Autor: Drancos
sábado, 21 de julio de 2007
Sección: Artículos generales
Información publicada por: Drancos


Mostrado 18.642 veces.


Ir a los comentarios

.

.

.

-


.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 giorgiodieffe 13 de jul. 2006

    Encuentro la version italiana de la historia y la pongo con traduccion automatica... http://www.giustiniani.info/genova.html STORIA DELLA CITTA’ DI GENOVA DALLE SUE ORIGINI ALLA FINE DELLA REPUBBLICA MARINARA "En 1146 Génova no siguió a Rey Luigi VII de Francia y Rey Corrado de Alemania en la II cruzada. Los sarracenos del reino de Granada estuvieron ya dueños de las Baleares, Menorca y Almería, y, de los 1137 aliados de los pisanos, ejercieron una fuerte acción de piratería contra Génova. Sobre presión de Papa Eugenio los genovéses mandaron 22 galeras, 6 goletas, máquinas de guerra y 100 caballeros, bajo el mando del Cónsul Caffaro y Oberto Torre contra las Baleares. A Menorca los genovéses desembarcaron en el puerto de Hornillo/Fornello y dejados pocos hombres a guardia de los barcos, saquearon la isla por 4 días. Vueltos a las galeras fueron atacados de 300 caballeros sarracenos y de muchos soldados. Los derrotados saquearon la ciudad de la isla, Polenza. Dejada Menorca dirigieron a Almería. A Porto Mahon depredaron los barcos allí atracados y plantaron sus tiendas bajo las paredes de la ciudad. Los sarracenos prometieron un tributo de 113.000 maravedis a cambio de una tregua. Vertidos los primeros 25.000 Mohammed ibn Meimûm, Rey de Almería, logró huir. El asedio retomó pero con la llegada del invierno los genovéses suspendieron el ataque. Alfonso VII, Rey de Castilla y Leo y Raimondo Berengario III, Conde de Barcelona y Príncipe de Aragón, se pusieron de acuerdo con el embajador genovés Filippo Lamberto Guezo prometiendo 1/3 de las tierras que habrían sido conquistadas y garantizando el envío de un fuerte ejército por la reanudación de las hostilidades: uno contra Almería y el otro contra Tortosa. El año siguiente, apaciguádas las discordias interiores que fueron suerte a principio año y castigados severamente a todos los que para evitar la empresa militar absentavan de la ciudad, 63 galeras y 163 barcos, conducidos por los Cónsules Oberto Torre, Filippo de Piazzalunga, Balduino, Ansaldo Doria, Ingo y Ansaldo Pizzo, dirigieron en junio hacia Porto Mahon. De allí el Cónsul Baldovino movió con 15 galeras hacia Almería y paró el puerto. Cuando toda la flota fue reunida los genovéses se llevaron a Cabo Gata donde esperaron por un mes la llegada de Rey Alfonso. Raimondo Berengario III llegó con algunos bastimentos, soldados y 53 caballeros. Del 21 de agosto Balduino movió contra la mezquita fingiendo de querer atacar para atraer a los sarracenos fuera de la ciudad mientras el Conde de Barcelona movió de tierra. 40.000 sarracenos siguieron a los genovéses. Los soldados del Conde y 25 galeras pararon a los sarracenos mientras llegó otra vez el resto de la flota de cabo Gata. Guglielmo Pelle, luego Cónsul del Ayuntamiento de Genova en el 1149, enseñó en esta ocasión toda su combatividad tanto que circunvolando sobre la cabeza su espada "ultras centum interfecit." El ábrego paró el combate; 5.000 musulmanes cayeron sobre el campo y los galeras redoblaron a puerto Lena. A pesar de tres incursiones sarracenas para intentar incendiar los barcos, los cristianos acabaron de construir las máquinas de guerra; Rey Alfonso llegó con 400 caballeros y 1000 hombres de pies y los genovéses se acercaron a la ciudad. Ya que lograron abrir una brecha en el muro de protección de la ciudad los Musulmanes trataron de negociar con Rey Alfonso su abandono del campo de batalla a cambio de 100.000 Maravedis. El 17 de octubre, con el apoyo reacio del ejército castellano, 12.000 militar genoveses expugnaron la ciudad, cosa de 3 horas, asaltándola en el más completo silencio. Los sarracenos perdieron 20.000 hombres y 10.000 les fueron llevados a Génova como a esclavos. 30.000 Maravedis fueron tomados de rescate por los sarracenos atrincherados en la ciudadela y muchos otros en el saqueo: 60.000 Maravedis fueron destinados al Ayuntamiento para compensar los gastos, 8500 liras y el resto dividido entre los hombres. El tercero de la ciudad que se puso genovesa fue concedido el 5 de noviembre de 1147 en feudo por 30 años al genovés Ottone Bonvillano a cambio de la exención de los impuestos y de un canon simbólico por 15 años y luego la mitad de las rentas fiscales. Los genovéses se pararon a Barcelona para invernar pero los Cónsules Oberto Torre y Ansaldo Doria llevaron los 60.000 Maravedis a las cajas del Ayuntamiento y con ellos extinguieron la deuda pública que fue de 17.000 Maravedis y preguntaron el envío de hombres y de armas. El 29 de junio de 1148 los genovéses, con base en los acuerdos cogidos con el Conde a Raimondo, llegaron a la desembocadura del Ebro, cerca de la ciudad catalana de Tortosa. Mitad de los genovéses y parte de los caballeros del Conde se llevaron en el llano adyacente la ciudad; la restante mitad en los alrededores de Bagnera con Guglielmo IV de Montpelier. A pesar de la manifiesta impaciencia de los genovéses, que costó numerosas pérdidas, se proveyó a completar las máquinas de guerra. Hecha brecha en el muro los genovéses penetraron con 2 castillos y llegaron con uno hasta la mezquita y con el otro hasta la fortaleza, Sveta. A Sveta los Musulmanes se defendieron valientemente. Los sitiadores llenaron, por orden de los Cónsules, el amplio foso de protección y construyeron un castillo móvil, incluso siendo muchos en duda sobre la utilidad de largas obras. Cuando el castillo estuvo listo fue llevado, con 300 militar, sobre el lado del foso llenado pero los sarracenos lanzando peñascos de 200 libras lo perjudicaron. Los caballeros del Conde fueron de largo tiempo sin sueldo. Después de algunas negociaciones, los genoveses garantizaron 40 días de tregua en espera de eventuales socorros de los moros españoles a la ciudad sitiada con el acuerdo que, si no hubieran llegado, la ciudad se hubiera rendido. Los sarracenos de la ciudadela se se rindieron el 30 de diciembre izando la estandarte genovesa, después de 6 meses de asedio. Los genovéses tomaron 1/3 de la ciudad, como pactada, y consiguieron del Conde de Barcelona, regalo por la iglesia de S. Lorenzo, la isla frente a Tortosa. La ciudad no fue saqueada por cuyo las rentas fueron escasas. El año siguiente volvieron en patria pero ya en el 1159 Tortosa, la parte genovesa, le fue cedida a Raimondo Berengario, Conde de Barcelona a cambio de 16640 maravedis que no fueron vertidos nunca. En el 1149, a causa de los éxitos indicados en España, el Rey de Valencia y Denia Abu Abd Alá Mohammed ibn Said Mardanisch, dicho también Lobo o Lopez, estipuló un tratado con el embajador genovés Guglielmo Lusio concediendo un almacén en cada uno de las dos ciudades, la exención de los impuestos y 10.000 maravedis. Fue tal la fama de los genovéses en el mundo árabe que pudieron circular libremente sin ningún temor de ser atacadas ya sus barcos si no por error".

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba