Autor: Brigantinus
viernes, 07 de julio de 2006
Sección: Artículos generales
Información publicada por: Brigantinus


Mostrado 17.983 veces.


Ir a los comentarios

Los cátaros: más acá del mito

- Suprimido

 

 


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Diocles 08 de jul. 2006

    Respecto al manoseado tema del santo grial, es sabido que, en su obra titulada "Perceval o el cuento del Graal", Chrétien de Troyes sólo usaba la expresión Graal (o grial), no le llamaba santo. Según este autor, el grial estaba hecho de oro puro y estaba adornado con piedras preciosas. También hace referencia a una lanza de cuya punta salía una gota de sangre. Es muy probable, como creía T. W. Rolleston, que la leyenda original fuese la versión galesa recogida en el Mabinogion, a pesar de que este manuscrito es un poco posterior al de Chrétien de Troyes. A Perceval los galeses le llamaban Peredur, hijo del rey Ebrawc; y resulta que un antiguo rey de Ebrauc (York), que vivió aproximadamente entre 510 y 580, se llamaba realmente Peredyr (www.britannia.com/bios/ebk/peredaeb.html). Así pues, el "caballero" Perceval o Peredur está basado en un personaje histórico, a quien el francés Chrétien considera erróneamente como galés, seguramente porque el relato que él adaptó procedía de la tradición galesa. El caso es que esta leyenda original británica ni siquiera hace referencia al grial. El joven Peredur se encuentra con el rey Pescador, que está tullido, y que resulta ser su propio tío; y después entra en el salón de un maravilloso castillo, donde contempla cómo dos muchachos transportan ceremoniosamente una lanza de cuya punta caen tres gotas de sangre, seguidos de dos doncellas que llevan la cabeza cortada de un hombre en una gran bandeja. Al final del cuento, resulta que la cabeza pertenece a un primo de Peredur y la lanza fue el arma con la que le mataron, y con la que hirieron además al rey Pescador, la cual seguirá sangrando hasta que el crimen sea vengado. Con la ayuda del rey Arturo, Peredur consigue efectivamente vengar a su primo y a su tío, venciendo a las "nueve hechiceras de Gloucester", enemigas de su familia. Serían los continuadores de la obra de Chrétien de Troyes los que cristianizaron el mito, convirtiendo el grial introducido por Chrétien en el cáliz de la Última Cena, y la lanza sangrante en la de Longinos. No obstante, Wolfram von Eschenbach también ofrece una versión bastante peculiar en su "Parzival", pues afirma basarse en el relato de un tal Kyot de Provenza y de un pagano (¿judío?) de Toledo llamado Flegetanis, describiendo entonces el grial como una piedra a la que también denomina "lapsit exillis" (que algunos creen que debe leerse "lapis exillis" por estar erróneamente escrito, y que relacionan con la piedra filosofal). Lo que parece estar claro es que si el grial no era considerado originalmente el cáliz de la Última Cena, ni era por tanto un "santo grial", aún es más difícil que fuese la "sang réal", entendida como la supuesta descendencia de Jesucristo y María Magdalena (como nos han pretendido hacer creer los tres desvergozados autores del libro "El enigma sagrado" y el novelista Dan Brown, a rebufo de ellos). También a mí me ha gustado el artículo, Brigantinus. Un cordial saludo.

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba