Autor: montesoiro
lunes, 23 de abril de 2007
Sección: Artículos generales
Información publicada por: montesoiro


Mostrado 14.554 veces.


Ir a los comentarios

Casa Museo Casares Quiroga

El otro día le preguntaba a Giannini si había ido a ver la Casa Museo Casares Quiroga, inaugurada el pasado día 14 en A Coruña. Cosas que merecen la pena de dicho museo: Esta ubicada en lo que fuera la residencia coruñesa Santiago Casares Quiroga, presidente de la República y que le fue expropiada y expoliada. El edificio consta de planta baja y 3 plantas dedicadas a exposición. La planta baja está dedicada a exposiciones temporales, ahora mismo la que hay, "Casares Presidente", narra su periplo hasta el momento de su dimisión el día 18 de julio de 1936 y en ella se pueden ver numerosos recortes de prensa con su carrera política y como colofón de la muestra se expone el sillón que ocupaba como presidente del consejo de ministros. En la primera planta hay una muestra en la que se ven diversos objetos que hacen un recorrido desde los sucesos de Jaca hasta el 14 de abril, día de proclamación de la II República. En esa planta comienza la tercera "exposición" que hay en la Casa: "La casa del expolio" en la que, recorriendo todas las demás habitaciones del inmueble, y por medio de una serie de paneles que reproducen el inventario que los fascistas hicieron cuando expoliaron la casa dejándola vacía, el visitante puede ver lo que había y de lo que nada quedó. En esa misma planta se encuentran el comedor y la cocina, donde se conserva la cocina bilbaína, la caldera y una alacena preciosa. En la segunda planta amén de una sala que denominaremos dormitorio, presidida por una gran foto familia de 4 x 3 metros, un vestidor y el cuarto de baño de la casa –en el que como guiño a Casares Quiroga se oyen piezas de sus operas favoritas silbadas, como si estuviera cantando en la ducha- se encuentra la habitación principal de la Casa Museo: la Biblioteca. Es la mas grande y en ella se ha dispuesto un mueble biblioteca que reproduce el original que Casares. Se encuentra también la que fuera su mesa de despacho y unas sillas. Todos los muebles están vacíos y sólo un pequeño monitor nos recuerda todos los libros que allí hubo en un listado que va pasando una y otra vez. Finalmente la 3ª planta cierra el recorrido expositivo de la Casa del Expolio con la reproducción del inventario al que ya he hecho referencia. Otros elementos que merecen la pena: la casa posee un jardín en el que se ha dispuesto una reproducción de D. Santiago Casares Quiroga sentado en un banco a tamaño real. Esta reproducción se encuentra en el mismo lugar en el que en la 2ª década del s XX se le hizo una foto sentado en la misma postura, pero un poco mas joven... También se han recuperado otros elementos como radiadores, ventanas de la biblioteca –espectaculares-, escaleras... En definitiva, se ha recuperado para toda la ciudadanía la figura de un hombre que fuera ministro y presidente de la República, un republicano convencido y que el franquismo intentó borrar de un plumazo de la historia y de la memoria. En los próximos días procuraré ir ampliando el artículo y a ver si en un momento dado puedo colgar algunas fotos


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Teshub 24 de abr. 2007

    "En definitiva, se ha recuperado para toda la ciudadanía la figura de un hombre que fuera ministro y presidente de la República, un republicano convencido y que el franquismo intentó borrar de un plumazo de la historia y de la memoria". Siento discrepar, pero Casares Quiroga nunca fue presidente de la república, solo presidente del gobierno (o primer ministro, si se quiere decir de otra forma). Y como gobernante de la república, no fue precisamente de los mejores, más bien bastante inoperante. Así que tampoco el franquismo necesitaba mucha tarea para borrar su memoria. Baste sólo recordar que en el levantamiento republicano del capitán Fermín Galán en Jaca en 1930 incumple la orden expresa de Alcalá Zamora de indicar al militar que retrase la sublevación....se alza, fracasa y es fusilado -mientras Casares Quiroga sigue calladito-. Y en julio de 1936, el mismo Casares Quiroga indeciso, ya presidente del gobierno, deja que comience el alzamiento, a ver qué pasa, sin hacer nada para sofocarlo....y desaparece de la escena el mismo 18 de julio, sustituyéndole Martínez Barrios por encargo de Azaña Si hablásemos de Azaña, ya sería otra cosa. "Yo acompañé al caMarada Monzón a visitar a Casares Quiroga, el cual, aunque prometió dictar algunas disposiciones, tomó un poco a broma el peligro del fascismo, considerando que los comunistas veíamos fascistas por todas partes. Con aquel criterio tan irresponsable, dejó que las cosas continuaran como hasta entonces. Y al estallar la sublevación militar-fascista varios millares de requetés navarros fueron la fuerza de choque del Ejército franquista, sobre todo en el Norte, por negligencia del Gobierno republicano, que no fue capaz de atraerse Navarra al campo de la democracia, ni de poner fuera de combate a los conspiradores y animadores de la sublevación." (Dolores Ibarruri, «El único camino», Memorias, Colección Ebro, texto referido al día 16 de julio de 1936)

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba