Autor: Cierzo
martes, 07 de marzo de 2006
Sección: Toponimia
Información publicada por: Cierzo
Mostrado 52.603 veces.


Ir a los comentarios

Ibones del Pirineo aragonés

-

Para los amantes de la hidronimia y de la montaña os voy a presentar una lista de ibones del Pirineo aragonés, para los que se atrevan a buscar significado a sus nombres lo hagan. Del mismo modo iré incluyendo algunas fotos para los que les guste la montaña se animen a visitar alguno. IBÓN DE ESCARPINOSA Parece que la palabra “Ibón” podría estar relacionada con el Ibai (rio) euskera, y quizá la misma raiz que encontramos para el rio Iber (Ebro) Según wikipedia “Los ibones son pequeños lagos de montaña de origen glaciar situados en los Pirineos, generalmente por encima de los 2.000 metros de altitud. Son, en muchos casos, el origen o nacimiento de los ríos de Aragón. Etimológicamente, la palabra ibón deriva con casi completa seguridad del vocablo vasco "ibai" (río), y servía en su origen para designar a las fuentes cuyas aguas manan a borbotones; cuando el terreno donde se sitúa el manantial forma un vaso, estas aguas dan origen a lagos de mayor o menor tamaño, según las características orográficas del terreno donde se sitúa el manantial. Están "censados" un total de 94 ibones de muy diferentes tamaños y formas; algunos son utilizados para alimentar pequeñas centrales hidroeléctricas. Hay ibones encantados, donde, según las leyendas locales, "viven" hadas, como el de Plan. Otros ibones conocidos son los de Anayet y el de Sabocos.” En ellos habitan las FADAS D'OS IBONS Ibón de Acherito o Ibón de la Cherito Ibón de Tortiellas o Ibón de Tardiella, Ibón de Tortiella Ibón de Estanés o Ibón de Astanés Ibón de Orná o Cravelas, Ibón de Oruá Humedal de Aguas Tuertas Humedal de Plana Mistresa o Humedal de Paúl de Bernera Ibón del Escalar Ibón de Astún Ibones de Anayet (El Mal Paso) 1 Ibones de Anayet (El Salto del Agua) 1 Ibones de Anayet (El Salto del Agua) 2 Ibón de Samán o Ibón de Iserias Ibón de la Sierra Ibón de Bucuesa Ibón de Piedrafita Ibón de Sabocos Ibón de los Asnos Embalse de Ip o Ibón de Ip Embalse de Tramacastilla o Embalse de las Paúles Ibón de Bernatuara Ibón de Lapazosa Ibones de la Munia 1 o Ibones de la Larri Ibones de la Munia 2 o Ibones de la Larri Lago de Marboré o Lago de Pineta de Marboré, Lago Helado de Marboré Humedal de SALArons Humedales de Millaris 1 Lago de Trigoniero Lago de Bachimala Ibón de Gistaín Bachimala Ibón de Gías Ibón Blanco de Lliterola o Lago de Literola Ibón de Gorgutes o Lago de Gurgute Ibonet de Lliterola o Ibonet de Literola Ibón de Remuñe o Ibones de la Montañeta 1 o Ibones de la Solana de Gorgutes Ibones de la Montañeta 2 Ibón de Malpás Lago El Cao o Ibón El Cao Ibón Vasa de la Mora Ibón de Armeña Lago Basibé Ibones de Escarpinosa 1 Ibones de Escarpinosa 2 Lago de Pomero

-


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 sugarglider 09 de mar. 2006

    Medraina, en algún sitio escuché que la laguna de los Pájaros se llama así por que allí acuden (o acudían) los buitres a bañarse. No sé que habrá de verdad en ello.Yo también he andado bastante por allí, pero no los he visto nunca (volándo sí, por supuesto, pero no acercase a bañarse en laguna). Cierzo, la tercera foto que has pinchado, ¿no corresponde más bien a una SALAmandra?, me refiero a la del animalito negro con manchas amarillas (las SALAmandras que nacían del fuego, según los bestiarios medievales, animal mágico donde los haya).

  2. #2 pedro 09 de mar. 2006

    Un saludo desde Barañain. Entre Salinas de Oro y GeSALAz, al sur de Andía, está Putzuberri. No es de origen glaciar y parece más bien deberse a algún tipo de cataclismo geológico por los derrumbes que hay en la zona y porque el nombre parece indicar proximidad en el tiempo. Fui un día a pescar y el aparejo no tocaba fondo a los quince metros, al lado de la orilla. No es ibón, evidentemente, pero nunca he visto nada escrito sobre este pozo tan conocido. A los pozos de los ríos se les suele llamar xiloa (en mi pueblo por lo menos), nombre de probable origen latino. Para lo que pueda servir: en alguna morrena chiquitita y en el fondo de un circo glaciar (ya no lo son, claro) en el valle de Erro y Quinto Real (Kintoa) hay varios monumentos megalíticos: túmulos, una montonera de círculos de piedra y un monolito precioso con su correspondiente túmulo que ayudaba a sostenerlo. Las leyendas y seres de las aguas son cuentos y eso lo sabe hasta los que los cuentan. No tienen mayor valor que llevarnos a alguna relación con otras tierras y la posible actuación de la gente ante fenómenos perfectamente naturales como enfermedades o malformaciones. Ahora que me acuerdo, en Putzuberri intentaron hallar el fondo con una campana y una cuerda pero no pudieron porque no les dió de sí la cuerda,. Esa la he oido yo y me suena otra de uno que estaba trabajando con los bueyes y se los tragó el pozo de las blasfemias y disparates que soltaba el agricultor (esto debe ser tan cierto como lo de las hadas, lamias y demás, aunque en Navarra llegamos a tenerlas hasta en un escudo de valle, como el de Bertizarana). Bueno, un saludo.

  3. #3 Medraina 10 de mar. 2006

    Señores¡ y hablando de tritones, lagartos, lagartijas, SALAmandras..... etc..... aquí os presento a la: SALAmanquesa común comiendose una araña.............. algo mágico.

  4. #4 sugarglider 17 de mar. 2006

    Esta leyenda no es del Pirineo, si no de Sierra Nevada, pero tiene como escenario otra laguna glaciar perdida en las montañas: la laguna de Vacares. La recoge Ambrosio Fernandez en su libro "La vida de las Mariposas", escrito en el año 35 y hoy en día (creo) lamentablemente agotado (a mí me lo dió mi madre que lo encontró entre los libros de mi bisabuelo, toda una reliquia). Y es una pena que ya no se pueda encontrar, porque es un libro delicioso, autobiográfico escrito por uno de esos naturalistas de los de antes, de los de verdad, que sabían tanto de tantas cosas y escribían con tanta poesía. Se poco de Ambrosio Fernandez, apenas que era sacerdote experto en mariposas y que recorrió toda la geografía española, llegando a pie hasta los lugares más inaccesibles, con su red entomológica al hombro. Bernáldez, de joven, tuvo relación con el, y le mandaba dibujos de los especímenes que colectaba para que le ayudara a identificarlos... "Iban conmigo -nos cuenta Fernandez- tres niños del cortijo donde hacía noche. En el camino nos salió al encuentro un pastor, atraído desde lejos por la sorprendente novedad de la red y demás accesorios de caza, y aún más todavía que por esto, por el acuciante afán de averiguar que nos traía por tan peregrinos parajes y en tal compañía. Grande fué su sorpresa al enterarse de que no buscábamos la planta Artemisia granatensis, la insigne manzanilla real de Sierra Nevada, tan celebrada por la gente de la comarca y sus aledaños, cuya requisa, en extremo laboriosa porque va siendo cada día más rara en los contados rodales que vejeta, le produce a él y a otros colegas suyos de pastoreo, algunas pesetillas; (...). Nuestro hombre nos acompañó una buena pieza, y al advertir que nos áibamos aproximando a la laguna se despidió, pretextando que tenía una punta de ovejas algo descarriada, y que iba a recogerlas, aunque, como ahora se verá, el verdadero motivo de su despedida era muy otro.(...) Vencida la resistencia y el miedo de los muchachos que, al divisar la laguna, quisieron escapárseme, (...)empezamos el descenso hacia las aguas" Una vez llegan a la orilla de la laguna, el sacerdote consigue convencer a los muchachos de que no existe nada peligroso en la laguna, y estos, olvidado el miedo inicial, comienzan a chapotear en las orillas. En esto, aparece de nuevo el pastor, que se acerca receloso y recrimina al cura que haya permitido a los niños meterse en el agua: "Porque esto naide sabe de ónde viene, ni como se hizo-transcribe Fenández literalmente las palabras del pastor- ni la hondura que tiene, ni ná(...)". Y acto seguido comienza a contar "la historia de la lucha del pastor con el diablo, y la del que se cayó al agua y fué en el acto devorado por un desaforado vestiglo, y la de los ayes y lamentos, y la de la campañilla, y la de la comunicación de la laguna con el mar, y otras que me eran igualmente conocidas fluyeron de sus labios rápidas, expresivas, vibificadas por gestos y ademanes de lo más gráfico que he visto en mi vida.(...)" De todas las historias, Ambroso Fernandez rescata la "leyenda del pájaro blanco" por ser, según el, "peculiar de la laguna de Vacares" y la narra, según el mismo confiesa en un pie de página, siguiendo el téxto de un tal F. Fernández, quien lo públicó en un libro titulado "Sierra Nevada". La leyenda cuenta que, hace mucho tiempo, tres cazadores de cabras monteses se internaron en la sierra persiguiendo una res herida, y que les dió la noche en la laguna. Como no podían salir de la hoya y regresar al pueblo en la oscuridad, se refugiaron en una covacha cercana a la laguna... "Era una noche tenebrosa. El cielo estaba cubierto de nubes y, temiendo el ataque de los lobos, acordaron que uno de los cazadores velara junto al fuego, mientras los otros dos se envolvían en mantas, con las carabinas al alcance de la mano". En mitad de la noche, un ave blanca se aparece al centinela. Este dispara su carabina contra el pájaro que se transforma, de pronto, en una hermosa mujer. "Lo que pasara aquella noche entre el cazador extraviado y la mujer vestida de blanco, no ha sido posible averiguarlo. Cuando, al amanecer, despertaron los otros dos camaradas, hallaron junto a las cenizas de la hoguera el fusil dsiparado de su compañero y, a pesar de registrarlas con cuidado, no lo pudieron encontar entre las rocas que se acumulan en el crater de Vacares(...)" Preocupados por su compañero, los otros dos cazadores restantes, deciden pasar una noche más en la laguna, por ver si lo encuentran. Ni que decir tiene que, nuevamente, uno de los dos se queda de centinela y que la historia del misterioso pájaro blanco se vuelve a repetir, descubriendo a la mañana siguiente el tercer cazador, el más joven y hermoso de los tres, que sus dos compañeros han desaparecido misteriosamente sin dejar rastro, dejándole totalmente solo en la montaña. El cazador decide entonces quedarse una noche más, y, por supuesto, encuentra al misterioso pájaro blanco que no era otro que "la pérfida ondina que atrae con engaños hasta aquel antro del agua a los pastores, para sepultarlos en el fondo donde los devora lentamente. (...) ¡Desdichado quien lo encuentra en su camino, porque su muerte es cierta, aunque se esconda en lo más oculto de la sierra! La víctima designada por el pájaro blanco tiene que ir a parar, así lo amparen todos los poderes de la Tierra, a la orilla de la Laguna, que lo absorverá en sus espantosos remolinos." Pero había algo con lo que la ondina no contaba: su propio corazón. Seducida por la belleza del joven cazador, no puede asesinarlo, y, enamorada, se lo lleva a su palacio subacuático, donde viven los dos como amantes. Hasta que un día, en una ausencia de la ondina, el cazador descubre los restos de sus compañeros medio devorados en una oculta galería del palacio y, aterrorizado, comprende quien es su enamorada amante. Una noche, consigue convencer a la ondina que le saque fuera de la laguna y, una vez al aire libre, con ayuda de un crucifijo, consigue poner en fuga al pájaro blanco y escapar de sus garras. "No hay noticias-finaliza su relato Ambrosio Fernández- de que un solo mortal se haya librado de las garras del pájaro-mujer. Cuantos ha recibido su visita en las alturas de la Sierrra, han sido implacablemnet atraídos hasta los bordes de la Laguna, y sepultados bajo sus aguas tenebrosas. La ondina no ha vuelto a sentir amor ni compasión. Varios pastores la han oído de noche llamando a gritos al cazador de la montaña.(...)". A lo mejor, la ondina de Vacares era pariente del ser misterioso que se escondía en la Laguna de Peñalara... o de la mucho menos enamoradiza protagonista de la leyenda de "Los Ojos Verdes", de Becquer... Vaya ustéd a saber. En cuanto a las lavanderas bretonas que, como se ha dicho más arriba, son seres bastante más peligrosos que los españoles, un buen lugar para buscarlas es el encantador Foret du Broceliande, en Paimpont, al noroeste de Rennes. Es un gran bosque mixto de hayas, robles, carpes y acebos, donde la tradición sitúa, además, la fuente en la que el mago Merlín conoció a la Dama del Lago (que según algunos textos se llamaba Viviana, y yo siempre me he preguntado que tendrá que ver con Bilbiana, la dama nutria aragonesa que también habéis mencionado) y el Valle sin Retorno donde Morgana apresó a todos aquellos caballeros que, alguna vez, habían sido infieles en el amor a sus damas (esto le supuso tener que apresar a TODOS los caballeros de la Tabla Redonda, salvo a Lanzarote, cuyo amor incondicional por Ginebra, le salvó de la magia de Morgana y le permitió romper el hechizo. El hecho de que, el propio Lanzarote le estuviera siendo infiel a su amigo y protector, el Rey Arturo, no pareció importar demasiado). Además el lugar esta lleno de pequeños monumentos megalíticos... Un lugar ideal para pasarse una semanita explorando en plena naturaleza... Y sobre la SALAmandra, que ese es, efectivamente, el animalito negro con manchas amarillas de la foto, y no un tritón pirenaico (los otros dos sí que lo son), no hay que confundirla con la SALAmanquesa o geco. La primera es un anfibio (SALAmandra SALAmandra), que, según los alquimistas medievales, nacía del fuego y es según creo (estoy escribiendo de memoria y tendría que comprobarlo) el único anfibio español que no pone huevos, si no que pare a sus larvas vivas. La segunda es un reptil (Tarentola mauritanica), que gusta de salir por las noches a cazar polillas y mosquitos a la luz de la farolas, trepa con agilidad por las paredes de las casas y persigue a las mujeres que tiene la regla(¿¿¿???). Preguntadlo por ahí, y vereis...

  5. Hay 4 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba