Autor: Amerginh
lunes, 17 de abril de 2006
Sección: Artículos generales
Información publicada por: Amerginh


Mostrado 38.701 veces.


Ir a los comentarios

EROTISMO HOMOSEXUAL EN LOS TEXTOS MEDIEVALES (HASTA EL S. XII)

La homosexualidad no es una moda, ni una opción. Esto queda reflejado en la historia, y en la literatura, a veces bajo las más bellas formas de la palabra. También durante la Alta Edad Media existió un respeto y tolerancia hacia la homosexualidad

Que la homosexualidad existe desde los albores de los tiempos es difícilmente discutible, especialmente desde que se sabe (o mejor dicho, se dice) que es un hecho presente en muchas especies animales a lo largo y ancho del planeta, y por tanto, obedece o es propio de la naturaleza, sea o no humana. Las culturas clásicas son definidas y aceptadas como relativamente homófilas, o al menos, no homófobas, pero la Edad Media siempre se había asumido como un periodo donde la homosexualidad era rechazada, algo que sin embargo, no ha impedido la pervivencia de textos homoeróticos, e incluso testimonios documentales de una suerte de “matrimonio” entre parejas del mismo sexo que llegaron a aceptarse dentro de la iglesia católica y otras ramas cristianas desde el s. III al XIII, como defendió el catedrático de historia J. Boswell en varias de sus obras y artículos, y que recibieron varias denominaciones, aunque la mejor traducción sea quizás la de "ritos de hermanamiento". Boswell encontró varios textos de este tipo, y que son idénticos en su forma a a los que se firmaban en las bodas heterosexuales, y que no explicitan si el sacramento recibido implica relación sexual o no… y ahí aparece siempre la mayor crítica, sin embargo, tampoco lo hace en el matrimonio heterosexual. La otra crítica suele ser la falta de textos latinos, siendo siempre griegos y eslavos los encontrados, aunque Boswell advierte de la destrucción y ocultación de estos desde la actual ortodoxia católica, algo, por otro lado… creíble. Algunas pruebas más allá de las documentales son las representaciones de los mártires Sergius y Bacchus, tal y como se representaba a los matrimonios por aquel entonces en el arte. En la España musulmana, los conceptos morales acerca de la sexualidad también son radicalmente diferentes a los musulmanes actuales, y algo similar ocurre con los judíos, que en Sefarad eran muy respetuosos del amor homosexual. Maimónides, médico y teólogo hebreo cordobés del siglo XII, consideraba impúdicas las relaciones entre un adulto (mayor de 30 años, según la tradición judía) y un joven, pero aceptaba sin problemas si era con muchachos preadolescentes (lo que hoy sería justo al revés, siendo la pederastia delito), y así lo dictamina en su "Tratado de la cohabitación" escrito para Saladino en Egipto. De aquella época se conservan diversos poemas hispanojudíos e hispanoárabes, además de códigos y tratados morales que mencionan con gran tolerancia la homosexualidad. Al-Mutamid, rey de Sevilla, escribió en el siglo XI una auténtica declaración de amor hacia su paje: 'Lo hice mi esclavo, pero la humildad de su mirada me convirtió en su prisionero, de tal modo somos ambos y al mismo tiempo esclavo y señor uno de otro'. Versos de “necesidad” los dedicó también Al-Mutamid al poeta Ibn Ammar, a quien convirtió en uno de los hombres más poderosos de Hispania, de quien no soportaba estar separado, 'ni siquiera una hora, ni de día ni de noche'. También en el siglo XI, el reino de Valencia había sido gobernado por una pareja de ex-esclavos y amantes. Su historia de superación fue destacada por los historiadores musulmanes, definiendo su mandato como un ejemplo de relación de plena confianza y mutua devoción. Al-Mutamin, rey de Zaragoza, se enamoró también de un paje cristiano; y ar-Ramadi, uno de los poetas más destacados del siglo XI, se convirtió al cristianismo cuando se enamoró de un joven cristiano. Durante la Alta Edad Media, en la Europa Cristiana no constan apenas leyes en contra de la homosexualidad, ni juicios o castigos por sodomía, mientras, sin embargo, legislaban detalladamente sobre otros aspectos de la sexualidad, tales como la bestialidad. Se trataban de “evitar” con normas de conducta, pero no eran actos castigados meridianamente (por ej. la norma de San Bento). No consta que las leyes impusieran prohibiciones a las relaciones físicas con musulmanes. Incluso la poesía erótica de corte homosexual más popular se escribió en dialecto árabe vulgar llenos de palabras y expresiones en lengua romance, indicando una fuerte convivencia. Es en el siglo XIII cuando comienzan las persecuciones y las leyes restrictivas, desde la castración a la muerte, y llegó a convertirse en una herramienta para quedarse con propiedades de los “acusados” de sodomía (una de las principales acusaciones contra los Templarios, por ejemplo). Se convirtió en la acusación comodín junto con la herejía y la brujería. 1. EL AMOR DE SAN SERGIO Y SAN BACO (S. IV): “Mientras tanto, el bendito Sergio, profundamente deprimido y con el corazón enfermo por la pérdida de Baco, lloraba y gritaba ‘Ya no cantaremos juntos, hermano y camarada soldado ¡Mirad qué bueno y agradable es habitar juntos los hermanos en unidad! Te han desunido de mí, te has ido al cielo y me has dejado solo en la tierra, ahora sin compañía y sin consuelo’. Después de haber dicho esto, esa misma noche el bendito Baco se le apareció, con el rostro radiante como el de un ángel, luciendo uniforme de oficial, y le habló: ‘¿Por qué te lamentas y gimes, hermano? Si es cierto que me han separado de ti en cuerpo, sigo estando contigo en vínculo de unión, cantando y recitando Cumpliré presuroso tus mandamientos, aquellos que me ensancharon el corazón. Date prisa, tú, hermano, a través de la hermosa y perfecta confesión a seguirme y conseguirme, una vez acabada tu carrera. Pues para mí la corona de la justicia es estar contigo’." La Pasión de San Sergio y San Baco (s. VI). En griego y sirio. Original (s. IV) en Griego (perdido) Curiosamente uno de los textos medievales que primero habla (de forma positiva) sobre las relaciones homosexuales es la que nos narra la historia de amor entre dos romanos, posteriormente declarados mártires y santos por la iglesia católica. “La Pasión de San Sergio y San Baco”, narra no sólo su historia de amor, sino también el consentimiento de la sociedad, incluyendo su consagración en la iglesia cristiana de su tiempo. Los dos mártires eran soldados romanos de elevada posición social en Augusta Eufratesia, amigos además del emperador Maximino. Sergio era comandante de la escuela de reclutas de Arabissus y Baco era su oficial subalterno y eran ´erastai´ (como figuran denominados en algunos textos griegos) o amantes. Sobre la relación que les unía, el texto narra: "Entonces fue cuando Sergio y Baco, como estrellas que brillaban alegres sobre la tierra, irradiando la luz de la fe en Jesucristo, comenzaron a derramar su gracia en el palacio. Siendo su amor a Cristo como una sola persona, tampoco en el ejército del mundo presentaban división, unidos como estaban no por vínculo de naturaleza, sino de fe, siempre cantando y diciendo: "Mirad, qué bueno y agradable es habitar juntos, hermanos en unidad". Tras ser denunciados como cristianos, su antes amigo, el emperador, los convirtió en dos cristianos más perseguidos en la época, ajusticiados por orden suya. Aunque la historia sucede durante el siglo IV, la copia más antigua de su biografía que se conserva data del siglo VI bajo el título de “La pasión de San Sergio y San Baco”. John Boswell identifica en su libro “Las bodas de la semejanza” las expresiones "unidos" y "hermanos" con lo que en el original griego expresarían una relación homosexualidad. La acusación esgrimida en su contra no fue otra que la de su cristiandad, y, negándose a renunciar a ella, fueron apresados. Como primer castigo, curiosamente, fueron desnudados y vestidos con ropajes propios de las mujeres. Fueron obligados a desfilar así ridiculizados y encadenados. Según en su biografía, no se dieron por ofendidos ante su fe con este castigo, como indica la frase siguiente: "Puesto que las mujeres pueden glorificar a Dios en tales vestimentas, no hay razón alguna para que ellos no pudieran hacerlo" y respondieron al emperador "Como novias nos has vestido con hábitos de mujer y nos has unido uno al otro para ti". Hoy sería interpretada como una verdadera declaración de “orgullo” o como mínimo de feminismo. Fueron entregados a Antíoco, gobernador de Antioquía, con la orden de que: "Si se niegan a ser persuadidos y persisten en su religión profana, somételos a los castigos más severos que impone la ley y elimina en ellos la esperanza de una larga vida con el castigo de la espada". Al negarse a renegar de su fe, Baco fue flagelado hasta darle muerte, y despedazado. Según el texto, los verdugos acabaron agotados ante la resistencia del joven. Antíoco, ordenó que los restos no fueran enterrados sino arrojados y expuestos fuera del campamento, como carne para las bestias. Según la leyenda, loas aves impedían que las bestias tocasen los restos. Por el contrario, Sergio, fue llevado a Resapha (Siria), y obligado a correr varios kilómetros con unos zapatos atravesados por clavos, y según la leyenda, por la noche un ángel curó los pies al santo. Finalmente fue encarcelado, y finalmente degollado. El final de la Biografía destaca la belleza física de San Sergio: "Al contemplar la belleza que florecía en su rostro, la grandeza y la nobleza de su juventud, lloraron amargamente y se lamentaron por él (la multitud que se reunió a observar el sacrificio). Las bestias de la región abandonaron sus guaridas y se reunieron con la gente, sin hacer daño alguno a los humanos, y lamentaron con sonidos inarticulados la muerte del santo mártir". En el año 431 el obispo Alejandro de Hierapolis construyó una iglesia en su honor, y el lugar donde está sepultado se llama Sergiopolis (antes Resapha) desde el 434 en su nombre (según lo mandó el Emperador Justiniano, por respeto a sus reliquias). y fue nombrado patrono de Siria. Muchas iglesias se construyeron o advocaron en el nombre de Sergius, incluso junto con el de Bacchus. Parte de ambos (como reliquias) fueron llevadas hasta Venecia, convirtiéndose en los santos patronos de la antigua catedral, y el s. VII “llegaron” a Roma cuando allí se les dedicó una iglesia. En el santoral, su onomástica se celebra el 7 de octubre. Por la fuerza de su relación, se convirtieron en la pareja que se invocaba en la ceremonia de adelfopoiia entre personas del mismo sexo que se realizaban durante la Alta Edad Media, y mantienen un cierto cariño de los fieles en la iglesia ortodoxa griega. - Oración de adelfopoiia bajo las advocaciones de San Sergio y San Baco (Panteleimon 780 del Monte Athos, s. XVI): “Oh señor Dios y Gobernante que hiciste a la humanidad a tu imagen y semejanza y le diste el poder de la vida eterna, que aprobaste cuando tus santos apóstoles Felipe y Bartolomé se unieron, juntos no por la ley de la naturaleza, sino por la comunión del Espíritu Santo y que también aprobaste la unión de tus Santos Mártires Sergio y Baco, bendice también a estos servidores “N” y “N”, unidos no por la naturaleza, sino por la fidelidad, permíteles Señor amarse el uno al otro, sin odios y poder continuar juntos sin escándalos todos los días de sus vidas con ayuda de la Santa Madre de Dios y de todos tus Santos porque tuyo es el Poder y el reino, y el poder y la gloria. Padre, Hijo y Espíritu Santo” (Original en Griego) 2. SAN AGUSTÍN, OBISPO DE HIPONA (354-430) Nació en Tagaste (Argelia), la propia iglesia califica su niñez y juventud como “desviada doctrinal y moralmente”, fue asceta, y se le eligió obispo de Hipona. Se considera que San Agustín disfruto de las “ventajas” de la falta de prejuicios de su época de juventud, manteniendo relaciones sentimentales con hombres y mujeres algo que él mismo plasmó en una especie de diario. Era maniqueísta, una forma de religión que aceptaba la homosexualidad sin grandes problemas. Se conserva apenas una obra de esta temática, eso sí, una verdadera oda al dilema de su lucha entre la fe y su tendencia homosexual. Dejó escrito, tras la muerte de un amigo en su juventud, que “le extrañaba que él mismo siguiera vivo”. Si bien, ya cristiano, rectificó sus sentimientos con un sugerente suspiro de alivio pues “ese chico me llevaba de cabeza a la perdición”. Book 3: 1: For this cause my soul was sickly and full of sores, it miserably cast itself forth, desiring to be scraped by the touch of objects of sense. Yet if these had not a soul, they would not be objects of love. To love then, and to be beloved, was sweet to me; but more, when I obtained to enjoy the person I loved, I defiled, therefore, the spring of friendship with the filth of concupiscence, and I beclouded its brightness with the hell of lustfulness; and thus foul and unseemly, I would fan, through exceeding vanity, be fine and courtly. I fell headlong then into the love wherein I longed to be ensnared. My God, my Mercy, with how much gall didst Thou out of Thy great goodness besprinkle for me that sweetness? For I was both beloved, and secretly arrived at the bond of enjoying; and was with joy fettered with sorrow-bringing bonds, that I might be scourged with the iron burning rods of jealousy, and suspicions, and fears, and angers, and quarrels. Book 4: 6-8 In those years when I first began to teach rhetoric in my native town, I had made one my friend, but too dear to me, from a community of pursuits, of mine own age, and, as myself, in the first opening flower of youth. He had grown up as a child with me, and we had been both school-fellows and play-fellows. But he was not yet my friend as afterwards, nor even then, as true friendship is; for true it cannot be, unless in such as Thou cementest together, cleaving unto Thee, by that love which is shed abroad in our hearts by the Holy Ghost, which is given unto us. Yet was it but too sweet, ripened by the warmth of kindred studies: for, from the true faith (which he as a youth had not soundly and thoroughly imbibed), I had warped him also to those superstitious and pernicious fables, for which my mother bewailed me. With me he now erred in mind, nor could my soul be without him. But behold Thou wert close on the steps of Thy fugitives, at once God of vengeance, and Fountain of mercies, turning us to Thyself by wonderful means; Thou tookest that man out of this life, when he had scarce filled up one whole year of my friendship, sweet to me above all sweetness of that my life. Who can recount all Thy praises, which he hath felt in his one self? What diddest Thou then, my God, and how unsearchable is the abyss of Thy judgments? For long, sore sick of a fever, he lay senseless in a death-sweat; and his recovery being despaired of, he was baptized, unknowing; myself meanwhile little regarding, and presuming that his soul would retain rather what it had received of me, not what was wrought on his unconscious body. But it proved far otherwise: for he was refreshed, and restored. Forthwith, as soon as I could speak with him (and I could, so soon as he was able, for I never left him, and we hung but too much upon each other), I essayed to jest with him, as though he would jest with me at that baptism which he had received, when utterly absent in mind and feeling, but had now understood that he had received. But he so shrunk from me, as from an enemy; and with a wonderful and sudden freedom bade me, as I would continue his friend, forbear such language to him. I, all astonished and amazed, suppressed all my emotions till he should grow well, and his health were strong enough for me to deal with him as I would. But he was taken away from my frenzy, that with Thee he might be preserved for my comfort; a few days after in my absence, he was attacked again by the fever, and so departed. At this grief my heart was utterly darkened; and whatever I beheld was death. My native country was a torment to me, and my father's house a strange unhappiness; and whatever I had shared with him, wanting him, became a distracting torture. Mine eyes sought him every where, but he was not granted them; and I hated all places, for that they had not him; nor could they now tell me, "he is coming," as when he was alive and absent. I became a great riddle to myself, and I asked my soul, why she was so sad, and why she disquieted me sorely: but she knew not what to answer me. And if I said, Trust in God, she very rightly obeyed me not; because that most dear friend, whom she had lost, was, being man, both truer and better than that phantasm she was bid to trust in. Only tears were sweet to me, for they succeeded my friend, in the dearest of my affections. Book 4: 10 ...Wretched I was; and wretched is every soul bound by the friendship of perishable things; he is torn asunder when he loses them, and then he feels the wretchedness which he had ere yet he lost them. So was it then with me; I wept most bitterly, and found my repose in bitterness. Thus was I wretched, and that wretched life I held dearer than my friend. For though I would willingly have changed it, yet was I more unwilling to part with it than with him; yea, I know not whether I would have parted with it even for him, as is related (if not feigned) of Pylades and Orestes, that they would gladly have died for each other or together, not to live together being to them worse than death. But in me there had arisen some unexplained feeling, too contrary to this, for at once I loathed exceedingly to live and feared to die. I suppose, the more I loved him, the more did I hate, and fear (as a most cruel enemy) death, which had bereaved me of him: and I imagined it would speedily make an end of all men, since it had power over him. Thus was it with me, I remember. Behold my heart, O my God, behold and see into me; for well I remember it, O my Hope, who cleansest me from the impurity of such affections, directing mine eyes towards Thee, and plucking my feet out of the snare. For I wondered that others, subject to death, did live, since he whom I loved, as if he should never die, was dead; and I wondered yet more that myself, who was to him a second self, could live, he being dead. Well said one of his friend, "Thou half of my soul"; for I felt that my soul and his soul were "one soul in two bodies": and therefore was my life a horror to me, because I would not live halved. And therefore perchance I feared to die, lest he whom I had much loved should die wholly. 3. OBISPO PAULINO DE NOLA (353-431) Y AUSONIO (310-390) Paulino era romano, y se enamoró perdidamente de un escritor cristiano, Ausonio, con el que se intercambió escritos de “amistad” con una fuerte carga erótica. To Ausonius I, through all chances that are given to mortals, And through all fates that be, So long as this close prison shall contain me, Yea, though a world shall sunder me and thee, Thee shall I hold, in every fibre woven, Not with dumb lips, nor with averted face Shall I behold thee, in my mind embrace thee, Instant and present, thou, in every place. Yea, when the prison of this flesh is broken, And from the earth I shall have gone my way, Wheresoe'er in the wide universe I stay me, There shall I bear thee, as I do today. Think not the end, that from my body frees me, Breaks and unshackles from my love to thee; Triumphs the soul above its house in ruin, Deathless, begot of immortality. Still must she keep her senses and affections, Hold them as dear as life itself to be, Could she choose death, then might she choose forgetting: Living, remembering, to eternity. Ausonio: Epigrama Nº 62: Glad youth had come they sixteenth year to crown, To soft encircle they dear cheeks with down And part the mingled beauties of thy face, When death too quickly comes to snatch your grace. But thou'll not herd with ghostly common fools, Nor piteous, waft the Stygian pools; Rather with blithe Adonis shalt thou rove And play Ganymede to highest Jove. 4. OBISPO VENANCIO FORTUNATO (530- 603) Poeta nacido en Treviso, Italia, uno de los poetas que trabajó en la corte Merovingia. Después entró en un monasterio donde continuó su obra., y llegó a ser obispo de Poitiers. Sus obras más conocidas son los himnos pascuales “Vexilla Regis” y “Pange Lengua”. En un retiro en una isla de la costa de Bretaña escribió: You at God's altar stand, His minister And Paris lies about you and the Seine: Around this Breton isle the Ocean swells, Deep water and one love between us twain. Wild is the wind, but still thy name is spoken; Rough is the sea: it sweeps not o'er they face. Still runs my lover for shelter to its dwelling, Hither, O heart, to thine abiding place. Swift as the waves beneath an east wind breaking Dark as beneath a winter sky the sea, So to my heart crowd memories awaking, So dark, O love, my spirit without thee 5. SAN ALCUIN DE YORK (735 – 804) Este escritor Carolingio dejo una extensa obra, se le considera un gran erudito de su tiempo, y dejó varias epístolas de amor destinadas a varios monjes que fueron alumnos y discípulos suyos. Incluso su prosa rebosa de sentimientos hacia su relación con individuos del mismo sexo: - Epístola 10: "Pienso en su amor y amistad con tan dulce recuerdo, reverendo obispo, que anhelo aquel tiempo encantador cuando podía acariciar su cuello dulcemente con los dedos de mi deseo. Alas, si ello me garantizase, como lo fue para Habakkuk [Dan. 14:32-38] ser transportado hasta usted, para arrellanarme entre sus brazos... como cubriría, con labios apretados suavemente, no solo sus ojos, orejas y boca, sino también cada dedo de manos y pies, no solamente una vez sino muchas veces..." Su círculo más íntimo de amistades y discípulos eran llamados por él con nombres cariñosos de animales, como el cuco, y otras derivadas de las entonces populares églogas de Vergil. - Lamento por un cuco: O cuckoo that sang to us and art fled, Where'er thou wanderest, on whatever shore Thou lingerest now, all men bewail thee dead, They say our cuckoo will return no more. Ah, let him come again, he must not die, Let him return with the returning spring, And waken all the songs he used to sing. but will he come again? I know not, I. I fear the dark see breaks above his head, Caught in the whirlpool, dead beneath the waves, Sorrow for me, if that ill god of wine Hath drowned him deep where young things find their graves. But if he lives yet, surely he will come, Back to the kindly nest, from fierce crows. Cuckoo, what took you from the nesting place? But will he come again? That no man knows. If you love sings, cuckoo, then come again, Come again, come again, quick, pray you come. Cuckoo, delay not, hasten thee home again, Daphnis who loveth thee longs for his own. Now spring is here again, wake from thy sleeping. Alcuin the old man thinks long for thee. Through the green meadows go the oxen grazing; Only the cuckoo is not. Where is her? Wail for the cuckoo, every where bewail him, Joyous he left us: shall he grieving come? let him come grieving, if he will but come again, Yea, we shall weep with him, moan for his moan. Unless a rock begat thee, thou wilt weep with us. How canst thou not, thyself remembering? Shall not the father weep the son he lost him, Brother for brother still be sorrowing? Once were we three, with but one heart among us. Scare are we two, now that the third is fled. Fled is he, fled is he, but the grief remaineth; Bitter the weeping, for so dear a head. Send a song after him, send a song of sorrow, Songs bring the cuckoo home, or so they tell Yet be thou happy, wheresoe'er thou wanderest Sometimes remember us, Love, fare you well. 6. CLÉRIGO DE VERONA (NOMBRE DESCONOCIDO) (S. IX) Este poema fue escrito como lamento hacia un muchacho que se había ido con otro, aunque otros autores lo explican como la pena por la pérdida de una estatua muy querida: O admirabile Veneris ydolum Cuius materiae nichil est frivolum Archos te protegat, qui stellas et solum. Furis ingenio non sentias dolum; Cloto te diligat, quae baiulat colum. Saluto puerum no per ypothesim, Sed firma pectore deprecor Lachesim Sororem Atropos, ne curet habeas et Thetim, Cum vectus fueris per fluvium Athesim. Quo fugis amabo, cum te dilexerim? Miser quid faciam. Cum te non viderum Dura materies ex matris ossibus Creavit homines iactis lapidibus. Ex quibus unus est iste puerulus Qui lacrimabilis non curat gemitus Cum tristis fuero, gaudebit emulus: Ut cerva rugio, cun fugit hinnulus 7. SAN ELREDO DE RIEVAULX (1109 – 1166) El Abad de Rievaulx, fue historiador además de sacerdote y escribió algunas de las homilías más famosas de su época. Hijo de sacerdote casado, nació en Inglaterra (Hexham), y sus obras son consideradas hoy de abierto amor homosexual. Su amor de juventud hacia David, rey de Escocia e hijo menor de Santa Margarita, para quien trabajó como acompañante cuando este fue rey, es el inspirador de sus obras más homófilas, donde ensalzaba la homosexualidad como un medio para descubrir el amor divino. Elredo era un maestro devoto con los nuevos y jóvenes monjes (de aquí podrían extraerse muchas lecturas lascivas…) y cultivaba las enseñanzas en torno a este último tipo de amistad, que debía ser la perseguida por los miembros de una misma comunidad religiosa, para que todos fuesen uno. Su favorito fue siempre simón, pese a que sólo tenía 14 años cuando lo conoció (Elredo contaba 24), y siempre le fascinó la belleza del joven monje. En su obra “Speculum Caritatis” describe la pena por el monje recientemente fallecido, Simón: "my embrace, from my kisses, from the sight of my eyes. It was as if my body had been eviscerated and my helpless soul rent in pieces. . . . O wretched life, O grievous life, a life without Simon." "Era el refugio de mi espíritu, el dulce solaz de mis penas, cuyo corazón amoroso me recibía cuando fatigado de trabajos, cuyo consejo me refrescaba cuando hundido en tristeza y pena… ¿Qué más hay, entonces, que yo pueda decir? ¿No fue amar así y ser amado así una premonición del estado de bendición? “ Distingue tres tipos de amistad: carnal, de necesidad y espiritual. La carnal es una armonía mutua establecida a partir de la lujuria del cuerpo, y que esta gobernada por el placer. La utilidad rige la amistad de la necesidad, que nace del deseo de amar y ser amado. La espiritual es la amistad definitiva y verdadera. Se basa en Cristo y sus enseñanzas, y es una gracia divina. Según sus propias palabras, el deseo por Cristo se ejemplifica en el deseo de besar los labios del ser amado y unir ambas almas: "Let him kiss me with the kisses of his mouth" (Song of Songs 1:2). Esta amistad es la única de las tres que tiene la capacidad de unir las almas para la eternidad. 8. YISHAQ BEN MAR-SAUL (S. XI) Nacido en Lucena, es el escritor hebreo más antiguo en este tipo de poemas homoeróticos del que se conservan textos. Utilizó una metáfora común con los hispanoárabes para llamar a los jóvenes muchachos, la gacela (sevi, en sefardí), objeto del deseo, y de cuyo género varón e manifiesta abiertamente sin que haya intención de ocultarlo. De sus poemas, la mayoría se conservan fragmentados o transformados en parte, fruto de múltiples traducciones. Gacela deseada en España prodigiosamente formada, Tienes autoridad y dominio sobre todas las cosas vivas. De forma encantadora como la Luna con espléndida estatura. Rizos de púrpura sobre brillante templo. Como José en su forma como Adoniah el cabello De ojos bellos como David, me ha matado como Uriah. Él ha encendido mis pasiones y consumido mi corazón con fuego. Por él yo he sido dejado sin entendimiento y juicio ¡Llorad conmigo avestruces, gavilanes y halcones! El amado de mi alma me ha matado ¿Es esta una sentencia merecida? Por él mi alma está enferma, confundida y anhelando. Su palabra sobre mi corazón es como rocío sobre tierra seca ¡Arráncame del abismo de la destrucción cuando me pierda en el infierno! 9. ISAAC IBN ABRAHAM (S. XII) Sefardí igualmente, de él se conserva una poesía claramente homoerótica: El secreto del amor cómo puede ser guardado El corazón y las lágrimas son delatoras. El corazón es disuadido de lo que ambiciona, Calla y es pasión por él sitiado, Incapaz de obtener su deseo. Si presume de alcanzar las estrellas, Su orgullo es derribado, rendido. Amado como un ciervo, con el corazón de una pantera, Si tú deseas matar, Mi corazón está en tus manos como arcilla. Pero no convoques al destino aciago sobre él, Pues en su medio se abriga tu nombre. Amado, como una cuerda escarlata sus labios, Ardiente como el fuego por ellos está su incensario, Y en ellos está la obra de su sello. Vive por ellos, porque a ellos los esperan -- Un largo sufrimiento por ellos Cómo ha endurecido el espíritu de mi destino. Un instante y la separación puede convertirlo en odioso Para mis amigos que conocen sus pensamientos. Si el errar incierto nos ha separado Eso ha aumentado el amor. Esperaré por la gacela Hasta dejar en el jardín mis placeres Aunque mi culpa esté presta para acusarme. 10. OTROS: SIGLO XII De este periodo se conservan en el resto de Europa varios textos breves de diversa tipología, y que tienen en común el ser escritos por obispos o sacerdotes. En el primero, en pocas palabras, Baudril admite la apetencia por ambos sexos. - Arzobispo Baudril, Meung-sur-Loire (1046-1130) Obicunt etiam, juvenum cur more locutus Virginibus scripsi quaedam quae compliectuntur amorem; Carminibusquae meis sexus uterque placet - Marbod, Obispo de Rennes (1035-1123) Errabat mea mens fervore libidinis amens... Quid quod pupilla mihi carior ille vel illa? Ergo maneto foris, puer aliger, auctor amoris! Nullus in aede mea tibi sit locus, o Cytherea! Displicet amplexus utriusque quidem mihi sexus - Hilary (1125) Crinis flavus, os decorum cervixque candidula Sermo blandus et suavis; sed quid laudem singula? Totus pulcher et decorus, nec est in te macula, Sed vacare castitati talis nequit formula... Crede mihi, si redirent prisca Jovis secula Ganimedes iam non foret ipsius vernacula, Sed to, raptus in supernis, grata luce pocula Gratiora quiedem nocte Jovis dares oscula

NOTA: He optado por dejar los textos en el lenguaje en el que los haya recopilado, pues mis dotes de traductor dejan bastante que desear… espero que no os sea un problema.

FUENTES: - BOSWELL, J. (1994): Las Bodas de la Semejanza. Muchnik Editores, S.A., Barcelona, España. - BOSWELL, J. (1994): Cristianismo, tolerancia social y homosexualidad. Muchnik Editores, S.A., Barcelona, España. - COOTE, S. (ed.) (1983): Penguin Book of Homosexual Verse. Harmondsworth, Allen Lane, Penguin, 112-114 - AELRED OF RIEVAULX (1994): On Spiritual Friendship. Mark F. Williams, trans. Scranton, Pa.: Scranton University Presses. - ROTH, N. (1982): Deal Gently with the young mna: Love of Boys in Medieval Hebrew Poetry of Spain. Speculum 57:1, 20-51. - RUSSELL, P. (2000): 100 Gays. Editorial Juventud - CURTIUS (ed.) (1953): European Literature and the Latin Middle Ages. New York: Pantheon, 114-115 - http://www.fordham.edu/halsall/sbook.html - http://www.catholicdoors.com/menu.htm - http://www.hottopos.com/ - http://www.isladeternura.com/APLAYA/HOMOen HISTORIA/HomoEdadMedia.htm - http://www.ricardocosta.com/ - http://www.cha.org.ar/ - http://www.glbtq.com/subject/literature_a-b.html


Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Hannon 11 de abr. 2006

    Pero, ¿qué ven mis ojos? ¡Otro artículo de Historia! ¿Hay algo que celebrar y no me he enterado? Gracias Amerginh. Un apunte; no creo que la persecución de la homosexualidad -o al menos de las relaciones homosexuales-en el Ejército Romano respondiera tanto a una fobia social como a un problema de disciplina. En una institución donde lo más importante es la cadena de mando, este tipo de "opciones" suponían un grave problema. De hecho, algún ejemplo hay de abuso de autoridad (se me viene a la mente un legado al que un centurión atravesó con su espada por intentar asaltarle tras mucho tiempo acosándole). Los romanos castigaban las faltas de disciplina sin miramientos. Como en los ejércitos actuales, las máquinas más perfectas son aquellas que anulan la personalidad del individuo. Por cierto, ¿Cuándo se dejará de perseguir la Poligamia? Tengo unas ganas de salir del armario...

  2. #2 Amerginh 11 de abr. 2006

    Estoy de acuerdo, pero eso es algo común con, por ejemplo, los primeros años de los monasterios, donde se trataba de evitar, pero no era algo castigado. PS: la poligamia, depende del país donde vivas... igual que la homosexualidad xDDDD

  3. #3 Ego 11 de abr. 2006

    Hum, curioso. Desconocía la tolerancia de la iglesia en una época tan oscura. Creí que en aquella época, este tipo de desviaciones no tenían un buen trato. Salud.

  4. #4 protion9 11 de abr. 2006

    Muy interesante el artículo Amerginh. Además de un tema, la homosexualidad en la alta edad media, del que nunca había leido. Me gusta esto de que se llene el portal de artículos de historia :)

  5. #5 Ego 11 de abr. 2006

    Por cierto, que no deja de ser curioso que de los 14-15 ejemplos de homosexuales durante la Edad Media la mayoría sean santos o miembros del clero. Me temo que el estereotipo del cura atacando a la monja no es tan cierto: teniendo un buen novicio a mano (porque la naturaleza es la naturaleza y el que se cansa de la mano)... Salud.

  6. #6 kaerkes 11 de abr. 2006

    mmmmmmmmm, peligrosa relación se vislumbra en tus palabras Ego. Heterosexual ----- monja (adulta) Homosexual-------- novicio. El control de la atracción sexual depende de las personas no de la opción.

  7. #7 Ego 11 de abr. 2006

    Novicio o efebo, como te guste. Soy un helenista en el fondo y los maduros no gustaban. Salud.

  8. #8 PIEDRA 11 de abr. 2006

    En primer lugar, enhorabuena por el articulo. En segundo lugar, y sin querer robar protagonismo al conjunto del articulo, no me consta que la homosexualidad este extendida en el reino animal. De hecho una afirmacion asi, como todas las afirmaciones antropocentricas, ha de ser muy matizada. Saludos. .

  9. #9 PIEDRA 11 de abr. 2006

    Perdon, no me percate de ese " se dice ". Saludos.

  10. #10 Sdan 11 de abr. 2006

    Excelente recopilación. Aunque siempre leí que la leyenda de Baco y Sergio no es más que una de las muchas falacias inventadas por el "gay power" desde los años 60. No sé por qué tanto empeño en querer ver como homosexuales a personajes de la calaña de Hitler. Por eso hay que ser cauteloso. Salud.

  11. #11 Sdan 11 de abr. 2006

    En cuanto al reino animal, yo sí que he visto comportamientos sexuales no-reproductivos entre primates superiores del mismo sexo. Es más, lo he visto en National Geographic.

  12. #12 Amerginh 11 de abr. 2006

    Lo de la homosexualidad en el mundo animal es mucho más frecuente de lo que muchos se piensan, con comportamientos datados en unas 400 especies, la mayoría de aves y mamíferos, y es especialmente abundante en ls considerados "más inteligentes" como chimpancés, delfines, elefantes, cisnes... Aún hay relativamente pocos estudios científicos, pero si miles de evidencias, en etología apenas se habían hecho estudios sobre homosexualidad y transexualidad antes de los años 90. De todas formas, ya se ha demostrado (y no solo por el "lobby gay") en el caso de muchos animales. Te recomiendo la lectura de: (1) Bruce Bagemihl: "Biological Exuberance: Animal Homosexuality and Natural Diversity" (2000). (2) Francis Mark Mondimore: "A Natural History of Homosexuality" (1996). (3) Bruce Bagemihl: Biological Exuberance: Animal Homosexuality and Natural Diversity. St. Martin's Press, 1999. ISBN 0312192398. (4) Revista NATURE. Hay varios artículos publicados, destacan: - Fruitflies tap in to their gay side. Roxanne Khamsi - Sexuality in man and animals. Alan F. Dixson (5) Houser, Ward Animal Homosexuality. Encyclopedia of Homosexuality. Dynes, Wayne R. (ed.), Garland Publishing, 1990. pp. 60-62 (6) Bagemihl, Bruce. Biological Exuberance: Animal Homosexuality and Natural Diversity. St. Martin's Press, 1999. ISBN 0312192398 (7) Revista CURRENT BIOLOGY (hay decenas de artículos, basta con hacer una búsqueda): http://www.current-biology.com/ (8) http://www.bidstrup.com/sodomy.htm Para mas información, aquí tienes una "listita" de animales con DOCUMENTADA conducta homosexual o transexual (que también hay...): http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_animals_practicing_homosexual_behavior Simplemente... es algo que hasta ahora no se "había contemplado" por pura negación... ¿Nunca has visto a unos perrs machos jugueteando? __________________________ - NOTICIAS RECIENTES: Sexo salvaje Ranas promiscuas. Bonobos que usan el sexo para resolver conflictos sociales. Cisnes gays. Pingüinos tiernos y fieles, como muestra uno de los estrenos cinematográficos del verano, ‘El viaje del emperador’. El sexo está en el aire. En el de los animales también. JAVIER RICO EL PAIS SEMANAL - 28-08-2005 Una pareja de cisnes negros se afana en construir su nido entre la vegetación ribereña de los lagos del suroeste de Australia. Tras poco más de un mes de incubación, el pollo sale del cascarón y el macho adopta una actitud agresiva hacia la hembra hasta el punto de que la acaba expulsando del nido. Inmediatamente, el lugar de la madre lo ocupa otro macho, la pareja de toda la vida del padre, con el que sacará adelante al cisne recién nacido. En otras ocasiones, la pareja homosexual desplaza directamente a la heterosexual de un nido e incuba y cría a los pollos robados. Comprobado, en el reino animal también se dan conductas homosexuales, y los que las asumen son capaces de sacar adelante a su descendencia con éxito; más aún en especies monógamas como los cisnes, fieles toda la vida. Esta conducta, observada ya a principios del pasado siglo, fue corroborada por el biólogo estadounidense Bruce Bagemihl, autor de un libro de referencia sobre el comportamiento animal: Biological exuberance. Animal homosexuality and natural diversity. Mucho antes de que Bagemihl editara en 1999 su voluminosa obra (más de 800 páginas con registros de homosexualidad en más de 450 especies, ballenas y osos incluidos), Vitus B. Dröscher, uno de los más afamados etólogos centroeuropeos junto al Nobel Konrad Lorenz, escribía en 1970: “Los ánsares comunes contraen un matrimonio que dura toda la vida, lleno de fidelidad y sacrificio, pero que tiene también sus escapadas, su prostitución y su homosexualidad”. Además de uniones heterosexuales y homosexuales, de prostitución y de adulterio, en el reino animal hay hermafroditismo, onanismo, orgías, violaciones, celos, desengaños, divorcios, maltrato conyugal, incestos… Pero también mucho amor, incluso, como se ha visto, fidelidad de por vida. Todo este cúmulo de comportamientos, ampliamente estudiados y demostrados, supone una bofetada de alto rango para aquellos que piensan que el fin único y último de las relaciones sexuales entre animales es la reproducción. “¡Qué error más grotesco! ¡Qué desconocimiento de la diferencia auténtica entre hombre y animal!”, exclama malhumorado Vitus B. Dröscher en su obra La vida amorosa de los animales. “En el universo de los sentimientos”, prosigue, “estamos más bien por debajo de muchos animales, incluyendo, por desgracia, el apartado del amor”. El jabalí, un animal rudo del que aparentemente se pueden esperar pocas sensiblerías amatorias, no va directo al grano cuando macho y hembra entran en celo. Ligeros mordiscos en los lomos, suaves golpes y frotamientos jeta con jeta, y cariñosos hocicazos que semejan besos preceden al coito. En la película El viaje del emperador, de Luc Jacquet, también podemos asistir a largas escenas amorosas entre los pingüinos, buscando el calor de la pareja entre el frío de la Antártida. Para corroborar que se pueden dar relaciones sentimentales sin que medie una cópula inmediata, nada mejor que el ejemplo del bigotudo. Este pequeño pájaro, menor que un gorrión, frecuenta la vegetación de zonas húmedas, también en España, y debe su nombre a las franjas negras laterales que van de la base del pico a la garganta. El bigotudo comienza sus escarceos amorosos mucho antes de alcanzar la madurez sexual y de que los instintos reproductores le comuniquen que ha llegado la hora de copular. De hecho, si el noviazgo no funciona, pueden romper antes de llegar al apareamiento. Si funciona, hay relación para toda la vida. Entre otras especies, los motivos que dan por cerrada una relación son menos sentimentales. John Coulson, ornitólogo británico experto en el comportamiento de las aves marinas, comprobó durante uno de sus estudios cómo, después de cinco años de relación entre una pareja de gaviotas tridáctilas, el macho rechazaba a la hembra. La vuelta al nido de ésta con dos plumas de la cabeza en punta que la semejaban con una cacatúa provocó un recibimiento a picotazos por parte de su compañero, que la acabó alejando de su lado. Algo similar se observó en una pareja de chorlitejos chicos que llevaban juntos tres años. En este caso fue el macho el que se presentó en el nido, tras el viaje invernal, con una sola pata. La hembra no vio con buenos ojos la mutilación sufrida por el cónyuge y decidió abandonarlo. ¿Sospechas de adulterio? No, los etólogos echan mano de la pérdida del ideal de belleza que tienen unos de otros. Lo del adulterio pesa poco porque, aunque entre las aves se dan los mayores casos de fidelidad conyugal, hay que diferenciar entre monogamia a escala social y monogamia a escala genética. Varias especies de ánades y aves marinas suelen buscar al compañero o compañera de años anteriores para sacar adelante la nidada. Ahí acaba la monogamia. Alberto Velando, investigador de ecología y biología animal de la Universidad de Vigo, y Roxana Torres, investigadora titular del Instituto de Ecología de la Universidad Autónoma de México, constataron estas excursiones extramaritales en la mitad de las parejas de piqueros de patas azules presentes en una isla próxima a las costas del Pacífico mexicano. Además, el trabajo de estos dos científicos interesados en los sistemas de apareamiento y la selección sexual de las aves marinas sirvió para demostrar que en el reino animal no siempre es el macho el que se exhibe y la hembra la que elige. Es cierto que entre los primeros predominan los rasgos distintivos, llamativos y coloridos que favorecen la elección del más fuerte o el más guapo. La melena de los leones, las cornamentas de los gamos o el explosivo colorido del pavo real son algunos ejemplos. Sin embargo, Alberto Velando y Roxana Torres demuestran con hechos que cuando las parejas presentan rasgos similares también el macho elige. “En 1999 estudiamos la reproducción del charrán inca o zarcillo”, apuntan, “y lo primero que observamos es que las hembras no reproductoras tenían el bigote más pequeño que aquellas que sí consiguieron pareja y llegaron a criar”. En relación con el dimorfismo sexual en las aves, las especies con características físicas comunes en la misma pareja mantienen una mayor fidelidad y comparten la crianza de los hijos, mientras que en las que presentan un macho repleto de ornamentos y con carácter exhibicionista la relación dura poco más que el momento del celo y la cópula. Algunas razones apelan a la pura supervivencia, ya que un gigoló de vistosa presencia puede atraer más fácilmente a los depredadores durante la época de cría. En otros órdenes, las diferencias son de tamaño a favor de la hembra, y los resultados, mortales para el macho. Al conocido caso de las mantis religiosas que devoran a su partenaire masculino durante la cópula se une el de algunas arañas. Los machos tienen que hacer verdaderas acrobacias para conseguir colocar su esperma en la abertura sexual de la hembra, ya que ésta es cuatro veces mayor. Después de tanto esfuerzo y de nueve minutos de acoplamiento, ella tira al macho, lo acerca a sus mandíbulas y se lo come. Jordi Moya, investigador de ecología funcional y evolutiva de la Estación Experimental de Zonas Áridas del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha estudiado este tipo de comportamientos en la tarántula mediterránea dentro de un trabajo más amplio relacionado con la reversión del rol sexual, y confirma que “los machos pueden constituir un doble recurso limitante, no sólo como donantes de esperma, sino también como presas”. La agresividad, la violencia y, como se ha visto, el canibalismo están a la orden del día en las relaciones sexuales entre varias especies de animales. Las luchas previas por conseguir a la mejor hembra y las posteriores por retenerlas son características de mamíferos como los elefantes (hasta 10 veces mayores los machos que las hembras), osos (cinco veces) y leones marinos (tres veces), que forman verdaderos harenes con hembras sumisas. Aunque lo de sumisas habría que revisarlo en el caso de los osos marinos, porque aquí las damas someten al pachá a un esfuerzo sexual continuo, y si éste, agotado, no responde, lanzan gritos desesperados que quieren decir algo así como “que venga otro macho, que éste ya no nos sirve”. Enseguida surge un soltero más fuerte que se enfrenta violentamente al macho derrengado por tanta cópula, con lo que las hembras consiguen un semental nuevo y más participativo. A la hora de la cópula también se dan casos de violencia, aunque muchos de ellos están explicados más desde la lógica humana que desde la necesaria adaptación de las especies al medio y al momento de la reproducción. En este aspecto, los penes desempeñan un papel protagonista y convierten en minucia cualquier artilugio presente en un sex shop. Vaya por delante que este órgano sexual no resulta imprescindible en el reino animal. Lo importante es que se encuentren los óvulos con los espermatozoides, y en ocasiones vale con que peces o bivalvos de ambos sexos suelten de forma sincronizada en el agua millones de estos gametos para que salga adelante una pequeña parte de la descendencia. Incluso se dan casos de reproducción asexuada, en la que la misma descendencia viene al mundo por partenogénesis, es decir, por partición de uno de los miembros de los progenitores. De vuelta al momento del acto sexual directo, una compañera del hogar, la chinche doméstica, muestra en su cuerpo las cicatrices dejadas por el aparato reproductor del macho, algo semejante a una cimitarra puntiaguda. “El macho no busca con ella el orificio sexual de la hembra, que lo tiene, sino que la clava alevosamente en cualquier punto del dorso e inyecta allí su esperma, que llega a los órganos de reproducción a través de la corriente sanguínea”, resume Vitus B. Dröscher. No menos explícito se muestra al describir el pene de las serpientes: “Es un objeto espantoso, del que en estado erecto sobresalen espinas, verrugas y ganchos que le permiten echar literalmente el ancla a la hembra”. Otro pene sobresaliente entre la fauna en cuanto a tamaño no es el del elefante (1,5 metros y 45 kilos) o el de la ballena azul (3,6 metros), sino el del diminuto percebe, que, como casi todo en la naturaleza, tiene su explicación. La imposibilidad de desplazarse de estos crustáceos, fijados a las rocas, ha desarrollado un pene 40 veces mayor que su cuerpo con el objeto de poder alcanzar con él a su pareja. Puestos a despertar la excitación sexual, los máximos representantes del hermafroditismo dentro del reino animal, los caracoles de tierra, lanzan unos dardos afilados calcáreos sobre las partes blandas de la pareja para estimular el apareamiento. Algunos peces, como el mero y especies de los arrecifes coralinos, también son hermafroditas, pero con un añadido de transformismo debido a que el paso de macho a hembra y viceversa conlleva no sólo cambios hormonales, sino también en los colores y las formas que adornan sus cuerpos. Hay otros grados de transformismo más psicológicos. En Suramérica habita un roedor, el agutí menor, cuyos machos montan el paripé con tal de obtener el favor de la hembra; adoptan el papel de cría desvalida y falta de cariño que despierta los sentimientos maternales de la hembra, que acto seguido pasa del amor filial al conyugal. Ni los machos de ranas ni los de chimpancés necesitan de este teatro para conseguir copular. Directamente echan mano de la violación en masa. Entre las ranas, el grado de lascivia ciega es tal que los machos montan a otros que ya están acoplados a una hembra, a individuos de otras especies e incluso a trozos de madera o piedras de tamaño similar al de estos anfibios. En cuanto a las chimpancés, éstas entran en celo una vez cada varios años y les dura escasos días. Hay ocasiones en las que una sola hembra tiene que aguantar la avalancha de ansiosos chimpancés que hacen cola para saciar su apetito sexual. No ocurre lo mismo con los bonobos, posiblemente los animales que más y mejor saben disfrutar de los placeres del sexo dentro de unas relaciones de absoluta promiscuidad. De entrada, copulan de frente, rasgo que los emparenta aún más con el ser humano. Además, las hembras utilizan el acto sexual para apaciguar el carácter guerrero de los machos, para solucionar otro tipo de conflictos y para conseguir comida. Estas conductas van desde los más sensuales besos en la boca y tocamientos discretos hasta la masturbación, el sexo oral, los juegos eróticos entre crías y las decenas de coitos en una hora por hembra. El récord de copulaciones, en cualquier caso, lo ostentan los seres más promiscuos de la Tierra, los roedores, que en ocasiones pasan del centenar por hora. Entre otros mamíferos prima la calidad sobre la cantidad; así, el rinoceronte sólo realiza una que dura una hora y media. Pilar Cristóbal, sexóloga, antropóloga y escritora de un reciente libro sobre el comportamiento sexual de los animales, advierte: “La falsa creencia de que el polvo obtenido tras moler los cuernos de rinoceronte es un poderoso afrodisiaco tal vez tenga su origen en la observación de su cópula”. Sin embargo, Cristóbal, consciente de que esta leyenda lleva a la especie al borde de la extinción, remata que, si supieran que parecerse a los rinocerontes significa aspirar a un coito anual, “no pagarían tan caro su cuerno y permitirían que continuaran con sus largas, ruidosas y pacíficas cópulas”. Más información: ‘También los jabalíes se besan en la boca’ (Pilar Cristóbal, Temas de Hoy). ‘La vida amorosa de los animales’ (Vitus B. Dröscher, Círculo de Lectores y Planeta). ‘Padres y padrazos’ (Jeffrey Masson, Ateles Editores). Revista mensual ‘Quercus’, sección ‘Observatorio de la Naturaleza’. www.quercus.wanadoo.es. ____________________ Aspectos médicos de la homosexualidad Antonio Pardo Departamento de Bioética, Universidad de Navarra Artículo publicado en la revista Nuestro Tiempo, Julio-Agosto de 1995, pp. 82-89 Indice La “homosexualidad” animal La conducta sexual humana “El gen de la homosexualidad” El papel del médico Recientemente, la homosexualidad ha sido objeto de varios artículos científicos que la prensa ha difundido con titulares sensacionalistas que no reflejaban adecuadamente la naturaleza de los hallazgos. En este artículo intentaré clarificar lo que la Medicina conoce e ignora acerca de la homosexualidad. Para explicar esta cuestión hay que reunir conocimientos de neurofisiología, genética, educación, psicología y ética. La “homosexualidad” animal Aunque quizá sea una simplificación, podríamos decir que es homosexual la persona que, en su tendencia y comportamiento sexual, muestra inclinación hacia personas del mismo sexo1. Esta definición nos permite aclarar de entrada algunas cuestiones. La primera es que, propiamente hablando, no existe homosexualidad en los animales. Pero esto no implica que su conducta sea exclusivamente heterosexual. De hecho, se ha observado que la conducta sexual animal, al menos en los mamíferos más evolucionados, es muy abigarrada: además del complejo control fisiológico de la reproducción (especialmente hormonal)2 , en la conducta sexual animal intervienen factores conductuales distintos a los meramente reproductivos. Concretamente, puede intervenir el juego durante la edad juvenil (primates), o las conductas de sometimiento a los machos dominantes durante la edad adulta (cánidos, etc.). Además, la vida en cautividad, al suprimir muchos estímulos de la vida silvestre, propicia una mayor frecuencia de conductas sexuales entre individuos del mismo sexo, como bien saben los ganaderos3. Existe, por tanto, una interacción de varios impulsos instintivos y circunstancias ambientales que terminan configurando el comportamiento sexual animal. Notas (1) Gelder la define como “pensamientos y deseos eróticos hacia una persona del mismo sexo y cualquier conducta sexual asociada”. Gelder M, Gath D, Mayou R. Psiquiatría. 2ª de. México, Interamericana, 1993, p. 547. (2) Ponz F.Comportamiento animal y funciones superiores del cerebro. Lenguaje. En: Balasch J et al. Fundamentos de Fisiología animal. Eunsa, 1979, p. 196. (3) Goodman RE.Homosexuality. BMJ 1988; 297: 738. ____________________________

  13. #13 Ego 11 de abr. 2006

    En el medio animal no hay comportamientos homosexuales. Eso es algo exclusivamente humano. El "sexo" en el reino animal está encaminado, únicamente, a la procreación y perpetuación de la especie, los demás comportamientos, asimilables a la homosexualidad, son aberraciones que en un estado natural estarían condenadas a la sistemática eliminación o la extinción de la especie. Hitler fue homosexual, entre otras miles, de cosas, durante un tiempo. Con el auge del movimiento Gay dejó de serlo, por ofensivo a este colectivo. Salud.

  14. #14 PIEDRA 11 de abr. 2006

    El articulo del pais no me convence en absoluto. El segundo me parece mucho mas riguroso. En cualquier caso, tomo buena nota. Saludos.

  15. #15 Ego 11 de abr. 2006

    "Además de uniones heterosexuales y homosexuales, de prostitución y de adulterio, en el reino animal hay hermafroditismo, onanismo, orgías, violaciones, celos, desengaños, divorcios, maltrato conyugal, incestos… Pero también mucho amor, incluso, como se ha visto, fidelidad de por vida. Todo este cúmulo de comportamientos, ampliamente estudiados y demostrados, supone una bofetada de alto rango para aquellos que piensan que el fin único y último de las relaciones sexuales entre animales es la reproducción." Jajajaja, esto es como querer decir que el canivalismo -comportamiento anti-natural en el reino animal- entre algunas especies es para un fin distinto al de la nutrición. Claro ahora lo entiendo: cuando mi perro se cepilla al muñeco es porque está enamorado de sus ojos de plástico. Y cuando se monta al del vecino es porque lo ama desde la infancia. Salud.

  16. #16 Ego 11 de abr. 2006

    Perdón, quería decir caníbal. Salud.

  17. #17 kaerkes 11 de abr. 2006

    pues si Ego, puede ser que el canibalismo además de llenar estómagos tenga otras "funciones añadidas". Los cachorritos de felino, "juegan" entre ellos, pero a la vez de pasarselo pipa y ejercitar sus musculos, este juego cumple otras funciones importantes para su futuro como individuos. Las conductas homosexuales en el reino animal por supuesto que existen, el humano sin ir más lejos, y por supuesto alguna función añadida deben tener, además del mero placer orgásmico del individuo.

  18. #18 Ego 11 de abr. 2006

    Que va, la propia definición de homosexual excluye a los animales. Si, el canibalismo, por ejemplo, entre los conejos, es fruto de un exceso de población. Igual que el suicidio. No me expresé bien antes. Por ejemplo, entre los muchas especies que lo practican, véase a los lemmings nórdicos (esos pequeños y graciosos mamíferos) el exceso de población se soluciona arrojándose en masa al mar. Son comportamientos extraordinarios, fruto de situaciones de la misma índole. Es la excepción, no la norma. La norma es la supervivencia de la expecie y ahí, no entra ni el canibalismo, ni el suicidio ni las conductas "homosexuales", etc. El ser humano, es "otro cantar". Salud.

  19. #19 kaerkes 11 de abr. 2006

    creo que el "homo" de la palabra homosexual no se refiere a Homo -Hombre_humano sino al "el mismo". Osea que eso de que como su mismo nombre indica....na de na. "la norma es la superviviencia de la especie"....Ego, ¿qué norma?. La supervivencia de la especie no es ni lo normal ni lo anormal. Ni siquiera lo mayoritario; las especies extintas son mucho mayor número que las que sobreviven en la actualidad. Además ligar la conducta sexual o la emotividad con la reproducción, es bastante propio de criadores de canarios, caballos y del obispo de Mondoñedo, monseñor Gea Escolano. ¿qué se considera que eso es lo normal?. Bien, otras culturas de humanos consideran "lo normal" otras cosas.

  20. #20 Hannon 11 de abr. 2006

    La antropofagia como sabéis tiene muchas connotaciones, no sólo (o casi nunca) la alimenticia. Pero sospecho que aún, pese a los miles de años sin practicarla, mantenemos cierta tendencia a ella. ¿Nunca le habéis pegado un mordisco a vuestra pareja más fuerte de lo deseable? Realmente, vuestro cerebro no os daba la orden de apretar más. Además, el popio vocabulario es más que sospechoso: te voy a comer, estás para comerte, etc, etc. Ahora es cuando quedo como un auténtico desequilibrado....

  21. #21 Ego 11 de abr. 2006

    "creo que el "homo" de la palabra homosexual no se refiere a Homo -Hombre_humano sino al "el mismo". Osea que eso de que como su mismo nombre indica....na de na." La homosexualidad es una creación del ser humano. Que el tigre mate no lo convierte en asesino. ""la norma es la superviviencia de la especie"....Ego, ¿qué norma?. La supervivencia de la especie no es ni lo normal ni lo anormal. Ni siquiera lo mayoritario; las especies extintas son mucho mayor número que las que sobreviven en la actualidad." Jajajaj... Tu mismo. "Además ligar la conducta sexual o la emotividad con la reproducción, es bastante propio de criadores de canarios, caballos y del obispo de Mondoñedo, monseñor Gea Escolano. ¿qué se considera que eso es lo normal?. Bien, otras culturas de humanos consideran "lo normal" otras cosas. " Medita un poco y no te ciegues. Por eso he dicho que "El ser humano es otro cantar". Salud.

  22. #22 ainé 11 de abr. 2006

    Los Bononos...también llamados "hippies"...¿en que "aspecto" estará esastamente la "equivalencia"? :DD ¡¡Que envidiosa es alguna gente!!

  23. #23 kaerkes 11 de abr. 2006

    El concepto homosexualidad es un invento del ser humano. De acuerdo, pero las conductas homosexuales no son ningún invento de nadie. Existen, como las conductas heterosexuales. Por cierto,Ego, lo de "tu mismo" no lo entiendo. Desde la trifulca de la existencia de druidas en celtiberia reconozco que me he quedado un tanto imbecil y descolocado, tanto que el otro día fui a ver la pelicula de "la Edad del Hielo" de Walt Disney y hasta me gustó.

  24. #24 kaerkes 11 de abr. 2006

    por cierto, creo que estamos jodiendo el interesante artículo (como tristemente siempre sucede) con este debate de conceptos, por lo que yo a partir de este momento me abstendre de contestarte , salvo en el Xpresate.

  25. #25 Amerginh 11 de abr. 2006

    Ego... a ver... Obviamente, la terminología "humana" no es plenamente exrapolable al reino animal. Pese a todo, si se han descubiero decenas de animales "superiores" (mamíferos y aves) donde existen parejas de animales del mismo sexo que conviven como parejas sexuales, y carecen de afan reproductivo en su relación. Incluso en Central Park, existe una pareja de pingüinos que han llegado a "robar" huevos a una hembra para tratar de criarlo ellos (dos machos), Hay muchos anilames considerados "inteligentes" donde están documentadas las relaciones entre individuos del mismo sexo por placer, y sin afán reproductivo. Es el caso de los chimpancés o de los delfines. En muchos casos, no impide que esos mismos individus se reproduzcan con otros individuos, pero también hay parejas "exclusivas" de individuos del mismo sexo. Por ejemplo, en cisnes, bonobos, pingüinos o delfines. Los cisnes negros de Australia formarán pares acoplados varon-varon sexual activo y robarán crias y/o huevos o formarán enlaces temporales con las hembras para obtenerlos. Los Bonobos (Zaire) son unos primates más próximos todavía a la especie humana que los chimpanzés. Practican lo que para el hombre sería el "amor libre".Tienen relaciones a todas horas e indistintamente con ejemplares del mismo sexo o del sexo contrario, copulan cara a cara (es el único animal que lo hace aparte del hombre), los hay fieles a una pareja sexual y hay otros que son "casquivanos". Practican el sexo por placer, incluso por aburrimiento, e incluso de ha documentado una especie de "prostitución sexual": Hacen el amor con quien tiene comida, le dan placer (independientemente del sexo) y éste comparte después la comida con el compañero. Las parejas homosexuales "monógamas" de Bonobos adoptan crías huérfanas, y si son hembras, cuidan de los propios hijos o de la pareja indiferentemente, y adaptando alternativamente el rol de macho o hembra. En definitiva, en muchos animales implica sumisión o superioridad, en otros es por necesidades de supervivencia (caso del cambio de sexo en peces, anfibios y reptiles), pero existen varios animales donde las relaciones homosexuales carecen de explicación etológica aparente. Por cierto. En Delfines, el % de homosexuales está en torno al 8%, en los bonobos los homosexuales "puros" superan el 12% y en los chimpancés es del 8%... ________________________ 1. NOTICIA DEL New York Times Dinitia Smith, Saturday, February 7, 2004 Roy and Silo, two chinstrap penguins at the Central Park Zoo in Manhattan, are completely devoted to each other. For nearly six years now, they have been inseparable. They exhibit what in penguin parlance is called "ecstatic behavior": That is, they entwine their necks, they vocalize to each other, they have sex. Silo and Roy are, to anthropomorphize a bit, gay penguins. When offered female companionship, they have adamantly refused it. And the females aren't interested in them, either. (completa en http://www.sfgate.com/cgi-bin/article.cgi?f=/c/a/2004/02/07/MNG3N4RAV41.DTL) _________ Científicos brasileños descubren un grupo de delfines con prácticas homosexuales Río de Janeiro, (Europa Press) - Un grupo de científicos brasileños han constatado por primera vez la existencia de prácticas homosexuales en los delfines que viven en libertad en el archipiélago de Fernando de Noronha, en el noreste de Brasil. "Hemos observado que en esta región muchos delfines, tanto machos como hembras, practican la homosexualidad y que otros se limitan a la felación", declaró José Martins, responsable del proyecto Delfín Rotador. Las actividades sexuales de los delfines de la especie Stenella longirostris, "sin finalidad reproductora" prueban que el objetivo de estos cetáceos es simplemente "el placer sexual o afectivo", precisó Martin. _______________________ Pingüinos homosexuales de un zoológico alemán conservaron sus costumbres pese a presencia de hembras Febrero 8 de 2006 Por falta de oferta sexual femenina, los machos se habían cambiado de bando. Pero la llegada de pingüinas suecas, no los motivó. Así, el zoológico de la ciudad de Bremerhaven (norte de Alemania) ha dado por fracasados los esfuerzos por reorientar las apetencias de sus pingüinos, pues se mostraron insensibles a los encantos de las hembras importadas de Suecia para aparearse con ellos. Por un lado, las suecas se mostraron más retraídas de lo deseable, lo que se atribuye a que llegaron fuera de la época de apareamiento. Por otro, los machos no abandonaron las costumbres adquiridas en los últimos tiempos y han seguido con sus prácticas. El caso de los pingüinos gays saltó a la luz hace aproximadamente un año, cuando el zoológico se decidió a importar cuatro suecas dado que los machos se habían vuelto homosexuales. Este comportamiento es un fenómeno conocido en esa especie y desde el principio se supo que difícilmente se lograría invertir, puesto que los pingüinos homosexuales raramente rompen. La experiencia del zoológico de Bremenhaven desató una ola de protestas de colectivos homosexuales tanto alemanes como estadounidenses, que consideraban se estaba bloqueando el amor entre parejas del mismo sexo. Berlín, Con EFE.- __________ P.S. dado que esto es un portal de historia, para discutir sobre etología, biología y ecología ya participo en otros foros, y trabajo sobre ello en la universidad... no es el tema que nos ocupa. Además, con todos mis respetos, aquí no es el lugar para estos temas, para eso están los científicos, y el tiempo dará o quitará la razón.

  26. #26 Rosa-ae 11 de abr. 2006

    De conductas homosexuales entre animales se ha oído hablar mucho últimamente, como bien señala Amerginh [sobre la confusión entre homo- / hombre- en el compuesto “homosexual”, se juega en gallego con la forma “homesexual” (donde home = hombre, J))] Y aunque el tema no va de este asunto, quiero comentar que: La explicación del canibalismo, o de la misma guerra, como un recurso humano destinado a la “búsqueda de proteínas”, tal y como los entiende Marvin Harris, es un hecho suficientemente rebatido en etnología con instrumentos tan elementales como las “tablas calóricas” que dan cuenta de la “buena” alimentación de la que, por lo general, disfrutan las diferentes poblaciones (con prácticas caníbales, se entiende). Por lo que se refiere a los monos, recuerdo un documental sobre esta zoóloga que siempre lío con la Woodward (tiene un nombre parecido), en el que se mostraba el empleo del “monocidio” y canibalismo como “demostración de poder” (podría decirse, como “estrategia política”) Por eso que, hablando de animales, nada me parece imposible. Como si de humanos se tratase, vaya... En este sentido, creo que Kaerkes también está acertado. Hannon: otra cosa que nos enseña la etnología es la extendidísima “intuición” de la identidad simbólica (psicoanalítica más bien) entre el comer y el joder. Esos ejemplos que pones son clásicos, así que no te preocupes por tu equilibrio mental (no es ahí donde flaquea ;-))

  27. #27 Sdan 11 de abr. 2006

    Vamos a ver si nos aclaramos un poquito. No creo que deba usarse el término "homosexual" o "heterosexual", el primero de ellos inventado por un médico húngaro loco y el otro mucho posterior y creado por contraposición, para definir, ni la relación entre dos hombres en la Edad Media (un anacronismo gordo gordo) ni para los animales. Yo hablé antes de "comportamientos sexuales no-reproductivos entre animales del mismo sexo". Llamar a esto homosexual es ser sensacionalista. Les recomiendo leer a Foucault.

  28. #28 Ego 11 de abr. 2006

    Perdona Amerginh, pero eres tu el que inicia su artículo con estas palabras: "La homosexualidad no es una moda, ni una opción". Lo que denota el poco interés histórico del artículo. Pretende ser una demostración... ¿De qué?, de nada. Simplemente pone en evidencia algo que todos sabemos: que desde que el hombre es hombre hay homosexuales. Seguro que más de los que ejemplificas durante la edad media. Voy a escribir un artículo que ponga en evidencia que a lo largo de la historia la gente murió de cancer... no vaya a ser que álguien crea que es un invento del siglo XX. Seguidamente, muy gustoso, copiaste casos de "homosexuales" en el reino animal... y eso que esto es un portal de historia... ¿no?. Jajaja... es que son tan graciosas cosas como estas: "Hay muchos anilames considerados "inteligentes" donde están documentadas las relaciones entre individuos del mismo sexo por placer, y sin afán reproductivo". ¿Se lo han preguntado?. Es como el que dice que el toro prefiere morir en la plaza, luchando. "Incluso en Central Park, existe una pareja de pingüinos que han llegado a "robar" huevos a una hembra para tratar de criarlo ellos (dos machos), Me gustaría saber que hacen unos pingüinos en Central Park "robando" huevos. "Por otro, los machos no abandonaron las costumbres adquiridas en los últimos tiempos y han seguido con sus prácticas.. En las cárceles y en los zoológicos se hacen cosas tan raras... es lo que tiene la cautividad. "Por cierto. En Delfines, el % de homosexuales está en torno al 8%, en los bonobos los homosexuales "puros" superan el 12% y en los chimpancés es del 8%... Esto no merece ni comentarios.... ***** Por lo tanto, no puedo por menos que dar mi opinión: En mi opinión, es ridículo justificar comportamientos humanos al amparo de los actos animales. El ser humano ha perdido todo contacto con la naturaleza. Metáfora: Perdonad que me ría, pero joder, mirad al Rey del mundo: Bush, de verdad os creéis que una manada de leones pondría en cabeza al más tonto de los de su especie????. Todas estas historias de los homosexuales a lo largo de la historia o de los monos gays son de la misma carestía que el nacionalista que rebusca (y en su caso, tergiversa) en la historia para justificar su nacionalismo. Es ridículo ver a la gente buscando casos extraordinarios a lo largo de la historia o en el reino animal para justificar sus preferencias sexuales. Rebuscando, todo el mundo encuentra. Solo hay que ver las medidas de las pirámides. Lo último que leí es que la suma de sus lados equivale a la millonésima parte de la distancia entre Urano y Mengano, lo que quiere decir que... tararí, tarará. Me hace gracia ver gente que se considera heredera de los íberos. Pero si buscas, seguro que encuentras argumentos, más o menos sujetos a interpretación. Una especie animal (excluyo al ser humano) en la que predomine la homosexualidad está condenada a la extinción. La naturaleza potencia los comportamientos contrarios, la capacidad de adaptación, con el fin de preservar la especie. Mejor un macho capaz de engendrar a mil hembras al día que un delfín roba huevos. La cuestión es... ¿Esta ley natural de preservación se aplica a los humanos?. En mi opinión ya no. Salud.

  29. #29 Ego 11 de abr. 2006

    Por cierto la inteligencia, da la libertad, de manera que, cuanto más "racional" sea un animal, más impredecible será en sus comportamientos (más alejado del comportamiento instintivo, predecible). Incluso, tal vez, algún día, los chimpances se fabriquen un Dios. Salud.

  30. #30 Ego 11 de abr. 2006

    Hum... me alegro de no ser el único que conoce a Foucault. Salud.

  31. #31 Rosa-ae 11 de abr. 2006

    Sdan: qué dice Foucault al respecto, exactamente? Y dónde? (no es un desafío, sólo curiosidad)

  32. #32 Ego 11 de abr. 2006

    Creo recordar que en una entrevista, en los 80 que se llamaba ¿Quién soy yo?¿Cual es el secreto de mi sexo?... o algo así. Salud.

  33. #33 ainé 11 de abr. 2006

    La reproducción entre dos seres nunca es absolutamente perfecta, si así lo fuera: -no habría enfermos -ningún niño sería prematuro -ninguna mujer moriría en el parto -todos...absolutamente todos, seríamos fértiles -nadie sería impotente Seríamos perfectos (y eso no existe). La naturaleza no distingue entre hombres y otros seres vivos....somos lo mismito: resultado de la evolución. El cuerpo es una cosa...la mente otra. El causante de la homosexualidad es "la imperfección en la evolución"....en un punto se "hizo el cambiazo del hilo que conecta el cuerpo con el cerebro que supuestamente le corresponde". Y eso es malo? NOP, es natural...así somos de naturales e IMPERFECTOS. Gracias a eso...unas somos guapas y resultonas y otras no tanto (y...eso tampoco importa) La suerte de la fea!!.....la guapa la desea!!! :DD

  34. #34 kaerkes 12 de abr. 2006

    Ego, juro por mis muelas que no iba a utilizar este artículo para discutir sobre la visiones particulares sobre este asunto, pero al leer determinadas cosas que dices, me chirrían las muelas: "que desde que el hombre es hombre hay homosexuales" Pues casi que no. Hay homosexuales desde que algún pisquiatra del XIX se inventó el concepto. Una cosa es el concepto y otra las conductas o las prácticas sexuales. ¿se han constatado prácticas homosexuales en neandertales?. "En las cárceles y en los zoológicos se hacen cosas tan raras... es lo que tiene la cautividad". Esto me parece casi insultante. "Una especie animal (excluyo al ser humano) en la que predomine la homosexualidad está condenada a la extinción. La naturaleza potencia los comportamientos contrarios, la capacidad de adaptación, con el fin de preservar la especie. Mejor un macho capaz de engendrar a mil hembras al día que un delfín roba huevos". Entiendo con esta argumentación tuya, que consideras a las conductas homosexuales productos sociales. Y creo los tiros no van por ahí. la naturaleza no potencia nada. La vida explora y experimenta y si existen conductas homosexuales por algo será. La relación conductas homosexuales=extinción no me parece que se sostenga biologicamente hablando. Puede haber una especie en que predomine la conducta sexual homo pero ser enormemente prolífica.

  35. #35 Amerginh 12 de abr. 2006

    Ante afirmaciones como "El ser humano ha perdido todo contacto con la naturaleza". Sólo puedo decir. Yo respiro, bebo y vivo en un planeta llamado tierra... Define "naturaleza", y ahora define "hombre" PS. Soy ambientólogo

  36. #36 kaerkes 12 de abr. 2006

    En cambio, los homosexuales o gays (lokas con plumas, forzudos bien machotes con bigotes, y otras subvariantes) y los heterosexuales (como ejemplo el manido "macho iberico", los metrosexuales, y otras subvariantes) eso sí que son productos sociales.Y bien maquetados y empaquetados.

  37. #37 Amerginh 12 de abr. 2006

    Ah! por cierto... aunque no suelo lucir mi "hombría" (soy maricón y a mucha honra) estimado ego: mi sexualidad no me impediría dejar embarazadas a cuantas mujeres desease, de hecho, ser homosexual no anula las ganas de ser padre/madre (de hecho me encantaría tener hijos algún día). Lo de los "pingüinillos" robando huevos ejemplifica el afan reproductor, pese a lo cual no renunciaron a su pareja estable de hacía años. Hablé de esa concreta pareja porque es incluso famosa (hasta tienen nombres, que no recuerdo). Y por cierto, obviamente, el término "homosexual" es un anacronismo, sin embargo, el 50% de las palabras que usemos hoy en día serían un anacronismo en el siglo X por ejemplo. Pero no sé vosotros, yo me veo incapaz de escribir en latín o romance o lo que querais... Utilicé ese termino simplemente por comodidad, de hecho, aludo en el texto a otras terminologías que se dice, se usaban en la época. Pese a todo, y por lo que yo sé, hoy en día, un homosexual es (RAE): (De homo- y sexual). 1. adj. Dicho de una persona: Con tendencia a la homosexualidad. U. t. c. s. 2. adj. Dicho de una relación erótica: Que tiene lugar entre individuos del mismo sexo. 3. adj. Perteneciente o relativo a la homosexualidad. En el texto defiendo la existencia de "relaciones entre individuos del mismo sexo" y en las cuales intervenían no sólo sentimientos, sino la lujuria, el erotismo, la atracción física, y, seguramente, el sexo. Obviamente, muchas son conjeturas basadas en textos, pero, mientras no aparezca un "diario" donde describan pormenorizadamente las posturas adoptadas en la cama por estos insignes hombres medievales... es lo que hay Si preferís seguir pensando que aludían a la amistad simplemente, o a la pérdida de la "estatua preferida" pues muy bien... PD: Sdan, cierto, en animales sería más correcto hablar de "comportamientos sexuales no-reproductivos entre animales del mismo sexo", así que dale a ctrl+B y sustituye Homosexual por todo eso... El término, incluso siendo un invento de un colgado (como tantos otros), hoy, por uso y por aceptación, supera el significado original (gracias a dios). Incluso muchos etólogos usan ya ese término en animales. Obviamente, en textos de divulgación/información tipo "El País", usan formas mas... digamos "coloquiales" pero para lo demás, puse ya referencias a rtículos y direcciones de carácter científico... no nos pongamos exquisitos...

  38. #38 Amerginh 12 de abr. 2006

    Por cierto: Obviamente, en la relación que la sociedad medieval mantenía hacia la homosexualidad (llámese como se quiera), influyó definitivamente el como esta se dió durante la época clásica. Además, es algo que se extrapoló no sólo entre los reinos cristianos, sino incluso la Hispania musulmana (como aparece en el texto). Sería curioso (lanzo la idea y que la recoja quien quiera) estudiar como en la Hispania musulmana se saltaban a la torera muchos preceptos islámicos. Eso es algo sabido, de hecho en la época muchos árabes consideraban a Hispania una suerte de "Sodoma y Gomorra" musulmana.

  39. #39 Ego 12 de abr. 2006

    jajaja, ale, ale. Ahí os quedáis chirriando. Salud.

  40. #40 sansueña 12 de abr. 2006

    ...la verdaderda, verdad humana, se puede intuir o insinuar, pero no debe ser aireada porque está bajo juramento Hipocrático.

  41. #41 ainé 12 de abr. 2006

    Amerguinh, que seas homosexual, me es indiferente…eso si, lo de que seas reintegrata…no sabes como me pone!!...me excita sobremanera!!! (nadie es perfecto) ;) CARTA DE FREUD A LA MADRE DE UN HOMOSEXUAL Viena, 9 - 4 - 1935 Estimada señora: Deduzco, por su carta, que su hijo es homosexual. Lo que más me impresiona es el hecho de que usted haya omitido este término cuando me ha hablado de él. ¿Puedo preguntarle por qué lo evita? La homosexualidad, desde luego, no es necesariamente una ventaja, pero tampoco es nada de lo que haya que avergonzarse. No es un vicio, ni un signo de degeneración, y no puede clasificarse como una enfermedad. Más bien la considero una variación de la función sexual, originada en una detención del desarrollo sexual. Muchas personas sumamente respetables, tanto de la antigüedad como del presente, han sido homosexuales. Entre ellos están algunos de los más grandes: Platón, Miguel Ángel, Leonardo da Vinci, etc. Es una gran injusticia perseguir la homosexualidad como si fuera un crimen. Y una gran crueldad también. Y si no me cree, lea los libros de Havelock Ellis. Cuando me pregunta si puedo ayudarla, supongo que quiere decir si puedo acabar con la homosexualidad de su hijo y reemplazarla por la heterosexualidad. La respuesta es, en términos generales, que no podemos asegurar ese resultado. En cierto número de casos hemos logrado despertar los gérmenes frustrados de las tendencias heterosexuales que están presentes en todo homosexual, pero en la gran mayoría de los casos esto no es posible. Es cuestión de la edad, personalidad y autodefinición que tenga el individuo. Los resultados del tratamiento no pueden predecirse. En verdad lo que el psicoanálisis podría hacer por su hijo es algo muy diferente. Si se siente infeliz, neurótico, desgarrado por los conflictos, inhibido en su vida social... el análisis puede traerle armonía, paz mental y plena eficiencia. Independiente de que cambie o no cambie. Si usted se decide, yo podría encargarme de hacerle el análisis. El tendría que trasladarse a Viena, pues mis trabajos me retienen aquí. Sin embargo, no deje de darme alguna respuesta. Atentamente, y con mis mejores deseos, Sigmund Freud.

  42. #42 Amerginh 12 de abr. 2006

    Uff... Freud... Sin negar que, para su época, era casi "gay-friendly"... sus teorías están más que superadas, sobre todo eso de "originada en una detención del desarrollo sexual" que aplicaba para explicar casi todo lo "no normal" en la sexualidad humana (seguramente te encantará eso de las mujeres que tienen envidia de los hombres por no tener falo). De todas formas, aún tenemos "Aquilinos Polainos" sueltos por ahí con electroshocks en la maleta... PD: con toda la ironía del mundo: "Si se siente infeliz, neurótico, desgarrado por los conflictos, inhibido en su vida social... " ... que se busque un novio que le de caña xD

  43. #43 ainé 12 de abr. 2006

    :D Y con un novio que te de caña ya ta?...uy! Y yo sin enterarme!! Pozi, yo le tengo una envidia horrorosa a los hombres con eso de poder mear de pieses... ;)

  44. #44 zevlagh 12 de abr. 2006

    Lo de mear de pie es una falacia. Solo ocurre en casos de extrema sobriedad.

  45. #45 despertaferro 12 de abr. 2006

    a mi me mola, cuando puedo elegir...sentado :)

  46. #46 ainé 12 de abr. 2006

    Pues creeme, cuando vas por autopista y la necesidad aprieta, se echa en falta "el tubito ese"...en esos casos es más práctico y mucho menos escandaloso. Eso si...y digo yo (por curiosidad), si el objeto en cuestión es de un tamaño considerable (dormido....ya que de todo hay)...lo de hacerlo sentado, debe ser un poco engorroso, no?

  47. #47 despertaferro 12 de abr. 2006

    preguntaselo al que lo tenga de tamaño cosiderable... JAJAJAJAJAJAJA

  48. #48 despertaferro 12 de abr. 2006

    ahora en serio, si lo que no se quiere es que el glande toque el sanitario, pues lo apartas un poco con la mano y chim-pum

  49. #49 Amerginh 12 de abr. 2006

    ainé... En la autopista te paras para mear??? eso contradice las normas de circulación xD. Las "ganas de hacer pis" no se consideran una urgencia... para eso hay áreas de descanso. PD: "si el objeto en cuestión es de un tamaño considerable (dormido....ya que de todo hay)...lo de hacerlo sentado, debe ser un poco engorroso, no?" O_O a menos que se tenga la trompa de un elefante... los "bujeros" del WC son lo bastante grandes para que la "cosa" entre dentro xDDDD

  50. #50 exegesisdelclavo 12 de abr. 2006

    Pues no, no es engorroso, sólo que pesa más. ;) :D

  51. Hay 65 comentarios.
    1 2 página siguiente

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba