Autor: Silmarillion
jueves, 19 de octubre de 2006
Sección: Lenguas
Información publicada por: silmarillion
Mostrado 21.372 veces.


Ir a los comentarios

De Tirso de Molina a Kike Santander

Más informacióen en: http://apresmoiledeluge.blogspot.com/2006/04/tendamos-un-manto-de-piedad.html


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Brandan 20 de abr. 2006

    Veamos el lado positivo del asunto: analizando las letras de estos tangos que a continuación transcribo, fuentes en las que a buen seguro bebieron los padres y abuelos de los autores citados, se puede apreciar que el mensaje se ha, Dios sea loado, edulcorado bastante. Noche de reyes Tango 1926 Música (ir a la partitura): Pedro Maffia Letra: Jorge Curi La quise como nadie tal vez haya querido y la adoraba tanto que hasta celos sentí. Por ella me hice bueno, honrado y buen marido y en hombre de trabajo, mi vida convertí. Al cabo de algún tiempo de unir nuestro destino nacía un varoncito, orgullo de mi hogar; y era mi dicha tanta al ver claro mi camino, ser padre de familia, honrado y trabajar. Pero una noche de Reyes, cuando a mi hogar regresaba, comprobé que me engañaba con el amigo más fiel. Y ofendido en mi amor propio quise vengar el ultraje, lleno de ira y coraje ¡sin compasión los maté! Qué cuadro compañeros, no quiero recordarlo, me llena de vergüenza, de odio y de rencor. ¡De qué vale ser bueno! Si aparte de vengarme clavaron en mi pecho la flecha del dolor. Por eso compañero, como hoy es día de Reyes, los zapatitos el nene afuera los dejó. Espera un regalito y no sabe que a la madre por falsa y por canalla, ¡su padre la mató! A la luz del candil Tango 1927 Música (ir a la partitura): Carlos Vicente Geroni Flores Letra: Julio Navarrine ¿Me da su permiso, señor comisario? Disculpe si vengo tan mal entrazao, yo soy forastero y he caido al Rosario, trayendo en los tientos un güen entripao. Acaso usted piense que soy un matrero, yo soy gaucho honrado a carta cabal, no soy un borracho ni soy un cuatrero; ¡Señor comisario... yo soy criminal!... ¡Arrésteme, sargento, y póngame cadenas!... ¡Si soy un delincuente, que me perdone Dios! Yo he sido un criollo güeno, me llamo Alberto arenas. ¡Señor... me traicionaban, y los maté a los dos! Mi china fue malvada, mi amigo era un sotreta; cuando me fui a otro pago me basureó la infiel. Las pruebas de la infamia las traigo en la maleta: ¡las trenzas de mi china y el corazón de él! ¡Párese, sargento, que no me retobo!... Yo quiero que sepan la verdad de a mil... La noche era oscura como boca'e lobo; Testigo, solito, la luz de un candil. Total, casi nada: un beso en la sombra... Dos cuerpos cayeron, y una maldición; y allí, comisario, si usted no se asombra, yo encontré dos vainas para mi facón. ¡Arrésteme, sargento, y póngame cadenas!... ¡Si soy un delincuente, que me perdone Dios! www.todotango.com/spanish/ biblioteca/letras/letra.asp?idletra=1198 Espeluzna ¿no?

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba