Autor: Alfonsohispania
viernes, 24 de marzo de 2006
Sección: Artículos generales
Información publicada por: Alfonsohispania


Mostrado 21.192 veces.


Ir a los comentarios

ROMA TOTAL WAR

Un juego de ordenador que puede hacernos aprender bastante mientras disfrutamos.

Llevo una temporada jugando al ROMA TOTAL WAR y quiero comentaros mis impresiones, pues creo que a más de uno le pueden interesar: .- El juego comienza más o menos en la época inmediatamente anterior al comienzo de la primera guerra púnica, si bien hay alguna que otra licencia histórica para darle mayor jugabilidad. Acaba en el año 20 d.C. creo recordar. .- Los programadores han conseguido reporducir con gran fidelidad tanto el aspecto externo de las diferentes unidades de la antiguedad como su procedimiento operacional. Es decir, los legionarios romanos son tropas de infantería pesada con expecional movilidad y maniobrabilidad. Las falanges son lentas y poco maniobrables si bien son muy difíciles de batir de frente, no así de flanco o por la retaguardia, etc. Las tropas romanas comienzan como hastati, priceps y triarii más los équites a caballo y los vélites --tropas típicamente republicanas--, más tarde, en un momento aleatorio para no quitarle jugabilidad al juego, se produce la reforma de Mario y se pueden empezar a reclutar legionarios, primero con lóriga de escamas y luego de placas (esto es, según la secuencia histórica orginal) y también los auxilia. .- Los diferentes bandos a escoger por el jugador contienen la gran mayoría de las unidades de la Antiguedad de las que se tiene constancia según los escritos. En este caso existen algunas licencias para equilibrar algún bando, poco poderoso en caso contrario. ej: unos curiosos legionarios númidas... obviamente para que este bando tenga también algo de infantería pesada y el jugador que lo emplee pueda aspirar a ganar el juego. Por lo demás, todo muy correcto: elefantes cartagineses y seleúcidas; catafractas pesadas en las tierras orientales, carros escitas, tropas de infantería ligera íbera, etc, etc. .- Las ciudades muestran un realismo gráfico maravilloso. No me sorprende que hayan empezado ya a usar el motor gráfico del juego para hacer documentales históricos. También está muy logrado el rigor histórico (al menos dentro de mis conocimientos). Un ejemplo muy bueno: los tejados de las ciudades romanas aparecen cubiertos de tégulas con su caractéristico reborde transversal. Los amurallamientos poseen un espesor acorde con la lógica militar pudiéndose combatir en los adarves, lo que da una idea muy aproximada de como tenía que ser una lucha en ese lugar. Las murallas de las ciudades romanas están inspiradas en la muralla aureliana de Roma (simplificación obvia, aunque acertada y bonita de ver). Si el enemigo toma la muralla se puede (y se debe si no se quiere perder la plaza) seguir luchando en las calles con las pocas tropas que le queden a uno, entre templos, depositos acuarios, domus, insulae y demás estructuras que todos conocemos y amamos. Llega a resultar emocionante y muy épico. Recuerdo con especial agrado cuando logré salvar in extremis la ciudad de Leptis Magna, emboscando a los atacantes egipcios en un par de calles, allá en las proximidades del foro. .- Las batallas alcanzan un realismo gráfico y dinámico excepcional (también se está usando su motor gráfico para hacer documentales). El jugador puede dar órdenes a las unidades a su gusto, maniobrando, ordenándolas cargar, etc, todo ello sin perder de vista las especificidades de cada clase de unidad. Gracias a esto he empezado a comprender en serio como era una batalla en la Edad Antigua. Por ejemplo: en las primeras batallas que tuve falanges bajo mi mando me dieron unas palizas terribles los romanos (y todo Dios en realidad) porque no cubría sus flancos, las ordenaba atacar sin considerar la ruptura de la línea o las exigía una maniobrabilidad que no tenían. Tampoco usaba bien la caballería para envolver los flancos del enemigo (en realidad la mandaba a atacar de frente las falanges enemigas con un par de h..., resultado: 95 % de bajas). Una chapuza como estratega, vamos. Tuve que reflexionar un poquito acerca de lo que sabía de Historia Militar antigua antes de empezar no ya a ganar batallas sino a conseguir que el ejército no se me desbandara a la primera de cambio y me masacraran diez mil hoplitas, lo mejor del Atica y el Peloponeso, en un pis pas. Ahora sí que lo hago bien. Sigo las tácticas de Alejandro en Gránico y Gaugamela, las de Anibal en Trasimeno y Cannas, etc. No hay guapo que me rodee una falange: mi caballería y las tropas ligeras se encargan de ello y bordo la táctica anibálica del yunque-martillo, inmortalmente inagurada en Cannas. Lo mismo se puede decir para todos los demás tipos de tropas: ahora sé usar tropas ligeras hispanas (he aplastado legión tras legión a base de tácticas anibálicas y tomado Roma tras cruzar los Alpes), tracios con falcata, galos, me encantan las falanges, caballería pesada y ligera. Sólo flaqueo a la hora de usar los elefantes. No se me dan bien ni usarlos ni defenderme de ellos. Utilizando los egipcios (de PTOLOMEO, descendiente del diadoco) me dieron unas palizas de espanto los seleúcidas, cuyos elefantes rasgaban mis hileras de lanceros del Nilo como si fueran de papel. Con los arqueros, usando flechas encendidas, he aprendido un poco a contenerlos --con suerte, se desbandan encabritados, algo histórico como sabeis-- pero aún así no se me dan bien y los temo por ello. Menos mal que los romanos no usan elefantes, que si no... Ni que decir tiene que gracias a esto comprendo muchísimo mejor cualquier estudio sobre batallas de la antiguedad. De verdad que la cosa no tiene color. Si podeis, haced la prueba. Quien disfrute con estos temas no va a salir defraudado, seguro. Un saludo, amigos Alfonsohispania

-


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


    No hay más información.
    ...0

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba