Autor: Rigel
miércoles, 01 de marzo de 2006
Sección: Artículos generales
Información publicada por: Rigel


Mostrado 13.552 veces.


Ir a los comentarios

¿Pensar críticamente?

-

Incluyo un artículo traído de: http://charlatanes.blogspot.com/ Me parece especialmente interesante por abordar un tema muy relegado en nuestros días, el del espíritu crítico. Sin él y con las facilidades que brindan los actuales medios de comunicación (y por qué no decirlo con la desfachatez con que los utilizan algunos) el ejercicio de la democracia se hace poco menos que utópico.

----------------------------------

El pensamiento crítico y libre, la aproximación racional a los hechos, no es algo privativo de los científicos, como quisieran hacer creer los que viven de denostar a la ciencia, sino que son patrimonio de la humanidad, una forma peculiarmente nuestra de mirar el mundo, tratar de entenderlo y poner a prueba nuestras ideas, algo que, hasta donde sabemos, sólo nuestra especie tiene. Nadie mandó a Heráclito a una facultad de ciencias para que pudiera observar el mundo y darse cuenta, por primera vez, de manera clara y absoluta, de que el cambio es una realidad inescapable, una constante en todos los procesos del universo. La inteligencia preclara de Heráclito siempre me ha asombrado. Por otro lado, quien quiera ser científico hoy, 2600 años después de Heráclito, tiene que estudiar ciencia, no sólo para enterarse de lo que ya se sabe y no ponerse a redescubrirlo de nuevo, sino, y de manera muy importante, para aprender los errores cometidos en el pasado y no volver a cometerlos. Para encontrar la verdad del legado egipcio no basta ser hotelero o periodista, hay que estudiar historia, arqueología y egiptología. Un periodista honrado va y entrevista a los que saben, a los que estudian, a los que están allí descubriéndonos las maravillas reales de esa civilización, con trabajo duro cotidiano, no a un hotelero como Von Däniken que pasó dos semanas en El Cairo y con eso adivinó un montón de conocimientos que nadie había visto porque todos los científicos son imbéciles y Von Däniken no, cosa que sabemos porque lo dicen Von Daniken y los soplapiteros que lo atienden. Sí, claro, le creemos. E hizo una máquina de tiempo en la cochera, ¿no te jode? (Bueno, lo de la máquina del tiempo es otra historia, con otro protagonista, pero la dejamos para otro día.) Pero, sin necesidad de ser científicos ni de estudiar ciencia, pensar crítica y racionalmente es algo que todos hacemos en muchos aspectos de la vida y sin importar nuestra preparación académica o nuestro nivel sociocultural. El problema es que los medios, los negociantes interesados, las editoriales, los brujos en todas sus variedades, los detentadores del poder político, social y económico, y las presiones sociales nos empujan a dejar de pensar críticamente respecto de ciertas cosas, de ciertas afirmaciones, de ciertas percepciones "aceptadas" sepasumadre por quién pero promovidas por todos lados. Daré un ejemplo a sabiendas de que es políticamente incorrecto, y precisamente por eso. Un gobierno descubre que no puede resolver problemas como la salud pública, las pensiones, el pleno empleo, las muertes ocasionadas por el alcohol, la explotación del trabajador local o inmigrante, o la protección del consumidor contra la voracidad empresarial, que no puede mejorar la seguridad, defender a las mujeres víctimas de palizas, promover la cultura y el pensamiento crítico, integrar al inmigrante, elevar el nivel de la educación pública o cualquier cosa similar. Peor aún, si es un gobierno que dice ser de izquierda resulta que tiene, por ese solo hecho, determinados compromisos sociales con las mayorías que, de pronto, descubre que no puede o no le conviene cumplir. Entonces ofrece "salvar" a los ciudadanos del humo de tabaco. ¿Por qué? Porque los "fumadores pasivos" se enferman. ¿Cómo lo saben? Porque lo dijo un estudio de 1993 de la Agencia de Protección Ambiental estadounidense(1). ¿Que el congreso estadounidense halló que el estudio era deficiente y finalmente se dictaminó legalmente que tal estudio era anticientífico, interesado y desprolijo (2), y por tanto carente de toda validez, movido por intereses del integrismo protestante puritano estadounidense? No saben, no contestan. También lo saben, dicen, por un informe de la OMS, pero resulta que tal informe dice exactamente lo contrario: no hay pruebas de que el humo del tabaco en el ambiente afecte la salud de los niños, y las evidencias sobre un posible daño en los adultos son estadísticamente no significativas(3). ¿Eso lo ignoran los expertos del gobierno y sus asesores en salud o se están haciendo tontos? Tampoco saben, tampoco contestan. El gobierno lanza una campaña de propaganda, inventa cifras (o las copia de Estados Unidos, como los "50.000" no fumadores fallecidos al año por el humo de los fumadores que es totalmente fantasiosa en Estados Unidos(4), pero es un insulto a la inteligencia del público en un país con la quinta parte de habitantes), menciona otros "estudios" que no cita, suma muertos que saca de nadie sabe dónde y, saltando por los campos de florecitas del brazo de la derecha desestabilizadora, autoritaria y medieval, lanza una ley contra los desagradables y malvados fumadores, le avienta al problema un poco de dinero (mismo que le quita a la labor de controlar la alcoholemia en carretera que sí sabemos cuánta gente mata, a los atropellos en el empleo, a las mujeres golpeadas, a los propios estudios y tratamientos para curar a los adictos a la nicotina, etc.) y se siente guapísimo y súperpoliticamente correcto... al estilo Stalin. (Si quisieran salvar a los fumadores, ¿no sería una estrategia menos boba investigar más, desarrollar mejores tratamientos y ponerlos al alcance de los fumadores en lugar de expoliar económicamente y someter al escarnio a quienes ya son víctimas?) ¿En qué confía un gobierno así? En que es políticamente incorrecto decir que no está probado que los fumadores pasivos estén muriendo o enfermando por el humo ambiental del tabaco y en que la gente se avergüenza de decir que fumar es su derecho, como es el de otros atragantarse de comida basura hasta tener las arterias como velas de sebo, usar perfumes lamentables, conducir autos contaminantes y hacer otras muchas cosas dañinas y desagradables. La estrategia es el miedo: nadie se atreverá a decirlo o será mal visto socialmente, y el hipotético (por poco escribo "hipócrita") gobierno en cuestión quedará bien. Como el fumador ya se siente mal por ser adicto a una droga (y sobre la fuerza de la adicción a la nicotina sí hay estudios confiables), acepta su lugar de paria y baja la cabeza sin defenderse. Como "todo el mundo sabe" que el humo ambiental es malo, y esto se repite aunque nadie lo sepa en realidad, el gobierno sonríe y dice que nos cuida la salud promoviendo la indefensión de los adictos al tabaco. Por favor. (1)http://www.epa.gov/smokefree/pubs/etsfs.html (2)http://www.forces.org/evidence/epafraud/files/osteen.htm (3)http://jncicancerspectrum.oxfordjournals.org/cgi/content/abstract/jnci%3b90/19/1440 (4)http://cgi.thestranger.com/2003-03-13/letters.html

Más informacióen en: http://charlatanes.blogspot.com/


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Eleazar 03 de mar. 2006

    El pensamiento crítico se propone examinar la estructura de los razonamientos sobre cuestiones de la vida diaria, y tiene una doble vertiente analítica y evaluativa. Intenta superar el aspecto mecánico del estudio de la lógica, así como entender y evaluar los argumentos en sus “habitats naturales”, por ejemplo, el jurídico, el estético y el ético. Estrechamente ligado al pensamiento crítico y a la lógica informal, está el estudio de las falacias (o más precisamente, de las falacias informales). Por el contrario, en la actualidad hay Libros dedicados totalmente a las falacias, o hay capítulos mucho más extensos en los que se pone énfasis en la importancia de la detección de falacias en el contexto de la vida cotidiana. El pensamiento crítico no se caracteriza como tal en el sentido destructivo o demoledor, sino más bien como un pensamiento reflexivo que fundamenta debidamente las afirmaciones. En palabras de Vincent Ryan Ruggiero, "nos ayuda a interpretar ideas complejas, a evaluar las evidencias a favor de un argumento, y a distinguir entre lo razonable y lo no razonable". En líneas generales estoy de acuerdo con Rigel. ¿Qué os parece el caso Sokal?, ¿es un caso de pensamiento crítico? Alan Sokal es un físico, que su sátira se basa en el mal uso de conceptos físicos y matemáticos por parte de los "impostores intelectuales", y que fue precisamente su actividad profesional como físico la que les hizo creer a los editores de Social Text que sus aseveraciones delirantes eran dignas de crédito. Estas aseveraciones son una visión light de la física, en la cual no hay una realidad objetiva, y todas las teorías son "textos" o "relatos" igualmente válidos, o igualmente criticables si faltan a la corrección política "de moda".

  2. #2 Brandan 04 de mar. 2006

    No me enfado Rigel; no con usted, al menos. Convengo con ustedes en la posibilidad de criticar trabajos y publicaciones científicas. Aun así, la comunidad científica, y detrás todos los demás, todavía se traga gazapos como el último de los científicos chinos que habían recientemente descubierto no se qué nuevas técnicas que han resultado ser un fraude. Algo así como lo del hombre de Piltdown, pero en la actualidad; en que se supone que frente a cada publicación novedosa hay una legión de personas y medios de comunicación dispuestas a elaborar un juicio crítico. Lo que ocurre es que en este aspecto, los encargados de hacernos llegar los mensajes interesados van muy por delante. Un ejemplo: ¿Por qué creen que un anuncio publicitario dura solo unos cuantos segundos? Por necesidades del medio, le explicarán. ¿Y cuales son estas necesidades? La necesidad, entre otras, de que el mensaje llegue neto al inconsciente del individuo sin que este sea capaz, por la brevedad del mismo, de ejercer la más mínima capacidad crítica. Cuando usted quiere anlizar un anuncio ya tiene otro encima y no dispone usted de tiempo para analizarlos todos detenidamente, a no ser que dedique su vida a ello. Con los anuncios en revistas y periódicos pasa exactamente lo mismo. Muchas veces, aunque usted crea que no le ha prestado atención alguna a una imagen concreta, publicada estratégicamente en uno de los medios citados, sucede que de forma casi incosnciente ha recibido el mensaje, a través de un simple vistazo. Tenemos la retina muy educada para captar símbolos y es difícil poner filtros a mensajes tan directos. Con las campañas políticas e institucionales pasa exactamente lo mismo. Por otra parte, ningún partido político le explicará, cuando llegue la campaña electoral, su programa completo. Se limitarán a lanzarle tres o cuatro frases más o menos comprometidas, para que usted, cogidas al vuelo, crea que ejerce su capacidad de análisis y que, mediante un proceso de reflexión, a llegado a la conclusión acertada. Esto no debe ser así, evidentemente, porque si no tendríamos mejores políticos. En Historia también pasa, no crean. Cuando un personaje, como alguno muy nombrado en esta página, escribe treinta Libros al año e introduce en cada uno de ellos unos cuantos mensajes, falseando todo lo posible la verdad objetiva, dentro de lo que esta pueda serlo, sabe que va a grabar su falacia en el cerebro de "x" número de lectores. Estos lo harán llegar, exponencialmente, a cierto número de allegados, con lo que se habrá conseguido el efecto deseado. En la radio de utilizan otros medios para idénticos fines. Las vallas publicitarias y pequeños carteles completan el trabajo. Si cuando se levanta, normalmente por la mañana, escucha la radio o ve la tele o lee el periódico, cuando llega a su lugar de trabajo, lleva usted encima tal cantidad de mensajes no filtrados, que es usted incapaz de desarrollar un juicio objetivo, por más que se empeñe. Y lo peor es que uno cree que ha sido crítico antes de ejercer una opción, porque ya se encargan ellos de que lo crea. Sin embargo, la crítica se la dan hecha: ¡Busque, compare...! ¡Los demás hacen esto, nosotros....! ¡La mejor hipoteca del mercado! ¡Avalado por los mejores especialistas! ¡El más vendido en el mundo! ¿Como va a criticar usted una cosa que posee todas o alguna de las cualidades expuestas? Se compra o se vota y se acabó.

  3. Hay 2 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba