Autor: hartza
jueves, 14 de septiembre de 2006
Sección: Historia Antigua
Información publicada por: hartza
Mostrado 20.434 veces.


Ir a los comentarios

La caída del Imperio romano, de Peter Heather

 

-


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 alevin 14 de sep. 2006

    Gracias por la recomendación hartza. Siempre es bueno ir sobre seguro cuando uno se enfrenta a la adquisición de un libro "específico"sobre una época en especial, yo me he gastado muchos duros en Libros que después no merecian la pena o que quedaron trasnochados al año siguiente. Recuerdo hace un par de meses q

  2. #2 Hannon 14 de sep. 2006

    Fantástico Hartza. Ahora sólo falta que, cuando tenga tiempo, Silberivs Optimvs Maximvs cree un apartado para recensiones bibliográficas. A ver si le damos una nueva utilidad a Celtiberia. Claro que, luego se empezarán a colgar vaya usted a saber qué recensiones, de vaya usted a saber qué Libros.

  3. #3 Minaia 17 de sep. 2006

    Hartza, Sí la verdad es que los Libros de los dos (Diamond y Mann) son de los de comprar y releer (me explico:como estoy lejos de España, compro lo imprescindible, ya que luego me costaría más llevarlo que comprarlo allí). Oído cocina con Flashman, le echaré un vistazo. Cornwell me suele gustar en plan lectura ligera, como dices. La saga de Excalibur es de las que más me ha gustado sobre Arturo. Te doy la razón con el otro Arturo, en algunos Libros llega a cargar con ideas y frases que repite demasiado. De los Libros que me dices, empiezo con éste y ya pondré otro post sobre el otro, para no hacerlo demasiado largo. Freakonomics Vamos a ver que haga memoria, se trata de un libro al alimón entre Leavitt como economista y Dubner, un periodista de la revista New Yorker, que creo que se encargó del estilo y redacción. Ha tenido bastante éxito de ventas. Creo que lo que llama más la atención a la gente es el uso de la economía en campos fuera del radar del resto de los estudiosos, sin lanzar una gran teoría general que explique todo. Esto y el hecho de que Dubner a veces trate a Leavitt casi como una estrella de rock, creo que le ha valido bastantes críticas por superficialidad entre la comunidad “científica”. El libro enlaza distintos temas más o menos chocantes, sin conexión aparente entre sí; desde la frecuencia de los nombres según generaciones al nivel de renta real de los traficantes de droga. El más notorio de todos es uno en el que hace una correlación entre el descenso de los niveles de delincuencia en Estados Unidos y la extensión del aborto. ”The Economist” se hacía eco de algunos estudios que, al parecer, desmienten sus conclusiones en este punto concreto, pero creo que la cuestión sigue abierta. En todos los temas tratados, Leavitt llega a conclusiones que parecen ir a contrapelo de la “sabiduría popular”. El hilo que subyace a todos ellos es el uso de la estadística y el estudio pormenorizado de los incentivos reales que tiene la gente para actuar como lo hace. Esto último es el punto central del libro y también lo más interesante. El nivel de los capítulos es un poco dispar, ya que también depende de lo que cada caso concreto le pueda interesar a uno, pero es de lectura entretenida y se sacan unas cuantas ideas para reflexionar.

  4. Hay 3 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba