Autor: Guillen
viernes, 08 de junio de 2007
Sección: Leyendas
Información publicada por: guillen
Mostrado 11.432 veces.


Ir a los comentarios

Amantes de Teruel

de unos amantes anónimos.....

De los amantes

La ciudad de Teruel está vinculada a una tradición medieval de sabor y belleza románticos: la de los Amantes. Constituye una de las más bellas páginas de amor del mundo, y repetidamente ha ido su tema al teatro, a la literatura y al arte.

Vivían en el siglo XIII en Teruel dos familias nobles e influyentes: Seguras y Marcillas. Hija de la primera era Isabel; descendiente de la segunda, Diego. Ambos se amaron desde la adolescencia, pero los Marcillas eran muy pobres en caudales y tal enlace no parecía conveniente a los orgullosos Seguras, por lo que Diego solicitó y obtuvo un plazo para buscar fortuna en lejanas tierras. Transcurrieron los años y Diego conquistó en la guerra, la gloria y la fortuna soñadas; pero al pisar de nuevo Teruel, a las puertas de la ciudad, escuchó cómo las campanas todas de la villa repicaban a boda. Isabel, expirado ya el plazo convenido, contraía matrimonio con el rico y poderoso señor de Albarracín, don Pedro de Azagra.

"...El mismo día de la boda, Diego logra entrevistarse con Isabel. Al despedirse para siempre de ella, le pide un beso. Isabel está ya casada y se lo niega.

Diego no puede soportar la angustia y la tensión de aquella despedida y muere de dolor a los pies de ella..."

Al siguiente día se celebran en la iglesia de San Pedro los funerales de Diego. Isabel, vestida de boda, el rostro oculto entre sus velos, avanza por la nave central y se acerca para dar al cadáver de Diego el beso que le negó vivo. Isabel expira abrazada al cuerpo de Diego. El hecho impresionó de tal manera a la ciudad entera, que ésta decidió dar sepultura a los cuerpos de Diego e Isabel en la misma iglesia sonde aconteciera tan dramático suceso. Los cuerpos de los Amantes fueron hallados en el año 1555, con ocasión de obras realizadas en la iglesia.

La historia de Isabel y Diego ha inspirado numerosa iconografía. Recordemos en este aspecto el grandioso cuadro de Muñoz Degrain "Los Amantes de Teruel" propiedad del Museo del Prado o el bellísimo altorrelieve del escultor Aniceto Marinas que remata la monumental escalinata de la estación de Teruel.

Pero sin lugar a dudas, la imagen más
representativa y conocida es la de las esculturas
de alabastro, bajo las que reposan los restos de
Isabel y Diego, inspirada obra del escultor
Juan de Ávalos.

Su origen data de mediados de los
años 50, durante una visita que el autor realizó
a Teruel a instancias de sus amigos Clemente
Pamplona y José Mª Belloch, decididos impulsores
de la historia de los Amantes y autores de una
obra de teatro sobre la misma que con gran éxito
de público fue puesta en escena.

Juan de Ávalos comprendió enseguida toda la belleza y poesía del drama amoroso de Isabel y Diego y acertó de pleno al plasmarlo en las dos figuras que rematan el mausoleo sobre dos bellísimas cajas de celosía labrada en alabrastro.

Las bellísimas y perfectamente labradas de Isabel y Diego, reposan con sus cabezas ligeramente inclinadas una hacia la otra, y la mano de Isabel extendida hacia la de Diego sin apenas rozarla, gesto este que simboliza toda la poesía y la grandeza de su amor imposible.

El gesto de esas dos manos que no se rozan se ha convertido así en el símbolo universal del amor y es, sin lugar a dudas, la imagen que mejor define e identifica la universal historia.

Desde Septiembre de 2005, los restos de los Amantes reposan en un nuevo edificio, que combina tradición y vanguardia y que dispone de diferentes salas expositivas que pretenden acercar la Historia de los Amantes al visitante.

El Conjunto Amantes, que comprende el Mausoleo, la Iglesia y la Torre de San Pedro, se halla gestionado en la actualidad por la Fundación Amantes de Teruel. Sus objetivos se centran en la promoción, divulgación y conservación del mudejar y en el mantenimiento y difusión de las tradiciones que tienen como eje la historia de amor de Isabel de Segura y Juan Martínez de Marcilla. (http://www.amantesdeteruel.es/)


Las momias de Isabel y Diego fueron descubiertas en el año 1555 al realizar unas obras en una de las capillas de la Iglesia de San Pedro, según atestiguan escritos de la época.

Permanecieron visibles hasta que en el año 1578 fueron enterrados de nuevo en la capilla de los Santos Médicos San Cosme y San Damián de la misma iglesia de San Pedro, por mandato del entonces obispo de Teruel D. Andrés Santos.

Conocedor de la historia, el notario Yagüe de Salas ordena su desenterramiento y da fe de su existencia y de toda la historia en su famoso Protocolo Notarial, documento imprescindible para el conocimiento de la historia de los Amantes.

Desde 1619 hasta 1675, los restos de Isabel y Diego debieron permanecer expuestos al público en la citada iglesia, aunque no consta el lugar exacto, para posteriormente ser guardados en un armario o alacena fuera del recinto sagrado.

Ya a principios de siglo XVIII los restos se trasladaron a un mal llamado panteón, situado en el claustro anejo a la iglesia para poder ser visitados por los viajeros que acudían cada vez en mayor número a Teruel, atraídos por la difusión que empieza a alcanzar la historia.

Durante siglo y medio permanecieron expuestos en aquel lugar dentro de un pequeño armario situado en uno de los ángulos del claustro.

Existe constancia escrita de que el Rey Fernando VII acudió a visitarlos en dicho lugar durante su estancia en Teruel los días 13 y 14 de abril de 1814.

Amediados del siglo XVIII se hicieron numerosas proposiciones para que los restos momificados de los Amantes viajaran por toda España expuestos en urnas de cristal con el fin de recaudar los fondos necesarios para la construcción de un digno panteón en que enterrarlos.

La idea no prosperó, pero sin embargo con los beneficios obtenidos de las representaciones teatrales de la obra "Juan sin tierra" que tuvieron lugar en Teruel, una comisión presidida al efecto por el Gobernador Civil, D. Miguel Díaz, encarga una urna apropiada para albergar las momias. El templete, más que una urna por su forma y disposición, fue realizada por el ebanista turolense Policarpio Serrano y colocado en una sala colocada al efecto en el claustro de la citada Iglesia de San Pedro.

Allí estuvieron hasta el 27 de mayo de 1902, fecha en que fueron trasladados a la capilla en la que  han permanecido hasta su actual ubicación.

Durante nuestra Guerra Civil (1936-39) los restos fueron trasladados para su custodia a los sótanos del Convento de las Monjas Carmelitas de la ciudad, para una vez finalizada la contienda, ser devueltos a su anterior emplazamiento.

Ya en el año 1955, con ocasión de los actos organizados para conmemorar el IV Centenario de su descubrimiento, el diario local "Lucha" inició una campaña a nivel nacional para la definitiva construcción de un digno mausoleo. Y aun cuando la campaña no tuvo el éxito deseado desde el punto de vista económico, Juan de Ávalos, durante su primera visita a Teruel a instancias de los más destacados promotores de los actos, "horrorizado ante la visión del espectáculo de aquellas momias", según sus propias palabras, se comprometió a hacer algo digno de acuerdo con la historia.

Tan sólo unos meses después, Juan de Ávalos regalaba prácticamente su espléndida y bellísima obra al pueblo de Teruel, logrando de esa manera que el definitivo enterramiento de Isabel y Diego se convirtiera en el más bello símbolo del amor y en lugar de obligado perenigraje para todos los visitantes que acuden a Teruel.

Las manos de Isabel y Diego que no llegan a rozarse, esculpidas por Juan de Ávalos de forma insuperable, son la más bella expresión de la historia.



Todo esta sacado de http://turismo.teruel.net/amantes/amantes.html.
Pero si he colgado esto aquí, es porque quería abrir un tema de debate sobre este tema, que camina entre leyenda y realidad, me gustaria que sacaramos algo en claro de aquí.

Más informacióen en: http://turismo.teruel.net/amantes/amantes.html


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


    No hay más información.
    ...0

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba