Autor: casanella
viernes, 11 de mayo de 2007
Sección: Artículos generales
Información publicada por: casanella


Mostrado 12.522 veces.


Ir a los comentarios

De Platón y los pueblos del mar

Me gustaría proponer en este foro unas pequeñas reflexiones a raíz de la noticia aparecida en el diario El País este pasado fin de semana titulada “La huella de Tartessos conduce a Doñana”.

Pequeñas reflexiones a partir de la noticia de inicio de excavaciones en Doñana

Me gustaría proponer en este foro unas pequeñas reflexiones a raíz de la noticia aparecida en el diario El País este pasado fin de semana titulada “La huella de Tartessos conduce a Doñana”. En la noticia se anuncia que investigadores españoles inician la búsqueda de restos arqueológicos en el parque a partir de “los trabajos de los científicos alemanes W. Wickbolt, en 2003, y R. W. Kühne, en 2004, a partir de algunas imágenes de satélite en las que vieron esas extrañas formas circulares, se lanzaron a situar allí la ciudad de Tartessos, e incluso se atrevieron a decir que se correspondía con la mítica Atlántida descrita por Platón”. En el artículo se habla también de evidencias geológicas de que “ se produjeron dos episodios violentos, probablemente tsunamis. Los resultados de la prueba que datará esos episodios aún no han llegado, pero trabajos anteriores han encontrado muy cerca evidencias de otros dos posibles tsunamis: el primero, sobre el año 1500 antes de Cristo; el otro, en el siglo II después de Cristo.” A partir de esa referencia a la Atlántida y esa evidencia geológica de un cataclismo en la zona, he buscado la descripción de la Atlántida que hace Platón en el Timeo, en se puede leer (24e-25d): “ En efecto, nuestros escritos refieren cómo vuestra ciudad detuvo en una ocasión la marcha insolente de un gran imperio, que avanzaba del exterior, desde el Océano Atlántico, sobre toda Europa y Asia. En aquella época, se podía atravesar aquel océano dado que había una isla delante de la desembocadura que vosotros, así decís, llamáis columnas de Heracles. Esta isla era mayor que Libia y Asia juntas y de ella los de entonces podían pasar a las otras islas y de las islas a toda la tierra firme que se encontraba frente a ellas y rodeaba el océano auténtico, puesto que lo que quedaba dentro de la desembocadura que mencionamos parecía una bahía con un ingreso estrecho. En realidad, era mar y la región que lo rodeaba totalmente podría ser llamada con absoluta corrección tierra firme. En dicha isla, Atlántida, había surgido una confederación de reyes grande y maravillosa que gobernaba sobre ella y muchas otras islas, así como partes de la tierra firme. En este continente, dominaban también los pueblos de Libia, hasta Egipto, y Europa hasta Tirrenia. Toda esta potencia unida intentó una vez esclavizar en un ataque a toda vuestra región, la nuestra y el interior de la desembocadura. Entonces, Solón, el poderío de vuestra ciudad se hizo famoso entre todos los hombres por su excelencia y fuerza, pues superó a todos en valentía y en artes guerreras, condujo en un momento de la lucha a los griegos, luego se vio obligada a combatir sola cuando los otros se separaron, corrió los peligros más extremos y dominó a los que nos atacaban. Alcanzó así una gran victoria e impidió que los que todavía no habían sido esclavizados lo fueran y al resto, cuantos habitábamos más acá de los confines heráclidas, nos liberó generosamente. Posteriormente, tras un violento terremoto y un diluvio extraordinario, en un día y una noche terribles, la clase guerrera vuestra se hundió toda a la vez bajo la tierra y la isla de Atlántida desapareció de la misma manera, hundiéndose en el mar. Por ello, aún ahora el océano es allí intransitable e inescrutable, porque lo impide la arcilla que produjo la isla asentada en ese lugar y que se encuentra a muy poca profundidad" En el Critias, Platón se extiende en la descripción de la confederación de reyes hablando los diez originarios que dieron origen a las dinastías (114 a-114c): “dividió toda la isla de Atlántida en diez partes, y entregó la casa materna y la parte que estaba alrededor, la mayor y mejor, al primogénito de los mayores y lo nombró rey de los otros. A los otros los hizo gobernantes y encargó a cada uno el gobierno de muchos hombres y una región de grandes dimensiones. A todos les dio nombres: el mayor y rey, aquel del cual la isla y todo el océano llamado Atlántico tienen un nombre derivado; porque el primero que reinaba entonces llevaba el nombre de Atlante. Al gemelo que nació después de él, al que tocó en suerte la parte externa de la isla, desde las columnas de Heracles hasta la zona denominada ahora en aquel lugar Gadirica, le dio en griego el nombre de Eumelo, pero en la lengua de la región, Gadiro. Su nombre fue probablemente el origen del de esa región. A uno de los que nacieron en segundo lugar lo llamó Anferes, al otro, Evemo. Al que nació primero de los terceros le puso el nombre de Mneseo y al segundo, Autóctono. Al primero del cuarto par le dio el nombre de Elasipo, y el de Méstor al posterior. Al mayor del quinto par de gemelos le puso el nombre de Azaes y al segundo, el de Diáprepes. Todos estos y sus descendientes vivieron allí durante muchas generaciones y gobernaron muchas otras islas en el océano y también dominaron las regiones interiores hacia aquí, como ya se dijo antes, hasta Egipto y Etruria” Leyendo este texto, simplemente decir que sorprende la cantidad de diferentes teorías que han podido surgir sobre la ubicación de la Atlántida en infinidad de lugares del mundo, viendo como el sabio ateniense ubica de manera inequívoca esa confederación de reinos en Mediterraneo Occidental citando las columnas de Hércules, la Gadirica, y su dominio sobre la costa africana hasta Libia y de la europea hasta Tirrenia. Sin embargo la parte del texto de Timeo que me ha parecido del máximo interés y en la que me gustaría centrar mi comentario es la que describe como la potencia unida de los reinos atlantes trato de esclavizar una vez en un ataque toda la región oriental del Mediterráneo. Platón narra que la historia de esta invasión la escuchó su antepasado Solón de unos sacerdotes Egipcios que le contaron como los reinos Atlantes trataron de invadir ambas regiones (la nuestra (egipcia) y la vuestra (griega), en el texto). El punto interesante es que sin duda una invasión de tal magnitud sobre el oriente mediterráneo, de ser cierta, debió dejar una importante huella histórica en las civilizaciones que la debieron sufrir. Mi asombro ha sido mayor al descubrir que efectivamente el oriente mediterráneo sufrió una invasión masiva de consecuencias devastadoras a finales del segundo milenio a.C. a manos de una confederación de reinos de origen incierto conocidos como “Los pueblos del Mar”. En esa invasión desaparecen entre otros y en un periodo muy corto de tiempo, el imperio hitita, la civilización micénica y el mismo Egipto faraónico consigue solo frenar la invasión con considerable esfuerzo. En la entrada de wikipedia de “Los pueblos del Mar” [1] me ha parecido destacable que algunas de las hipótesis asocian algunos de los nombres de estos pueblos al Mediterraneo Occidental, los Shardana (a Cerdeña), los Shekelesh (a Sicilia) y incluso mas hipotéticamente los Teresh, a Tartessos. Y parece también muy indicativo el hecho de que Atenas sobreviviera a la invasión, de acuerdo con el relato platónico sobre la invasión de los pueblos atlantes. Sin embargo, en las múltiples teorías vigentes sobre el origen de los pueblos del mar, de las que la entrada inglesa de Wikipedia ofrece hasta nueve [2] se ve que la mayoría tratan de encontrar el origen de estos pueblos en mediterráneo oriental y solo una habla de un posible origen en mediterráneo central (origen itálico). Sin saber los detalles de las esas teorías, me gustaría hacer notar simplemente lo poco lógico que parece en la mayoría de ellas, que en tal de no contemplar ninguna hipótesis “exterior” al mediterráneo oriental, propongan siempre que unos pueblos orientales totalmente menores hasta el momento de la invasión, pasen en un periodo brevísimo de tiempo a coordinarse y ser capaces de destruir o debilitar gravemente a todas las civilizaciones principales de la zona. Parecería en mi opinión mucho más lógico que fuera otra civilización mayor de un área cercana, por ejemplo la del mediterráneo occidental descrita por Platón, consistente en una confederación de reinos, la que fuera capaz de llevar a cabo semejante ataque coordinado a gran escala. Por otro lado, creo que es muy interesante observar que los egipcios representaron el aspecto de esos pueblos del mar, que se puede ver entre otras en una página que defiende también una hipótesis oriental [3] o en la página de la profesora Pérez Hoys que hace referencia a su indumentaria [4]. Como se puede ver se representan por un lado luciendo cascos bicornes (especialmente los Shardana) y también llevando las cabezas emplumadas (tocados de plumas). Sobre las indumentarias, el catedrático Manuel Bendala resalta [5] hablando de Tartessos y de las culturas anteriores en la península ibérica, que se han hallado a lo largo y ancho del suroeste peninsular, estelas de guerreros tartésicos, luciendo también esos característicos cascos bicornes. Y por otro lado, es también sugerente la aparición en la península de representaciones con grandes ojos y una larga y zigzagueante cabellera entre el tercer y el segundo milenio aC que sugiere Bendala que puedan estar en el origen del mito de Medusa proveniente de Occidente. Así, tendríamos una descripción detallada de Platón proveniente de fuentes egipcias que describe a una poderosa confederación de reinos en el mediterráneo occidental que decide organizar una invasión a gran escala de oriente y que después de dicha invasión un cataclismo anega su ciudad principal bajo las aguas. Tenemos por otro lado datos pendientes de datar exactamente pero que hablan de un seguro tsunami sobre la zona de desembocadura del Guadalquivir en la segunda parte del segundo milenio a.C. y una enorme invasión sobre oriente alrededor del 1200 a.C. por parte de una confederación de pueblos de origen desconocido pero que parte de las interpretaciones actuales no descartan su asociación con islas del mediterráneo occidental y que además su indumentaria parece no ser ajena en absoluto a los restos hallados en la península ibérica. Vistos estos indicios, me gustaría proponer a los científicos del ámbito de la historia, yo lo soy del ámbito de las ciencias de la naturaleza, que considerasen la hipótesis de que efectivamente existió una confederación de reinos en el mediterráneo occidental, llamados atlantes según Platón, y que la invasión a oriente que protagonizaron según ese mismo filósofo, puede corresponder a la invasión conocida como la de “los pueblos de mar”. Me gustaría destacar que a pesar de que la Atlántida de Platón haya dado en el último siglo seguramente una de las mayores series de teorías anticientíficas que hayan existido, de ello no tiene ninguna culpa el venerable filósofo griego, cuya respetabilidad y veracidad no creo que haya motivos para negar a priori. Habría que tener en cuenta además que el mediterráneo occidental fue una zona muy rica en metales y otros recursos en la que había también grandes zonas fértiles alrededor de grandes ríos, como el Guadalquivir, y que fue una zona poblada desde antiguo, por lo que lo realmente extraño es que no se haya desarrollado en ella ninguna civilización de importancia en la edad de bronce y que por tanto, considerar fidedigna la descripción de Platón no debiera ser quizás una propuesta tan descabellada. Sin duda, habrá que esperar a que se confirme la datación del tsunami ocurrido en la zona y el resultado de las excavaciones que se puedan hacer en Doñana o en las zonas marítimas de poca profundidad cercanas al estrecho, pero mi impresión es que la existencia de tal civilización, a la par de no ser descabellada en absoluto, seria quizás la manera más sencilla de explicar un numero importante de evidencias escritas y arqueológicas, que hasta hoy la ciencia ha ido arrinconando bajo el anticientífico nombre del “misterios”. R.Casanella rcasanel@hotmail.com [1] http://es.wikipedia.org/wiki/Pueblos_del_mar [2] http://en.wikipedia.org/wiki/Sea_Peoples [3] http://www.touregypt.net/featurestories/seapeople.htm [4]http://www.uned.es/geo-1-historia-antigua-universal/Pueblos%20del%20Mar_CUADRO.htm [5] “Tartesios, iberos y celtas” Ediciones Temas de hoy 2000


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Diocles 11 de mayo de 2007

    Estoy de acuerdo en que los atlantes a los que se referían los autores griegos (Platón, Herodoto, Diodoro) no serían otra cosa que los pueblos occidentales o "atlánticos", habitantes por tanto de la Península Ibérica y el noroeste de África (regiones que forman el estrecho llamado antiguamente Columnas de Hércules). Tengo que decir, sin embargo, que el origen oriental de los Pueblos del Mar está confirmado por la documentación histórica y arqueológica. Guerreros con similar indumentaria a la utilizada por los Pueblos del Mar aparecen representados, en un relieve egipcio de Luxor, entre los aliados de los hititas en la batalla de Kadesh (ca. 1300 a. C.) y en otras figuras halladas en Chipre (que datan del siglo XII a. C.) También se han encontrado representaciones de cascos parecidos a los que usaban los Pueblos del Mar en Cerdeña y en las estelas tartésicas, pero estas representaciones son más tardías (siglos IX-VII a. C.) y serían por tanto un resultado de la difusión hacia Occidente de este tipo de cascos. Entre los Pueblos del Mar encontramos, además, a los llamados lukka, y se sabe con seguridad (por documentos hititas de la Edad de Bronce) que éstos tenían su asentamiento en Licia, región del suroeste de Anatolia. Y en cuanto a los peleset o filisteos, otro Pueblo del Mar que atacó Egipto, las excavaciones arqueológicas efectuadas en las ciudades que ocuparon en Palestina (Asdod, Ekrón, Ascalón) han revelado que su cultura material estaba muy relacionada con la del mundo egeo-anatolio. Así pues, no creo que la mítica guerra de los griegos contra los atlantes tenga mucha relación con la crisis mediterránea de los Pueblos del Mar, como algunos han propuesto (el arqueólogo E. Zangger y el novelista G. Haefs, por ejemplo). Yo la veo más bien un trasunto de la guerra, también legendaria, entre los dioses olímpicos y los titanes, que estaban dirigidos por Atlas o Atlante. De acuerdo con la tradición griega, Atlante fue expulsado al lejano oeste tras su derrota en la guerra, dando entonces su nombre a los pueblos occidentales. Estos temas ya fueron debatidos, en su mayor parte, en el siguiente foro de Celtiberia: www.celtiberia.net/articulo.asp?id=1754 De todas formas, pienso que es bueno hacerse preguntas sobre el significado de los mitos griegos y formular hipótesis. Te envío por ello un cordial saludo.

  2. #2 casanella 13 de mayo de 2007

    Sobre los prst (peleset/filisteos), la profesora Kuhrt comenta que en las representaciones en el templo funerario de Medinet Habu de Ramses III, son indistinguibles de los dnn y los tjkr, y llevan falda, lanza, espada corta, escudo redondo y el tocado al que me refería en mi primer texto, que podría estar hecho de plumas, de trapos doblados, o que también comenta Kuhrt, podría ser un peinado levantado. La profesora lanza la hipótesis de que todos ellos pudieran venir de Cilicia, (sureste de anatolia). Por otro lado, otras fuentes, como la Biblia, les atribuyen origen egeo: “Porque Hashem destruirá a los filisteos, a los sobrevivientes de la isla de Kaftor (Creta)” “( Irmiá/ Jeremías 47:4 y Amós 9,7 ) Sin embargo, a pesar de que se diga que vienen de creta, no parecen ser minoicos ni griegos micénicos. Mi impresión es que aunque este claro que eran un pueblo “extranjero” a la región donde finalmente se instalaron y probablemente indoeuropeo, no parece que les pueda atribuir ninguna procedencia clara (o al menos solo una), aunque quizás haya otras fuentes al respecto que desconozco, pero que desde luego estaría interesado en conocer. Entrando en el campo de la suposiciones un poco menos fundadas (aunque no espero que no tanto como otras que se ven por estos foros…), la impresión que tengo sobre la invasión de los pueblos del mar es que podría parecer que la invasión a oriente de la confederación occidental, aunque fue en un periodo corto de tiempo, no fue simultanea, sino que empezó con la Grecia micénica, siguió con el imperio hitita, pasó a levante y fue frenada por los egipcios, de manera que cuando los pueblos del mar se enfrentan a Ramses III, podría ser perfectamente que llevasen en sus filas soldados de esas regiones que se hubieran unido al ejercito invasor, y que formarían después parte de la población que se asentó en Palestina. Saludos cordiales

  3. #3 casanella 04 de jun. 2007

    Me gustaría ampliar la información del artículo que escribí con algunos datos arqueológicos sobre Iberia y el Mediterráneo occidental en el segundo milenio a.C. que he encontrado en el interesantísimo libro “El empeño de Heracles (La exploración del Atlántico en la antigüedad) del profesor de Historia Antigua López Pardo. En él se confirma que durante el bronce final el Mediterráneo Occidental no era una región “inexplorada” sino que sus habitantes mantenían un comercio regular con la zonal oriental del mediterráneo, en particular con la Grecia Micénica, de la que hay una significativa cantidad de restos cerámicos en la costa meridional ibérica. Por otro lado, me ha parecido muy sugerente el hecho de que Lopez Pardo comente que se han hallado restos de esa misma época, como las espadas pistiliformes, propios de la península ibérica tanto en Cerdeña (posible origen de los Shardana) como en Sicilia (de los Shekelesh). No he podido dejar de sorprenderme tampoco por el hecho de que una de las regiones asociadas con esta cultura del mediterráneo occidental, la africana en el lado sur del estrecho, sea la que hay entorno al río Lukkos, donde estuvo la antiquísima colonia fenicia de Lixus. La coincidencia con el nombre de los Lukka, otro pueblo del mar, que invadió Egipto desde el oeste, ayudando a los Libios, me parece también muy sugerente. Así, todos esos indicios arqueológicos parecen poder sugerir que efectivamente existió una región en el mediterráneo occidental en el segundo milenio a.C. con ciertos rasgos comunes y con relaciones regulares con civilizaciones del mediterráneo oriental. Tenemos también el texto platónico que habla de una invasión de gran importancia a oriente por parte de una confederación de reinos occidentales. Existe efectivamente una gran invasión a oriente en ese periodo y además varios nombres de esos pueblos invasores se pueden relacionar con la región del mediterráneo occidental donde se hallaba esa cultura de rasgos comunes. Mi impresión, por todo ello, es que la hipótesis que consigue explicar a la vez el texto de Platón, las inscripciones egipcias y buena parte de los nombres de los pueblos del mar seria la que atribuye a esa cultura del mediterráneo occidental la invasión de oriente del 1200 a.C. Por supuesto, estaría encantado si alguno de los expertos del foro pudiese aportar más información sobre textos o datos arqueológicos que pudiesen ayudar a confirmar esta hipótesis (o por el contrario la del origen oriental) y ayudase a conocer un poco más esa etapa tan desconocida pero interesantísima que fue el segundo milenio a.C. gracias por vuestro interés y saludos cordiales

  4. Hay 3 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba