Autor: Servan
miércoles, 21 de marzo de 2007
Sección: Artículos generales
Información publicada por: Servan


Mostrado 10.549 veces.


Ir a los comentarios

Inmigraciones americanas y tuberculosis

Esto debiera ser propiamente una pregunta y no un artículo, pero dada su extensión me pareció más prudente presentarlo así. La TBC, la defensa inmune a la tisis, así como la tolerancia a la lactosa, se asocian a la domesticación bovina.. Sin duda la población americana sufrió el contacto con la TBC durante la conquista. Hasta el día de hoy un apellido indígena o rasgos fenotípicos, me parecen razón suficiente para solicitar investigación de TBC; hay una respuesta inmunitaria deficiente al m. tuberculoso. Sabemos que micobacterios se encontraban en rebaños de bóvidos salvajes (bisontes) y numerosos autores señalan el mal de Pott (que se manifiesta en 1% de las tisis), ya sea en restos óseos prehispánicos, o en motivos de alfarería precolombina. Lombardi y García encuentran mal de Pott en 0.5% de las momias de Chungará. La representación de jorobados es frecuente en América, en relaciòn al viejo dios del fuego y del dios atmosférico. Quizá se atribuía la deformación a la acción del rayo. Muchos cerros americanos se llaman Corcovado. Hasta el día de hoy en Chile se adjudica a los gibosos el dar buena suerte en el juego (ignoro si ocurre lo mismo en España). Estos dioses jorobados dispensan la fortuna y dan suerte en el amor. Son semejantes al Bes fálico egipcio. Sin embargo tengo una duda. ¿Pueden restos óseos ser patognomónicos de tisis? Las lesiones del mal de Pott son semejantes a las producidas por otros agentes patógenos, así como metástasis neoplásicas. Salo describe una momia con segmentos de DNA de m. tuberculoso (1994), discutido por Stead. Tengo la duda de qué tipo de micobacterias hubo en América precolombina, m. avis, bovis, etc. Las modernas tecnologías permiten decodificar el genoma de las micobacterias, incluyendo el BCG. Si hubiesen existido en América precolombina cepas semejantes a las eurasiáticas, podría uno suponer inmigraciones eurasiáticas en los últimos 8 000 años, que hubiesen llegado v. gr. con las lenguas dené.


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Onnega 21 de mar. 2007

    Servan, te he mirado en Paleopatología, de Domingo Campillo, Barcelona, Fundación Uriach, 1993, 2 vol., tomo I, pg. 81-4. TUBERCULOSIS La enfermedad no deja lesiones óseas patognomónicas. Se adjunta un esquema comparativo diferencial entre las lesiones sifilíticas, tuberculosas y neoplásicas (metástasis) a nivel del cráneo, observándose semejanzas en las lesiones producidas por las tres enfermedades: enjambre de orificios, cavitación superficial y perforación prácticamente idénticas. “Solamente en algunos casos el diagnóstico puede considerarse como bastante verosímil. Al igual que ocurría con la lúes, también se ha discutido su presencia en la América precolombina […] estudios recientes (Buikstra) demuestran la presencia de la forma osteoarticular en América, e incluso la presencia del bacilo de Kock en granulomas pulmonares en momias peruanas (Allison). El mayor auge de la enfermedad después de la colonización hispana, posiblemente fue secundario a la pobreza, al hacinamiento en las ciudades y a las míseras condiciones en que vivían los amerindios y los esclavos. Con respecto a la antigüedad de la enfermedad también se observan notables discrepancias. Así Sladen creyó ver tuberculosis vertebral en un dinosaurio. Snure en la pelvis de un Smilodon Californicus y Walther en un Ursus Spelaeus. Pero los casos de Sladen y Snure no han sido aceptados y el de ursus es acogido con muchas reservas. Se ha pensado que el mal de Pott habría sido frecuente en el hombre por la existencia de figuritas con cifosis dorsal, pero si bien en algunas de ellas la cifosis parece muy evidente, en otras la pretendida “giba” incluso podría ser una mochila. Se debe señalar además que no es la tuberculosis ósea la causa exclusiva de las jorobas. El caso más antiguo sería de época neolítica, estudiado por Paul Bartels en 1907. En este caso aparece la alteración de las vértebras dorsales D3 a D6 con sinostosis de D4 y D5. Pertenecientes a épocas más recientes se han descrito casos en Dinamarca, Francia, Egipto, etc., estando también presente en Hispanoamérica, si bien hemos de destacar que los diagnósticos plenamente verosímiles no son muchos y que, en algunos casos, las lesiones no son vertebrales y afectan a otras articulaciones, como la rodilla o la cadera. Por nuestra parte hemos tenido la oportunidad de estudiar cuatro casos de tuberculosis osteoarticular, todos ellos de época medieval, que se corresponderían a una esPina ventosa, un mal de Pott, una gonartria tuberculosa y una osteítis costal. Todos ellos corresponden a pequeños núcleos de población rural, y probablemente la transmisión habría sido por la ingesta de leche vacuna contaminada por el Mycobacterium tuberculosis bovis, que según los trabajos de Sutherland, suele ser el responsable de la mayoría de las formas osteoarticulares”. -Allison MJ y Gerszten E: Paleopathology in South American mummies. Richmond, University of Virginia, 1982. -Campillo D: Journal of Paleopathology, 1989, 3(1), pg. 7-14. Es donde estudia los casos españoles de la necrópolis medieval de Santa Eulalia de Riuprimer. Saludos

  2. #2 Servan 21 de mar. 2007

    Onnega: el tema tiene ciertas dificultades. El daño de la tuberculosis es más secundario a la hiperergia que a la acción del bacilo, que carece de toxinas. En mi experiencia las razas americanas tienen menor inmunidad para la tisis, independiente de sus condiciones higiénicas y alimentarias, lo que contradiría la suposición de una alta prevalencia precolombina; es la oPinión de muchos médicos latinoamericanos, pero supongo que es materia discutible.

  3. #3 sansueña 24 de mar. 2007

    mejor: CIFOSIS Se puede tener cifosis y.. padecer otras patologías añadidas... más o menos graves, o no... y duele .....!! Encorvadura de la espalda; Enfermedad de Scheuermann; Postura jorobada; Cifosis postural. Es la curvatura de la columna que produce un arqueamiento de la espalda, llevando a que se presente una postura jorobada o agachada. La cifosis es una deformidad de la columna que puede resultar de un trauma, problemas en el desarrollo o una enfermedad degenerativa. Esta condición puede ocurrir a cualquier edad, aunque es rara en el momento del nacimiento. La cifosis adolescente, también conocida como enfermedad de Scheuermann, puede ser producto de la separación de varias vértebras (huesos de la columna)consecutivas y se desconoce la causa. En los adultos, la cifosis se puede dar como resultado de fracturas osteoporóticas por compresión (fracturas causadas por osteoporosis), enfermedades degenerativas como la artritis, o espondilolistesis (deslizamiento de una vértebra hacia adelante sobre otra vértebra). Hay otras causas para la cifosis como: Infección (tuberculosis) Neurofibromatosis Trastornos del tejido conectivodistrofia muscular EsPina bífida (deformidad congénita con formación incompleta de una parte de la columna) Degeneración de los discos Ciertas enfermedades endocrinas Enfermedad de Paget Polio Tumores La cifosis también se puede presentar asociada con la escoliosis (una curvatura anormal hacia los lados de la columna que se ve en niños y adolescentes). Los factores de riesgo de esta condición están relacionados con sus causas.

  4. #4 Aga 26 de mar. 2007

    La mayoría de la población de origen europeo conserva en la edad adulta la capacidad de digerir la lactosa. Esta capacidad se pierde normalmente una vez superada la infancia, sólo la población de origen europeo conserva la capacidad de digerir la leche sin molestas consecuencias. El resto de la población mundial no tiene esta capacidad, a pesar de haber domesticado el ganado vacuno y otros como los renos antes que los europeos. Los masai tienen intolerancia a la lactosa. Esta tolerancia/intolerancia permanece inalterada en los países a donde emigran estas poblaciones. Los individuos de origen aftricanos, amerindios y asiáticos siguen teniendo inoterancia a la lactosa en mayor medida que los de origen europeo en USA o en Australia. La domesticación de animales y el consumo de leche no explican por que unos toleran mejor que otros, ya que se supone que en determinadas zonas de Asia-Oriente próximo se domesticó a los animales mucho antes que en Europa. http://www.emedicine.com/med/topic3429.htm Lactose intolerance is a common disorder and is due to the inability to digest lactose into its constituents, glucose and galactose, secondary to low levels of lactase enzyme in the brush border of the duodenum. Lactase deficiency is the most common form of disaccharidase deficiency. Enzyme levels are highest shortly after birth and decline with aging, despite a continued intake of lactose. Within the animal world, nonhuman mammals usually lose the ability to digest lactose as they reach adulthood. Some populations of the human species, including those of Asian, South American, and African descent, have a propensity for develoPing lactase deficiency. By contrast, races descended from northern Europe or from the northwestern Indian subcontinent are likely to retain the ability to absorb lactose into adulthood. ........ In the US: The prevalence of primary lactose intolerance varies according to race. As many as 25% of the white population (prevalence in those from southern European roots) is estimated to have lactose intolerance, while among black, Native American, and Asian American populations, prevalence is estimated at 75-90%.

  5. Hay 4 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba