Autor: Airdargh
viernes, 14 de abril de 2006
Sección: Eventos
Información publicada por: Airdargh


Mostrado 56.937 veces.


Ir a los comentarios

Análisis comparado entre ritos y mitos de S. Juan en Galicia con otros irlandeses.

En este artículo se detallan aspectos concretos que se relacionan con la festividad de San Juan en Galicia, extrayendo los pertinentes análisis, concluyendo en establecer determinados paralelismos con otros de Irlanda.

El fuego, el agua, la luna y el sol.


La investigación de la Prehistoria prima la visión arqueológica en detrimento de las perspectivas etnográfica y antropológica aunque más indicado sería realizar trabajos de campo etnoarqueológicos que encuadren los yacimientos dentro de su contexto espacial y humano. El tratar de rescatar del olvido aspectos significativos de una civilización perdida implica un esfuerzo colectivo que los diferentes especialistas deben coordinar. Cuando se trata de dar una imagen lo más aproximada posible del conjunto de ideas, creencias religiosas, ciencias, artes y costumbres de la misma para lo que la arqueología no se baste por si misma, conviene una investigación interdisciplinar que conjuge conocimientos antropológicos que, aun considerados de menor rango académico, no deben de ser desestimados.
En este artículo se detallan aspectos concretos que se relacionan con la festividad de San Juan en Galicia, extrayendo los pertinentes análisis, concluyendo en establecer determinados paralelismos con otros de Irlanda.
No sólo en la noche de San Juan se encienden hogueras y exalta el fuego, y no es el fuego el único que nos remite a ancestrales ritos ligados a los misterios de la Naturaleza y sus mágicas o divinas manifestaciones desde la Prehistoria. Varias son las fechas en las que tradicionalmente se sitúan la celebración de ritos ígneos coincidiendo principalmente con los solsticios y equinoccios solares, y con acontecimientos que se relacionan con el año agrario y pastoral, el principio y fin de las faenas ganaderas y agrícolas, las fructificaciones y florecimientos, la renovación de los ciclos vitales de la Madre Naturaleza, que no dejan de estar relacionados con los cíclicos equinoccios y sollsticios solares al situarse aquéllos a la mitad del transcurso de tiempo que separa éstos para conmemorar el cambio de ciclo en la naturaleza propio de la época, que es despedido para saludar al siguiente, influídos igualmente por el Astro Rey , la Luna o el agua o el fuego... acontecimientos que hoy interpretamos gracias a la ciencia igual que hacían nuestros antepasados con unos medios más arcaicos, en tanto debían, igual que nosotros pero más directamente, la supervivencia a la Naturaleza y dependían de ella en tal medida. El porque de la unificación de la mayoría de tales ritos en la noche de San Juan parece haber sido propiciado por la Iglesia y su afán de cristianizar los distintos antiguos ritos paganos de carácter general homogéneo bajo una denominación común y simbología nueva, alterándolos en parte ya que, mediante este proceso, se asimilan otros que aun no estando vinculados con los solsticios propiamente dichos, ni relacionados con ellos directamente, son englobados conjuntamente por su mera semejanza externa morfológica.
En el NO. peninsular la fiesta del primero de Mayo reúne una serie de peculiares características destacables dignas de mencionar y comentarse pero, antes hay que considerar ciertos aspectos que las influyen. La mentalidad aldeana, tan sabia en lo que a aspectos relacionados con la Naturaleza se refiere, concibe los astros como señores del tiempo al cual engendran. La armonía y constancia de sus órbitas garantizan la marcha del tiempo, la perpetuidad de la vida y la paz cósmica. Adquiere sentido así la frecuente asimilación cristiana de la simbología lunar y solar de cuerpos astrales asociados a santas y santos. Incluso la imagen de Cristo crucificado es denominada Divino Sol o Estrella Divina, o se devienen ancestrales cultos lunares en imágenes marianas. En el contexto rural, el tiempo no se divide en espacios cualitativamente iguales incluso si lo son en términos cronológicos. Cada instante resulta heterogéneo, cada día es único. Según la organización del calendario campesino, trabajo, religión y vida social están ligados a una concepción multidimensional de la existencia hasta tal punto que no sabemos que se celebra exactamente: si una divinidad, la vida en grupo o el orden y evolución vegetales. La dinámica social del grupo se refleja en la vegetación como en un espejo: muere y nace con el ciclo de la germinación, se reforma mediante nuevas uniones matrimoniales con el de la floración y asegura la supervivencia colectiva durante el ciclo de las cosechas. El calendario católico se injerta sobre el agrícola, esta relación no pretende una recuperación por parte del clero, aunque intente revitalizar determinadas celebraciones populares introduciendo misas o construyendo capillas en un lugar de culto naturalista. Lógicamente, el cura va buscar a sus fieles donde los aldeanos se reúnen. La aldea percibe una nueva fuerza para sus ritos mediante la cristianización de éstos. El nombre de un santo otorga nueva dimensión y posibilidad razonable a un rito cuyos trámites son mal comprendidos. El santo encauza un rito que el pueblo controla. En ocasiones los fieles rechazan cultos católicos que intenta imponer la jerarquía eclesiástica ya que la nueva designación no es tan rica como la precedente. En la época en la que uno de los ciclos de la naturaleza toca a su fin para dar paso al siguiente se celebran los Maios, esperados con ansia tal como sugiere el pareado:
Levántache Maio/ que tanto durmiches/ xa pasou o inverno/ e non o sentiches.
Son fiestas de origen pagano, de inmemorial remoto origen, cuyas profusas manifestaciones populares revelan una dual motivación y doble carácter: uno agrario de petición a la Madre Naturaleza su propiciación de buenas cosechas, protección frente a adversidades como plagas, fenómenos meteorológicos adversos, malos espíritus o alejamiento de peligros de la casa, cosechas y ganado; y, de carácter lúdico el otro, en la conmemoración del fin del crudo periodo invernal que da paso a la Primavera, la floración y fructificación, la renovación y regeneración vegetal, exaltando la juventud y el amor. Son fiestas con raíces en antiguos cultos de divinidades campestres protectoras de la flora y fauna campesinas cuyos orígenes se relacionan con el Beltaine céltico, la noche de Walpurgis (tan arraigada en la Europa occidental y septentrional), las fiestas en honor a la diosa romana Flora (Floralia) o incluso con las fiestas de Mayuma en costas sirias y palestinas. Idénticos o muy similares rituales se hallan lo mismo que en España, en Portugal, Inglaterra, Checoslovaquia, Rusia, Polonia, Marruecos, Túnez, etc. Caro Baroja resumió para los mayos una serie de características esenciales: 1). Se festeja el esplendor de la vegetación y el amor. 2). Se representa por distintas figuras: un árbol, un pelele, un muchacho vestido de flores llamados mayo o una muchacha (maya) que es rodeada de otras muchachas. 3). Su doble carácter se aprecia en la costumbre de adornar floralmente los novios las casas de novias y en las simbólicas bodas de los denominados mayas y mayos. 4). De antiguas costumbres tradicionales se deduce la estrecha relación entre las fiestas de Mayos y la de San Juan, siendo aquellas el preludio a estas. 5). Contienen elementos de origen pagano.
Las ceremonias ígneas ligadas a la protección de cosechas tienen cabida durante estas festividades. Con sutiles variaciones se registran, en Galicia, las comúnmente denominadas lumieiras do pan: Para la noche del 30 de Abril los campesinos confeccionaban los fachons o fachuzos, manojos de paja a modo de tea que hacia media noche, sonando las campanas de las parroquias a ánimas, se van prendiendo apareciendo luces aisladas por los montes cuyo número aumenta según avanza la noche. Al primer canto del gallo, lentamente primero, más rápido después y vertiginosamente por último descienden estas lumieiras hasta el valle donde se juntan deteniéndose un instante para, fraccionándose luego, darse a correr entre los campos recorriendo los sembrados sobre los que se sacuden las chispas y cenizas de los fachons, de esta guisa se dan tres vueltas sobre las propias fincas para continuar haciendo lo propio en las ajenas. Este rito, según el lugar, conlleva variaciones. Así, también a toque de ánimas, se reunían los vecinos en la plaza donde encendían una hoguera, alrededor de la cual se bailaba, pudiendo encender en ella los fachuzos con los que emprenderían luego su peregrinaje ígneo-lumínico . En otra variante los vecinos cortaban un árbol (un pino generalmente) que clavaban en un sitio normalmente elevado para, a medianoche, plantarle fuego y luego dar vueltas alrededor bailando, cantando, etc. Con estos rituales de fuego se recitaban coplas que, teóricamente, pretendían la defensa de cosechas y la salud general de los vecinos tales como:
Alumea o pan/ alumea ben/ alumea o pan/ para o ano que ven-ben/ alumea ó-o pai/ cada grao seu toledán/ alumeaó-o fillo/cada grao-gran un pan-trigo…cada espiga seu pan-trigo/ alumea o liño cada freba, seu cerriño, o bien: Lume,lume,/ ve o pan/ Deus cho dea/ moito gran./ Cada gran coma un bugallo./ Cada pé, coma un carballo.
Otras formulaciones procuran prevenir amenazas naturales y paranormales:
Cobras e sapos/ bruxas e ratos/ toupas e meigas/ fora das miñas veigas.
Otras tantas son las festividades en las que el fuego protagoniza distintos tipos de ritos ceremoniales. Según la tradición gallega, muchas localidades representan la figura del Carnaval (Antroido o Entroido en Galicia, del latín introitus: principio, para el nuevo ciclo, en este caso) en un muñeco denominado según el lugar como entroido, meco, momo, Marcial, Farruco, Felipe, Felipiño, etc. Este muñeco-rey de los festejos todavía es quemado en la ceremonia con que finalizan dichas fiestas aunque esta viene sustituyéndose por el ritual del entierro, a modo de exhumación cristiana, de la sardina, costumbre ésta importada desde la Meseta. En Nochebuena o primero de año, se limpiaba a conciencia la lareira (hogar) y, siendo en muchos lugares la persona más vieja de la casa la encargada, se encendía el lume novo (mejor con leña de carballo, árbol considerado sagrado por los antiguos) mientras se rezaban ciertas oraciones estando presente toda la familia, rito que se suponía portador de buena suerte. Se guardaban tizones resultantes de este lume novo (nueva lumbre) como elemento apropiado para combatir quemaduras o ahuyentar truenos y tormentas. También en Nochebuena el agua, bendecida por el cura en este caso, era un medio, hasta no hace mucho, de propiciar simbólicamente la fructificación en numerosas parroquias, bastaba con que el clérigo bautizase, a las 3 de la tarde, un árbol veceira (los que dan fruto en años alternativos o, sencillamente, no dan fruta por lo que su funcionalidad se comprende fertilizante). En relación al fuego y el Sol, señalar también que las fechas de Navidad, posteriormente adaptadas al Cristianismo)., se venían celebrando desde mucho antes por los indoeuropeos como la fiesta del Sol Invicto). al que se le suplicaba un resurgir propicio. También se llamaba lume novo al de Pascua, que se encendía de noche tras quedar todo a oscuras para ser bendecido por el cura, muchos pasaban ciertos objetos (cirios, varas de roble, etc.) por las purificadoras llamas de estas hogueras prendidas en los atrios de la iglesia de cada parroquia, luego cada vecino recogía un tizón que llevaba a casa con fines semejantes al del de Navidad, cuando no portaban el mismo fuego en teas o antorchas para encender el del hogar propio. La variación de las fechas en la celebración de Pascua, se interpreta con la que acontece para las distintas fases de la Luna que sería, antes del advenimiento cristiano, una manifestación divina, adorada y reverenciada. Varias son las fiestas locales en las que se procura la intercesión divina mediante el fuego. Cada año, el 20 de Enero en Castro Caldelas-Pontevedra, se celebra San Sebastián, al que se le pide que proteja las cosechas contra las pestes. Es la Festa do Lume o Festa dos Fachons, en la que se emplean teas que también se denominan fachinos o fachicos y que adquieren, uniendo gavillas, varias dimensiones, algunas más largas como la constatada en 1.978 de más de 12 metros que trasladaron entre 12 garridos jóvenes. Tras reunirse a la entrada de la villa y lanzarse la bengala que marca el inicio de la fiesta, precedidos por los gaiteiros, se dirige la procesión de, exclusivamente, hombres con sus antorchas encendidas, entonado cánticos y “vivas”, a la modesta iglesia parroquial donde se hacen determinados rezos, salvas y rogativas tras lo cual se regresa por la calle del Sol hasta la plaza del Prado donde las antorchas conforman una espectacular hoguera alrededor de la que se baila y hasta se salta por encima de sus llamas hasta que se apagan, entonces la gente continúa la fiesta en otra parte de la plaza, habiendo quien no dude en recoger las cenizas que servirán para fumigar sus campos. Al igual que en el NO. peninsular el fuego hace acto de presencia en todo tipo de ritos, ceremonias, conmemoraciones y festividades por toda Europa, simbólicamente es un poderoso agente de regeneración, purificación y protección, alcanzando incluso la sacramentación en la antigüedad que ya lo asocia a la vida y la salud siendo, para la mayor parte de pueblos primitivos, un demiurgo que procede delSol. Investigaciones antropológicas deducen de los festivales ígneos perpetuados en las hogueras de San Juan, en fuegos artificiales o en el árbol iluminado de Navidad, una magia imitativa destinada a asegurar la provisión de luz y calor mediante la luna y el sol, o una finalidad purificadora y regeneradora y, en consecuencia, una destrucción de las fuerzas del mal y, aunque en el ámbito europeo aún perduren reminiscencias de un viejo calendario lunar, ya desde la antigüedad, con raíces en el Egipto faraónico, se afianza el año solar como máxima medida de un tiempo cíclico. Tanto el fuego, como el sol y la luna, adquirieren pues simbólicos significados en las diversas sociedades a través de variadas manifestaciones conceptuales según las circunstancias. Este tipo de circunstancias que giran en torno al Sol hallan indudablemente peculiar significado, al igual que en el resto del occidente europeo y, especialmente, en su cornisa atántica, para el NO. ibérico. Quien haya contemplado la puesta de sol en el horizonte atlántico podrá entender a lo que me refiero: los reflejos del astro resplandecen sobre el flagrante mar tiñendo bermejo el cielo y configurando un celestial espectáculo. Ya el clásico Floro relata el terror que sufre Junio Bruto ante la proximidad del lugar donde el sol cae en el mar haciendo surgir el fuego del agua, queriendo evocar la llegada a los límites del mundo y a las puertas del reino de la Noche, morada de los muertos, el metu et horrore sacrilegii que padece Bruto ante semejante espectáculo expresa la visión excepcional de un fenómeno oculto a ojos humanos que le hace sentir el temor a la trasgresión de lo prohibido. Artemidoro también observara desde el Hieròn Akrotérion el sol “que bramaba como si al apagarse, en el momento de caer en las profundidades del mar, este rechinara”. Posiblemente influyeran aspectos religiosos relacionados con el culto al Sol y la eterna búsqueda del poniente en la idea de una tierra de promisión que la mitología situaba hacia estas coordenadas, en el avance de pueblos por motivos religiosos indoeuropeos hacia estos lares de costas atlánticas. Adquiere razón de ser, igualmente, el marcado carácter religioso que distintos autores conciben para los grabados rupestres, los petroglifos galaicos, relacionándolos con el culto y la figura del Sol y la Luna principalmente, entre otros cuerpos astrales, a la vez que cobra sentido la leyenda popular que sitúa en el rocoso promontorio del cabo de Fisterra el levantamiento del legendario altar petreo Ara Solis ya que presumiblente tuvo que ser desde remotos tiempos toda la zona receptora de cultos en honor de la divinidad solar que desaparecía en el océano sin fin, cultos no sólo de carácter votivo sino también relacionados con capacidades, como la reproductora en este caso, otorgada a una PIEDRA fecundadora de los alrededores denominada Sepulcro de San Guillerme y que la Naturaleza había configurado con forma de lecho, levantando posteriormente la Iglesia una ermita en la cumbre del monte de San Guillerme con objetivo de cristianizar los antiguos cultos y rituales paganos. Otros ejemplos de roca fecundativa son A Pena dos Namorados (Ponteareas) o el Peñasco de santiago (Padrón) que además concede el perdón de muchos pecados . No podían faltar cultos de tipo lítico asociados a la vez que con el Sol, el clima y las cosechas, como es el caso de cierto menhir, sito en el monte de Santa Mariña, cuya orientación parece señalar el ocaso solar durante el solsticio de verano y en torno al cual, recuerdan los ancianos del lugar, se ejercía un rito animista-panteísta que consistía básicamente, tras los pertinentes rezos del párroco, en remover la PIEDRA los aldeanos para tratar de alzarla, si lo conseguían luciría el sol, de lo contrario seguiría lloviendo. Es el Sol entonces elemento de los más sobresalientes entre antiguos cultos astrales, y no extraña que alrededor de él se arterien leyendas tales como en la que, personificando al lobo, devora la Luna, o la que refiere la enemistad entre estos dos astros motivo por el cual el Sol arroja ceniza al rostro de la Luna que le lanza agujas a la faz de aquél. Otra leyenda, que explica el origen del fuego, nos cuenta como fue el petirrojo el único ave capaz de atreverse a buscar el fuego al Sol, al alcanzar su destino le pidió a éste que le diera fuego para traerlo hasta la Tierra, lo que le fue concedido tras ser advertido de que podría quemarse y fracasar en su cometido, no desazonó el valiente pájaro y, cogiendo con el pico la prendida antorcha, emprendió su regreso arribando por fin a la Tierra sobre la que posó, pero tanto se había consumido la antorcha en el pico que se quemaron las plumas de su garganta por lo que todas las aves se comprometieron a entregarle cada cual una de sus plumas para reparar la pérdida de las propias y curar su quemadura, todas las aves cumplieron lo convenido excepto la lechuza, razón por la que las demás le prohibieron volver a volar de día. Aunque varias son las fechas en que tradicionalmente el fuego y sus vínculos solar o lunar, además de la profusión vegetal y las aguas eran exaltados mediante distintos rituales durante las fiestas paganas, éstos derivan en converger unificándose mayoritariamente en una misma noche bajo la advocación del santo cristiano a causa del deseo de ser aproximados a la Iglesia para su cristianización: San Juan Bautista a quien, posiblemente a causa de ritos que en principio le son ajenos pero se le acaban por vincular, sobreponemos el fuego como testimonio a su homenaje sobre el elemento con el que realmente está más vinculado y le sería más propio ser asociado: el agua, imprescindible para el bautismo, rito del que hablan los más antiguos escritores cristianos, y que sustituyen simbolicamente las llamas en el "Bautismo de Fuego" también llevado a cabo por estas fechas. Y aunque el agua sigue jugando su papel en ésta gran noche meiga en la que se cree que el bañarse a las doce en punto en la fuente todo lo cura o se toma el baño de las nueve olas, además de beneficiarse de las virtudes sanadoras que adquiere el rocío o el agua en la que se sumergen ciertas hierbas, etc., es más asociado, celebrado y reconocido el fuego alrededor del cual se come y baila. Al fuego de la hoguera de San Juan que, en gallego adquiere múltiples denominaciones como por ejemplo: fogueira, cachela, afume, fumazo, larada, luminaria, lume novo, lumeirada, foleó, castelo, queimas de San Xoan, etc.... se le atribuyen diversas propiedades benéficas: Saltando sobre estas hogueras (hasta 9 veces y procurando que el número sea impar), girando o danzando alrededor, aspirando su humo o recitando distintos conjuros, ensalmos y fórmulas, se obtienen una serie de beneficios : Preservación y cura de enfermedades como la hernia, orzuelos o pequeñas heridas y sarpullidos (en general todo tipo de males cutáneos para lo cual lo mejor es saltar desnudo), alejamiento de los gérmenes que provocan estas dolencias, ahuyentado de brujas ( que esta noche ejercen una gran actividad) y de sus maleficios así como de ladrones, protección frente a animales dañinos (mordeduras de perros, culebras, etc.), evitar contratiempos de todo tipo, asegurar la cosecha, ahuyentar alimañas del corral a través del humo. Si el enfermo es un niño dos mujeres ritualmente denominadas Juana y María lo pasan por encima un número impar de ocasiones mientras recitan el mismo numero de veces cantinelas como Enfermo cho dou, devólvemo sao/san Haciendo pasar los animales sobre las cenizas humeantes, entre dos fuegos o saltando sobre él, se les previene contra dolencias como el muermo o maleficios, etc.… Generalmente se intenta hacer cumplir unos deseos relacionados mayormente con la salud y la prosperidad aunque también saltan las mozas con fines adivinatorios, si lo hacen 9 veces y sin tocar las llamas saben que casarán en 12 meses Además de esto se guardan sus cenizas o los tizones resultantes como antídoto contra tempestades o quemaduras. En esta noche de brujas se cantan o recitan coplas como:
Salto por enriba/ do lume de San Xoan/ para que non me trabe/nin cobra nen can./ Pasades os lumes de San Xoan/ para que non vos morda cadela nin can/ nen cantos males han./ Cachela de San Xoan/ que nin morda cadela/ nen can/nen cousa que ande polo chan. Por ser noite de San Xoan/ noite de encantos e bruxas/ por ser noite de San Xoan/ teñoche medo, Maruxa.
Pero la noche del Bautista el elemento acuoso no podía faltar, quizás sea por esto que muchas de las hogueras que se le dedican ardan, allí donde es factible, en playas y cerca del mar u orillas de ríos poniendo en comunión ambos medios, dos elementos protagonistas en las distintas tradiciones de origen pagano que confluyen bajo la advocación del santo.
El agua es, al igual que el fuego con su vínculo al Sol, sacramentada desde antiguo en el culto a manantiales, hecho corroborado por datos arqueológicos e históricos, comúnmente entre muchos pueblos indoeuropeos que consideraron ciertos pozos sagrados como lugar liminal entre éste y El Otro Mundo. Muchos sagrados pozos, fuentes y manantiales son reverenciados por toda Europa, especialmente en la tradicionalmente considerada céltica. También los ríos fueron objeto de culto y reverencia como morada de divinidades o ámbito a través del cual éstas se manifiestan. El mar, desde luego, no permanece ajeno a esta serie de consideraciones. El agua, en todas sus manifestaciones, adquiere esta mágica noche de San Xoan un particular simbolismo por su significación como sagrada y mágica frontera ( recordemos el Leteo por ej.) que antiguamente éstas como ríos, mares, lagos etc. conformaron, relalocionándose con la no menos mágica o sagrada frontera que separa la época invernal del periodo estival, un ciclo natural de mayor escasez productora de otro fructífero y prolífico, un tiempo de recogimiento de otro en el que el clima invita a poder mejor realizar actividades al aire libre, salir, pasear, relacionarse con los semejantes, etc. El agua es purificadora y fecundadora, esencia de la vida que, como el fuego, regenera y revitaliza nuestra existencia. Es elemento central, junto al fuego, tierra y aire sobre el que gira nuestro universo y, aún cobrando en ocasiones poder destructivo mediante inundaciones etc. al igual que el fuego a su manera, debidamente empleada resulta bastante beneficiosa para los distintos fines. Reza la tradición que las mejores aguas, llamadas flor/frol de auga o frol de auga fría, son las que se recogen justo antes de amanecer el día de San Juan como testimonia el siguiente romance:
Madrugada de San Xoan/ madrugada a máis garrida/ Que baila o sol cando nace e ri cando morre o día./ ¿Onde vai Nosa Señora, onde vai Santa María?/ Vai cara a banda do mar, vai cara a banda da ría./ ¿Qué diz a Virxe, que diz, que dice Santa María?/ ¿Cal será a meniña, cal, que colla a fror d´auga fría?/ Non será dama, nin deuda, que será a princesa Aldina,/ A princesa namorada, filla do rei de Galicia./ Non hai outra coma ela, tan feitiña e tan bonita/ C´aqueles seus ollos craros, do color d´augua da ría./ Só ti Aldina serás, quen leve a fror d´augua fría;/ Érguete do leito nena, ven cara á banda do mar/ Qu´aunque ti soíña veñas tornarás en compañía;/ Na torre do real palacio, anque inda está lonxe o día/ Móvense os liños dun leito, algunha xente s´erguía./ E a princesa ¡dio-la garde! era a moi garrida Aldina/ Que vai día de San Xoan catar a fror dáuga fría.
Atendiendo a la concepción tradicional de las enfermedades u otras dolencias, el agua al tratarse de un elemento purificador, resulta indispensable en las ceremonias curativas así, desde una perspectiva etnográfica, las dolencias causadas por malos espíritus satánicos y de otra índole hallan antídoto en el agua bendita o proveniente de una fuente santa o milagrera que brota de las entrañas de la madre tierra (como la de Santiaguiño do Monte-Padrón-A Coruña en la que los peregrinos sacian su sed de salud o lavan las partes afectadas). En forma de lluvia, ya que proviniendo del cielo, presenta una naturaleza divina (al igual que las pedras do raio, PIEDRAs meteóricas con las que se confunden y entremezclan las puntas de flecha o lanzas paleolíticas y que la tradición sitúa en el interior de robles). El agua depositada en las oquedades de rocas, objeto entonces igualmente de culto, como acaece en la Pedra dos Ocos (en las immediaciones del santuario de Augas Santas-Ourense) en cuyas oquedades naturales recogen los enfermos el agua de lluvia para impregnar el órgano afectado (generalmente el oído). Concentrada en un espacio considerado sagrado, adquieren además el carácter purificador, sanador y milagroso del entorno que la recoge. Si a la zona se halla próxima un río o el mar sus propiedades milagrosas se multiplican y si además se emplea una noche como la de San Juan están garantizadas para diversos fines, tal como atestiguan los siguientes versos:
Día de San Xoan alegre/ meniña vaite lavar/ pillarás auga do páxaro/ antes de que o sol raiar/ irás ó abrente do día/ a auga fresca catar,/ da auga do paxariño/ que saúde che ha de dar.// Corre meniña,/ vaite lavar,/ e a fresca auga/ desta amañecida/ cor de cereixa che ten que dar;/se arraiar,/ se arraiará/ todas as meigas levará,/ xa arraiou,/ xa arraiou,/ todas as meigas levou./ Peladas eran/ peladas serán/ todas as meigas/ que andan polo chan./ Peladas son,/ Peladas eran/ todas as meigas que andan pola terra.
(Castroviejo). En San Juan, a partir de las 12 de la noche, se bebe la virtuosa agua de 9 fuentes para sanar el bocio, sin miedo a encantos o mouros que esta noche hacen profuso acto de presencia, así en la Fonte do Espiño (Luaña- Brión) sale a la superficie una gallina de oro con su rolada de oro también. Dejando las ropas en un carballo para arrojarlas luego al río Miño se consigue evitar gran número de enfermedades. En recipientes adecuados se depositan hierbas y hojas ( hojas de carballo, castaño, nogal, saúco, hierba de Nosa Señora, digital, helecho, romero, verbena, albahaca, valeriana, trobisco, etc. algunas con vínculos mágicos) para que, dejándolas a la intemperie, reciban el orballo o rocío con el que lavarse al día siguiente pues estas aguas resultan incluso milagrosas. Posteriormente estas hierbas se dejan también secar al sol y guardan en un saquito para reutilizar en diferentes dolencias como granos y sarpullidos en la cara o genitales. A Sanxenxo (Pontevedra) iban las personas aquejadas de sarna a restregar sus cuerpos en el orballo de las hierbas que crecen próximas a la ermita de A Lanzada. Y ya que mencionamos A Lanzada hay que hablar del ritual baño de las nueve olas (o siete en ocasiones) que en distintos lugares de la costa gallega se practicaba con intención de favorecer la salud o la fertilidad bien en la madrugada del último sábado del mes de Agosto al domingo o, amaneciendo el día de San Xoan, momento este en el que despertando el nuevo día que trae un tiempo nuevo, se puede ver, según la tradición popular común a algún otro lugar de la península y fuera de ella, bailar el Sol, a cuyo compás bailan también todas las brujas del mundo. Ya San Agustín alude en uno de sus Sermones de Tempore (S. Agustín, Serm. CXCVI in Nat. Domini) la costumbre de ir a bañarse en San Juan al mar indicando que tal costumbre la tomaron los cristianos de los paganos. Esta costumbre, arraigada especialmente entre las familias de pescadores de toda Galicia, estaba muy extendida por toda su costa recordándose aún la práctica del rito en la playa de A Concheira (Val Miñor), la de Placeres (Marín), o, más al Norte, en la de Santo André de Teixido (Cedeira) donde, de paso y tras depositar la pertinente PIEDRA en el milladoiro, podía visitarse A Fonte do Santo o das Virtudes, sita al fondo de la costa junto al santuario donde el peregrino puede pedir un deseo o realizar una pregunta que resultarán afirmativos si flota una miga de pan depositada en el agua o negativos en caso contrario, y ya puestos apañar unas cuantas ervas de namorar o unos juncos del buen parir de los que por allí crecen. De este lugar de S. Andre de T. parece proceder la cantiga: Ide tomar nove ondas/ antes de que saia o dia/ e levaredes con vosco/ as nove follas de oliva. Donde más fama acató este rito es en la mencionada playa de A Lanzada, practicándolo principalmente mujeres que no conseguían tener descendencia, aunque también podían hacerlo mujeres fértiles con visos de dar a luz hijos sanos además de gentes de todas las edades y ambos sexos con pretensiones fecundativas sobre todo, aunque con la esperanza igualmente de conseguir suerte en la vida o lograr librarse de dolencias en los próximos 12 meses. Consiste este baño en dejarse, permaneciendo de pie en el interior del agua, bañar por 9 olas. Aparte del carácter benefactor del agua de estas 9 ondas, se puede considerar la importancia de la 9ª en tanto actúe como mágica frontera entre los distintos estados de salud, de fecundidad, de suerte que se suplican, etc. a la vez que frontera simbólica entre los dos ciclos o temporadas distintas que esta noche separan. De la intercesión del baño contra distintas dolencias da crédito la cantiga:
Levei a miña muller/ á Lanzada, ás nove ondas;/leveina a desenfeitar-desinfeitar/ e botar os demos fora.
¿Dónde podríamos acertar a situar los orígenes de este ancestral rito? No falta quien lo asocie a un culto preromano ligado a una diviniad marina de la fecundidad, ni quien asevere en el hecho de este realizarse en playas que miran hacia poniente connotaciones regeneradoras que tienen que ver con un sol que tras ponerse vuelve a salir aunque, el hecho de tomarse el baño antes de salir el Sol o el de la participación de la Luna en el condicionamiento de las mareas, lo mismo pueden relacionarlo con ritos lunares tales como los que protagonizarían Selene o Arianrod, diosas y señoras de la noche.
La Luna es considerada el más importante elemento del folclore astronómico en Galicia donde ciertas prácticas y creencias se suponen herencia de antiguos cultos lunares. Estrabón (Gegraphica III) se refiere al galaico como el único ateo entre los pueblos del Norte Ibérico, adoradores de una innominada divinidad lunar a la que honran ejecutando danzas circulares hasta la madrugada en noches de plenilunio. El pueblo galaico es definido, por el mismo Estrabón, como el más difícil en conquistar de todos los lusitanos (G.III) que, a su vez, son descritos como extremadamente belicosos en tanto calificaciones similares, como la de los más salvajes para los cántabros, etc., se suceden en su obra. En la categorización de montañeses común a los pueblos del Norte, la interpretatio estraboniana describe estos pueblos: los Cántabros, los Galaicos, los Astures, hasta los Vascones, como incivilizados, primitivos, salvajes...bárbaros. Y es, a través de la clasificación como ateos para los Galaicos, donde alcanzan estos un status de primitivismo y barbarie tan salvaje y extremo, tanto más acentuado cuanto más alejado está un pueblo de la civilización greco-romana, que, rallando el bestialismo, no comprenden incapacitados para su interpretación, los conceptos religiosos. Todo esto responde, además del desconocimiento real, al cometido de la interpretatio estraboniana por presentar estos pueblos como necesitados de la civilización y organización romanas, lo que muy bien justifica o excusa sus conquistas. Se ha deducido de la innominación de este divinidad lunar el tabú que supondría pronunciar su nombre, esto en el caso de que lo tuviera pues Dios, realmente, no necesita nombre ya que, al igual que para el Dis Pater galo o el Dios cristiano no procede dárselo como para diferenciarlo o no confundirlo en tanto sea Él el Dios, el Único y tabú parece ser, precisamente, imponerle nombre alguno, debiendo además, supersticiosamente, referirnos a Él en ocasiones no como Dios, sino como (el) Único, Todopoderoso, Magnánimo, Creador, Padre Celestial, Señor del Universo, Rey del Cielo, Divina Estrella o Sol Divino, por ejemplo. Ciertamente conocemos teónimos a docenas de prehistóricas divinidades pero éstas vendrían siendo diosas y dioses menores, de menor rango frente al Único y Todopoderoso Señor de todas las cosas, son divinidades especializadas para distintas funciones como la guerra, la fertilidad o la soberanía, algo así como los cristianos santos a los que, por distintas razones, nos encomendamos, pero Él, que todo lo puede, es multifuncional, como lo es Lugh (*Leuk, brillante), cuya etimología parece coincidir en su significado con la de Dios: *Dwio: (El) Luminoso/El que nos ilumina. El sol o la luna no son sino elementos o medios a través de los que manifiesta su poder y dualidad, pudiendo ser tan cálido como el calor y el fuego, o frío como el agua o el hielo. Quedando descartada su condición atea, acorde a lo que la investigación viene demostrando, cabe suponer para el galaico, una religiosidad conformada autóctonamente pero ni tan peculiar ni tan extremadamente diferenciada como para, en su sincretismo, escapar a cierta afinidad con los pueblos vecinos que practican el culto vinculado a la Luna . Ptolomeo menciona, entre los Galaicos, la ubicación de la Sierra de la Luna así como cierta isla situada en el NO. hispano dedicada al culto del astro. Los vecinos de Carracedo o Viana do Bolo continuaban, hasta no hace mucho, bailando y entonando cánticos al satélite en noches de luna llena. No sin razón, distintas actividades agrarias o caseras tienen en cuenta hoy las fases lunares: creciente para cortar el cabello que crecerá así más vigoroso o, en Agosto, ser la fase idónea para mejor beneficiarse de determinados baños. Con Luna nueva se evita la matanza del cerdo para no perjudicar la conservación de su carne. El sembrado se realiza con la Luna vieja que propiciará mejor cosecha, misma fase que confiere mayor elasticidad a la madera por lo que es cuando debe cortarse. Sus rayos son beneficiosos para la piel la cual ponen morena. Se le realizan peticiones tales como la concesión de dineros o se busca en su superficie avistar la mujer deseada. Teniendo en cuenta determinadas fases lunares, los cabellos de mujer, arrancados de raíz, se metamorfosean en serpientes. También puede presentar carácter negativo, por ejemplo embarazando mujeres o despertando niños de un susto. Otra creencia que la relaciona entre pueblos marineros es la de propiciar el fallecimiento de enfermos cuando vacía la marea. La leyenda moura presenta conexiones constantes con este elemento y muchas de las actividades de los mouros son nocturnas. Noches, en los que más actos de presencia hacen son la de Sán Xoan o amaneciendo el mismo día, mismo instante que en S. Andrés de Teixido. Otros elementos vinculados a los mouros son la serpiente y el agua. Estos mouros llevan además una vida subterránea o en lugares especiales fuera de la aldea, suelen poseer riquezas agrarias y tesoros además de no ser cristianos y servirse de la magia mediante poderes especiales. La moura-serpe o mujer serpiente asociación testimoniada desde el Neolítico al triunfo del héroe varón sobre las fuerzas del mal en Europa, interviene en nuestras leyendas como símbolo infrahumano de lo extra-cultural en la prueba que deben superar, normalmente los labriegos, para desencantar el hechizo que supone la superación de dicha prueba, en torno a la bella mujer que, junto a riquezas, se constituye como premio. Aunque no todas estas serpientes necesariamente están vinculadas a la figura de la mujer como es el caso de las que vienen siendo dragones y que simbolizan el mal y el pecado, con amplia difusión desde el cristianismo medieval (versiones de Troña, Cova da Serpe,...). Desde otra perspectiva el reptil con su deshechizo simboliza la sabiduría o el alcance de la misma cuando es, obrando el labriego con picardía y perspicacia, que media el desencanto. Hacerse amigo de un cuervo, animal generalmente considerado de carácter negativo, refleja en la épica moura su lado positivo pues ayudará a conseguir el tesoro encantado sin que esto entrañe peligro físico alguno ya que el pájaro servirá de ayuda y colaborará en el descubrimiento del tesoro y la persecución de la serpiente. Otra figura que, al igual que la moura, se aparece al lado del agua y bajo la luna, es la lavandeira que acostumbra pasar la noche lavando las ropas, en ocasiones ensangrentadas, de aquel cuya muerte se presagia. Pero la luna no solo es testigo de los sucesos, en ocasiones interviene directamente en los acontecimientos. El Pico Sacro nace por atracción lunar, de la misma manera que la luna atrae la marea, en la leyenda al reflejarse sus rayos en cierta flecha entregada por un meigo a un noble gallego que decidiera viajar por el mundo para adquirir sabiduría. Se supone el Pico Sacro bautizado así por los discípulos del apóstol como Mons Sacer siendo purificado con agua y sal para conceder nombre cristiano al que, en el Códice Calixtino, se hace derivar del de Ilicinus/Ilicino (lugar de aciñeiras, encinas) y se afirma que lo habitaban hombres encantados por las artes del diablo al que adoran entre la peculiar erosión del monte en la cual parecen haber intervenido prospecciones auríferas romanas, y pudiera ser el mismo Mons Sacer en el que Justino da por cierta la antigua prohibición de hurgar en él para extraer su oro excepto cuando un trozo fuera arrancado por un rayo. La mítica del nombre le sugiere entorno de antiguos cultos paganos, solares o lunares por ejemplo. Para los ritos nocturnos, de curacíon básicamente, es tenida en cuenta la posición y fase lunares. Con plenilunio (cuando más puede beneficiar la luna) se realizaban en Couso- Campo Lameiro, para curar el enganido o tangaraño (especie de raquitismo) a los niños, el ritual de las tres oliveiras utilizando los olivos de la iglesia parroquial de S. Salvador de Saians-Moraña, donde el cura mandara tumbar alguno de estos árboles por considerar paganas y diabólicas las practicas que sobre el se ejercían, continuando los vecinos haciendo muescas en los otros donde apoyaban el pie del doliente. Este ritual tiene que efectúarse a las 12 de las noche al igual que el de la parroquía vecina de Santa Xusta donde,a pie de la oliveira del cementerio, se recoge la tierra que llevará a casa para poner al fuego, según seque ésta desaparecerá la dolencia. En las palabras retorneadas, cuento tradicional europeo, éstas le son solicitadas por el Demonio una noche de San Juan a un hombre al que de no saberlas hará desaparecer, haciéndolo él en caso contrario si el muchacho las conociese. La versión, en gallego castrapo, del recitado contiene 13 preguntas y respuestas al igual que la judía y al contrario que el resto de versiones conocidas y comienza así:
Á unha, unha/ mais claro o Sol que a Lúa/ Ás duas ,duas táboas de Moises/ de onde San Xoan vai e ven; A unha mais clara o sol que a lúa,.. y así sucesivamente.

Encontramos reminiscencias de este tipo de cultos, mayormente naturales, comunmente en Europa ya desde el Neolítico o el Paleolítico y, en ciertos lugares los recursos de su práctica muestran unos paralelismos análogos, entre territorios tan alejados geográficamente, que no dejan de llamar nuestra atención. Para estos pueblos el mar era una vía de comunicación con factores de dinamismo que podrían determinar la difusión de creencias a la vez que se intercambia comercio mismamente, formulan alianzas entre pueblos en tanto se establecen contactos foráneos y estrechan relaciones, se controlan rutas, etc.; o suceden movimientos poblacionales como el que obliga a los oestrymnios, pueblo de pacíficos navegantes dedicados al comercio, a ceder espacio a cierta plaga de serpientes (metafóricamente la tribu de los Saefes ), según la Ora Marítima de Rufo Festo A. inspirado en el s.IV d.C. en noticias de navegantes anteriores a la era cristiana, o a los drakoni, por ejemplo. De saefes y oestrymnios narra cierta leyenda la boda entre Forcadiña, princesa oestrymnia y el jefe Saefe. Aunque asimilar elementos externos puede conformar ciertos cambios en una sociedad, la base anterior de ésta interviene también en la medida que su evolución resulta de un proceso de adaptaciones internas que conjugan elementos externos fusionados con los nativos. Por eso no resulta tan extraño constatar conceptos análogos entre distintas zonas que, aún no suponiéndose éstos como resultado de un constante flujo poblacional, o movimientos migratorios más o menos masivos, tampoco se descartan estas posibilidades. Podemos acertar a definir elementos de este tipo como comunes a la cornisa atlántico-(cantábrica) que nos ocupa. Aunque una serie de constataciones etnológicas comunes, paralelas o análogas pudieran resultar semejantes entre las distintas latitudes como resultado de sucederse en un ámbito geográfico característicamente común, no todos estos paralelismos parecen obtener una explicación, en su razón de ser, satisfactoria bajo esta premisa, lo que nos sitúa en posición de tener que contemplar la resolución de un tráfico de las ideas e influencias que vendría sucediéndose desde el Neolítico e, incluso el Paleolítico, por vía marítima principalmente y, más reciente pero significativamente, por vía terrestre, a través del camino de Santiago. Se enumeran a continuación como ejemplos para lo anteriormente expuesto, determinados elementos que presentan cierta afinidad analógica que, si bien algunos debieron y de hecho son, comunes a otros tantos lugares, especialmente de la cornisa atlántica, otros arraigan y son peculiares de unos finis-terrae considerados sagrados en la antigüedad donde el NO. hispánico además juega tan importante papel en las relaciones entre el Mediterráneo y el Atlántico, tanto por su situación geográfica como por sus recursos minerales, etc.
En Irlanda, una de las islas llamadas antiguamente oestrymnias o Isla Sagrada, las celebraciones ígneas adquieren también un particular significado. Estas se relacionan a menudo con el Sol y antiguos cultos astrales. Ya el santo irlandés comprobó que no era fácil disuadir a los antiguos irlandeses de su adoración al Sol o la divinidad en este astro representada. Ocurrente como era, según la leyenda, combinó el crucifijo con el disco solar para crear la llamada cruz celta, ganando así muchos adeptos a su causa. No nos sorprenderá entonces la tradición gaélica de salir el domingo de Pascua o el de Pentecostés a ver bailar el Sol que debió proceder del Beltain, fecha en la que los irlandeses madrugan para ver salir el Mayo. Las cosas no están tan claras en la Galia donde el calendario de Coligny se basa indirectamente en el año solar, los solsticios y equinoccios ya que, superponiendo a la cruz de la división solar, el aspa de los festivales lunares del fuego, se obtiene una división cualitativamente equidistante de aproximadamente 50 días entre todos ellos, siendo la Luna la que regula los meses del año, en una división relacionada con la agricultura y ganadería más que con el recorrido del sol no dejando este de ejercer toda su influencia para determinar el carácter de cada estación. El predominio de las diosas del Sol parece ser un hecho más bien insular y gaélico antes que galo. Aun así los inicios del cristianismo tanto en las Islas Británicas como en la Galia presentan unas peculiaridades comunes que, en ciertos aspectos son parangonables a las del NO. Ibérico: Si en la primera se mantienen arraigadas las antiguas tradiciones, destacan en la segunda un culto a reliquias y santos de marcado carácter local que enlaza con un remoto pasado. El Beltain (1º de Mayo), Beltaine, Calan Mai(Gales), Cétshamain, etc. (Fuego de Bel o Hermoso Fuego) se relaciona con el dios Balar, Beil, Belenos o con Belisama (La Resplandeciente) y es la fiesta de exaltación del fuego, elemento druídico y sacerdotal por excelencia, así como con la divinidad soberana en su aspecto luminoso. Los druidas practicaban dos fuegos con encantamientos y sortilegios para hacer pasar el ganado entre ellos preservándolos así de todo mal. Grandes hogueras se encienden esta noche en Irlanda, Isla de Man o Escocia ( aquí en cimas de montañas). En Irlanda las vacas se hacían saltar sobre las llamas para evitar que su leche fuera robada por las hadas. Estas hogueras debían encenderse por fricción entre dos palos de serbal u otro sagrado árbol, humanos y animales pasaban entre ellas o las saltaban buscando la purificación. La gente danzaba alrededor de estas hogueras hacia la derecha, en el sentido del sol, portando ramas de tejo o serbal y, a partir de estos sagrados fuegos, encendían en acto de purificación, uno nuevo en los hogares donde habían previsto apagar el anterior. Este tipo de ritos en torno a un fuego comunal debe ser muy antiguo tal como sugiere la leyenda de Uisnech (Meath), colina donde Midhe, druida de los milesios, encendió una hoguera que ardió durante 7 años y a partir de la cual se encendieron todos los fuegos de Irlanda. Ir en sentido contrario al giro del Sol, el deosil, fue nefasto para muchos héroes y vedado recorrer a reyes sus tierras e esta dirección, la diosa Boann quiso probar el poder del manantial de donde mana el río Boyne por lo que lo desafío caminando 3 vueltas a su alrededor en el sentido contrario del sol (el widdershins), entonces surgieron 3 olas del pozo que la ahogaron. El deosil aún hoy es tenido en cuenta, no sólo para girar alrededor de la hoguera, los peregrinos que visitan los santos lugares rodean los montones de PIEDRAs, que allí se fueron depositando, girando siempre en este sentido deosil. El Sol es recordado en las lorigas, fórmulas protectoras, como se puede ver en la denominada El grito del ciervo que pronunció San Patricio por primera vez:
Me levanto hoy/ Por la fuerza de los cielos:/ Luz del Sol,/Brillo de la Luna,/ Resplandor del fuego,/ Rapidez del rayo,/ Presteza del viento,/ Profundidad del mar,/ Estabilidad de la tierra,/ Firmeza de la roca.
Otro tipo de costumbres rituales que se practicaban en Beltain eran la de adornar las casas con ramas de serbal y flores, empapar el rostro o todo el cuerpo en el rocío o beber agua de algunos de los pozos o manantiales sagrados antes del amanecer (hay más de 3.000 catalogados así en Irlanda), o el nombramiento de una doncella a la que se denomina Reina del Mayo, entre otros. Otra importante fiesta de Irlanda era el Samain o Shamain (1 de Noviembre, primer día y fiesta del año que se celebraba con gran pompa y ceremonia). Aquí los fuegos sagrados, constituyen también importantes componentes de ceremonias y rituales y también estos servían para encender el nuevo fuego con que purificar las casas. En este día, sobre todo de noche, las fronteras entre este, el mundo de los mortales, y “el otro mundo” son permeables y por eso se suceden apariciones y extraños fenómenos. Uno de los rituales para este día consistía en enterrar verticalmente a una persona hasta el cuello para, de esta manera y permaneciendo así un día entero, entrar en contacto con los difuntos y la esencia de la tierra, después saldría renaciendo de entre los muertos. Este ritual se practicaba rodeándose de fuego. Las otras dos fiestas destacables en Irlanda fueron Imbolc (1 de Febrero), comienzo del nuevo ciclo considerado tiempo de gestación; y Lugnasad (1 de Agosto) en la que se celebran la maduración del grano y las cosechas, tiempo de máximo esplendor lumínico que, a la vez, empieza a apagarse. Se exaltaba elfuego, lo material y lo masculino.
Además del fuego, el agua, como ya vimos, también es reverenciada por sus capacidades bajo las distintas formas en las que se manifiesta, relacionada con la del mar es particularmente significativa la que conforma la 9ª ola tal como constata la tradición: Habiendo arribado a Erín los goidélico-milesios y tras su confrontación con los tres reyes de los Tuatha De Dannan son conminados a no permanecer en esta isla más de 9 días por lo que el druida Aimirgin profiere la sentencia que los hará retirarse, antes de volver por la fuerza, alejándose más allá de la 9ª ola . Según la tradición era hasta esta 9ª ola que llegaban las aguas territoriales, más allá se situaban los mares neutrales y países extranjeros, ir más allá de la 9ª ola significaba ser desterrado, este máximo castigo se suele constatar en textos antiguos: dejaban a los criminales a la deriva en un barco sin remos, vela ni gobernalle, sólo con un cuchillo y algo de agua, pocos sobreviven pero los que lo consiguen están destinados a realizar grandes hazañas que cambiarán el curso de la historia. Alcanzar la 9ª ola se vuelve una cuestión de vida y muerte en un relato que cuenta como ciertos navegantes tratan de hacerlo para escapar de la peste que azotaba la isla. Está conformada la 9ª ola por las aguas mágicas de las que Math y Gwydion forman a Blodeuwedd cuando buscan una esposa de raza inmortal para Lleu Llaw Gyffes. El poder de la 9ª ola vuelve a manifestarse tras pasar sobre el bebé Morfhind al que devuelve a la superficie cuando fuera arrojado al mar donde la magia de sus aguas le permiten pronunciar 9 sabias sentencias. El número 3 y su cuadrado el 9, seguidos del 7, que se tienen en la tradición gallega como propicios y otorgadores de suerte tal como se atestigua en las innumerables ceremonias y rituales de todo tipo en los que estos determinan las veces a repetir determinados ritos así como otras tradiciones; fueron, entre los antiguos pueblos de Irlanda, considerados sagrados. Esto se refleja en las triplicidades, diosas madre triples y en toda clase de ritos, mitos y leyendas tradicionales. Leyendas relacionadas con serpientes, similares a las gallegas, se detectan en Irlanda, donde existió un tiempo en la que toda la isla, llamada antiguamente Oestrymnida, Sagrada o Hibernia, se hallaba atestada de estos reptiles. El ofidio, en ocasiones, simboliza la sabiduría, quizá tenga, en esto, que ver su capacidad para mudar la camisa, fenómeno similar al de la regeneración en la membrana exterior de la cornamenta cérvida, en los que se pudo apreciar un simbólico paralelismo con la capacidad regeneradora de la naturaleza y la fertilidad por tanto. El cuervo, al igual que en el NO. hispano, presenta en la isla doble carácter: negativo por un lado como pájaro de mal agüero en el que se metamorfosea la Morrighan para hacer acto de presencia en las batallas o posarse en el hombro del héroe moribundo y, positivo por el otro ya que el número y forma de sus graznidos constituían la metodología en uno de los métodos de adivinación con los cuales se predecían acontecimientos venideros. Otra ave que adquiere carácter sagrado y es tabú molestar, debiendo incluso desvíar nuestra trayectoria en caso de que este pájaro se cruce en nuestro camino, es la lavandeira (aguzanieves o andaríos). La tradición infringe castigos tan severos como la desgracia familiar cuando no la propia a quien ose molestar una de estas aves. El carácter mágico o sagrado que adquieren determinadas aves en el NO. hispano concuerda con el que así mismo adquieren éstas en la tradición irlandesa. La figura de la lavandera en un río lavando las ensangrentadas ropas, además de la coraza y las armas del guerrero, al igual que en el NO. Ibérico son, en Irlanda, presagio fatal para el dueño de las mismas. El roble, árbol druídico por excelencia, se tiene igualmente por sagrado entre las antiguas gentes de estos dos pueblos. Posiblemente influya, además de desarrollarse bien el muérdago en él, su capacidad para aguantar la embestida del rayo, que, inexplicablemente hace de este árbol su más asidua víctima. En numerosos lugares de Galicia hay carballos desmochados, hendidos por el rayo. Respetadlos, pues acaso sean testimonio de fe de nuestros más remotos antepasados.
Bibliografía básica: El 1 de Mayo. Druídas e santos.- Ladislao Castro Pérez. Guía da Galiza Máxica.- Vitor Vaqueiro. Galicia Secreta.- Tomé Martínez. Os celtas da antiga Gallaecia.- Manuel Alberro. La tradición celta.- Caitlín Matthews. Mención honorífica, por su gran labor en el estudio del celtismo gallego: Fernando Alonso Romero

-


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Airdargh 26 de mar. 2006

    elpater: la cita "Idénticos o muy similares rituales se hallan lo mismo que en España, en Portugal, Inglaterra, Checoslovaquia, Rusia, Polonia, Marruecos, Túnez, etc." se refiere a los MAIOS. Las comparaciones con Irlanda abarcan más tradiciones, mitos y ritos, aparte de los propios para los maios, como se puede leer en el artículo, algunos comunes a otros ámbitos extra-atlánticos y otros más propios de los finisterrae de Europa Occ., donde independientemente de su procedencia arraigan considerablemente, de manera significativamente compartida, según informan la tradición y el folclore. Amerginh: esa comparación entre seres fantásticos y deidades que habitan bajo sids, los sidhe y mouros ha sido propuesta y es contemplada y estudiada por diferentes autores, en la red también hay información al respecto. Ese tipo de creencias que sitúan seres sobrenaturales habitando lugares fantásticos bajo tierra, en el interior de la montaña o al otro lado de un penedo o PIEDRA o un túmulo funerario que se constituye como umbral hacia otro mundo, pudiera remitir en su genesis a un innato y común a toda la humanidad concepto primogenio de interpretación de los misterios mediante la magia y su divinización que interpreta éstos mediante referencias en la más próxima naturaleza circundante buscando simbolizar materialmente conceptos más abstractos. El mismo Infierno con su legión de almas condenadas, está bajo tierra, en un inframundo que el cristianismo destinó para condenar al pecador pero que anterioriormente no seleccionaba la calidad humana de las almas, mucho menos antes de Platón, pero como ya digo esto debe venir de atrás, muy atrás, y desde luego abarcaría un campo más amplio que el celta, cuyas reminiscencias fosilizadas se evidencian en el occidente europeo mejor que en otros lados donde si bien no se puede decir que circularan creencias semejantes en otros tiempos, hoy en día su rastro se ha practicamente perdido, siendo donde perduran que sus gentes incorporan la propia esencia de la tierra genuina al peculiar estado actual del mito incorporando en estas coordenadas atlánticas un muy especial mágico significado en todo lo que tenga que ver con míticos lugares situados hacia poniente al otro lado del mar, en ocasiones, como vemos, con acceso además desde aguas de manantiales o ríos, a través de túmulos funerarios y rocas. Dingo: Las referencias están ya dadas en la bibliografía que consta a pie de artículo como fuente principal del mismo. Las obras referidas de Vitor Vaqueiro, Manuel Alberro o Tomé Martínez se bastan sobradamente para ofrecer referencias de como se devienen desgracias según el trato dispensado con estas lavanderas, tan fatales incluso como las que acarrean la muerte, tanto en Irlanda como el N.O. que nos ocupa. Éstas según versión aparecen en la trama de la leyenda lavando o no ropa, ensangrentada a veces, y en ocasiones, como acontece con Cuchulain en Irlanda, la sangre de la coraza y las armas del guerrero antes de su muerte. Estas lavanderas aparecen con más profusión cuanto más hacia el occidente europeo y si bien esto no significa que sean autóctonas y únicas de este ámbito, sí es éste donde mejor arraigó y perdura su mito, al igual que otros destacados en el artículo. Las razones para la explicación de este fenómemo cada cual las interpreta según sus posibilidades, su capacidad e inteligencia tal como ya podemos ir constantando en algunos comentarios al artículo. Abur.

  2. #2 Airdargh 27 de mar. 2006

    " Otra ave que adquiere carácter sagrado y es tabú molestar, debiendo incluso desvíar nuestra trayectoria en caso de que este pájaro se cruce en nuestro camino, es la lavandeira (aguzanieves o andaríos). La tradición infringe castigos tan severos como la desgracia familiar cuando no la propia a quien ose molestar una de estas aves. El carácter mágico o sagrado que adquieren determinadas aves en el NO. hispano concuerda con el que así mismo adquieren éstas en la tradición irlandesa." "La figura de la lavandera en un río lavando las ensangrentadas ropas, además de la coraza y las armas del guerrero, al igual que en el NO. Ibérico son, en Irlanda, presagio fatal para el dueño de las mismas." Esta es toda noticia acerca el mito para el artículo que pretende reunir tantos sintetizando necesariamente su contenido, pues extenderse demasiado en cada uno de ellos requeriría un libro mejor que un artículo que, ya de por sí, se alarga inevitablemente, por la amplitud de recursos posibles vinculados a los temas que trata, susceptibles de ser desarrollados en conexión por asociación a tantos otros pudiendo seguir ampliando, tantos otros mitos y ritos que alrededor del fuego, demiurgo del sol, bajo la luna, tantas veces cerca de una playa o un río, en la noche de San Juan se celebran, si por desarrollar fuera más ampliamente otros conceptos que se relacionan también pero en segundo plano, siendo los relativos a conceptos más primordiales, tan primigenios y fundamentales para la mitología y los rituales como los que proporcionan entonces el sol, la luna, el agua o el fuego, los relacionados en conexión con la noche de S. Juan principalmente, para el fin que persigue el artículo: analizar comparando entre mitos y ritos de los dos enclaves atlánticos similitudes compartidas, habiéndose el trabajo extendido en estos primordiales únicamente para no harto alargarse demasiado en aspectos como el que toca a la lavandeira aquí computada por vínculos a San Juan mediante la luna o el agua, mítica, simbólica y mágica frontera en el mito y el ritual tanto en la mágica noche como en torno a la figura de la lavandeira, en segundo plano como sencillamente le corresponde. La lavandera está a orillas de uno de estos elementos primordiales en lo que a relacionar al santo comprende: el agua de los vados de ríos y regatos donde surge, aparece además de noche y bajo la luna, y se confunde con un tipo de moura de características muy semejantes a ella, siendo entonces mediante primordiales vínculos por lo que se relacionan en el análisis comparado entre mitos y ritos de S. Juan tanto en Galicia como Irlanda, cuestión que aborda el artículo avisando "Podemos acertar a definir elementos de este tipo como comunes a la cornisa atlántico-(cantábrica) que nos ocupa. Aunque una serie de constataciones etnológicas comunes, paralelas o análogas pudieran resultar semejantes entre las distintas latitudes como resultado de sucederse en un ámbito geográfico característicamente común, no todos estos paralelismos parecen obtener una explicación, en su razón de ser, satisfactoria bajo esta premisa, lo que nos sitúa en posición de tener que contemplar la resolución de un tráfico de las ideas e influencias que vendría sucediéndose desde el Neolítico e, incluso el Paleolítico, por vía marítima principalmente" ...lo cual ya de por sí aclara que ciertas comparaciones hechas, en este caso entre Irlanda y Galicia, abarcarían en su caso un ámbito y contexto más amplios desde luego, como bien se podría por lógica sencilla y simple sentido común suponer para el denominado arco atlántico que comprende las costas europeas entre Galicia e Irlanda, donde sus posiciónes extrema de finis-terrae recogen los conceptos bajo asimilación y síntesis del sincretismo cultural que conjuga unos elementos externos e internos nativo-indoeuropeo-celta-ibero-mediterráneo particularmente extremo-periférico-occidentales que nos interesa destacar donde si bien algunos de los mitos tienen raíces comúnmente indoeuropeas en lo que se refiere al tema que desarrollan y tan universales como el sol, el agua, la luna o el fuego, lo hacen de forma particular, otros son exclusivos y de no serlo, su recuerdo se ha perdido en otros lados... pero, como en el caso anterior en lo que toca a la extensión de cada uno de los mitos, no convenía al artículo (pues éste formato es el originalmente concebido) sobreextenderse con ampliaciones sobre todos los temas y de todo tipo que de soslayo toca sin ser estos su base ni el sentido ni objetivo de la redacción , pues se busca reitero centrarse en el aspecto que cabe destacar, en lo que al tema toca y nos interesa, y atañe contemplar, y que se concreta en como si bien algunos de los mitos y rituales comparados serían comunes por asociación a otros lugares donde la tradición celta se ha perdido (una tradición que, insisto recoge tantos de los conceptos comúnmente indoeuropeos) es en este Finis Terrae que mira a Poniente donde ésta perdura y ha conservado mejor la esencia ancestral del mito y ritual desarrollado a la vez bajo propia facturación local que para cada caso le otorga peculiaridad y autonomía , reitero sin perder la esencia y origen comunes, los contemplados en los extremos del eje atlántico celta, el contacto con los del resto de la Europa indoeuropea y celta, ya que los mitos son comunes pero adquieren una conciencia definida para cada caso, ámbito y contexto también más definido en común como extremo-periférico-atlántico-occidental para los casos galaico e irlandés.


    LAVANDEIRAS La lavandeira de Galicia es la misma figura sobrenatural que la céltico irlandesa washer-woman at the ford, o lavandera del vao, que aparece en las leyendas de aracaica literatura oral lavando las ensangrentadas ropas de una persona que está a punto de morir. (MacKillop 1998: 378) (M. Alberro) Bouza Brey cree que el gran respeto que las clases populares gallegas dedican al pájaro del mismo nombre, lavandeira (aguzanieves o andarríos en castellano), está de alguna manera relacionado con el mito de la lavandeira. En Asturias lavan en los regatos, en días de fuerte temporal. En San Antolín de Ibias, una arcaica canción dice: Paso ríos paso puentes sempre te encuentro lavando. En Bretaña la tunnerez noz lava en un río de noche esperando a que alguien pase para que le ayude para aniquilarlo, en otra versión acarrearle males cuando el inocente retuerce las ropas en el mismo sentido que ella. Las lavanderas bretonas también lavan los sudarios del que va a morir. La washer-woman at the ford aparece lavando en un regato o vado de río lavando armas, armaduras y ropas ensangrentadas del guerrero cuya muerte así presagia en la mitología y arcaica literatura oral de Irlanda y Escocia, y es el personaje más parecido a la lavandeira asturiana y gallega. (Ross, Mac Leod, Alberro). En Irlanda a Cuchulain se la aparece como la figura mítica de Badb, como bella mujer en el vado de un río, lanzando lastimeros lamentos mientras lava las ropas, armas y armaduras del héroe campeón en el agua teñida de rojo, presagiando su muerte. En gaélico escocés es conocida como la nigheadaireachd, o bean nighe, y su mito perdura en el folclore durante siglos lavando las ensangrentadas ropas de una persona de la veciñanza próxima a morir, sobre todo en la batalla. La bean nighe típica entre los que creeron verla es pequeña y delgada, generalmente vestida de verde, deambula por desolados lagos y regatos lanzando horribles gritos que estremecen al que los oye. La cadineagh, también escocesa, se dja oír en la oscuridad de la noche aullando a veces, gimiendo o lamentándose a gritos a orillas de una cascada cuando va a suceder una catástrofe en el clan más próximo. En la isla escocesa de Islay la caointeag es más estremecedora todavía. La cyhyraeth galesa es también similar. La banshee irlandesa se relaciona en lo que a presagiar muertes se refiere igualmente, pero sin aparecer ya junto al agua necesariamente, elemento que en un manantial o río, asociado también al Reve g.-lusitano, se constituye en umbral hacia otro mundo, otra dimensión, y que se relaciona con San Juan en el artículo, baste por ser éste el Bautista y las hogueras siempre realizarse de ser posible en presencia del elemento del bautismo, ser el orballo de esta noche milagreiro, practicarse el baño das 9 ondas, etc. En Galicia moran en fuentes, y los aspectos que las asocian a fuerzas malignas las recogen cantigas populares como: "Eu pasei por Vilariño, por Vilariño cantando; as mozas de Vilariño quedan no río lavando" (Camariñas en otra versión) o "Meniña, ti es o demo que me andas atentando; que no río que na fonte sempre te encontro lavando" Dos piezas que, como señala Bouza-Brey muestran la desconfíanza hacia la mujer que lava: sugeriéndose en el primer caso que el hombre pasa cantando para distraer el miedo, y de forma más contundente en el segundo en el que se especifica la relación entre el hecho de lavar y el ente demoniaco, donde se relaciona además una tentadora y pecaminosa incitación de tipo sexual. Según versión el relato en tormo a la mítica figura adquiere matices propios. En la isla de Ons, un hombre que volvía de andar ás mozas al pasar por la orilla de un río se encuentra tres mujeres a las que pregunta por qué lavan de noche. Entonces una de las lavandeiraslo coge y arroja a un zarzal de donde rescatan al día siguiente herido.(Liste). Suele la lavandera acarrear la desgracia, incluso más fatal , dependiendo en ocasiones de la actuación o reacción del paisano que con ella se encuentra. Al miedo que infunden se relaciona, como ya se apuntó, al cierto respeto del que goza el pájaro de mismo nombre y del que dice la leyenda que socorrió a Cristo crucificado despuntando las espinas de su corona, concediendo entonces el Señor el don y la merced al pájaro de otorgar la felicidad a la rapaza que se bañe antes de la salida del sol en la noche de S. Juan dejando caer sobre ella una gota de agua que recogiera el ave esa misma mágica noche en el pico. Decía que si bien el tema en torno a la mítica lavandera es susceptible de desarrollar más extensa y explícitamente como otros tantos que toca el artículo no pretendía a la vez extenderse en detalles de los que el lector medianamente dispuesto siempre puede obtener una información mismamente en el GOOGLE más o menos confrontada que le permita adquirir, ampliar y mejorar un conocimiento que se sirve en defecto sesgado e inexacto. Y si al lector incrédulo todavía le estorban, tras lo testimoniado en las mismas devanditas fuentes siempre, nebulosos misterios rondando el desconocimiento que le permitan clarificar la evidencia que guarda la cuestionada referencia resumida en el árt. en torno a este mito y la relación de desgracias, incluso las más fatales, que propina, además de jactarse en averiguar como no siempre acarrea desgracias la lavandera, dando “suerte” aproveche eso... la propina, que nos brinda el mismo V.V., entre otros encantos, precisamente sobre as lavandeiras(sic), al amablemente informarnos de como para atravesar el río Miño desde Melgazo (Po) hasta Arbo (Ga) procede llevar en la boca una PIEDRA que impida hablar, de lo contrario las feiticeiras se introducen en el cuerpo, tradición que comprende el frecuente concepto también folclórico de silencio ritual. Silencio de señalada importancia en el pensamiento mítico, tanto en lo que se refiere en su perseverancia como quebrantamiento, acarreando la desgracia (cuya máxima expresión es la muerte propia o la que afecta y aflige que simboliza además la mala suerte enfatizada), o reportando suerte.
    En lo que respecta: "Estrabón (Gegraphica III) se refiere al galaico como el único ateo entre los pueblos del Norte Ibérico, adoradores de una innominada divinidad lunar a la que honran ejecutando danzas circulares hasta la madrugada en noches de plenilunio" está claro que tras denominarse en la frase ateos a los galaicos y enumerar a continuación al resto de pueblos norteños, la definición "adoradores de una innominada divinidad lunar" se refiere a estos últimos, no nos vayamos a hacer un lío sin necesidad. Respecto a cuestiones sobre la inclusión de vascones entre los salvajes del Norte por Strabon, "Los galaicos, los cántabros,...HASTA los vascones”, ciertamente este HASTA que surge tras la traducción sugiere diversas interpretaciones como la de exclusión en la lista comprendida para lo mismos o, al contrario, de su inclusión, incluso como término medio entre ambas posibilidades. Hasta los vascones= ¿"hasta donde están los vascones"? ¿"incluso los vascones"?, cuando no ¿"incluso entre los vascones"?. Sin duda la doctora A.M.C. tiene razón en el artículo que trata la cuestión, si bien en este mío figura la versión tradicional, como se señala ser ésta la que los incluye, entre comentarios. Entonces Cántabros, Galaicos, Astures y Vascones se puede modificar máxime por Cántabros, Galaicos, Astures hasta los Vascones sin que tampoco quede claro si este HASTA excluye o incluye o medio incluye-excluye pues tampoco hay necesidad de entretener al lector en algo que el árt. no pretende tratar ni resolver, algo además sin la mayor trascendencia para el tema central acerca mitos y ritos del mismo que nos interesa y al cual no afecta en definitiva, pero que en pos del rigor histórico-científico, se establecería oportuno precisar como susceptible a interpretaciones varias, tratando de satisfacer al más exigente de los lectores que, evidentemente puede servirse en consultar dicho árt. arriba señalado para más detallado y pormenorizado análisis de la cuestión, si lo desea. En relación a galaicos como pueblo más difícil entre los lusitanos de conquistar ver Strabón, como especifica el árt. Arrebur.

  3. #3 Airdargh 27 de mar. 2006

    Yo si que te agradezco a tí, Dingo lo de "tanta palabrería vacía y tanta palabrería sobrante", la próxima vez que me solicites una aclaración ya me ahorraré yo el "escribir por escribir" a alguien a quien por falta de mejor entendimiento y más luces, mis palabras no le reportan nada, que no hay palabras mal dichas sino mal comprendidas o seguramente incomprendidas porque no nos interesa entenderlas. Era necesario referir algunos ejemplos de lavanderas pues lo comentado por tí Dingo es erróneo y se necesitaba desmentir en un foro que mejor tratara de atenerse a la realidad del mito mejor que a confusas impresiones propias y personales que como vimos, son desechables, tal como demuestro precisamente con mis posteriores apuntes sobre el tema, dicho lo cual insolentes comentarios como "cuyas especificidades me conozco, sospecho, bastante mejor que tú" sobran y mucho, y si quieres rebatir lo que escribo deberás leer tratando de comprender lo que mis palabras dicen porque si de nuevo te suena a palabrería vacía y sobrante, el problema es tuyo, de tu falta de predisposición para la comprensión y el entendimiento como el diálogo, que yo en chino no escribo. Dices: a) la lavandera como PRESAGIO de muerte dirigido a aquel cuyas ropas lavan. Es la modalidad propia de las islas. b) la lavandera simplemente PELIGROSA que suele invitar al incauto a retorcerle la ropa, con distintas consecuencias dependiéndo de la conducta de éste, etc. Es el tema propio del noroeste español y de la Bretaña Francesa. El tema no se puede reducir a dos escuetos puntos que presentan además tanta impresición y del que ya di algunos ejemplos de leyendas de distinta procedencia como para rebatirlos: a) estas lavanderas no aparecen sencillamente y siempre lavando, simplemente aparecen y lo hacen al pie de una cascada que no lavando o simplemente gritando y aullando, por poner algún ejemplo. b) según el relato para que a uno le acarreen desgracias (y para desgracia la muerte!) no hace falta torcer la ropa, basta hacerles una pregunta como en la versión de la isla de Ons o no llevar una PIEDRA en la boca como en la otra del Miño (por poner un par de ejemplos), y peligrosas si son estas lavanderas, tanto que incluso entre las desgracias que acarrean está la de la muerte tal como la propina la tunnerez noz de Bretaña si se tuercen las ropas en el mismo sentido que ella o nos informa el concepto asociado de "silencio ritual" referido para la del Miño con doble vertiente: acarrear suerte de cumplirse o traer todo tipo de desgracias (entre las que huelga aclararle al buen entendedor se encuentra la de la muerte) de quebrantarse. Y no me extiendo más en este zanjado asunto por no estar repitiendo lo mismo que desde el principio ya se evidencia pero que debemos tratar de leer comprendiendo las palabras, entendiendo las frases y lo que estas dicen a medida que las deslizamos delante de nuestros ojos para que su lectura, en la inopia no nos resule vacía o sobrada. Y el que guste de rebatir los argumentos expuestos debe restarle credibilidad de paso a los autores que informan de los mismos con mayor presupuesto que el de no haber entendido el castellano escrito y por tanto ser inacapaz como algunas de " las consecuencias de las transgresiones en conductas rituales a ejercer en presencia de las lavanderas gallegas" si se exponen antes: retorcer la ropa en mismo sentido, hacer preguntas a la lavandeira, no llevar una PIEDRA en la boca o molestar al pájaro de su nombre que dicho sea de paso puede acarrear tambén la muerte propia o de un ser allegado como un familiar, entre otras desgracias, tal como a los gallegos nuestros abuelos nos siguen informando. Y no te tomes, Dingo, como algo personal lo del lector incrédulo, que para nada especifiqué yo en nadie sino que generalizaba. Y ya que presumes de tanto saber al respecto, más que yo y estos autores en cuya obra se hallan mis referencias, sería grato que nos deleitaras con algunos ejemplos de tu gran sabiduría y conocimiento que sirva para sacudir nuestra ignorancia, oh! sabio druida...porque si es para seguir machacando sobre lo mismo no cuentes conmigo que va aparecer que me repito demasiado y no es mi deseo aburrir una y otra vez con lo mismo. Que cierto es que "a buen entendedor sobran palabras" lo mismo que "a mal entendedor ya puedes recitarle el Quijote y la biblia juntos en verso 9o decirle misa que donde no entran no hay"..., sin ánimo para acritudes, unos saludos y arrebures.

  4. #4 crougintoudadigo 28 de mar. 2006

    Virenar Salud y Gloria Crougintoudadigo le saluda a Vd. muy cordialmente. Verá Vd. Virenar. Desde hace muchos, muchos años, hay, en San Andrés de Teixido, un cartel clavado de un árbol frente a la fuente. Contenía un letrero pintado sobre una madera que de puro gastada ya no se puede leer. E l letrero dice, o decía. Prohibido [cree CROUGINTOUDADIGO, que es prohibición sin sin h] dejar pañuelos en la fuente o en los árboles. Verá Vd. Virenar. Es tradición en casi todas, por no decir en todas las fuentes santas, de Galicia, como saben todos los paisanos de nuestro pais, que cualquier persona tras lavarse en la fuente deje, en sus proximidades, el pañuelo con el que se secó "a enxogar", sobre una silveira, o sobre un árbol. Ante la prohibición, muy común en muchos santuarios gallegos, la gente los coloca a día de hoy, no sin fastidio, un poco más lejos. Lo último, Crougintoudadigo tiene fotos, es que los atribulados paisanos, y aún el atribulado CROUGINTOUDADIGO, metan los pañeulos "a enxogar" en una bolsa de plástico que les/nos pone el amable cura colgada usualmente de la verja del cierre de la fuente. Vamos una vergüenza. Porque en la bolsa de plástico los pañuelos 'non exogan' Verá Vd. Virenar. Sobre los pañuelos de papel, tiene Vd. razón y es lástima. Sucede que hoy ya casi nadie lleva pañuelos de trapo,en realidad, en el bolsillo, pero todos llevamos cleenex, y son cleenex lo que usamos para enxogar, y como vuelan los tenemos que atar. Y es por eso que ve Vd. los pañuelos de papel enxogando, lejos de la fuente, para no mosquear al cura. (y no piense mal porque a día de hoy esto es lo que hay. Si fuera Vd. gallego, amigo de romerias y fantásticas cuchipandas romeras, excusaría Vd. el rasgarse las vestiduras, y lo que es más curioso (siendo como es galicia un fósil viviente de la etnografía celta) excusaría el pensar que precisamos de importar 'para sermos ou non sermos celtas' novedades de Dublín. No, lo de los cleenex, no es ninguna moda irlandesa. Es felicitas temporum Otra cosa es que en Irlanda, claro está las tradiciones sean muy parecidas, casi las mismas en realidad, o variaciones sobre el mismo tema, a las gallegas.Eso es cosa de la celticidad acumulativa. Pero eso es otra danza. Creamé, CROUGINTOUDADIGO, sabe lo que le dice Y le dice la verdad. Le empeña en esto su palabra de Honor. Y a otro negocio. Caros y preclaros Druidas Con su permiso les presenta Crougintoudadigo a su consideración una cosa - si cosa de rollo, pero de rollo mínimoen realidad, que toma prestado para la ocasión de la Tesis de Andrés Pena publicada por la USC en 2004. La cosa se conviene en algunos aspectos, marginales contenidos en una pequeña introdución a un extensísimo trabajo, ese sí, del mencionado autor sobre los foros gallegos. Respeta Crougintoudadigo los epígrafes origninarios de nuestro paredros Andrés Pena Antes añadiremos también, como una nuestra particular Crougintoudadiga introducción , que la etnografíade las Cuatro Fiestas, relacionada con los ciclos derivados de la percepción física de la naturaleza: la lactación de las ovejas y apertura de la temporada de pesca de febrero, los mayos, la plenitud de Agosto, o la muerte física de la tierra en noviembre, tiene una extraordinaria relevancia en sociedad agropecuaria En este contexto las cuatro grandes ferias celtas encajan en las asambleas estacionales donde estos ciclos se escenifican, junto a otro mobiliario adjetivo institucional que tienen una gran importancia para la vida de la tribu. Disculpennos de antemano la extensión. 5.3. ORIGEN DE LOS FOROS COMO INSTITUCIÓN EN RELACIÓN CON LA ASAMBLEA ESTACIONAL FORUM/OENACH En este proceso de transformación, replanteamiento y pervivencia, de crecimiento o desarrollo de instituciones propias amoldándolas a las nuevas necesidades, se deben, según nuestra contrastada opinión, estudiar los fueros, cuyo origen, estructura institucional profunda, y significado ninguna relación habrían tenido en principio con las ciudades costeras aparecidas por impulso de la monarquía a finales del S. XII y principios del XIII, y mucho menos, como veremos, se habrían podido originar en un trabajo de síntesis institucional elaborado por los monjes blancos. Antes de entrar en materia, conviene aproximarnos al significado jurídico de esta palabra foro en precisa comunicación con el elemento más importante del TereTreba/Territorium: La Feria (OENACH/FORUM) o estacional asamblea celebrada celebrada en un específico lugar del Territorium bajo la presidencia del princeps y la concurrencia de su clientela y de todos los grados de la sociedad. Cuatro elementos de su mobiliario institucional, asocian básicamente esta palabra a esta asamblea: Primo negotiationis locus; alio in quo iudicia fieri, cum populo agi, conciones haberi solent; tertio cum is, qui provinciae-praest, forum agere dicitur, cum civitates vocat et de controversiis eorum cognoscit; quarto [FESTO] cum id forum antiqui apellabant, quod nunc vestibulum sepulcri dicari solet(1) . Otras acepciones en VARRÓN: Quo conferrent suas controversias, et quae vendire vellent quo ferren, forum apellarunt (De Lingua Latina); La ley de las XII Tablas (2) ‘ni pacunt... in foro’; PAULO EL DIÁCONO: ′Forum est exercendarum litium locus′. Referido en otro lugar el origen humilde y campestre del Foro Romano, conviene ahora detenernos en la institución indígena: *Oena- posiblemente Feira “Feria”, para los gallegos, tal vez la más ajustada traducción de este nombre perviviendo todavía muchas de estas costumbres en muchas ‘feiras’ enxebres ‘tradicionales’ gallegas, en cuyo seno se habrían generado y mantenido una serie de instituciones. 5.4. OENACH/FORUM Registrado epigráficamente con el nombre probalbemente céltico *oena- ie. oinom “uno” en la teonimia (el posible topónimo determinante “Oena-eco” del dios Coso) y como Forum por la epigrafía romana de la Gallaecia Antigua, ambas palabras podrían designar el mismo objeto institucional. B. GARCÍA FERNÁNDEZ-ALBALAT aunque sesgando lo relativo a la base Territorial céltica de la Gallaecia antigua y su pervivencia medieval (3), ignorando entonces la realidad institucional territorial: TREBA, en que se articula la Gallaecia Antigua por quedar fuera de su estudio no asoció el OENAC(H) con el Forum -estudiado por nosotros en el primer volumen de la serie (4) Narón un Concello con Historia de Seu, como centro de la actividad política económica, jurídica y religiosa de la Treba- no pasó sin embargo en silencio este elemento básico de la articulación territorial de Irlanda ofreciéndonos una completa reducción del carácter del mismo y revelándonos las claves necesarias para la fácil comprensión de los elementos institucionales básicos presentes en el foro y su relación con las asambleas, el contexto social y territorial, en las que adquiere pleno sentido, sentando sólidas bases de gran rentabilidad para éste y posteriores estudios, para el análisis comparado de esta institución, que ahora posibilitan fundamentar, consolidar y comprender no sólo, la estructura y contexto del elemento del mobiliario institucional gallego de derecho privado más omnipresente y persistente: el “foro”, sino también como pudo originarse. Con una lectura coetánea (PENAGRAÑA 1992, p 281-314), y coyuntural (inmediata) del foro no se explican ni la estructura, ni la génesis (significado) ni la supervivencia del mismo: las cosas más profundamente enraizadas requieren además de atención, más delicadeza. Cuando el foro por sus características necesita del enfoque metodológico polisémico que tenga en cuenta otras interpretaciones valiosas que lo fundamentan institucionalmente, que busquen las raíces de esta institución, en contexto, precisamente con el elemento básico, (soporte) en el que cobran sentido, Hermelindo PORTELA SILVA y Dra. Mª del Carmen PALLARES MÉNDEZ, profesores a quienes, por otra parte debemos obras fundamentales para la comprensión de aspectos de nuestra historia Medieval, en publicaciones de hace una década refirieron la génesis y desarrollo de este fósil institucional al ámbito específico y sincrónico de una determinada coyuntura (ss. XII y XIII). Sostenían a principios de la década de los noventa del siglo pasado, la antedicha interpretación de los foros excesivamente literal (una versión posible de la realidad) que, en su momento, con suma circunspección y respeto demostramos metodológicamente falaz. Tenemos la convicción de que, aunque ha sido ignorada, pese a nuestro trabajo de 1991, invariablemente esta continuidad por muchos historiadores en su inmensa mayoria honestos y con gran peso inteluctual, no solamente por los que se ocupan de la Galicia Medieval, la Terra o Territorium, lo que hoy denominamos la bisbarra, “comarca”, forma parte de una realidad territorial histórica y antigua, de raigambre, como un viviente fósil, y podemos beneficiarnos de su importancia. Las embrollonas definiciones que suelen acompañar a los foros son consecuencia de la extraña invisibilidad pese a su omnipresencia, tan antigua, maciza y coherente, pese a haber sobrevivido a terribles vicisitudes a través del tempo, de una verdadera línea de transmisión profunda de conocimiento y referencia; la “Terra”. Abismando su trabajo de la mística de los que como Antonio DE LA PEÑA, Francisco CALO LOURIDO, y largo etc., entonces, sino ahora, reducían, “Deo inspirante”, sin puntos de referencia reales ni suelo donde sustentarseuna compleja realidad institucional a un collage o taxidermíca representación incoherente de heterogéneos elementos, Blanca GARCÍA FERNANDEZ- ALBALAT sorprendió en 1990 con su científica, polisémica, relacional, metodología y frente a la literalidad de aquellos, esta, nos mostró en Guerra y Religión en la Gallaecia y la Lusitania Antiguas como para acceder al interior de un fruto, no era suficiente con quedarse en su piel, había que romperlo, ¡y lo rompió!. Estudiando el epíteto del dios Cosus, aparecido en una ara de S. Mamede de Seavia en la obra citada, que nunca dejaremos de celebrar, FERNÁNDEZ- ALBALAT nos puso en contactocon un topónimo que aludía a la feria, asamblea u Oenach, presente asimismo en todo el mundo celta, (de base territorial: Tuath, Cantref, Treba) istitución desconocida en contexto hasta la publicación de su tesis de doctorado, tal vez la institución más importante de la Antigua Gallaecia de la que emanaría todo el derecho jurisdiccional gallego, público y privado. Para GARCÍA: Oenach es el nombre específico que reciben en Irlanda las reuniones que marcan las grandes fiestas del calendario céltico. Se caracterizan por ceremonias religiosas, festines, concursos y discusiones administrativas provinciales e interprovinciales. Es decir tenían un triple carácter religioso, jurídico y festivo. Su celebración estaba ligada a un lugar determinado, capital política y religiosa, al mismo tiempo residencia real. Por esta razón el término oenach permaneció en ocasiones como topónimo (5). Tras constatar una simetría entre ambos mundos célticos, insular y continental, GARCÍA FERNÁNDEZ-ALBALAT conviene en que “estas reuniones o fiestas poseían, cada una, un carácter específico y una fecha concreta, aunque tuvieran características comunes” (6) . Señala también que “Estas ferias o reuniones (Oenach) coinciden con la regularización de las estaciones teniendo cada una un lugar señalado en el calendario” (7). 5.4. 1. LA MUERTE FÍSICA DE LA TIERRA “Noviembre […] comía nueces prontas y asaba las castañas/ mandaba sembrar trigo, cortar hierba en las montañas/ matar los gordos puercos, deshacer las cabañas/ las viejas tras el fuego ya cuentan sus patrañas (ARCIPRESTE DE HITA)”. Coincidiendo casualmente con la celebración céltica de Samain, fiesta del año nuevo y del gran banquete real y borracheras, celebrado en Galicia con abundante bebida y carne de cerdo, el magosto y los rituales de expulsión del invierno, como los disfraces de los niños con las calabazas, y cantando puerta a puerta extendiéndose el ciclo a las canciones de navidad y reyes, el recoger golosinas y cantar luego canciones de agradecimiento a los circunstanciales hospederos, celebran el retorno del Más Allá de los difuntos (cf. FERNÁNDEZ ALBALAT. ob. cit. p. 268). No es sino un triunfo de lo bárbaro sobre lo mediterráneo el hecho de que a finales del siglo VIII el Papa desplace la fiesta de todos los Santos del 13 de mayo al 1º de Noviembre. 5. 4. 2. EL 1º DE NOVIEMBRE, SU VÍSPERA. EL FINAL DEL AÑO Esta fiesta se constituyó en la primera partición mítica de la provincia de Mide que en la tradición irlandesa explica la génesis de las instituciones creadas por un Numa Pompilio celta TuataL. El 1º de noviembre fueron en Irlanda creados muchos impuestos jurisdiccionales como el cánon anual por el fuego del hogar, que los gallegos denominamos Fumadega: “Fue tambien entonces” -dice KEATING-, “que le fueron cedidas cuatro porciones de las provincias con las que creó el actual Mead [Tierra Media], como un privativo territorio de los sucesivos Altos Reyes de Irlanda /247Pues aunque Mead era el nombre del territorio que está junto a Uisneach desde los tiempos de los hijos de Neimidh hasta el tiempo de Thuatal, todavía, y así hasta el tiempo de Tuathal, Mead no era el nombre de las porciones que habían sido tomadas de las provincias. Ahora, cuando Tuathal había reunido esas cuatro porciones y las había convertido en un solo territorio llamado Mead, construyó cuatro principescas fortalezas en ese lugar, esto es, una fortaleza en cada una de las porciones. Construyó Tlachgha en la parte de Munster que limita con Mead y allí fue donde se instituyó el fuego de Tlachgha. En ese lugar solian celebrar un concilio los druidas la vispera de Año Nuevo [Samhaín] para sacrificar a todos los dioses. Era ese fuego usado para quemar a sus victimas y era de obligado cumplimiento bajo pena de multa apagar todos los fuegos de Irlanda, y todos los hombres de Irlanda tenían prohibido encender fuegos a no ser de esa hoguera; y por cada fuego que se encendía de esa hoguera, el rey de Munster recibía un óbolo o tres peniques, porque el país en el que se halla hoy Tlachtgha perteneció a la parte donada por Munster a Mead” (8). 5. 4. 3. MAGOSTO CARRÉ define al magosto como una fiesta o reunión, generalmente en el souto “bosque de castaños” durante la recolección de las castañas en las es estas se asan en las brasas de una cacharela ‘hoguera’ y se comen bién mojadas de vino o sidra, etc. Celebramos coincidiendo con el Día de Difuntos en ese fuego el Magosto o fiesta inveterada del asado de las castañas. Diciendose con recurrencia en Galicia que los romanos introdujeron la castaña en el país, lo cierto es que hecho de que los explotadores romanos plantaran castaños previsiblemente en las inmediaciones de las minas de oro para alimentar a los trabajadores no prueba que fueran esos romanos los introductores de la castaña, del mismo modo que no se convierte en novator un campesino por el hecho de plantar berzas en su huerto para alimentar a sú familia. Es la castaña la reina y la esencia del Magosto que durante miles de años, mano a mano con el cereal, y así hasta la introducción del tubérculo de la patata en Galicia, hace escasamente doscientos años, fue alimento básico, uno de los fundamentos de la economía autárcica de los campesinos gallegos y en general de las Costa Atlántica (9). Esta presencia inveterada cuadra bién con la etimología de castaña propuesta por nuestro sabio maestro Luis MONTEAGUDO GARCÍA, quién contradiciendo la débil opinión de Corominas en este punto, por la singular característica de este fruto que se presenta envuelto en un específico ourizo “erizo” -circunstancia esta que no pasaría desapercibida a la mirada observadora de los indoeuropeos que por ese motivo emplearon la raíz *kars, raspar, cepillar, cardar (10). Para MONTEAGUDO esta celebración colectiva y festiva derivaría probablemente de un prehistórico compensatorio ritual ¿Edad del Bronce? (11) de acción de gracias, una ofrenda comunitaria a la divinidad de los soutos y bosques, tal vez relacionado con los muertos y el Más Allá (Cernunnos, Vestio), receptor de las primeras castañas de la cosecha. Aunque COROMINAS –según lo piensa MONTEAGUDO- considera magosto como un adjetivo semejante a “mal coto” esta palabra nada tiene que ver con el italiano y al contrario se explica mejor por un Alteuropaïsche Mak-vor-sto “arrastre pisando”, verberativo que describe exactamente la acción. Un pié pisa o presiona la mitad del ourizo para que el otro pueda arrastrar la piel liberando las castañas. És posible que nuestos abuelos indoeuropeos considerasen que las castañas al ser un fruto de temporada, expontáneo, producido no por su trabajo, sino por la acción de la divinidad del bosque, puesto que a esta divinidad pertenecían, intentasen compensarla de este modo. El día propio del magosto es el 1º de Noviembre (Santos), día en que se abren las puertas del Alén, cuando los ourizos aún están verdes y todavía no se abren expontaneamente, por lo que para extraerles las castañas –dice MONTEAGUDO- tenían estas que ser pisadas y abiertos los ourizos con los piés, tal vez desnudos en la Edad del Bronce. Muchos ritos religiosos, mismo en la Galicia de hoy, para potenciar el efecto propiciatorio, imprecatorio, de agradecimiento, tenían su expresión a través del dolor físico y del punimiento. Recogidas las castañas, alimento básico medieval, pagaban el Día de todos los Santos, los pedrosanos el migallo, ofrenda consistente en tres panes, uno de trigo y dos de avenas, junto a un impuesto jurisdicciónal consistente en un lacón para los señores: el prior y convento de Pedroso […] y los trasanqueses las rentas “por san Martín de noviembre”. Luego se produce el consabido periodo de la muerte de la tierra (12): Esta interpretación del Magosto de Monteagudo, junto a los conocidos rituales de expulsión del invierno y otro material etnográfico gallego nos sirvió para elaborar una lámina interpretativa de la celebración del Samaín en un castro de Narón: o Castro de Vilasuso. 5. 4. 4. EL RENACER DE LA TIERRA: VÍNCULOS Y MATRIMONIOS Sesenta días después, tras su muerte y tras la celebración del luto ritual, la Tierra renacía (13), reanudándose los trabajos agrícolas (14) el 1º de Febrero, su víspera y el día siguiente de la Candeloria, auguraba con los nupciales trinos de los pájaros, la apertura de la temporada de pesca en el mar y el comienzo de la lactación de las ovejas la vuelta de la primavera. La figura mítica llamada A Vella “La Vieja”, constuctora (ALONSO ROMERO) en la mitología atlántica de los megalitos habría, tras regenerarse bebiendo agua de un manantial al amanecer de ese día, habría dado paso a una bella doncella, Brigantia, Brigit, Bride, santa y nodriza de cristo y patrona del hogar y del fuego del hogar en el presente cristiano, a la que se le reza e impetra protección todos los días en muchos lugares de la Europa Atlántica. A esta fiesta augural según lo pensamos podría aludir un doblete (15) en la Asamblea de Tailtiu: “La Tercera fortaleza que construyó Tuathal, con el nombre de Tailtiu, estaba en la parte de la provincia del Ulster unida a Midhe. Allí se celebraba la feria de Tailtiu durante la cual los hombres de Irlanda anudaban entre sí alianzas de matrimonio o de amistad. Y una costumbre se observaba sobremanera en esta asamblea, a saber, que los hombres se colocaban motu propio en un lado y las mujeres situandose en el lado opuesto hacían otro tanto, mientras los padres y las madres establecían entre sí los contratos. Cada pareja que había entrado por mutua decisión en trato y contrato se casaba, como dice el poeta No osan allegarse los hombres a las mujeres, ni las mujeres a los hombres preclaros, más con recato cada uno, aparte se mantiene, en el dwelling de la gran feira (16)”. 5. 4. 5. FLORENTIA: El 1º DE MAYO O BELTAINE “El primero los granos y las frutas granaba” dice por mayo el Arcipreste de Hita, “él segundo (junio) traía en su mano la hoz, segando la cebada de toda aquella alfoz”. Dura época de trabajo, coincide el primero de mayo con la Beltaine, fiesta sacerdotal por excelencia de la exaltación del fuego y de los maestros del fuego en la que se quemaban muñecos de madera, y conservan la memoria los viejos trasanqueses de haber subido en la mocedad a la cima de Ancos (Neda) “a face-las luminarias” cerca de la Fonte da Aureana y el Cal (canal), donde tres bellas mouras (del ciclo gallego de Ana Manana) guardan su tesoro, velando para ver al amanecer el encanto de la gallina con sus siete polluelos de oro [las Pléyades que acaban de surgir en el cielo Fernando ALONSO ROMERO (17)] y la fuerza del sol que sale bailando renovado. Celebramos todavía la Fiesta de los Mayos y la de San Juan (18), tan relacionadas, la primera (fin de abril, comienzos de mayo) propicia la cosecha, la segunda es de protección religiosa y purificación. A primeros de mayo se reunían los druídas en el bosque de los Carnutos, en un concilio de la iglesia céltica, similar a los concilios de la igresia católica es la culminación del primer paso del sol conmemorado desde los rituales de Alumear o Pan, la Coca y la Tarasca de Redondela, etc. a las Grannas Mias de las Ardenas. 5. 4. 6. LOITOSA DOS CABALEIROS Construyó la segunda fortaleza en la parte que se había adquirido de la Provincia de Connaught, es decir Uisneach, donde se celebraba una asamblea general de los hombres de Irlanda, que se llamaba la Gran Asamblea de Uisnech, y esta asamblea se realiza en Beltaine. Allí se intercambian los bienes, mercancías y otros objetos. Se ofrecían también sacrificios al dios supremo que ellos adoraban y que se llamaba Bel (19). Tenían la costumbre de encender dos fuegos en honor de Bel en cada cantón de Irlanda y de hacer pasar un enfermo de cada especie del cantón, entre los fuegos para preservarlos de toda enfermedad a lo largo del año. De este fuego encendido en honor de Bel es dado el nombre a la noble fiesta de Beltaine que tenía lugar el día de los apóstoles Felipe y Santiago (3 de Mayo): Beltaine es decir, fuego de Bel. El caballo y los arneses de cada jefe que venían a la gran reunión de Uisneach, debian ser entregados en impuesto al rey de Connaugt, porque era en la parte correspondiente a la provincia de Connaught, donde se celebraba esta reunión […] (20). APIANO (21) y DIODORO (22) denotan la llamada Loitosa dos Cabaleiros o ‘Luctuosa de los caballeros’, exigida por los habitantes de Complega que reclaman en el año 181 a.C, por cada uno de sus caballeros caidos, un caballo una espada y un sagum, la presencia en contexto hispanocelta y la enorme antigüedad de este impuesto celta llamado Loitosa ‘Luctuosa’. Impuesto siniestro, la loitosa o luctuosa tuvo su origen en una indemnización de los hombres libres al señor natural que se veía privado de sus servicios, una institución indoeuropea común a otros pueblos, existe en Galicia sino antes desde la Edad del Hierro. Originariamente esta compensación la recibía el señor por pérdida en todos los campos- no solo económico que le suponía prescindir –no solo a la hora de la muerte- de un vasallo al que había cedido tierras. Esta compensación sería dada por los familiares o herederos del beneficiado tras la muerte o el abandono de este de los bienes cedidos previamente por el señor. Este sentido lo vemos claramente todavía en el siglo XII en la Terra de Trasancos, en la cara de Balón de 14 de junio de 1138 de Guntroda Ferveiz (23). Lo que se originó como indemnización al señor por parte de concesionarios de tierras, fue suplantado o se confundió con una especie de gravosa transmisión post mortem al señor, en Galicia obligatoria hasta hace relativamente poco tiempo en algunos lugares, de ciertos bienes muebles o semoviente. También mediante el pago de la loitosa o luctuosa los que llevan tierras aforadas pueden transmitir su disfrute a los descendientes. Los cambios y transformaciones que adquiere la loitosa gallega tanto diacrónicos a lo largo de la historia de la Tierra de Trasancos, como sincrónicos, esto es en un momento dado en distintos cotos y jurisdicciones, nos permiten, cuando nos es dado conocerlos apreciar sino clases de loitosas al menos varios matices: a) Las loitosas en strictu senso relacionadas con el ejercicio de la jurisdicción, es decir, pagadas por vasallos incluso clérigos al señor de quien dependen como indennización; b) Las loitosas pagadas (24) a los propietarios de la tierra por los concesionarios de foros, no tanto por la concesión de la tierra en sí, pues por su uso y utilidades ya se paga una renta o cánon, cuanto porque no se debe olvidar que el foro conlleva unas relaciones y exigencias internas, unas obligaciones mutuas, “ser familiar, mandado, ayudador, etc.” de profundo carácter vasallático o feudal perfectamente delimitadas en las claúsulas. 5. 4. 7. CIS/CENSUM “La cuarta fortaleza real, Tara está situada en la parte de Leinster proveída a Mead, y allí tenía lugar la Feria de Tara, cada tercer año posterior al sacrificio que había ofrecido a todos los dioses en Tlagtha (como ya hemos dicho) como preludio de esa asamblea real llamada la Feria de Tara, en la cual se debian instaurar las leyes y las costumbres, y confirmar los anales y los registros de Irlanda, para que los altos cancilleres (ardollamhs) pudieran registrar todo lo que fue apropado por ellos en el Tumbo de los Reyes, que se llamaba el Psalterio de Tara; y cada costumbre y registro que habia en irlanda que no fuese conforme a lo contenido en ese libro supremo no era tenido por genuino. No podemos detallar aquí las leyes y las costumbres que habian sido solemnemente ordenadas en la Feria de Tara, porque los libros de las Sentencias de los Tuaithe (Breithemhnas Tuaithe) estan llenos de ellas. Solo recordaré aquí la costumbre instituida en la Feria de Tara relativa al lugar que corresponde en la mesa a los nobles y a los guerreros en el salón de banquetes cuando se reunen para un fiesta” (25). Señala GARCÍA siguiendo a numerosos autores, como en las grandes fiestas célticas de la antigüedad el rey era la figura principal, teniendo la obligación de celebrar el banquete, comida sacrificial, convocar la asamblea judicial y presidirla, junto a la organización de todo tipo de impuestos y la confección y promulgación de las leyes. Todo esto se hacía en el transcurso de grandes ferias o asambleas estacionales. Entre los principales impuestos aportados por los hombres libres y cabos da casa, granjeros propietarios de una yugada “cabezas de familia” de cada Treba/=Civitas /Populus /Tribu /Teuta /Túath /Cantref/ etc., estaba el llamado censo, cis/cens en el ámbito indoeuropeo consistente en un pago anual a sus señores por razón de su imperium o señorío. Este impuesto de tipo vasallático vertical, llamado Cis, o Censum y también tributo cuadragesimal por pagarse en cuaresma (26), consistía en una previamente determinada cantidad de renta, ora en especie ora en metálico, ora gravosa, ora simbólica, más en todo caso, iba acompañado de la obligación de alojar y dar de comer al señor y a su séquito y cabalgaduras (Briugaid celto-atlántica) cada vez que acude a cobrarla, convirtiendo al dependiente en una categoría jurídica llamada en irlandés Briugú o “hospedero” esa obligatoria provisión de hospitalidad. El prior ilustrado de Juvia (27), (Narón, A Coruña) emprendía una vez al año una larga jornada hasta un remoto casal en San Andrés de Teixido para cobrar una minúscula renta y beber el caldo de gallina que le preparaba una anciana al tiempo que anotaba en los libros de rentas del priorato “no se debe dormir quien asa sus castañas”. El señor de un Treba, “Princeps” (*Corono), cabeza de un nutrido clan familiar, solo debía yantar, conducho, colleyta o collaçom al rey, su señor natural y el único exento entre todos los grados de la sociedad laica, de pagar tal impuesto, salvo, claro está a su emperador, similar en esto a los reyes territoriales irlandeses o galeses Árd Rí y así en una gradacíon subalterna la briugaid celto Atlántica convertia en hospederos a todos los cabezas de familia de la sociedad laica, de arriba abajo, hasta terminar en los siervos. (1) Victor COVIÁN "Foros" EJE XVI. p 529. (2) XII Tab. II i. (3) B. GARCÍA FERNÁNDEZ-ALBALAT Guerra y Religión en la Gallaecia y la Lusitania Antiguas, Edicións do Castro 1990. (4) Presentado por el director de esta tesis, prof. Dr. Don José María LUZÓN NOGUÉ, a la sazón Director General de Bellas Artes y archivos en el Monasterio de San Martín de Xuvia, el Día Internacional de los Museos en febrero de 1991. (5) GARCÍA FERNÁNDEZ-ALBALAT. ob. cit. p. 266. Fué un gran paso pese a que considerándolas divinidades locales de poca importancia siguiendo a Tovar (ob. cit., pp. 311, 319) no contextualizó o asoció con el Oenach las categorías divinas o epítetos Trebopala, Toudo/Pala '*Tewto Pala', y Crougin/Toudadigoe 'Croio Teutático' la autora. (6) Id. Ibid., p. 266. (7) Consideramos necesario echarle una ojeada al calendario del mundo rural tradicional. Los Celtas atlánticos dividían el año no por los equinocios y los solsticios sino por la percepción física del tiempo. El año solar se iniciaba en marzo en el mundo mediterráneo indoeuropeo. Esto no ocurría en el atlántico pues el Año Celta comenzaba el 1º de Noviembre, en Samaín y a pesar de la reforma de César del Calendario este atávico comienzo mediterráneo no se debió de imponer con las otras cosas, en la Gallaecia Bajo Imperial y durante buena parte, de la Edad Media, confirma esto, el hecho de que Martín de Braga, en el S. VI de nuestra era considera de necios celebrar la entrada del año en enero y proponía celebrarla en marzo (cf. GONZÁLEZ REBOREDO, MARIÑO FERRO, Entroido en Galicia. 1987. p.18). El verano o época clara comenzaba en el Atlántico en la Candeloira “Candelaria” en febrero de quien dice el ARCIPRESTE DE HITA: “se aleja del invierno y anuncia ya el verano” era un período de actividad febril. (8) It was then, too, that he was given four portions of the provinces, out of which he made the present Meath, as the peculiar territory of the successive high kings of Ireland /247/. For, although Meath was the name of the territory which is beside Uisneach from the time of the children of Neimhidh to the time of Tuathal, still Meath was not the name of the portions that were taken from the provinces until the time of Tuathal, and he made it into a territory distinct from the provinces. Now, when Tuathal had put these four parts together and made them into one territory called Meath, he built therein four chief fortresses, that is, a fortress in each of the portions. Accordingly he built Tlachtgha in the portion of Munster which goes with Meath; and it was there the Fire of Tlachtgha was instituted, at which it was their custom to assemble and bring together the druids of Ireland on the eve of Samhain to offer sacrifice to all the gods. It was at that fire they used to burn their victims; and it was of obligation under penalty of fine to quench the fires of Ireland on that night, and the men of Ireland were forbidden to kindle fires except from that fire; and for each fire that was kindled from it in Ireland the king of Munster received a tax of a screaball, or three-pence, since the land on which Tlachtgha is belongs to the part of Munster given to Meath. /248/ Geoffrey KEATING, translated into English and preface by David COMYN, Patrick S. DINNEEN and Marianne Mcdonald via the CELT Project CELT: Corpus of Electronic Texts: a project of University College, Cork (2002) Distributed by CELT online at University College, Cork, Ireland. http://www.ucc.ie/celt (9) Prueba de esto la patata, por venir a suplantar u ocupar su lugar en la dieta campesina gallega aún hoy en muchos lugares del Pais es llamada por los viejos castaña da terra. (10) Lat. carduus “cardo”, ai. kasati “frota”, “friega”, “raspa”, lat. carro, ere “cardar lana”, lit. carshiu “peinar”, “cardar”, “cepillar” llamandose en nuestros días carrop al “erizo” de las castañas en Bearnés. Las “Nyphae carstaecae”, literalmente “las raspadoras” se llamaban previsiblemente así según MONTEAGUDO porque limpiaban, raspando, las costras de la psoriasis. Parece pues que las ramas de los indoeuropeos (ilirios, italos, celtas) aprovecharon la castaña silvestre, pero según lo piensa MONTEAGUDO, esas castañas podrían ser de la variedad cultivada importada del Próximo Oriente, pudiendo haber llegado, en lo que se llama World Economic Systems, con las puntas, puñales y mazas o hachas planos del Egeo ca. 1900 a. C. Precisamente esta fecha tan antigua como insospechada podría tener un aval etimológico, también muy antiguo en la voz magosto, que pertenecería al Alteuropaïsche y no al Céltico. (11)Esta exactitud descriptiva, según el sabio MONTEAGUDO, recuerda la de otros nombres de lugar, sobre todo nombres de ríos y lo expuesto sobre la propia voz castanea: Magosto: ie. mak “pisar, aplastar, apretar, amasar.” lat. maccare, it. ammacare “pisar, esmagar, lat. macerie-eris, muro debarro pisado; ie. uers “arrastrar, resbalar contra el suelo: lat. verro (adobe) vorro, rrere, uerri uersum “arrastrar, barrer” aisl. vorr “golpe de remo, palada”, let. Varsms “raso”, voroch medote “monton de trigo” (POK. 169) concluyendo Monteagudo que COROMINAS se habría podido equivocar por no no ofrecer ningún respaldo crítico a sus asertos. (12) “En era de mil trescientos mas ochenta y uno anos” (año de 1343) el Arcipreste de Hita, Juan Ruiz, anota una interesante secuencialización estacional (in Libro del Buen Amor. ed. N. Salvador Miguel. pp, 195-200. Orbis 1983) común a la órbita castellana, leonesa, galaica y astur. “Diciembre. “El segundo comía toda carne sal presa [ARCIPRESTE DE HITA]”. De diciembre a Pascua es el periodo de menor ritmo en el trabajo agrícola, la Navidad es el mes del cambio solsticial, se celebraba, y celebramos, en Trasancos la gran “feria del 13” de Santa Lucía por trasladarse sin duda desde el día 21. Afín al cambio solsticial el dicho popular recoge “por santa Lucía mengua la noche y crece el día” y revela claramente sus orígenes. No es casual la proximidad de la feria al Marco de Portonovo (que divide 3 ayuntamientos, con huella y folclore del ciclo de Valverde) el Monte Esperón y fuente de la Moura (folklore o mitos encuadrados en la primera función como mostramos en la anterior publicación), pervivencia probable de la gran feria anual (OENACH/FORUM) de la Tierra de Trasancos. Otras fiestas como la de los Inocentes del día 28 aún trasparentan pese al pretexto cristiano, la persistencia de las tradiciones campesinas, o lo que es lo mismo, paganas. Enero es un mes de descanso relativo, días cortos y largas noches animan el entorno de la lareira donde solo se hace la luz con la llegada del Fistor según el consabido dicho “chega o fistor e afaise o día”. fistor cf. comparativamente filisteos>fisteus) es posiblemente latinizada como filistor conocida palabra celta para el file vate. “Enero. Gallinas en buen guiso él comía a menudo [ARCIPRESTE DE HITA]”. (13) Este calendario actuaba, y actúa todavía hoy en sinergia con el solar, regulando gran parte de la actividad económica de los campesinos gallegos; señalando el momento de la matanza del cerdo, de salar la carne o el pescado, permitiendo predecir el tiempo " As Témporas" y muchas otras cosas, era el calendario lunar de ciclos, atendiendo a las fases lunares y base cuadragesimal; ciclos de cuarenta días, presentes en las celebraciones religiosas de lejano origen sancionadas por la iglesia, que comienzan en ocasiones con la luna llena (GAINEBET), período correspondiente a un mes y medio lunar. La asimilación de estos períodos por el cristianismo, sancionados por santos y por sus festividades religiosas permite que pervivan hasta hoy en día ocupando cuarenta días la Cuaresma (de gran importancia económica en el comercio interno por el consumo de pescado salado); la fecha en la que se pagaba el tributo cuadragesimal; tienen cuarenta días el lapsus entre la Pascua de Resurrección y la Ascensión, y el espacio que separa la Navidad del comienzo del Carnaval. “En era de mil trescientos mas ochenta y uno anos” (año de 1343) el Arcipreste de Hita, Juan Ruiz, anota una interesante secuencialización estacional (in Libro del Buen Amor. ed. N. Salvador Miguel. pp, 195-200. Orbis 1983) común a la órbita castellana, leonesa, galaica y astur. (14) Cortar las viñas en las zonas de vino blanzo, preparar la tierra para la siembra de cebada o las avenas de abril. (15)Pues tras esta referencia a la construcción de Tailtiu por Tuathal, se dice, quizás si lo que decimos es correcto, como queriendo rectificar un error “Pero fue sin embargo Lughaid Lamhfhada quien funda la primera asamblea de Tailtiu en commemoración anual de su madre nutricia, Tailtiu, hija de Mag Mor [LLanura Mayor] rey de España, que era la mujer de Earc, último rey de los Firg Bolg”. (16) The third fortress which Tuathal built, called Taillte, is in the portion of the province of Ulster joined to Meath; and it was here the fair of Taillte was held, in which the men of Ireland were wont to form alliances of marriage and friendship with one another. And a most becoming custom was observed in that assembly, namely, the men kept apart by themselves on one side, and the women apart by themselves on the other side, while their fathers and mothers were making the contract between them; and every couple who entered into treaty and contract with one another were married, as the poet says: The men must not approach the women, /Nor the women approach the fair bright men, /But every one modestly/ biding apart /In the dwelling of the great fair.[...] This was the amount of that tax, namely, an ounce of silver for each couple that got married there. Geoffrey KEATING, p.249, translated into English and preface by David COMYN, Patrick S. DINNEEN and Marianne MCDONALD via the CELT Project CELT: Corpus of Electronic Texts: a project of University College, Cork (2002) Distributed by CELT online at University College, Cork, Ireland. http://www.ucc.ie/celt (17) Para Fernando ALONSO ROMERO “Según LEHMANN-NITSCHE, la Gallina, y también las Gallina con los pollitos, es el nombre popular de las Pléyades en Francia, Italia, Alemania, Inglaterra, Dinamarca, Checo-Eslovaquia y Rumanía (LEHMANN-NITSCHE, 1923, 84) […] Fue por tanto, el conjunto estelar de las Pléyades, que coincidía en las Islas Británicas con la celebraciónn de Beltane, el primer día de mayo (KRUPP, E. C. 1979, 33). Sin embargo, según las investigaciones de diversos autores las Pléyades se conocían ya desde tiempos muy anteriores a los de los celtas. Incluso se especula sobre la posibilidad de que los hombres que realizaron las pinturas rupestres de Lascaux, en Dordoña, Francia, alrededor del año 15300 a. C., conocieran ya perfectamente bien la posición en el firmamento de las seis estrellas principales que forman esa constelación, puesto que sobre los cuernos de la gran figura del uro pintado en Lascaux se ven seis puntos distribuidos de tal forma que coinciden con la imagen que hombres que pintaron las cuevas de Altamira, entre el Auriñaciense y el Magdaleniense (del 26000 al 13000 a. C.), los primeros que representaron en sus pinturas algunas de las constelaciones que obsErvamos en el hemisferio norte” Fernando ALONSO ROMERO. “La Gallina y los Polluelos de Oro”, in Anuario Brigantino, 2002, nº 25, pp.64-6. (18) Los escoceses y los gallegos hacían como hoy adivinanzas al amanecer con huevos cascados en un recipiente en la noche anterior. En O Val (Narón), en la Pena Molexa, que la sostiene con un dedo meniño ‘meñique’ la Vella, ‘Vieja [constructora del paisaje gallego y de los megalitos, que baja por su Arco da Vella, “Arco Iris”, a buscar las PIEDRAs que le amontonan los niños gallegos] para retechar con ellas el cielo “que é de bóveda”, uno de los muchos mitos concentrados en esta roca figurativa, quiere ver en ella un Rey encantado con su ejército alredor; al amanecer de ese día, una mora encantada, de gran belleza ofrece sus tesoros a los presentes (y se dice que alguno tiene llevado hasta tres mulas de oro), aguardando inútilmente para ser liberada a que alguien, entre los tesoros que ofrece a la vista, la escoja a ella, forma única de romper el secular encanto. Se pagaban en junio las primicias de los roxelos y anellos en Trasancos. (19) “brillante” “reluciente” cf. Belenos en paredría con Belisama, etc. (20) On the portion he had acquired from the province of Connaught he built the second fortress, namely Uisneach, where a general meeting of the men of Ireland used to be held, which was called the Convention of Uisneach, and it was at Bealltaine that this fair took place, at which it was their custom to exchange with one another their goods, their wares, and their valuables. They also used to offer sacrifice to the chief god they adored, who was cailed Beil; and it was their wont to lighttwo fires in honour of Beil in every district in Ireland, and to drive a weakling of each species of cattle that were in the district between the two fires as a preservative to shield them from all diseases during that year; and it is from that fire that was made in honour of Beil that the name of Bealltaine is given to the noble/248/ festival on which falls the day of the two Apostles, namely, Philip and James; Bealltaine, that is Beilteine, or the fire of Beil. The horse and the trappings of every chieftain who came to the great meeting of Uisneach were to be given as a tax to the king of Connaught, as the place in which Uisneach is belongs to the part of the province of Connaught given to Meath […]Geoffrey KEATING, p.249, translated into English and preface by David COMYN, Patrick S. DINNEEN and Marianne Mcdonald via the CELT Project CELT: Corpus of Electronic Texts: a project of University College, Cork (2002) Distributed by CELT online at University College, Cork, Ireland. http://www.ucc.ie/celt. (21) APIANO Iberia. 42. “En la Olimpiada cuarta después de la 150 muchos ïberos que estaban desprovistos de tierras se apartaron de los romanos, e igualmente hicieron los lusones, que viven en las inmediaciones del Ebro. Fulvio Flaco entabló combate con ellos y los derrotó; muchos de éstos se esparcieron por las ciudades, pero como no tenían tierras y llevaban una vida errante, se refugiaron en Complega, ciudad recién edificada y fortificada, que había crecido rápidamente. Salieron de allí y exigieron de Flaco que les entregase una túnica, una espada y un caballo por cada hombre que había perecido en la anterior guerra, y que saliese de Hispania antes de que sucediese algo más grave; les contestó que les llevaría muchas túnicas y, siguiendo los pasos de los emisarios, cercó la ciudad. Ellos contrariamente a la forma con que le habían amenazado, se dieron a la fuga”. Traducción de Narciso SANTOS YANGUAS, Textos para la Historia Antigua de España, 1ª ed. Oviedo 1980, p.139-40. (22) DIODORO XXIX 28. (23)De Baloni. In Dei Nomine, ego Guntrode Ferueiz, una pariter cun filio meo Ferueo, et filia mea Guntrode Pelaiz in domino Deo eternam amen. Placuit nobis adque conuenit nullis quoquegenti imperio nec suadenti articulo, set propia nobis fuit uoluntas, ut faceremus kartula de ipsa hereditate de Baloni a tibi filio meo Froila Pelagii pro ipso tuo caballo que mihi dedisti que ego dedi a Uermuu Petriz et pectauit illum ad ille Uermudus Petriz pro intentione de ipso meo filio prenominato Ero Pelaiz qui tenuit ille Ero sua terra de Uermuu Petriz et dimisit ille Ero illa terra sine gratude Uermudd Petriz, et proinde pecit ille Uermuu illa hereditate ad illa Guntrode pro pignora que si illa potuisset abere suo filio quod redisset ratione de illa terra, et illa non potuit illum habere per nullum ingenium et proinde do ego Guntrode ipso kaualo de meo filio Froila, et saco ipsa hereditate de Uermuu Petriz […].Tumbo II Sobrado, fol. 127 r. Transcripción de Pilar de LOSCERTALES DE VALDEAVELLANO. (24) Con respecto a la cuantía de la loitosa de los no caballeros, la resistencia a su pago a lo largo del tiempo hará que lo que originariamente fue el cuadrúpedo de más valor de la casa, el mejor vestido, etc. con el tiempo fuera menos gravosa y así el antiguo pago de la mejor cabeza de ganado de la casa, se convierte en dos cabras o en dos ovejas “de lo mediano y razonable” Este cambio se pudo haber producido ya en tiempos del rey Alfonso XI que privilegió a los trasanqueses con la hidalguía, pero esto no ocurría en todos los cotos del monasterio de Pedroso. Pedro Vidal, en el Apeo de Pedroso de 1549 (PENA 1991: 498) menciona expresamente “la mejor prenda que tengan sayo o capa”. Hay que tener en cuenta que los campesinos gallegos del s. XVI vestían muy bien: en el testamento de Garci López de Sedes de 15 de marzo de 1489, este manda a María Leal “miña sobriña, catro varas de morilla (seda) para una saia […]e a Juan de Lousada, duas varas de morilla […] e Alfonso de Piagolongo , quinientos pares de brancas para unha capa […] a Juan Pérez do Chaelo duas capas de morilla […] Este lujo se daba en una Galicia volcada en el tráfico mercantil y el comercio marítimo internacional. En Santiago el Abad de Leiro le echó la culpa de un mal año agrícola en 1586 al castigo divino por el exceso de lujo en el vestir de los campesinos recordando los tiempos “cando os homes vestíanse das ovellas e non tiñan capas negras nin capotes de coores [...] nin as mulleres traían mantillas nin as necedades que agora usan” [Hª Galicia. Ed. Planeta II, p. 22]. A esto aunque aquí la loitosa se enmascara con el funeral hay que añadir otro pago considerable a la otra cara de la jurisdicción a la iglesia, en Pedroso dos toledanos de pan, a los que había que sumar 28 panes y otros pagos por varios conceptos, por sacar la cruz de la iglesia con el consabido responso, y despues en el acompañamiento por cada pouso al pie de cada cruceiro y el consabido responso, se hacían cuatro de estos “pousos plaios” siguiendo un ritual determinado por la tradición. En el primeiro pouso al hechar los clérigos del acompañamiento el segundo praio, pagaban los familiares del difunto medio azumbre de vino (3 maravedis, y un cuarto de roxelo “cabrito” o de pescado de similar valor. En los otros tres pousos se hacían nuevos praios y otras ofrendas pagadas por la familia del difunto. Cada coto tenía su propio ritual funerario, en esencia el mismo. Así los moradores de Santa Mariña do Monte de la jurisdicción del Monasterio de San Salvador de Pedroso (E. CAL PARDO, p. 123) no estaban obligados a pagar el medio azumbre de vino en el primer pouso pero pagan una considerable loitosa: 4 ferrados de pan, 1 almallo “toro” de tres años, 3 roxelos de cabras o ovejas y 7 reales; en Bardaos (cf. CAL PARDO, ibi. p. 128) aparte de la capa o en su defecto el capote o sayo, pagan de loitosa medio almallo de tres años y un roxelo de un año arriba de cabras y de ovejas, más dos toledanos de pan de trigo, centeno o avena “del que tuviere del bueno y del malo, y además la cera labrada que sobrare de las honras y mortuorio”; tras la muerte del difunto los de Bardás tenían un año y un dia para hacer el pago efectivo (cf. CAL PARDO, ibid. p. 128). Sin embargo Doso, sin que sepamos por qué, estaba exento del pago de los derechos funerarios de luctuosa. (25)[...] The fourth royal fortress, Tara, is situated in the part of Leinster given to Meath, and there the Feis of Tara was held, every third year after the sacrifice had been offered to all the gods at Tlachtgha (as we have said) as a prelude to that royal assembly called the Feis of Tara, at which they were wont to institute laws and customs, and to confirm the annals and the records of Ireland, so that the ardollamhs might inscribe all that was approved of them in the Roll of the kings, which was called the Psalter of Tara; and every custom and record that was in Ireland that did not agree with that chief book were not regarded as genuine. We shall not give here in detail the laws or the customs that were severally ordained at the Feis of Tara, for the books of the Breithemhnas Tuaithe are full of them. I shall only give here the custom that was instituted at the Feis of Tara regarding the placing of the nobles and warriors for meals in the banquet-halls when they met for a feast /254/[…]Geoffrey KEATING, p.249, translated into English and preface by David COMYN, Patrick S. DINNEEN and Marianne Mcdonald via the CELT Project (2002) Distributed by CELT online at University College, Cork, Ireland. http://www.ucc.ie/celt. (26)Fiesta móvil que mostrando su carácter precristiano y antiquísimo entra con la luna llena. (27) Riquísimo priorato, dueño entre muchas propiedades de buena parte de los fundos o solares de uno de los más modernos y populosos barrios de España, el barrio de A Madanela “La Magdalena” de Ferrol, en la segunda mitad del siglo XVIII, percibiendo de ellos sus rentas y, sobre todo, el impuesto jurisdiccional de transmisión llamado laudemio. Les ruego disculpen la extensión del texto. Salud y Gloria Druidas.

  5. #5 crougintoudadigo 28 de mar. 2006

    CARO DINGO. LO CELTOATLÁNTICO EXISTE. CARO DINGO ES TAMBIÉN CELTOATLÁNTICA TODA LA PENÍNSULA IBERICA CON RÍOS TRIBUTARIOS DEL ATLÁNTICO. NO SON MODAS. ES CELTICIDAD ACUMULATIVA. NI MÁS NI MENOS. LAS PERPÉTUAS BRÉTEMAS SON ALGO QUE HAY QUE SUFRIR, PREGÚTESELO EN VERANO A LOS PLAYEROS AFECTADOS POR LA RASA CANTÁBRICA, LA BRUMA PERPETUA, DESDE ORTIGUEIRA A RIBADEO Es el precio que gustosos pagamos en agosto -como también pagamos si podemos, o pagaríamos si pudiésemos, y muy gustosos, también en agosto, el precio de unas vacaciones en Mallorca- los habitantes de los Finisterres atlánticos, por tener tan exuberante una belleza como por ejemplo las Fragas do Eume. . Es también Atlántica y Cantábrica España, no sólo es, caro Dingo, Mediterránea. COMO LO DE LAS NIEVES PERPETUAS, LO CELTOATLÁNTICO NO ES UNA MODA.ES.... ES.... PERPETUO, NO HAY RAZÓN PARA EL ENFADO, NI PARA LA PÉRDIDA DE NERVIOS, NI PARA LOS CELOS. Bueno para los celos sí que hay razones. Galicia, caro Dingo, es, se lo jura CROUGINTOUDADIGO por la charca de Villar, y lo es en todo, para lo bueno y para lo malo, como la Dulcinea del Toboso o como la Dueña Dolorida . Sin par. MODAS LO SON, COSILLAS COMO LO DE LA INVASIÓN A GALICIA DESDE LA CELTIBERIA Y OTRAS LINDEZAS DE LOS TORDILLOS (TURDULI), que no ofenden ni pueden ofender. Léase el National de este mes. Los reinos celtas. Un artículo escrito en primera persona por un O'Neill. Senior Writter y National Editor of Asia. Vea en él las impresiones que causan esas nieblas cuando se viaja por los paises celtoatlanticos. Empieza así "¿Queimporta si los celtas desaparecieron como civilización hace mucho tiempo? Sus lenguas, su música y su espíritu desafiante siguen presentes en las costas atlánticas de Europa. Empieza así (por Tom O'Neill, fotografías de Jim Richardson) Encontrar a un celta en la Europa del siglo XXI no es dificil. Para ello son necesarios algunos billetes de Ferry, un buen par de botas y un oido bien aguzado para localizarlo. Dirija sus pasos lo más al oeste posible, hasta los mismísimos acantilados y ensenadas del Atlántico, no importa que sea en Francia, Inglaterra, Irlanda o las Islas más occidentales de Escocia. Gire la vista. Todo lo que verá son PIEDRAs, montones de ellas apiladas en forma de cercas, talladas para construir casas o proyectándose como nudillos en un campo yermo. Seguramente estará lloviendo. Caliente, caliente.... Termina así veinte páginas despues A la postre, ¿Que es una tierra celta? Para hallar una respuesta convincente, decidí finalizar mi viaje en Galicia, en el extremo noroccidenta de España [...] Termína así en la página 21, Junto al mar, en el santuario de San Andrés de Teixido, observé como peregrinos y otros visitantes se alineaban junto a una fuentede tres caños, y pese al cartel que prohibía beber de ella, juntaban sus manos bajo el manantial y bebían [...] Me encaramé a lo alto del acantilado, con las olas del océano Atlántico batiendo bajo mis pies. Miré hacia el norte, al horizonte. Ésta era la tierra celta de los vivos, que se extendía a lo largo de 1500 kilómetros, desde aquí hasta la puerta de un pub escocés. NADA COMO LA SENSACIÓN DE SENTIRSE EN CASA." in "Los reinos celtas". National Geographic Magazine (España), Marzo 2006, p5 6-79 Pues eso, como diría Santa Teresa de Todos los Campos, no es por enredar, pero cuando Crougintoudadigo se bajó del avión (Santiago-Madrid, Madrid-Paris, Paris-Brest, 3 aviones) en Brest, yéndose con su paredros Andrés Pena al Colloque International "Les Celtes e la Peninsule Ibérique (6, 7 y 8 de noviembre de 1997) resbaló y se calló con su paredros sobre unos tojos, en medio de un temporal atlántico y de unos gaiteros. Por la noche cenó unos callos con garbanzos. Valla cena más pesada. Picaban los callos y picaban los tojos, al Crougintoudadigo y a su paredros al alimón. NADA COMO LA SENSACIÓN DE SENTIRSE EN CASA SIC FATUR CROUGINTOUDADIGO SALUD Y GLORIA DRUIDAS y buenas noches

  6. #6 Airdargh 29 de mar. 2006

    Salud druídas Airdargh les saluda como un hombre libre para decirles que ya contestará, si debiese y supiera, lo que de mí sus palabras, en corresponderse pudieran mientras al comentario de Buxato que más arriba dice "Claro que a lo mejor todo esto viene de las historias que se inventaba de aquella la panda para evitar que los jovenes, lanzados y fogosos en la guerra y el amor anduviesen a las carreras con las mozas que iban a lavar al río... " él mismo Airdargh a su vez comenta: Pos bueno, yo creo que la cosa viene de más atrás ya que el mito hunde sus raíces en arcaicos sagrados conceptos que vinculan al guerrero a la tierra y sus fronteras, por eso opino al igual que autores como MacKillop o Manuel Alberro que efectivamente la lavandeira de Galicia es la misma figura sobrenatural que la céltico irlandesa washer-woman at the ford, o lavandera del vao, que aparece en las leyendas de aracaica literatura oral lavando las ensangrentadas ropas de una persona que está a punto de morir. Es la misma, tal es su poder !oh, dioses del Pindo!, por el que se manifiesta de diversas maneras en cada versión y relato que con el tiempo remodela las capas que lo envuelven pero el enxebre cerne de su celticidad indoeuropea conservan, tal es su poder, el de mostrarse de las diversas maneras que los relatos relacionan asociándola al río, que es mágica frontera al mágico mundo del otro lado que Élla vela , no en vano reza mi artículo: "La figura de la lavandera en un río lavando las ensangrentadas ropas, además de la coraza y las armas del guerrero, al igual que en el NO. Ibérico son, en Irlanda, presagio fatal para el dueño de las mismas.", ni me dan risa los diálogos de besugos (ni si es que evitarlo pueda, aunque así crean sea necesario que el que yo lo lamente, valga la pena). No pienses que pueda ser casualidad que Reve sea de la guerra el río, y ella guarde, las de los guerrerros, torcidas armas. En el Letheo aguarda Reve, u otra diosa que en el río lo es de la guerra, para volverlo frontera, al general romano Brutus, un río donde no sólo perdieron a sus jefes los célticos se separaron de los túrdulos y disgregaron, por ser el del Olvido, pues en él, de sus tierras guardaban sus fronteras, aquellas bravas tribus norteñas que hacían olvidar la idea de cruzarlo al más osado de los atrevidos, sin el de la diosa guerrera que lo guarda consentimiento, y al que brinda las armas el del norte valeroso guerrero. También el romano Brutus tuvo que retroceder, vilipendiado ya por los nativos que le robaran sus provisiones, totalmente atemorizado ahora ante el poder del Sol en el Norte, debiendo huír de las sagradas tierras que había osado mancillar, profanando con su presencia allí la frontera que guardaba la diosa del río a la que las tribus del norte se encomiendan, haciendo al romano retroceder. Durante aún buen par de siglos más guardan arrojadas por sus pueblo, matadas las armas del valeroso guerrero que consagra con sangre sus orillas, la de la frontera que hizo surgir Reve abriendo las piernas y orinando eternamente como una diosa de la Isla Sagrada tierra irlandesa, y que aun guarda mostrándose como lavandeira, a la luz de la luna, bajo la misma triplicidad de la Matres Galaica todavía en el muy tradicional lendario gallego, como tres lavandeiras, para castigar a quien ose increparla, mientras lava la diosa guerrera la sangre de las armas del norteño guerrero desde inmemoriales hasta los eternos tiempos, que por ella halló el umbral al paraíso reservado a los más valientes y como dignos hijos de las del Norte tierras bravas, defendieron. Tal es el poder sobre la vida el de la muerte, el de la del norte deidad del río que bajo la luna gallega todavía se muestra para cobrarse las de las enemigas víctimas incautas almas que la molestan y debido respeto no profesan, Ella es la del río, el de la fértil también en muertes, la de usurpadores y propios, que de viva agua es frontera, en las que gotas de sangre del valeroso caído por ella guerrero etrenamente navegan, y sus ropas y armas se lavan y friegan, y por la memoria del arrojado en el combate valiente guerrero ella vela, haciendo daño y causando la pena del incauto que en la boca no lleva una PIEDRA mostrando así respeto a la memoria del guerrero, que con la diosa guerrera, desde las aguas del sagrado río nos observan. Salute caros druidas!

  7. #7 Camalio 20 de mar. 2008

    ¿Por qué hablar tanto de las relaciones entre Irlanda y Galicia?. No he podido leer tanta información o comentarios, ni los he analizado, ni estudiado...  estoy interesadpo en otro tema: Bretaña y Galicia.

    Al medioleer todo lo enterior me parece que hay algunos detalles que pueden ser bretones y que a través de ellos han llegado a Galicia. No sería extraño: lo bretón, lo gallego y lo irlandés tienen un denominador común: lo celta.

    San juan, las PIEDRAs, el fuego, el mar... ¿Podría alguién relcionar todo lo anterior con Galicia y Bretaña?.

    Gracias por anticipado y también gracias por todo lo escrito con anterioridad, no sé cómo lo voy a asimilar...

  8. #8 Anfus 20 de mar. 2008

     Bretaña es también Finisterre, Fin del Mundo, y seguro que existen analogías, paralelismos entre los dos Finisterres atlánticos, pero la sagrada Erin es más Finisterre, más Fin del Mundo, siendo además isla lo que debió preservar mejor algunas cosas en su aislamiento. De ahí, en la consideración de una supuesta menor ineralterabilidad por causa externa que deforme o altere la tradición están acorde a lo pretendido satisfactoriamente realizadas las comparaciones, reseñando específicos los puntos en común que ponen en relación ambas comunidades.  

    Te animaría Camalio, no obstante, a que expongas algunas de esas similitudes que propones, seguro que igualmente interesantes. Se me ocurre ahora aparte de lo de Finisterrae, las cruces de PIEDRA y cruceiros que afloran en ambos lugares, a veces por la cristianización de lugares de culto paganos...

  9. Hay 8 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba