Autor: joselito
miércoles, 22 de marzo de 2006
Sección: Artículos generales
Información publicada por: joselito


Mostrado 26.235 veces.


Ir a los comentarios

Receta Tortilla de patatas (Tortilla española)

a la rica tortilla!!!

pa chuparse los dedos!

Como veo que se permiten artículos que no tienen que ver ni con la historia ni prehistoria ni leches, ahí va el mío. Receta Tortilla de patatas (Tortilla española) Receta fácil (3 personas) Ingredientes Receta básica: 4 huevos 1/2 kilo de patatas Aceite (un vaso, 1/4 de litro) Sal Pasos Receta: Paso 1: Lavar y cortar las patatas en laminas finas. Una vez puesto el aceite a calentar se echan las patatas, añadiendo un poco de sal y se fríen. Truco: Si la tortilla gusta con las patatas más desechas puede ir desaciéndose la patata con la rasera mientras se mueve. Cuando se vean doradas se apartan y es importante que escurran el aceite en un colador o en un plato con papel absorbente. Paso 2: Se baten los huevos con un poco de sal y una vez batidos se añaden las patatas, mezclándolas bien con el huevo batido. Paso 3: Se prepara de nuevo la sartén en el fuego con dos cucharadas pequeñas de aceite que cubran una lamina del fondo de la sartén. Se echa la mezcla del huevo y las patatas. Truco: mover agitando la sartén con habilidad para que no se pegue la tortilla. Cuando se perciba que está cuajada se pone una tapadera encima y se da la vuelta a la tortilla (es fácil, solo hay que hacerlo con seguridad). Se le puede dar vueltas hasta que quede dorada por ambos lados según el gusto... Y ya está nuestra tortilla de patatas. Variantes / Trucos/ Secretos: Tortillas de patatas (la recetas toman la receta base), las hay de muchas clases. Más de 300 recetas podriamos darles. He aquí las mejores: Tortilla de patatas y cebolla: todo igual; se añade la cebolla cortadita en trozos finos un poco después de las patatas. Tortilla de patata y guisantes: es otra posibilidad, recomendamos que los guisantes estén muy tiernos y se añaden hacia el final. Tortilla de patatas a la española. El truco de esta receta es servirla fria y acompañada de mayonesa (Simone Ortega y sus 1.080 recetas de cocina, excelente libro). Tortilla de patatas con chorizo. Es otra posibilidad (muy de agradecer cuando se lleva tiempo fuera de España), troceando rodajitas de chorizo y añadiéndolas hacia la mitad. Tortilla de patatas cabreada (huevos estrellados): se trata propiamente de un revuelto de huevos fritos con patatas fritas, hechas por separado. Tortilla de patatas con jamón serrano. Una vez hecha la tortilla se añaden unas lonchas muy finas de buen jamón serrano que cojan algo del calor y vayan fundiendo su rico sabor... servir inmediatamente para comer ¡está increíble! Trucos: si no se quiere aceitosa no abusar del aceite. Si le gusta la patata hecha puré entreténgase como si fueran unas migas rompiendo la patata mientras se fríe.Tortilla de patatas con atún. Servirla con atún y un buen tomate partido es también una idea muy atractiva (se puede mejorar si la casamos con un buen bonito en escabeche). Tortilla de patatas con pimientos morrones. Los pimientos morrones se echan con la cebolla. Tortilla de patata con fiambres. Una vez hecha se corta en tacos como si fuéramos a hacer tapas o pinchos de los que nos comemos en un bar, preparamos un plato de fiambre (fuet, salchichón, chorizo, tacos de jamón, lomo..) con un vaso de vino tinto o una cerveza muy fría si es verano. ¡Que aproveche!! Para vegetarianos tenemos la Tortilla de patatas Vegana: patatas, pimientos verdes, cebolla, leche de arroz, aceite de oliva y sal (propuesta desde Chile). Tortilla de patata con jamón york y queso. La lonchas de jamón y queso se echan entre la mezcla de la patata y el huevo. La tortilla de patatas (tortilla española) algo más que un delicioso y nutritivo plato, historia de España y los pueblos de América. La patata es un alimento que une a España y América en sus raíces y en su cultura. Hay historias en la red y datos muy curiosos. Deberíamos inventar (si no está hecho), la tortilla de patatas con guacamole para restaurar un maridaje latino que tiene mucho sentido ya que esta tortilla que llamamos española quizás fuera inventada en un convento de tierras peruanas o cualquier lugar del Atlántico. José Félix Valdivieso cita datos muy curiosos en su foro sobre la historia de la tortilla de patatas. La llamada tortilla española tiene en América otra denominación (aunque con variantes): Tortilla de papas. Es un plato latino (con raíces peruanas) según la historia. Es tan popular que en Internet que su receta se encuentra en los cursos de aprender español para extranjeros. Habría que buscar una denominación latina para la tortilla, dado la influencia americana - peruana...

Más informacióen en: http://www.http://www.euroresidentes.com/Recetas/tortilla_patatas.htm


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Brandan 22 de mar. 2006

    Historia de la Tortilla. Tomado de La Gastroteca "Como puede comprobarse, en las recetas primitivas de estas tortillas no se usaba la patata, que más tarde debido a la gran difusión que este tubérculo adquirió en la cocina española, se incorporó para aumentar su poder alimenticio. Las primeras noticias de las patatas, encontradas en el Nuevo Mundo, se tuvieron en España en el año 1516 a través de Pedro Mártir de Anghiera, milanés, que fue cronista de los Reyes Católicos, pero fueron los hombres de Pizarro los que las conocieron en 1532 cuando exploraban Cajamarca en el norte del Perú. Es probable que las primeras patatas llegaran a España a manos de Pedro Cieza de León. Fueron presentadas a Carlos I y algunos ejemplares se enviaron al papa Julio II como curiosidad botánica y no es del caso relatar las vicisitudes que corrieron estos ejemplares que cumplieron un papel importante en la difusión de esta solanácea en Europa. No cabe duda que fueron los españoles los primeros en cultivar la patata en Europa con fines utilitarios, como se puede comprobar en distintos documentos que lo acreditan, así, por ejemplo, se sabe que en el año 1575 el Hospital que regentaba la Hermandad de la Caridad de Sevilla pasaba por eventuales dificultades económicas y por el consejo de alguno de los indianos repatriados, los hermanos utilizaron las patatas que se cultivaban en algunas heredades a orillas del Betis para alimentar a los enfermos, obteniendo una buena aceptación por parte de éstos. A la vista del éxito se decidió plantar estas solanáceas en los huertos conventuales. El 19 de diciembre de 1577, la madre Teresa de Jesús enviaba desde Ávila una carta a la priora del Convento del Carmen, de Sevilla, para agradecerle unas patatas y algunas fruslerías que le había enviado. Estos hechos y algunos más que podían citarse, demuestran que en estas fechas ya existían en Andalucía patatares, muy anteriores a los que el irlandés J.T. Dillon afirma haber visto en Galicia en 1789 y aún a los que en 1736 denunciaba el párroco de Santiago de Bravos, en la provincia de Lugo. Se desconocen el lugar y la fecha en que se cocinó por primera vez una tortilla de patatas, pero es muy posible que naciera entre los siglos XVII y XVIII en cualquier lugar hoy ignorado que lo mismo pudo ser en el modesto hogar de un campesino andaluz, que en una comida de fortuna realizada por trajinantes o soldados en una venta junto al camino como aquellas que conocieron las desventuras del Ingenioso Hidalgo. Acaso se comió por vez primera en el refectorio de un convento, o se inventó por el cocinero de una casa noble, o nació en la estancia de una dama criolla en las lejanas tierras peruanas, pues un plato tan sencillo, sin pretensiones, que puede ser comido caliente o frío, muy adecuado para pitanza a los arrieros que la llevaran en las alforjas colgando de los adrales del carro o a lomos de la mula de paso, junto a la hogaza trigueña, un seco trozo de queso ovejuno y un zaque vinatero. Sea cual fuere su origen, la tortilla de patatas enraizó fuertemente en la vida española, tanto, que no era concebible merendona, alifara, pasatarde o romería donde no estuviera presente, acompañada del mollete y la bota de vino o a veces del lebrillo con zurra o limonada. Nuestra tortilla de patatas debe ser siempre redonda, amarilla y esplendorosa como el disco solar, admite en su seno sin perder autenticidad el maridaje de la cebolla y algunas veces, con verdadero acierto, unas briznas de escabeche de bonito. Pero su mayor gracia se la confieren la abundancia de huevo y el estar bien cuajada, huyendo de esa consistencia babosa de la que algunos gustan, pero que la hace desmerecer ante sus verdaderos adictos, pues la tortilla española debe quedar compacta y prieta, lo que la permitirá conservarse apetitosa durante un par de días. Por algunos comentaristas se ha dicho que la tortilla de patatas, conocida universalmente como "Tortilla española", era bien conocida en Navarra cuando se luchaba contra las huestes napoleónicas y afirma José Mª Iribarren que así lo prueba un memorial anónimo en el que se hablaba del alimento de la tropa en el año 1817 que fue presentado ante las Cortes en Pamplona. Otros autores confirman que este tipo de tortilla era plato habitual en estas tierras durante la primera guerra carlista (1833-1840) y que en cierta ocasión en una comida de campaña, le fue ofrecida una tortilla de patatas al general carlista Zumalacárregui. La tortilla de patatas figura en diversos recetarios del siglo XIX como manjar de uso frecuente y "El Practicón", su autor, Ángel Muro, tan afrancesado en sus gustos culinarios, le dedica gran interés y describe minuciosamente su confección. Como curiosidad se incluye la siguiente receta de origen sefardí, procedente de Salónica, de la que podemos fijar fecha de origen y que está redactada en ladino, con el título "Omleta kon patata frita al modo Sepharade", su traducción es la siguiente: "Se pelan y lavan cuatro patatas medianas. Se cortan en cuartos y se fríen en una sartén conteniendo aceite caliente, durante un par de minutos. Se trasladan los fritos a una segunda sartén. Se vierten los huevos batidos sobre las patatas, se cubren y se dejan cocer a fuego dulce. Se vuelve la tortilla para que se dore su segunda cara. Se sala y se consume bien caliente". http://www.redepapa.org/historiatortilla.html

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba