Autor: Pablo Chaves
jueves, 22 de junio de 2006
Sección: Opinión
Información publicada por: Virio
Mostrado 36.760 veces.


Ir a los comentarios

Don Pelayo y la manipulación política del pensamiento radical.

Me han dejado un libro escrito por Jose Luis Olaizola titulado: Don Pelayo, del cuál debo decir que al margen de lo entretenido y su amena y divertida lectura me temo que está influído por la "nueva ola" de "historiadores radiofónicos" de dudosa objetividad y lo que es más preocupante de dudosa documentalidad. ¿Cómo puede aventurarse a escribir este autor, por poner un simple ejemplo, que Pelayo nació en Cosgalla y era rubio y espigado? ¿O los amoríos que tuvo con Doña Egilona y toda la parafernalia legendaria que rodea a su historia? ¿Es ético inducir a los lectores de forma sutil a pensar que todo esto que cuenta se encuentra en las crónicas, sobre todo la del Casto a la que hace alusión constantemente? Así es como se publicita el libro en casadelibro.com: "Una historia de amor propició la reconquista más antigua de la historia de nuestro país. Don Pelayo, orgullo de los asturianos y símbolo de la reconquista de la península ibérica, se muestra en esta nueva obra del periodista José Luis Olaizola, en su faceta más humana, siendo capaz de las mayores gestas y de las mayores derrotas con un solo obejtivo: el amor de una mujer. Una obra amena, llena de anécdotas con las que podrá saber muchos aspectos de la historia de España. El inicio de la lucha contra el infiel, que comenzó con la batalla de Covadonga y culminó en 1492 con la expulsión por parte de los Reyes Católicos." Se documentó para esta novela de los trabajos de Claudio Sánchez Albornoz, de la “historia de las armes” del conde Clonard, los libros sobre los visigodos de Juan Antonio Cebrián y la historia de los reinos visigóticos d’Orlandis. Sin embargo, aún es más triste que los asturianos debamos la divulgación de nuestra historia , que no es sólo nuestra ojo, a intelectuales foráneos y casi siempre con tendencias nacionalistas de corte centrípeto.

Aquí pongo el CULMINATUM de a dónde puede llegar esta tendencia citando a nada más y nada menos que Federico Jiménez Losantos

Aunque algunos mizifuces y ciertas zapaquildas le nieguen hasta la existencia, lo cierto es que Don Pelayo vivió y fue rey y luchó en Covadonga y venció a los moros. Pero tampoco son ciertas las grandes batallas, la voluntad de lucha desde el principio, el poder de su ejército ni la extensión de su reino. Pelayo fue cristiano, godo, o hispanogodo, nació a finales del siglo VII, en fecha y lugar que desconocemos y murió en el año 737, tras comenzar la Reconquista de España a los invasores musulmanes. Porque para Pelayo no había la menor duda de que los musulmanes eran invasores y que le habían arrebatado su patria. Cómo y por qué llegó a ser nombrado rey y a fundar un reino más en el aire que en el suelo son cosas harto confusas en los detalles aunque clarísimas en el fondo. Era Pelayo espatario, una suerte de guardia real en la corte de Don Rodrigo, el último de los reyes godos. Su padre se llamaba probablemente Favila y su abuelo Pelayo, porque era costumbre hispanogoda heredar el nombre del abuelo y por eso mismo el hijo y sucesor de Pelayo fue Don Favila, al que mató un oso. En alguna crónica se da por muerto al padre de Don Pelayo a manos de Vitiza, antecesar y rival de Don Rodrigo en la lucha de clanes godos que acabó en la derrota del Guadalete. Es posible: el asesinato era una de las costumbres más asentadas entre los godos. También es casi seguro que Pelayo fuera uno de los combatientes más cercanos al derrotado Rodrigo en aquella batalla del 711 que marcó toda la historia posterior. Debía de ser del clan de Rodrigo o adoptado por éste y soldado de valor y autoridad indudables, porque no tuvo que disputar con nadie el trono de España, que en el año 718, cuando se alzó en armas, era una simple silla de montar. Pero esos siete años, desde la derrota en 711 hasta la rebelión en las montañas de Asturias, son muy oscuros. En principio, Pelayo fue, como otros godos e hispanorromanos notables, parte de la aparatosa espantada, desparrame sin orden ni concierto, de los cristianos ante los invasores moros. Sin capacidad para fortalecerse en Toledo o atrincherarse siquiera en las tierras altas de la Meseta, aquellas tropas fueron dando tumbos y rindiéndose, cada vez más al norte, hasta pasar los Pirineos o quedar contra el Cantábrico, en las montañas astures y cántabras. Pero también las tierras asturianas cayeron bajo control musulmán. Munuza se llamaba el gobernador de aquella comarca, que se estableció en lo que hoy es Gijón. En virtud de los acuerdos entre cristianos derrotados y musulmanes vencedores, Pelayo marchó a Córdoba como enviado o como rehén, mientras una hermana suya, con la que había hehco toda la retirada hasta el norte, quedaba en Asturias. La hermana de Pelayo, mientras éste vivía en Córdoba, pasó al harén de Munuza y este hecco fue uno de los determinantes en su rebelión. Probablemente, los musulmanes rompieron sus promesas de respetar la religión y costumbres de los cristianos en cuanto se vieron dueños de la situación y eso movió a los soldados más cualificados a declararse en guerra. La desigualdad entre los ocupantes y los rebeldes era tan grande que se comprende lo limitado del ejército de Pelayo, pero también debía de ser muy clara la disyuntiva de someterse totalmente o luchar a muerte para que un grupo suficientemente furte emprendiera tan desigual batalla. No había reivindicaciones, no había reformas por discutir y ni unos ni otros buscaron un pacto. Por ambas partes estaba clara la determinación de luchar. En los moros, para aniquilar a los cristianos rebeldes; y en los cristianos, para defenderse de los moros. Desde el principio de la guerra, y así lo cuentan los propios cronistas árabes, Pelayo fue rey. Es por tanto muy posible que su elección fuera clandestina y previa a la rebelión. Como la monarquía goda era electiva bastaría con la pertenencia de Pelayo a la familia del rey Rodrigo e, incluso, con su incostestada jefatura militar para alcanzar la corona. Como desde Recaredo los reyes godos y cristianos lo eran de toda España y como además no existía un territorio claro dominado por Pelayo y sus menguadas huestes, ostentar esa corona lo significaba todo a la vez no significaba nada. Pelayo era rey de España, pero de la España perdida, con la excepción de los reductos, más humanos que geográficos, de las montañas astures. La España cristiana era más una reivindicación que una realidad, una empresa más que un negocio. Pelayo entronca su realeza de forma natural con la monarquía goda, pero, como dijo el historiador moro Ben Jaldún y repetía gustoso el cristianísimo Fray Justo Pérez de Urben, «con él comienza una dinastía nueva sobre un pueblo nuevo». La legitimidad, al margen del origen godo, hispanorromano o mixto, se forma en una lucha que es territorial y religiosa, de legitimidad y de fuerza. El objeto de la contienda está bien claro desde el principio: el antiguo territorio de la España visigoda, antes hispanorromana, donde se practicaba la religión de Cristo. En recobrar ese territorio para un orden político que ya no era ni podía ser godo, sino esencialmente cristiano, se entretendrán los habitantes de la Península Ibérica y sus islas anejas cerca de 800 años. Naturalmente, al principio, los nobles godos que vivían con cierta comodidad sometidos a los musulmanes consideraron disparatado el proyecto de Pelayo. Mucho más cuando el valí Ambasa encabezó un ejército para ayudar a Munuza y aplastar definitivamente a los cristianos. Los rebeldes, según el historiador musulmán Al Maqqari, que recoge testimonios de la famosa Crónica del Moro Rasis (Al Rasis), Ben Haz, y Ben Jaldún, llegaron a pasarlo muy mal: «No quedaba sino la roca donde se refugió el rey llamado Pelayo con 300 hombres. Los musulmanes no dejaron de atacarle hasta que sus soldados murieron de hambre, y no quedaron en su compañía más que 30 hombres y 10 mujeres». Pero fueran esas sus fuerzas o superiores, el hecho indiscutible es que Pelayo consiguió escapar. Ambasa consideró suficiente el castigo porque llevó sus tropas más allá de los Pirineos, donde tomó Narbona y sitió Tolosa, lugar en que encontró la muerte. Alqama, su sucesor, tuvo que hacer frente de nuevo a Pelayo, señal de que se había rehecho y reforzado. Que no se trataba de una simple rebelión más o menos militar sino de un movimiento de indudable calado político lo prueba que en la expedición iba el obispo toledano Don Oppas, del clan de Vitiza, sin duda para romper la unidad de godos y cristianos rebeldes. Pero no pudieron con Pelayo. Cabe los Picos de Europa, por donde se despeña el río Auseba, en las cercanías de una cueva consagrada a Santa María, tuvo lugar en 722 una de tantas emboscadas que sufrieron las tropas de Alqama y su recuerdo, símbolo de aquella campaña victoriosa, acabó por denominarse Covadonga. Qué duda cabe que responde a un hecho cierto, a uno de tantos, y que hubo otros con resultado opuesto. Pero es ética y estéticamente justo que en aquel lugar se recuerde la hazaña de Don Pelayo. ¿Donde mejor? Dotado de indudable talento militar y de prestigio político, Pelayo llevó sus tropas y su pequeña corte ambulante a las cercanas montañas cántabras y amplió así tanto sus lugares de ataque como de retirada. Durante más de 18 años sopotó ataques de los musulmanes y los devolvió, con el balance final de la consolidación de un reino cristiano español en la coronilla de un riquísimo y poderoso califato musulmán, también español, que hizo de Córdoba «luz de Europa», según la sabia monja germana Hroswitha. A la sombra de aquella hermosa luz, los sucesores de Pelayo consolidaron la dinastía asturiana, que fue, de hecho y de derecho, la monarquía cristiana de España. Pelayo creó, en efecto, una dinastía nueva para un pueblo nuevo, o mejor, un renuevo del viejo pueblo hispano. Legó un trono a caballo, un trámite entre precipicios, pero después de casi dos décadas de lucha contra un enemigo infinitamente superior nadie discutió su legitimidad. Cuando su hijo y heredero Don Favila murió despedazado por un oso, le sucedió el hijo de Pedro, duque de Cantabria, el noble más importante de los que le habían reconocido como rey. El hijo de Pedro estaba casado con Ermesinda, hija de Pelayo, y reinó con el nombre de Alfonso I El Católico. Reconquistó Galicia y la comarca de las Bardulias, llamada también Castilla. Pero eso ya no pudo verlo Don Pelayo, aunque sin duda lo soñó.

Luego éstos mismos señores harán gala de una gran "objetividad" cuando digan que todo el separatismo gallego se debe a una mala interpretación del celtismo en Galicia, cuando ellos hacen gala de una didáctica y una pedagogía totalmente manipuladoras. Hala, luego tomáis de vuestro propio jarabe y os quejáis. En mi opinión, el mundo académico debería aconsejar a estos "radicales" que se dedicaran a hablar de futbol y dejaran la historia para los historiadores.


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 diviciaco 19 de jun. 2006

    Hombre, carga las tintas hasta parecerse al NODO en su covadongismo decimonónico y su restauración de España , pero no supone una manipulación comparable, ni mucho menos, a la interpretación sobre el particular de algunos historiadores gllegos, que es analfabetismo puro.

  2. #2 Airdargh 19 de jun. 2006

    Unos apuntes rápidos: Anterior a todo esto es el Galiciense Regnum. Reyes de Gallaecia: Hermerico, Reckila, Reckiario, Agiulfo, Frantán, Maldrás, Frumario, Remismundo, Teodomundo, Teodomiro, Miro, Eurico y Audeca. Los “monarcas” de los siglos VIII, IX y X nunca utilizaron el título de rey territorialmente, sino que se identificaban a sí mismos como reyes en virtud de su genealogía (“hijo de”) y por lo tanto nunca se nombraron como reyes de Asturias o León. Además sólo se atribuyeron condición real a partir de Alfonso II, ya que antes se denominaban caudillos (“princeps”). Por lo tanto Don Pelayo, Favila, Alfonso I, Froila, Aurelio, Silo, Mauregato y Vermudo I (todos ellos entre los años 711 y 791) no fueron reyes de Asturias ni de León y desde el mundo árabe eran reconocidos únicamente como de Gallaecia. Si no hubiera sido por la nobleza gallega, el "rey" asturiano Mauregato (hijo de cristiano y árabe) hubiera seguido pactando con su querido Aderramán y hoy todos con babuchas y recitando el corán. Bueno son muchas cosas a cuestionar de este artículo (quizás en otro momento), por ejemplo otra: para Pelayo no había la menor duda de que los musulmanes eran invasores y que le habían arrebatado su patria. ¿Qué patria? ¿el Galiciense Regnum? ¿El Imperio Romano?, si es que esto de criticar a los demás queriéndolos haecer pasar por tergiverasadores, mediante más tergiversación es bastante contradictorio. Bueno, como chiste el artículo no está mal, me he reído un rato.

  3. #3 Amerginh 19 de jun. 2006

    La Grande Patria Una e Indivisible... católica y apostólica.... ¿Cuál va a ser?

  4. #4 F. 19 de jun. 2006

    Los visigodos, siendo uno de ellos Pelayo, también eran invasores ¿o no? Y el reino de los suevos en Galecia ¿qué tiene que ver con todo esto? En fin. Saludos

  5. #5 Airdargh 19 de jun. 2006

    Mucho, mucho, mucho..........................

  6. #6 F. 19 de jun. 2006

    Pues con tiempo, lo explicas que tengo curiosidad. Saludos

  7. #7 Virio 19 de jun. 2006

    En realidad me ha salido solo la mitad del artículo pues juraría que lo encabezé hablando de que me habían regalado el libro: Don Pelayo, de Jose Luis Olaizola y de cómo a pesar de que en algunas críticas he visto que le tratan de desmitificador del héroe me parece que está en la misma línea , eso sí mucho más sensata, moderada y loable. Sus colaboradores han sido Juan Antonio Cebrián y se ha basado principalmente en Sanchez Albornoz. En la novela cuenta detalles que son imposibles de conocer ( al menos que yo sepa) como el sitio donde nació ( Cosgaya) , su aspecto físico, espigado y rubio heredado de su madre que era una franca de la Narbonense, su linaje ( hijo de Favila al que si mal no recuerdo titula conde en la Gallaecia), etc, etc. Y he puesto como colofón el artículo de Dosantos, aunque no desearía compararlos netamente sino circuncribirlos a los dos en una misma línea continuísta, pues tanto el uno como el otro hablan de Reconquista y de España, etc ,en un momento donde esos términos ni son académicos ni procede utilizarlos.

  8. #8 Virio 19 de jun. 2006

    A partir de ahora me autodenomino segador de herejes y radicales de ambos extremos (metagalaicos y -por utilizar el término de Divicíaco- "covadongistas") y me declaro en franca rebeldía contra las dos corrientes, al mismo tiempo que reclamo la tardorromanidad astur y su singularidad histórica de "nuevo cuño" que rompe con el continuismo toledano y el globalismo Dioclecianista metagalaico. Y hago un llamamiento a todos los gallegos, asturianos y leoneses que de buena fé sienten que pertenecen a la cultura del "noroeste" respetando en la medida de lo posible las fuentes históricas (crónicas) y su objetiva y desprovista interpretación en la medida de lo posible. Repito; en la medida de lo posible. El único modo que tenemos de reivindicar lo que consideramos como "nuestra cultura" es trabajar unidos y para ello debemos ir de la mano y no a mamporrazos que es lo que alegra el alma a los radicales centípetos. Ya se sabe "divide y vencerás". Gallegos, asturianos y leoneses de corazón unámonos en la sensatez y en la objetividad. Al cesar lo que es del cesar, podemos ser celtas ( si finalmente se puede afirmar tal cosa) y españoles, lo uno no quita lo otro, pero no a consta de mentiras ni de alucinaciones ni de pisar al prójimo, como tampoco de dejarnos pisar por nadie. Respeto y dignidad para Galicia, Asturias , León y Cantabria desde la sensatez, desde la objetividad. P.D. Divicíaco, no te dejes engañar por las mieles de los que en aras de una "españolización a ultranza" otorgan a tu tierra un protagonismo de prestado. Estás más cualificado que yo para saber que nos hemos dejado llevar siempre de ese "grandonismo" que solo refleja un complejo de inferioridad que necesita apoyarse en lo foráneo.

  9. #9 Virio 19 de jun. 2006

    Donde dije a consta quise decir a costa:)

  10. #10 F. 19 de jun. 2006

    Virio ¿qué es el globalismo Dioclecianista metagalaico? Me has dejado estupefacto. Saludos

  11. #11 Virio 19 de jun. 2006

    Es un nuevo término que acabo de acuñar para definir las pretensiones histórico-territoriales de corte extremista con el que algunos galleguistas pretenden hacernos comulgar en base a la división coyuntural y meramente política de Diocleciano en la que circunscribe a la provincia Gallaecia a todas las comunidades del Noroeste.

  12. #12 Amerginh 19 de jun. 2006

    Cá-ga-te... ¿Pero no puedes ponerle un nombre más "para andar por casa"? Por otro lado veo injusto aplicar el mismo rasero a "todos" los historiadores gallegos, y mucho más aún el aceptar sus errores, pero no los de "los demás", léase lectores y seguidores de la tradición ortodoxa histórico-centralista nacional católica de la gran España heredera de la Hispània visigoda y otros especímenes... No confundamos percebes con palitos de pescado...

  13. #13 Virio 19 de jun. 2006

    ¿Dónde he dicho "historiadores gallegos"?, y menos aún , ¿Dónde he dicho la palabra "todos"? En lo demás; totalmente de acuerdo, en cualquiera de los dos casos sale perdiendo Asturias.

  14. #14 Virio 19 de jun. 2006

    En el primer caso porque se la fagocita la Gallaecia y en el segundo porque nos privan de nuestra propia Historia. ¿Sí o sí?

  15. #15 Amerginh 19 de jun. 2006

    Siempre he dicho que el problema nace de identificar Galicia cn Gallaecia... ¿que culpita tendremos de habernos quedado con el nombre original? Lo malo es que esa "fagocitosis" de la que hablas nació ya con Diocleciano, como bien dices, que metíó la mayor parte del territorio astur y le puso de nombre el de Gallaecia, por unos tales Callaecos (o como sea) que vivían más al oeste (y la jodimos...)

  16. #16 F. 19 de jun. 2006

    Qué bonito, echarle la culpa al pobre de Diocleciano. Y no sé qué tendrá que ver la Galecia antigua y su límites con los problemas de las actuales Galicia y Asturias. Se me escapa el concepto. Saludos P. S. Por cierto, si los romanos hicieron las divisiones provinciales como las hicieron, por algo sería. Que eran muy organizaicos.

  17. #17 Amerginh 19 de jun. 2006

    F. a que algunos consideran que Gallaecia = Galicia... ergo Todo lo que fue Gallaecia debe ser Galicia No sé si me explico...

  18. #18 Amerginh 19 de jun. 2006

    F. los ingleses, alemanes y franceses también eran "organizaicos", y menuda hicieron en África con sus fronteras. Eso no me vale. Las fronteras son líneas irreales y muchas veces incorrectas.

  19. #19 ofion_serpiente 19 de jun. 2006

    "porque no tuvo que disputar con nadie el trono de España", ¿qué España?. Jimenos en Pamplona, Aznares en Aragón no reconocían más soberano que ellos mismos Quizá a esa pretendida indiscutibilidad de un pretendido reino ayudara algo su alianza matrimonial con Pedro, duque de Cantabria, de familia real, según algunos. De hecho, es la familia de Pedro la que asienta la monarquía denominada Asturiana en el norte de España, interrelacionándose con el resto de los régulos de la zona norte de la península. (por cierto, el oso que mató a Fafila ¿no sería cántabro?) El fortalecimiento de los reyezuelos cristianos del norte responde a una época bien conocida de luchas de clanes árabes y revueltas bereberes, acompañada de una hambruna y peste generalizada que hizo abandonar a los islamistas las posiciones fuertes del Bierzo. Virio, creo yo que un poco menos de epopeya queda como mejor.

  20. #20 kaerkes 19 de jun. 2006

    por cierto Virio, es Losantos, Federico Jimenez Losantos. Puedes cambiarlo desde Mi Celtiberia, en gestionar Mis Artículos.

  21. #21 per 20 de jun. 2006

    Quién no sea invasor en esta tierra que tire la primera piedra. O es que el español, ja, ja, ja, es el primer poblador de la pan-hispania? La única que tiene derecho a hablar es Luci. Y si no que se lo pregunten a los Beatles. Non si?

  22. #22 diviciaco 20 de jun. 2006

    Vamos a ver el analfabetismo de ciertos elementos al que me refería, y del que aquí nos ha hecho Amerginh unos apuntes rápidos Los “monarcas” de los siglos VIII, IX y X nunca utilizaron el título de rey territorialmente, sino que se identificaban a sí mismos como reyes en virtud de su genealogía (“hijo de”) y por lo tanto nunca se nombraron como reyes de Asturias o León. Falso . Revisa la diplomática del reino asturiano: a pesar de las escasa cantidad de documentos válidos de aquel tiempo verás varios diplomas titulándose reyes de Oviedo y de Asturias. Además sólo se atribuyeron condición real a partir de Alfonso II, ya que antes se denominaban caudillos (“princeps”) [..]. Falso . la condición real ya la da el título princeps título también utilizado por los reyes visigodos y por entero sinónimo de rey. Por lo tanto Don Pelayo, Favila, Alfonso I, Froila, Aurelio, Silo, Mauregato y Vermudo I (todos ellos entre los años 711 y 791) no fueron reyes de Asturias ni de León y desde el mundo árabe eran reconocidos únicamente como de Gallaecia. Falso Eran reyes de Asturias y después lo fueron de León. El término Gallaecia, en el sentido que tu le das, no tenía significado para estos reyes ni para los cronistas de sus reinos. Para gentes lejanas era una antigua expresión geográfica para designar vaga e imprecisamente al tercio norte peninsular. Si no hubiera sido por la nobleza gallega, el "rey" asturiano Mauregato (hijo de cristiano y árabe) hubiera seguido pactando con su querido Aderramán y hoy todos con babuchas y recitando el corán. Falso Mauregato fué un buen rey y las crónicas de su reino no consignan esas presuntas aberraciones. Tampoco las arábigas ni ninguna otra coetánea. Es más: Beato de Liébana, martillo de colaboracionistas y de herejías, compuso el himno litúrgico O Dei Verbum Patris . En el siglo XIX un musicólogo alemán descubrió en el mismo un acróstico con una loa al buen príncipe Mauregato. Anterior a todo esto es el Galiciense Regnum. Reyes de Gallaecia [..] No me digas ¿y que tiene que ver esto con el Asturum Regnum? Como decía, parece ser que algún elemento aún no se ha enterado de que la Gallecia de Diocleciano no llegó al siglo VII. Asturias y Cantabria fueron ducados: provincias en el reino de Toledo cada una con sus respectivos duques y no tenían nada que ver con la Gallaecia y su anterior reino Suevo. ¿no es puro analfabetismo ignorar esto?

  23. #23 Amerginh 20 de jun. 2006

    ¿y yo que he dicho? O_o

  24. #24 Amerginh 20 de jun. 2006

    Releo y sigo sin ver lo que he dicho... Sólo "acuso" a ciertos galleguistas de olvidarse que Galicia no es lo mismo que Gallaecia... y punto, no creo que sea de "analfabeto" decir eso... pero vamos... ma dolío... jo... :(

  25. #25 diviciaco 20 de jun. 2006

    Lo siento Amerginh: es que cuando disparo el trabuco naranjero el único sitio seguro es detrás. La andanada iba dirigida a los autores de la aberración, de la que es vocero Airdargh. El que tu nombre se parezca algo ha contribuido a la confusión...Sorry.

  26. #26 Amerginh 20 de jun. 2006

    ahn vale... menos mal... jeje. Don't worry

  27. #27 Carr 20 de jun. 2006

    Parece que olvidamos que aquellas gentes no tenían las ideas de patria o nación que podemos tener nosotros, forjada desde el renacimiento y, sobre todo, la revoluciuón Francesa. Su visión en torno a estos asuntos era más bien estrecha: sus aspiraciones geográficas se articuñaban en un mapa subdividido en feudos, condados, ducados... el título de rey otorgaba un poder relativo, pero nunca incontestado, y no era imprescindible una "reconquista" para ejercer el poder. las primeras batallas de lo que se ha llamado "reconquista", a pesar de sus trascendencia histórica, creo que se llevaron a cabo desde una escasa consideración del pasado y del futuro, y su único objetivo era reaccionar a una situación inmediata. No creo que Pelayo hubiese señado con Castilla, ni que se plantease reconquistar España, que entonces no existía. Ni los Suevos ni los Visigodos crearon patria alguna: eran sólo una casta que gobernaba territorios conquistados por guerras, que en un principio no habían dudado en saquear, no eran su patria eterna nio nada parecido, aquellos pueblos no la tenían. Ni siquiera en el S.XIII, la nobleza gallega demuestra con su actitud idea nacional alguna, razón por la que tampoco cabe juzgar a los Reyes Católicos como invasores de la nación ni nada parecido. Si la nación eran aquel atajo de tiranos, yo también hubiera sido antipatriota. Y no digo que los reyes católicos fueran mejores, pero al menos estaban más lejos. Saludos

  28. #28 Virio 20 de jun. 2006

    ¿Os imaginaís que pasaría si en vez de ser Asturias el primer reino estable de la península (y el primero que duró dos siglos), lo hubieran sido las vascongadas o los reinos pirenaicos catalanes? ¿Creéis que iban a permitir que se manipulase así la historia? Pero claro, nosotros somos los asturianinos de toda la vida, aquellos que por su propia indiosincrasia y quizás también por un "huerfanismo histórico" ( Asturias queda relegada al olvido cuando los hijos de Alfonso III El Magno relegan a su padre aún en vida y se reparten el reino manteniendo a su progenitor como un rey nominal), hemos tenido hambre y sed de un reconocimiento centralista que apaciguara nuestro complejo de alejamiento y provincialismo. Se supo manejar muy bien ese "ansia", ese "orgullo/complejo" y los asturianos nos "drogamos" con frases como Asturias es España y el resto tierra conquistada. ¿Por qué? Porque el rmundo académico y "estudiao" ha utilizado a Asturias cuando ha convenido para dar visos de legitimidad a causas totalmente reaccionarias como la mal llamada Reconquista que sólo fué una lucha de poder legitimada por la religión. Ya Cervantes decía algo así como que el asturiano era bueno para el sábado porque solo traía a casa mugre y suciedad. Los estudiantes asturianos en Salamanca ( que no serían muchos para más inri) se tenía que tragar su orgullo y asumir que eran un ciudadanos de segunda. Durante la dictadura sucedía un fenómeno muy similar: Mientras que en provincias como Cataluña o Euzkadi se prohibía y se reprendía duramente utilizar la propia lengua en medios académicos, en Asturias no ocurría eso ( ya que si alguna vez hubo conciencia de pertenencia a una cultura propia, ésta debía estar totalmente desfragmentada y disminuída), sino que se hacía algo sutilmente más perverso: Ridiculizar la propia lengua y culturas. Y de este modo, el asturiano tuvo que buscar siempre en lo foráneo su sentido de la importancia en el mundo, apoyando siempre causas que no les afectaban de modo directo, pero que le hacía sentir que era importanate, que tenía un lugar en esa Historia que una vez había sido la suya propia.

  29. #29 Virio 20 de jun. 2006

    Y encima tenemos un problema añadido: El nacionalismo mal entendido y radical de algunos vascos, gallegos y catalanes que crean un movimiento reactivo en sentido contrario que consigue que cuando uno intenta simplemente dignificar un poco su lengua y cultura, enseguida salten los sensatos bienpensantes ( que a veces son los propios familiares cercanos de corte "nuevo rico" ,muy pijis ellos) que te dan contestaciones como: -"Déjate de bable y babayadas ( qué contradictorio que usen términos asturianos) y si tanto quieres hacer por el mundo , apúntate al voluntariado y haz que tus hijos aprendan inglés ( como si lo uno estuviera reñido con lo otro)." Anda que... iban a hacer ellos mucho por el tercer mundo.

  30. #30 Virio 20 de jun. 2006

    Y ojito que cuando se trata de dignificar el Castellano en un mundo anglosajonizado, yo soy el primero en salir a la palestra, porque creo que lo que importa realmente no es si lo que hablamos es una cosa u otra, sino aprender a querernos a nosotros mismos y amar aquello que por cercano, muchas veces pasa desapercibido en el mejor de los casos, cuando no absolutamente ignorado y vilipendiado y disminuído en el peor de ellos.

  31. #31 Carr 20 de jun. 2006

    Totalmente de acuerdo, Virio. Pero no os volváis tan banales como algunos de nosotros, que parec que lo único que les importa es que se fale galego, y el resto da igual como se haga. Puxa Asturies!

  32. #32 Olarticoechea 20 de jun. 2006

    Este tema del Reino de Galicia ya se debatió muchas veces en Celtiberia, las fuentes ya hablaron y nos explicaron que el reino cristiano medieval del noroeste y buena parte del norte Hispano, se llamaba Gallaecia o Galicia, por la etnia -la gallega- que lo fundo y la mantenia la hegemonia, de eso hay muchas fuentes que lo prueban y se pueden leer en artículos como este, que aún no fueron rebatidos con datos fiables: http://www.celtiberia.net/articulo.asp?id=864 lo demás es el bla,bla,bla de siempre, mucha palabreria, opiniones y tal pero datos fiables ninguno. Dejemos al reino de Galicia en paz.

  33. #33 diviciaco 20 de jun. 2006

    Hombre! el que faltaba. Yo causando daños colaterales por identificación parcial del objetivo y el conejo saltando la sebe. FUEGOOOOOO Lamentablemente las fuentes de ese reino dicen que no era ese reino que tu dices. Datos fiables ninguno en tal sentido, en efecto.

  34. #34 Brigantinus 20 de jun. 2006

    ¿"Etnia"? Un comentario sobre esta santa web, que he encontrado en un foro. Para reflexionar: «Sï, es cierto que hay de todo pero la mayoría de las discusiones me cansan, porque entra cada uno a vomitar sus paranoias....y aunque se lo expliques una y otra vez vuelven con la misma monserga día tras día, si no es en la discusión en cuestión será en otra. Es como el ajo, que repite. Yo cada día estoy mas jartao. Supongo que el que entienda un poco sobre el tema sabe ditinguir el grano de la paja, pero mucho entran a aprender y eso es lo que puede entrañar "riesgos"»

  35. #35 F. 20 de jun. 2006

    Armeringh, respecto a lo de ayer: "F. a que algunos consideran que Gallaecia = Galicia... ergo Todo lo que fue Gallaecia debe ser Galicia", es que no me cabe en la cabeza que alguien con dos dedos de frente pretenda tal cosa. Saludos

  36. #36 Virio 20 de jun. 2006

    ¿Lo ven, señores? El mundo del revés, como siempre.

  37. #37 Anfus 21 de jun. 2006

    Los artículos que empiezan ya insultando dejan el caché de esta página por los suelos. Desde luego voy a pasar del mismo pero comentaré antes algún aspecto. Pelayo no fue rey, ni mucho menos de una inexistente por entonces España , tampoco se sabe de donde era, ni muy bien lo que hizo o no, a no ser por algunas crónicas tardías manipuladas en la necesidad de conformar y dar un sentido para la cohesión de una idea nacional que ni siquiera es asturiana sino castellano-imperial y otras crónicas árabes y europeas. Y con esto se podrán seguir imaginando todos los argumentos tipo tebeo “guerrero del antifaz” en torno a su figura que no dejan de ser sino pura fantasía, como es el caso que nos ocupa de este artículo que, redactado en soez estilo, pretende reivindicar aquí el derecho que tienen unos a pisotear a otros para situarse por encima en el nombre de una patria que hace ya mucho tiempo que no siento mía tal como la historiografía asturiano-castellana forjadora de la unidad nacional española centralista que pretende aniquilar otras entidades nacionales hispanas (que no españolas en el sentir respetable de tantos y tantos “hispanos”), lo plantea. No me entretengo más en un asunto que no vale la pena. En respuesta a algún comentario diré que el analfabetismo le corresponde abanderarlo al que no sabe leer ni escribir, y en su grado y medida por tonto (perdón: tanto), al que confunde palabras y nombres como Amerginh con Airdargh. La confusión asimilada por el analfabeto lector incapaz de distinguir unos signos fonéticos de otros y las palabras entre si se traduce en reflejar sandeces como las que pretenden informar acerca de un “rey” como Mauregato el Mestizo como grande cuando este, y al igual que sus antecesores, pagaba con la esclavización de los propios pretendidos súbditos cuyas vidas ponía a disposición de su socio Abderrahman I, mediante los deleznables tributos tipo “de las cien doncellas”. Llamar “gran rey” a Mauregato es de un cinismo aberrante que, desde el punto de vista cristiano, raya lo blasfemo, así se pudran y ardan en los Infiernos Mauregato y los que como él ascendieron al “trono” traicionando y vendiendo al pueblo, así como los que justifican el fin del poder mediante los medios de la opresión. Cierto analfabetismo puede ser además producto de la obcecación que se padece en tanto que la estrechez de miras limita la posibilidad de ampliar conocimientos que se pueden contrarrestar con otras fuentes si se posee una mente lo suficientemente abierta como para aceptar lo que nos dicen en tanto que contradicen o matizan lo que las fuentes a las que el analfabeto de limitada capacitad intelectual se aferra como únicas y validas por ignorancia, cuando no respondiendo a los ególatras intereses narcisistas, neuróticos en su medida, de quien de esta manera deja la valía de su calidad humana tan en entredicho. Las llamadas crónicas del reino nos ofrecen la visión histórica que al reino interesan, y obcecarse en ellas y lo que digan o no es tratar de minimizar la cuestión de manera sesgada y de modo poco rigurosamente científico para una página que pretende ocuparse de la Historia, a pesar de que algunos confundan ésta con las novelas de caballería, por lo que debemos contar con unas crónicas árabes y europeas que para la época no menciona reino asturiano ni español, siendo que de lo que hablan para la zona por entonces es del Reino Gallego o Galliciense, heredero del igualmente galaico-suevo anterior (el 1er reino cristiano de Hispania y Europa). No vale la pena seguir, es que ya me aburre. Lo del un llamamiento a todos los gallegos, asturianos y leoneses que de buena fé sienten que pertenecen a la cultura del "noroeste" tras haber faltado el respeto a tantos de estos que posiblemente no comulguen con la idea de una unidad que desde el descalificamiento y el pretender situar a unos por encima de otros se profesa en el artículo, no me parece buena idea. Como gallego ya no me siento muy español por necesidad vital, puesto que ser gallego en España tantas veces acarrea el tener que padecer toda suerte de perjuicios, ya históricos, cuando Galicia fue que entra a formar parte de la corona de Castilla y la España, que en torno a ella y su principado se ciernen, contra su voluntad y pagando demasiado alto precio,. No es sólo eso, además en mi “sentimiento nacionalista” gallego del N.O. lo único que, en su medida, cabe de Asturias es la zona del Eo-Navia que es culturalmente gallega pues no fue hasta hace tanto que Asturias se la anexiona merced a los privilegios que recibe de Castilla por representar la falaz idea de principado como germen del reino cristiano español. Por lo demás, los gallegos somos históricamente suevos, no visigodos, y el pueblo galaico prehistórico entra a formar ya parte de Roma con una identidad propia que se perpetúa en los tiempos, y esto es algo que no se puede reclamar donde Roma practicó el exterminio. Como no se puede reclamar una habla de transición como plenamente autóctona, lo mismo que una cultura cuyas raices son importadas, foráneas, extranjeras. Ya para la región del Eo-Navia y ese reconocimiento del sentimiento de identidad que une a sus gentes a Galicia y lo gallego, se encargaron los mismos asturianos de boicotear la l Candidatura do Património Imaterial Galego-Português que ahora quieren denominar al gallego que allí se habla como asturiano occidental y otras actitudes que no invitan sino reflexionar acerca la poca honestidad de los que son capaces ya de inventarse cualquier cosa por sacarse de la manga una identidad que nunca será peculiarmente propia ni autóctona porque, por encima de los intereses de cada cual y lo que éstos pretendan hacernos ver de forma falaz, esta la realidad, y la verdad no es siempre tan moldeable como para mostrarla a nuestro caprichoso antojo, esta es lo que es y muestra lo que muestra. Ahora sí, me despido de esta tertulia en el que se han dicho además de lo que planteo, otras cosas con las que no estoy de acuerdo, pero no vale la pena que yo gaste más mi tiempo aquí. Simplemente: a palabras necias, oidos sordos, que el calla otorga y no hay más desprecio que la falta de aprecio. Anfus Airdair

    escopetitas a mí…

  38. #38 diviciaco 21 de jun. 2006

    En respuesta a tus necedades, vuelvo a llamar la atención sobre el analfabetismo que ha sido generatriz de las deturpaciones que profesas candorosamente; no me rebajo a insultar a personas concretas, ni siquiera siquiera a tí a pesar de tus descalificaciones directas, ya que has definido sobradamente. Analfabetismo es, p.ej., sostener cuentos de almohada como, el tributo “de las cien doncellas” , sin base ni histórica y en cambio negar fiabilidad a la mismísima cronística del reino asturiano. Para J.J. Benítez puede estar bien semejante método . Para esos historiadores Gallegos, también. Con respecto al pobre Mauregato, el mejor desagravio es el acróstico que le dedicó su buen vasallo Beato en su himno a Santiago O dei verbum patris ore ¡Oh Santiago! escucha piadoso al rey Mauregato y dale amorosamente tu ayuda.¡Oh Apóstol dignísimo y santísimo, cabeza refulgente y dorada de Hispania , defensor poderoso y patrono especialísimo!Asiste piadoso a la grey que te ha sido encomendada; sé dulce pastor para el rey y para el clero, y para el pueblo... O Dei Verbum Patris ore proditum O vere digne santior apostole / Caput refulgens aureum Ispanie / Tutorque nobis et patronus vernulus (cfr. C. Blume, Analecta Hymnica Medii Aevi, 27, Leipzig 1897, 186-188), (En el subrayado en negrita, efectúese una inflexión gozosa en el canto) En cuanto a la zona del Eo-Navia Asturias no se anexionó nada, vuelve a ponerse de manifiesto el analfabetismo matriz de todas estas tonterías. Hasta los años 50 hubo parroquias de Lugo bajo la mitra Ovetense, fué Galicia la que consiguió en la Edad Media parroquias de este obispado y no al revés. Y Asturias tampoco se cargó la candidatura conjunta a la Unesco. Cuando se vieron las intenciones políticas que iban detrás de aquel palimsexto en lo que se refiere al área astur, fueron los funcionarios de la Unesco los que la pararon, no es su función dorar la tostada ni deturpar la cultura ni la historia de nadie

  39. #39 diviciaco 21 de jun. 2006

    y el pueblo galaico prehistórico entra a formar ya parte de Roma con una identidad propia que se perpetúa en los tiempos, y esto es algo que no se puede reclamar donde Roma practicó el exterminio Otra muestra de analfabetismo histórico. Ahora hemos llegado al conocimiento de que los astures fueron exterminados CHAAAAAANNNNNNNN ¿te lo han contado en Raticulín? http://www.elalmanaque.com/humor/carlos_jesus.htm

  40. #40 diviciaco 21 de jun. 2006

    Otra iluminación de Raticulín que ahora quieren denominar al gallego que allí se habla como asturiano occidental ¿¿¿¿???? la primera vez que lo oigo. El asturiano occidental es eso: asturiano occidental, el de Cangas, Tineo, Valdés y el de los Vaqueiros. Al habla del Eo-Navia siempre se le llamó A Fala, y no es exactamente gallego, y sus habitantes no quieren ni oir hablar de tal denominación.

  41. #41 Anfus 21 de jun. 2006

    Que sí hombre que sí, mauregato un gran rey y Elizabeth Bathory's una encantadora princesa. Anda! Andaaaaaaaaa!

  42. #42 diviciaco 21 de jun. 2006

    por lo que debemos contar con unas crónicas árabes y europeas que para la época no menciona reino asturiano ni español, siendo que de lo que hablan para la zona por entonces es del Reino Gallego o Galliciense Claro, por eso las crónicas del reino se auto-falsificaban y donde ponía Galliciense lo borraban con tipex y escribían asturorum por impulso que no alcanzamos a comprender. ¿Tú te crees de verdad estas cosas o sólo cuando estas de coña?

  43. #43 Anfus 21 de jun. 2006

    Aprende a leer y escribir correcctamente y luego hablamos.

  44. #44 diviciaco 21 de jun. 2006

    No me digas. No voy a caer en la ultracorrección de citar errores de tecleo -como la c geminada de arriba - o de olvidarse de los acentos, estamos en internet después de todo, pero chico: conocimientos que se pueden contrarrestar con otras fuentes Se dice contrastar así de correcto no voy a escribir nunca.

  45. #45 Anfus 21 de jun. 2006

    No seas más pessssao hombre!. Donde dije contrarrestar quise decir contrarresrtar, no le des más vueltas. Debes intentar además, por lo que veo, ampliar tu vocabulario. Lo grave no es errar un acento ni confundir una letra en una palabra sino equivocarse con un nombre entero para insultar al pobre Amerginh que sólo pasaba por aquí. Y ahora sí que paso de esta conversación que con los que escuchan o leen solo lo que les interesa no hay que hacer ni me interesa a mí entretenerme demasiado.

  46. #46 Virio 21 de jun. 2006

    Bueno, Davicíaco , tranquilo que la cosa va por buen camino. La mejor muestra siempre es un botón y aquí se muetra claramente el botón. No voy a entrar en detalles que solo lían la madeja y me voy a quedar, por el momento en la generalidad: Resulta que escribo un artículo para vindicar la dignidad cultural y el protagonismo histórico de mi región en contraposición al covadongismo reaccionario decimonónico de una parte, y del nacionalismo radical de la otra, es decir; para sacar a Asturias del fuego cruzado al que nos tienen sometidas ambas formas obtusas y radicales de pensamiento y mira tú por dónde , llega Anfus y , sin habérselo solicitado, lo cual es de agradecer, tiene la displicencia de ponerse como ejemplo de incoherencia ( menos mal que iba a pasar de hacerlo) y de lo que nos atañe: De pensamiento nacionalista radical. Que, por otro lado, es lo que más daño hace al nacionalismo sano y moderado, ya que lo único que consigue es un efecto reactivo por parte de las fuerzas radicales de color opuesto ( centralismo radical). Así que estate contento de que haya gente tan generosa que se preste a ejemplificar aquello que queremos dar a conocer y no caigas en el juego. Haz aquello que él dice que va a hacer pero no termina de hacer. No caigas en la ingenuidad de creer que puedes cambiar su modo de pensar. Si fuera tan fácil, probablemente, jamás habría existido el terrorismo. Ni tampoco las dictaduras.

  47. #47 Amerginh 21 de jun. 2006

    Ejem... ejem... "fué Galicia la que consiguió en la Edad Media parroquias de este obispado [hablando respecto de Oviedo y Lugo] y no al revés". Veamos unos mapitas (será que me los inventé yo y tal... debe ser...): A parte de que el que se hablase gallego en esas "zonas anexionadas" y que el eo-naviego seo, al menos, tanto o más cercano del gallego como del Asturiano... Y sino, consulta las páginas y páginas dedicadas en la Celti al respecto... Personalmente me parece un absurdo el "pedir" la anexión a Galicia de X zona (y menos sin que ellos quieran)... pero negar lo evidente por negar... tampoco. La frontera de Galicia con Asturias y León varió mucho desde la Edad Media (y durante)... pero me temo que en detrimento de Galicia y no al revés.

  48. #48 ainé 21 de jun. 2006

    Media Asturias siempre ha dicho que de Luarca pa ayá...toos gallegus....pero ahora la cosa ha cambiado. Que poca seriedad!...endeverdad! En vez de peleas a ver cuando se ven hechos (ya tengo la vela puesta a ver si Areces deja el sillón y entra alguien que mire por los pueblines...que falta fae) ....y las "rayitas" son lo de menos.

  49. #49 Amerginh 21 de jun. 2006

    Cierto, las "rayitas" son lo de menos, lo malo es que en ellasse refugian muchas mentes "privilegiadas": ___________________________________ VIEIROS: PÍDELLE Á JUNTA DE CASTELA E LEÓN QUE FREE ESAS PRÁCTICAS Denuncian que lles prohiban falar galego a escolares de Lubián [20/06/2006 09:01] En 2002 un neno e unha nena da escola de Lubián, concello galego-falante que pertence á provincia de Zamora, recibiron no colexio o castigo de escribiren 200 veces "No hablaré gallego en clase". É un dos exemplos que poñen as propias familias do lugar á hora de denunciaren que aos cativos lles prohíban falar galego na escola. A Mesa pola Normalización Lingüística agasalloulle estes días aos rapaces unha caixa de DVDs e álbumes de banda deseñada ao tempo que lle enviou petición á Junta de Castela e León para que finalice a "intolerábel prohibición do galego". Exemplo da situación é o acontecido o pasado 6 de xuño no propio Parlamento de Castela e León, cando Felipe Lubián, deputado do PSOE, lle perguntou ao goberno por esta situación e o propio conselleiro de Educación respondeulle no pleno defendendo a prohibición do uso do galego nas aulas de Lubián e argumentando que "na escola fálase castelán e o galego fálase fóra ou nos recreos". Desde A Mesa láianse de que o propio centro escolar xustifique as cancelas ao galego como "medida pedagóxica", en palabras do director, e cualifican de "aberrante" que un docente vexa pedagoxía na "minusvaloración e prohibición dunha lingua propia", o que como subliñan desde o colectivo, "ademais de antipedagóxico, supón unha vulneración de dereitos fundamentais". O presidente da Mesa, Carlos Callón, dirixiuse por carta ao presidente da Junta de Castela e León, Juan Vicente Herrera Campo, e ao conselleiro de Educación, Francisco Javier Álvarez Guisasola, para reclamarlles que "finalice esta intolerábel prohibición do galego" e se cumpra o artigo 4.2 do Estatuto desa comunidade que di: "Gozarán de respecto e protección a lingua galega e as modalidades lingüísticas nos lugares en que habitualmente se utilicen". ____________________________ Claro que según algunos hasta no hace muchos años (e incluso algunos hoy) en El Bierzo no se hablaba gallego sino "gallego-leonés", una "fala de transición al castellano", etc... y cosas varias...

  50. #50 kaerkes 21 de jun. 2006

    Pero, ¿qué esperabais de una Junta de Castilla y León que administra un territorio con una joya como es el leonés y ni siquiera lo nombran en sus folletos?......¿diversidades culturales?. Por cierto, el tratamiento de la noticia por parte de este artículo nada que ver con el pusite anteriormente. Vamos a definirlo como "mucho menos impetuoso", cosa que hace ver la gravedad del hecho, que supongo será lo que interesa ¿no?. ¿Supongo que todo este embrollo será por las personitas de Lubián y no porque hablen gallego? , o ¿no?.

  51. Hay 110 comentarios.
    1 2 3 página siguiente

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba