Autor: El Correo Gallego
sábado, 08 de abril de 2006
Sección: Roma y Grecia en Celtiberia
Información publicada por: lucusaugusti
Mostrado 13.846 veces.


Ir a los comentarios

Pasan de Qvinto Ivlivs Aqvinvs

Qvinto Ivlivs Aqvinvs era un soldado romano que vino de Italia para servir en la Décima Legión Gémina, una de las que participó en la conquista de Gallaecia.

Toda su historia luce en la fachada de esta vivienda de Mallón de Cícere

Marzo-2006 Una estela funeraria del siglo I fue descubierta en agosto por un agricultor de Mallón de Cícere (Santa Comba). A día de hoy, siete meses después, esa piedra que, según los expertos, “podría aportar datos desconocidos sobre la vía romana número 20 (la ruta de la costa)”, sigue durmiento a la intemperie, y a la espera de entrar en las dependencias del Museo do Pobo Galego para que los expertos la restauren. Manuel Blanco Novo, el hombre que la encontró, no da crédito. En el mes de diciembre firmó todos los papeles que le indicaron los empleados de la Xunta para “que se llevasen la lápida”, explica. Además, había aceptado el dinero que estipuló la Dirección Xeral de Patrimonio: “La estela se valoró en 4.000 euros, y a mí, como descubridor, me corresponde la mitad”. Sin embargo, nadie le ha pagado todavía, ni se ha llevado la piedra que indica que el soldado romano Quinto Ivlivs Aquinus y su compañera, Tiberia Claudia Urbana, fueron enterrados allí. Preguntar a la administración En marzo de 2005, arando su tierra con ayuda de un tractor, Manuel Blanco hizo un surco demasiado hondo y golpeó la máquina contra una piedra muy grande, que se rompió. Meses después, en agosto, volvió a mirar ese montón pétreo y, como desde los 12 años había ejercido de cantero, “me di cuenta de que estaba trabajada”. Así que empezó a limpiarla, y vio una preciosa piedra tallada de 1,33 centímetros de alto. Ni corto ni perezoso, la atornilló en la fachada de su casa “para que todo el mundo la viera”. Y, efectivamente, la estela romana no pasó desapercibida a los ojos de Lino Gorgoso, arqueólogo y vecino del concello, quien inmediatamente comunicó la noticia al catedrático Fernando Acuña Castroviejo. “Dimos parte, también, a la Dirección Xeral de Patrimonio, que envió un técnico para analizarla”. La Xunta, entonces, aprobó la compra de la estela, y decidió que se expondría en el Museo do Pobo Galego, tras su restauración. Ayer, sin embargo, la piedra seguía atornillada a la fachada de la casa. “Hay que firmar la resolución, y no se ha hecho todavía porque, para ir a buscar la estela, necesitamos a una restauradora, ya que está partida en dos y unida con cemento. Además, también precisamos un equipo de hombres para cargarla en una furgoneta”, afirmaron en la Dirección Xeral de Patrimonio. “Esperamos ir en abril”, concluyen en este departamento Peregrinación de curiosos y hasta de la tele Manuel Blanco es un hombre muy amable que no duda en explicar que “he atornillado la piedra a la fachada de mi casa para que todo el mundo la vea”. Así, cuando se publicó la noticia de que había encontrado la lápida de un soldado romano que sirvió a la Décima Legión Gémina en el siglo I, “mi casa parecía un lugar de peregrinación”, pues no dejaban de llegar vecinos y visitantes más lejanos para ver la curiosa piedra. “Vino, incluso, la televisión a grabar un reportaje”, comenta. Ayer, sin embargo, todo era muy distinto. La gente piensa que, a estas alturas, la estela romana ya está a buen recaudo, y en pleno proceso de restauración. Por ello, “ya no viene nadie por aquí”, comunica Manuel Blanco. Sin embargo, la piedra funeraria más famosa de esta comarca todavía está atornillada a la fachada de la vivienda de su desubridor.

Una pieza de valor incalculable

Diciembre 2005 Quinto Ivlivs Aquinus era un soldado romano que vino de Italia para servir en la Décima Legión Gémina, una de las que participó en la conquista de Gallaecia. “Data de mediados del siglo I después de Cristo, y se puede vincular con otras estelas halladas en la zona zamorana de Rosino de Vidriales, donde estaba el campamento de esa legión”, afirma Lino Gorgoso. En la lápida aparece también el nombre del padre de Ivlivs: “Se llamaba Titus Ivlivs Florus, y era un veterano del Ejército”. Los investigadores creen que esta estela la mandó hacer el padre en homenaje a su hijo y su nuera, quienes, al parecer, fueron enterrados juntos en esta tierra gallega” “Una estela funeraria es una piedra rectangular, de remate diverso, que se colocaba verticalmente encima de la tumba. En las estelas se inscribe el nombre del difunto y de quien se la dedica”, señala el catedrático de Arqueoloxía de la Universidad de Santiago Fernando Acuña Castroviejo. En esta estela de Santa Comba, que se conserva muy bien pese a haberse roto por la mitad en su día, aparecen el soldado de la legion décima gémina Quinto Ivlivs Aquinus, su probable compañera , Tiberia Claudia Urbana, y el padre del soldado, quien es el que construye esta estela en honor de su hijo y su nuera. A decir del investigador de la Universidad de Santiago, Quinto Ivlivs podría haber sido destinado a Santa Comba en un destacamento militar para participar en alguna obra pública de infraestructura... O, por el contrario, pudo haber llegado para realizar labores de control del territorio. “No había guerras aquí en esa época”. Su misión también “podría tener alguna relación con la vía romana 20, porque sabemos que pasaba por Brandomil, pero todavía no tenemos datos suficientes”, dice Castroviejo. La estela funeraria hallada en Santa Comba no es la única de estas características que hay en Galicia, pues “también se ha encontrado alguna piedra en Caldas de Reis y en Cervantes (Lugo)”, añade el profesor. Cabe señalar, además, que en 1909 apareció una pieza similar a sólo un kilómetro de distancia. “Esa lápida hoy está considerada como uno de los mejores ejemplos de la epigrafía gallega”, señala el arqueólogo Lino Gorgoso. Pero lo que distingue a la estela hallada en Santa Comba, y lo que la hace especial, es que “es en la única en la que todos los nombres pertenecen a ciudadanos itálicos”, señala el profesor Castroviejo. Su valor histórico es, por ello, inigualable: “Es un monumento y un testimonio de tres personas que vinieron de Italia en el siglo I a Galicia. Las otras estelas no pertenecían a soldados romanos”. El catedrático de Arqueoloxía de la Universidad de Santiago Fernando Acuña Castroviejo y su pupilo, el también arqueólogo Lino Gorgoso, descubrieron una estela funeraria romana en una finca de Santa Comba. El hallazgo es espectacular porque en ella se indica que en esta tierra fueron enterrados el soldado Quinto Ivlivs Aquinus y su compañera, Tiberia Claudia Urbana. Ambos son auténticos ciudadanos romanos que vinieron de Italia para vivir cerca de Compostela en la segunda mitad del siglo I de nuestra era, cuando el Imperio romano se embaucó en las llamadas guerras cántabras. Es decir, en la conquista del noroeste de España. Entre los autores de este descubrimiento no hay que dejar de mencionar también a Manuel Blanco Novo. Manuel es un cantero jubilado que vive en Mallón de Cícere, en Santa Comba. En marzo de 2005 se puso a arar la tierra con ayuda de un nieto: “Estábamos preparando el campo para sembrar el maíz. El nieto manejaba el tractor. Hizo un surco demasiado hondo y golpeó una piedra, que se partió. Recogimos los restos y la apartamos para un lado de la casa”, comenta Manuel Blanco. En agosto, sin embargo, este hombre, que fue cantero “desde los 12 años”, se fijó en ese montón de piedras sucias, y llenas de barro,. “Estaban trabajadas”, comenta. Su nieto y él las limpiaron, unieron los trozos y, finalmente, atornillaron la estela funeraria a la fachada de su casa “para que todo el mundo la viera”. La preciosa piedra tallada, de 1,33 centímetros de alto, no pasó desapercibida a los ojos de Lino Gorgoso, arqueólogo y vecino del concello quien inmediatamente comunicó la noticia al profesor Fernando Acuña. “Dimos parte, también, a la Dirección Xeral de Patrimonio de la Xunta, que envió un técnico para analizar la piedra”. La Xunta ya ha aprobado la compra de esta estela funeraria, y la operación se cerrará la próxima semana. La pieza quedará expuesta en el Museo do Pobo galego de Santiago, y Manuel Novo recibirá por este descubrimiento “el 50% de su tasación”. Fuente: "El Correo Gallego"


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Brigantinus 10 de abr. 2006

    Unas preguntas: ¿A este buen hombre no se le ocurrió otra cosa mejor que "atornillarla"(¡sic!) a la fachada? ¿Por qué no le metió dentro de casa? ¿También fue idea suya unirla con cemento y perfirlar las inscripciones con pintura negra?

  2. #2 Amerginh 10 de abr. 2006

    Brigantinus, sinceramente, me parece bastante que un paisano, que quizás ni leer sabe, haya conservado un "pedrusco con letras", y encima se haya ofrecido a cederla a Patrimonio y tenga tanta sensibilidad hacia la historia... no estamos ante un universitario, me temo, así que un aplauso para él, y un pitido para Patrimonio.

  3. #3 lino 16 de abr. 2006

    Si que sabe leer, es todo un mecenas de los objetos antiguos, pues teneis que ver el molino que conserva en su casa, tal como hace cien años, y funciona!, y es por ello que también le situó en la fachada, para que todos sus vecinos la viesen. La atornilló a la casa porque al estar partida podía ceder de nuevo, por lo que también le adosó un hierro en un lateral. La pintura se retira con un poco de disolvente, no problemo. En breves fechas se la llevan para el Museo do Povo y allí la restaurarán; tiene ya su lugar preparado, en el claustro principal, sitio acorde con su importancia. Y no la cede, sino que le gratifican doblemente: por encontrarla el 25% y por estar en sus propiedades el otro 25%. Prensa sensacionalista no!!!!!!!!!!!!!!!!!

  4. #4 coso 17 de abr. 2006

    A decir del investigador de la Universidad de Santiago, Quinto Ivlivs podría haber sido destinado a Santa Comba en un destacamento militar para participar en alguna obra pública de infraestructura... O, por el contrario, pudo haber llegado para realizar labores de control del territorio. “No había guerras aquí en esa época”. Su misión también “podría tener alguna relación con la vía romana 20, porque sabemos que pasaba por Brandomil, pero todavía no tenemos datos suficientes”, dice Castroviejo. jejeje

  5. #5 lino 17 de abr. 2006

    Señor Coso, le voy a dar un consejo: tenga cuidado con lo que dice delante de un periodista porque puede resultar que reproduzcan en la noticia todo lo contrario a lo que usted dice o quiere decir, y resalten una minucia porque a la prensa le parece llamativo y va a vender. Cuando se refieren al epígrafe como pretroglifo... entre otras. O es que a los arqueólogos nos saca de nuestras casillas que se confundan los términos cuando la mayoría de la gente no conoce su verdadero significado. jejejeje Lean el Gallaecia 2005. Un Best-seller total!!!

  6. #6 coso 14 de jun. 2006

    ¿Dónde puedo encontrar la Gallaecia 2005? Por favor¡¡¡ En la tienda Sargadelos de Santiago no la tienen.Lino responde

  7. #7 coso 14 de jun. 2006

    la revista gallaecia 25 (2006) quise decir.Perdón

  8. #8 coso 14 de jun. 2006

    ......

  9. #9 lino 14 de jun. 2006

    Coso vaya al foro de Antonino. Si no está en Sargadelos, pásese por Lib. Gallaecia en Ramón Cabanillas. Yo la tengo hace puff.

  10. Hay 9 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba