Ir a los comentarios

Texto retirado por el administrador Silberius
Motivo: Borrado a petición del autor

¿Cuidar la naturaleza?

Image hosting by Photobucket Aqui cuelgo un interesante resumen de una web de Argentina, que denuncia lo que está sucediendo, a nivel de jardinería en aquel país. Como podemos observar, aunque el "descoloque natural" causado por el comercio y las modas se extiende a nivel planeta, cada vez son más las voces que se oyen reclamando otro "tipo" de sensibilidad y el retorno al sentido común en cuanto a las especies utilizadas en jardinería. "Plantando especies de otros continentes se arruina la naturaleza y se deforma la cultura de las personas, contribuyendo al desorden. Pero algunos ven como "enemigo" al que les explica esta realidad. Lo hacen porque en sus carreras y cursos, libros y viveros, y en los parques y jardines y avenidas que ven, están esas especies. Cuando los encargados de plantar o parquizar tienen posibilidades de hacer las cosas en grande, es casi infalible que planten con confianza y placer miles de fresnos, moreras, paraísos, madreselvas disciplinadas, ligustros disciplinados, coníferas, ligustrinas, robles, palmeras de las canarias, casuarinas, ciprés calvo (Taxodium distichum), plátanos, catalpas, etc., todas las plantas de uso rutinario originarias de otros continentes (ver lista en una nota al final), alineando caminos y rutas, todos a la misma distancia entre sí y del camino, usando en cada camino o monte una especie sola. Plantando con esas especies plazas y parques nuevos, barrios cerrados, plantaciones en lugares públicos. Dominando todo con estas plantas de otros continentes, con desconocimiento de que muchas están entre las plagas peores. Creyendo que están haciendo algo bueno, a favor de la naturaleza. Lo hacen porque en sus carreras y cursos, libros y viveros, y en los parques y jardines y avenidas que ven, están esas especies. Mientras tanto los viveros de plantas nativas tienen que seguir manteniendo, regando y cuidando sus 4000 algarrobos que casi nadie compra. Y algunos plantadores de fresnos hablan de cuidar la naturaleza, el "maravilloso y delicado equilibrio natural" que ellos mismos están arruinando con las plagas que plantan. Es contradictorio. Y le compran esas plagas a los viveros mas exitosos. Dejan olvidados a los viveros de nativas que están en situación desesperante como resultado de que les compran muy poco. Abandonan a los viveristas de nativas, y a las plantas nativas, que están siendo exterminadas, en vez de plantarlas por todas partes para que todos las vean y aprendan a conocerlas, quererlas y admitirlas como parte de la realidad de todos los días. Y si uno con voz tímida intenta enseñar que el fresno, la morera, etc., son plagas invasoras, los que las plantan se enfurecen y lo acusan a uno de hacer un ataque personal, una traición, algo no ético, imperdonable, inimaginable, desarrollan por uno un odio implacable, hablan mal de uno de la peor manera. Plantando especies de otros continentes se arruina la naturaleza y se deforma la cultura de las personas, contribuyendo al desorden. Pero algunos ven como "enemigo" al que les explica esta realidad. Miles de personas trabajan muchísimo para "nivelar", rellenar, "recuperar" terrenos, exterminando así TODO, y para cortar y quemar algarrobos, acacias nativas, cactus, talas, molles... y para bordear kilómetros de rutas y cubrir miles de hectáreas con coníferas, fresnos, casuarinas, moreras, etc., la lista rutinaria. Lo hacen silenciosamente, automáticamente. siempre hay plata y tiempo para hacer todo eso. Hay una contradicción con su declaración de que viven en la naturaleza y la aman. Hacen algo contraproducente: miles de personas van a ver a cada momento esos fresnos, moreras, palmeras de las canarias, casuarinas, coníferas, etc., y por eso se van a acostumbrar a verlas, se van a encariñar con esas especies, van a sentir que son lo que corresponde que haya en el lugar, lo que HAY que plantar. Y esas plantas van a dar semillas que van a invadir la naturaleza cada vez mas. impidiendo que crezcan plantas nativas y dañando así también a los animales silvestres que las necesitan. Hay que empezar a comprar 3000 algarrobos, acacias nativas, quebrachos y otros árboles nativos para plantar bosquecitos en lugares muy visibles, muy visitados. Eso haría que la gente se acostumbre a verlos y aprenda a quererlos. Hay que se imaginar esta posibilidad. En esto hay esperanza. Traten de entender. En sus regiones originarias, las plantas tienen belleza y prosperan sin hacerse plagas; son una solución, no un problema; son comida y refugio para animales silvestres y domésticos. Necesitamos que la vegetación tenga esas cualidades. Entonces, ¿por qué matar lo más posible la vegetación nativa y poner plantas de otras regiones, de las que muchas se hacen invasoras, impiden que crezcan bien las plantas que se desean, y no son buena comida para animales? Lo hacen millones de personas, porque en su experiencia diaria no pueden darse cuenta de todo lo que dijimos, que está basado en datos comprobados. Toda planta es linda cuando está bien, sea silvestre en el lugar o importada. Las de la lista que sigue son comunes y por verlas desde chicos sentimos que es "normal" que estén en parques y jardines, pero muchas de estas plantas llegan a nacer y crecer en cantidades enormes en lugares inconvenientes hasta hacerse plagas muy graves, matan a otras plantas, o no las dejan crecer bien, ninguna es comida buena para animales nativos, muchas son venenosas, algunas causan alergia. Por esas razones no se deberían plantar (en la región central - Este de la Argentina) las plantas de la lista que voy a dar. Si usted ama lo conocido, al leer la lista puede exclamar "¿Qué voy a plantar? ¡No quiere dejar plantar nada!" Pero hay más de 2.500 otras especies que se pueden plantar sin esos inconvenientes, más de 38 son árboles. Y cada vez más viveros las tienen. Más del 95 % de las especies que se cultivan fueron traídas de otros continentes; muchas funcionan, donde fueron llevadas, como invasoras que causan daños. Veamos algunas plantas que son, o están cerca de ser, plagas graves en la Argentina y en otros países: De: América del Norte: "acacia" blanca (Robinia pseudoacacia), "acacia" negra (Gledizschia triacanthos, muy grave), Campsis radicans , ciprés calvo (Taxodium distichum), Coreopsis sp., fresno (Fraxinus alba, muy grave), negundo (Negundo aceroides). América Tropical y Subtropical: Asclepias curassavica ("bandera española), campanilla azul (Ipomoea violacea), "enamorada del muro" (Ficus repens), "falso cafeto" (Manihot flabellifolia), guarán (Tecoma stans), Lantana camara, Mirabilis jalapa, palo borracho, Samohú y Yuchán (Ceiba speciosa y C. insignis), pata de buey (Bauhinia candicans). África: "alegría del hogar" (Impatiens sp.), cala (Zantedeschia aethiopica, Crocosmia, espárrago "helecho" (Asparagus plumosus, sprengeri y otros), "lazo de amor" (Chlorophytum comosum ), palmera de las canarias (Phoenix canariensis), pasto kikuyo (Pennisetum clandestinum, muy grave), ricino (Ricinus communis, muy grave ), Senecio mikanioides, muy grave, tamarisco (Tamarix gallica, muy grave). Asia: ailanto (Ailanthus altissima), alcanforero (Cinammomum sp.), Ampelopsis, aralia (Fatsia japonica), azarero (Pittosporum tobira), bambú (Phyllostachis indica y otros, muy graves), caña de ámbar (Hedychium coronarium), algunos Cotoneaster, Crataegus, Elaeagnus, glicina (Wisteria sinensis), gomeros (Ficus benjamina, F.elastica, F.pandurata y otros; estos ficus casi nunca se reproducen, pero se hacen inmensos), helecho serrucho (Nephrolepis cordifolia), Humulus japonicus, ligustrina (Ligustrum japonicum, muy grave), ligustro (Ligustrum lucidum, muy grave ), madreselva (Lonicera japonica, m g), morera (Morus alba), níspero (Eriobotrya japonica), paraiso (Melia azedarach declarado plaga nacional), Pyracantha coccinea, m g, rosa "floribunda". Europa: álamo, Arum italicum, caña de Castilla (Arundo donax), hiedra (Hedera helix), laurel (Laurus nobilis), laurentino (Viburnum tinus), lirio amarillo (Iris pseudoacorus, plaga grave, cubrió una parte grande del Delta), pasto de invierno (Poa annua), pasto pata de perdiz (Cynodon dactylon), plátano (Platanus planifolia, alergia, demasiado grande), Ranunculus reptans, retama (Spartium junceum, grave), trébol blanco (Trifolium album), Vinca major y V. minor son venenosas, zarzamora.. Australia ::eucaliptus, Casuarina cunninghamiana. Nueva Zelandia :"dracena" (Cordyline dracaenoides) (estas dos ultimas no invaden pero muchos matan todo para plantarlas). A estas especies, y muchas otras también invasoras se las cuida con esmero; las reproducen y venden, las recomiendan en revistas, cursos y por televisión. Todo esto ayuda a las especies que menos lo necesitan y trae problemas. Muchas de estas plantas son invasoras de un modo mucho peor que las plantas nativas que mas se extienden. Llegan a trastornar paisajes enteros. No confundirse. Si usted es persona observadora y sensible y LAS PLANTA, SE VA A ARREPENTIR (Si no, puede pensar "¡YO hago lo que quiero!"). Cuando se arrepienta PUEDE SER DEMASIADO TARDE. ¿No sería bueno dar el cariño y la promoción que reciben estas plagas, a especies nativas que están siendo extinguidas? Invito a conocer la armonía de la naturaleza. En Buenos Aires son nativas más de 2.500 especies de plantas, más de 38 son árboles. Estoy a favor de la naturaleza en cada región. No ver solo lo decorativo -es superficial- y la facilidad de cultivo y la resistencia "criterio de conveniencia" sino considerar esos valores y muchos otros: Las plantas autóctonas son mucho mas que adornos, hacen posible vivir con la naturaleza, muchos hablan de esto sin saber qué es. Una de las necesidades menos satisfechas para desarrollar bien la inteligencia, la capacidad de mirar y oír y las emociones, es conocer el paisaje natural maravillosamente complicado: bosque, juncal, prado, laguna, río, plantas y animales silvestres. Conocer esto despierta la capacidad de entender. Es bueno caminar en lo silvestre, con el placer de sorpresas; activa músculos, la circulación; es una experiencia complicada que compensa la rutina de paredes, líneas rectas, ruido, jardines chatos, árboles en líneas rectas. Por eso en Europa y Estados Unidos aprecian mucho los paseos en lo silvestre, muchos argentinos ni lo sospechan, ven lo silvestre como espacio para negocios. Por eso dicen que no hay lugar, tiempo, ni dinero para la naturaleza, los usan para negocios con edificios, máquinas, pavimentos, vidrieras, televisión y propaganda, vacas, soja y trigo. Conocer nada más que esas cosas nos llevó a la crisis actual, la ambición desmedida y la corrupción. El que no aprende a respetar la naturaleza no respeta la vida, el mundo, los humanos, la capacidad de respetar es una sola y se expresa hacia todo. No hay paz entre humanos si hay guerra contra la naturaleza. San Bernardo enseña: "Encontrarás algo mucho más grande en los bosques que en los libros. Rocas y árboles te enseñarán cosas que nunca aprenderás de maestros". "Ya no se puede tener naturaleza", dijo un funcionario. Eso impulsa a destruir la naturaleza y condena a las personas a no tener acceso a la naturaleza. Su declaración hace evidente que no entiende, muestra que es necesaria la naturaleza en la ciudad. Cree que hay que hacer una "rambla" en la Reserva Costanera Sur. La naturaleza se repone gratis, la prueba está en la misma Costanera Sur, pero este funcionario cree que hay que "reformarla". Mi intención es: --ayudar a entender que es imprescindible hacer muchas cosas de maneras diferentes a las que se hacen y cuidar lo que hay de naturaleza, --ayudar a darse cuenta que la gente moderna destruye la naturaleza y que eso da resultados malos para humanos, plantas, animales, rocas, ríos. Todos los elementos de la naturaleza merecen buen trato, son mucho mas que "cosas" para que usemos. Lo que les pase a los animales y las plantas les va a pasar a los humanos. Para vivir tienen que estar bien el aire, el agua, la tierra; creer que antes está la ambición, resulta en la destrucción de la naturaleza, esto aumenta sufrimientos humanos. Es imprescindible y urgente cuidar y reconstruir la naturaleza lo más posible en todas partes, relieve, vegetación, animales, la diversidad, por su efecto sobre el mundo y sobre el saber y el sentir de la gente que va a cuidar o destruir. La armonía del ser humano con el mundo natural hace posible la vida; toda meta que no incluya esto o se le oponga, es suicida. Las obras humanas, la urbanización, deben estar EN el paisaje natural, no EN VEZ DE. " * MUSEO ARGENTINO DE CIENCIAS NATURALES "Bernardino Rivadavia" e INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN de las CIENCIAS NATURALES Ayudemos a las Especies Nativas - Están Siendo Eliminadas - No a otras que son PLAGAS INVASORAS - ¡cuidado! Por Ricardo Barbetti. Argentina. http://www.ecoportal.net/contenido/temas_especiales/educaci_n_ambiental/cuidar_la_naturaleza


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 silmarillion 04 de mar. 2006

    Acotación: La flor blanca de la primer foto, esa especie de campánula blanca cuyo nombre ignoro, crecía libremente en las calles de la ciudad de Buenos Aires, hasta que varias intoxicaciones con consecuente muerte dieron que se prohibiera su instalación como planta ornamental. Los fresnos son una plaga organizada por los municipios que sostienen que es menos alergizante que los plátanos añosos que sombrean las calles. La mayor parte de las parquizaciones corresponden al siglo XIX y principios del XX. Sin embargo uno de los árboles que más puede encontrarse es la Tipuana Tipu, que es autóctona. También abundan el lapacho, Bignonia heptaphylla; palo borracho, chorisia speciosa; ombúes, Phytolacca dioica y palmeras butia yatay. Las especies como el algarrobo, el caldén y otras requieren de climas que no facilitan su cultivo en cualquier zona del país. A orillas de la ciudad de Buenos Aires en el transcurso de los últimos años ha crecido la Reserva ecológica costanera Sur, predio baldío que se fue poblando lentamente de animales y plantas autóctonas y qeu a instancias de los visitantes se constituyo en reserva. www.porlareserva.org.ar Además, desde que se dejaron de emplear incineradores para la quema de residuos domiciliarios la ciudad se repobló de pájaros y mariposas. Desde los molestos goriones que importó Sarmiento a loros y aguiluchos, Buenos Aires es un paraíso para los observadores de aves.

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba