Autor: coleo basado en la obra de Emilio Rodríguez Almei
miércoles, 15 de noviembre de 2006
Sección: Denuncias
Información publicada por: coleo
Mostrado 31.230 veces.


Ir a los comentarios

El Ávila GALLEGA de PRISCILIANO

Basándome en la obra de Emilio Rodriguez Almeida"ÁVILA GALLEGA" editado por la Diputación Provincial de Ávila, realice uno de mi GeoCaching dedicado a Ávila, Prisciliano y su pasado “Gallego”. Del que expongo a continuación la parte documental de este...

Basándome en la obra de Emilio Rodríguez Almeida "ÁVILA GALLEGA" editado por la Diputación Provincial de Ávila, realice uno de mi GeoCaching dedicado a Ávila, Prisciliano y su pasado “Gallego”. Del que expongo a continuación la parte documental de este... "La pervivencia actual de definiciones geográficas nominalmente idénticas a las antiguas es un hecho incontrovertible, exactamente como incontrovertible resulta que los limites actuales de estos territorios no coincidan jamás con los que entendieron o establecieron los antiguos. Bastaría referirse, por ejemplo, al concepto Hispania y a su solo aparentemente equivalente "España" para darse cuenta de la aporía en que vendríamos a encontrarnos si pretendiéramos retener un total paralelo para entre ambas. No solo: hoy vivimos la extraña paradoja política de una región autónoma, Cataluña, que habiendo recibió por primera vez de los romanos la identidad nominal de verdadera Hispania, pretende no tener que ver en absoluto con la España que entendemos como unidad territorial, étnica y política en los tiempos actuales. Se trata de una paradoja que, llevada a sus ultimas consecuencias lógicas, debería poner al primer capitulo de la reivindicación autonómica catalana el sacrosanto derecho de impedir al resto de los pueblos de la Península el uso de la definición de "españoles": "Llamense como quieran, señores míos: neocartagineses, tartesios, carpetanos, lusitanos..., pero no españoles, porque la primera, primogénita Hispania - España, es la Tarraconense, y, substancialmente, la Cataluña, actual. En otros casos, los nombres históricos antiguos han sufrido procesos de reducción, como en el caso de la Cantabria y Asturias, o de ampliación forzada, como en el caso de un Aragón que, indicando primariamente la Tarraconense costera y su zona de influencia inmediata, con el tiempo pasa a denominar solo una parte de esta ultima (y una parte substancialmente interna y no costera). ¿Otros casos, otros fenómenos? Si hay una región española cuya sustancia territorial haya pasado prácticamente indemne todos los avatares de la historia y reconquistas, califatos, reinos de taifas, señoríos y republicas, política y administración de todas formas y colores, no consiguieron alterar substancialmente la realidad territorial, ¿quién hubiera pensado, durante la Antigüedad clásica, que iba a tener que sacrificar su bello nombre a favor del de (AL'ANDALUS = VANDALUCIA = TIERRA DE LOS VANDALOS) un pueblo invasor tan insignificante y efímero con el de los VANDALI SILINGI ? Pues bien, un fenómeno paralelo es el que afecta a Gallaecia-Galicia, denominaciones para las que en vano iríamos en busca de una identidad precisa a través de los diversos periodos históricos, porque el nombre, como veremos, "emigra", se desliza y desplaza paulatinamente de Sur a Norte, hasta coagular y fijarse en su acepción territorial moderna, en el extremo Noroeste peninsular, la antigua tierra de los ARTABRI, que, con casi absoluta seguridad, no le perteneció en sus orígenes. La cosa no tendría nada de particular o de trágico, si no fuera por el hecho de que esta realidad no es absolutamente percibida por los arqueoetnologos, arqueólogos e historiadores, que substancialmente no establecen diferencia alguna, al punto que la simple hipótesis de separar ambos conceptos, analizar su devenir histórico, precisar los contornos en sucesión diacrónica, resulta poco menos que una herejía histórica tan escandalosa como parece fuera en su tiempo la teología de PRISCILIANO. Ya, ¡el PRISCILLIANUS AVÍALE EPISCOPUS y, para colmo, GALLAECUS, de las fuentes histórico-literarios! No existe, en los escritores eclesiásticos antiguos que se han ocupado prima manu de Prisciliano y del Priscilianismo, apoyo alguno serio para poder mantener un preconcepto tan indiscutido como absurdo. Parece increíble que, no ya el nomen trumphale de Decimo Junio Bruto, el Gallaicus por excelencia (que nunca llego a invadir y conquistar la actual Galicia, visto que su campaña se detuvo en el Miño), sino ni siquiera la condición de GALLAECUS CIVITATE CAUCA ("Gallego de Coca (Segovia)") del emperador cristianísimo Teodosio, haya dado a los especialistas motivo de revisar a fondo los conceptos geográficos diversos que suponen los nombres de Galicia y Gallaecia; esto es, que no se haya profundizado nunca en el problema diacronico planteado sucesivamente por el pre-romanismo, la administración romana augusta, la tardorromana (diocleciana) de la diócesis Hispaniarum, la medieval y la moderna. PREGUNTA: Prisciliano ¿no era EPISCOPUS AVÍLAE Y GALLAECUS? Y ¿cómo es que su ciudad (la ciudad probabilisimamente natal y ciertamente la ciudad de su comunidad eclesial, que lo hace definir como GALLAECUS) no se encuadra en la Gallaecia de la división diocleciana? " Emilio Rodríguez Almeida Roma, mayo 2001 Sea dicho entre paréntesis: en tiempos de ecumenismo como los que vivimos, seria hora de revisar nuestra mentalidad y el ostracismo total decretado por Ávila hacia su primer obispo conocido. PRISCILIANO no lo merecería ni siquiera si las acusaciones de herejía tuvieran apoyos mejores de los que le imputa Sulpicio Severo y, por delegación, S. Agustín (que ni le conoció ni leyó mas de uno de los tratados de Prisciliano). Ávila no tiene que delegar en nadie la reivindicación de la memoria del primer personaje eclesiástico, místico-asceta discutible cuanto se quiera (discutibles e "investigados" fueron incluso Sta. Teresa y S. Juan de la Cruz), pero famoso y "europeo" como el que más (Sánchez Drago diría que fue el español más importante de la historia). Hoy ya es hora y hay suficientes "perspectiva histórica". Ávila tiene la obligación moral de rescatar la memoria histórica de su primer obispo conocido. PRISCILIANO fue consagrado obispo de Ávila por sus amigos Instancio y Salviano, bien difícilmente fueron a buscar un "forastero" (no existe esta praxis en las comunidades paleocristianas, que consagran un nativo o, al menos, un residente estable), que los abulenses de su tiempo fueran "gallegos" en el sentido estraboniano (en cuanto altolusitanos) esta fuera de cualquier duda razonable. Y si, progresando en el tiempo, llegamos a la época en que vive el personaje, queda aun menos duda que Ávila se encontrase en la división dioclecianea, dentro de la diócesis de España, en su provincia Gallaecia. Por tanto, Prisciliano, obispo de Ávila, era seguramente abulense a todo los efectos y debería pertenecer a la modesta aristocracia local que, como en tantos otros centros menores, iba ya adquiriendo una buena independencia intelectual y desarrollando una inquietud espiritual paraje a la que en todos los rincones del Imperio, de Bizancio al África septentrional, agitaba las conciencias del Cristianismo triunfante. Desde el Concilio de Sardica, se requerian tres obispos para la consagracion episcopal, en el caso que nos ocupa solo hubo dos. Ello no era importante si no habia oponentes. De todos modo, la ordenacion de Prisciliano fue conforme con las normas del cristianismo primitivo, pues la eleccion fue hecha por el clero y los fieles, siguiendo las normas de S. Cipriano y la Tradicion Apostolica de Hipolito. Quiero desatar y quiero ser desatado. Quiero salvar y quiero ser salvado. Quiero ser engendrado. Quiero cantar; cantad todos. Quiero llorar: golpead vuestros pechos. Quiero adorar y quiero ser adorado. Soy lampara para ti, que me ves. Soy puerta para ti, que llamas a ella. Tú ves lo que hago. No lo menciones. La palabra engaño a todos, pero yo no fui completamente engañado. PRISCILIANO, Himno a Jesucristo. Hasta hoy se toman por buenas unas fronteras aproximadas de la Gallaecia post-tetrarquica que de la costa cantábrica entre Cantabria y Asturias atraviesan Castilla alta por Palencia y, a lo largo del Esla, terminan en el Duero, girando por él hasta la costa atlántica. Es verdad que los grandes ríos sirven con frecuencia como limites entre territorios; pero no lo es menos que ya desde el origen es el eje orografico Sierra de la Estrella-Sierra de Gredos el verdadero limite que D. Junio Bruto ("el Galaico", "el conquistador de Gallaecia"; no es casual la expresión estraboniana relativa a los Gallaeci "que en su mayoria habitan territorios montañosos") tuvo que superar en su expedición de 138 a.C..Que este eje haya sido de nuevo impuesto en la división tetrarquica, restituyendo al territorio una dignidad administrativa y una entidad territorial equivalente a la del territorio emeritense, es probablemente un acaecimiento que para la metrópolis de la ex - Lusitania no podía ser fácilmente digerible. Y que un metropolita que hasta Diocleciano había "dominado" un inmenso territorio viese delimitado su espacio de influencia efectiva en modo tan drástico es cuestión que seguramente hay que contar entre las causas lejanas de la oposición Itacio-priscilianistas. Estando las cosas en estos términos, Ávila pertenecía seguramente a la nueva provincia GALLAECIA y PRISCILIANO, en cuanto obispo de Ávila, podía ser definido con propiedad como GALLAECUS O EX GALLAECIA. Probablemente jamás pisó el territorio actual de Galicia. Según Francisco Javier Fernandez Conde pudo ser natural de Norte de la Betica o de la Lusitania, como tambien lo fueron sus principales mentores para su ordenamiento como Obispo de Avila. El siglo IV, que es el de PRISCILIANO, lo fue tambien de Manes en Persia, Arrio en Alejandria, Donato en Africa y Juliano en palacio. El primero enseño un cristianismo mazdeista (o viceversa). El segundo concilio la gnosis griega y la pistis judia. El tercero le puso andamios de atavismo tribal a una fe que venia de otros campos. El cuarto -mal llamado el Apostata- abrio las puertas del templo a los antiguos dioses. Todos pueden considerarse lados del mismo poliedro, orientes de una sola perla y emulos de Jesús. Todos estuvieron apunto de ganar y todos terminaron envueltos por la derrota y la maledicencia. Según J. Fontaine una diferencia fundamental entre S. Martin y Prisciliano, es que el primero fue nombrado obispo contra su volutad y el segundo por un golpe de mano de Salviano y Instancio. Reconstruir su vida es un paseo por el filo de la navaja. Hay siempre, cuando menos, un camino que arranca a la derecha. Amigos y enemigos - los unos para evitar profanación, los otros para urdir calumnias- han revestido de ambigüedad circunstancias que alla en el siglo IV fueron sin duda cotidianas y tangibles. Pero los historiadores, con salvedades casi siempre extranjeras, no les gusta ocuparse de PRISCILIANO. QUIZA EXISTA UN COMPLEJO ESPAÑOL DE CULPA HACIA ESTE RELATO DE UN HOMICIDIO. QUIZA APABULLE UN INDIVIDUO TAN EMBLEMÁTICO Y PROBLEMÁTICO. Por lo que sea, y no deja de resultar absurdo, los servicios de inteligencia del pais nunca le han deparado al Heresiarca otra actitud que la del olvido o el desinteres. No conocemos su nombre por completo. Todo nombre hispano-romano consta de tres elementos: un praenomen como Lucius, Publius, Marcus, un nomen gentilicio o de familia, Aemilius..., Valerius..., y un cognomen personal, Aemilianus, Martialis, Valerianus...; PRISCILLIANUS es precisamente este ultimo elemento, el cognomen. Del resto, nada sabemos, porque a partir del s.IV el uso social del praenomen decae vertiginosamente y el mismo gentilicio aparece siempre menos usado (de este uso nace la forma medieval y moderna del nombre de persona). S. Jerónimo, en su DE VIRIS ILLUSTRIBUS, 121, es el que nos dice que PRISCILIANO era ABULAE EPISCOPUS, obispo de Avila. De su muerte, acaecida, al parecer, en edad avanzada, los 50 años, deberia deducirse que debio nacer en el año 330 d.C., en pleno imperio de Constantino, en el momento de mayor entusiasmo del cristianismo triunfante en la sociedad romana, en pleno fervor de las primeras disputas teologicas. Es el periodo de los primeros CONCILIOS tanto locales como ecumenicos, apareciendo dos tendencias: jerarquizacion estabilizadora e inquietud espiritual individual. Formación pagana la suya, y lo confisa el mismo: avida lectura de cualquier libro, incluso de los que reprobara, en cuanto cristiano, como "tonterías mundanas" e incluso "contrarias a nuestra fe": todo en razon de una "instrucción de la propia inteligencia". Tras el bautismo, en edad adulta, su fe es decidida y sin flexion, su búsqueda intelectual de la via de la salvación, convencida y perseverante; puede ser ondivaga y fluctuante su teologia, pueden ser audaces sus contactos con los evangelios apócrifos (rechazados por la jerarquia) o con el exoterismo maniqueo y agnóstico, pero su fe en Cristo, no: "Cristo es para nosotros razon de vida, el vivir mismo, la fe misma, nuestra piedra angular, nuestro Dios.." (Tractatus I). Sus secuaces crecen dia a dia hasta formar un grupo sorprendentemente unido y aguerrido, alarmante para la autoridad: luego era persuasivo y creible, convencedor, capaz de arrastrar una muchedumbre hambrienta de verdad salvificadora. Pronto la España occidental lo seguira con entusiasmo, a él, un laico, a quien las autoridades se preocupan, en primer lugar, de arrancar la aureola de doctor, una dignidad que solo las autoridad eclesiástica puede conferir. Para colmo, la "secta" cuenta con un fenómeno novísimo y alarmante: un sequito extraordinario del sexo femenino. Sus detractores, muy blandamente y sin convincion aluden al fenómeno como un equivoco "indicio" de inmoralidad. Sin embargo, podiamos encontrarnos ante un Heresiarca pudibundo y anafrodita, aunque como dice Sánchez Drago: "yo prefiero la iconografía tradicional, tan gallega y española, tan rica en sexo y desmadre." Los seguidores de Prisciliano dejan que las mujeres lean la Biblia en casa de hombres con los que no tienen parentesco, ayunan los domingos, se retiran a las montañas, usan el zodíaco como referencia, y andan descalzos. ¡Jesús llevaba sandalias! Ir descalzos demuestra una afinidad con muchos rituales paganos, sobre todo agrícolas. El ascetismo predicado por el "gallego" no era un movimiento monastico organizado, sujeto a una Regla, como en Oriente. Su originalidad radica en que es practicado en montes, villas y casas. Siendo sus seguidores gente rica y culta. Aunque su movimiento practica la pobreza voluntaria "Por una feliz y voluntaria pobreza los justos rechazan la raiz de todos los males que es la avaricia, contentos con el haber cotidiano y el vestido suficiente, administrado con piedad consigo mismo" Para los hombres del siglo XXI son aspectos muy positivos de su ascetismo su idea de reforma radical de la Iglesia, la abolicion de la esclavitud y la diferencia de sexos." Los creyentes se salvan y justifican no por la ley, sino por la fe y confesion de Cristo, carentes del yugo de la esclavitud y de la diversidad de los sexos". Y la importancia dada a laicos y mujeres. Tambien es simpatica el hecho que su ascetismo no requeria de un apartarse del mundo. Para los priscilianistas S. Pablo es el verdadero maestro del ascetismo rigorista, y sobre todo modelo del hombre y apostol perfecto. El Metropolita Emeritense IDACIO o HYDACIO DE MERIDA, no confundir con ITACIO DE OSSONOBA (Obispo de Faro), otro enemigo encarnizado del "gallego", especialmente en consideración del hecho que dos fautores de PRISCILIANO son obispos, INSTANCIO y SALVIANO, pasa a la ofensiva en el año 380, haciendo convocar un sínodo en Zaragoza que condene al supuesto "hereje". Pocos obispos responden a la convocatoria (otra señal indirecta de la simpatia y favor de que gozaba el movimiento); los tres de la "secta" no se presentan, ni para autodefenderse, invalidando en practica cualquier decisión, puesto que un decretal del Papa Damaso advertia que "ninguno, en estos casos, podia ser condenado ausente y sin haber sido escuchado a propia disculpa". "En los veintiun dias que hay, entre el 17 de Diciembre hasta la Epifania que es el 6 de Enero, no se ausente nadie de la iglesia durante todo el dia, ni se oculte en sus casas, ni se marche de su hacienda, ni se dirija a los montes, ni ande descalzo, sino que asista a la iglesia" CONCILIO DE ZARAGOZA (380) Esta prohibicion intenta evita que los ricos terratenientes realizaran un especie de retiro ascetico, y de los ritos paganos que tenian lugar en esos dias del año: los carnavales de invierno, los ritos del paso del Año Viejo al Año Nuevo, la fiesta de los "cervuli" Instancio y Salviano consagran obispo a PRISCILIANO. Itacio, ante una actitud de desafio por parte de los obispos de su territorio, por primera vez recurre al poder civil para hacer valer su tesis, acusandolo ante el unico crimen "civil" perseguible como el de magia y del ya condenado maniqueísmo. El recurso al Emperador GRACIANO, con la condena de PRISCILIANO y sus seguidores al EXILIO fuera de la GALLAECIA, estuvo a punto de acabar del todo y definitivamente con la cuestion ope legis. Para Prisciliano buena parte del episcopado esta podrido e irrecuperable y quiere volver al ideal de los tiempos de Los Apostoles. El grupo de Prisciliano decide desplazarse a las galias y luego recurrir al Papa Damaso en Roma. Este no les recibe probablemente por su estado de salud (muriendo meses después el 11 de Diciembre del 384 y le sucede el Papa Siricio), mas que por no debilitar la posición del metropolita adverso al Prisciliano. La comitiva se dirige a Milan con recurso al Emperador Graciano, que según mantinen todavía las fuentes catolicas a traves de sobornos,les reponden asi en sus sedes y obligando a salir del pais a Itacio: el conflicto es ahora definitivo y PRISCILIANO SE TRANSFORMA EN UNA ESPECIE DE "ARRIO DE OCCIDENTE". Estamos en el años 384 y la refriega religiosa se traslada al terreno político, degenerando en una querella civil que solo se puede resolver con las intrigas de palacio. En las Galias, Graciano es asesinado en Lyon y el usurpador Máximo (de origen hispano) se proclamara Emperador en Treveris. Los ANTIPRISCILIANISTAS recurren inmediatamente a él y PRISCILIANO es llamado a disculparse, y sale de Avila y por el camino recoge a sus principales apóstoles de su iglesia: Latroniano, Asarivio, Potamio, Juan y Tiberio. Son obispos, aristócratas, diaconos, intelectuales, simples parientes del hereje, incluso hay un poeta, Latroniano, al que S. Jerónimo atribuye acentos insignes, pero cuyas obras sean perdido, Todos iban relativamente tranquilos. Nunca en la historia de la joven Iglesia cristiana se habia matado a nadie por razones ideológicas y teologicas.: NO SERA EL "DEDO DE DIOS" EL ACABAR CON PRISCILIANO (como en el caso de Arrio, che crepuit medius en una letrina de Bizancio), SINO EL "PODER DE LA ESPADA" IMPERIAL, QUE HACE SU PRIMERA APARICION EN LA HISTORIA DE LA IGLESIA OCCIDENTAL EN LA FAMOSA EJECUCIÓN CAPITAL DE LA PORTA NIGRA DE TREVERIS, EN EL 385. ES EL PRIMER FATAL "AUTO DE FE" DE UNA TODAVÍA NONATA "INQUISICIÓN". SULPICIO SEVERO, que habia vivido en primera persona buena parte de los hechos. En su HISTORIA SAGRADA, l. 2, o según las fuentes el CHRONICON, 11.47.2 que se le imputa al primero y a un tal SAN PRÓSPERO DE AQUITANIA, traza un retrato del personaje de PRISCILIANO: "Era de familia noble y muy rico, agudo e inquieto, elocuente, eruditisimo en todo tipo de lecturas, siempre dispuesto a disertar y discutir, en fin, un hombre de grandes dotes, si no hubiera corrompido un excelente ingenio con estudio desacertado. Tenia una serie de apreciabilisimas cualidades tanto de alma cuento de cuerpo. Amigo de vigilias, paciente en tolerar hambre y sed, sin ambicion alguna por poseer bienes y parco en extremo en usar de ellos. Pero era, al mismo tiempo, vano y orgulloso más de lo justo de su ciencia en temas profanos; y se decia que habia cultivado las artes magicas desde la adolescencia"... Severo no puede reprocharle otra cosa que su "ERUDICIÓN PROFANA". En cuanto a la acusación de magia, ya la expresión "creditum est" dice largamente el minimo valor con que el mismo Severo lo acredita. Al gallego podian juzgarlo , pero no condernarlo por los delitos de "erudición profana". Lo verdaderamente grave era la inculpación de MALEFICUS o ENCANTADOR, que llevaba aparejada la ultima pena. No en vano San Jeromino le llamo Zoroastris magi studiosissimum. "CONVICTO DE MALEFICIO, CONFESADO DE HABERSE APLICADO A DOCTRINAS OBSCENAS, Y REALIZAR REUNIONES NOCTURNAS CON MUJERES DESHONESTAS (turpes) Y ORAR HABITUALMENTE DESNUDO" Bien diverso es el juicio del cronista sobre el principal antagonista de PRISCILIANO, Itacio (11.50.1): "A mi, lo confieso, en este caso no me gustan mas los acusadores que los acusados; por Itacio ciertamente no daria un bledo, porque de santo no tuvo nada. Era atrevido, locuaz, impudente, derrochador, desbocado en la gula. Su demencia llego a tanto atrevimiento como para acusar a priscilianismo a los mas santos varones por el hecho de ser amigos de lecturas o de ayunos. Tuvo la impudencia de infamar como hereje al venerable obispo Martín (S.Martín de Tours), un hombre de virtudes verdaderamente apostólicas." Notese que en el texto de Severo el "ser amante de la lectura" o "de ayunos" significa " de la vida contemplativa" o "de la vida ascetica", las dos características del movimientos priscilianista. Sobre la sentencia final de Treveris, es interesante la posición de S. Martín mismo, expuesta por Severo en 11.51.2: "Estaba entonces S. Martín en Treveris, y no cesaba de increpar a Itacio para que desistiese de sus acusaciones, asi como de suplicar a Máximo (el emperador) que se abstuviese de una condena capital: era mas que suficiente la condena del error..." S. Ambrosio compara el juicio con el traslado de la acusacion de Jesus a Pilatos por los sacerdotes. Instacion fue desterrado. A Tiberio y otros priscilianistas le fueron confiscados sus bienes. J.M. Blazquez se inclina al pensar en que la Condena de Prisciliano y sus seguidores desempeño un papel importante el que eran RICOS. Siricio, Obispo de Roma, dira que las mujeres fueron condenadas por piedad excesiva. A los obispo delatores (Idacio y Itacio) se les llama bandidos, verdugos y calumniadores, y concretamente se puntualiza, arruino a los acusados, despojandolos de su patrimonio. Continua la crónica de Severo diciendo: "Por lo demas, la muerte de Prisciliano no significo la desaparición de la herejia que, al contrario, se afirmo y se difundio aun mas. Pues sus secuaces que antes lo habian reverenciado como un santo, ahora comenzaron a venerarlo como un martir. Los cuerpos de los condenados fueron trasladados a Hispania y enterrados con magnificas exequias. Mas aun, la costumbre de "JURAR POR PRISCILIANO" se convirtió en una especie de solemne acto religioso". Los once tratados salidos de su pluma descubiertos por Schepss en un manuscrito de los siglos V o VI hallado en la biblioteca de la Universidad de Würzburg no han puesto fin a la controversia que aun esta envuelta en considerable dificultad. En la Enciclopedia Catolica podemos encontrar lo siguiente acerca de la doctrina del gallego: El fundamiento de las doctrinas priscilianistas es el dualismo gnostico-maniqueo, una creencia en la existencia de dos reinos, uno de la Luz y otro de la Oscuridad. Los angeles y las almas de los hombres fueron arrancados de la sustancia divina. Las almas humanas habian de conquistar el reino de las tinieblas pero cayeron y fueron aprisionadas en cuerpos materiales. Asi ambos reinos estan representados en el hombre y de ahí el conflicto simbolizado por parte de La Luz en los doce Patriarcas, espiritus divinos, que corresponden a ciertos poderes humanos y por parte de La Oscuridad, por los Signos del Zodiaco, símbolos de la materia y del reino inferior. La salvación del hombre consiste en la liberación de la materia. Estas doctrinas podian armonizarse con las enseñanzas de las Escrituras solo mediante una exagesis forzada de una teoria de la inspiración igualmente extraña. Se aceptaba el Antiguo Testamenteo pero rechazando la narración de la creación. Se reconocían como genuinos e inspirados algunos escritos apócrifos. La estica del dualismo priscilianista con su pobre concepto de la naturaleza dio origen a un indecente sistema ascetico asi como a algunas observancias liturgicas peculiares, como el ayuno los domingos y el dia de Navidad. Puesto que sus doctrinas eran esotericas y exotericas y puesto que se creia que los hombres en general eran incapaces de entender los mas altos caminos. A los priscilianistas, o al menos a los iluminados, se les permitia mentir por una finalidad mas santa. Debido precisamente a esta enseñanzas iban a escandalizar a los fieles, S. Agustín escribio su famosa obra DE MENDATIO (Sobre la Mentira). Es digno de señalar que tuvo éxito Prisciliano entre las mujeres, al igual que S. Jeronimo en Roma . Siendo Prisciliano un laico, se asemeja mucho su ascetismo al gnosticismo, donde la mujer desempeña un papel importante, podiamos considerar esto como un rasgo de arcaismo. Cuatro años después de la tragedia, un grupo de gallegos aparecen en Treveris, entre ellos un muy joven Dictinio que escribiria mas tarde de "Libra" (Las Balanzas) un tratado moral desde el punto de vista priscilianista, y piden permiso para exhumar los cuerpos de los martires. Se lo dan. En cierto modo, termina ahí la historia de Prisciliano y empieza la del PRISCILIANISMO. No sabemos cual fue el destino final del cuerpo del primer obispo historico de Avila, pero, trasladado a Hispania, es evidente que debio ser llevado a su Gallaecia (y a Avila, en concreto) por sus secuaces. En tal caso, la Basílica de los martires Vicente, Sabina y Cristeta habria sido el lugar ideal para su sepultura. Rodríguez Almeida habla de un sepulcro de granito colocado bajo el pavimento de la basílica y al nivel del techo de la cripta Sur, a poca distancia de ambas tumbas. Y viene igualmente a la memoria la tradición "juradera", desde siempre ligada a la Basílica y a los sepulcros martiriales ¿Incluido el de Prisciliano?. La consecuencia de sentencia de Treveris es una radicalizacion total de la controversia, siendo elegido como precursor los futuros movimientos reformadores como el Protestantismo aleman. Lo cual no produce otra cosa que el arrocamiento del pensamiento teologico catolico contra Prisciliano y su movimiento hasta hoy. ¿QUE COSA ES LA GALLAECIA? Cuestión versada es también la del origen natal de PRISCILIANO. "Gallego" es llamado por los autores antiguos, lo que ha inducido a la generalidad de los especialistas a considerarlo gallego en el sentido moderno del termino. Se trataría de un grave error de perspectiva. En la obra de Sanchez Drago "Gargoris y Habidis" dirá que era natal de IRIA FLAVIA - Padrón. Para los antiguos, él termino tenia un valor diverso ya desde los tiempos de Augusto. Basta leer los Hypomnemata geographica de Estrabón, III.3 Y III.5, partiendo del hecho de que , etnográficamente hablando, los pueblos al sur del Duero que fueron incorporados por Augusto a la provincia Lusitania con capital en Merida no eran verdaderos Lusitanos: los pueblos lusitanos comenzaban al norte del Tajo, esto es, bajo las Sierras de Estrella, Gata, Bejar y Gredos: "Siguen (entiéndase "entre los pobladores de la España occidental, en el marco general de los Luisitanos") los KALLAIKOI (lat. Gallaeci, "galaicos" o "gallegos"), que habitan en gran parte las montañas. Por haber sido difíciles de vencer, dieron su nombre al vencedor de los Lousitanoi, tanto que hoy la mayoría de los lousitanoi se llaman kallaikoi"... "Hacia el norte del Tajo se extiende la Lusitania, la mas fuerte de las naciones iberas y las que por mayor tiempo resistió a los romanos. Los limites son: hacia el Sur, (desde) el Tajo; al Norte y Oeste, el océano; al Este los Carpetanos, los vetones y los galaicos". Notese que esta hablando un geógrafo de la edad de Augusto, que conoce la realidad administrativa del momento (el ordenamiento provincial augusteo); en la cual la Lusitania se extendia del Algarve actual hasta el Duero, y en la que las actuales provincias gallegas aparecian incluidas en la Hispania Citerior o Tarraconensis; y en ella continuarian hasta que se realice la nueva división diocleciana o de la Tetrarquia, en los finales del s.III. Esta nueva división revolucionara todo el panorama administrativo en modo decisivo. En la Peninsula Iberica se crea la Diócesis Hispaniarum, que comprendera las provincias nuevas de la Tarraconensis (capital Tarraco), Carthaginensis (capital Cartago Nova), Gallaecia (capital Bracara), Lusitania (capital Emirita Augusta) y Baetica (capital Corduba) e, incorpora, la Mauritania Tingitana (capital Tingis, Tánger). ¡Se trata, por lo que afecta la territorio que ahora nos interesa, de una revolucion total! Podemos resumir las vicisitudes adminitrativas del territorio galaico-vettón de la siguiente forma: · EPOCA AUGUSTA: la Gallaecia del periodo republicano pierde la zona de Braga (el conventus Bracarensis aparece innaturalmente atribuido a la Hispania Citerior Tarraconensis). · EPOCA FAVIO-ADRIANEA: se crea un departamento adminitrativo al que, como muestran los documentos epigraficos, se da el nombre de provincia de VETTONIA, en algun modo colegada a la provincia Lusitania, pero con procurardor propio. Aparece clara la identidad Gallaecia=Vettonia. · EPOCA SEVERINA (inicio siglo III): Caracalla crea la HISPANIA NOVA SUPERIOR ANTONIANA, administrada por un legatus (Augusti) pro praetore de rango ducenarius. Esta nueva provincia es llamada HISPANIA SUPERIOR, en algun otro es dicha GALLAECIA, lo cual signifiva que incluye el conventus Bracarensis. · EPOCA TETRARQUICA (finales del siglo III): es creada definitivamente la provincia Gallaecia en condiciones de paridad total con las otra cinco provincias de la diocesis Hispaniarum. Se comprende en ella el conventus Bracarensis (galaico-vettón), el Lucensis (ártabro) y el Asturicensis (astur) como en la reforma de Caracalla, que no fue evidentemente tan efimera como algunos piensan.

-

Más informacióen en: http://www.geocaching.com/seek/cache_details.aspx?guid=8d39be73-93ba-4e3c-971d-6d1d36657774


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 F. 14 de nov. 2006

    Por partes: "¿quién hubiera pensado, durante la Antigüedad clásica, que iba a tener que sacrificar su bello nombre a favor del de (AL'ANDALUS = VANDALUCIA = TIERRA DE LOS VANDALOS) un pueblo invasor tan insignificante y efímero con el de los VANDALI SILINGI ? " Esto, actualmente, no lo defiende nadie prácticamente. Dice el autor lo siguiente: "PRISCILIANO fue consagrado obispo de Ávila por sus amigos Instancio y Salviano, bien difícilmente fueron a buscar un "forastero" (no existe esta praxis en las comunidades paleocristianas, que consagran un nativo o, al menos, un residente estable)". Bueno, que Prisciliano fuese de Ávila no puede inderirse de que fuera consagrado obispo de esa ciudad, ya que la primera intención fue hacerlo obispo de Mérida, pero la población emeritense reaccionó violentamente en cotra y hubo de salir de la ciudad. Con el argumento anterior,deberíamos sostener, pues, que Prisciliano era emeitense. Sobre Prisciliano,la controversia priscilianista y la condena de Prisciliano, sonmuy útiles los artículos de MªV. Escribano, la mayor specialista española sobre el tema: ESCRIBANO PAÑO, M.V.: Iglesia y Estado en el certamen priscilianista. Causa ecclesiae y iudicium publicum,Zaragoza, 1988. “Haeretici Iure Damnati: el proceso de Tréveris contra los priscilianistas (385)” en cristianísimo e specifità regionali nel Mediterraneo latino (sec. IV-VI). XXII Incontro di studiosi dell’antichità cristiana, Roma, 1994, pp. 393-416. “Cristianización y liderazgo en la Lusitania tardía”, IV reunión dárqueologia cristiana hispanica (Lisboa, 1992), Barcelona, 1995. P. 267-275. “La disputa priscilianista” en TEJA, R. (ed.): La Hispania del siglo IV. Administración, economía ,sociedad, cristianización, Bari, 2002, pp. 205-230. “Estado actual de los estudios sobre el priscilianismo”, Revisiones de Historia Antigua III. El cristianismo: problemas históricos de su origen y difusión en Hispania, J.Santos, R. Teja (eds.), Vitoria, 2001, 259-283. Vid. también el reciente VILELLA, J.: “Un obispo-pastor de época teodosiana: Prisciliano” en Vescovi e pastoi in epoca teodosiana, XXV Incontro Zdi studiosi dell’antichità cristiana, roma, 1997, pp. 503-530. Además del clásico FONTAINE, J.: “Panorama espiritual del occidente peninsular en los siglos IV y V: por una nueva problemática del priscilianismo”, Primera reunión gallega de estudios clásicos, Santiago de Compostela, 1981, 185-209. Cuando tenga más tiempo continúo. Saludos

  2. #2 F. 14 de nov. 2006

    Por cierto, el artículo, en general y con algunas salvedades que procuraré argumentar, es muy correcto y documentado. En cuanto a que Ávila estuviera en Galecia, eso es discutible. Muy recientemente, CANTO, A. M.: "Sobre el origen bético de Teodosio I el Grande, y su improbable nacimiento en Cauca de Gallaecia", Latomus, 65.2, 2006, pp. 388-421, aporta argumentos muy fundados para dudar de que Cauca (Coca, Segovia) perteneciese a Galecia, por lo que es complicado ubicar Ávila en esa provincia. Prisciliano y sus seguidores se vieron envueltos en las complejísimas luchas palaciegas y utilizados por las diversas facciones quepugnaban por hacerse con el poder en la corte del nuevo emperador Máximo (digo emperador porque como tal fue reconocido por Teodosio). Tanto Prisciliano como sus enemigos hicieron uso abundante de los sobornos y el "tráfico de influencias", pero el peor parado fue Prisciliano. No fue tan santo, pues como parece. Recordemos que intentó hacerse con la silla catedralicia de Mérida de forma ilegal. Saludos

  3. #3 AspidioII 16 de nov. 2006

    Un detalle más, que reconozco que lejos de esclarecer la cuestión de Ávila y la Gallaecia sólo contribuye a confundir: Ha habido quien ha planteado la posibilidad de que la sede episcopal ocupada por Prisciliano no correspondiese a la Ávila actual (disculpad que no aporte referencia: he estado buscando en la bibliografía que tengo a mano y no lo he encontrado). Algunos de los argumentos que se barajaban se fundamentaban en que, por una parte prácticamente no hay más noticias que vinculen el priscilianismo y sus seguidores con Ávila (Avela o Abela), mientras que parece que éstos sí se documentan en territorios del noroeste, así por ejemplo en Astorga. El otro argumento, como no, venía a ser el del "ex silentio arqueológico", puesto que no se conocían restos de entidad de esa época que justificasen una sede episcopal en Ávila. Se manejaba también la posibilidad de que existiesen dos realidades direrentes, dos núcleos de población, con una denominación similar como origen del equívoco. Lo cierto es que por lo que he estado viendo, esta opción no tiene prácticamente adeptos, y casi nadie discute que Prisciliano fue obispo de la antigua Ávila. La pretendida escasez de hallazgos no parece que sea tan acusada y, en los últimos años, las excavaciones en la ciudad sí que han deparado conjuntos de época romana más importantes que lo que hasta ahora conocíamos, aunque yo sólo tengo referencias de ellos por las noticias publicadas en la prensa. Además hay quien ha considerado que el solar de Ávila era ya un municipio en época flavia (MANGAS, J. (1996). «Derecho latino y municipalización en la Meseta Superior», Actas del symposium sobre teoría y práctica del ordenamiento municipal en Hispania. Vitoria-Gasteiz 1993; pp. 223-238.; HERNANDO SOBRINO, M.R. (2001): "Reflexiones en torno a la municipalización de Ávila. CIL II 3050: Entre San Segundo y Santa Barbada" Gerión, n.º 19: 709-735) Este último se puede encontrar en http://www.ucm.es/BUCM/revistas/ghi/02130181/articulos/GERI0101110709A.PDF Saludos Pd.: (algún día alguien podría enseñarme a incluir cursivas y negritas... he visto un tema de ayuda en el que se habla de unos controles pero no sé como introducirlos)

  4. #4 alfaiome 07 de feb. 2007

    Un par de notas: 1ª: Avila, Abela, Obila o como quiera que se escriba debe leerse con inicial tónica Á (Ó): Auila [Ábila] es la única forma que explica el Ávila actual semicultismo, el Abla teórico fonético, y un *Aula: *Oula: Óbila, así como 'auilense': Amblés, para la comarca. 2ª: Tiendo a creer en la Gallaecia extensa, casi sinónimo de Tarraconense en algunos momentos, pero no es mi asunto. De todos modos, el texto de Orosio arriba citado (Cantabri et Astures Gallaeciae provinciae portio sunt, qua extentum Pyrenaei iugum haud procul secundo Oceano sub septentrione deducitur) no es incompatible con la definición restrictiva de Gallaecia, puesto que ' extentum Pyrenaei iugum': 'collado extendido/ prolongación del Pirineo' incluye toda la Cordillera Cantábrica: 'Pyrenaeum', y aún más si es 'extentum' no se limita a nuestra denominación de Pirineos. 3ª: A los seguidores de Prisciliano se les llamaba 'prisciliani' con sentido peyorativo en texto ¿eclesastico? hispano ¿bético? (no partidario, claro), dato seguro, pero impreciso o ilocalizable para mí en estos momentos; 'priscilianum: *prixillán', con simplificación y disimilación bien pudiera ser origen del calificativo de 'perillán', tan hispano (portugués). En Toledo medieval se guarda el recuerdo de "don Illán, el mago de Toledo” que parece cruzarse con unos Illán (Pérez) más o menos históricos (Cf. p. cit infra). O sea, que el affaire prisciliano dejen de santiaguizarlo tanto, porque es pura Hispania/ Roma: Tréveris. "http://www.leyendasdetoledo.com: "De notable “nigromante” sería lo más suave que Illán recibe en no pocos textos. Muchos también pretenden ver en la famosa obra de Don Juan Manuel, “El Conde Lucanor”, en el Cuento XI titulado “Lo que sucedió a un deán de Santiago con don Illán, el mago de Toledo”, la persona de nuestro Don Esteban, asignándole como el mago al que el Deán, deseoso de aprender las “artes toledanas” visita… Algunos incluso afirman que este personaje “sabía más de demonios que el propio Demonio”. Posiblemente el autor de “El Conde Lucanor” se inspiró en la fama que Esteban Illán tuvo en la Edad Media en la ciudad de Toledo, y tuvo a bien inmortalizar ciertas voces populares que asignaban a esta persona la etiqueta de “mago” o “nigromante”, y conocedor de las artes que le hubieran facilitado cuantas riquezas consiguió en vida, o bien a alguno de sus descendientes, que no fueron pocos".

  5. #5 jeromor 14 de feb. 2007

    No creo que tenga nada que ver, porque la Galicia avileña, si existió, que es muy dudoso, sería a partir de finales del s. III y las gentilidades, de origen prerromano, no parece que perduren más allá del s. II. Además son cosas distintas. En cuanto a los límites, las cumbres al N de Santa María de la Alameda, en el lado izquierdo del Cofio, que aquí sigue un valle de falla muy recto de dirección N- S, se llaman Alto de Cartagena y Sierra de Cartagena, topónimos que hacen muy atractiva la teoría de que conservan el eco del extremo noroccidental del conventus y provincia cartaginense.

  6. Hay 5 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba