Autor: Carlos Sánchez-Montaña
jueves, 04 de enero de 2007
Sección: Leyendas
Información publicada por: lucusaugusti
Mostrado 32.713 veces.


Ir a los comentarios

El último taurobolio en la ciudad de Barcelona

Barcelona tiene en el toro y en su muerte ritual una de las señas identitarias de su génesis como ciudad.

Barcelona, sin el ritual de los toros, pierde una de sus señas de identidad más antiguas.

Barcelona, primera ciudad española contraria a las corridas de toros. EUROPA PRESS- Barcelona Abril-2004 El Consejo Plenario del Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado una declaración institucional para declararse contraria a las corridas de toros y en favor de los derechos de los animales. Esta decisión no es vinculante, ya que la competencia sobre este tema es autonómica. Barcelona se convierte así en la primera gran ciudad española que se declara antitaurina. http://www.elmundo.es/elmundo/2004/04/06/sociedad/1081261813.html Barcelona se quedará sin corridas de toros a partir de 2008. EFE/Barcelona Diciembre- 2006 Barcelona podría quedarse sin corridas de toros a partir de 2008 si prospera la negociación que el ayuntamiento mantiene con los propietarios de la Monumental, el único coso taurino en funcionamiento en la Ciudad Condal para que este recinto acoja el mercado de Els Encantas Vells. http://www.abc.es/20061215/cultura-cultura/barcelona-quedara-corridas-toros_200612151819.html Barcelona sin toros La ciudad de Barcelona se acerca sin remedio hacía el día en que se sacrificará el último toro en su suelo urbano, el último taurobolio ritual. No deja de ser una paradoja más de la historia, la perdida de la memoria histórica de una ciudad que fue precisamente fundada para albergar en ella el santuario donde el sacrificio del toro era uno de los momentos más importantes de su actividad urbana. Barcelona reniega de una de sus señas de identidad y se desliza sin freno hacía su olvido definitivo. Barcelona tiene en el toro y en su muerte ritual una de las señas identitarias de su génesis como ciudad. En la actual metrópoli, tanto el culto a Santa Eulalia como a la Virgen de Montserrat, permanecen como una herencia desde la antigüedad. Este texto trata de exponer de que forma el toro aun puede ser reconocido como animal sagrado en la ciudad del siglo XXI. La fundación de Julia Augusta La ciudad de Barcelona (Colonia Iulia Augusta Faventia Paterna Barcino)(1) fue fundada por Octavio Augusto en los alrededores del año 12 a.C.. Fue emplazada entre el mar Mediterráneo, la cordillera litoral de la Collserola, y los ríos Llobregat y Besòs. En ese lugar así delimitado y al pie de la montaña de Montjuïc (Mons Jovicus - Colina de Júpiter) quedaba configurado el llano donde el asentamiento urbano fue construido. Un llano donde sus campos se inundaban con facilidad, con ricas tierras para el cultivo y abundancia de agua. La etimología de Barcelona describe este paisaje, una bárcena: (de la voz prerromana *bargĭna, der. de *barga, campo inundado, un lugar llano próximo a un río, el cual lo inunda, en todo o en parte y con cierta frecuencia.) DRAE. Barcino no fue la primera ciudad romana de la actual Cataluña. Ya existían entre otras las de Emporion y Tarraco, la capital de la provincia romana de la Tarraconensis. Y más cercanos a la nueva Barcelona los enclaves de Baetulo (Badalona) y Iluro (Mataró). Esta circunstancia ha significado una incógnita sobre la necesidad que Augusto tuvo para fundar un enclave ex-novo en este lugar de la costa mediterránea tan colonizado en ese momento. Como en otros mucho casos el nombre de la ciudad nos presenta las intenciones de su fundador. “Colonia Iulia Augusta Faventia Paterna Barcino” significa en una trascripción libre: Colonia Julia Augusta (familia de los Julios) fundada en una Barcena por Favor del Padre (Augusto Pater).

Colonia Iulia Augusta en el Mons Taber 1. Monte de Júpiter – 2. Templo de Venus – 3. Vía Laietana – 4. Santuario de Cibeles – 5. Templo de Augusto – 6. Puerto – 7. Bárcena
El lugar elegido fue el denominado Mons Taber (que comparte su étimo con el río Tíber de Roma, “iber”, topónimo paleoeuropeo que significa “camino de agua”), una pequeñísima elevación cercana al mar, de fácil acceso y complicada defensa y muy próxima a la vía de comunicación denominada Vía Augusta a la que se accedía por un ramal específico desde la ciudad. La nueva Colonia Iulia Augusta fue una fundación de carácter eminentemente religioso, su emplazamiento bajo la protección de la montaña de Montjuïc, el Tibidabo y muy próxima al macizo de Montserrat y a las orillas del mar mediterráneo tuvo en su pequeña área urbana tres templos principales que remarcaron el valor sacro del enclave y su directa relación con la familia del emperador y sus dioses protectores. (Colonia Julia Augusta). Barcino contó desde su fundación(2) y situado en el foro, en el centro de su trama urbana, con el templo dedicado a Caesar Augusto, fundador de la ciudad y emperador de Roma. Sobre los lienzos occidentales de su muralla se emplazó el santuario dedicado a Cibeles, la Magna Mater, protectora del príncipe Eneas en su huida desde Troya a Italia y también protectora de la familia Iulia y de Augusto como “nuevo Eneas” en sus viajes y conquistas. Y extramuros, en la fachada norte de la ciudad, el templo dedicado a Venus, situado en las mismas orillas del mar y con su puerta orientada hacía el sur. Venus la diosa del “amor” era también protectora de la familia Julia y emparentaba directamente con Eneas y sus descendientes, los fundadores de Roma: Rómulo y Remo. La nueva Colonia Iulia Augusta fue fundada por la necesidad de Augusto de emplazar en la costa del Mediterráneo de Hispania y cercana por mar con Roma de una ciudad que significase la “puerta-puerto” religiosa por donde desembarcarían los nuevos cultos que él como “Pontifex Máximo” favorecería y potenciaría (Faventia Paterna). Por ello la ciudad de Barcino fue fundada como reflejo especular de la antigua ciudad de Ostia (Ostium significa puerta, entrada), la “puerta-puerto” al mar de la ciudad de Roma emplazada también en una bárcena, y que fue reformada y ampliada por el propio Augusto durante su mandato. Fue en el puerto de Ostia donde Cibeles en forma de piedra negra llegó a para salvar Roma un día del año 204 a.C. La diosa Cibeles que según Virgilio en su relato de la eneida había protegido las naves del príncipe Eneas en su huida desde Troya a Italia, Cibeles que fue adoptada por el propio Augusto como protectora en sus empresas de conquista en Hispania. Ostia era el lugar sagrado de conexión, la puerta, de Roma con el mar y Barcino pasó a ser la puerta de Hispania por el camino de agua (Tíber-Taber) con Ostia. Debemos recordar que el Tíber es el “camino de agua" que comunicaba el santuario de Cibeles en el Vaticano con la ciudad de Roma y el puerto de Ostia.
Templos del Capitolio y Cibeles en Ostia
Podemos imaginar los templos principales de Barcino a imagen y semejanza de los construidos por Augusto en Ostia. Los templos de "las Puertas sobre el Camino de agua".
Templo de Augusto en Barcino
Ver: Edificio y planta del Templo de Cibeles, la Magna Mater, en Ostia Barcino fue así el nuevo enclave fundado por Augusto para el desembarco de los ciudadanos que en su viaje, a imagen del de Eneas, civilizaran el norte de Hispania. La prolongación del camino del Tíber que tras cruzar el mediterráneo alcanza el Mons Taber. Por ello Barcino fue el puerto-puerta por donde desembarco la Cibeles-Augusta que luego pasó a ser la protectora de todas las ciudades fundadas por el emperador. Cibeles pasó a ser un culto principal en toda Hispania. Una empresa que contará con los buenos augurios que desde Barcino serán “vaticinados” por las aves de la diosa Cibeles, la Magna Mater. Ver: ¿Quién era Cibeles en la antigüedad? Cibeles tuvo en la antigüedad muchos santuarios, todos ellos situados en lugares con fuentes, cursos de agua o ríos, uno de los principales fue el situado en Roma en la actual colina del Vaticano, su templo orientado al Este, protegía a la ciudad con sus augurios y sacrificios. Vaticano procede en su étimo de vaticinium “profecía realizada por el canto de las aves”.
EL VATICANO PHRYGIANUM
Era en los santuarios de Cibeles los oráculos en los que residían las Sibilas. Estas permitían a los sacerdotes de la diosa la interpretación del futuro. Las Sibilas eran voces consideradas proféticas, incorpóreas, atemporales, que el antropomorfismo grecolatino encarnó en forma de profetisas. Estas voces eran las de las aves asociadas al culto de Cibeles, gallos, patos, ocas, faisanes, codornices, palomas. El canto y los graznidos de las aves, ocultas a los ojos de sus devotos, contenían los vaticinios del oráculo.

Toros y hombres

Coribantes y Toreros
El culto de Cibeles estaba dirigido por sacerdotes eunucos llamados coribantes o gallus que conducían a los fieles en ritos orgiásticos acompañados por gritos salvajes y una frenética música de flautas, tambores y címbalos. La ceremonia en torno a la cual giraba todo el proceso iniciático era el bautismo de sangre que el neófito recibía del sacrificio de un toro o taurobolium. Etimológicamente, taurobolio significa caza del toro con red. En el ritual el toro era degollado y el bautismo de su sangre era recibido por el devoto, curando enfermedades e incluso la muerte. En el Vaticano y en la ciudad de Ostia se han realizado excavaciones que han permitido descubrir la planta de los templos de Cibeles, su forma y disposición recuerdan algunos elementos encontrados bajo el actual pavimento de la catedral de Barcelona. Los santuarios de Cibeles acondicionan con su forma arquitectónica el lugar donde el devoto recibía el bautismo de sangre con propiedades curativas.
Taurobolio
Ver: "Los Misterios Frigios de Cibeles" - Pilar González Serrano En la parte superior se emplazaban unas maderas perforadas sobre las que se colocaba el toro en el momento de ser sacrificado. En la cripta de la planta inferior en la que se encontraba el devoto sobre un suelo de piedra que recogía la sangre a través de un sumidero siempre con agua corriente. El taurobolio consistía en el sacrificio del toro en la planta alta del edificio, sobre la parte central de la cripta y sobre el hueco que permitía la caída de la sangre del animal sobre la piscina de la planta inferior. Una vez muerto el animal los sacerdotes bajaban por una escalera de comunicación un recipiente con los órganos sexuales del toro y lo colocaban en los muros laterales de la cripta, a ambos lados de la piscina. (fossa sanguinis).
Fossa sanguinis en Ostia
Es muy importante que exista un sistema que permita recoger la sangre del sacrificio y sanear el santuario para su nuevo uso. El agua subterránea que a través de un canal de saneamiento permite la limpieza permanente del suelo de la cripta. Las piscinas de la diosa nunca se secan y aun hoy es evidencia el agua que mana en muchas de ellas. En Barcino el Mons Taber aportaba al edificio el agua necesaria en los sacrificios. Barcino es un campo inundado próximo a un río. El lugar del santuario de Cibeles, en la cara oeste de Barcino, se transformó en la época del bajo imperio y según el rito cristiano, igual que otros lugares de la península, en la capilla de Santa Eulalia. El rito del misterio de Cibeles fue perseguido ya que entraba en confrontación directa con el nuevo bautismo judéo cristiano, pero sí se mantuvieron las características del oráculo de las sibilas en las voces de las aves. Eulalia proviene del griego e incorpora el prefijo eu (eu), que significa bien, propicio, favorable. El segundo elemento, lalia (lália), del verbo lalew (laléo) significa hablar. El conjunto de los dos elementos nos da para el nombre de Eulalia el significado de "Bien hablada", "Elocuente", "Convincente", característica determinante de las Sibilas. Según la tradición cristiana Santa Eulalia vivió entre los siglos III-IV, mujer joven, virgen y mártir que, según las diferentes tradiciones, nació en Mérida o en Barcelona y que dedicó su juventud a impartir enseñanzas y consejos entre los niños y los más necesitados, dejando un gran ejemplo de fe. Dice la tradición que al morir la santa, la gente vio salir de su boca una blanquísima paloma que volaba hacia el cielo, y que los verdugos salieron huyendo. La Santa, que por esa razón es patrona de las aves, ofrecía sus consejos a los demás; ambas características enlazan con la imagen pagana de las sibilas de Cibeles, (aves que con su voz dan consejos). El cristianismo adoptó entre sus creencias a los personajes de las sibilas, presentes en la Biblia, y Santa Eulalia permitió con su leyenda una fácil cristianización de los lugares donde se les rendía culto. Se la venera en la Catedral de Barcelona, fue la primera la patrona de la ciudad, e igual que en muchas ciudades augustas en su templo existen en recuerdo del santuario de Cibeles, además del, desaparecido bajo su pavimento, baptisterio de planta cuadrada que contenía en el centro una piscina donde se celebraban los bautismos, las imágenes de las sibilas encarnadas en las aves.
Aves vivas en el claustro de la Catedral
En la catedral de Barcelona en recuerdo al culto de la diosa Cibeles permanecen vivas en su claustro las ocas, faisanes, codornices y palomas cuidadas con esmero por los sacerdotes, cantando aun hoy sus augurios cada día igual que desde hace dos mil años y en las proximidades de la muralla romana. También hoy en día, desde el puerto de Barcelona, ascendiendo por la nueva vía Laietana (en honor a la diosa Laila-Cibeles) se alcanza la Plaza Nueva, el lugar donde en la Barcino romana se encontraba la entrada al santuario de la diosa, bajo el lienzo de sus murallas. (De manera similar al templo de Cibeles en Ostia). Y en las fiestas del solsticio de invierno, se representa el festival del “Canto de la Sibila” como manifestación cultural de gran arraigo popular. El culto cristiano persiguió el sacrificio del taurobolio, este había alcanzado gran importancia durante los siglos II y III d.C. entre las clases dirigentes del imperio y de las colonias, puede decirse que las "Attideia" se celebraban con gran esplendor, hasta el punto de que en Roma el Emperador, el Senado y el Prefecto de la ciudad, se dirigían al Palatino para honrar y dar gracias a la Mater Salutaris entre las aclamaciones del pueblo. Las fiestas de Cibeles se celebraban todos los años del 15 al 28 de marzo. A partir de Antonino su culto tuvo ritos secretos (misterios). Barcino, la Colonia Iula Augusta, fue lugar principal desde donde se introdujeron estas practicas mistéricas. El nuevo culto cristiano consiguió hacer olvidar el sacrificio ritual del toro sacrificado, sin embargo la diosa Cibeles perduró a través de la cristianización de Eulalia, sus Sibilas y las aves. Todavía presentes en la Barcino del siglo XXI. Otra evidencia poderosa sobre el culto a Cibeles en el territorio de Barcelona es la Virgen de Montserrat. "La Moreneta". Las vírgenes negras son de color oscuro porque representan a la Madre Tierra, a Cibeles. La diosa fue representada por la piedra negra en sus santuarios y la cristianización de su imagen en el santuario del macizo de Montserrat se identifica con el culto antiguo de la diosa. Acompañan a estas evidencias de carácter religioso estatuas como la aparecida en la Villa de “Els Antigons” en Reus o el valioso baldaquino del Bovalar en Lérida.
BOVEDA Y PISCINA EN EL BOVALAR SEROS - LERIDA
Barcelona capital de la actual Cataluña tiene en el toro uno de sus principales símbolos de su identidad, la perdida de su presencia en el ámbito urbano no deja de ser un síntoma definitorio de otros tiempos. (1) Según algunos estudios el nombre de la ciudad tiene una variación: Colonia Iulia Augusta Faventia (Paterna ó Pia) Barcino Pio: “Ofrecer sacrificios propiciatorios, hacer propicio, honrar piadosamente”. La Colonia Julia Augusta era una fundación pía del emperador. Aspecto que llena de contenido todo el sentido de este artículo. (2) El emperador Augusto y su colaborador Marco Agrippa tuvieron, entre otros, dos libros de cabecera como fundadores de ciudades: “Vitrvvii de Architectura” de Vitruvio “La eneida” de Virgilio. Nadie podrá entender la empresa de Augusto en Barcino sin comprender su inspiración y seguir su manual. Quién construye ciudades tiene antes intenciones. Y las intenciones de Augusto tienen inspiradores: Vitruvio y Virgilio. Glosario: Barcino: Bárcena, campo inundado, un lugar llano próximo a un río Bovalar, Boualares: Pastos dedicados exclusivamente a los toros que son preparados para el ritual del sacrificio o taurobolio Eulalia: La que bien habla Faventia: Favorecida Fossa sanguinis: Fosa donde se coloca el devoto que recibe el bautismo de sangre y que tiene un sistema de drenaje con agua corriente Iulia: Familia de los Julios Montjuïc: Colina de Júpiter Paterna: Paternal Pio: Ofrecer sacrificios propiciatorios, hacer propicio, honrar paidosamente. Ostia: Puerta Taber-Tíber: Camino de Agua Taurobolium: Caza de un toro con red Enlaces: “Santa Eulalia de Bóveda y Santa Marina de Aguas Santas Cibeles en la Gallaecia” Carlos Sánchez-Montaña “Cibeles-Rhea reina de las aves y Santa Eulalia su sibila cristiana” Carlos Sánchez-Montaña "Los Misterios Frigios de Cibeles" - Pilar González Serrano ¿Quién era Cibeles en la antigüedad? Bibliografía: BALIL, A. Colonia Iulia Augusta Faventia Paterna Barcino. Bibliotheca Archaeologica IV. Instituto Español de Arqueologia. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Madrid, 1964. DURAN i SAMPERE, A. Barcelona i la seva història, vol I: La formació d’una gran ciutat. Editorial Curial. Barcelona, 1972. GRANADOS, J.O. “La colonia Barcino, origen i estructura d’una colònia augustea”, en Història urbana del Pla de Barcelona, vol. 2. Barcelona, 1990. GUITART, J. “La ciudad romana en el ámbito de Cataluña”, en La ciudad hispano-romana, Dirección general de Bellas Artes y Archivos del Ministerio de Cultura. Madrid. 1993. SOBREQUÈS,J. Història de Barcelona, vol. I: La ciutat antiga. Barcelona, 1991. GONZALEZ SERRANO P. "La Cibeles, Nuestra Señora de Madrid", Premio Antonio Maura 1987 Investigación Científica Ayuntamiento de Madrid, Madrid, 1990 "La génesis de los dioses frigios: Cibeles y Attis" Actas del I Simposio Nacional de Ciencias de las Religiones, en Revista de Ciencias de las Religiones, nº 0 (1995) ALVAR J. "Los misterios, Religiones "orientales" en el Imperio Romano" Editorial Crítica © Carlos Sánchez-Montaña

Más informacióen en: http://eltablerodepiedra.blogspot.com/


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 lucusaugusti 19 de dic. 2006

    Por Alba Longa transcurre un afluente que desemboca en el Tíber. Para la mitología romana es el mismo camino de agua: "El tercer gran personaje del mito fundacional es Eneas, hijo de Anquises y Venus (divinidad que preside la iconografía de los Julio-Claudios, primera saga de emperadores). Tras la caida de Troya a comienzos del siglo XII se refugió también en el Lacio donde fundó Lavinium. Su hijo Ascanio fundó Alba Longa. Tito Livio (Ab Urbe condita ), Plutarco (Vidas paralelas, vida de Romulo) y Virgilio (eneida ) son nuestras fuentes principales para conocer la historia de los ancestros y de los famosos gemelos Rómulo y Remo. Para unos eran hijos de Latino, rey del Lacio, y de una troyana llamada Roma, para otros hijos de Marte y una vestal Rea Silvia (las vestales eran servidoras de la diosa Vesta, obligadas a permanecer vírgenes). El fruto de esos amores llevaría en sí la mancha pero también el sentido divino, a través precisamente del dios de la guerra y de la fuerza. Abandonados en una canastilla en el Tíber a orillas de Alba, llegan al Palatino donde, tiempo después, fundarían Roma (el 21 de abril o dies natalis)." www.uv.es/girha/documentos/manualroma.pdf

  2. #2 lucusaugusti 20 de dic. 2006

    1) Según algunos estudios el nombre de la ciudad tiene una variación: Colonia Iulia Augusta Faventia (Paterna ó Pia) Barcino Pio: “Ofrecer sacrificios propiciatorios, hacer propicio, honrar piadosamente”. La Colonia Julia Augusta era una fundación pía del emperador. Aspecto que llena de contenido todo el sentido de este artículo. (2) El emperador Augusto y su colaborador Marco Agrippa tuvieron, entre otros, dos libros de cabecera como fundadores de ciudades: “Vitrvvii de Architectura” de Vitruvio “La eneida” de Virgilio. Nadie podrá entender la empresa de Augusto en Barcino sin comprender su inspiración y seguir su manual. Quién construye ciudades tiene antes intenciones. Y las intenciones de Augusto tienen inspiradores: Vitruvio y Virgilio.

  3. Hay 2 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba