Autor: Servan
jueves, 23 de noviembre de 2006
Sección: Artículos generales
Información publicada por: Servan


Mostrado 10.489 veces.


Ir a los comentarios

LAFCADIO HEARN

Una aproximación a la concepción budhista de la vida.

Hearn nació (1850) en la isla jónica de Leucedia (pronúnciese Lafcadia, de allí su nombre), hijo de griega y de un médico irlandés. Abandonado por sus padres, fué educado por la familia paterna hasta la epidemia de la papa en Irlanda, que les sumió en tal pobreza que hubo de vivir solo, en la más extrema miseria. Alos 16 años viaja a N.A. donde se casa con una negra (lo que estaba prohibido por la legislación racista) y escribe sobre vudú, cocina creole. En 1887 publica Some chinese ghost, manifestando su afición por lo exótico y la literatura gótica. En 1890 viaja a Japón, donde se casa nuevamente y se hace budhista. Fantomes japonais (Trad. Logé 1930); Kotto (being japanese curios, with sundry cobwebs). Recoge antiguos cuentos japoneses (Shin Chomon Shu; Hyaku Monogotari, etc.) y chinos (Pe Hiao Tu Chue; Kin Ku Ki Koan, etc.) Hay traducciones recientes al español y una película basada en sus relatos. Para quienes estén interesados en la literatuta fantástica oriental, existen versiones del Pe Hiao Tu Chue (Dabry de Thiersant) y del Kin Ku Ki Koan (Julien, Schlegel, Gardner, Birch, D'Entrecolles, Rémusat, Pavie, Olyphant, Griesebach, Saint-Denys). Clásicos indispensables son la Historia de Genji (traducida al español) y A dream on red mansions (publicado en la R.P. China). A drop of dew. Este pequeño trabajo no es un relato; es una reflexión sobre imágenes místicas en la literatura oriental. En Tagore leemos: Somos una gota de rocío sobre la flor de loto. El loto es la maravillosa floración que emerge de lo no-manifestado. Me ha parecido interesante traducirlo para aquellos que sientan la atracción de la sabiduría oriental. ------- A Drop of Dew. Tsuyu no inochi (Proverbio budhista) "La Vida es fugaz" (?). Mi ignorancia del japonés me permite elucubrar. También tiene el sentido de "lágrima". Recuerda el retruécano egipcio: El hombre es una lágrima de Dios. Una gota de rocío, fugaz, como una lágrima de Dios. En la cortina de bambú de la ventana de mi estudio, una simple gota de rocío pende temblorosa. La pequeña esfera refleja los colores de la mañana, colores del cielo, los campos y lejanos árboles. Imágenes especulares de ellos pueden distinguirse en la gota, también el reflejo microscópico de una casa invertida, con niños jugando a su puerta. Mucho más que el mundo visible es reflejado por la gota de rocío; el mundo invisible, de infinito misterio, también es repetido. Afuera y dentro de la gota hay movimiento incesante, movimiento eternamente incomprensible de átomos y fuerzas, débilmente temblorosos, réplicas prismáticas del palpo del aire y del sol. El budhismo encuentra en esta gota el símbolo de ese otro microcosmos llamado Alma...¿Qué es el hombre sino un círculo fugaz de propósitos invisibles, imitando los cielos, la tierra y la vida, transido de misterios y perpetuos temblores, respondiendo en cierta forma a cada vibración de las fuerzas fantasmales que le rodean? Luego el minúsculo globo de luz, con sus tintes maravillosos y sus figuras invertidas, se habrá desvanecido. Así también tú y yo prontamente desapareceremos. ¿Qué diferencia hay entre el desvanecimiento de la gota y el del hombre? Solo diferencias de palabras... Pero ¿te has preguntado en qué deviene la gota de rocío? El gran sol separa sus átomos, los eleva y los dispersa. Irán a las nubes y la tierra, irán a los rios y los mares, y de la tierra y las corrientes y los océanos ellos serán elevados, solo para caer y diseminarse nuevamente. Se juntarán en brumas opalescentes, se helarán en hielos y nieves, reflejarán nuevamente las formas y colores del macrocosmos; palpitarán en el pulso escarlata de corazones aún no nacidos. Cada uno de ellos deberá combinarse de nuevo con incontables átomos semejantes, para que nazcan otras gotas, gotas de rocío y lluvia, savia, sangre, sudor y lágrimas... ¿Cuántas veces? Billones de edades antes que nuestro sol empezara a arder, estos átomos probablemente se agitaron en otras gotas, reflejando los tintes del cielo y los colores de la tierra, colores de mundos en algún universo pretérito. Y después que nuestro presente universo se haya desvanecido en el espacio, estos mismos átomos, en virtud de las fuerzas incomprensibles que les crearon, probablemente coagularán en esferas de rocío que reflejarán la belleza de planetas que aún no existen. Así también con las partículas de ese compuesto que llamas tu propio Yo. Tus átomos fueron, temblorosos se agitaron, reflejaron aparie4ncias de cosas... Y cuando todas las estrellas de la Noche visible se hayan extinguido, estos átomos volverán a agitarse en el círculo de la Mente, tendrán pensamientos, emociones, recuerdos, en todas las penas y alegrías de vidas que serán en mundos aún no nacidos... ¿Tu personalidad? ¿Tus peculiaridades? esto es tus ideas, sentimientos, recuerdos- tus personales esperanzas, miedos, amores, odios...En cada una de las trillones de gotas debe haber infinitesimales diferencias en la agitación de los átomos, en la reflexión de la luz. Y en cada una de las incontables perlas de vapor fantasmal surgidas del océano de la Muerte y el Nacimiento, también hay infinitesimales diferencias. Tu personalidad significa, en el orden eterno, tanto como los movimientos especiales de las moléculas temblando en una sola gota de rocío. Quizá en ninguna otra gota será igual el estremecimiento y las imágenes no serán jamás exactamente las mismas; pero el rocío continuará congregándose y cayendo, y siempre habrá imágenes deliciosas... La ilusión de las ilusiones es la idea de la muerte como una pérdida. No hay pérdida, porque no hay ningún Yo que pueda perderse. Todo lo que fué, tú lo has sido: todo lo que existe, lo eres; todo lo que será, tú llegarás a ser. ¡Personalidad! ¡Individualidad! Fantasmas de un sueño en un sueño. Solo la vida es infinita y todo lo que parece ser no es sino un estremecimiento, soles, lunas, estrellas; tierra, cielo y mar, Mente y Hombre, Espacio y Tiempo. Todos ellos son sombras. Las sombras van y vienen; el Hacedor de Sombras les da formas, para siempre.


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


    No hay más información.
    ...0

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba