaje a Inglaterra. Sus poderes siguen ahí, sus sueños siguen ahí, sigue creyendo en ellos y viviendo de acuerdo a sus mensajes, pero no quiere que los humanos conozcan su historia, por miedo a que no la comprendan.

Así como hace meses me dió permiso de colgar este artículo, y ahora me lo retira, ahora me ha dado permiso de contar su historia solamente a los brujos y tempestiarios indios que conozco y con los que he trabajado desde hace años, y probablemente, después me retirará también este permiso. El cuento, a fin de cuentas, no es mío, sino suyo.

 


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Gausón 13 de ago. 2007

    Pues pienso que el problema del "celtismo" gallego es básicamente como lo has descrito Brigantinus, y como bien dices: "El debate debería centrarse en si hubo en el pasado en Galicia algún grupo humano susceptible de ser considerado celta." Desafortunadamente, los debates y estudios al respecto muy raramente cuentan con la objetividad y la imparcialidad pertinentes, y por regla general tienden a inclinarse por una de las siguientes premisas, en mi opinión, igualmente perniciosas: "en el territorio correspondiente a la actual Galicia nunca ha existido rasgo cultural alguno capaz de identificarse como céltico", o bien "en Galicia todo y todos han sido celtas desde que el mundo es mundo (incluyendo a los grillos y las gaviotas)".

    No se si habeis leido los estudios publicados en ésta dirección, que se supone cuentan con un cierto nivel académico respetable en el momento en que pueden publicarse dentro de la misma: http://www.uwm.edu/Dept/celtic/ekeltoi/volumes/vol6/index.html

    Aproximadamente la mitad de los artículos tocan el tema señalado por Brigantinus desde diferentes perspectivas, arqueológica, lingüística, antropológica, étc. y los autores de los mismos parecen ser lo suficientemente confiables, y en la mayoría de los casos calificaría su postura de imparcial y rigurosamente académica. Desafortunadamente, pese a que todos los trabajos fueron originalmente redactados en castellano, solo se encuentra disponible en línea una versión en inglés de los mismos, o al menos yo no he podido localizar la correspondiente versión castellana.

    Según mi aprecíación personal, la mayor parte de los especialistas apuntan hacia las mismas conclusiones: antiguamente, en el area galaico-lusitana efectivamente habitaron individuos hablantes de una lengua celta, y algunas deidades identificadas como célticas también tuvieron cierta presencia epigráfica en la misma, como los lugoves, y respecto al particular, poco más puede concluirse apelando a los datos y fuentes con los que actualmente contamos. Hay un artículo que seguramente resultará particularmente interesante para vosotros, Luz Errante y Brigantinus, sobre la visión idealizada que actualmente tienen los gallegos de su incontrovertible identidad "celta": Mythologizing Identity and History: A Look at the Celtic Past of Galicia, escrito por Kerry Ann McKevitt, catedrático en la Universidade da Coruña. Podeis leerlo en ésta dirección: 

     http://www.uwm.edu/Dept/celtic/ekeltoi/volumes/vol6/6_13/mckevitt_6_13.html

    Aunque como he dicho, es una verdadera lástima no disponer de la versión en castellano.

  2. #2 Gausón 14 de ago. 2007

    Pues Brigantinus, no se si has estado leyendo mis comentarios previos, pero en realidad no considero que estés diciéndome nada nuevo... yo mismo postée aquí la cuestión de que el gallego no tiene nada de celta, y que el hablarlo no convierte en celta a mi informante. Hasta donde yo se, se siente celta por el hecho de que en su comunidad se hace un concurso de mayos el primero del mes y cosas así... y como bien dijiste, porque considera como muchos otros que cualquier historia fantástica o sobrenatural y cualquier contacto con el mundo "mágico" tiene necesariamente que ser "celta"... y yo no hago sino preguntarme que harían mis amigos zapotecas, si supiesen de la noche a la mañana que el haber realizado una ofrenda a la divinidad del rayo los hace "celtas" (de acuerdo al concepto de mi amiga y otros muchos gallegos, al menos).

    En cuanto al escepticismo de rigor, yo soy como Jean Cusset, atéo convencido, salvo cuando toma su martini, con dos aceitunas, como siempre. Quiero decir, que soy escéptico hasta que me toca prescenciar algún hecho que escapa a mis rigurosos paradigmas de la realidad, y desafortunada o afortunadamente me ha tocado asistir personalmente a algunos hechos de esa naturaleza, la mayoría de las veces sin quererlo, al trabajar con los indígenas zapotecos del Estado de Oaxaca... en fin, que yo creo que fue por ello que le concedí a esta niña el beneficio de la duda, porque a veces incluso el escepticismo emjor fundado puede darse de narices contra un hecho inexplicable. 

    Como tú bien dices, al final de cuentas decidí publicar este artículo aquí porque me pareció encomiable y hasta cierto punto curioso o interesante, como quieras llamarlo, el que una chica de este siglo XXI intente remediar sus problemas personales buscando refugio en sus sueños y en los cuentos de sus mayores (que no por ser cuentos de los mayores tienen que ser celtas, aclaro) en vez de buscarlo con las sustancias o con las tribus suburbanas. Además, por otros casos de adolescentes soñadores que me ha tocado vivir, puedo suponer que la criatura, tarde o temprano, acabará abandonando todo ese corpus de sueños y creencias, renegando de él y quizá, hasta odiándolo por el hecho de haber creido en él algún día, y por eso quise dejarlo por escrito, para que toda la historia no se perdiese sin más, y a juzgar por el número de lecturas que tiene, pienso que hice lo correcto, pues al menos ha parecido interesante a muchos usuarios en uno u otro aspecto, creo.

    Finalmente, solo aclarar que ella hasta ahora no ha leido el artículo, ni ha tenido ninguna participación entre los comentaristas del mismo. Hace dos semanas que se fue a su aldea... a disfrutar del mar, del monte, y de las romerías del verano, y yo creo que no tiene para cuando volver... igual, como resultado de este periodo de estabilidad y hasta de superación, termina mandándonos a tomar por c... a todos los "celtas" guerreros, druidas o guías espirituales que formamos parte de su mundo. En caso de que eso ocurra, volveré a ser el antropólogo y politólogo (si, también estoy estudiando Ciencias Políticas y Sociales) escéptico, analítico e intachable que he sido hasta ahora, y que seguiré siendo hasta que me encuentre (espero que nunca ocurra) a otra hacedora de lluvias ... tan encantadora como ella.

     

  3. #3 Gausón 16 de ago. 2007

    Temo que me malinterpretaste por completo. Contra la opinión de muchos estudiosos del tema, y arriesgándome a levantar ampoyas, diré que yo considero que la tradición oral es bastante común y uniforme en todo el "Noroeste" Peninsular... con Noroeste me refiero a Galicia, Asturias y Cantabria, y a veces también me refiero a esa región como Cornisa, aunque no se si ese término afectará a la región cultural vasca, donde la mitología oral si me parece bastante independiente a la de las otras regiones antes citadas.

    Lo que hice en mi comentario anterior, fue dar algunos ejemplos de que, efectivamente, en la tradición oral asturiana (y por lo tanto podemos suponer que tamcién en la gallega, pues me parecen como he dicho muy cercanas) se conservan figuras mitológicas que podrían interpretarse como antiguas deidades no cristianizadas, y que de igual forma la princesa del mar y de la tierra mencionada por el abuelo podría ser uno de esos casos, aunque desde luego eso no excluye la posibilidad de que el abuelo se haya inventado el mote.

    Por cierto, en Asturias también hemos tenido muchos folkloristas y cuentacuentos afectos a sacar historias de su propio acervo cultural, y hacerlas pasar por relatos tomados de la tradición oral... baste mencionar a uno de los pilares de la materia, el folklorista Aurelio de Llano, algunos de cuyos "cuentinos" asturianos resultan demasiado similares a relatos medievales de las islas británicas... ¿coincidencia? yo creo que no, pues me inclino a pensar que el señor se permitió en mas de una ocasión modificar las historias que recogía con sus propio acervo cultural... esafortunadamente, esa es una práctica a la que recurren con demasiada frecuencia los folkloristas y cuentistas que han tenido acceso a la cultura escrita, sin importar si sean gallegos, asturianos... o de cualquier otra filiación cultural.

    Por último, me complace avisar a todos aquellos miembros de la comunidad celtíbera que me han demostrado su interés en el tema (incluidos los rijosos Luz y Brigantinus), que la protagonista de mi artículo ha vuelto de su viaje, pasó dos semanas y pico en su aldea y afortunadamente se encuentra de muy buen humor, a diferencia de cuando se fue, cuando al parecer estaba travesando por una prolongada y enconada rabieta. Sigue teniendo visiones, sueños y perciviendo manifestaciones del mundo sobrenatural, pero siguien el consejo de arizabalo, creo que me abstendré de hablar de las mismas en lo futuro, pues con lo que he dicho basta para que se tenga una idea del caracter del personaje y no creo que haga falta decir más. Por otro lado, su tendencia a continuar aferrándose a dichas manifestaciones me recuerda una frase del célebre brujo Juan Matus: "el que entra al mundo sobrenatural está jodido, pues una vez que lo ha conocido jamás podrá vivir sin él ni alejarse..." Quizá, pienso yo, son las peronas de suyo "jodidas" las que buscan (o mejor dicho buscamos) refugio en ese mundo... y en cualquier caso, si, es dificil apartarse de él.

    Por favor, que no se me mal interprete.

  4. #4 Gausón 19 de ago. 2007

    Por cierto onnega, debo agregar que como dije a Brigantinus, yo soy escéptico hasta que me encuentro con cosas que ni yo ni la lógica científica somos capaces de explicar, y ese tipo de "cosas" o manifestaciones las he encontrado en santuarios dedicados a la divinidad zapoteca del Rayo, Guzío, un dios muy semejante en su aspecto al Tlaloc de los aztecas y en su mitología a los dioses indoeuropeos, ya que, por ejemplo, de acuerdo a la tradición oral debe matar cada año a Beldó, la culebra de agua o tromba responsable de desencadenar las tormentas, al igual que Zéus hubo de derrotar a Typhón y Thor a la serpiente del Midgard.

    Resulta que por los dichos sucesos que me han acontecido durante las investigaciones realizadas en esos santuarios he llegado a pensar (pero solo cuando tomo mezcal, como Jean de Cusset, que es ateo salvo cuando toma su martini) que tengo alguna relación con el dios... y el hecho es (eso pasa aunque no haya bebido mezcal) que SIEMPRE que llego a Oaxaca, la región habitada por los zapotecas, llueve, así sea la parte más severa de la estación de secas y lleve semanas sin llover, siempre que yo llego, llueve. ¿Coincidencia? no se, habría que preguntarle a Brigantinus.

  5. #5 Gausón 21 de ago. 2007

    Pues a mi me parece que lo que nos pasa no es tempestiarismo... sino una serie de coincidencias más o menos curiosas. Además, habría que decir que, al menos de acuerdo a mi definición, tempestiario es el que influye de manera activa y conciente en los fenómenos atmosféricos. Aunque en algunos casos el don de Aria parezca estar determinado por su humor, esto es relativo, por ejemplo, en la pasada fiesta de San Juan ella estaba llora y llora porque su madre no la había dejado salir, y afuera llueve y llueve... me dijo ¿ves? llueve porque estoy llorando. Le dije: pues deja de llorar... que les vas a aguar la fiesta a tus paisanos. Y me contestó: "que les den por..." y siguió llorando. Al rato dejó de llorar y dejó de llover (¿o fue al reves?) No sabría decir que pasó primero, la verdad, el caso es que la cosa quedó que ni pintada como un acto voluntario de tempestiarismo.

    Resulta que allá en mi natal Oaxaca, casi siempre procuro salir a la calle con un buen número de monedas de baja denominación, pues lo más común es que en el centro de la ciudad, en cada calle encuentre uno por lo menos una familia de indigentes pidiendo caridad, y el no darles nada me desagrada bastante. No intento presumir de caritativo... pero lo interesante es que, cuando recuerdo llevar las monedas, casi no encuentro limosneros, y cuando salí de prisa y olvidé llevarlas conmigo, resulta que estos me salen al paso.

    Ya lo dije Brigantinus, para mí, lo de tus exámenes y lo de mis limosneros son coincidencias, apreciaciones de la realidad... igual cuando saco las monedas ni siquiera me percato del asedio de los necesitados porque solo estiro la mano y les suelto una moneda... y cuando no las llevo, tengo que voltear a mirarles intentando poner la cara más amable de mi repertorio, al tiempo que muevo la cabeza y les digo "no tengo seño." Yo creo que algo parecido te pasaba con los exámenes esos. La diferencia entre estos casos y el de la niña, es que a ella su "don" le quita el sueño y la tranquilidad(sobretodo antes, ahora me parece que le da menos importancia) y a mí lo de las moneditas nunca me ha quitado el sueño.¿ y no creo a que a tí te lo quitasen tus exámenes.

  6. Hay 5 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba