Autor: Servan
jueves, 01 de febrero de 2007
Sección: Artículos generales
Información publicada por: Servan


Mostrado 20.626 veces.


Ir a los comentarios

Genealogías indianas: los Lísperguer.

- Bartolomé Flores: Alemán, hijo de Juan Blumen y Agueda Weltzer (Nuremberg). ¿Será Blumen un apellido judío? Es el mismo de Roger de Flor. Enriquecido en el Perú, Flores fué uno de los financistas de la expedición de Don Pedro de Valdivia, a quién le prestó 12 000 pesos oro con este objetivo. Llegó a Chile con 30 yanaconas, 2 negros esclavos y excelentes caballos. En una campeada Flores capturó a los hijos del cacique de Talagante y tuvo la gentileza de devolverlos a su padre, quien le agradeció con tierras y con su propia hija, Doña Elvira de Talagante, de quién tuvo a Agueda Flores. Las extensas tierras de los Flores llegaban hasta el mar al oeste y a Cauquenes al sur. - Don Bartolomé de Talagante: Cacique por título del Inca, debe haber pertenecido a la nobleza incásica. Estas tierras riquísimas llegaban a Lonquén, Tango, San Bernardo, Melipilla y Llolleo (en la costa). - Pedro Lísperguer: Hijo del cónsul de Worms (?). Según Gay, el apellido era Leisperberg. Quizá de origen polaco germano, Lüschow. Con el tiempo los Lisperguer agregarían a su apellido el de Bittamberg, decíanse descendientes de los príncipes electores de Sajonia y timbraban su escudo con una cabeza de leopardo lampaseado. Fué Pedro Lísperguer paje de Carlos V y pasó al Perú como maestresala del Virrey Hurtado de Mendoza, a Chile al mando de una de las naves de Don García, hijo del Virrey (1557). Capitán de caballos ligeros en 1564. Casó en 1560 con la riquísima Agueda Flores. Según Roa, Pedro nació en Worms en 1535, hijo de Peter Birling y de Catalina Lissperg, hija de Rudolf Lissperg, consejero municipal en 1511. - Fué la primera amante de Don Pedro de Valdivia la famosa y aguerrida Inés Suárez, a quien desposara con Rodrigo de Quiroga (Gobernador del Reino); la segunda fué María de Encío, a quien casó con el rico encomendero Gonzalo de los Rios. Se dice que asesinó a su marido vertiendo azogue en sus oídos (como el padre de Hamlet). Su hijo Gonzalo de Los Rios casó con Catalina Lisperguer y Flores. "Fué esta doña Catalina mujer cruel, porque mató con azotes a una hija de su marido, y asímismo mató a un indio a quien pidió yerbas con que quiso envenenar el agua de la tinaja de que bebía el Gobernador "(Gob. Alonso de Ribera, según el Obispo Salcedo). Fueron ellos los padres de la famosa Quintrala, doña Catalina de los Rios y Lísperguer. El quintral es una plante saprófita de color rojo, como los cabellos de la hermosa y cruel doña Catalina. A los 20 años Catalina fué acusada de asesinar a su padre: "mató a su padre con veneno que le dió en un pollo, estando enfermo". "mató también doña Catalina a un caballero del hábito de San Juan, enviándole a llamar para tener mal trato con él aquella noche", de lo cual fué acusado un negro y ahorcado. "quiso matar por su persona a don Juan de la Fuente Loarte, maestre-escuela de esta Santa Iglesia y vicario general de este obispado, corriéndole con un cuchillo porque procuraba impedir sus liviandades" (Salcedo). Son innumerables los asesinatos y torturas atribuídos a la Quintrala, así como las brujerías que procuraba con una negra esclava. En su testamento pone: Item, sesenta pesos de a ocho reales que le pagué a María, mestiza, y a Agustín, indio, su marido, poeque se apartasen del derecho de la muerte de Melchora, china de siete años, su hija." Fué enjuiciada en 1660, pero los Lísperguer estaban emparentados con el oidor de Lima Blas de Torre y el oidor de Santiago, Solórzano de Velasco (cuya hija fué raptada por Pedro Lísperguer y Flores). Dice la tradición que la Quintrala tenía en su casa un Cristo, a quien mandó arrojar pues "no quería en su casa hombres que la mirasen de mala manera". - Juan Rodulfo Lísperguer, héroe y mártir de Boroa. -Catalina de Amasa y Lísperguer, llamada Santa Rosa del Mapocho. - Don Pedro el Pendenciero. Estaba la sociedad dividida entre el partido de los Lísperguer y el de los Mendoza. "Al salir de la misa de San Lorenzo, don Andrés Ximénez de Mendoza, desmontándose de su caballo en las gradas de la Catedral, arremetió espada en mano contra don Pedro Lísperguer, que salía del templo por la puerta del perdón, y allí se acuchillaron un rato como bravos hasta que los deudos de uno y otro, en número de más de 30, formaron tan sangriento torneo de espadas y de dagas cual jamás se viera antes en la monótona ciudad. Don Pedro fué herido de gravedad, pero en un momento dado y teniendo a sus pies al acometedor, que era ya anciano, díjole con lástima y desprecio aquellas palabras que hemos copiado del proceso: Levántate viejo, que yo no acostumbre matar a rendidos.(Vicuña). Emparentaron los Lísperguer con las más ricas y encumbradas familias de Chile y Perú; los Escobar, Irarrázaval, Covarrubias, Prado, Aguirre, Larrain. Con el paso del tiempo fueron perdiendo la fortuna y finalmente desapareció el apellido por via de varón. Bibliografía: B. Vicuña, Los Lísperguer y la Quintrala. Luis de Roa, El Reyno de Chile.


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


    No hay más información.
    ...0

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba