Autor: lapurdi
viernes, 10 de marzo de 2006
Sección: Toponimia
Información publicada por: lapurdi
Mostrado 20.990 veces.


Ir a los comentarios

De la Galicia gallega a la cala catalana

Galicia, como País de Gales, o la Galia, ha sido atribuida a un nombre galo o celta (que es lo mismo). Pero creo que también podria referirse a un accidente geográfico como es la "cala" o entrada del mar en una costa rocosa, siendo un buen lugar para fondear las embarcaciones. Este es un trabajo que enlaza las diferentes "calas", al menos de la península ibérica.

La toponímia nos ayuda

El antiguo nombre de O-porto, es Porto Cale, y de este nombre de la ciudad se le dio el nombre al país Portugal. Es indudable que Lisboa y otras ciudades se encuentran en los estuarios o rias de la vertiente atlàntica, lugares donde el mar entra dentro de la tierra gracias a la cuenca del rio que desemboca. Es evidente que si la costa no pierde su altura y se rebaja sus acantilados no podria darse este "accidente" geogràfico. En Galicia tenemos el mismo fenómeno de los estuarios o rias, por donde pueden penetrar los barcos y abrigarse y fondear en los puertos. No está claro que el nombre común dado al pueblo galo o celta sirviera para bautizar el nombre del país. Es claro que Portugal lo fue gracias a sus puertos, y que Galicia, en esto no le anda a la zaga a Portugal, y por cuestiones lingüísticas, tanto Portugal como Galicia, parece que compareten, además de lengua, la misma raiz que denomina a sus paises. En Cataluña,a las zonas costeras acantiladas donde el mar abre una brecha y va rebajando la costa hasta convertirla en una playa arenosa, se les llama "calas", dando buenos y abigados puertos, donde las olas no golpean y bambolean tanto los barcos atracados. Evidentemente las calas catalans comparadas con las rias y estuarios gallegos y portugueses se pueden decir que son aprendices, pero también aquí el mar Mediterraneo no esta sometido a la bravura del oceano, a sus fuertes olas y mareas. Pero cual no seria mi sorpresa al ver que no solo esta palabra esta presente en la toponimia galaico-portuguesa y catalana, sino también la vasca. En ella encontramos la palabra "gale" y "galdo" en una doble vertiente: como ria y pueblo al lado de ella, como Portu-galete, y como zona donde la mano del hombre ha sustituido el quehacer del mar. Me refiero a las minas a cielo abierto, donde la roca es extraida, produciendo en el relieve verdaderas mordidas que bien parecen a una verdadera "cala". Nombres de la zona minera vizcaina lo confirman: Gall-arta, Galda-mes, Bara-kaldo, Galda-kano, etc. También, más al interior la zona de Ara-kaldo se presenta como una zona minera o cantera donde la roca aparece desnuda y excavada como si de la entrada del mar en un acantilado se tratara.

Otras palabras del léxico nos ayudan

Para encontrar el verdadero significado de "cale" nos hemos de servir no solo de las realidades geogràficas de los topónimos, sino también de las palabras de los diversos léxicos (castellano , vasco, catalan, etc.). Para empezar por el vasco encontramos la palabra "galera", detrimento, perjuicio, también el verbo "gal-du", perder, y "galde", pregunta. Es evidente que antes de preguntar uno se encuentra perdido. El espectro vasco es muy variado, pero pondré unos ejemplos más: "gal-keta", péridida, derrota, "gal-men", desastre, "dal-te", daño, o pasando a término más físicos tenemos "kale", calle, "kala", sitio de pesca, "kai" (seguramente de un antiguo "call", muelle del puerto y "kai-ku", cuenco de madera. Todos ellos lugares, físicos o psíquicos que han sufrido una péridida, un rebaje de su realidad. Buscando en otros nichos léxicos, encontramos en el catalán palabras como "gald-ós", perdido, "gal-eria", que comparte nombre y significado con el castellano y el vasco, "ara-gall", grietas del terreno producidas por la escorrentia, "gall-eda", cubo, etc. Otras palabras castellanas relacionadas con la raiz "gall/cal" las encontramos en "cal-bo", "cal-zar", "cal-ar", "en-callar", etc. Es por tanto una raiz bastante universal que analizo descomponiendola en dos partes: (a)k, extraer, sacar a fuera, y "al", lado, cara exterior, con lo cual tenemos un significado primario para "cale" del lado exterior perdido, extraido, gastado. Las variante de esta raiz suelen presentar todas las posibilidades que dan sus fonemas: sordas /k/ y sonoras /g/, palatizadas /ll/y líquidas /l/.


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 lapurdi 15 de mar. 2006

    Es curioso que en Galicia existen dos Callon, o Caion que también es posible escribirlo así, uno en la costa coruñense, que esta siutado en una pequeña bahia resguardada por un promontorio, con toda la forma de una "cala" grande. Por otra banda, hay un Callón en Lugo, en plena montaña. Creo, aunque no sé del todo cierto, que este se situa en una zona donde la montañana se presenta escabada, como si forMara una zona abrigada, protegida. Supongo que el hecho de desgaste, de desprendimiento de una parte de la superficie de la tierra que da esa forma de protección o abrigo, ya sea a barcos o a casas, es la base semàntica de esta raiz "Cal/Gal". El paso de la "k" a la "g", e incluso a la "ch", es perfectamente posible en las lenguas célticas que, como el bretón, ocuparon las costas atlànticas. Por ello tenemos que nombres como Miguel, sean Mikel en vasco, y Michel en francés. Lo mismo pasó con ciertas palabras latinas como "acer", acido y agudo, que da "aguer", "agudo", y "acre". Son mutaciones plenamente normales en las lenguas célticas. La palabra "cala" es según he leido preromana, y no árabe. El árabe ha dado topónimos como "calat", fortaleza. No sé si pudiera tener algo que ver con el "cala" que comentamos. Igualmente los "calad" referidos a piedra y dureza pudieran existir, pero con un significado bastante derivado de uno más básico como es el del desgaste, gracias al cual se puede atravesa y penetrar las rocas a traves de sus "calles", "calas" y "canales". De hecho el verbo "callar" es ir disminuyendo la intensidad de una cosa, como si sufriera un desgaste. De este roce y desgaste vienen palabras como "encallar", "callo", y los "caios" y restos de rocas que forman los escollos que tan peligrosos son para las embarcaciones. Creo haber leido que estos "escollos" también se les llama "caos", quizás por una pérdida de la "l" intervocàlica, muy normal dentro del gallego.

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba