Autor: Brigantinus
viernes, 07 de julio de 2006
Sección: Artículos generales
Información publicada por: Brigantinus


Mostrado 16.783 veces.


Ir a los comentarios

Los cátaros: más acá del mito

- Suprimido

 

 


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 sibulco 10 de jul. 2006

    No soy druida, pero creo poder contestar a la pregunta de Servan: "¿Será correcto hablar de herejía cátara? En verdad los cátaros están tan lejos del cristianismo, que me parecería más lógico hablar de una corriente gnóstica. Me pregunto si hay un contínuo entre los gnósticos y los cátaros". Para el historiador francés del catarismo, Michel Rocquebert, que vive en el pueblo de Montségur de Ariege, sí que había una gnosis en el catarismo: "Innegablemente. La idea de que hay dos creaciones y, por tanto, dos creadores; una creación buena y otra mala; la idea de que el alma que pertenece a la creación buena es una exiliada y prisionera del mundo, es decir, de la creación mala; la idea de que la salvación sólo se puede conseguir mediante el conocimiento iluminador: todo eso es gnóstico. Pero no hay que olvidar que el catarismo es una forma de cristianismo, y que siempre se ha presentado como tal, incluso como el auténtico cristianismo. Por tanto, tenemos una forma innegablemente gnóstica de cristianismo, y ésa es además la razón por la que estoy convencido de que el catarismo no apareció como un milagro precisamente en mitad de la Edad Media, en los siglos XI Y XII, sino que, en realidad, sus orígenes se deben buscar en el cristianismo primitivo".

  2. #2 sibulco 11 de jul. 2006

    Contesto a Servan, 22:15. Los gnósticos se fundamentaban en considerarse en posesión de un conocimiento secreto, excluido del común de los mortales, y del que ellos se consideraban portadores. Ese conocimiento secreto conlleva a que sus miembros se consideran que pertenecen a un grupo elitista, privilegiado; los "pijos" priscilianistas, cristianos de las clases altas del tiempo de Teodosio en Hispania, son el ejemplo de una elite que quiere demostrar su superioridad de clase aun en el muy "democrático" cristianismo arcaico. Es una visión dialéctica, por supuesto, pero creo que acertada.

  3. Hay 2 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba