Autor: p.arizabalo
martes, 25 de septiembre de 2007
Sección: Artículos generales
Información publicada por: p.arizabalo


Mostrado 20.252 veces.


Ir a los comentarios

Una semana decisiva en el Reino de Navarra

UTRIMQUE RODITUR: "por todas partes me roen" lema del escudo de Carlos de Viana, con el dibujo de dos lebreles royendo un hueso, uno por cada lado

 

Año 1512. Antes de atacar Francia lleva Fernando el Católico preparándose desde 1511, con intención de hacerse con el pequeño reino de Navarra. Para ello detiene en Guipúzcoa el ejército que debía enviar a la Guyena. Dicho ejército se componía de 1.000 soldados bajo el patrocinio del rey; 2.500 jinetes, 6.000 infantes y 20 cañones. En la caballería estaba la flor y nata de la nobleza de España. Los infantes, muy bravos, con los Tercios viejos de Gonzalo de Córdoba también, bajo el mando de los curtidos generales Villaba y Rengifo. Diego de Vera, experimentado en las luchas de Italia, tenía a su mando la artillería, y al mando de todos ellos el Duque de Alba elegido en la anterior primavera. En total 9.000 soldados bien entrenados, a los que inmediatamente se sumarán soldados guipuzcoanos, aragoneses y castellanos. Para ello el Arzobispo de Zaragoza Alfonso de Aragón, hijo bastardo de Fernando y él mismo padre de otro Obispo, hace un llamamiento a los poderosos de Aragón y Castilla, y, para la contienda, paga de su bolsillo la guarnición de todos los castillos de la frontera. En las Juntas de Monzón consigue 200 lanceros y 300 jinetes avezados.

En los primeros días de agosto, contaba Fernando con un ejército de 17000 soldados, más que suficiente para hacer frente a las escasas fuerzas de Navarra. No había dificultad para hacerse con el viejo reino. El 17 de julio 1512, Fernando da por rotos los tratados que se vienen negociando en Burgos, diciéndole al mariscal don Pedro de Navarra “lo que no deis de grado, será tomado por la fuerza". Inmediatamente ordena al Duque de Alba atacar Navarra. A los dos días, Julio 19, deja el ejército Salvatierra de Alava. El 21 están en la frontera Navarra y se introducen por la Sakana, con el desterrado Luis de Beaumont, conde de Lerín, al frente. Cogidos por sorpresa, no hay fuerza que pueda oponerse. Juan de Albret, rey de Navarra, atemorizado, mientras él se queda en Pamplona para preparar la resistencia, envía en desenfrenada huida al Bearn a la reina Catalina con el Príncipe de Viana y sus otros hijos, y pide 500 soldados a Tudela. Agotado por la rápida huída morirá Francisco, su tercer hijo, en los puertos pirenaicos. El 21 al anochecer acampa el ejército en Etxarri-Aranaz. El 22 al anochecer lo hacen en Huarte-Arakil. Allí les tenían que hacer frente un grupo de roncaleses, pero estos, ante la apabullante superioridad, retroceden para guardar el puerto de Oskia (la actitud de los roncaleses siempre será ejemplar, fieles a la Corona legítima navarra). La siguiente noche están a diez kilómetros de Pamplona. Teniendo tan cerca al enemigo y temiendo, por la traición de los Beaumonteses, caer en sus manos, el rey deja Pamplona y huye a Francia con la promesa al Parlamento de regresar cuanto antes con fuerzas de socorro francesas. El 23 al anochecer, acusado, por otra parte, alevosamente de haber cometido pecado de excomunión -una malévola intriga urdida por Fernando-, huye de Pamplona hacia Sangüesa, sabiendo el peligro, toma hacia Lumbier y de allí a su Bearn atravesando los puertos pirenaicos. El ejército de Tudela se mueve hacia Tafalla bajo la dirección de Gonzalo de Mirafuentes, y al saber que el rey ha dejado Pamplona, marcha hacia Lumbier en espera de órdenes. Al huir a Francia el rey, Pamplona se rendirá. El 24 de julio al amanecer llegan a Arazuri. Un mensajero del de Alba exige la rendición, con la promesa de que respetarán los fueros o ley vieja. El Parlamento solicita tiempo para dar una respuesta con la esperanza de que regrese Albret con fuerzas francesas, pero Alba, en cólera, les responde que como vencedores pondrán las condiciones, ordenando avanzar a la infantería, protegiéndola por la derecha la caballería y por la izquierda la artillería. En medio Luis de Beaumont y Antonio Acuña, Obispo de Zamora. Pasa la infantería el puente del Arga y se detiene en la campa de La Taconera. Aparece el Duque de Alba en su yegua blanca, con su coraza dorada, capa de seda escarlata. A la tarde cuatro mandatarios navarros se acercan al cuartel general para negociar las condiciones de la rendición. A la mañana siguiente, Santiago, se firma la capitulación, un ejército extranjero desfila por las calles de Pamplona.

Julio 31, año 1512, Fernando publica un documento al parecer lleno de falsedades. Setiembre 21, año 1512, todo el sur de Navarra queda sometido.

 -------------

-


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Apophanta 08 de feb. 2007

    En verdad, no sé quién es usted, p.arizabalo, pero he simpatizado tan lisa y llanamente con usted que la conciencia no me dejaría, es decir, yo no me dejaría a mí mismo en paz, si no expresara aquí, que, sin ser yo mismo navarro, sino vizcaíno de origen, usted me ha tocado, afectado, removido, con su simple y "patética" enunciación de los hechos, a tal punto que me atrevo a invitar a los nobles druidas a explayarse a sus anchas a propósito de Navarra, y su sino.

  2. #2 QUICO 08 de feb. 2007

    Releete lo escrito y quizás interpretes correstamente lo de "entre todos hacemos grande a nuestra tierra, todos". No hago distinciones, ni muchísimo menos de orígenes, estoy generalizando, estoy hablando de la humanidad, del ser humano, compruebo apenado que se ha abierto un debate esteril. Por cierto, tu "participación" se ha limitado a este debate, a nada mas, no te recuerdo anteriormente a menos que hayas utilizado otro "nick". La subjetividad a veces se induce como información é interpretación sesgada de un texto, en cambio he sido claramente objetivo y he definido con absoluta transparencia lo que he creido debe ser una lectura imparcial de unos hechos y una época. Lamento no compartir tus ideas, pero me apena comprobar que la subjetividad y la razón suprema es moneda habitual de cambio. Si eres docto en la materia, la humildad debería ser tu bandera, y el espíritu didáctico tu razón. Por otra parte "errare humanum est", hace muchos años que estudié latin, lo tengo apolilladísimo y aunque soy "aficionadillo" a las letras me dedico profesionalmente a las ciencias, y sinceramente el poco tiempo libre que tengo lo dedico a muchas cosas entre otras a leer y releer libros ó libracos de historia, aunque a algunos les parezcan libelos. Te deseo que tu tambien tengas un buen día.

  3. #3 kukuxumusu 08 de feb. 2007

    Quico, He dicho ADIOS. Estoy cansada de tu victimismo, de tus generalidades y de que quien ha entrado en este debate como un elefante en cacharrería, denostando a quien publicara el artículo, aparezca luego como la víctima de la historieta. Ya vale. No tengo ni ganas ni tiempo que perder contigo. +++ +++ +++ Lo de la hipotética amenaza de la alianza navarro-francesa está muy bien, porque es efectivamente lo que se adujo “en privado” (no en público) como casus belli. Sin embargo, parece ser que no era del todo cierto. Recomiendo la lectura, por ejemplo, de: Navarra en el pensamiento y actuación política de los reyes Juan III y Catalina I (1483 – 1517). http://www.nabarralde.com/dok/gaiak/historia/Navarra%201483%20-%201517.pdf O de cualquier cosa de Jimeno Jurío. Extraído del artículo citado: “El acercamiento cada vez más estrecho con la Corona de Castilla desde 1500 y la profunda enemistad con la Corona de Francia desde ese momento. La elaboración de tratados de amistad en los años 1494, 1495, 1500 y 1504 entre las partes Navarra-Bearne y Castilla- Aragón. El acuerdo matrimonial de 1504 con los Reyes Católicos. La inexistencia de proyecto alguno de matrimonio entre príncipes de Navarra y personas de origen francés desde el comienzo del siglo XVI. El tratado de amistad con el rey Felipe el Hermoso (Felipe I de Castilla) en 1506, que concedía a los reyes de Navarra el pleno control de su reino y significaba el fin de la intervención de los reyes de Castilla en los temas internos de Navarra. La profunda enemistad y situación de guerra jurídica entre los reyes de Francia y de Navarra desde 1507, llegándose entre 1510-1512 al borde del conflicto armado. La permanencia de los reyes de Navarra bajo la protección de Maximiliano de Austria en los años de una estrecha alianza entre Luis XII y Fernando el Católico, cuando el peligro de pérdida de los territorios tradicionales de la Casa Foix-Bearne pareció inminente en diversos momentos. El nacimiento de la práctica totalidad de los príncipes; principalmente en Navarra y de manera más secundaria en Bearne. El proyecto de creación de una provincia eclesiástica conformada por Navarra y Bearne, etc. Por tanto, la imputación de una supuesta predilección de Juan y Catalina por los territorios tradicionales de la Casa de Foix-Bearne como ha mantenido de una manera extraordinariamente lapidaria parte de una historiografía tradicional española que ha carecido durante siglos del rigor y método científico exigibles, y que se ha basado curiosamente, en una no menos extraordinaria escasez de estudios (hasta el punto de no haber elaborado monografía alguna sobre la figura de los reyes Juan III y Catalina I), que en términos generales han abordado la mentalidad y actuación política de aquellos soberanos de una manera superficial y puntual, responde más bien a razones de oportunidad política que a un rigor histórico, al tratar de darse una solución en exceso simplista, a la que se oponen, por una parte multitud de datos expuestos en este estudio (como los citados previamente, que complementan teorías expuestas anteriormente por un nutrido número de historiadores europeos), y por otra, las complejas relaciones políticas internacionales de aquella determinante época de profundos cambios, que avanzaba hacia el asentamiento de lo que conocemos en la actualidad como Edad Moderna, junto al carácter codicioso de los soberanos del momento, ¡y los reyes de Navarra no fueron una excepción!.”

  4. #4 QUICO 09 de feb. 2007

    Perdón a todos, no es ni era mi intención polemizar, disculpadme una vez más. El enfrentamiento entre el Católico y la Generalitat, viene a cuento del reconocimiento de Carlos de Viana y no de Ferrán II (Vivía en Vilafranca y tengo casa en el Pallars), fué la guerra de remensa y actualmente y por parte de historiadores nada sospechosos de antinacinalistas, están revisando la historia oficial y realmente se está haciendo un esfuerzo muy grande, pero al grano, al parecer las cosas no son como las han contado hasta ahora, y la generalitat de la época jugó con varias ases en la manga, ora con el Navarro, ora con el Francés y finalmente con Ferrán, en suma, que los poderosos siempre arrimaron el ascua a su sardina, solo uno de ellos siguió fiel a sus ideas y las defendió, otra cosa es quién llevaba la razón, este fué Hug Roger III conde del Pallars, último conde del Pallars, con capital en Sort y en tiempos en Tremp, Valencia d´Aneu. Fué el último feudal que se resistió al cambio renacentista, a los nuevos vientos que campaban por la vieja Europa, luchó para defeder sus PRIVILEGIOS CON MAYÚSCULA frente al aglutinador futuro rey católico, gran diplomático, pactaron dos veces y las dos veces rompió el pacto Hug Roger III (no Roger Pallarés) último conde independiente del Pallars que no quería rendirle pleitesia y se encerró en sus valles sembrando el terror y la rapiña después de perder la guerra, hasta luchó bajo bandera francesa en Italia, hasta que Ferrán lo apresó y murió en la prisión del castillo de Xátiva. Sus "remensas" no guardan buen recuerdo de él, y la historia está revisando la verdad del legado. Incluso se ha editado un comic en el Pallars, para reflexionar. En suma que para gustos, colores. Y sin ánimo de crear polémica, aclaro lo de mi pregunta de Xavier, sé que está en Navarra, pero lo preguntaba porque me sorprendió la afirmación de San Francisco Javier. "Vizcaino de Linaje (vasco) y lengua y Navarro de nación", por eso lo preguntaba, no por nada más, solo por desconocimiento del arbol genealógico del santo y de sus orígenes. Por el resto, he aprendido mucho de todos, sin excepción, gracias de nuevo y disculpad si he cometido algún desliz (que los he cometido) y nunca, repito, nunca he pretendido ni crear polémicas ni faltar al respeto. Gracias de nuevo.

  5. #5 Cogorzota 10 de feb. 2007

    En el barrio de Bozate de Arizkun, junto a la torre medieval del linaje de Pedro de Ursúa, el marañón de la Jornada de Omagua y Dorado, al que Lope de Aguirre antes de matarlo le dijo: "Tú te callas, que no eres vasco ni navarro, eres casi francés" queda, cada vez más desvanecido, el recuerdo sombrío de los agotes –cuyo delito, injusto donde los haya, escribía Baroja en La leyenda de Juan de Alzate, era el haber nacido en la casa donde habían nacido y no en la de al lado–, raza o etnia misteriosa para casi todos los que se han ocupado del estudio de sus orígenes, aunque la conjetura más admitida es la de que se trataban de albigenses huídos. El asunto le sirvió a Urabayen para escribir su mejor novela: El barrio maldito. También los contrabandistas nutrieron algunas páginas novelescas y muy líricas del mismo Urabayen, en Los centauros del Pirineo. Pero lo cierto es que por este valle navarro pasaron toda clase de mercaderías, algunas inverosímiles, para una época de fronteras cerradas, gran escasez y penuria económica, y las andanzas de los contrabandistas nutrieron un prolijo anecdotario de chascarrillos y sombras. Ahora todo eso son historias, las historias menudas del valle, sus leyendas, las que es mejor escuchar al arrimo de las sobremesas, en el rincón del fuego. Vayan y vean, porque el Baztán no defrauda. http://www.elmundo.es/motor/2000/MV149/MV149baztan.html

  6. Hay 5 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba