Autor: berserker
jueves, 22 de marzo de 2007
Sección: Artículos generales
Información publicada por: berserker


Mostrado 21.476 veces.


Ir a los comentarios

«Lo de Covadonga fue un golpe bajo a los árabes, una encerrona»

Diario de León, Jueves, 22 de Marzo de 2007 El leonés mantiene que el primer rey de Asturias nació en Liébana. El investigador Eutimio Martino presenta hoy su nuevo libro, «La rebelión de Pelayo» . -E. Gancedo león- ¿Quién era don Pelayo? Esta pregunta, a la que han intentado dar respuesta historiadores, lingüistas, exégetas, y, últimamente, no pocos literatos, la responde el jesuita sajambriego Eutimio Martino echando mano de un estudio exhaustivo de las fuentes escritas, las tradiciones populares, la toponimia y un conocimiento exacto del lugar de los hechos («Sajambre es la espalda de Covadonga», advierte). El resultado es La rebelión de Pelayo , un libro lleno de sorpresas que esta tarde presenta en la Biblioteca Pública de León. Para Eutimio Martino, Pelayo era un lebaniego que acaudilló a unos pocos paisanos suyos («una especie de somatén », compara) y que empleó las mismas viejas técnicas que usaran sus antepasados cántabros contra los romanos, esto es, emboscadas y encerronas en «embudos» naturales de la cordillera cantábrica. Martino, conocido por obras como Roma contra cántabros y astures y otros pormenorizados ensayos en los que el peso lo llevan los topónimos, hidrónimos y tradiciones que han llegado incluso a nuestros días, cree que aquellos estudios «fueron los precedentes de éste que presento ahora»; «Pelayo se movió por calzadas romanas, que en su tiempo estarían fresquísimas, como recién estrenadas». Comenta Eutimio Martino que el reto de desentrañar un personaje tan mítico como éste era «desafiante»: «Por un lado, están quienes dicen que ni siquiera existió, por otro, quienes exageran lo que hizo hasta límites insospechados». Lejos de desanimarlo, esos extremos le animaron a averiguar «qué hubo de verdad» en la existencia de tan fabulosa figura. «Lo que está claro es que algo tuvo que pasar en aquel enclave montañoso para que los árabes desistieran de dominarlo». De esta manera, Martino avanzó poco a poco, «agarrándome a unos pocos puntos de luz seguros y dejando que las contradicciones se destruyeran unas a otras». El jesuita se basó en la versión rotense de la Crónica de Alfonso III, la única que describe el episodio; interpreta y sitúa algunos topónimos oscuros que en ella aparecen y concluye que la batalla debió producirse más o menos en la Covadonga actual, concretamente en la ladera de Priena. «Hubo una gran mortandad, debieron perecer unas 3.000 personas», calcula. La técnica, la misma que conocían los naturales desde hacía mil años: una emboscada desde lo alto de las peñas dirigida contra el mismo centro del batallón enemigo. «La verdad es que fue un golpe bajo, ultrajante», por eso, aduce, los cronistas lo disimulan con un aura de gloria y heroísmo. ¿Y por qué sostiene Martino que Pelayo no era godo, ni ningún noble emparentado con la corte de Toledo, como asegura la tradición histórica? «Es absurdo -dice-. ¿Cómo iba a ser godo, con lo que les costó a los mismos godos dominar a los cántabros, cómo iba a acaudillarlos uno de aquellos a quienes odiaban?». Por eso, mantiene que era lebaniego y que, como dicen las crónicas, «sublevó a sus paisanos, los de su comarca». En cuanto a la tradición leonesa de la Virgen de Corona, en Valdeón, donde se dice que fue coronado, Martino la admite, aunque más que de coronación «sería de proclamación como jefe». Hora: 20.00. Lugar: Biblioteca Pública de León . «¿Cómo iba a ser godo Pelayo, con lo que les costó a los mismos godos dominar a los cántabros?. Es absurdo» EUTIMIO MARTINO Jesuita e investigador


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 diviciaco 22 de mar. 2007

    ¿Que aporta este nuevo libro? a tenor de algunas frases, me temo que va a ser muy poco: «¿Cómo iba a ser godo Pelayo, con lo que les costó a los mismos godos dominar a los cántabros?. Es absurdo Esto viene a ser un revival de los puntos de vista indigenistas de Barbero-Vigil. Vamos, como si en los últimos 20 años no se hubiera trabajado sobre el tema y como si las tesis del historiador que más ha aportado (C. Sánchez-Albornoz) - y que menos han acusado el paso del tiempo - pudieran ser pasadas por alto. Todavía peor es la negación de las fuentes. ¿A qué ese empeño en ignorarlas? La crónica Emilianense hace a Pelayo hijo del Dux Faffila, visigodo por tanto, en lo que coincide con la versión Sebastianenese del ciclo de Alfonso III. Este dato coincide también con una noticia musulmana del siglo IX, Fath al-Andalus. Negar estos datos y también la historiografía de prestigio creo que es perder eltiempo (y celulosa de los árboles a mayor gloria del cambio climático) Y no resulta absurda la goticidad de Pelayo, para empezar todas las crónicas y la diplomática del siglo IX hablan de astures, no de cántabros con Pelayo en Covadonga. Hace tiempo que los datos históricos sobre el inicio de la Reconquista han sido integrados de forma armónica, llenando de lógica y significado a las crónicas, de una forma tan fecunda y fructifera que promete una verdadera revolución historiográfica [1] Estos autores centran los inicios de la Reconquista en la antigua provincia Asturiensis, cuya existencia conocemos por documentos del siglo VIII como el Ordo Querimonie o el Ravenate La existencia de este ducado es aceptada desde hace ya tiempo por los más prestigiosos historiadores del reino visigodo, la novedad ahora es que Pelayo podría ser hijo del Dux Asturiensis, Faffila: Ciertamente de esta forma se explican muy satisfactoriamente muchos particulares acerca del origen del reino de Asturias y acerca del propio Pelayo. Sabemos que los duques eran en los últimos tiempos del reino visigodo cabezas de redes de dependencias protofeudales en sus ducados Así se explica por qué Pelayo buscó refugio en Asturias, entre la clientela de su padre, cuando Vitiza, el asesino de Faffila empuña el cetro real. Recordemos que la crónica Albeldense consigna que Pelayo buscó refugio en Asturias, huyendo de Vitiza, no de los musulmanes. Como se vé no resulta absurdo que Pelayo fuese visigodo, además de ser lo que dicen las crónicas, resulta además, lo más lógico en integrador. [1] Arcadio del Castillo Alvarez, Julia Montenegro Valentín Don Pelayo y los orígenes de la Reconquista Revista española de historia, ISSN 0018-2141, Vol. 52, Nº 180, 1992, pags. 5-32

  2. #2 amaco 22 de mar. 2007

    En la Crónica de León del pasado 26/2/2007 apareció también la noticia: Martino documenta el origen de la Reconquista en la zona leonesa de Picos historia FULGENCIO FERNÁNDEZ LEÓN.— Dice la cita inicial del último libro de Eutimio Martino: «El escudero de Pelayo dormía con los ojos abiertos (Dicho lebaniego)». El propio Martino lleva años durmiendo con los ojos abiertos detrás de una investigación que le ha llevado años, el origen de la Reconquista, pues como le ha ocurrido tantas veces se encontraba con que sus investigaciones desembocaban en una realidad muy diferente a la que se ha dado por oficial durante siglos. El origen no fue Covadonga. Parecía extraño pues se trataba casi de un dogma pero todos los caminos conducían a ello, el origen estaba en Picos y el camino recorrido por las tropas atravesó la provincia de León. Todo ello lo documenta en un libro que acaba de ver la luz: 'La rebelión de Pelayo'. Tradición oral. En la cita inicial también existe otra clave de su trabajo, la importancia de la tradición oral y en Liebana y Valdeón «existe una gran tradición con este tema, allí los más viejos siguen afirmando que Pelayo se defendió allí, aunque no estuviera escrito. No se pueden despreciar estas cosas, hay que estudiar las leyes de la transmisión oral, es trabajo de campo, que aquí te piden documentos de todo y no todo son documentos. Se lo han dicho en la Facultad y ya está, documentos por encima del sentido común». Ahí aparece 'el sentido común', otra de las patas sobre las que Martino sustenta todos sus trabajos. «Es que es fundamental. Leyendo la Crónica de la Reconquista veo que dice que el 'río Pianonia venía desbordado y Pelayo sin abandonar su caballo pasó a la otra orilla. Voy al terreno y allí cualquiera ve que sería una locura intentar atravesarlo y además nos cuentan que lo cruza sin bajarse del caballo. Al margen de que siguiendo los caminos que dice no tenía ninguna lógica bajar hasta el río Piloña, sería un rodeo inexplicable para atravesar un río desbordado ¿A nadie le extraña? Lo que ocurre es que primero se escribe la historia y luego se explica, se la hace encajar como sea». 'La Crónica'. Tradición oral, sentido común, mucho trabajo de campo... pero hay más, Eutimio Martino a pesar de lo apuntado también acude a los documentos. Es más, poca gente manejará tantos legajos como él que «latín y griego los he aprendido desde la escuela; leo los idiomas principales de Europa, como francés, inglés, alemán, portugués, etc, he investigado mucho sobre toponimia. En fin, me defiendo en varios campos». Y así el núcleo central de su tesis sobre la Reconquista viene del estudio y la interpretación de «'La Crónica de Alfonso III', en su versión Rotense, la que recoge el episodio de Pelayo en Brece, que es el origen de la investigación que ahora aporta cerrada en 'La rebelión de Pelayo'». Cree Martino que no hace falta recordar que cuando La Crónica se refiere a «la región de los asturienses» no se puede traducir por asturianos, ni identificar el primitivo reino astur con la actual provincia administrativa de Oviedo o con la región de los Astures transmontani de la época romana. «Es evidente que a esa región pertenecía la ciudad de León». Pese a ello también documenta todos estos aspectos en su libro, aunque no sea el núcleo central de sus investigaciones, pero sí necesario para entender lo que argumenta. Brece y Brecín. La Crónica de Alfonso III relata que «había sucumbido el reino godo y su capital Toledo. Los árabes llegaron a poner prefectos en todas las provincias, que rindieron tributo al rey invasor, con lo que se afirmó Córdoba como nueva capital. Por aquel tiempo, siendo prefecto en esta región de 'los asturienses', en la ciudad de León, el llamado Munuza, compañero de Tariq, un cierto Pelayo, espatario de los Vitizianos y del Rey Rodrigo, agobiado por la dominación de los ismaelitas, entró en Asturias con su hermana». Sigue el relato explicando que Munuza envió a Pelayo a Córdoba y antes de que regresara se casó con su hermana «valiéndose de cierta estratagema». A su regresó Pelayo no consintió el matrimonio y se lanzó al plan preconcebido para salvar a la Iglesia y Tariq envió soldados al citado Munuza para que apresaran a Pelayo y lo enviaran a Córdoba encadenado. En ese punto es cuando el relato dice que «se disponían a detenerlo por engaño en una aldea llamaba Brece cuando le fue comunicado a Pelayo, por un amigo, el intento de los muslimes (árabes) (...) pero, como los sarracenos eran más en número, viendo Pelayo que no podía resistirles, primero saliendo lentamente de entre ellos y luego a la carrera, llegó a la orilla del río Pianonia, el cual encontró en llena y fuera de madre. No obstante, valiéndose de un apoyo para sobrenadar y sin abandonar su caballo, alcanzó la otra orilla y ascendió a un monte; los sarracenos dejaron de perseguirle». En este pasaje se multiplican las dudas de Martino. Se trasladó hasta el Río Piloña (Pianonia de La Crónica), buscó Brece, que no existe y comprobó como los estudiosos lo habían sustituido por Brecín, a 30 kilómetros de Covadonga. «Nada encajaba. El Piloña no lo atraviesa crecido y a caballo nadie, ni Pelayo ni nadie, es ilógico que bajara a este río desde Brecín, no tiene ningún sentido. Sin embargo, hay un Brez en Picos, un río Belondio, que bien puede ser el Pianonia... Acababa de encontrar el hilo». La imposibilidad de explicar la batalla en Covadonga con lógica hizo aparecer la creencia del mito Martino ya había encontrado el hilo. La Crónica de Alfonso III tenía una complicada adecuación a la realidad en Asturias pero encontraba en la zona leonesa y cántabra de Picos de Europa un evidente acomodo. «Yo empecé a pensar que ocurría con Pianonia lo mismo que en la conquista de Cantabria, que salía un río Minio y rápidamente se dijo que era el Miño, ¿Y Medulio? de la que también se hablaba y rápidamente se afirmó que se trataba de Las Médulas ¿Que no están junto al Miño? Bueno, están junto al Sil. Es de risa. No y no, hay que hacer verosímil la historia, tiene que ser viable sobre el terreno y no puedo dar por bueno que lo que ocurre es que Pelayo sería un masoquista que va buscando tormentos y siguiendo los caminos más inapropiados desde el punto des vista estratégico, de guerrero. Es cierto que Pianonia da fácil Pilonnia y ésta puede dar Piloña, pero yo digo y demuestro y explico en el libro, con documentos de la zona que también puede dar Belondio y ese dato aporta el principio de la solución pues éste es un río de Liébana, que está en la raíz misma de los Picos de Europa». Y muy cerca esta Brez... todo encaja. Surge la siguiente pregunta ¿Y Covadonga? ¿Fue un mito? «Entonces reparas que hay teorías que sugieren que Pelayo y Covadonga fueron un mito, a lo más, hacen la gracia de que sea un mito necesario. En el otro extremo estaría la épica de las cifras de muertos árabes y la oratoria del obispo Oppas aupado enfrente a la cueva». Martino vuelve a tirar de lógica y se muestra convencido de que hay un camino intermedio que justifique que «la marea de la invasión árabe retrocediese de la Peña de Pelayo son acudir a la mitología sino a la lógica». Y de nuevo encuentra que en el marco de Picos se interpreta mucho mejor La Crónica de Alfonso III. «Los accesos a Picos, donde estaría Pelayo, después de que el ejército haya llegado a tierras de León (por Sahagún o por Astorga) confluirían en Riaño, bien sea por el Esla o por el Cea. Por cualquier lugar le daría tiempo a Pelayo 'a hacer sonar su cuerno de caza y guerra' y movilizar a sus gentes». También en esta zona documenta Martino la Peña de Pelayo y, sobre todo, hace verosímil la explicación a medio camino entre la batalla descomunal e ingenua de los épicos o la simple escaramuza de los críticos partidarios de que todo es un mito, una leyenda. «Resulta ilógico pensar que un destacamento que viene desde Córdoba a seguir a un insurrecto llega a su reducto y a la primera galopada desiste y se va y, más aún, no vuelve más. No parece creíble si fuera en la zona de Piloña. Lo que pasa es que en los Picos de Europa no se pueden meter, porque allí da igual que venga un destacamento de miles de soldados pues llegan a las gargantas elegidas por Pelayo y no entran más de unas centenas, aquellos tremendos desfiladeros ofrecen un lugar privilegiado para Pelayo y los suyos». Añade Martino que, además, no se trata de una estrategia nueva ni desconocida. «Ya decía Ambrosio de Morales que Pelayo, recordando que allí habían hecho resistencia los antiguos a los romanos pensó que era el lugar ideal. Es la misma lógica de la batalla del romano Augusto contra los cántabros y la misma estrategia». Son solamente algunos apuntes del aluvión de argumentos que Eutimio Martino esgrime en 'La rebelión de Pelayo'. Hay muchos más en las páginas de este libro en el que el investigador leonés vuelve a saltar a la palestra con alguna teoría novedosa. Nada nuevo. «Cuando afirmé que León era anterior a la Legio VII hubo gente que me llamó de todo, casi pidieron que fuera expulsado de León. Unos años después fueron ellos los que daban conferencias sobre el origen anterior a la Legio VII y siempre se les olvidó decir que Eutimio Martino ya lo había dicho unos cuantos años antes».

  3. #3 diviciaco 22 de mar. 2007

    No me gustan los ejercicios de copia y pega porque suponen, por su extensión, un engorro y una dificultad para la inteligibilidad de los foros. Yo por lo menos suelo escribir yo mismo todo lo que pongo por aquí, citas aparte. Pero bueno, a lo que iba: parece por este resumen (no he leído el libro) que el autor no atribuye credibilidad a las crónicas en el caso del origen godo de Pelayo a pesar, como señalaba en mi intervención, de lo ampliamente contrastado del dato en las fuentes documentales del Reino de Asturias y también en las prosopográficas. En cambio, y muy contradictoriamente, sí que utiliza meros detalles coloristas y heroizantes de las crónicas, como la huída de Pelayo cruzando a caballo el crecido Piloña, tomándolos al pie de letra. Menos mal que no se le ocurrió tomar al pie de la letra también los 180.000 moros muertos de la Rotense, o nos traslada Covadonga a Mansilla de las Mulas por mor del espacio... También dice que en Liebana y Valdeón existe una gran tradición sobre Pelayo, y que no hay que despreciar la tradición oral. Bueno. Pero es que en Onís también. Y en Amieva. Y hasta en Ayer. ¿Qué hacemos entonces? Lleva al sur de la cordillera los topónimos Pianonia y Brece, cuando la filología de Piloña no admite dudas, como él mismo reconoce. Pero es que la raiz ONNA 'río' es además omnipresente en la comarca: Güeña en Onís, Piloña, la gente astur de los Onnacos de Parres... Adicionalmente Brecín, es un derivado de Brece y recientemente se ha descubierto en la documentación de la catedral de Oviedo un topónimo Olalíes en Siero, cerca de Gijón, el lugar donde según la crónica fué muerto Munuza tras huir de Gegione y que encaja mejor que el tradicional Valdeolayés de Santo Adriano, que se venía suponiendo lugar del alcance. En definitiva, el único sostén de sus tesis es su apreciación personal de que el entorno de la batalla debía de ser otro. Bueno. Sánchez-Albornoz se recorió a pié y a caballo las rutas de las batallas del inicio de la reconquista, narrándolas como nadie y dejándonos opiniones muy distintas y con seguridad mucho mejor fundadas. Lo dicho: Estas monografías regionales no suelen aportar mucho.

  4. #4 amaco 23 de mar. 2007

    Bueno, Diviciaco, si he pegado aqué este artículo de La Crónica de León era porque estab relacionado y ya no existe ese enlace del periódico en internet. Me pareció más detallado que el del Diario de León. Por lo demás, poco más puedo aportar. Para Luis Ramón Menéndez Bueyes, en Reflexiones Críticas sobre el origen del Reino de Asturias, Pelayo era astur-romano, aunque participaba en la organización territorial visigoda y tendría posesiones en Piloña, como las tendría asimismo Silo en el entorno de Pravia cuando trasladó allí la corte. Personalmente coincido contigo en que el padre de Pelayo pudo haber sido el dux de la Asturia (aunque Sánchez Albornoz, como ya nos desveló A.M. canto, considera que era del ducado de Cantabria). Luego está la cuestión Gegione-Legione, sede del Gobernador Munuza ("Prefactus uero Munnuza, dum factum conperit, ex ciuitate idem Iegionem maritimam exiliuit et fugam arripuit" de la Crónica de Alfonso III). Tendría sentido que se refiriera a León, por una posible co-capitalidad con Astorga del ducado de la Asturia, como sucedía de hecho con el Obispado de Asturica-Legio citado en la carta 67 de San Cipriano, obispo de Cartago, en el III d.C. Sin embargo es evidente que León no era entonces una ciudad martítima y que Gijón tiene desde antiguo una notable importancia.

  5. #5 diviciaco 23 de mar. 2007

    Vale, Amaco, pero es que con estos tochos luego no se lee nada. Aquí estás en un error: Sánchez Albornoz no dijo que el padre de Pelayo fuese Dux de Cantabria, dijo -textualmente- ignoramos de dónde era duque Favila [1] , decantándose por consideralo, sin más epítetos, un Dux del Aula Regia. Tampoco la Dra A. M. Canto afirmó nunca taxativamente que Sánchez Albornoz sostuviese eso, aunque ella misma sostuviese esa opinión sobre Faffila, muy equivocada a mi parecer y al de personas mucho más autorizadas. Para Luis Ramón Menéndez Bueyes, el origen de Pelayo no sería propiamente astur-romano como dices, sino en relación con los duces provinciae, visigodo por tanto, aunque muy relacionado con los potentiores del norte: Desde este punto de vista, los grandes propietarios del norte y noroeste peninsular, aunque con particularidades, debieron de verse inmersos en el proceso de protofeudalización del mundo visigodo y, en este sentido, sería necesario valorar y tomar en consideración la existencia de duces provinciae de Asturias y Cantabria. Estos duques, grandes propietarios territoriales, eran efectivos agentes del proceso de feudalización del reino visigodo. Es en este contexto en el que quizás debieramos de buscar la relación de Asturias con Pelayo y su padre. [2] [1] Claudio Sánchez-Albornoz, Claudio El Reino de Asturias Orígenes de la Nación Española, Biblioteca de la Historia, Editorial Sarpe; Madrid; 1985 [2] Menéndez Bueyes, Luis Ramón Reflexiones críticas sobre el origen del reino de Asturias , Salamanca 2001

  6. #6 Cossue 23 de mar. 2007

    No estatará de más recordar que el nombre "Pelagius" no es un nombre gótico, sino griego. No es imposible que un godo llevase nombre "latino", pero sí es muy inusual; sólo en hombres que han tomado el camino del sacerdocio es relativamente frecuente el cambio de nombre, caso de San Fructuoso, hijo del duque Dogila. Por otra parte, para un hispano-romano era perfectamente posible llegar a ser duque u otro alto cargo de la administración civil o militar del reino de Toledo; sólo la misma corona era inalcanzable para aquel que "el origen no orna ni las virtudes adornan", es decir, una persona que no fuese de sangre goda. Por supuesto, todo lo dicho nada demuestra.

  7. #7 Cossue 23 de mar. 2007

    Sólo como materia para la reflexión: 1) La Crónica Albeldense nos dice en un pasaje que Pelayo era hijo del duque Fafila; en otro que era hijo de Veremundo, hijo a su vez de Don Rodrigo. 2) La Rotense nos dice que había sido espatario de Wittiza y de Rodrigo. No presupone por tanto origen godo, como tampoco lo excluye. También nos dice que fue elegido rey en concilio de representantes de todos los astures. 3) La crónica "Ad Sebastian", reelaboración gotizante de la Rotense, no siendo por tanto una fuente independiente de las anteriores, rescata el origen de Pelayo en el duque Fafila. Que yo sepa, todas las fuentes posteriores son dependientes de las hasta aquí comentadas, escritas 150 años después de los hechos. "quos nec origo ornat nec virtus decorat" es dicho en el ¿canon? tercero del quinto concilio toledano, cuando se restringe el acceso al trono exclusivamente a las personas de sangre goda. Creo que con respecto al origen de Pelayo se puede tener cualquier cosa menos seguridad absoluta. Saludos.

  8. #8 lucanor 23 de mar. 2007

    Sin ser un especialista me gustaría apuntar que pudiera tratarse de un bastardo del duque visigodo con una hispanorromana de la zona, en un primer momento podría haber estado criado con la gente autóctona, y posteriormente su padre lo hubiera educado entre visigodos, en esos tiempos tan convulsos, aprovechó su doble origen para aunar apoyos y convertirse en caudillo de esos territorios.

  9. #9 seanport 26 de mar. 2007

    Para os que negam a existência da nossa língua nmão terei mais que dizer-lhes que o galego foi antes galego-português, uma mesma língua falada e escrita por reis e plebeios e por suposto muito anterior nas suas origens ao castelhano. Galeguistas do século XIX e XX já tinham utilizado grafias históricas e não as epanholas impostas em 1.982 Rem mais.

  10. #10 jeromor 26 de mar. 2007

    Afirmar que el galego-portugués es "por supuesto, muy anterior en sus orígenes al castellano" es una solemne tontería, porque no hay un momento concreto en que se originen las lenguas romances (ni ninguna), lo más que hay es un momento en el que se produce un primer documento que los especialistas nos dicen que está escrito en una lengua. Y qué pasa ¿qué ser más antiguo es mejor o da más categoría a una lengua? Lo que da categoría a una lengua son sus hablantes y sus escribientes, así que a aplicarse y a enfrentar menos, que nos sobran los exaltados. Bueno, y quien niegue la existencia de su lengua es directamente un estúpido, como los que en época de Franco - y hoy- decían que el gallego y el catalán son dialectos.

  11. #11 amaco 27 de mar. 2007

    El reino de León y el de Asturias es el mismo, Diviciaco. O como dijo Julio Puyol en Orígenes del Reino de León “al establecerse el solio en tierra leonesa, ni cambia la dinastía, ni cambian las leyes, ni cambia la vida interna del Estado, sino únicamente la capitalidad del mismo”. Evidentemente corresponden a etapas distintas, con características distintas. También me parece evidente que "Reino de Asturias" es un concepto historiográfico. Como te pongas tan quisquilloso habría que concluir que el reino antes de Silo era un reino distinto al posterior y distinto al que comienza con Alfonso II, al de Alfonso III y así... No pretendía entrar en "una guerra de denominaciones". Sólo que me llamó la atención la utilizada por Reuve y quise reflexionar sobre ella. A mi me vale lo mismo reino de Asturias, que reino asturleonés, que reino de los Astures, que reino de Oviedo, que reino de Galicia, etc. Siempre que tengan algún fundamento y sean utilizados en un contexto y con un rigor suficiente,...

  12. #12 Cossue 27 de mar. 2007

    Y, gracias, jeromor. Por la sensatez. Porque teniendo más razón que un santo, das un leve tirón de oreja sin desgajarla del rostro. Reuve, la ortografía empleada por muchos a principios del siglo XX no es la que es oficial hoy. La ortografía empleada en muchos apellidos gallegos no es la aprobada a fines del siglo XX y que se había ido afinando bajo el franquismo, en libertad vigilada. A modo de ejemplo, el apellido "jato", nada significa en inguna lengua de España. En gallego historicamanete significa "ternera", y hoy se escribe "xato". Lo que ha dejado huérfano el apellido, que se pronuncia "a la castellana" (aquí nunca podría decir que se pronuncia "a la española", fíjate bien). En gallego, y por motivos etimológicos y de coherencia con la familia lingüística, la elimininación de la "jota" causa etampas pintorescas, y los libros se llenan de X que sustituyen a la G (a modo de ejemplo: Leovixildo), lo que al final dificulta la claridad de tratamiento de muchos temas científicos en historia, o en física, química o matemáticas. Dicho de otro modo, al ser la grafía del gallega (falsamente) fonética, se rompe con los usos mayoritarios en nuestro ámbito cultural europeo, lo que dificulta el empleo satisfactoio en muchos ámbitos. Podríamos discutir, también, acerca del empleo de lh o nh; en Galicia estas grafías han sido historicamente de uso muy minoritario, y no llega de hecho a desarrollarse un uso fijo: ñ/nh suele representarse n, nn o ñ. La -ll-/-lh-, que como sabes tiene un origen que es general distinto del español (donde -l:- > -ll-, pero -l:- > -l- en gallego-portugués), suele representarse por una simple l, cuyo valor debe deducirse por contexto. Se podría discutir si es preferible usar una grafía u otra, pero la fuerza de los números aconseja usarlas, salvo que lo que importe sea marcar paquete de distintos, más que la comodidad de (nosotros) los usurios. Es bien cierto, sin embargo, que hay muchos gallegos a los que molesta el reintegracionismo, porque de algún modo pone en tela de juicio su españolidad. También es verdad que la mayoría de gallegos nunca le han hechado un vistazo a un texto medieval; como es verdad que a la mayoría de gallegos les importa más el último resultado de Real Madrid que casi cualquier otra cosa. Hablando de evolución... el reintegracionismo no intenta paralelizar la evolución del gallego; lo que pronuncio "ouso" ( < audio) puedo escribirlo "ouzo" o "ouço", en el primer caso parelelizando el modo en que lo haría en español, y en el segundo como en gallego del siglo XVI; y el portugës seguirá escribiendo "oiço". Es fundamentalmente una norma escrita que nos acerca a nuestro patrimonio y nuestra tradición, y a más de doscientos millones de hablantes y usuarios que disponenen de cosas tan tontas como subtítulos en los DVD,s o tecnologías T9 en los móviles. En mi caso, que escribo en gallego las notas de la compra, los To-Do, y toda la trapalhada que uno necesita escribir a lo largo del día, las escribo, con faltas, en la ortografía que considero garantiza más futuro para mi idioma, o que me permite representar el nombre propio Gervasio sin escribirlo con el visualmente chocante y casi extra-europeo Xervasio. O escribir San Genjo y saber que es un santo ("San Ginesio") y no un resort playero. Y lo hago sin machacar a los que son de otra opinión. Un saludo a todo el mundo.

  13. #13 diviciaco 28 de mar. 2007

    Hola invictus! aquí traigo la documentación que prometí: He encontrado esta documentación, toda ella de cartularios antiquísimos y de los considerados como fiables por los historiadores, que vinculan al rey con el territorio: Donación de Sonna al monasterio de San Cosme y San Damían Facta traditionis XI kalendas nobembres, era DCCCCIIIª, regnante Domino Ordonio rex in Asturias Publ.: Mª D. PÉREZ SOLER, Cartulario de Valpuesta, Valencia, 1970, nº 3, p. 19. Enero de 790, fundación monástica: Factus pactus sub die calendas ianuarias, era DCCCXXVIII et rege domno Uermudo in Asturias. Cartulario Sto. Toribio de Liébana, fol. 46, núm. 167 Noviembre de 816, donación del conde Gundesindo al monasterio de San Vicente de Fistoles Facta scriptura testamentum ecclesie, pridie kalendas decembris, era dcccLIIII,regnante dominissimo principe Adefonso in Asturias vel in ceteras provintias B.- Monasterio de Silos, núm. 10, fols. 23-24. Agosto de 875 Donación del presbítero Merito al monasterio de san Cosme y San Damián Facta traditio sub die XVI kalendas sebtembres, era DCCCCª XIIIª, regnante Domino Adefonso principe in Asturias. Cartulario de Valpuesta, A, fols. 15v-16r. Cartulario de Valpuesta, B, fol. 18r. Existen además varios documentos en la catedral de León, uno del 869 869: Sedente printipem Adefonso in Asturias y otro del 790 rege domno Vermudo in Asturias Dices que la fórmula Asturorum Regnum no hace referencia al reino sino que es un gentilicio, Reino de los Astures lo que es cierto, pero también dices que la crónica albeldense refiere que en un territorio llamado Asturias reinó Pelayo lo que ya no es del todo correcto, porque no se trata de "un" territorio, sino propiamente el de los "astures". En efecto: aquí estamos ante una tautología, porque Ervigio creó un ducado, el Asturiense, que daría nombre a sus naturales, independientemente de su antigua procedencia tribal o conventual, ya una sombra histórica, por lo que cualquier referencia a estos "astures" -asturorum regnum- lleva implicita una precisa demarcación territorial, única definición posible del étnico. Este territorio es la patria Asturiensium de la que habla la C. Sebastianense. Coherentemente con esto, la C. Albeldense nos narra la historia de los reyes en Asturias, comenzando por el primero: Primero en Asturias reinó Pelayo , Aquí y en la diplomática que enumeré, vemos una plena simbiosis entre las fórmulas étnicas (que también recoge el Testamentum Regis Adefonsi ) y las territoriales, que conforman un eslabón entre las designaciones reles altomedievales y las de la plena edad media. Modestamente creo que esta era la respuesta a la pregunta que dices se planteó en el congreso. Nada más, sólo darte las referencias que me quedaron pendientes: La persistencia de un minúsculo reino en Asturias durante casi 3 quinquenios acentuó la novación. La violencia con que se puso fin a la sucesión de Fruela II afirmó la desaparición del antiguo Reino de Oviedo. Sánchez-Albornoz, Claudio El Reino de Asturias Silverio Cañada, editor, Gijón 1989 p. 322 Sabemos que el hijo y sucesor de Alfonso III, García I, se establece en León mismo (*) y no podemos ignorar que este cambio de capital, al consagrar una situación de hecho, señala el comienzo de un nuevo período de la España medieval. (*) Generalmente se admite que Alfonso III fué el último rey de Asturias, los documentos diplomáticos confirman esta opinión [..] Barrau-Dihigo, Lucien Historia Política del Reino Asturiano 718-910 Silverio Cañada, editor, Gijón 1989 De Barbero y Vigil no he podido consultar nada y queda pendiente, no obstante los he citado porque entiendo que su posición netamente indigenista, y no sólamente en la pura cuestión de los orígenes, es completamente inaplicable a un reino nucleado al sur de la cordillera Cantábrica (Asturias quedó completamente relegada y alejada de la política en ese tiempo)

  14. #14 diviciaco 28 de mar. 2007

    Invictus, como habrás visto he creado un nuevo artículo sobre la formulación territorial de la monarquía asturiana. Yo te vulevo a insistir en lo mismo: la vinculación territorial de la Monarquía Asturiana viene de sus orígenes protofeudales, no de un presunto indigenismo los orígenes protofeudales son clarísmos y hay una cita mía particularmente esclaredora y muy apropaiada de L. Gómez Moreno en mi artículo. Si no admitimos el indigenismo la expresión Asturorum Regnum no contiene ni puede contener más idea que la territorial, porque astures sólamente son los habitantes de un territorio artificialmente creado desde Palacio, en las últimas fases de la existencia del estado visigodo, existiendo una heterogénea composición desde antiguos habitantes del solar cántabro (Las crónicas citan a los "astures" en Covadonga, hasta del conventus astur, de la Gallaecia y de nuevo cuño como los ruccones) Este argumento me parece incontestable, (de hecho no lo has rebatido) si se desecha el indigenismo, y viene fuertemente apoyado por la diplomática. Cantabria, contestándote, no formaba parte de Asturias, sino que constituía la provincia Premoriense (ver mi artículo) al igual que Bardulia, Vasconia y Galicia, jamás asociadas a las fómulas reales, salvo expresamente como provincias Por otra parte para Sánchez-Albornoz el reino de Asturias, el Asturorum Regnum y el Reino de Oviedo son eneramente sinónimos, sin que quepa duda al respecto (Como por cierto lo son en las crónicas y la diplomática) te doy todas las citas que te parezcan pertinentes al respecto.

  15. #15 Rexhispaniae 28 de mar. 2007

    Hola ante todo un Saludo a tod@s los aquí presentes en este foro. Es la primera vez que escribo en este foro, aunque si es verdad que nunca lo he dejado de visitar debido a que es uno de los más interesantes que hay en materia de historia, que es al menos nuestro gusto coincidente. Veréis no es posible con respecto al origen de Don Pelayo que este fuera godo, porque casi todos dicen que es astur, mas yo discrepo con ello y creo que es godo. Primero porque era Conde Estepario, o sea jefe de la cohorte del Rey, era un cargo digno de un miembro de la familia real o de alguien noble, por lo cual pienso que no podía nadie de cualquier origen social alcanzar esa posición. Además, por otro lado no creo que alguien que no tuviera un elevado nivel social fuera el que encabezara la resistencia, reconquista o como queráis llamarle. Éste habría de ser alguien de fuerte imprenta social, y quien mejor que alguien de un linaje real. Por qué dudo sinceramente que los godos que se le sumaron, se quisieran añadir a la rebelión que encabezaría un jefe de una tribu astur, además de que estos no serían tan cultos como los otros. Y por último una pregunta; ¿era Don Pedro, Duque de Cantabria, de linaje real, es decir si era descendiente de Ervigio (Rey Fracasado) o de Leovigildo (Gran Rey de Hispania)? Gracias y un Saludo a tod@s los forofos de la historia

  16. #16 Rexhispaniae 29 de mar. 2007

    Hola de nuevo a tod@s los aquí presentes. Primeramente me satisface saber que no soy el único que piensa que Don Pelayo es godo, gracias por saber que hay gente que coincide conmigo; gracias por tu apoyo Invictus82. Pero es que es esto lo que pienso en definitiva, que nadie que no fuera godo pudiera alcanzar un puesto de tanta importancia y categoría dentro de la Monarquía goda de Toledo. Los puestos más altos dentro de la aristocracia palatina eran los Condes, no como los entendemos hoy en día en forma de título, sino que eran cargos públicos que posteriormente los miembros de las familias nobiliarias y de las altas esferas de la sociedad comenzaron a patrimonializar y a apoderarse de dichos cargos trasladándolos al ámbito familiar. Estos condes eran los del Fisco, justicia, el de Toledo y todo eso, y digamos que estaba dentro de estos Condes, como cargos públicos el de los Condes Esteparios, que eran según algunos caso del libro de Juan Antonio Cebrián "La Aventura de los Godos", el cargo más destacado e importante tras el del Rey, puesto que ellos eran los encargados de ser los custodios de la vida del soberano. Además por si nadie lo recuerda en el III o IV Concilio de Toledo, se dice que los únicos que pueden ocupar el cargo de rey son los que sean de origen godo, de familia noble y que además no hayan sido tonsurados o decalvados. Por lo tanto, el cargo de Conde Estepario ha de ser ocupado por un noble godo de alto rango, no creo que pueda ser desempeñado por un astur, cántabro o hispano. Sabemos también que los nobles de las familias de origen romana también podían ocupar dichos cargos, porque también hemos de reconocer que los cargos eclesiásticos de alto rango, son desempeñados por nobles o miembros de la aristocracia, caso de Isidoro de Sevilla o de su hermano Leandro. Pienso que por estos motivos Don Pelayo sea de origen noble y godo, frente a la actual y obstinada creencia de que éste no es godo, sino un simple jefe de tribu. Además dudo mucho de que los godos e hispanorromanos que huyeron en su momento a las tierras del norte apoyando su causa se fueran a aliar con unos jefes tribales. Que conste que no menosprecio las otras teorías y defiendo esta causa. Por último respondanme a la pregunta que les formule antes, porque de verdad que come mucho la duda. ¿Es Don Pedro, Duque de Cantabria y de quien descienden los Reyes de España y no de Don Pelayo, de origen real? ¿En ese caso de quien puede ser más descendiente de Ervigio (Rey Fracasado) o de Leovigildo (Gran Rey Godo de Hispania)? Por favor contestenme. Gracias a tod@s por amar la historia, saludos y nos vemos pronto.

  17. #17 Rexhispaniae 30 de mar. 2007

    Hola a todos los aquí presentes. En primer lugar, quiero pedir por mi tremendo error ortográfico al haber escrito "Estepario" en lugar de "Conde Espatario". Gracias por la corrección Invictus82, pero las buyas para escribir son muy malas consejeras. Contestando a tu pregunta de Cebrián, decirte que solamente lo he ojeado, y no parece tan malo, pero está dedicado al público en general, no es tan conciso como Orlandis o Luís García Moreno. Quería hacer unas breves incisiones que el otro día me dejé sin incluir en mi teoría de por qué Don Pelayo era godo y no un simple astur. Hay gente que desprestigía a Don Pelayo, o sea que no es godo, por el hecho de que su nombre no es germánico. Vale ahí podemos estar de acuerdo con ellos, porque su nombre es claramente latino. Mas nuestro camarada histórico Diviciaco con todo el acierto del mundo nos recuerda que el padre de Don Pelayo o el hijo de éste, Fáfila o Favila, como queramos llamarlo es un nombre de origen godo o germánico, algo que como bien indicó se olvida o parece que se quiere omitir para descartar su origen godo y así desprestigiar a la historiografía española. La gente parece decir que por el hecho de llevar ese nombre latino, su origen godo queda en entredicho; pero parece ser que vamos a tener que bucear en el mar de la historia para recordar que también godos con nombres latinos, el ejemplo más claro lo encontramos con Ataulfo, sucesor del Gran Alarico. Si recordamos bien este rey de los visigodos, Ataulfo de la dinastía baltinfa, se casó con Gala Placidia, quien era hija del emperador romano Teodosio el "Grande", que era hispano; se casó con éste y tuvo un hijo que si mal no recuerdo se llamó Teodosio en memoria de su abuelo, y aunque murió al poco de nacer a los pocos meses, en su persona en un futuro, este joven pudó haber aunado los destinos del Imperio Romano y de los Godos, pudiendo haber ocupado perfectamente el solio imperial si la muerte no se llega a haber cruzado en su camino. Creo que éste era el sueño de Ataulfo, el de unificar el destino de ambos pueblos que, además, se pudo haber materializado si su hijo hubiera sobrevivido,el cual llevaba un nombre latino "Teodosio", así que no entiendo esa disyuntiva que tanto se plantea de que un godo no pudiera llevar un nombre latino. Admitó mi error de ortografía de lo del Conde Espatario, pero sigo defendiendo las consignas que anteriormente planteé en su momento, cuando dije que nadie que no fuera godo o de un cierto origen noble fuera el que ocupará el cargo de "Jefe de la Guardia Real". Además, Don Pelayo era miembro del Aula Regia, por lo que debía de ser un fideles regis, tal y como eran esos magnates y miembros de la nobleza que mantenían un relación clientelar y privada con el soberana sentando en la Hispania Visigoda las bases del futuro protofeudal que posteriormente se desarrollará en la edad media con los reinos cristianos del norte. Una pregunta solamente; ¿Era Pedro de Cantabría, descendiente de quién, de Ervigio, el rey que descendía de los griegos y que sumió a Hispania en una crisis, o de Leovigildo como apuntan otros? Posdata: Yo ya sabía que la línea dinástica de Don Pelayo se termina con Alfonso II el Casto, y que la que se mantiene con Alfonso I el Católico es la rama de Don Pedro, Duque de Cantabria. Gracias y un Saludo. "Sólo sé que no sé nada" Sócrates.

  18. #18 Paco Adarve 09 de abr. 2007

    Diviciaco dice: "Además estos reyes se denominaban con cierta frecuencia reyes de los cristianos y siervos de Dios dejando muy claro el antagonismo ideológico con la Hispania musulmana." Hace ya tiempo que leí las primeras crónicas asturianas por lo que escribo esto, sin tener absoluta certeza. Si mal no recuerdo las primeras crónicas se referían al Reino de Asturias más como reino de los cristianos que como reino de los astures. Es más, a pesar de lo que afirma Diviciaco, sobre el "claro antagonismo ideológico con la Hispania musulmana" creo que esa interpretación no es correcta sino que las crónicas remarcan lo de "reino de los cristianos" no en contraposición a los musulmanes, sino mas bien a la población astur autóctona no cristianizada todavía. Sobre lo del origen latino del nombre de Pelayo (Pelagius) os doy un dato. En el norte de Burgos hay una pequeña iglesia del siglo IX que tiene una inscripción del cantero que dice: "yo soy pelagius de Córdoba". En latín claro. Sobre un término que aquí, en un foro sobre historia, se utiliza sin ningún rubor, quisiera que me aclararan a qué se refieren los que utilizan el término "reconquista" referido a lo de Pelayo y sucesores. No creo que este término, que es más ideológico que histórico, deba seguir usándose de una manera científica, a no ser que los que lo usan mantengan la teoría de que todos los reinos cristianos que se formaron en la alta Edad Media sean la continuación del Reino Visigodo de Toledo. (otra discusión -quizás para otro debate- sería el supuesto antagonismo entre reinos cristianos y musulmanes peninsulares en estos primeros momentos de su formación)

  19. #19 diviciaco 09 de abr. 2007

    Me temo que recuerdas muy mal, entonces Paco: Son precisamente las primeras crónicas las que hablan del nacimiento por la divina providencia del Asturorum Regnum como la C. Albeldense y como la C. Rotense donde los astures se dan un rey: Qui per omnes Astores mandatum dirigens, in unum colecti sunt et sibi Pelagium principem elegerunt Pero anteriores aún a estas primeras crónicas está el Testamentum Regis Adefonsi una donación de Alfonso II donde menciona a su bisabuelo Pelayo y al pueblo calificado claramente como cristiano y astur: De esta peste libraste con tu diestra, Cristo, a tu siervo Pelayo, el cual fué elevado al rango de príncipe y luchando victoriosamente abatió a los enemigos y defendió, vencedor, al pueblo cristiano y astur dándoles gloria. Cita en la que, además, se expresa muy claramente el bélico antagonismo con la Hispania musulmana. El término Reconquista es posible que no sea muy apropiado para describir la acción de Pelayo, ni siquiera la de los reyes hasta Alfonso II, pero muy posiblemente fuese perfectamente reconocido y aceptado en los tiempos de Alfonso III, en su corte llena de mozárabes impregnados de ideología providencialista. Con respecto al origen de Pelayo te remito a mi mensaje del 23/03/2007 a las 10:27:52

  20. #20 Rexhispaniae 10 de abr. 2007

    Hola a todos los aquí presentes: Quisiera contestar a Paco Adarve, cuando dice que el nombre de Pelayo es latino, por lo que él deduce que éste era latino. Yo pienso que el hecho en si de que Don Pelayo tenga un nombre latino no ha de suponer un ápice de oposición para que éste fuera de origen godo. Ya lo explique el otro día que hubo hijo de godos que tenían nombres latinos. El caso más claro es el del matrimonio de Ataulfo con Gala Placidia, hija de Teodosio ,último gran emperador de Roma, y hermana de Honorio y Arcadio. Ambos tuvieron un hijo de nombre Teodosio como su abuelo el emperador. Ese pequeño niño tenía ante si un destino glorioso, puesto que podía aunar en sus manos a los feroces godos y a los romanos como nieto del emperador. Si te das cuenta es un godo/romano con nombre latino y no por ello deja de ser godo. Ya lo apuntó en su momento nuestro camarada Diviciaco que el nombre de Fávila es godo algo que también se quiere olvidar o se quiere omitir. La evidencia es la evidencia y parece ser que se pretende dinamitar. Gracias y un Saludos a todos Rexhispaniae

  21. Hay 20 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba