Autor: sastre
domingo, 05 de noviembre de 2006
Sección: Tradiciones y Fiestas
Información publicada por: sastre
Mostrado 12.795 veces.


Ir a los comentarios

Exégesis de las coplillas aceituneras

Las provincias olivareras por excelencia como Jaén, Córdoba y Granada tienen en común como parte de su folklore un cante popular llamado por la plebe “coplillas aceituneras”.

Dedicatoria previa: Con afecto sincero para aquellos druidas de los que aprendo las “cosillas” que a mí me interesan, que son muchos y muchas respectivamente. Las provincias olivareras por excelencia como Jaén, Córdoba y Granada tienen en común como parte de su folklore un cante popular llamado por la plebe “coplillas aceituneras”. Ocurre desde hace años (desde siempre que yo sepa) que en la temporada de la aceituna, entre los fríos meses de noviembre a febrero eran muchas las familias que mudaban su domicilio para la recolección de la aceituna. En aquellos trasiegos de familias enteras, compartiendo comida y techo, no podían faltar los mozos y mozas en edad de merecer. Entre miradas furtivas y coplillas aceituneras iban pasando los días, y es que tantas horas trabajando bajo el mismo olivo dan para mucho. Casi todas ellas nos hablan de aquellos amores de aceituna, sinónimo de amores de temporada. Las hay tiernas como churros recién hechos, dulces como el arroz con leche y otras son obscenas y de mal gusto; de todo hay como en la viña del señor. Aquí os dejo una pequeña muestra de coplillas aceituneras, mérito y/o recopilación de Juan Eslava Galán en su libro Masaru en el olivar. Me abstengo de insertar las que corresponden a la última de las categorías antes indicadas… por respeto a mis buenos modales. Tú cogiendo aceituna, yo vareando; de ramita en ramita, te voy mirando. El querer que te tuve fue aceitunero se acabó la aceituna, ya no te quiero. Con ningún viudo te cases que es olivo vareado; que vas a sacar los pollos que otra gallina ha dejao. Los amores de la sierra son amores de fortuna: que te quiero, que te adoro, mientras dure la aceituna. Cuando acabe la aceituna a todos los bailes vas, más te vale que bailes menos y que cojas muchas más. A continuación unas cuantas recogidas en http://www.museoaceite.com La aceituna en el olivo si no se coge se pasa; eso te pasa a ti, chiquilla si no te casas. Pobres aceituneros, para qué nacisteis nochecitas alegres, mañanas tristes Ya se acabó la aceituna, ya me voy a mi lugar y los amores se quedan en la cruz del olivar. De quién es este cortijo, con tantísimos balcones, es del Señor Don Gustavo, que tiene muchos millones, pero es muy miserable, porque los aceituneros se están muriendo de hambre. Aportación de una tal Demetria en http://www.juntadeandalucia.es/averroes/ Pa que te pones en oliva diciendo que no me quieres quien no te quiere soy yo, y esa es la rabia que tienes. Pa que te pones en oliva a darle vueltas a la vara, si sabes que no te quiero so borracho malasombra Al encargado le decimos y también al manigero que se acuerde de nosotras en el año venidero Aceitunera, aceitunera aceitunera niña bonita, cuando me miran tus ojos todas las penas se me quitan.

-


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Chusé 18 de mayo de 2006

    Sastre. Si te sirve de algo, hay un villancico de origen popular de Teruel titulado "La hoja del olivo"; evidentemente, su interpretación se da en plena campaña de recogida. La letra es la siguiente (te la escribo de memoria, la revisaré): La hoja del olivo, ¿quién la cogerá? siendo menudita, tan alta que está. Responde la Virgen: ¿yo la cogeré? siendo menudita, tan alta que está. Un saludo.

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba