Autor: molartrash
martes, 30 de mayo de 2006
Sección: Artículos generales
Información publicada por: molartrash


Mostrado 14.189 veces.


Ir a los comentarios

EL JIHAD ISLAMICO A TRAVES DE LA HISTORIA

-

Polémicas sobre su Definición

Muchas descripciones polémicas del Islam se han centrado críticamente en el concepto islámico del jihad. Jihad, considerado el sexto pilar del Islam por algunos musulmanes, se ha entendido para significar guerra santa en estas descripciones. Sin embargo, la palabra en árabe significa " luchar " o " agotar su esfuerzo, " para satisfacer a Dios Within la fe del Islam, este esfuerzo puede ser individual o colectiva, y puede aplicarse a conducir una vida virtuosa; ayudar a otros musulmanes con caridad, la educación, u otros medios; Islam de la predicación; y luchando para defender a musulmanes.

Su historia

En su recién publicado, absorbente y excelente libro Comprender la jihad (University of California Press), David Cook, de la Rice University, desecha el debate de bajo nivel que ha rabiado desde el 11 de Septiembre acerca de la naturaleza de la jihad – si es una forma de belicosidad ofensiva o (más agradablemente) un tipo de auto-mejora moral. Cook desecha como "ridícula y sentimental" la controversia de John Espósito de que la jihad alude "al esfuerzo por llevar una vida buena". A lo largo de la historia y en el presente, establece Cook de modo definitivo, el término significa principalmente "guerra con significado espiritual". Su logro descansa en remontar la evolución de la jihad desde Mahoma a Osama, siguiendo cómo ha cambiado el concepto durante catorce siglos. Este resumen no hace justicia a la extensa investigación de Cook, los prolíficos ejemplos y los profundos análisis, pero incluso un esbozo en miniatura sugiere la evolución de la jihad. El Corán invita a los musulmanes a dar sus vidas a cambio de garantías de paraíso. El Hadith (relatos de las acciones y afirmaciones personales de Mahoma) elaborado sobre el Corán, proporciona prescripciones específicas sobre tratados, pagos, botines, prisioneros, tácticas y mucho más. Los juristas musulmanes tejieron entonces estos preceptos en un órgano de ley. Durante sus años en el poder, el profeta se implicó en una media de nueve campañas militares al año, o una cada cinco a seis semanas; así que la jihad sí que ayudó a definir el islam desde su mismo amanecer. La conquista y la humillación de los no musulmanes eran una característica capital de la jihad del profeta. Durante los primeros siglos del islam, "la interpretación de la jihad era descaradamente agresiva y expansiva". Después de que las conquistas se desplomaran, los no musulmanes apenas suponían amenaza, y las nociones sufíes de jihad como auto-mejora se desarrollaron complementando al significado marcial. Las Cruzadas, el esfuerzo europeo de siglos de duración por controlar Tierra Santa, brindó a la jihad nueva urgencia y promovió lo que Cook llama la teoría "clásica" de la jihad. Encontrarse a la defensiva llevó a un endurecimiento de las posiciones musulmanas. Las invasiones mongolas del siglo XIII subyugaron gran parte del mundo musulmán, una catástrofe sólo mitigada parcialmente por la conversión nominal que los mongoles al islam. Algunos pensadores, Ibn Taymiya († 1328) en particular, llegaron a distinguir entre musulmanes verdaderos y falsos; y a dar a la jihad nueva relevancia, al juzgar la validez de la fe de una persona según su disposición a emprender la jihad. "Jihads de purificación" en el siglo XIX tuvieron lugar en diversas regiones contra compañeros musulmanes. La más radical e importante de éstas fue la jihad de los wahabíes en Arabia. Basándose en Ibn Taymiya, condenaron a la mayoría de los musulmanes no wahabíes como infieles (kafirs) y emprendieron la jihad contra ellos. El imperialismo europeo inspiró esfuerzos de resistencia jihadista, notablemente en La India, el Cáucaso, Somalia, Sudán, Argelia, y Marruecos, pero todos al final fracasaron. Este desastre significaba que se necesitaba un nuevo pensamiento. El nuevo pensamiento islamista comenzó en Egipto y La India en los años veinte, pero sólo adquirió su carácter contemporáneo de ofensiva belicosa fundamentalista con el pensador egipcio Sayyid Qutb († 1966). Qutb desarrolló la distinción de Ibn Taymiya entre musulmanes verdaderos y falsos para juzgar a los no islamistas como no musulmanes y declarar la jihad contra ellos a continuación. El grupo que asesinó a Anwar El-Sadat en 1981 añadió posteriormente la idea de la jihad como camino a la dominación del mundo. La guerra anti-soviética en Afganistán llevó al paso final (hasta la fecha) en esta evolución. En Afganistán, por primera vez, los jihadistas llegaron de todo el mundo para luchar en nombre del islam. Un palestino, Abdaláh Azzam, se convirtió en el teórico de la jihad global en los años 80, dándole un papel central del que nunca se había oído, juzgando a cada musulmán exclusivamente por su contribución a la jihad, y haciendo de la jihad la salvación de los musulmanes y del islam. De esto surgió rápidamente el terrorismo suicida y bin Laden. El estudio erudito y oportuno de Cook tiene muchas implicaciones, incluyendo estas: El modo actual de entender la jihad es más extremo que el de cualquier momento anterior de la historia islámica. Este fundamentalismo sugiere que el mundo musulmán atraviesa una fase, una que debe soportar y superar, comparable a los horrendos períodos análogos de Alemania, Rusia, o China. Habiendo evolucionado la jihad constantemente hasta este momento, continuará sin duda haciéndolo en el futuro. La forma extrema de jihad practicada actualmente por Al-Qaeda y otros podría conducir, predice Cook, a su "rechazo tajante" por parte de la mayoría de los musulmanes. La jihad podría convertirse entonces en un concepto no violento. El gran desafío para los musulmanes moderados (y sus aliados no musulmanes) es hacer que se produzca el rechazo, y con la rapidez debida.

Más informacióen en: http://es.danielpipes.org/article/2676


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 naupaktos 20 de mar. 2006

    Buen artículo. Enhorabuena. Sólo una matización, y no a tus comentarios en él, sino a la opinión del señor Cook: ese "rechazo tajante" por parte de la mayoría de los musulmanes no sólo no se da, sino que retrocede en pro de la ganancia de adeptos y recogida de apoyos del jihadismo. Es un hecho, claro está, según a las encuestas de que echemos mano, que el movimiento jihadista registra un número cada vez mayor de apoyos entre amplias capas de musulmanes, descontentos y desencantados en unas sociedades, las suyas, sus propias naciones, en las que no encuentran casi oportunidades. Debidamente adoctrinados en el odio al infiel occidental. Occidente cayó en el error de tolerar y apoyar a regímenes despóticos y tiránicos, al mismo tiempo también sucumbió a la tentación de apoyar a movimientos revolucionarios de "izquierda" en los países de Oriente como forma de contención y oposición al bloque soviético. Ahora, cae en la cuenta de que muchos de los regímenes que hoy conforman, por ejemplo en el norte de África, un baluarte frente al islamismo, deben ser apoyados (léase el primo Mohamed) como seguro de tranquilidad ante el rearme ideológico del islamismo y su imparable ascensión...demasiado tarde: los islamistas en Marruecos ya dominan un tercio de las circunscripciones electorales y por ende, del parlamento; y eso sin presentarse en todo el territorio marroquí con listas a las elecciones; el apoyo y simpatía hacia Ben Laden es superior a todos los pronósticos. Si a todo esto le sumamos el ambiente de férreo control estatal-policial, la escasez de libertades individuales y colectivas, la penosa situación económica de un porcentaje elevadísimo de población, y un sinfín de circunstancias más sobre las que no me extenderé por no desviarme más aún, sumado todo eso, obtendremos una respuesta algo más clara de por qué progresa el terror jihadista en uno de los países que, contrariamente a lo que se esperaba de él, no sólo no avanza por la senda de las libertades, sino que se sumerge en un caos que ya se le empieza a escapar a un inepto gobernante con aires imperialistas, que pretende alimentar a sus fieles con carnaza de conquistas y parafernalia militarista: Ceuta, Marruecos, Canarias, Sáhara,... sueños de grandeza que no consiguen anclar las simpatías de los marroquíes a su figura, porque de imperialismos postreros nadie se llena el estómago. Los moderados musulmanes deben reponder, pero ya! Pero, no nos engañemos, no podemos pedirles decisión y coraje frente a unos descerebrados mientras, por la puerta de atrás, seguimos dando soporte económico y político a los caudillos más inútiles, iletrados, ineptos y asesinos del planeta.

  2. #2 crougintoudadigo 21 de mar. 2006

    Salud y Gloria molartrash CROUGINTOUDADIGO le saluda Y saluda a los druidas ¡Salud y Gloria druidas! Y en diciendo vd. como colofón a una muy suya e interesante exposición: "El modo actual de entender la jihad es más extremo que el de cualquier momento anterior de la historia islámica. Este fundamentalismo sugiere que el mundo musulmán atraviesa una fase, una que debe soportar y superar, comparable a los horrendos períodos análogos de Alemania, Rusia, o China. Habiendo evolucionado la jihad constantemente hasta este momento, continuará sin duda haciéndolo en el futuro. La forma extrema de jihad practicada actualmente por Al-Qaeda y otros podría conducir, predice Cook, a su "rechazo tajante" por parte de la mayoría de los musulmanes. La jihad podría convertirse entonces en un concepto no violento. El gran desafío para los musulmanes moderados (y sus aliados no musulmanes) es hacer que se produzca el rechazo, y con la rapidez debida". ¡SALUD Y GLORIA NAUPAKTOS! Y en haciendo lo propio, diciendo Vd., Naupaktos, como colofón a una muy suya e interesante matización de la anterior exposición: "Los moderados musulmanes deben reponder, pero ya! Pero, no nos engañemos, no podemos pedirles decisión y coraje frente a unos descerebrados mientras, por la puerta de atrás, seguimos dando soporte económico y político a los caudillos más inútiles, iletrados, ineptos y asesinos del planeta". Ahora les dice, saliendo a la palestra CROUGINTOUDADIGO, tras esta introductoria introducción, que le da la impresión y aún le parece, que Vds tienen más razón que un santo, y es tan solo una opinión. Pero le parece también a CROUGINTOUDADIGO que los que van a responder ya en realidad, y ya están respondiendo, no lo son, ni parecen serlo, -ni es crougintoudadigo parecer que lo vayan a ser- los moderados musulmanes. Y les piensa crougintoudadigo, claro está, que a los moderados musulmanes, aunque ellos no nos pinten nada por ahora (porque con los moderados, como con la Verdad por delante, podríamos ir con la cabeza bien alta hoy por hoy casi a todas partes en realidad menos a donde tenemos que ir), sin embargo se les tendría que ayudar ¿Por qué no? Occidente les podría ayudar, de entrada, estándose quietecito, sin meter más la pata. Occidente les podría ayudar [aunque en este punto habría que tener un punto de cuidado por que, y aún distinguiendo las churras de las merinas, como beneficiarios y electores de la cosa, o de las 'cosas', tal vez, en esa medida nos deberíamos considerar todos afectados o implicados y TODOS son aquí todos quienes en el mundo mundial han elegido o consentido a líderes nefandos], enchironando y mandando, "Oh los que entrais, perded toda esperanza ( ¿la de salir con vida de ese lugar a día de hoy? )", al Tribunal Penal Internaciónal de la Haya, donde domiciliaríamos ad calendas maias a quienes por motivos acaso nada limpios, y aún obscura per obscuriora, por motivos que nunca se nos confesarán, con arriesgadas mentiras de modo irreparable vulneraron la quieta y pacífica convivencia del mundo mundial, o arruinan las esperanzas, el futuro y el modo de vida de cientos, miles o millones de personas en todo el mundo. Y mientras de modo conveniente hospedamos y empaquetamos nuestras‘cosas’, en segundo lugar, habría que romper (se puede hacer con un gran grito, o a grititos), el silencio culpable de Occidente, que en sus titubeos podría estar dando la impresión de que es de los que ceden, aunque no ceda, ante el brillo del oro; el silencio culpable que podría estar dando la impresión de que Occidente usa, aunque no las use, diferentes varas de medir ante la injusticia. Cuando más conviene paliar los efectos de una terrible tempestad -y no siempre debida a la ira de Dios-, la devastación de una tormenta, la falta de equidad ni es eficaz ni inspira confianza. Y si a ayudar vamos, Occidente el primero, no deberíamos perder tiempo esperando a que amaine el temporal, si es que amaina algún día lejano. Y el día que amaine, deberíamos para acabar con el rencor ayudar a todos, no solo a los moderados pensadores islamitas, a reconstruir los devastadores efectos de la destrucción pasada. Acaso para que todo deba cambiar para seguir mejor, acaso nos convendría refundar las propias Naciones Unidas si es que algo falla en ellas ¿No les parece? Acaso deberíamos crear algo, y aún alguillos, si existe bajo el sol algo creíble que sea decente, algo capaz de catalizar una intervención internacional, e intervenir, ¡Quietos, paraos!, do quier que se cometan tropelías y brutalidades. Acaso deberíamos crear algo creíble. Algo capaz por su autoridad moral de tomar provisionalmente las riendas de un país nefando, de acabar con la corrupción, de crear infraestructuras, escuelas, colegios, campos, regadíos, sanidad pública. De poner donde hacen falta al frente de los proyectos a dignos funcionarios, de concebir eficaces instrumentos que permitan que otros se animen a hacer los deberes que hace mucho tiempo se hicieron, y no sin violencia, según se presume, en Occidente. Y CROUGINTOUDADIGO piensa que luego en Occidente habría que reactivar un poquito la Historia olvidada- Y a veces le parece a CROUGINTOUDADIGO que Occidente se va para atrás como el cangrejo en algunas cosas, renunciando a su privilegiada posición, o -solo es un crougintoudadigo parecer-, que Occidente brilla menos porque que gastadas con los siglos se habrían apagado o fundido muchas luces y que debe reponerlas o siguiendo el curso del Sol hacerse una reválida pisando de nuevo sus pasos-. Y tal vez así ayudaríamos los Occidentales en su sana intención de separar la (quae verborum inmoderatio) sus conceptos de 'Iglesia' y del Estado a los moderados pensadores islamitas. Aunque eso parece como que no es 'cosa nostra' , cosa de ellos, y si tiene que suceder, posiblemente sucederá cuando tenga que suceder. Tienen de nuevo Vds. más razón que un santo, cuando dicen que habría que ayudar con el ejemplo moral. Occidente tendría que ayudar, el primero, a aquellos que aunque por ahora no pintan nada , podrían de manera convincente enseñar sin embargo un claro día de mañana, que en su concepto la Guerra Santa responde a una lucha interior del individuo que busca la perfección, o podrían de manera convincente enseñar sin embargo un claro día de mañana que los derechos humanos, no sólo pueden ser "derechos de los musulmanes", ni lo podrían ser de los Occidentales, pues que son universales, y por ser universales lo son de todos por igual. Y cuando nos hace ver naupaktos, de nuevo más lleno de razón que un santo, que por la puerta de atrás, seguimos dando soporte económico y político a los caudillos más inútiles, iletrados, ineptos y asesinos del planeta. CROUGINTOUDADIGO se lo otorga, acaso con el común planetario de los pensantes, del orbe mundial, que se deviene en plano. Y porque no son privativos como de club privado los ‘derechos humanos’ de los creyentes de una determinada religión, sea cual sea. Occidente también tiene que tener una sola vara de medir, igual para todos. Una severa vara para quienes matan o gasean en Dachau hombres, mujeres y niños. Severa vara de medir para quienes maten, atomicen o churrasquen hombres, mujeres y niños desde Hiroshima y Dresde hasta la selva vietnamita o la casa de fulano. Severa vara de medir para quienes maten inocentes. Los responsables de los genocidios todos, chicos o grandes, donde quiera que estos se perpetren o donde quiera que estos se planifiquen, deben ser castigados por las Naciones Unidas. Pero Occidente debe tener también en esto, muy a la vista de todos, una vara de medir justa (y la justeza puede darla ahora una vara de medir larga, generosa y tendida, aunque sea –es cosa crougintoudadiga- como el brazo de la Dueña Dolorida) para los necesitados, para los que tienen hambre y sed de justicia donde quiera que estén. Pero aunque no se le escapa a CROUGINTOUDADIGO, ni al común de los pensantes, que, en diciendo estas cosas, con nefandas intervenciones y alocadas políticas fomentamos, el odio y el terrible rencor generacional, que dura y dura generaciones, contra Occidente, aún así, dicho sea de paso, Occidente sigue, querámoslo o no, siendo un relámpago de luz que rasga las tinieblas en este bello o triste mundo. Pero aunque no se le escapa a CROUGINTOUDADIGO, ni al común de los pensantes, que hurgamos en lo profundo del dolor de la llaga de todos, aunque no se le escapa a CROUGINTOUDADIGO, ni al común de los pensantes, que agravamos la infección y aún los occidentales corremos el riesgo de aparecer, in conspectu orbis, como responsables de lo que podría ser ya una incurable herida universal ante el mundo mundial. Pues eso como lo diría San Agustín, 'in conspectu tuo tibi tacite fit et non tacite: tacet enim strepitu clamat', debemos de decir alto y claro, querámoslo o no, que es Occidente es todavía un solitario, faro de luz que rasga las tinieblas, es y será Occidente, mientras los occidentales lo sepamos conservar, un viento acogedor, de libertad que disipa las brumas, las brétemas, y el oscurantismo de este nuestro atribulado mundo. Y PORQUE pese a lo dicho no cela CROUGINTOUDADIGO lo que con un certero análisis dice Vd., señor Naukpactos: "Es un hecho, claro está, según a las encuestas de que echemos mano, que el movimiento jihadista registra un número cada vez mayor de apoyos entre amplias capas de musulmanes, descontentos y desencantados en unas sociedades, las suyas, sus propias naciones, en las que no encuentran casi oportunidades. Debidamente adoctrinados en el odio al infiel occidental. Occidente cayó en el error de tolerar y apoyar a regímenes despóticos y tiránicos, al mismo tiempo también sucumbió a la tentación de apoyar a movimientos revolucionarios de "izquierda" en los países de Oriente como forma de contención y oposición al bloque soviético. Ahora, cae en la cuenta de que muchos de los regímenes que hoy conforman, por ejemplo en el norte de África, un baluarte frente al islamismo, deben ser apoyados (léase el primo Mohamed) como seguro de tranquilidad ante el rearme ideológico del islamismo y su imparable ascensión...demasiado tarde: Los islamistas en Marruecos ya dominan un tercio de las circunscripciones electorales y por ende, del parlamento; y eso sin presentarse en todo el territorio marroquí con listas a las elecciones; el apoyo y simpatía hacia Ben Laden es superior a todos los pronósticos […]" En pasando a otro asunto, efecto o consecuencia del anterior ¿Creerá CROUGINTOUDADIGO para desenmarañar el lío de este enredo que nada nos vendría mejor que un ‘pacto entre caballeros' por la justicia y el comercio justo? ¿Creerá CROUGINTOUDADIGO para desenmarañar el lío de este enredo que entre políticos (gente honrada con el voto) nada nos vendría mejor , en pleno proceso globalizador, que una política justa y honrosa? ¿Creerá CROUGINTOUDADIGO para desenmarañar el lío de este enredo que nada nos vendría mejor, el plemo proceso globalizador, que una Santa y Felíz Alianza de Civilizaciones, y aún llena de deportividad como aquellos santos y felices palos de golf, y llena de fair play, y llena de civilismo, y de cives, y de civil civilidad? ¿Creerá CROUGINTOUDADIGO que siempre, en pleno proceso globalizador, nos queda el diálogo, y el buen rollito, para desenmarañar el lío de este enredo y otro congreso, y otro, o los que hagan falta… por si falla la alianza, o por si nos fallan las civilizaciones? Ai, santiño, santiño, santiño crougintoudadig ti has ir prao ceo deritiño ¿No les parece? PERO ¿Y si nos fallan l@s preservativ@s espectativas? ¿y si nos fallan los diagnósticos? ¿Y si nos fallan los pronósticos? ¿Y si la esperada implosión en el sistema hostíl no acontece? Dios no quiera que pase, y si pasa que Dios ayude al Estado, y nosotros con él, y nos asista a nuestras esforzadas fuerzas de seguridad Pero, mientras la cosa no falla Eso. ¡Conferencia!, ¡¡Confereencia!!, ¡¡¡Confereeencia!!!. Yupiii! Organicemos, en tiempo de fallas, todos juntos, con pompa anual, una gran conferencia de Civilizaciones ¿Por qué no?. No adelantemos acontecimientos. Pero mientras la cosa no falla, organicemos todos juntos -y CROUGINTOUDADIGO el último-, en tiempo de fallas, un Gran Congreso Eso. ¡Congreso!, ¡¡Congree sos!!, ¡¡¡Congreeee sos!!!. Propongo para un GRAN CONGRESO DE CIVILIZACIONES un gran CONCURSO DE ESLÓGANES Propongo a modo de ejemplo y talante, en tiempo de fallas y de buen rollito un primer eslogan CROUGINTOUDADIGO "CONGRESO MUNDIAL DE CIVILIZACIÓNES, DE GRANDES PROBLEMAS ENORMES SOLUCIONES" No sin terminar con crougintoutáticas e inocentes lecturas es, no se por qué (¿Será por el sufijo celta de Samani-ego? ¿Será por quitarle hierro a un asunto tan serio? ¿Será por el inconsciente ese? ¿Qué será, será?) Nuestra crougintoudadiga intención advertirles señores druidas antes que no vienen al tema que nos ocupa aquí. Que dolor, por un descuido… Ni con alfileres, ni con calzador se nos convendrían las lecturas propuestas al caso o a la seriedad del caso, ni cualquier parecido sería pura coincidencia. Al tuntún, et, sive potius, al tontón ¿Será la evocación del congreso ese… o ese? Sin saber por qué CROUGINTOUDADIGO les pone y les propone unas gatunas coplillas morales que solo concurren sin venir a cuento Felix María SANMANIEGO y a su fábula El CONGRESO DE LOS RATONES (A Don Tomás de Iriarte) Desde el gran Zapirón, el blanco y rubio, que después de las aguas del diluvio fue padre universal de todo gato, ha sido Miauragato quien más sangrientamente persiguió a la infeliz ratona gente. Lo cierto es que, obligada de su persecución la desdichada, en Ratópolis tuvo su congreso. Propuso el elocuente Roequeso echarle un cascabel, y de esa suerte al ruido escaparían de la muerte. El proyecto aprobaron uno a uno, ¿quién lo ha de ejecutar? Eso ninguno. «Yo soy corto de vista. Yo muy viejo. Yo gotoso», decían. EL CONCEJO SE ACABÓ COMO MUCHOS EN EL MUNDO. PROPONEN UN PROYECTO SIN SEGUNDO; LO APRUEBAN; HACEN OTRO. ¡QUÉ PORTENTO! PERO ¿LA EJECUCIÓN? AHÍ ESTÁ EL CUENTO. (Libro tercero, fábula VIII) Y esta de propina LOS RATONES Y EL GATO Marramaquiz, gran gato de nariz roma, pero largo olfato, se metió en una casa de ratones. En uno de sus lóbregos rincones puso su alojamiento; por delante de sí, de ciento en ciento, les dejaba por gusto libre el paso, como hace el bebedor, que mira al vaso; y ensanchando así más sus tragaderas, al fin los escogía como peras. Éste fue su ejercicio cotidiano; pero tarde o temprano, al fin ya los ratones conocían que por instantes se disminuían. Don Roepan, cacique el más prudente de la ratona gente, con los suyos formó pleno consejo, y dijo así con natural despejo: «SUPUESTO, HERMANOS, QUE EL SANGRIENTO BRUTO, QUE METIDOS NOS TIENE EN LLANTO Y LUTO, HABITA EL CUARTO BAJO, SIN QUE PUEDA SUBIR NI AUN CON TRABAJO HASTA NUESTRA VIVIENDA, ES EVIDENTE QUE SE ATAJARÁ EL DAÑO SOLAMENTE CON NO BAJAR ALLÁ DE MODO ALGUNO». El medio pareció muy oportuno; y fue tan observado, que ya Marramaquiz, el muy taimado, metido por el hambre en calzas prietas, discurrió entre mil tretas la de colgarse por los pies de un palo, haciendo el muerto: no era ardid malo; pero don Roepan, luego que advierte que su enemigo estaba de tal suerte, asomando el hocico a su agujero, «hola, dice, ¿qué es eso, caballero? ¿Estás muerto de burlas o de veras? Si es lo que yo recelo en vano esperas; pues no nos contaremos ya seguros aun sabiendo de cierto que eras, a más de gato muerto, gato relleno ya de pesos duros» Si alguno llega con astuta maña, y una vez nos engaña, es cosa muy sabida que puede algunas veces el huir de sus trazas y dobleces valernos nada menos que la vida. (Libro quinto, fábula I) Pues eso De fábula. Salud y Gloria druidas Buona sera

  3. #3 hartza 21 de mar. 2006

    ma gavte la nata!!!

  4. #4 Airdargh 21 de mar. 2006

    non enxergo ren

  5. #5 crougintoudadigo 22 de mar. 2006

    Ecco Sabio piamonte

  6. #6 crougintoudadigo 22 de mar. 2006

    ECCO Piamonte ¡Salud y Gloria!

  7. #7 Onnega 22 de mar. 2006

    ¡Salud y gloria Crougintou...! ¡Fuerza y honor!

  8. #8 Airdargh 24 de mar. 2006

    Tengo muy buenos amigos musulmanes. Ayer precisamente estuve con mis buenos amigos, pues se ofrecieron a echarme una mano con mis mudanzas. Mientras, en su casa, luego mi buen amigo servía el te a su estilo, aventándolo desde alto según me explicaba para que se enfríe y en el sahara, para que el polvo fino de la arena quede en el fondo o algo así, volvía a decirme que un día tengo que ir allí, a su tierra con él para conocer aquello y allí él servirme el te en una jaima , él es saharahui, y sí es con él encantado iría, me resulta grata su compañía, su nobleza, y el sentido y valor que la amistad cobra con mi buen amigo está muy por encima de las diferencias entre nuestras religiones, culturas o el color de nuestras pieles. Te deseo mucha suerte desde aquí, amigo mío, que puedas arreglar ese papel en Fuerteventura donde desembarcaras, ojalá todos los cristianos y españoles fueran como tú en el trato y la consideración para con los demás, igual de humanamente personas y con tan nobles sentimientos, que es lo que cuenta. Sí por mi fuera cambiaba en mi páis a unos cuantos por gente como tú. Suerte mi hermano!

  9. #9 molartrash 26 de mar. 2006

    Como dice Crougintoudadigo en su fabulosa opinión: "Salud y gloria" a todos los lectores de Celtiberia

  10. Hay 9 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba