Autor: Sotero21
domingo, 21 de enero de 2007
Sección: Opinión
Información publicada por: Sotero21
Mostrado 34.008 veces.


Ir a los comentarios

Clima e Historia

Antón URIARTE | Geógrafo y experto en climatología y paleoclimatología «Un análisis histórico de los desastres climáticos no dice que el clima vaya a peor» Geógrafo, experto en climatología y paleoclimatología. Hoy apartado de la vida académica universitaria por razones de salud, es un referente dentro de quienes, los menos, se declaran escépticos con los desastres actuales y futuros que se achacan al calentamiento global. Defiende que ni los osos polares están en peligro de desaparición, ni el aumento de la temperatura media de la Tierra traerá ninguna desgracia. Autor del estudio ‘‘Historia del clima de la Tierra’’ (Gobierno de Lakua, 2003), mantiene una página web sobre el mismo tema (http://ho mepage.mac.com/uriarte) y un blog donde responde con datos en la mano a los ‘futurólogos’ del cambio climático (http:// antonuriarte.blogspot.com). Rechaza que se tilde de «negacionistas» a quienes, como él, discrepan de la corriente oficial sobre el calentamiento terrestre. El millón de ‘pinchazos’ que ha tenido su web le da ánimos para seguir con sus argumentos, los cuales no le importa divulgar en entrevistas o conferencias, o enfrentarlos dialécticamente con quienes piensan diferente a él. ­Falta de agua, falta de nieve, temperaturas anormales, se dice, para estas fechas ¿Está detrás de esto el calentamiento global acelerado o nos estamos dejando arrastrar por la explicación más fácil? Puede que cuando esta entrevista se publique ocurra lo contrario y haya exceso de agua, exceso de nieve y temperaturas frígidas. Da lo mismo. Las preguntas serían las contrarias pero seguirían siendo pertinentes, ya que dada la histeria, todo se achaca al cambio climático. Incluso si no cambiase el clima de un año para otro se achacaría al «cambio climático». No, las temperaturas altas y la falta de agua en Euskadi no es debida al incremento del CO2 en el aire. Es debida a que estos meses por aquí ha soplado el viento sur con más frecuencia que de costumbre. Así ha tocado. En otros sitios les habrá soplado más del norte. Pero desde luego el CO2 no es el culpable. Además, la tendencia en los últimos quince años, 1990-2006, de la temperatura en Europa en los meses de diciembre, enero y febrero ha sido a la baja. ­Usted es un escéptico declarado respecto a los desastres que se achacan al cambio climático. ¿No hay nada de cierto en esos efectos tan desastrosos que se anuncian? Un análisis histórico de los desastres climáticos no ratifica esa idea de que el clima va a peor. Las continuas alarmas sobre inundaciones o ciclones tropicales no demuestran que se esté produciendo un cambio climático anormal en la historia del clima. Es mentira que la frecuencia de ciclones tropicales haya aumentado. Las víctimas del Katrina fueron bastantes menos que las habidas en Estados Unidos en otros ciclones que se produjeron cuando las emisiones de CO2 eran insignificantes; el de Galveston, en 1900, en el que murieron casi 8.000 personas, por poner un ejemplo. Y fuera del Atlántico, el de Bangladesh, en noviembre de 1970, con 500.000 víctimas, del que ni se sabe la categoría, pues no había ni satélite ni mediciones. Un país que, además, en 1974, cuando se hablaba del enfriamiento del clima, sufrió una hambruna que dejó más de un millón de víctimas. Y lo mismo ocurrió en el Sahel en aquella década. Más cerca, casi nadie se acuerda de la borrasca atlántica de febrero de 1953 que provocó la ruptura de los diques del Zuyder Zee e inundó el 70 % de Holanda, muriendo casi 2.000 personas. ­¿Estamos entonces ante una especie de conspiración internacional? No, esta idea del peligro del «cambio climático» no es una oculta conspiración internacional. Los escépticos no decimos eso. Al contrario, es una gran bola de nieve bien visible que crece y crece. Y es también, y cada vez más, un suculento asunto de dinero. Como no podía ser, hasta los bancos están cada vez más de lleno metidos en ello. Por poner un ejemplo, la firma financiera Goldman Sachs y uno de los principales bancos norteamericanos, Morgan Stanley, se han metido de lleno en el comercio mundial de esa nueva mercancía llamada CO2, que antes no tenía precio y que de repente tiene. Todo ello en Europa gracias al Protocolo de Kioto y en Estados Unidos a otros tratados particulares entre diversos estados, como el propugnado por el famoso líder ecologista californiano Arnold Schwarzenegger. Aquí, más cerca, he leído que el Banco Guipuzcoano lanza una inversión en parques solares, para inversionistas de gama media-alta, donde, según ellos mismos explican, por una ridícula cantidad de electricidad producida recibirán unas suculentas subvenciones. Mire usted quién está en el consejo de administración de la principal empresa española de paneles fotovoltaicos, Isofotón, y dígame si los apellidos no le suenan a los oligárquicos de toda la vida. ­Dicen que los polos son el termómetro de la Tierra y que desaparecerán en cuestión de décadas. ¿Se lo cree? Ni Groenlandia ni la Antártida han mostrado en las últimas décadas una tendencia general al deshielo. Groenlandia ha sufrido un par de años cálidos con deshielo en sus márgenes pero los datos oficiales indican que entre 1950 y el 2000 padeció un enfriamiento. En cuanto a la Antártida, hasta el propio IPCC indica que un calentamiento haría que allí aumentase el hielo porque las nieves serían más abundantes, debido a la mayor capacidad hídrica del aire, y compensaría un posible mayor deshielo veraniego. De todas formas, la Antártida no se ha calentado. En cuanto al hielo marino del Artico, que todos los años se descongela en verano más de un 60 % y se vuelve a recuperar en invierno, es cierto que parece sufrir una cierta tendencia a la baja. ¿Y qué? ¿Los osos polares? Desde que en 1973 se reguló su caza han pasado de 10.000 a 25.000. No en Nunavut, por cierto, donde los esquimales se permiten cazar unos 500 al año porque dicen que hay demasiados. ­Pero ¿hasta qué punto la mano del ser humano está afectando de forma negativa a nuestro clima? En un siglo hemos pasado de ser menos de 2.000 millones a más de 6.000 millones de humanos. Además, la esperanza de vida media se ha duplicado. Eso ha exigido ocupar nuevas tierras para labores agrícolas, multiplicar los regadíos, construir ciudades. En fin, hemos modificado una importante proporción de la superficie terrestre. Y para el que no lo sepa, el aire se calienta un poco desde arriba pero sobre todo desde abajo. El Sol calienta el suelo primero y luego el suelo, con radiaciones infrarrojas o con vapor de agua, calienta el aire. Si hemos modificado el piso es normal que algo hayamos influido en la temperatura del aire. Pero, probablemente, poco, porque también la intensidad del Sol cambia, y las corrientes oceánicas, y otros factores más, como los rayos cósmicos que afectan a la nubosidad, y cuya importancia desconocemos. ­Es más, usted defiende en su blog personal que el que la Tierra se caliente unos grados tampoco es tan nefasto. La Tierra siempre ha sido más verde y más húmeda cuando ha estado más caliente. En los tiempos glaciales los desiertos se expandían y las selvas se encogían. Es lógico, porque un aire más caliente es un aire que admite más humedad y el calor acelera el traspaso de humedad desde los océanos a los continentes. Por otra parte, una atmósfera con más CO2 es más fértil, ya que el CO2 está en la base de la fotosíntesis. De hecho, aunque suene a escándalo decirlo, el planeta, observado desde los satélites, cada vez está más verde, excepto en donde se talan bosques, claro. No es el clima el que desertiza algunas regiones, sino la tala; como no es el clima el que acaba con muchas especies, sino la pesca y la caza. Lo fácil y conveniente es echarle la culpa al CO2. La culpa de esta manera se difumina, se reparte. ­Entonces, lo de que el CO2 es el culpable de todos los males... El CO2 es un gas bueno, vital, tan importante para la vida terrestre como lo es el oxígeno. ­¿Considera su postura como escéptica o la calificaría de otra manera? Algunos, con ideas retorcidas y para hacernos callar, nos empiezan a llamar negacionistas, el término que se usa para nominar a los que niegan el Holocausto. Pero no, somos escépticos, y a mucha honra. El escepticismo, y un puntito de vanidad, es lo que, hasta no hace mucho, ha movido el espíritu científico. Ahora es el dinero y el cinismo lo que más lo mueve. ­¿Resulta difícil defender argumentos como los suyos frente a cientos de informes y documentos firmados por cientos o miles de científicos que afirman lo contrario? ¿Miles de científicos? ¿Cientos de informes? No exagere. Lo que hay es mucho silencio detrás de mucho ruido. ­¿Qué significa el Protocolo de Kioto para usted? Kioto es un eslogan aprovechado por los gobiernos de Francia, Reino Unido y Alemania para cargarse como fuente de energía global a la más barata, mejor repartida, menos monopolizada y más abundante: el carbón. De paso fastidian a los Estados Unidos, que de carbón andan sobradísimos. Más del 50% de la electricidad de Estados Unidos procede de centrales térmicas. ­A su juicio, ¿debemos hacer algo, entonces, para hacer frente a los efectos del calentamiento global? No va a haber tales cambios. A lo que nos vamos a tener que preparar es a la proliferación de la energía nuclear, con fábricas y depósitos de uranio enriquecido por todas partes, gracias al «cambio climático». - Destacan el rol de los bosques para combatir el cambio climatico El Derecho Forestal se ha ocupado históricamente sólo de la gestión de la propiedad de los montes como productores de aprovechamientos, con una limitada preocupación por otros factores, tales como la lucha contra la erosión, la propia conservación de la masa forestal o la protección de determinados espacios. Sin embargo, la creciente preocupación de los científicos y de la sociedad en general por los efectos del cambio climático ha impulsado a Miren Sarasibar a abordar los bosques desde otro punto de vista, y colocarlos en un lugar destacado en la lucha contra el calentamiento global de la Tierra. Doctora en Derecho por la Universidad Pública de Nafarroa, Miren Sarasibar (Eguaras, 1978) acaba de publicar un libro titulado “El Derecho Forestal ante el cambio climático: las funciones ambientales de los bosques”. En esta obra, la autora analiza el nuevo rol de los bosques, desde el punto de vista jurídico, como factor contribuyente a la reducción del cambio climático. Las funciones ambientales de los bosques han sido abordadas en los últimos años por la normativa internacional, y en concreto por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (1992), y el Protocolo de Kioto (1997). También la UE ha unido la política forestal con el cambio climático, impulsando medidas para hacer frente a este fenómeno. Estas cuestiones son desarrolladas en el libro de Miren Sarasibar, que también estudia las medidas que existen en el Derecho Forestal para aminorar las consecuencias del cambio climático, que no habían sido tratadas desde un punto de vista jurídico. Un principio básico que se formula ahora en el Derecho Forestal es el de «gestión forestal sostenible», del que se derivan importantes acciones que inciden en el cambio climático. Como aspecto relevante, la propia autora destaca la función de «sumidero» de CO2 de los bosques, «ya que supone aprovechar y sacar rendimiento a este recurso natural». El libro también estudia el aprovechamiento energético de los residuos forestales, o biomasa, como un tipo de energía renovable que puede considerarse como «un medio efectivo para operar contra el cambio climático», explica Miren Sarasibar.

Más informacióen en: http://www.gara.net/idatzia/20070120/art197925.php


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 joanzinho 22 de ene. 2007

    Cantabron, respecto a lo de Goenlandia como "tierra verde" mira lo que comenta la Wiki: Etimología En el año 982 el marino y explorador vikingo de origen noruego Erik Thorvaldsson (950-1001), llamado "Erik el Rojo", por el color de su pelo, navegó hacia el oeste de Noruega descubriendo una enorme isla la cual llamó en idioma danés "Grønland" (en español Groenlandia y en inglés Greenland), siendo su traducción al español «tierra verde», intentando de este modo dar una falsa imagen de fertilidad para atraer a los futuros colonos. Sin embargo, al llegar los colonos se encontraron con un clima gélido y hostil, si bien las condiciones climáticas eran mejores (más cálidas) en aquella época que en la actualidad. No creo que Goenlandia haya sido nunca "verde" (en tiempos históricos). Además tendría poco sentido que Erik, proviniendo de un pais lleno de pastos y bosques, se sorprendiera por un paisaje verde como para llamar a una nueva isla "Tierra verde".

  2. #2 Ramonmo 24 de ene. 2007

    Bueno, empiezo a no enterarme muy bien de qué va el tema. A ver si aclaro lo que quiero decir: Lo primero, que cambios climáticos ha habido siempre. Prueba: la diferencia entre lo que Groenlandia es hoy y lo que era cuando los islandeses llegaron a ella. Entonces las condiciones eran más benignas, hasta tal punto que permitieron el establecimiento de colonias. Esto está confirmado por las fuentes y la arqueología. Estas son las pruebas, nada subjetivas ni pintorescas. La prueba no es lo que dijera o dejara de decir Eirik el Rojo. Luego el clima se enfrió y las colonias se abandonaron. O sea, que se dio un cambio climático hacia un enfriamiento. En segundo lugar, es imposible estar seguro por ahora de que se esté dando un auténtico cambio climático: hacen falta series más largas de tiempo. El clima no es que nos parezca a nosotros que hace más frío o que hace más calor, o que tengamos un otoño más o menos lluvioso. El indicador del clima por excelencia es la vegetación. Por eso las variaciones del clima las estudia, entre otras ciencias, la palinología. El día que en Segovia haya encinas en lugar de pinos por encima de los 1.500 m es que ha habido un auténtico cambio climático. Ahora bien, existen indicios que nos hacen sospechar que es posible que se esté produciendo un cambio en el clima: temperaturas en general más altas, retroceso de los glaciares, etc., etc. Además, contamos con un posible mecanismo: el efecto invernadero causado por el aumento en la concentración de CO2 atmosférico. Pero lo bueno es que se han producido con toda seguridad otras oscilaciones climáticas en la historia sin que el CO2 de origen antrópico haya tenido que ver, ni tengamos mucha idea del mecanismo que las causó, lo que demuestra que sabemos muy poco de cómo funciona realmente todo esto. Aun así, dado que hay indicios, haríamos bien en hacerles algo de caso, estudiar con calma el asunto y tomar nuestras precauciones, no sea que nos pille luego con los pantalones bajados. Y, por de pronto, reducir las emisiones de CO2 es una buena idea por toda una serie de razones, haya cambio climático o no.

  3. #3 Sotero21 26 de ene. 2007

    Aprender de los indígenas supongo que será un elemento clave para la supervivencia en territorio hostil. Aunque los vikingos no fueron tan infelices en Sevilla, por ejemplo.Los que huyeron camino de Carmona y Morón después de que fueran masacrados en Tablada, se rindieron y convirtieron al islam, dedicándose a la agricultura y sobre todo a la ganadería, haciendo un queso tan reputado, que todavía existe en la actualidad. El queso de Sevilla puro tiene su origen el el "ost" danés. ¿Qué estación polar Zebra era esa en la Patagonia?

  4. #4 Uma 30 de ene. 2007

    Pero Sotero,también puedes leer cosas como estas "En el año 1988 el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente en cooperación con la Organización Meteorológica Mundial (OMM), establecieron el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) con la misión de analizar y evaluar el cambio climático, sus impactos potenciales, los métodos para adaptarse a los cambios y reducir las emisiones. En el año 1992 concluyeron las negociaciones y se creó la Convenio Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC1). En él se define al cambio climático como “un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana, actividad que altera la composición de la atmósfera global y que es adicional a la variabilidad natural del clima observada en un período de tiempo comparable”2. El último informe del IPCC3 publicado en abril del 2001 resalta que el promedio de la temperatura global en superficie durante el siglo XX aumentó 0,6 °C y que la cubierta de hielo y nieve decreció. Según el informe existen nuevas y contundentes evidencias de que la mayor parte del calentamiento observada en los últimos 50 años es atribuible a las actividades humanas. Esta influencia del hombre continuará cambiando la composición de la atmósfera en el siglo XXI. Así mismo, un reciente informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente sobre los impactos del cambio climático en Europa4 indica que la temperatura media en esta zona aumentó casi 1ºC durante el siglo pasado, habiendo sido la década de los 90 la más caliente, con récord en 1998 seguido de 2002 y 2003. De hecho, Europa se ha calentado más que la media global sufriendo un aumento de 0,95ºC en los últimos 100 años, el mayor calentamiento se registró en la península Ibérica y el noroeste de Rusia. El IPCC prevé un aumento de la temperatura media global de entre 1,4 y 5,8 °C hacia finales de 2100, y un crecimiento del nivel del mar en un rango de 0,1 a 0,9 m hacia fines de este siglo. La conclusión del IPCC es que “la evidencia sugiere que hay una influencia humana discernible sobre el cambio climático” y destaca que el cambio climático constituye una seria amenaza al ambiente global. La influencia humana a la que hace referencia el IPCC resulta principalmente de la quema de combustibles fósiles. Estas actividades producen un incremento de la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera que altera su balance y tiende a calentar la superficie de la Tierra y de la baja atmósfera. De hecho, la concentración de CO2 en la atmósfera ha aumentado pasando de una concentración pre-industrial de 280 ppm a 375 ppm en 2003. Este es el nivel más alto en concentración de CO2 en los últimos 500.000 años, y este aumento del 34% ha sido debido a las actividades humanas, acelerándose la emisión de gases de efecto invernadero desde 1950. Así mismo, se han incrementado las emisiones de otros gases de efecto invernadero como resultado de las actividades humanas5. El gas que más ha contribuido al aumento de 175 ppm de gases de efecto invernadero desde la época pre-industrial ha sido el CO2, lo que supone más del 60%. En caso de no tomarse medidas drásticas en contra de este aumento desmesurado, el incremento de estos gases en la atmósfera podría estar entre 650–1.215 ppm de CO2-equivalente para el 2100, con nefastas e irreversibles consecuencias. Impactos globales del cambio climático El aumento previsto de entre 1,4º C y 5,8 ºC podría ocasionar graves fenómenos climáticos. Entre otros impactos se proyectan cambios a escala global y regional de la temperatura, de la precipitación y de otras variables climáticas, dando origen así a un aumento del nivel medio del mar, a un incremento en las temperaturas máximas y a la ocurrencia de crecidas, inundaciones y sequías, y al posible aumento de la intensidad y la frecuencia de los eventos climáticos extremos. Las consecuencias potenciales del cambio en las condiciones climáticas no son uniformes en todo el planeta y dependen de diversos factores. La intensidad y la distribución de los efectos del cambio climático variarán de región en región. El cambio climático supone un importante factor adicional de presión sobre la capacidad de algunos sistemas naturales para proporcionar de manera sostenible, los bienes y servicios necesarios para el desarrollo económico y social; en particular para el abastecimiento de agua dulce, aire y alimentos de calidad, refugio, energía, salud y empleo." revista del aficionado a la metereología

  5. #5 Lusitanoi 02 de feb. 2007

    La palabra es essa misma Sotero "histeria" y alarmismo q.b.. Yo no voy a negar que estejamos hoy a vivir un cambio climatico y porque leo un poco mas que "diario de noticias" y me interessa el tema, se puede ver en los graficos del instituto metereologico portugues y por supuesto tambien de lo espanhol que hay sin duda aumento de la temperatura, es inegable, pero no era esso que yo pretendiar decir. Lo que pretendo decir es: 1. Se ha criado una histeria y alarmismos de tal forma que todos los fenomenos que no ocorren todolos años son automaticamente atribuidos al cambio climatico. El exemplo de Lisboa es uno de los mejores, pues ciclicamente siempre tiene caido nieve en Lisboa pero solo porque esto acontece mui espaciadamiente (han passado 50 años sin nevar) quando sucede al dia seguiente todos los periodicos tienen en la primera pagina "Cambio climatico" y llamar esto de cambio climatico es una mentira, un embuste, solo para vender periodicos, porque es verdad que hay fenomenos que hacen parte del cambio climatico pero la maioria dellos son fenomenos ciclicos normales. 2. Si por un lado se puede comprovar que el clima esta cambiando, aun nadie ha provado cientificamente (que yo sepa) que los cambios estan relacionados con el aumento de CO2, porque si vosotros pueden provar esse elo entre emission de CO2 y el cambio, me contesten a esta pergunta: - Si no hubiera aumentado las emissiones de CO2 el cambio estaria sucediendo como esta o non? Si hay alguien que lo pode comprobar inequivocamente que lo diga o entonces que se calle para siempre (una forma de expression sin ofendir nadie) 3. Los cambios climaticos que ha sucedido en la historia y que tenemos conocimiento comprovado nos dicen que se han dado alteraciones climaticas unas lentas y otras muy rapidas como lo que sucedio en gronelandia y para los cepticos los registros de la pequena edad de hielo y sejamos razonables en essas epocas no habia aumentado las emissiones de CO2, por esso se puede facilmente comprovar que los cambios climaticos tambien acontecen sin tener origen humana. 4. Lo que yo gustaria era que se discutisse este tema sin ser tan fundamentalistas tan predispostos a culpar las emissiones de CO2 porque hasta hoy nadie ha comprovado que la actual alteracion climatica sea inequivocamente debida a las actividades humanas. Lo que se habla es que teoricamente es possible que el aumento de CO2 y las actividades humanas en general puedan hacer cambios climaticos, pero esso es solamente teorico porque los cientistas aun desconocen mucho del funcionamento del clima del planeta y esso no deviamos ignorarlo porque la humanidad ha cometido muchos errores en el passado por ignorar el desconocimiento. 5. Para dar um simples exemplo del exagero y de la ignorancia, yo soy de una generacion en que a todos los niños se quitaban las amigdalas porque decian los medicos que no hacian falta en el cuerpo y sobretudo porque eran las causas de todas las enfermidades de garganta. Al final yo que en pequeño tenia bronquite se me quitaran las amidgalas ( que era mias y no me han pagado, lol) y he continuado a tener bronquite pues! y a miles de ninos como yo hicienron lo mismo y años mas tarde todolos medicos son unanimes en considerar que ha sido un gran error. O sea, si en la realidad el desconocimiento del funcionamento del clima es tan grande como pueden opinar con tantas y tantas certezas? me explican? o se limitan a decir que si solo porque todos dicen que si?

  6. Hay 5 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba