Autor: prespas
jueves, 10 de mayo de 2007
Sección: Historia
Información publicada por: prespas


Mostrado 46.337 veces.


Ir a los comentarios

De suevos y godos

Desde que en el 409 las primeras ordas bárbaras llegan a Hispania atravesando un imperio en descomposición, hasta que a principios del siglo VII el reino visigodo unifica, bajo el trono de Toledo, a la península ibérica, se sucederán casi dos siglos de guerras pseudociviles y abortos de protoreinos que acabaran convirtiendose en la justificación de los nacionalismos centrípetos y centrífugos para argumentar sus posturas absolutamente encontradas

Reconocimiento de autoría

El texto que sigue no es más que una compilación ordenada de las aportaciones que varios druidas han realizado a traves de foros y artículos entorno al tema del presente, de ahi mi reconocimiento fundamentalmente a F. , pero también a Aine y otros de cuyas aportaciones he tomado la cuasitotalidad de la información. Mi objetivo no es otro que conseguir redactar una crónica lo mas completa posible de la etapa citada, que me resulta por varios motivos, pero fundamentalmente por desconocida y por los que cito en el resumen, arto interesante. El sistema de trabajo que pretendo seguir no es otro que el de aprovechar las correcciones , las aclaraciones y las aportaciones que los druidas vayan realizando, para ampliar y actualizar el artículo de la msima manera que lo he redactado, es decir tomando las posturas que desde mi perspectiva, espero que suficientemente abierta, sean mas coherentes , reflejando mis conocimientos de la etapa, y sobre todo incorporando las aportaciones que completen lagunas, aclaren puntos o corrijan errores.

De los suevos a los godos: un siglo de reflejos en Hispania de la inestabilidad de un imperio

LOS INVASORES Los Suevos y los Vándalos eran indoeuropeos de la familia germánica. Atendiendo a la tradicional división de los germanos en nórdicos, occidentales y orientales, los suevos, y por ende los cuados, pertenecían al segundo grupo. Su lengua debería ser por tanto una variedad primitiva de antiguo alto alemán. Francisco Villar en su “Los Indoeuropeos y los Orígenes de Europa” identifica a los suevos con los hermiones de Tácito, y asevera que los dialectos hablados por éstos no han sobrevivido hasta el presente, ni dieron nunca lugar a lenguas literarias. Así que para conocer su idioma nos debemos contentar con la onomástica y las glosas. El término suevo denominaba a un amplio subgrupo de los hermiones, pero especíalmente al núcleo mismo de este subgrupo. En realidad el nombre de suevos tenía muchas ramificaciones y podemos encontraralos en Moravia (con el nombre de cuados), en el norte de Holanda, en Suabia (Alemania) y en el noreste de Italia. Aunque su origen geográfico no está demasiado claro, parece que los primeros estaban asentados en la costa del Báltico cuando la migración de godos y otros pueblos los empujó al Sur, estableciéndose a finales del siglo I d.C. en el alto Danubio y en el Rin medio, atacando duramente la Galia al mando de Ariovisto allá por 72 a. C. Allí son citados por primera vez por los historiadores romanos como uno de los pueblos germánicos contra los que luchó Marco Aurelio. La irrupción de los Hunos a finales del siglo IV, empuja a los Suevos hacia el curso alto del Rhin, donde, coaligados con Alanos y Vándalos, intentarán varias veces el cruce del río, siendo rechazados por las tropas de frontera. Cuando el galaico Orosio nos narra hechos relacionados con este acontecimiento, habla de alanos, vándalos, burgundios y suevos. San Jerónimo menciona a alanos, vándalos, sármatas, gépidas, hérulos, sajones, burgundios y alamanos. Alamanos y cuados eran suevos. Y puesto que los cuados habitaban en vecindad de los vándalos asdingos y silingos, en el sur de la actual Eslovaquia, parece que ya tenemos el pueblo suevo que nos interesa. Por cierto, poco antes “Radagaisus paganus et Scytha cum ducentis millibus suorum totam Italiam inundavit” (El escita Radagaiso inunda italia con 200.000 de los suyos) . Al parecer había también ostrogodos y vándalos en el ejercito de Radagaiso derrotado por Estilicón, lo que da pie a pensar que los alanos y suevos que cruzan el Rin fuesen los restos de este ejercito, derrotado por Estilicón, pero aún numeroso. Al parecer, los cuados desaparecen de la historia poco después de estos acontecimientos (y de la llegada de Atila). La historia de los vándalos aparece en las fuentes diferenciada entre los dos grupos, los asdingos (nombre relacionado con la dinastía real fundadora de Visimar) que estaban asentados por la actual Rumanía entre el Vistula y el Dniester, territorio romano durante algún tiempo y por ello más acostumbrados al contacto con estos, y los silingios que habitaban los territorios alrededor de Praga (Silesia). Aparecen dentro de las confederaciones de tribus que atacaron las fronteras del Imperio en el siglo III, pero ya en el IV algunos de ellos aparecen integrados en el ejército (Ala VIII Vandalorum de la Notitia) y asentados en Panonia. Después (hacia el 390 según Procopio) comienzan sus migraciones empujados por otros pueblos y se instalan en Retia, de donde serán expulsados por las tropas de Estilicón. Tras su expulsión, se unirán a los alanos y suevos para el famosos paso del Rín del 406 Los alanos, por su parte, habían sido expulsados del sur de la actual Ucrania por los hunos: parte de ellos fueron sojuzgados y el resto huyeron hacia occidente. Curiosamente, un grupo de ellos se refugió en el Cáucaso, dando lugar a un poblamiento que con el tiempo recibiría el nombre de osetios. Es muy posible que los alanos hablasen algún tipo de dialecto germánico (su lengua original era indo-irania). Es cierto que las primeras noticias sobre ellos las da Amiano Marcelino en el siglo I y les sitúa en Ucrania (entre el Don y el Dniestr), pero llevaban integrados en el ejército romano por lo menos desde Teodosio, por ello es de suponer que entendieran el latín. El último día de 406, un conglomerado de bárbaros, entre los que se encontraban suevos (dirigidos ya por Hermerico cuyo nombre admite una etimología interesante: Rey de Todos; ¿Habría cambiado su nombre al ser elegido rey de reyes en un momento de dificultad? , hay indicios de que entre los suevos de Galicia no era inusual el cambio de nombre y la elección de un rey de reyes en tiempos difíciles no era una tradición ajena a los pueblos germánicos; Hermerico el paciente murió pagano tras una larga enfermedad de 4 años en 441, murió en su lecho en un tiempo en el que los reyes morían, o a manos de los suyos, o a manos de los de otros), vándalos (al mando de Godisclo o Godagiselo que según la tradición habría muerto en este enfrentamiento con los Francos, aunque según Ph. Wynn ha propuesto, tras analizar los fragmentos del historiador Renato Profuturo Frigerido que se han transmitido en la obra de Gregorio de Tours esta lucha podría haber ocurrido ya en Hispania ), alanos iranios y un grupo de taifales, cruzó el Rin helado probablemente a la altura de la actual Maguncia e invadió las Galias, dedicándose, principalmente, a saquear, pero con la clara intención de quedarse, 200.000 en total, de los cuales 50.000 silingios, 30.000 alanos, 80.000 asdingos y unos 25.000 suevos (Próspero habla de unos 20.000). Ya empujados por el avance imparable de los hunos, ya espoloneados por el comes de origen vándalo Estilicón. Los francos lucharan por intentar detener su penetración en el imperio y solo el decisivo refuerzo de los alanos salvará a la confederación de la derrota (los francos en esta época ya estaban encargados, junto a algunas tropas limitanei, de la defensa del bajo Rin, si bien no todos estaban federados y había algunos grupos francos al otro lado de la frontera). Al poco, febrero de 407, desde Britania, el usurpador Constantino III desembarcó en las Galias y a finales de ese año se había instalado en Arlés. Orosio dice que combatió contra unos bárbaros, que seguramente son los invasores de 406. Los alanos se escinden estando en Galia, en el 407, entre Respendial (según Renato de Tours), que es quien penetra en la Península y Goar, que permanece en Galia ( de hecho participan en la usurpación de Jovino en las Galias en el 411 junto a los francos y otros pueblos germanos como los burgundios a los que en 413 instalaría en el Rin entre Works y Maguncia). Todo parece indicar que los bárbaros cruzaron el Loira en 408, tras llegar a un acuerdo con Constantino III, no tanto de reparto de tierras sino de no entablar hostilidades. LA ENTRADA EN LA PENÍNSULA Y LA SITUACIÓN A SU LLEGADA Ya sabemos que en otoño de 409 suevos (con Hermerico al frente), vándalos (con Gunderico como rey) y alanos ( bajo el mando de Resprendial) cruzaron los Pirineos en un amplio frente que iba de Roncesvalles a Somport. (seguramente debido tanto al expolio de Aquitania como a la presión del ejército de Constantino III) sin que las cohortes presuntamente establecidas en Veleia (Alava) y en Pampelonium fueran capaces de cortarles el paso cuando debían ser una plebs y no un ejército organizado y eficaz, eso pudo deberse a que estas habían sido desarticuladas el año anterior cuando los cabecillas de la resistencia peninsular, los cuatro hermanos hispano-romanos (los cuatro hermanos pertenecían a la familia imperial pues eran primos de Honorio ,emperador desde el 395 cuando su padre, Teodosio, muere después de haber reunificado el Imperio bajo su mandato y se vuelve a dividir el imperio entre él y su hermano Arcadio ), Dídimo, Lagodio,Teodosilo y Veriniano organizaron un ejército privado para oponerse a la invasión del usurpador Constantino III en el 408, reclutando, quizás, esas cohortes desaparecidas que debían estar muy poco operativas ya que debieron dividirse en sus fidelidades hacia los usurpadores o hacia el gobierno de Italia. Según Orosio, Paulus, Zósimo y Sozomeno, crearon este ejército pagándolo de su bolsillo y reclutándolo básicamente de sus posesiones agrícolas, por lo cual estaría formado por esclavos y colonos de diversa índole (casi todos dependientes por el sistema de patronazgo), así como de algunos agricultores libres y posiblemente algunos mercenarios (los bucelarii o leudes de época visigoda) que formarían la élite militar de este ejército. La ley promulgada para el imperio de oriente por Teodosio II, sucesor desde 408 de Arcadio, permitía la recluta de estos ejércitos para defender la legitimidad imperial asi como la posibilidad de que los propietarios defiendan sus posesiones y ejerzan labores de "policía”. El Código Theodosiano (recopilado para oriente por Teodosio II) recogiendo leyes de 406 y 407 (concretamente VII, 13, 17 para los "libres" y VII, 13, 8;18,9 para los "servi"), así lo permite y establece el pago de 10 y 2 "solidi" respectivamente a cambio del servicio (aparte de la libertad a los esclavos), siempre y cuando fuera en defensa del Imperio, también esta ley afectaba a los esclavos de los aliados y federados bárbaros, y fundamentalmente se hizo para organizar la resistencia a las incursiones bárbaras en la parte oriental del Imperio, por lo que no sólo se limitaba a labores policiales, para esas labores (como por ejemplo ocurrirá después con los bagaudas, si bien serán los federados quienes acaben con la amenaza según Hyd, 141, XXV;142, XXV) se refiere el artículo XII, 14, 1 del mismo código. Su ejército también debió estar apoyado por los priscilianistas que quedaban y que habían sido rehabilitados en parte por Teodosio años antes. Cuando comienza a difundir sus ideas, alrededor del año 375, Prisciliano es un seglar de clase alta, originario de algún lugar de la provincia romana de Gallaecia estudió en Burdeos con Elpidio, de quien se decía que descendía de druidas, y se dice que el priscilianismo incorporó partes del druidismo a su credo. Prisciliano promueve una espiritualidad profunda, introspectiva, cercana al esoterismo y a los poderes del cosmos. Las teorías de Prisciliano heredan gran parte de las ideas heréticas de los maniqueos, en contra de preceptos fundamentales de la iglesia cristiana. Los seguidores de Prisciliano dejan que las mujeres lean la Blibia en casa de hombres con los que no tienen parentesco, ayunan los domingos, se retiran a las montañas, usan el zodíaco como referencia, y andan descalzos. Ir descalzos demuestra una afinidad con muchos rituales paganos, sobre todo agrícolas. También se afirma que tubo una amante, Prócula. Quién inicia su persecución es Idacio, obispo de Mérida, pues esta herejía estaba muy extendida en el territorio emeritense (concilio de Caesaraugusta; 380). Por esta persecución, el obispo Idacio mantuvo un duro enfrentamiento con sus feligreses y estos terminan por deponerle (385). En el año 381 queda vacante la sede obispal de Ávila, y dos obispos afines a Prisciliano lo consagran como obispo. Esto es algo intolerable para la iglesia, por lo que se decide enviar una protesta al obispo de Roma, que en aquel momento es Dámaso, hispano. Prisciliano opta por ir a Roma a defenderse. Pero Dámaso ni siquiera recibe a Prisciliano, por lo que éste se traslada a la corte imperial de Graciano en Milán. Allí, mediante un soborno, logran cambiar el curso de los acontecimientos: se abre una investigación contra los obispos que lo habían denunciado y se decreta que su causa se tramite en Hispania. Pero en aquellos momentos otro hispano, Clemente Magno Máximo, se rebela contra el emperador Graciano. Tras derrocarlo, Máximo supone que una postura antipriscilianista será una forma de ganarse el reconocimiento como emperador por parte de la iglesia y del propio Teodosio (nombrado en el 379 d.C. Emperador del Imperio Romano de Oriente por Graciano), que lo tenía por un usurpador. Así que convoca un concilio de obispos en Burdigala para juzgar a Prisciliano. Pero éste rechaza acudir y solicita que su caso sea tratado en un tribunal secular en Tréveris, la nueva sede imperial de Máximo. Su petición es aceptada, ya que en cierto modo resultaba muy incómodo para la iglesia que Prisciliano asistiese al concilio de Burdigala, porque eso sería una forma de confirmarlo como obispo de Ávila. En Tréveris Prisciliano y los suyos son finalmente juzgados, condenados por "maleficium" y ejecutados. Es el primer hereje condenado a muerte por el brazo secular. El 8 noviembre 392 d.C. el emperador Teodosio prohíbe todos los rituales que no sean cristianos y los denomina "supersticiones de los Gentiles" (gentilicia superstitio). La ejecución de Prisciliano fue en realidad un error, porque más que mitigar su influencia, la engrandeció. Más de cien años después de su muerte, sus teorías seguían vigentes en la Gallaecia sueva, tal vez como una forma de distinción frente al reino visigodo, sobre todo tras correr el rumor (bastante infundado) de que su cadáver había sido trasladado y enterrado allí, bajó lo que sería la catedral de Santiago por lo que a quien se adoraría sería a el y no al apóstol. El enfrentamiento se debío dar en algún punto de los pasos pirenaicos (es discutible el pasaje de Isidoro que afirma la resistencia durante 3 años en esta cordillera), y los hermanos fueron derrotados, instalándose las tropas de Constante, hijo de Constantino III nombrado césar por el mismo, en estos mismos pasos pirenaicos tras el saqueo que según Orosio realizarón sobre los Campos Palentinos bien como represalia contra los rebeldes, bien como pago a los Honoriaci (según C. E. Stevens tropas semibárbaras y pseudocomitatenses, compuestas por alamanes y francos y quizá incluso en parte por alanos, reclutadas por Estilicón a principios del siglo V y enviadas a Britania para defender la frontera norte de Britania de los pictos y escotos, y la costa oriental de las incursiones piráticas germanas, donde se unirían a la insurrección de Constantino III), con el permiso de Constante tras penetrar en la Península. Aunque hay varias teorías sobre lo que pasó con las tropas limitáneas hispanas, ya que las fuentes no mencionan su unión a los cuatro hermanos que ,por otra parte no tenían ningún mando sobre tropas romanas. Otros autores prefieren la versión, mas lógica pero tampoco absolutamente convincente, de que si se unieron a alguien fue a Constantino III. Pero J. Arce considera que no había ya tropas limitáneas en Hispania en 408 pues posiblemente la Notitia (el ejército que la Notitia Dignitatum señala para Hispania es de dos tipos: limitáneo y comitatense, es decir, estático y móvil) refleja el estado del ejército hispano en tiempos de Diocleciano, aunque la Notitia se compondría posiblemente después de 425, parece lógico que, igualmente que Estilicón ( hombre fuerte de Honorio durante la mayor parte de su mandato) retiró parte de las tropas de Britania en 402 para hacer frente a la primera invasión de Italia por Alarico que acabaría con la toma de Roma en 410 por parte de los Visigodos, hiciera lo propio con tropas que en Hispania habían perdido su utilidad casi por completo. P. Le Roux y J. Arce afirman que Hidacio no habla nunca de tropas en Lusitania, es Zósimo (aunque para algunos autores es una fuente dudosa) quien lo hace y ya que en Lusitania nunca hubo tropas regulares romanas, lo más posible es que Zósimo se esté refiriendo a tropas de lo que podríamos llamar "segunda fila", en este caso burgarii, de los que sí consta la existencia para Hispania en esta época. Desde este punto de vista los cuatro hermanos poseerían sus tierras en Lusitania (según la otra versión las habrían poseido en el norte entorno a Palencia desde donde defendieron la frontera) donde se desarrolló la lucha contra Geroncio ( según Sozomeno) que sería derrotado, por lo que Constante, enviaría contra Dídimo y Veriniano a los honoriaci, que los interceptarían y derrotarían camino de los Pirineos quizás en las cercanías de Mérida; mientras que las tropas que defendían los Pirineos eran, con casi toda posibilidad, burgarios (tropas que ejercían labores de policía y vivían de las tierras que cultivaban). Tras la derrota los hermanos que no murieron huyeron una Ravena y el otro a Constantinopla. En cuanto al ejército comitatense, la primera fuente que lo menciona es Hidacio (en concreto no al ejército en sí, sino a su comandante, el comes Hispaniarum Asterio) en 420. LA DIVISIÓN DEL USURPADOR MÁXIMO Durante dos años más saquearán las provincias hispanas. La descripción que hace Hidacio de estos años es terrible. A los saqueos cruentos se une la peste, mientras los soldados agotan las provisiones y riquezas de las ciudades arrebatadas por el recaudador. A esto sobreviene el hambre, al hambre el canibalismo, y al canibalismo las bestias salvajes, que alimentadas de cadáveres atacan hasta a los hombres más fuertes. En 410, los bárbaros, firmaron un acuerdo de paz (Eirene lo llama Olimpiodoro) con quien entonces dominaba Hispania (el usurpador Máximo y su general Geroncio, rebeldes en ese momento contra Constantino III) por el que los invasores se repartieron las provincias hispanas con tres excepciones: las Islas Baleares, que quedaban fuera de su alcance, Mauritania Tingitana (mismo motivo) y Tarraconense, que Geroncio resevó para él como retaguardia, ya que su único interés era la Galia. A cambio, los invasores proporcionarían al usurpador tropas auxiliares que le ayudarían en su campaña contra su antiguo jefe, Constantino III. Esta paz conllevó un reparto de las provincias empezando por Galaecia la provincia más agreste y montañosa, aunque no por ello menos latinizada la Gallaecia se extendía en aquel por momento (aunque sobre ello hay más de una duda) por el este hasta las proximidades de Numancia y Calahorra, y por el sur hasta el Duero, sobrepasándolo en la región Coca. El norte, entre la cordillera Cantábrica y el Océano, estaba habitado por Astures Trasmontanos y Cántabros, y no parece que los germanos se aventuraran allí. Al sur y al oeste de estas montañas el panorama era, sin embargo, mucho más alentador. La meseta norte, con sus ricas tierras cerealísticas y sus múltiples villas, había sufrido duramente tanto la propia incursión de estos bárbaros como las previas guerras de los Honoríacos, como tiende a mostrar la arqueología. Por otra parte la Asturica Augustana, con un clima menos riguroso, disponía tanto de tierras como de recursos auríferos y minerales, y buenas comunicaciones. La Gallaecia en senso estricto, rica en oro y estaño (aunque ciertamente extenuada desde el siglo III) y con un clima lluvioso y templado, ofrecía puertos para el comercio con el Mediterráneo, Gallia y Britania. Como digo Gallaecia quedaba dividida entre suevos (parte occidental que abarcaba, posiblemente, la parte más extrema de la provincia, pero incluía las principales ciudades: Braccara, Lucus, Asturica y Portus produciéndose su asentamiento principalmente en los alrededores de las ciudades , especialmente la de Braccara, capital del nuevo reino; cabe también al posibilidad según la crónica de Alfonso X que obtuviesen parte de la ribera del Ebro y tierras hacia el oeste y hacia el norte hasta el mar) y vándalos asdingos (parte oriental), Bética para los vándalos silingos la más latinizada y probablemente la más rica, aunque también la más pequeña y Lusitania y Cartaginense para los alanos no tan ricas, pero sí extensas. Resplendial muere poco después de firmar el tratado y lo sustituye Ataso que mantendra una actitud beligerante respecto a los hispanorromanos y frente a sus vecinos, sobre los que ejercerá cierto poder señorial. No es un reparto casual: Hidacio dice claramente que los alanos eran el pueblo predominante (seguramente porque al contrario que los otros ellos cruzarían solo en forma de ejército quedando al población civil en el reino de Goar en la Galia). Cabe suponer que serían seguidos por los silingos, los asdingos y, los menos poderosos, los suevos, recluidos a la parte occidental de la península . Sobre lo que los provinciales galaicorromanos (o hispanorromanos en general) oPinaran sobre este pacto no se ha recogido, pero probablemente la sensación fue de alivio, pues se acabaron las rapiñas (seguramente exageradas por Hidacio)y comenzó para la mayoría de ellos un siglo que, en contraste con lo que ocurriría en otras partes del Imperio Romano Occidental (véase Galias, Britania, etc.,) podemos calificar de pacífico a lo que se podría añadir el hecho de que sus reyes se convirtieran mas tarde al catolicismo (es seguro que cuando el pueblo suevo se asentó en nuestra Península no había sido convertido aún al Cristianismo, Tácito dice en su “Germania” que los suevos habían aceptado el culto a Isis, muy difundido por todo el Imperio Romano y por otra parte , se conserva alguna inscripción de época romana , de la zona del Rin, con dedicatoria a las MATRES SUEBAE, es decir, las MATRES SUEVAS, esto evidencia una coincidencia con el culto celto-romano y germano-romano del área del Rin ya que el culto a las MATRES estaba muy extendido en todo el ámbito celta y en el germano occidental;MATRES GERMANAE, MATRES FRISIABAE...rindieron culto también a NERTHUS, la Tierra Madre; no se sabe muy bien que tipo de “paganismo” practicaban los suevos en Hispania ¿era íntegramente germano, “wotanista”? ¿estaba sincretizado con el paganismo celtorromano de la Galia y la zona del Rin?), por lo que eran vistos por muchos hispanos como mal menor frente a Alanos y Vándalos, arrianos teóricos, las más de las veces paganos puros y duros. LA LLEGADA DE LOS VISIGODOS Mientras, el nuevo hombre fuerte de Roma, el general Honorino Constancio (sustituto del finado Estilicón desde 408) había restablecido el poder de Ravena en Galia, eliminando a Constantino III y, con ayuda de los visigodos de Ataúlfo (ligados mediante un pacto a tal efecto), sucesor de Alarico (pertenecientes ambos a los baltos, una sippe visigoda muy importante) desde la muerte este tras la toma de Roma en 410 hasta su asesinato en Barcelona en 415, al usurpador Jovino al que traiciona tras nombrar cesar a su hermano Sebastián. Alarico I y Teodosio I firman en el 382 un foeudus ya que tras unos años de relativa calma tras el desastre de Adrianópolis, de nuevo los bárbaros iniciaban una campaña de saqueos por los Balcanes. Este foedus les permitía instalarse entre el Danubio y los Balcanes a cambio de annona y con un buen grado de autonomía (primer estado germánico dentro del Imperio), a cambio de proporcionar soldados al ejército imperial y defender esta frontera. Pero tras la muerte de Teodosio, surgen de nuevo los problemas (azuzados por sectores de ambas partes), y los godos aprovechan la rivalidad de Estilicón y Rufino por el Ilírico oriental para saquear Grecia y demostrar su fuerza. Liderados ya por Alarico (desde el 395), consiguen la cesión de tierras en Epiro por Arcadio y el nombramiento de magister militum en el Ilírico. Pero el reforzamiento de las posiciones antigodas en Constantinopla y el levantamiento y derrota del godo Gainas empuja a Alarico y a los suyos hacia Italia en el 401, pactando con Estilicón su colaboración militar, hasta que tras la muerte de éste en el 408 se deciden a saquear Italia y el primer intento fallido de embarcar a África.de esta forma se produjo el asentamiento de los germanos en las Galias con lo que Arcadio y Honorio, para solucionar los problemas fiscales, ordenaron que las tropas del limes fueran hospedadas por los propietaros de tierras situadas en las fronteras, determinando que el soldado pasara a poseer un tercio de la casa donde se le concedía el hospitium. Con el aumento de la crisis, los soldados dejaron de percibir sus pagas del erario del Prefecto, y los possessores que los acogían en su casa se vieron obligados a pagarles a esos soldados con un tercio de las rentas que producían las tierras o con las mismas tierras. Roma acabó asentando a los visigodos en las Galias; en principio parece lógico pensar que para imponer el orden. Pero también resulta lógico pensar que para reactivar la actividad agraria en unas tierras abundantes en latifundios que estaban subexplotados.... Sin embargo aún no se puede excluir un factor más. Los "potentes" del sur de las Galias habían apoyado al usurpador Justino; tal vez no fue más que una represalia por parte de las autoridades imperiales, expropiándoles las tierras en beneficio de los foederati.El reparto definitivo, aunque ni en su forma ni en sus tiempos esta claro pudo producirse entre el 419 y el 431 ya fuese manteniendo la propiedad comunal en al forma de la compascua Romana para pastos y bosques ya fuese cediendo rentas de colonos a los jefes militares, ya fuese entregando por tercios los latifundios subexplotados a nuevos colonos godos, pero en cualquier caso este metodo se generalizo también para los bárbaros implantados en al peninsula. Ya en 412, Constancio, recuperó Tarraconense para el poder legítimo (no sin, como hemos dicho, mantener una permanente disputa con Ataso por el territorio), obligando al usurpador Máximo a exiliarse entre los bárbaros de Hispania. En 416, tras sojuzgar, mediante un bloqueo salvaje, a los visigodos de Walia que habían atravesado los Pirineos intentando cruzar a Africa en tiempos de Ataulfo, durante la traición de Saro, jefe visigodo al servicio de Honorio y enemigo jurado de Ataúlfo el cual li hizo matar, (Orosio dice que fracasó debido a una tormenta cerca del Estrecho de Gibraltar, si bien también informa que la expedición no era de todo el pueblo godo, sino de "un gran número, con armas y barcos", lo que parece una avanzadilla, seguramente Valia tenía verdaderas dificultades para alimentar a su pueblo y busca una manera de conseguir suministros) y se habían instalado en Barcelona, firmó con éstos un pacto de federación por el cual, a cambio de manutención (lo primero que recibe son 600.000 "modii" de trigo que en toría Roma les debia desde el pacto del 411 entre Ataúlfo y Honorio para luchar contra el usurpador Jovino), devuelven a Gala Plácida y los visigodos eliminarían a los bárbaros de Hispania, a los que Constancio nunca reconoció su condición de federados a pesar de que lo habían solicitado (cuenta Orosio “Tú con todos haz las paces, de todos acepta rehenes: nosotros, por nosotros combatimos, por nosotros perdemos, por ti vencemos.”). Los visigodos (arrianos desde que los convirtió el obispo Ulfilas en el siglo IV, por lo que cuando llegaron a Hispania ya llevaban más de un siglo en contacto con el cristianismo aunque pervivieran ritos y supersticiones paganas, la mayoría estarían razonablemente cristianizados), bajo el mando de Walia, acabaron con los alanos y los silingos en una serie de duras campañas realizadas entre 416 y 418, cuando Constancio los retiró de Hispania y firmará un nuevo foedus con Valia (al que sucederá ese mismo año Teoderico) y les concede por fin tierras donde asentarse, Aquitania (origen pues del reino visigodo de Tolosa, bajo el mando ya de Teodorico I tras la muerte de Walia en 418) . Al vencerlos, los visigodos, mataron a Adax jefe de los alanos y los supervivientes se pusieron bajo la protección de Gunderik rey de los vándalos asdingos en Gallaecia que pasa a denominarse "Rex vandalorum et alanorum". La Crónica Gálica de 511 comenta que, cuando fueron retirados, los visigodos estaban ya en Galecia, indicativo de que posiblemente les había tocado el turno a los asdingos y suevos. LA EPOPEYA DE LOS VÁNDALOS Pasado, por ahora, el peligro, en 419 asdingos y suevos se enzarzaron en una guerra que iba camino de convertirse en el final de los suevos como etnia autónoma cuando, a la vista de la oportunidad que suponía esta contienda, Constancio envío a Galecia un ejército romano para terminar el trabajo de los visigodos. En 420, el comes Hispaniarum Asterius atacó a los vándalos asdingos, el enemigo más peligroso, y les obligó a levantar el bloqueo al que sometían al ejército suevo en los montes Nerbaisos (o las montañas Erbasias tradicionalmente localizadas junto al río Sil, pero existe una teoría que los sitúa en el occidente del Sistema Central, en la provincia de Ávila). Asterio auxiliado por Maurocellus como vicarius Hispaniarum, comandando un ejército comitatanse reunido en Tarraco donde Asterio acudió a defender a los suyos de la acusación de priscilianistas (tras la campaña vándala quedo asentado en Pamplona, por lo menos una parte de él y temporalmente), derrotó a los vándalos una vez y volvió hacerlo casi definitivamente en Bracara Augusta, pero no pudo evitar que la mayoría huyeran a Bética sin poder acabar con ellos como fuerza hostil peligrosa para los intereses de Roma en Hispania, por otra parte Gunderico había apoyado (o incluso incitado) la nueva usurpación de Máximo (la Chronica Gallica sitúa este nuevo intento de usurpación en el 420), que vivía entre ellos desde su exilio en 411, y será el propio Astirius quien en la misma campaña capture a Máximo y a su lugarteniente Jovino (quizá un terrateniente hispano-romano) y los lleve a Rávena donde serían ejecutados en el 422. Llegados allí, los Vándalos (Silingos y Asdingos unidos) nombraron un antiemperador, obligando a intervenir al Imperio. Las tropas imperiales al mando de Castinus, magister militum, formado por una mezcla de comitatenses y tropas godas federadas. Castinus logra sitiar a los vándalos en algún lugar desconocido, los vándalos intentan provocar una batalla en campo abierto que el magister militum acepta, lo cual trajo consigo la total derrota de las tropas imperiales por la traición de los federados godos según relata Hydacio en un pasaje poco claro. Castinus se ve obligado a refugiarse en Tarraco y los vándalos se expanden por el sur y este peninsular (422), lo que, aparte de otras consecuencias, abrió a los Vándalos la posibilidad de ocupar los puertos de la Bética, desde los cuales se dedicaron a ejercer piratería y saqueo contra Sevilla, Cartagena, el Levante hispano, las islas Baleares, y el África romana. Esto último era gravísimo para el Imperio, pues ponía en peligro el suministro de grano a Roma e Italia. En 421, Constancio, ahora convertido en Constancio III al ser elevado por Honorio a rango de coemperador tras la boda con su hermana Gala Plácida ese mismo año, moría, y la política romana hacia Hispania, que se había centrado en la recuperación total, cambiaría radicalmente. Tras la muerte de Honorio y Constancio III llega al trono el joven Valentiniano III con su madre Gala Placida como regente, dando lugar a diez años de incertidumbres políticas en la corte imperial con el intento de Juan, derrotado por Valentiniano III (425) apoyado por el emperador de Oriente, Teodosio II, lo que aprovecharon los vándalos para hacerse con un pequeño reino en Bética, con capital en Sevilla, y los suevos para asentar su posición en Galecia. Así pues, desde 420, la mayor parte de Hispania volvió a manos romanas, terreno que se amplió con la partida de los vándalos pues en la primavera de 429, tras la muerte de Gunderik y el ascenso al trono de su hermano Genserico, los vándalos decidieron embarcar para África, llegando a Tánger y Ceuta con todo su pueblo (incluyendo algunos hispanorromanos, alanos e incluso grupos de suevos, en total parece que unos 80.000), embarcando desde algún punto del litoral gaditano-malagueño (Iulia Traducta, Gades?). Durante este tránsito fueron atacados por las tropas suevas de Heremegario, a las que Genserico derrota cerca del río Anas, donde moriría el propio caudillo suevo. Las posibles motivaciones que les impulsaron a esta nueva migración son variadas. Una teoría afirma que fueron a ponerse al servicio del comes Africae, Bonifacio, que se había levantado contra la corte imperial y buscaba enfrentarse a Aetius y Felix, magister militum, y hombres fuertes de la corte de Rávena. Esta teoría se apoya en los testimonios de Procopio y Theophanes. Otras teorías hablan de la presión e inestabilidad a la que se veían sometidos los vándalos en Hispania por la animadversión de la población hispano-romana y la amenaza de los ejércitos privados de los terratenientes hispanos. Pero estas teorías podrían perder peso ante una razón de mayor importancia como la necesidad de los vándalos de alimentarse, para lo cual el norte de África era la zona ideal, ya que se trataba del verdaero granero del Imperio de Occidente (alimentar regularmente a una población de 80.000 personas que no se procuraban su propio alimento era una tarea muy complicada). Luego se desplazaron al Este, La expedición vándala avanzó rápidamente por el norte africano aplastando la escasa resistencia que encontró y derrotando también a las tropas orientales enviadas por Teodosio II. Tras el sitio y captura de Hipona (en el cual murió San Agustín), en el 435, firman un foedus con la corte imperial que les otorga tierras en Numidia, Proconsular Occidental y Este de la Mauritania, pero dejando bajo control romano el Oriente de la Proconsular, la Bizancena y la Tripolitana. En esta expedición los vándalos contaban con el apoyo de los indígenas mauri, las tribus nómadas del desierto. La paz dura relativamente poco y en el 439 los vándalos inician una nueva campaña tomando Cartago y realizando acciones piráticas por el Mediterráneo Occidental, atacando las islas Baleares, Córcega, Cerdeña, Sicilia o las cosas de la Península Ibérica, llegando a controlar pues la llegada de la annona a Roma y controlando por tanto las fuentes de producción de la mayor región cerealera del Imperio, que en lo sucesivo tuvo que comprar el grano a los Vándalos, además de soportar sus razzias piratas en el Mediterráneo Occidental, lo cual provocó un nuevo foedus en el 442, según narra Próspero, en el que Roma renuncia a los territorios antes mencionados, a cambio de la llegada de la annona regularmente y la colaboración del los vándalos. De esta forma el reino vándalo conseguía de facto, su reconocimiento como reino independiente. Pero a pesar de este pacto, de nuevo los vándalos realizan una expedición, esta vez contra Roma, la cual saquean en el 455. Un nuevo pacto hace que Valentiniano III otorgue a Genserico la mano de su hija Eudocia, aunque la promesa nunca llegó a cunplirse y los vándalos desde su posición de fuerza, siguieron asolando el Mediterráneo, llegando incluso hasta Grecia y las islas del Egeo. Contra ellos organizó el emperador Mayoriano una expedición en el 460 que debía partir desde Levante, pero por razones poco claras, esta expedición nunca llegó a realizarse debido a la destrucción de la flota romana por una incursión vándala. Este hecho ha sido tradicionalmente tratado como la última ocasión en que tropas oficiales romanas entran en Hispania. Este intento fallido refuerza aún más la posición de Genserico que en el 462 ve reconocido por León I su dominio de las Baleares, Córcega y Cerdeña. Pero tras la muerte de Genserico en el 477, el reino vándalo comenzó a debilitarse en gran parte por las luchas internas entre la nobleza guerrera. Asolado también por conflictos religiosos (arrianos contra católicos) e incluso por incursiones de sus antiguos aliados mauri, el reino vándalo desaparece tras el desembarco de las tropas de Justiniano, comandadas por Belisario, que derrotaran totalmente al ejército vándalo en Tricamarum (533). Procopio recoge un episodio donde los vándalos que no acompañaron a Godigisclo en su campaña mandan embajadores a Gaiserico alegrándose de su éxito, pues desde ese momento la tierra que habían dejado, les sería a ellos suficiente para vivir. A la par manifestaban que no eran capaces de guardar por más tiempo aquella tierra por la que estos se habían preocupado tan poco que se habían establecido en Libia (Procopio se refiere claramente a su país ancestral al otro lado del Danubio, en los alrededores del lago Meotis, pero quizás se equivocase con la procedencia de los embajadores y fuesen vándalos de Hispania). LAS GUERRAS HISPANO-SUEVAS Tácito: “Si su estado nativo sucumbe a la pereza de la paz y el reposo prolongado, muchos de sus nobles más jóvenes buscan voluntariamente aquellas tribus que mantienen guerras, tanto porque la inactividad es odiosa a su raza, como porque ganan renombre con más afán en medio del peligro, y porque no pueden mantener un gran número de seguidores si no es por la violencia y por la guerra.” En el año 430, mientras el reino visigodo de Teodorico I se debate en una guerra civil con Anaolso, que ese mismo año atacó por su cuenta y riesgo nada menos que Arlés, recoge Hidacio en su Crónica la primera entrada que se refiere a enfrentamientos entre suevos y galaicorromanos. Dice Hidacio en su entrada 91 para el año 430 (edición de R. W. Burgess): "Sueui sub Hermerico rege medias partes Gallaciae depraedantes per plebem, quae castella tutoria retinebat, acta suorum partim caede, partim captiuitate pacem quam ruperant que tenebantur redhibitione restaurant". Párrafo que podemos interpretar como que el pacto que los suevos y Máximo firmaron en 411 dejó de tener valor legal al año siguiente por la deposición de Máximo. Sin embargo, suevos e hispanorromanos decidieron mantenerlo (e incluso reforzarlo con la entrega de rehenes). Sin embargo, en el año 430, Hermerico, signatario del pacto con los romanos, decide romperlo unilateralmente y ataca a la plebs galaica. El porqué de esta acción es un tema complejo que tenía que ver con un deseo de Hermerico de mejorar las tierras que le hubieran correspondido en el reparto de 411, amén de recuperar parte de su prestigio militar, recientemente discutido por parte de la nobleza sueva encabezada por Heremigario. Los suevos fueron derrotados y obligados a devolver los rehenes. Pero al año siguiente, en 431, los suevos vuelven a atacar (HYD. 96) y los galaicos atacados envían al buen Hidacio a que se entreviste con el magister Galliarum, el ascendente general Aecio. En 432. éste envía a Galecia a su hombre de confianza Censorio acompañando a Hidacio con la probable intención de firmar con los suevos un pacto de federación entre ellos y Roma (HYD. 98). Pero las intrigas para hacer desaparecer a Aecio del mapa obligan a Censorio (poco después asesinado por los propios suevos) a regresar sin terminar su trabajo y Hermerico, que inmediatamente se lanzó a saquear de nuevo, finalmente logró firmar una paz con los galaicos en 433, esta vez, con la intervención de los obispos (HYD 100). Desde este momento, y hasta el comienzo de las guerras civiles suevas, galaicorromanos y suevos mantuvieron la paz (ratificada por Censorio en 438 y elevada a foedus oficial). Hay autores incluso que apoyan la teoría de que muchos galaicorromanos se enrolaron el las expediciones, escasas y limitadas por cierto, de los suevos en el resto de Hispania. Lo cierto es que sin una firme paz en Galecia y un entendimiento entre suevos y galaicos, la pequeña expansión hacia el sur de los suevos se hubiera visto siempre amenazada Los suevos, en los años 439-441 ocuparon Mérida y Sevilla, con lo que Tarraconense, cartaginense y Bética siguieron en manos romanas (Lusitania quedó más o menos aislada, por lo que serían probablemente los poderes locales los que tuvieron mayor protagonismo). La fuentes cristianas (Hidacio) mencionan expresamente al caudillo suevo Heremigario, ahogado en el Guadiana “por la mano de Dios”, tras saquear EMERITA AVGVSTA (Mérida) profanando la iglesia de la mártir cristiana Eulalia en 429 (y dando , por otro lado, al traste con sus aspiraciones reales). En cuanto a la expansión sueva, fue modesta en relación con el transcurso de los sucesos del siglo V, pero, lógicamente, sobrepasó con mucho las aparentes posibilidades iniciales de los reyes suevos. Posiblemente sólo ocuparon estas dos ciudades fuera de Galecia, Mérida, capital de la diócesis de las Españas y Sevilla, ambas importantes. Quizás, más adelante, se hicieran con Zamora, como parece indicar el Parrochiale Sueuorum. De Lusitania, nada más esto no quiere decir que hubiera asentamientos suevos en todas estas regiones, ni tan siquiera que hubiera guarniciones o gobernantes Suevos en ellas. Las más de las veces los suevos simplemente aprovechaban las discordias internas entre los hispanorromanos para colocar como obispos o condes a sus partidarios”. Cuando comenzó la guerra civil sueva, ciudades como Conimbriga y Lisboa estaban fuera del control suevo. En el año 441, los suevos alcanzaron su máxima expansión: ocupaban Astorga, Lugo, Braga, Oporto, Mérida y Sevilla y, con mucha probabilidad, las vías de comunicación entre sí. Pero amplias zonas de la propia Galecia quedaban fuera de su control, especialmente las costas. Rekila (hijo y sucesor de Hermerico) vence a Andevoto ( un duque militar romano, según San Isidoro aunque muchos afirman que se trataba de un "condottiero" al servicio de los grandes propietarios de la zona del Genil al mando de un ejército privado ya que Isidoro es una fuente muy pobre para la Hispania del s. V y debemos conformarnos con Hidacio) cerca de Sevilla y sitúa en esta ciudad a un obispo favorable. Posteriormente, en la Cartaginense, vence a las tropas visigodas auxiliares del "magister millitia" Avito, que huye aterrorizado. Rekila fallece en Mérida, en el 449(“Rechila ... gentilis moritur” es decir, que era pagano o politeísta). Aquí alcanzan los suevos la máxima extensión de sus dominio: Gallaecia, Lusitania, Cartaginense y Betica. Un dominio sobre centros de poder, claro está. En 456, antes de la batalla del Órbigo con los visigodos, los suevos dominan zonas costeras de la Cartaginense que son devueltas a Roma en tratado. Su hijo, Requiario (448-456), se convirtió al cristianismo por intereses políticos en el primer año de su reinado para inmediatamente después contraer matrimonio con una princesa visigoda arriana de la corte de Tolosa (hija de Teodoredo I, no confundir con Teodorico I el grande, principal representante de los amalos, pertenecientes a la gens ostrogoda), en el sur de la Galia. La conversión de Reckiario al catolicismo fue individual. Por otra parte, al contraer matrimonio con una infanta visigoda no se convirtió al arrianismo, sino que esa debió convertirse al catolicismo, como era usual entre los godos, que sí esperaban reciprocidad en esto. Las princesas francas que se negaban a convertirse al arrianismo causaron más de un conflicto entre visigodos y francos. O sea: Requiario se convierte una única vez, del paganismo al catolicismo. Ese mismo año, en julio, encabeza una expedición contra la Vasconia. Expedición sin duda grata a Roma y a los godos, debido al problema de los bagaudas, marcha junto a su suegro Teodoredo (también llamado Teodorico que en 439 había renovado el foedus de 418 tras la muerte de Liborio y haber podido atacar Roma en su momento de mayor debilidad ya que Aecio tubo que reunir a un amplio grupo de federados francos salios y ripuarios, hunos, hérulos y sármatas y tubo que combatir duramente para derrotar a los burgundios liderados por su rey Gundahar, que habían invadido Bélgica, en los años 436 y 437, hasta la muerte del rey y la pérdida de 20.000 guerreros , lo que permitiria su realojo en Saboya, según Prospero 1232; Crónica Gálica del año 452 118; Hidacio 108 y 110) y a la vuelta saquea la región de Zaragoza y penetra, con engaño, en Lleida, donde toma cautivos. Es el primer rey germánico que emite moneda en su nombre, casi un siglo antes que los francos (unas nuevas Silicuas de plata: llevan la leyenda “IUSSU RECHIARI REGES”). Por otra parte, Rechiario recibe embajadores de Roma, los condes Mansueto y Fronto, que de acuerdo con la paz obtienen las condiciones pactadas (“Ad suevos Mansuetus comes Hispaniarum, et Fronto similiter comes, legati pro pace mittuntur et obtinent conditiones injunctas”). A Rechiario le es reconocido el dominio sobre el conjunto de sus tierras, salvo la costa mediterránea de la Cartaginense, que es devuelta a Roma. Esta devolución no debió ser del agrado de muchos suevos, como no lo debió ser la inactividad de Rechila luego del primer año de su reinado. En el año 455 el galo Avito es nombrado emperador en Tolosa, y luego aceptado como emperador por los romanos. Es, según Hidacio, el candidato de los godos, y perderá la vida tres años más tarde, cuando éstos le retiran su apoyo y Ricimero lo derrota y nombra emperador a Mayoriano un joven general aeciano que defendió Tours contra los sajones (aunque sería finalmente en Britania donde Germán, obispo de Auxerre, hombre de confianza de Aecio, los derrotaría) aunque también acabo mal. Los visigodos de Teodorico II (Atila y su federación de hunos , ostrogodos y gépidos, es derrotado por Aecio y sus federados francos, Alanos del rey Sangibán y Visigodos de Teodorico en la batalla de los Campos Cataláunicos, Chalons, en la que muere el propio Teodoredo, suegro de Rechiario, que es sucedido alli mismo por Turismundo, este es degollado poco después por sus hermanos, que le suceden en el trono; Frederico renuncia en su hermano, y Teodorico II queda como único rey de los visigodos en el 453), en el año 456 recriminan al suevo Rechiario su intención de apoderarse de toda Hispania, advirtiéndole de que ceje en sus intentos, y no persevere en ellos, ya que su ambición le estaba haciendo odioso. Le advierte también que debe devolver aquellas tierras que no le pertenecen. Las tierras que habían convertido en su hogar, y que Teodorico II parece reconocerles, son Galicia y Lusitania, entre el Océano y el Tajo, entre Austrogonia y el promontorio sacro. ¿Qué tierras ocupaban ilegítimamente?. Lo sabemos por Hidacio: la Cartaginense, la Bética y el total de la Lusitania. ¿Qué intentos le recrimina? Los intentos de apoderarse de la Tarraconense “que estaba en poder del imperio romano”, como también nos aclara Hidacio. Pero Rechiario no cejó, sino que sus embajadores amenazan a los visigodos con la llegada de las tropas suevas hasta la misma Tolosa. Teodorico vino al frente del grueso de su ejército, y trajo con él a gente de muchas naciones, entre ellos a los reyes de los burgundios, Gnudiuchus e Hilpericus. Recordemos aquí que la historiografía tradicional suele cifrar en 300.000 los godos que se establecieron en España, algunos antes de la caída del reino de Tolosa, la mayoría a raíz de ella. Hubo batalla en el Órbigo, y Teodoredo atacó por el flanco derecho. Los godos y sus aliados vencieron sin mayor dificultad. Teodoredo trajo con él a una parte importante del ejército que había derrotado a Atila en los Campos Cataláunicos. Al final, y tras matar a Requiario (batalla de Órbigo, octubre 456), su antiguo aliado, acabarían por iniciar un proceso de implantación en la peninsula que a la postre seria definitivo. Las tropas de Teodorico devastan la Gallaecia; la toma de Braga y su posterior saqueo es descrito por Idacio en un tono apocalíptico aunque evita que sus tropas perpetren matanza sobre la población, uchos romanos son hechos prisioneros, son destruidos las basílicas y altares, se rapta a las vírgenes de dios, aunque su integridad es respetada, y se expone a los clérigos a la desnudez; la gente refugiada en las iglesias es expulsada de ellas, y pasan a ser empleadas como establos de las monturas de los vencedores. Rechiario, que intentaba embarcarse en Porto, es capturado. Los suevos que aún resistían se rinden, siendo algunos ejecutados: “regnum destructum et finitum est Suevorum”. En diciembre el fraticida Teodorico ejecuta a su cuñado. No sabemos qué fue de su hermana o de los hijos de ésta con Rechiario, si es que los tuvieron. Por esas mismas fechas, llega a la costa lucense una expedición naval hérula que es puesta en fuga por los habitantes de la zona. Cuando Teodorico II iba a rematar la faena, se enteró de la muerte de Avito y volvió a toda prisa a Tolosa, por si acaso la cosa se ponía fea. Dejo a aun un varno llamado Agigulfo al mando de lo conquistado, (varno y no godo pactará con los suevos proclamándose rey del área ocupada, al tiempo que también Maldrás se proclama rey de los suevos independientes). Teodorico salió de Mérida poco después del día de la Pascua, que fue el II de las kalendas de abril. De vuelta a las Galias, dirigió una parte de su séquito, compuesto por pueblos varios con sus jefes, hacia los Campi Gallaeciae a Astorga; fingiendo que se dirigían a atacar un núcleo de resistencia suevo, los asturicenses, confiados, les abren la puerta de la ciudad, que es saqueada. Los saqueadores de Teodorico habían entrado en nombre de Roma, bajo el falso pretexto de una expedición contra los suevos supervivientes, simulando la paz. Masacraron a una muchedumbre de hombres y mujeres que se encontraban allí, forzaron los santuarios, saquearon y quemaron los altares y se llevaron los adornos y los objetos de culto. Descubrieron a los obispos y les llevaron prisioneros con toda la clerecía. Hombres y mujeres indefensos fueron llevados a una compasiva cautividad. Lo que quedaba en las casas de la ciudad fue sometido a pillaje y al pasto de las llamas; las aldeas del campo fueron devastadas. Los godos hicieron sufrir a la ciudad de Palentia la misma suerte que a Asturica. Idacio habla de un castro Covacense (¿Valencia de don Juan?) a unas 30 millas de Astorga, que resiste a los godos y logra salvarse demostrando la escasa capacidad de asedio y asalto de las tropas barbaras cuando no se valían de la traición o el terror para penetrar en ciudades fortificadas. Teodorico también retrocede ante un mistico y extraño temor ante Santa Eulalia. La batalla del Órbigo no es el final del reino suevo, si bien de su expansión. Los visigodos actúan bajo la firma de un "foedus" del 456 entre Avito y Teodorico (Hyd., 172-173,I), y a partir de entonces los suevos pactan directamente con los visigodos, De otras provincias hispanas Hidacio casi no habla. En Bética los suevos estuvieron, excluida la toma de Sevilla, una vez (HYD. 134), para combatir contra el magíster militum Vito, que seguramente intentaba recuperar la ciudad. Pero es que en Cartaginense estuvieron dos veces, una en 446 persiguiendo a Vito y otra en 455 (HYD. 168). Tarraconense fue atacada más veces, en 449 y dos veces en 455, pero nada más. los romanos mantuvieron en su poder, al menos hasta 475 más o menos, Tarraconense, Cartaginense y Bética (menos Sevilla=Lusitania se quedó aislada, pero ajena al poder suevo. Lo más probable es que, como dice Hidacio, los nobles locales se hicieran con el control de las ciudades. Quizás el defensor ciuitatis se convirtió en la máxima autoridad de la ciudad (cuando no el obispo, aunque de esto en Hispania apenas hay ejemplos). Ahí está el rector de Lugo, que según Arce, era un defensor ciuitatis. En el 449 el jefe bagauda Basilius les permitió a los suevos de Rechiario el saqueo del ager caesargustanus, y otras poblaciones como Turriasso o Ilerda, que supuso la segunda intervención de tropas comitatanses romanas al mando del magistro utriusque militie de la Galia Merobaudes, que mas tarde lucharía en los Alpes contra los alemanes (ya en 441 Roma envía al magistro utriusque militie Asturio, sucesor del magister militum per Gallias Liborio que había eliminado a Tibatón y sus bagaudas galas y habría derrotado a los Visigodos de Teodorico en el asedio de Tolosa al mando de sus tropas Hunas de no haber muerto en el mismo, contra las bagaudas de Arbizu, que asolaban la Tarraconense y en 443 el propio Merobaudes, comes rei militaris, los había vencido en Aracelli, en las cercanías de Pamplona), pero de nuevo volverán a aparecer amanzando Tarraco junto a los suevos y será esta vez Fredericus, (hermano del rey Teoderico y general en jefe de su ejército) quien con sus godos venidos de la Galia se encargue de conjurar la amenaza de suevos y bagaudas en el 454 siguiendo órdenes romanas y de paso asegurarse las líneas de comunicación y suministros en su futura expansión en Hispania. Lo cierto es que la intervención goda debió ser efectiva, porque los bagaudas desaparecen de las fuentes. Deducir de esto un control de casi toda Hispania por parte de los suevos no parece razonable ya que, además de no sostenerse en las fuentes, no parece que un ejército de unos 5000 combatientes diera para tanto, en las fuentes no hay nada que indique la presencia de suevos en las costas galaicas más al norte de Braga hay que tener en cuenta que los suevos eran muy pocos y el grueso principal de la población civil se asentó en Braga, con núcleos de población en Lugo o Astorga (principalmente guarniciones militares). En Mérida y Sevilla instalaron guarniciones, pero no población. Básicamente, no les daba para más. Es posible que enormes zonas de Hispania no vieron a un bárbaro en todo el siglo V (la costa mediterránea, una vez que se fueron los vándalos, por ejemplo, pero también la costa atlántica y grandes zonas del interior). Con el auje visigodo el afán expansionista suevo desaparece y apenas queda limitado a alguna expedición en el 570 para participar en las guerras civiles visigodas. Idacio afirma que en el 457 "los suevos, divididos en facciones, buscan la paz con los gallaecios". O sea, cada grupo de poder intenta arrimar a su ascua la sardina galaicorromana. En junio del año 458 muere Agigulfo en Porto. Según Jordanes, es capturado y ejecutado por su traición; Cuando parece que Maldras será reconocido como único rey, otro candidato, Frantanes, es también aclamado por sus propios seguidores. Maldras se encamina entonces a la Lusitania donde, saquea y mata a muchos romanos, y entra luego en Lisboa mediante engaño. Poco después, y tras la muerte de Frantanes, saquea también la parte de la Gallaecia ribereña del Duero. Más tarde un ejercito godo es dirigido a la Bética, y en Hispalis es repuesto el legítimo obispo, Sabino, que había residido 20 años en la Galia. Aparece un nuevo candidato al trono, Richmundo, que saquea la Gallaecia mientras Maldras hace otro tanto con la Lusitania. Y asesina a varios "honesti", iniciándose una escalada de violencia entre suevos y galaicorromanos. (459): Maldrás mata a su hermano y como enemigo invade el castro de Portocale. en un ataque repentino de los suevos allí residentes. A finales de febrero Maldras es degollado. En el 460, Lugo es saqueada en un ataque repentino de los suevos allí residentes aprovechando la festividad de la Pascua, asesinando a varios "romanos" y a su "rector". Este hecho ha sido objeto de debate: para algunos, habría que inscribir este hecho en el contexto de las luchas intestinas suevas. Sin embargo, el inicio de la gran guerra entre Frumario y Requimundo, que enfrenta la Gallaecia del norte con la del sur, es ubicada cronológicamente por Idacio con posterioridad a este saqueo. Se ha propuesto una sugerente teoría: el rector asesinado pudiera ser el "Tribunus Cohortis Lucensis, Luco Praesidens" citado por la "Notitia Dignitatum", lo que nos remitiría a la presencia en la ciudad de un contingente de entre 300 y 500 soldados leales al gobierno imperial. Lo cierto es que dicha presencia, por lo lejano y tardío, resulta extraña. Una posible explicación es que el rector conservara el título a efectos meramente honoríficos, y con sus hombres de armas a sus órdenes, no fuera en la práctica más que otro magnate local, que como muchos otros, controlaba una porción de territorio con el apoyo de una milicia propia. El convento lucense es devastado por un ejército godo a las órdenes de los "comites" Sunierico y Nepociano, retirándose con prontitud debido a la labor de desinformación de tres gallaecios, Dictinio, SPinion y Ascanio, que instan también la detención de Hidacio. Chaves -que se había salvado de saqueos hasta la fecha- es asaltada por los suevos del jefe Frumario , e Idacio capturado en la 7ª Calenda de agosto. Frumario aniquila luego el convento o región de esta ciudad, mientras Rechimundo devasta los parajes Aurigenses y otras zonas costeras del convento lucense. Al poco Frumario se declara rey y surge la discordia entre ambos. Parece que como consecuencia de esto hay un amago de paz entre gallaecios y suevos, siendo liberado Hidacio tres meses más tarde y en contra del consejo de los arriba mentados Dictinio, SPinion y Ascanio. Esta paz durará un par de años, en los que se suceden las embajadas entre suevos y godos, quienes mientras tanto se apoderan de Narbona. (463): Los suevos, saquean varios lugares de Gallaecia dando lugar a un total desorden que domina las relaciones entre gallaecios y suevos. La década de los 60 es desastrosa. A pesar de un inicial amago de paz, entre suevos y galaicorromanos, los primeros continúan con sus saqueos, lo que empeora aún más sus relaciones. Finalmente, en 465, muere Frumario, y Rechimundo restaura la paz como único monarca de los suevos. En la siguiente mención hidaciana Rechimundo se llama Remismundo: “El protector de la Tranquilidad”, poniendo fin a las luchas intestinas entre las facciones suevas, siendo reconocido por Teodorico II y después por su hermano y sucesor Eurico (que venia siendo su general en jefe desde que Frederico muriese en la Galia luchando contra Siagrio “Rex Romanorum” de la Galia en el 463 y hasta que decidió asesinarlo en 466). Remismundo hace intercambio de obsequios con el godo Teodorico, y recibe una esposa; mientras los godos saquean las zonas del imperio que defendían en nombre de Roma, aprovechando la muerte del conde Egidio. La restablecida paz coincide con el derrumbamiento de las últimas estructuras imperiales, aunque hacía tiempo que eran poco más que ficción. Los suevos, en este momento, tienen que enfrentarse a un núcleo de resistencia que se ha constituído en los montes Auregenses (probablemente en la provincia de Orense). Entre el 465 y el 466, los suevos atacan Coinimbriga dos veces. En el primer ataque, roban a la noble familia de Cántabro y llevan cautivos a su mujer e hijos. Aún surge otro núcleo de resistencia en el territorio de los aunonenses (probablemente cerca de Tuy), que sera cruelmente reprimido en el 466. Aunonenses y auregenses, como los habitantes de los "castella tutiora" 35 años antes, parecen practicar una resistencia de carácter colectivo, implicando a determinados grupos en su casi totalidad. Remismundo recibe al gálata, "papa" de los visigodos, un tal Aiax, cabeza visible de los arrianos, e insta la conversión de los suevos al arrianismo. Se suceden las embajadas entre suevos y godos; las unas y las otras se convierten a su vez en expediciones de saqueo que se extienden por todo el occidente de la península ibérica. Cuando el godo Teodorico muere a manos de su hermano Eurico, Remismundo temiendo perder su protector, recibe y remite embajadas con prontitud, a godos, vándalos y a Roma. En el año 468, Lusidio, rector de Lisboa, entrega la ciudad a los suevos. La respuesta goda es invadir Lusitania y saquear a suevos y romanos sin distinción. Luego se retiran y se muestran muy crueles en las cercanias del convento asturicense, que es saqueado a su vez por los suevos luego de hacer las paces con los Aunonenses. Poco después, Remismundo envía a Lusidio como embajador a Roma. En el 476 el hérulo (los hérulos serían protovikingos) Odoacr depone a Rómulo Augusto y envía las insignias imperiales a la dinastía de los Basileis de Constantinopla, finiquitando el imperio romano de occidente. En hispania, entre tanto habrá un renacer del estado suevo , hasta la definitiva entrada de los godos en el 494 con Alarico II (sucesor de Eurico en 484) a la cabeza. Probablemente, las elites galaicorromanas aceptaron la nueva situación. El reino suevo, apoyándose en la estructura administrativa romana, se empieza a organizar territorialmente (las cotas de organización alcanzadas nos las confirma el "Parroquial Suevo") El sistema fiscal romano se reestructura, ahora bajo control suevo, lo que los nobles de la Gallaecia aceptan; el inicial reparto de bienes más o menos forzoso con los suevos se asume ahora a cambio de paz y la garantía del mantenimiento de la posición social de los "honestiores". Se puede concluir que las estructuras bajoimperiales fueron capaces de sobrevivir a la invasión sueva, mientras los invasores sólo vieron la Gallaecia como base de operaciones para expediciones hacia otras partes de la Península. Ello permitió a los galaicorromanos, en palabras de Muhlberg: “cierto grado de independencia militar y poder político y por lo tanto espacio para moverse en sus tratos con los suevos”. Los ataques suevos, fueran por botín, territorio o fruto de las luchas intestinas eran respondidos de manera violenta, a veces con éxito (los “castella tutiora”, los montes Auregenses) Hubo que esperar casi 60 años a que los suevos vieran Gallaecia verdaderamente como un territorio a gobernar, colonizar y administrar. La caída definitiva de lo poco que quedaba en pie del Imperio, coincidente en el tiempo con la estabilización de las elites suevas bajo Remismundo, ofreció a los galaicorromanos la posibilidad de dejar las armas, aceptar la situación (que ya no era tan crítica) y compartir tierras y poder con los suevos. No hubo, por lo tanto, ningún vacío de poder. De hecho, Roma reconoció las conquistas suevas, entre otras cosas, porque Aecio, el hombre que controló el poder en Roma durante 25 años, consideraba Hispania una prioridad de tercer orden. LA UNIFICACIÓN VISIGODA Como hemos dicho a la muerte Teodorico II que era un rey más o menos prorromano, lo sucede Eurico. Fue él el que extendió el reino visigodo conquistando Tarraconense en 472 y haciéndose con la Provenza y Auvernia. Tras su muerte en 484 Alarico II lo sucede y acaba por penetrar definitivamente en la península, como hemos dicho, en 494. Mientras en Italia, el ostrogodo Teodorico el Grande había derrotado al tirano Odoacro por mandato del emperador legítimo, y había sido investido del título de patricio romano; un título por lo general reservado para los más altos generales del Imperio. Su posterior aclamación real por sus godos, que formalmente constituían un ejército federado del Imperio, se asemejó a las imperiales. Por ello Teodorico se esforzó por obtener en 497 el reconocimiento de su dominio sobre Italia por el emperador Atanasio. Este reconocimiento consistió simbólicamente en el envío de los ornamenta palatii occidentales, que habían pertenecido a los últimos emperadores de Occidente, y en la vestis regia. Además Teodorico unió a ellos el título de Flavio, que recordaba su entronque con la segunda dinastía flavia, la de Constantino el Grande, para situarlo como una especie de verdadero vice-emperador de Occidente. Con capacidad para designar a un cónsul y habiendo emitido moneda áurea, Teodorico podía ser considerado un verdadero princeps romanus, e incluso "augusto", como reza una significativa inscripción contemporánea. Por su parte, los visigodos imitaron a la corte bizantina en el uso de títulos como serenissimus, tranquilissimus, princeps y diuus. Toledo era llamada urbs regia, como Constantinopla. Incluso se utilizó el término Spania (nombre bizantino para designar las posesiones de Constantinopla en la península) para calificar al reino godo en el siglo VII. Aún quedarían, sin embargo, un par de residuos territoriales autónomos: la comarca de Subaria (¿Zamora y nordeste de Portugal?) tomada por Leovigildo en el 573, y los montes auregenses, que cayeron en manos visigodas dos años después, tras una resistencia encabezada por un tal Aspidio. Ambas zonas habían sido una especie de "territorios-tapón" entre el reino suevo y el visigodo, semejante a lo que sucedía en el sur con la zona del Oróspeda, entre el reino visigodo y la zona bajo control bizantino. En el siglo VI, San Martin de Dumio "apostol de los suevos", atrae a estos del arrianismo al catolicismo Los visigodos se fueron estableciendo progresivamente en Hispania a partir de finales del siglo V, aunque el mayor impulso se produjo tras su derrota ante los francos de Clodoveo en Vouillé en el 507. Los francos habían sido unos de los principales pueblos protagonistas de las invasiones del siglo III, y sus correrías piráticas causaron grandes problemas, sobre todo en Britania, pero en el 406, como ya hemos dicho gran parte de ellos se encuentra federado en el bajo Rin para la defensa de eesta frontera junto a las tropas limitaneas. Esta relación amor-odio tiene su ejemplo en que llegaron a enfrentarse a Aecio, pero luego aparecen combatiendo junto a él en la batalla de los Campos Catalaúnicos. De hecho los francos formaban grupos separados que seguían a un jefe concreto, y no será hasta el siglo V, con el rey Childerico (heredero de la facción merovingia) cuando se unifiquen todos los grupos bajo un mismo rey. Actuarán unidos a los romanos (si bien para asegurarse su propio territorio) contra los piratas sajones, los alanos del Loira o los visigodos ( a quienes expulsarán de la Galia). La conversión de Clovis al catolicismo le hará ganarse a la nobleza galo-romana y sentará las bases del futuro estado franco tras la expulsión visigoda con la victoria de Vouillé (507). De hecho esta victoria le supuso ser nombrado cónsul, y por tanto representante y máxima figura del imperio en Occidente por el emperador oriental Anastasio. Desde entonces, Hispania pasó a ser el centro del reino godo. Mas tarde se cree que nobles visigodos tenían a sus hijos en Entenza, cerca de Tude, hoy Tuy, donde recibían protección y enseñanza. Si eso es así, era un área segura con lo cual las relaciones con respecto a suevos y galaicos debía ser mejorar notablemente o bien hacían esta elección porque tenían la posibilidad de escape por barco desde el Miño. El reino suevo perdudaría hasta el 585, año en el que el último rey suevo, Endeca, fue capturado por las tropas visigodas de Leovigildo. El arrianismo, con sus reminiscencias priscilianistas tampocó dura cien años, ni termina con la conversión de Recaredo. Prueba de ello, son las palabras con las que termina el "concilio de Mérida" (666) y la más que probable guerra civil, a la muerte de Witiza, entre cristianos católicos (alfa y omega) y arrianos (estrella de ocho puntas). El priscilianismo fue tema tratado en el concilio I de Braga del año 561, celebrado por iniciativa del rey suevo Ariamiro. Hasta la conversión de Recaredo en el 589 d. C.( parece que fue un movimiento calculado para atraerse definitivamente a la población hispanorromana, católica) mientras los reyes visigodos pertenecían a la corriente arriana del cristianismo la comunidad judía conserva los mismos "privilegios" que en la época tardorromana . A partir del 589, con la conversión de los godos al catolicismo, la Iglesia pasará a atacar directamente a las otras minorías confesionales, especialmente a la judía .Así durante los reinados de Sisebuto (612 d. C.), Rescesvinto (654 d. C.), Wamba (672 d. C.), Ergivio (680 d. C.) y Egica (687 d. C.) el endurecimiento y las medidas antisemitas son evidentes. A finales del siglo VII se puede hablar de una verdadera persecución, incluso violenta contra la comunidad judía del reino visigodo.


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 abeltran 23 de feb. 2006

    Acabo de abrir un debate parecido en en artículo de F., pero podemos hacerlo aquí. Régulo, esas cohortes de las que hablas en mi oPinión estaban precisamente integradas en el ejército de Dídimo y Veridiano, debían estar muy poco operativas ya que debieron dividirse en sus fidelidades hacia los usurpadores o hacia el gobierno de Italia. Estos hermanos (y quizá Lagodio y Teodosiolo en Lusitania?), parece que podían pertenecer a la familia imperial (primos de Honorio?) y según Orosio, Paulus, Zósimo y Sozomeno crearon este ejército pagándolo de su bolsillo y reclutándolo básicamente de sus posesiones agrícolas, por lo cual estaría formado por esclavos y colonos de diversa índole (casi todos dependientes por el sistema de patronazgo), así como de algunos agricultores libres y posiblemnte algunos mercenarios (los bucelarii o leudes de época visigoda) que formarían la élite militar de este ejército. La ley del 406 y del 407 permitía la recluta de estos ejércitos para defender la legitimidad imperial. Su ejército también debió estar apoyado por los priscilianistas que quedaban y que habían sido rehabilitados en parte por Teodosio años antes. Creo que Dídimo y Veridiano debían tener la mayor parte de sus tierras en la zona norte de la Península (Palencia?), y de ahí reclutaron masivamente a su ejército, ya que Orosio comenta después el permiso de Constante a sus tropas para que saquearan esta zona tras penetrar en la Península. El enfrentamiento se debío dar en algún punto de los pasos pirenaicos (dudo mucho del pasaje de Isidoro que afirma la resistencia durante 3 años en esta cordillera), y los hermanos fueron derrotados, instalándose las tropas de Constante en estos mismos pasos pirenaicos tras el saqueo (quienes eran esos campesinos leales de los que habla Orosio?), de los otros dos hermanos poco más se sabe.

  2. #2 abeltran 23 de feb. 2006

    Acabo de abrir un debate parecido en en artículo de F., pero podemos hacerlo aquí. Régulo, esas cohortes de las que hablas en mi oPinión estaban precisamente integradas en el ejército de Dídimo y Veridiano, debían estar muy poco operativas ya que debieron dividirse en sus fidelidades hacia los usurpadores o hacia el gobierno de Italia. Estos hermanos (y quizá Lagodio y Teodosiolo en Lusitania?), parece que podían pertenecer a la familia imperial (primos de Honorio?) y según Orosio, Paulus, Zósimo y Sozomeno crearon este ejército pagándolo de su bolsillo y reclutándolo básicamente de sus posesiones agrícolas, por lo cual estaría formado por esclavos y colonos de diversa índole (casi todos dependientes por el sistema de patronazgo), así como de algunos agricultores libres y posiblemnte algunos mercenarios (los bucelarii o leudes de época visigoda) que formarían la élite militar de este ejército. La ley del 406 y del 407 permitía la recluta de estos ejércitos para defender la legitimidad imperial. Su ejército también debió estar apoyado por los priscilianistas que quedaban y que habían sido rehabilitados en parte por Teodosio años antes. Creo que Dídimo y Veridiano debían tener la mayor parte de sus tierras en la zona norte de la Península (Palencia?), y de ahí reclutaron masivamente a su ejército, ya que Orosio comenta después el permiso de Constante a sus tropas para que saquearan esta zona tras penetrar en la Península. El enfrentamiento se debío dar en algún punto de los pasos pirenaicos (dudo mucho del pasaje de Isidoro que afirma la resistencia durante 3 años en esta cordillera), y los hermanos fueron derrotados, instalándose las tropas de Constante en estos mismos pasos pirenaicos tras el saqueo (quienes eran esos campesinos leales de los que habla Orosio?), de los otros dos hermanos poco más se sabe.

  3. #3 F. 24 de feb. 2006

    Buenas Respec to a lo de nacionalidad, creo que estamos aplicando un concepto moderno a una época que no le corresponde. Los siuevos pasaron dos años y medio en Galia antes de cruzar a Hispania y, supongo, nacerían niños ¿eran galo-suevos? no creo. Existen numerosas inscripciones, como ha mostrado la doctora Canto en otro artículo, que hablan de hispani, refiriéndose a los romanos nacidos en Hispania. Llevaban allí ya generaciones y se consideraban hispanos. Pero dudo mucho que los primeros romanos que se asentaron en el norte del Po se consideraran cisalPinos, o que los fenicios de Gadir se considerasen otra cosa que fenicios. ¿Conoces algún documento o inscripción en los que un suevo sea llamado hispano? Saludos

  4. #4 abeltran 24 de feb. 2006

    A ver Prespas, he estado mirando el tema del número de bárbaros que entran a Hispania y la cosa es muy poco clara, hay estimaciones de los grupos que cruzaron el Rin en la Navidad del 406, pero son muy poco concluyentes, y darán estas cifras: 200.000 en total, de los cuales 50.000 silingios, 30.000 alanos, 80.000 asdingos y unos 25.000 suevos (Próspero habla de unos 20.000). Si estas cifras fueran ciertas, habría que descontar unos cuantos en su paso a Hispania, en primer lugar por los caídos en el enfrentamiento entre vándalos y francos (en el cual los vándalos se salvaron del desastre gracias a la intervención alana) y porque algunos de estos grupos se quedaron en Galia y nunca pasaron a la Península. En mi oPinión estos números son muy elevados, ya que los alanos y los silingios desaparecen prácticamente del mapa tras la derrota frente a los visigodos de Valia entre el 417-418, y quedan integrados bajo el mandato de los asdingos. Precisamente el cálculo de estos se ha realizado en relación a los que pasaron a África, pero habría que tener en cuenta precisamente que este número de 80.000 estaría integrado también por los restos de alanos, asdingios e incluso grupos de suevos (hay inscripciones con onomástica sueva en el norte de África). Más cosas, los alanos se escinden estando en Galia, en el 407, entre Rependial (según Renato de Tours), que es quien penetra en la Península y Goar, que permanece en Galia ( de hecho participan en la usurpación de Jovino), sin embargo Hidacio nos sitúa a Addax como su rey cuando entran en Hispania, este será el rey que muera a manos de los visgodos de Valia quizá en las cercanias del estrecho de Gibraltar (según Sidonio Apollinar), y a partir de entonces se refugían como hemos comentado bajo la protección de Gunderico, rey de los asdingos que pasa a denominarse "Rex vandalorum et alanorum"y de hecho Hydacio dice expresamente que desaparecen como pueblo en sí mismo. Gunderico es el mismo que pasa en el 409, y que reina sobre su pueblo hasta el 428, que muere tras la toma de Hispalis y le sucede su hermano Genserico que será el que capitanee el traslado a África.

  5. #5 F. 24 de feb. 2006

    abeltran: Sobre la III Cohorte, poco puedo decir. No tengo aún oPinión formada y, además, creo que para el siglo V ya no estaban en Hispania. Sobre el papel del priscilianismo en la resistencia armada, supongo que contra los suevos, poco hay que decir: no lo hubo. Las fuentes, principalmente Hidacio, nada dicen al respecto. En cuanto al lugar de la batalla entre Constante y Dídimo y Veriniano, hay varias teorías sobre la misma. Bastantes autores (si quieres bibliografía la pongo) sostienen, bas-ándose en Sozomeno (9.12.1) hablan de dos momentos de la misma. Primero las tropas de Constante fueron puestas en graves apuros, por lo que desde Galia se enviaron refuerzos (se trataría de los honoriaci, aunque sozomeno no los nombra). Otros autores hablan de dos batallas distintas, conjugando las narraciones de Orosio y Sozomeno. la primera tendría lugar en Lusitania y Geroncio sería derrotado, por lo que Constante enviaría contra Dídimo y Veriniano a los honoriaci, que los interceptarían y derrotarían camino de los Pirineos. Hay incluso otra versión de las dos batallas: una primera en los Pirineos, donde los hermanos intentarían frenar sin éxito a Geroncio y otra en el interior de Hispania. Yo personalmente me inclino por una única batalla, con dos momentos. Primero, el ejército de Dídimo y Veriniano puso en graves apuros a las tropas constantinianas de tal forma que Geroncio se vio obligado a empeñar a los honoriaci para inclinar la balanza a su favor. En mi oPinión tal batalla se dio en Lusitania por varios motivos, siendo el principal de ellos es que allí se reclutaron las tropas burgarias de Dídimo y Veriniano. El hecho de que las esposas de los rebeldes también fueran capturadas induce a pensar que estaban cerca de sus posesiones. Admás, orosio dice que se encaminaron a defender los Pirineos, no que lo hicieran. Creo que fueron interceptados por el ejército que se dirigía a ocupar Emerita, la capital hispana. En cuanto a fiabilidad, ¿es más fiable Orosio que Zósimo?. No creo: al fin y al cabo Zósimo recogió la mayoría de su información de Olimpiodoro, generalmente reconocido como la principal fuente para la primera mitad del siglo V (y contemporáneo de los hechos, como Orosio). Saludos P. S. Me imagino que la culpa de que los suevos estén de moda es un poquito mía...si queréis hablamos de otra cosa (bagaudas?)

  6. #6 Uladh 25 de feb. 2006

    venga druidas dad oPiniones . Vamos a sacar a los visigodos del olvido en que les hundieron.

  7. #7 Uladh 25 de feb. 2006

    venga druidas dad oPiniones . Vamos a sacar a los visigodos del olvido en que les hundieron.

  8. #8 abeltran 27 de feb. 2006

    Respecto a los alanos me gustaría añadir algunas ideas. Creo que debían hablar un dialecto basado en el latín, ya que llevaban varios años deambulando por el Imperio y habían servido en varias ocasiones en el ejército romano. Es cierto que las primeras noticias sobre ellos las da Amiano Marcelino en el siglo I y les sitúa en Ucrania (entre el Don y el Dniestr), pero llevaban integrados en el ejército romano por lo menos desde Teodosio, por ello es de suponer que entendieran el latín, mi idea es que las estimaciones de 30000 alanos en la Península que hace Thompson son exageradas y que realmente los alanos que entraron en Hispania eran bastantes menos y posiblemente fueran básicamente combatientes, quedándose en la Galia con el rey Goar la población civil. Por eso mismo en una campaña relativamente rápida los godos exterminan a estos alanos (417-418) y pierden su identidad, lo que hace pensar que tan sólo formaban un ejército y que tras su derrota no quedan restos significativos de ellos. Lo curioso es que el propio Hydacio dice que cuando llegan en el 409 estos alanos tenían la supremacía sobre vándalos y suevos, lo que hace pensar que militarmente fueran los más fuertes. Qué oPinais sobre esto? Respecto a los suevos, creo que Hydacio al hablar de que se acaba el reino suevo, se refiere a la extinción de la dinastía de Hermerico al haber muerto Rechiario. De hecho F. creo que entonces se podría hablar de varios reinos suevos, ya que se atestigua que existen tras ese momento 2 reyes, Maldras y Frantame, que iran variando rápidamente en un periodo de confusión y asesinatos. Finalmente será Remismundo quien unifique de nuevo (en teoría) el reino suevo, siendo reconocido por Teodorico II y su sucesor Eurico. El reino suevo perdudaría hasta el 585, año en el que el último rey suevo, Endeca, fue capturado por las tropas visgodas de Leovigildo.

  9. #9 F. 27 de feb. 2006

    Los alanos que cruzaron el Rin provenían del exterior del imperio, así que pienso que hablarían alguna lengua germánica. Es cierto que grupos de ellos (y de muchos otros bárbaros) habían servido a Roma, incluso antes de Teodosio. Zósimo dice que la causa principal de la rebelión que convirtió a Máximo en emperador en 383 fue, precisamente, la preferencia que el emperador Graciano tenía por us guardia alana. En cuanto a los alanos que invadieron Hispania, creo que incluían un amplio contingente de civiles, que no eran sólo militares. Tras su derrota por lo godos, la mayoría se integrarían en la gens vándala (asdinga) y otros con los vencedores godos. Bagaudas, mi tema favorito. A ver, intento aclarar la cronología: En 441 los bagaudas son derrotados por Asturio. En 443 son derrotados por Merobaudes en Aracelli, que muchos investigadores sitúan en Huarte-Araquil o Arbizu, cerca de Pamplona. Yo creo que Hidacio menciona el lugar de la derrota, no la procedencia d elos bagaudas (una identificación tan al norte apoyaría la tesis de una relación entre bagaudas y vascones, en la que yo no creo). En mi oPinión, Aracelli debe ubicarse en la también navarra localidad de Araciel, descampado cercano a Corella. La relación entre suevos y bagaudas fue coyuntural y se limitó al saqueo del territorium de Caesaraugusta y la toma por sorpresa de Ilerda en 449. Nada más, apenas unas semanas de colaboración. Los suevos no intervinieron en la toma de Tyriasso. Ni suevos ni mucho menos bagaudas amenazaron nunca Tarraco. El bagaudismo hispano es un hecho de escasa repercusión política y limitada a un territorio muy concreto centrado exclusivamente en el valle medio del Ebro. Saludos

  10. #10 F. 27 de feb. 2006

    Buenas Prespas, no pides tú nada. Vamos allá. El lío que llevas entre los Teodosios ya lo explicó perfectamente abeltrán y poco hay que añadir. El Código Teodosiano lo publicó Teodosio II, emperador de las pars orientis del Imperio Romano. Constancio fue coeemperador con Honorio apenas un año, en 421. Los visigodos que ocupan Barcelona son los mismos visigodos que entraron en Italia con Alarico. Después de intentar pasar a África con nulo éxito y conquistar Roma (en verano de 410, málditos sacrílegos), murió Alarico. Le sustituyó Ataúlfo quien, visto que en Italia ya no Pintaba nada, cruzó al sur de las Galias y de allí a Barcelona. Los honoriaci no parecen de origen visigodo. Hay quien los hace alanos, pero no está claro. Parece, eso sí, que fueron reclutadoss y/o enviados a Britania, donde se unieron a la usurpación de Constantino III. Lo de bagaudas y priscilianistas, con un poquico de tranquilidad. Saludos

  11. #11 abeltran 28 de feb. 2006

    Esto se anima mucho, a ver, La expedición de Fredericus contra suevos y bagaudas nos dice Hydacio que tiene lugar "en nombre de Roma", y aunque no hable de un foedus si que hace pensar en un encargo directo de las autoridades imperiales, ya que la Tarraconense fue la única provincia hispana que el gobierno romano realmente se preocupó de mantener en todo momento. La colaboración bagauda-sueva parece ocurrir entre el 449 y el 454 (dime que oPinas F.), y lo cierto es que la intervención goda debió ser efectiva, porque los bagaudas desaparecen de las fuentes. Respecto a la fallida expedición de Valia a África(415), Orosio dice que fracasó debido a una tormenta cerca del Estrecho de Gibraltar, si bien también informa que la expedición no era de todo el pueblo godo, sino de "un gran número, con armas y barcos", lo que parece una avanzadilla. En mi oPinión Valia tenía verdaderas dificultades para alimentar a su pueblo y busca una manera de conseguir suministros, de hecho tras esto pacta el citado foedus del 416 y lo primero que recibe son 600.000 "modii" de trigo que en toría Roma les debia desde el pacto del 411 entre Ataúlfo y Honorio para luchar contra el usurpador Jovino (perfectamente expliacado arriba por F.), a cambio devuelven a Gala Placidia a su hermano y se comprometen a combatir a los otros pueblos bárbaros asentados en Hispania. Tras esta campañas Constancio firmará un nuevo foedus en el 418 con Valia (al que sucederá ese mismo año Teoderico) y les concede por fin tierras donde asentarse, Aquitania (origen pues del reino visigodo de Tolosa). Creo que de nuevo se demuestra el interés de Roma por mantener la Tarraconense bajo su poder (para proteger la ruta de la annona?). Bien, por otro lado, los honoriaci creo que eran un compendio de pueblos bárbaros, en los que por supuesto estarían incluídos los alanos y estoy de acuerdo con F. en que se reclutaron para defender la frontera norte de Britania de los pictos y escotos, y la costa oriental de las incursiones piráticas germanas. El cambio de bando se da por la lógica oferta de más dinero y mayores posibilidades de saqueo, al fin y al cabo estas tropas eran mercenarias y su lealtad más que dudosa. Sobre el pacto de Teodosio con los godos, este se dio en el 382, ya que tras unos años de relativa calma tras el desastre de Adrianópolis, de nuevo los bárbaros iniciaban una campaña de saqueos por los Balcanes. Este foedus les permitía instalarse entre el Danubio y los Balcanes a cambio de annona y con un buen grado de autonomía (primer estado germánico dentro del Imperio), a cambio de proporcionar soldados al ejército imperial y defender esta frontera. Pero tras la muerte de Teodosio, surgen de nuevo los problemas (azuzados por sectores de ambas partes), y los godos aprovechan la rivalidad de Estilicón y Rufino por el Ilírico oriental para saquear Grecia y demostrar su fuerza. Liderados ya por Alarico (desde el 395), consiguen la cesión de tierras en Epiro por Arcadio y el nombramiento de magister militum en el Ilírico. Pero el reforzamiento de las posiciones antigodas en Constantinopla y el levantamiento y derrota del godo Gainas empuja a Alarico y a los suyos hacia Italia en el 401, pactando con Estilicón su colaboración militar, hasta que tras la muerte de éste en el 408 se deciden a saquear Italia y el primer intento fallido de embarcar a África.

  12. #12 abeltran 01 de mar. 2006

    Bueno vamos allá con los vándalos.Hemos dejado claro que tras las campañas del godo Valia (417-418) los alanos y silingios se refugiaron bajo la protección de Gunderico, rey de los asdingos, que estaba establecido en Gallaecia, por lo que la Lusitania, la Betica y la Cartaginiense quedan libres de bárbaros de nuevo y junto a la Tarraconense volvían al teórico control imperial. Pero suevos y vándalos pronto entran en conflicto al estar asentados en la misma zona y en el 419 los vándalos bloquean a los suevos en las montañas Erbasias (tradicionalmente localizadas junto al río Sil, pero existe una teoría que los sitúa en el occidente del Sistema Central, en la provincia de Ávila). Los motivos del enfrentamiento paracen ser los intentos de ambos bandos por conseguir más tierras. La situación provocó que Roma se implicara en el conflicto apoyando a los suevos, seguramente para debilitar al ejército vándalo que en esta ocasión debía suponer una amenza mayor para los intereses imperiales. De esta campaña se encargaron Astirius, como comes Hispaniarum, y Maurocellus como vicarius Hispaniarum, comandando un ejército comitatanse reunido en Tarraco. La doble presión de los ejércitos romano y suevo provocan el fin del bloqueo vándalo y una considerable derrota en las cercanias de Bracara Augusta, por otras parte Gunderico había apoyado (o incluso incitado) la nueva usurpación de Máximo, que vivía entre ellos desde su exilio en 411, y será el propio Astirius quien en la misma campaña capture a Máximo y a su lugarteniente Jovino (quizá un terrateniente hispano-romano) y los lleve a Rávena donde serían ejecutados en el 422. La Chronica Gallica sitúa este nuevo intento de usurpación en el 420. Ante esta presión los vándalos abandonan la Gallaecia y se dirigen hacia la Betica buscando nuevas zonas donde asentarse y huyendo de la presión militar suevo-romana. Pero Roma vuelve a enviar un gran ejército(magna manu según Hydacio) contra los vándalos (422), esta vez al mando de Castinus, magister militum, formado por una mezcla de comitatenses y tropas godas federadas. Castinus logra sitiar a los vándalos en algún lugar desconocido, los vándalos intentan provocar una batalla en campo abierto que el magister militum acepta, lo cual fue un error, ya que trajo consigo la total derrota de las tropas imperiales por la traición de los federados godos según relata Hydacio en un pasaje poco claro. Castinus se ve obligado a refugiarse en Tarraco y los vándalos se expanden por el sur y este peninsular, inciando una serie de expediciones de saqueo que incluyeron las Baleares, Carthago Nova, Hispalis o la costa tingitana. Mientras en la península italiana continuaban las usurpaciones tras la muerte de Honorio (424), con el intento de Juan, derrotado por Valentiniano III (425), hijo póstumo de Constancio y Gala Placidia y apoyado por el emperador de Oriente, Teodosio II. Las fuentes no vuelven a mencionar acciones significativas hasta que en el 428 los vándalos vuelven a saquear Hispalis, y esta vez parece que la ocupan con caracter de permanencia. Pero la muerte de Gunderico otorga el trono a su hermano Genserico, que en el 429 y sin razones muy claras, decide pasar a África con todo su pueblo (incluyendo algunos hispanorromanos, alanos e incluso grupos de suevos, en total parece que unos 80.000) cruzando el Estrecho hacia la Tingitania, embarcando desde algún punto del litoral gaditano-malagueño (Iulia Traducta, Gades?). Durante este tránsito fueron atacdos por las tropas suevas de Heremegario, a las que genserico derrota cerca del río Anas, donde moriría el propio caudillo suevo. Las posibles motivaciones que les impulsaron a esta nueva migración son variadas. Una teoría afirma que fueron a ponerse al servicio del comes Africae, Bonifacio, que se había levantado contra la corte imperial y buscaba enfrentarse a Aetius y Felix, magister militum, y hombres fuertes de la corte de Rávena. Esta teoría se apoya en los testimonios de Procopio y Theophanes. Otras teorías hablan de la presión e inestabilidad a la que se veían sometidos los vándalos en Hispania por la animadversión de la población hispano-romana y la amenaza de los ejércitos privados de los terratenientes hispanos. Pero estas teorías no me parecen convincentes, en mi oPinión la razón de mayor importancia fue la necesidad de los vándalos de alimentarse, para lo cual el norte de África era la zona ideal, ya que se trataba del verdaero granero del Imperio de Occidente. Es significativo el intento de los godos en dos ocasiones fallidas de pasar a esta misma zona. Hay que tener en cuenta ( y creo que no se le suele dar la importancia necesaria) que en la Antigüedad conseguir alimentar regularmente a una población de 80.000 personas que no se procuraban su propio alimento era una tarea muy complicada. Parece que los vándalos, por su naturaleza nómada, no eran un pueblo muy centrado en la agricultura y por ello dependían de lo que cultivaban los demás. Por ello tratan de buscar una zona muy fertil. Se puede pensar que la Betica reunía algunas de estas condiciones, pero parece claro que la época de esplendor de esta provincia había pasado hace ya mucho tiempo. Bien es cierto que los propios vándalos vendieron trigo a los godos de Ataúlfo en Barcino (a un precio enorme por cierto), lo cual indica que sí que tenían excedentes, por lo que creo que que las continuas razzias de unos y otros pueblos por la zona habían mermado enormemente la capacidad productora de las provincias hispanas y los vándalos buscan una nueva fuente de manutención (queda pues abierto el debate). La expedición vándala avanzó rápidamente por el norte africano aplastando la escasa resistencia que encontró y derrotando también a las tropas orientales enviadas por Teodosio II. Tras el sitio y captura de Hipona (en el cual murió San Agustín), en el 435, firman un foedus con la corte imperial que les otorga tierras en Numidia, Proconsular Occidental y Este de la Mauritania, pero dejando bajo control romano el Oriente de la Proconsular, la Bizancena y la Tripolitana. En esta expedición los vándalos contaban con el apoyo de los indígenas mauri, las tribus nómadas del desierto. La paz dura relativamente poco y en el 439 los vándalos inician una nueva campaña tomando Cartago y realizando acciones piráticas por el Mediterráneo Occidental, atacando las islas Baleares, Córcega, Cerdeña, Sicilia o las cosas de la Península Ibérica (dudo mucho de su teórica incursión en la Gallaecia), llegando a controlar pues la llegada de la annona a Roma, lo cual provocó un nuevo foedus en el 442, según narra Próspero, en el que Roma renuncia a los territorios antes mencionados, a cambio de la llegada de la annona regularmente y la colaboración del los vándalos. De esta forma el reino vándalo conseguía de facto, su reconocimiento como reino independiente. Pero a pesar de este pacto, de nuevo los vándalos realizan una expedición, esta vez contra Roma, la cual saquean en el 455. Un nuevo pacto hace que Valentiniano III otorgue a Genserico la mano de su hija Eudocia, aunque la promesa nunca llegó a cunplirse y los vándalos desde su posición de fuerza, siguieron asolando el Mediterráneo, llegando incluso hasta Grecia y las islas del Egeo. Contra ellos organizó el emperador Mayoriano una expedición en el 460 que debía partir desde Levante, pero por razones poco claras, esta expedición nunca llegó a realizarse debido a la destrucción de la flota romana por una incursión vándala. Este hecho ha sido tradicionalmente tratado como la última ocasión en que tropas oficiales romanas entran en Hispania. Este intento fallido refuerza aún más la posición de Genserico que en el 462 ve reconocido por León I su dominio de las Baleares, Córcega y Cerdeña. Pero tras la muerte de Genserico en el 477, el reino vándalo comenzó a debilitarse en gran parte por las luchas internas entre la nobleza guerrera. Asolado también por conflictos religiosos (arrianos contra católicos) e incluso por incursiones de sus antiguos aliados mauri, el reino vándalo desaparece tras el desembarco de las tropas de Justiniano, comandadas por Belisario, que derrotaran totalmente al ejército vándalo en Tricamarum (533). Bien, creo que aquí podemos enlazar con las campañas bizantinas en Levante, no os parece?Creo que también he abierto algunos temas más de debate que podemos comentar. Espero vuestras respuestas.

  13. #13 Uladh 01 de mar. 2006

    No se si mis preguntas han quedado en el olvido o no interesan pero como como soy un poco pesadito las vuelvo a lanzar. ¿Hay alguna posibilidad de que los godos, aunque arrianos, aun mantuviesen creencias germanicas en la epoca posterior a Leovigildo y Recaredo o en epocas anteriores, aunque fuesen a nivel privado y personal, o alguna especie de hermandad secreta de culto a el lobo o a Wotan o algo por el estilo?Oi en algun sitio el culto al aguila, o una orden tipo caballeresca del aguila, de hay tantas fibulas con ese motivo. No se , es una paranoia mia quizas. Tambien preguntaria si ¿los hispano-romanos podrian tener tambien cultos paganos ajenos al cristianismo, tanto grecorromanos como prerromanos, durante la epoca goda? Y ya abusando, se que los godos eran muy crueles aplicando penas capitales y castigos: manos cortadas, meter al condenado en un toro de bronce puesto a la hoguera, colgar por las muñecas hasta morir en una pared , etc¿Que hay de cierto en ello?¿Que pensais de la conversion de Recaredo? ¿Una estratagema politica como ya la tuvo su hermano Hermenegildo? ¿Fe verdadera como afirman los autores cristianos de epocas posteriores? Me encnataria que se abriera un debate con lo que pensais al respecto, aunque no lo sepais al menos decid que pensais de los hechos que pregunto. Me interesan vuestras oPiniones pk de seguro estais mas versados que yo en el tema

  14. #14 abeltran 02 de mar. 2006

    La mezcla de creencias paganas y cristianas parece que era frecuente, al fin y al cabo muchos de los ritos cristianos son adaptaciones de otros paganos. Es muy probable la convivencia de ambos cultos mezclados entre los pueblos bárbaros, asímismo entre los hispano-romanos también debían pervivir algunos de estos ritos, y de hecho había grandes zonas donde apenas hubo cristianización hasta épocas tardías, especialmente entre los pueblos de la costa cántábrica. En general las conversiones masivas me inspiran muy poca confianza, y que un pueblo se convierta porque lo haga su rey nunca me parece fiable. La conversión de Recaredo es, en mi oPinión, absolutamente política, era necesaria para ganarse el apoyo de la jerarquía católica que tenía gran poder e influencia en las ciudades, y más en una sociedad como la visigoda donde los reyes debían buscar el apoyo de cuantos más sectores mejor por la continua lucha de facciones en su seno.

  15. #15 F. 05 de mar. 2006

    En cualquier caso, me alegra no estar solo en mis oPiniones.

  16. #16 F. 08 de mar. 2006

    Nunca me ha parecido razonable lo de echarse las provincias a suertes. De hecho creo que el término "sors" puede hacer referencia más a lotes que a suerte (me parece que es Goffart quien lo sugiere). Los germanos pactaron con Geroncio un reparto de las provincias peninsulares con excepción de Tarraconense, ya que ésta era la base de Geroncio y le servía como retaguardia. A cambio, proporcionarían tropas auxiliares, de dudosa lealtad como se demostraría enseguida. Hidacio es el que dice que los alanos tenían la ascendencia sobre el resto de los invasores y a ellos les correspondió, lógicamente, la mejor parte: Lusitania y Cartaginense, donde abundan las grandes propiedades, ideales para un pueblo de características seminómadas. Los vándalos silingos recibieron la rica Bética, mientras los pueblos más débiles militar (aunque quizás no demográficamente) se instalaron en Galecia: los suevos en la mitad occidental y los vándalos asdingos en la oriental (creo que mejo que en el norte suevos y en el sur asdingos). Otro indicio de la importancia militar de los invasores es el orden en el que fueron atacados por Constancio: primero alanos y silingos, síntoma claro de la preeminencia de éstos. Esta es mi oPinión, al menos. Saludos y a debatir

  17. #17 Cossue 19 de mar. 2006

    Como bien dice F., "No es que haya perdido tensión, es que hay que afinar con las respuestas." Yo voy a estar una semanita lejos de mi material, pero luego... Saludos a todos. F.: Te dejé algún "pero" en tu artículo. A ver que oPinas. Te reitero saludos y agradecimientos.

  18. #18 F. 19 de mar. 2006

    Sigo pensando que Heremigario actuó al margen de Hermerico. Del comportamiento de jefes germanos que actúan al margen de sus reyes hay ejemplos muy claros. Destaca el de Saro, jefe visigodo al servicio de Honorio y enemigo jurado de Ataúlfo, que lo hizo matar. El ejemplo más cercano es el del visigodo Anaolso, que en 430 atacó por su cuenta y riesgo nada menos que Arlés. Aunque, bien es cierto, algunos investigadores piensan que lo hacía bajo órdenes de Teodorico I. Yo pienso que no, pero es mi oPinión. En cuanto al priscilianismo, creo que se ha exagerado su importancia en Galecia en el siglo V. Sólo hay que leer a Hidacio para comprobarlo. El libro que mencionas tiene muy buena Pinta y me gustaría echarle un ojo, pero a tierras del Ebro no suelen llegar esas cosas. Aquí mucho celtíbero y pcoc más. En fin, me conformaré con lo que vayas contando. A ese respecto ¿qué dice la arqueología sobre los suevos y Braccara, su capital? En teoría, los hallazgos deberían ser más numerosos. Mis pocos conocimientos en arqueología siguen haciendo que me pregunte cómo se distingue una fíbula sueva de una vándala o visigoda o de un soldado auxiliar del ejército romano. A ver si alguien me saca de dudas. Saludos

  19. #19 Cossue 01 de abr. 2006

    1.) Acerca del Priscilianismo en Galicia: - Hidacio menciona que la herejía de los priscilianistas se expandió por Gallaecia luego de la ejecución de éste en Tréveris (año 387: "Exin in Gallaeciam Priscillianistarum haeresis invasit."). - Al concilio toledano I, a pesar de lo anterior, acude un único obispo gallego: Exsuperantio del municipio Celenis (probablemente la actual Caldas de Reis; los Celeni eran uno de los Populi de Galicia, habitantes del cuarto noroeste de la provincia de Pontevedra. Exsuperantio debía ser el sucesor de Ortigio, único católico entre tanto obispo heterodoxo.) En el concilio se aprueba una regla de fe católica -"contra omnes haereses et quam maxime contra Priscillianos" (y luego nos metíamos con en pobre Prespas :-), "que fueron redactados por los obispos Cartaginenses, Tarraconenses, Lusitanos y Béticos, y enviados con el precepto del papa romano León, a Balconio obispo de Galicia." A las actas del concilio me remito. En el propio concilio se nos narra el "juicio" al que fueron sometidos diez obispos de Gallaecia. Seis de ellos se retractaron de su priscilianismo y fueron confirmados en su sede, entre ellos Symphosio, cabeza visible del moviemiento; los cuatro restantes fueron depuestos. - El metropolitano de Braga, Balconio, envía a dos presbíteros de nombre Avito a recolectar obras y argumentos contra el Priscilianismo. Uno de ellos vuelve a Gallaecia con las obras cuasi-heréticas de Origenes. De la sartén a las brasas. Corría el año 415, más o menos. - En el año 447 el papa León remite una carta en 16 capítulos (de aquella cuando se escribía, se escribía) al obispo Toribio de Astorga, con instrucciones para obrar contra el priscilianismo (entre otras cosas se le ordena ponerse en contacto con Hidacio, nuestro inquisidor favorito, agrego yo, y no sin cierta ironía). El "buenazo" de Hidacio insinúa que algunos fingen acoger de buen grado la misiva: sugiere por tanto que hay priscilianistas entre los propios obispos, pero no nos dice quienes son (¿por no poder probarlo? O sea que Hidacio ya no iba contra los "delitos" de oPinión u obra, sino contra los de conciencia. Un tío majo donde los haya. En su descargo diré que para un priscilianista era lícito esconder su condición.) Y entre una cosa y otra va descubriendo maniqueos "aquí e acolá", que se dice en gallego. Es notoria la satisfacción que ello le produce: "In Asturicensi urbe Gallaeciae, quidam ante aliquot annos latentes Manichaei gestis episcopalibus deteguntur; quae ab Idatio et Turibio episcopis qui eos audierant; ad Antoninum Emeritensem episcopum directa sunt." Esto nos deja una pregunta para cualquier teólogo en la sala: ¿es más fácil acusar a alguien de maniqueísmo que de priscilianismo? Lo cierto es que las penas contra los maniqueos eran más duras que contra los priscilianistas. - El I Concilio de Braga, ordenado por el rey suevo Ariamiro, y celebrado el año 561: Sus actas constan de unas 2.500 palabras, de las que 27 son "Prisciliano" o "priscilianista" (y del estilo siguiente, "nefandissima Priscillianae sectae venena"). Esta es la preocupación fundamental de la reunión, y contra las prácticas, creencias, y escritos priscilianistas se lanzan 17 anatemas. Y uno de los cánones obligaba a todos los clérigos a comer carne, o al menos verduras cocinadas con carne, so pena de excomunión "para amputar la sospecha de priscilianismo": los priscilianistas eran vegetarianos. - En el segundo concilio de Braga, bajo el gloriosísimo rey Miro, 11 años más tarde, ya sólo se menciona una vez la bicha. Así pues el Priscilianismo gozó en Galicia de casi 200 años de buena salud (o, al menos, de una mala salud de hierro). - Evidentemente, el priscilianismo no servía para "distinguirse" frente a nadie. Existía, estaba ahí. Y nunca tuvo el apoyo de los suevos (si bien a los priscilianistas los suevos les vinieron de perlas.) Otra cosa es el arrianismo practicado por los godos, y que potenciaban entre otros pueblos hermanos (o primos hermanos) de lengua y costumbres, como los vándalos o nuestros suevos. Para ellos la religión servía, aunque no sé si conscientemente, para mantener alejados germanos de romanos, ante el riesgo de desaparecer por dilución (lo que a la postre acabó pasando). De ahí la importancia simbólica de las conversiones suevas o godas al catolicismo, conversiones antes estratégicas que tácticas, a mi entender. Y de los códigos legales de Reccesuindo, que unifican el derecho a aplicar a las personas del reino. Por lo demás, sí había arrianos convencidos, como el obispo arriano de Mérida, Sunna, que se alzó con otros contra Recaredo, fue derrotado y desterrado al actual Marruecos, donde realizó numerosas conversiones. O como un godo llamado Agila que en 580 tubo estas palabras con Gregorio de Tours (y copio a Thompson, "Los Godos en España", pag. 50): "No hables mal de la ley que tú mismo no observas; y en cuanto a nosotros, si bien no creemos en las mismas cosas en que tu lo haces, no hablamos mal de ellas, porque el tener una u otra oPinión no debe ser considerado como crimen. Y en verdad tenemos un refrán que dice que ningún mal hace aquel que al pasar entre los altares de los gentiles y la Iglesia de Dios respeta a ambos". (¿Quien c*ñ* dice que hemos avanzado en civismo en 1.500 años? Porque lo de la tolerancia va malamente, y no hablemos ya del respeto.) 2.) La vía de penetración hacia Braga desde Astorga es la vía XVIII (NOVA), que atraviesa el muy impresionante conjunto de la Serra do Xurés (Gerês en Portugal). La vía aún se conserva (la gente del lugar lleva 1600 años restaurándola y cuidándola) y recibe el nombre popular de "xeira", pasando muchas veces a media altura y por lugares muy desprotegidos. Uno podría destrozar a un enemigo a pedradas en estos montes, donde debieron refugiarse los suevos, obligando a los vándalos a rodearlos en su camino a Braga, a unas pocas decenas de kilómetros. Por la narración de los hechos, estos deben ser los montes Nerbasios, a las puertas de Braga. Si los vándalos hubiesen atacado aquí se hubiesen suicidado, así que ante la llegada de Asturio debieron proseguir por el valle del Limia hacia Braga, un camino con ríos, sierras y espectaculares paisajes. O sea: lento y duro. Para cuando llegaron a Braga ya tenían a los romanos (a los que los suevos habrían dejado pasar) sobre ellos. Aquí los suevos jugaron sus cartas y ganaron sin despeinarse. 3.) Censorio no es degollado "por los suevos", sino por Agigulfo, según narra Hidacio. Este personaje debe ser el mismo cliente de los godos que quiso ser rey de los suevos más tarde. ¿Era en ese momento un cliente de Reckila? Es probable, por cuanto el suceso acontece en Sevilla. Pero Hidacio sólo atribuye culpas al propio autor. 4.) Extensión de la Gallaecia de la época: por el sur hasta el Duero, ahí no hay problema. Por oriente hasta las proximidades de Numancia y Calahorra: -La Notitia Dignitatum: "In provincia Callaecia: (...) Tribunus cohortis Celtiberae, Brigantiae, nunc Iuliobriga.": Así que la Gallicia del momento incluía Cantabria. -Orosio nos dice que Numancia, en la Hispania Citerior, última ciudad de los celtíberos, está situada en el extremo de la Gallaecia. ("Historiarum...", V, 7.2: "Numantia autem Citerioris Hispaniae, haud procul a Vaccaeis et Cantabris in capite Gallaecia sita, ultima Celtiberorum fuit.") -Hidacio: "Theodosius natione Hispanus, de provincia Gallaecia, civitate Cauca, a Gratiano augustus appellatur." Así pues la provincia sobrepasaba el Duero en Coca, Segovia. -En una carta de los obispos tarraconenses al papa, en el 463, se declara que Calahorra está situada en el extremo de la provincia (tarraconense). -Jordanes sitúa los límites orientales de la Gallaecia en Austrogonia, que Ptolomeo sitúa al occidente del País Vasco, entre Cántabros y Caristios. 5.) ¿Hasta dónde conquistaron los suevos? Después de asentarse en Galicia y norte de Portugal, y apoderarse a partir del año 30 de las partes medias de Gallaecia (León y Campos), y no sin antes descubrir que los galaeci, como llama Hidacio a los habitantes de la provincia, cuando se ponían farrucos se ponían muy farrucos: -Hidacio (año 439): "Rechila, rex Suevorum, Emeritam ingreditur.":"Reckila, rey de los suevos, entra en Mérida" (capital de Lusitania, a la sazón). - Hidacio (año 441): "Rex Rechila Hispali obtenta, Baeticam et Carthaginiensem provincias in suam redigit potestatem.": "Tras la obtención de Sevilla, el Rey Reckila se enseñorea de las provincias Bética y Cartaginense". -Hidacio (año 455): "Suevi Carthaginienses regiones quas Romanis reddiderant, depraedantur.":"Los suevos depredan las regiones cartaginenses que habían devuelto a los romanos" (reddo = devolver, restaurar, entregar) -Hidacio (año 456):"Suevi Tarraconensem provinciam quae Romano imperio deserviebat, invadunt.":"Los suevos invaden la provincia Tarraconense, que estaba sujeta al imperio Romano". (Curiosa aclaración: no era de los godos, que residían entonces al norte de los Pirineos, sino de Roma.) ¿Parece o no una campaña de expansión? ¿Por qué arriesgarse en los peligros de la Tarraconense, a al ira de romanos y godos, si tenías toda una península que conquistar, o apenas conquistada? ¿O es que además de pocos eran suicidas? -San Isidoro, que es una fuente pobre, pero no mala, oPino, nos repite en su "Historia..." lo que leyó de Hidacio (incluido el "reddiderant" y el "deserviebat"). -Jordanes (año 456), hablando del rey godo Teodorico/Teoderedo II: "Riciarium Suavorum regem cognatum suum repperit inimicum. hic etenim Riciarius affinitate Theoderidi presumens, universam pene Spaniam sibi credidit occupandam, iudicans oportunum tempus subreptionis incomposita initia temptare regnantis. quibus antea Gallicia et Lysitania sedes fuere.":"... su cuñado Reckiario rey de los Suevos, cuyo antiguo hogar había sido Gallicia y Lusitania, se muestra como enemigo. Y presumiendo de su afinidad, cree poder ocupar toda Spania, juzgando oportuno el turbulento inicio del reinado (de Teodorico/Teodoredo)." Seguidamente se sucederán embajadas exigiendo el cese de todo intento de lograr lo anterior, más la "devolución" de los territorios que no le reconocían a Reckiario (Bética, Cartaginesa, y la Lusitania al sur del Tajo). Lo que acabaría conduciendo a una guerra entre ambos pueblos (guerra legitimada por un emperador, Avito, llamado usurpador y ocultado por el propio Jordanes -hagiógrafo oficial de los godos-, y calificado como candidato de los godos por Idacio.) Mi oPinión, y la de algunos otros, es que Reckiario sí quiso ser rey sobre la totalidad de Hispania. Recordemos la leyenda de sus monedas "IUSSU RECHIARII REGES" ("orden del Rey Reckiario"), o su conversión al catolicismo. Cuando la gente pagaba con esa moneda, pagaba a nombre del emperador (el fallecido Honorio, por cierto, de lo que algunos deducen un foedo hecho con éste) y del Rey Reckiario. - Después de la derrota del Órbigo, el rey godo permanece cinco meses entre Gallaecia y Lusitania: es normal que los suevos perdiesen ciudades como Coimbra o Lisboa en ese tiempo (y también puede ser que nunca antes hubiesen sido tomadas, como dice F.) Recordemos que cuando Theodorico II marcha de vuelta a la Galia, el 31 de Marzo de 457, acababa de entrar en Mérida, y dejó a sus generales las órdenes de tomar (y limpiar) las ciudades suevas de Astorga y Palencia (En Astorga vivían suevos a pesar de que Hidacio nunca dice que haya sido conquistada; otro tanto cabe decir de Lugo). Recordemos que Lisboa es rendida a los suevos incruentamente en 468. Y desde luego sabemos bien cual era la extensión del reino en el 570: Galicia, el tercio occidental de Asturias, las provincias de León (incluida la capital; hay una moneda sueva del siglo VI con la expresiva leyenda LEIO A COTIS MUNITA ¿León defendida/recuperada de los Godos?), y Zamora, más la mitad norte de Portugal, no incluyendo Lisboa. En total 11 obispados territoriales, uno monástico, Dumio, y el obispado céltico de los inmigrantes bretones de Mailoc. Mérida y Sevilla se habían perdido para siempre en 457. 6.) Reckiario no muere en la batalla del Órbigo: es hecho prisionero en Portuscale, y luego hecho matar por Theodorico II después de un mes de cautiverio. Por cierto que al ejercito godo le cuesta casi un mes llegar de Astorga a Braga (de la 3ª nona de octubre a las quintas calendas de noviembre). 7.) La explotación aurífera de la Gallaecia se da por finalizada para el siglo III. Sin embargo los suevos disponían de oro para la acuñación (acuñaron moneda de oro con bastante abundancia), y de hecho se ha encontrado en una mina de oro portuguesa elementos datables hacia el siglo IV-V, y en Tras-os-Montes los caminos son cuidadosamente atendidos durante el siglo IV, una cara inversión sin un claro motivo. 8.) Respecto al número de los suevos, ya hice las cuentas en un artículo que animo a visitar, porque ejemplifica la cantidad de hipótesis necesarias para la estimación, pero podemos reunir algunos factores a tener en cuenta: -Mi inmodesta oPinión: Bueno, las fuentes dicen lo que dicen, y lo que no dicen es que fueran 30.000 personas o 5.000 guerreros. Es decir: la cantidad de suevos no es un dato, es una estimación, supongo que obtenida luego de sesudos cálculos. Para que a raíz de esta estimación podamos sostener cualquier otra hipótesis o teoría, se requiere como mínimo que esta hipótesis no haya sido empleada para el cálculo, o de otro modo caeremos en un razonamiento circular ineludible, una autorreferencia. La propia estimación debe ser puesta a prueba con datos independientes, que o la confirmarán u obligarán a su modificación. Así me lo aprendí yo. -Son 80.000 (o 50.000) los vándalos y alanos que pasan a África. -A los suevos "les toca" Galicia y Norte de Portugal (50.000 km2 y 451.000 habitantes libres, esto último según Plinio, lo que implica una altísima densidad de población sumando siervos y no sé si niños). A los asdingos la meseta norte, al norte del Duero, muy machacada por la propia entrada de los bárbaros y por las guerras civiles romanas. No veo porqué los asdingos habían de ser más que los suevos. La porción más interesante era la Bética, Andalucía, y se la quedan los silingos. De hecho los asdingos sólo atacan a los suevos luego de ver incrementado su número con los restos del naufragio de alanos y silingos, lo que les debió ocasionar problemas incluso de abastecimiento (En total podían sumar 60.000-100.000 personas en aquel momento). -El rey godo Teodorico/Teodoredo I (tan noble él como innobles fueron sus hijos), muerto en los Campos Cataláunicos, había casado a una hija con el suevo Reckiario. A ojos de los godos, los suevos eran un poder importante y/o emergente a mediados del siglo V. ¿Cuántas hijas hacen falta para casarlas con vándalos, francos, burgundios, sajones, hunos, marcómanos...? -Los suevos no muestran miedo de los godos antes de la batalla del río Órbigo. Es más: no se cortan un pelo en la Tarraconense, zona sensible de Roma, y puerta de atrás de los godos. La propia batalla del río Órbigo, cerca de Astorga, se plantea en el terreno elegido por los suevos, en llanura, donde la caballería visigoda era tenida por invencible. Y el ejército de los godos incluye el de sus aliados borgoñones, y tropas auxiliares de múltiples pueblos: una parte importante del ejército que derrotó a Atila. Es descrito por Hidacio como "ingente", es decir "inmoderadamente grande", como Nacho Vidal. El ejercito suevo es "multitudine", lo que tampoco está nada mal. Los godos atacan por la derecha, se rompe el frente suevo, y se inicia la huida descontrolada, que es como iban estas batallas de entonces. A estas alturas cabe recordar que los suevos habían derrotado a Andevoto, duque de la milicia según San Isidoro, y al "magister utriusque militiae" Vito (así le llama Hidacio: Vitus, y no Avitus) y a sus auxiliares godos. - Recaredo en el III concilio de Toledo: "Nec enim sola Gothorum conversio ad cumulum nostrae mercedis accessit, quinimo et Suevorum gentis infinita multitudo." Soy el primero en recalcar que Recaredo magnifica la importancia de la conversión como mayor mérito de sus actos, ¿pero pronunciaría estas palabras, "una infinita multitud de la gente de los Suevos", ante los obispos y los viri illustres si se alejaran tanto de la verdad como para resultar ridículas? Por cierto, que Recaredo emite moneda en Galicia en que señala su condición de victorioso ("in Luco Victor", "Victoria in Tude", "Bergancia Victor"...) ¿Tendría que hacer frente a una insurrección sueva en algún momento de su reinado? 9.) Es indemostrable que Hermigario quisiese fundar un reino propio conquistando Mérida, si bien es muy cierto que la asonada no fue inusual entre suevos o godos. Lo que dice F. tiene un punto (ese pacifismo, esa inactividad de Hermerico debían ser irritantes para los suevos jóvenes), pero entiéndaseme: creo que no podemos demostrar ni eso ni lo contrario. 10.) Andevoto: -Según Hidacio: "Rechilam (...) qui Andevotum cum sua quam habebat manu ad Singillionem Baeticae fluvium aperto marte prostravit, magnis ejus auri et argenti opibus occupatis.": "Reckila (...) derrotó a Andevoto y sus tropas en batalla campal en la Bética, junto al río Genil, apoderándose de sus muchas riquezas de oro y plata". -Según San Isidoro: "Recchilanem (...) qui cum magna parte exercitus missus, Andevotum Romanae militiae ducem cum multis copiis ad Singilium Baeticae provinciae fluvium, inito bello, prostravit, magnis ejus auri argentique copiis occupatis.": "Reckila (...) enviado con gran parte del ejercito, derrotó en batalla a Andevoto, duque de la milicia romana, con grandes riquezas, junto al río Genil en la Bética, apoderándose de sus muchas riquezas de oro y plata". O sea, que lo de duque de la milicia romana es un dato por él aportado, y el acontecimiento le pareció lo suficientemente importante como para incluirlo en su resumen. Yo personalmente necesitaría argumentos aquí para decir, "San Isidoro, hombre más sabio del siglo séptimo europeo: ¡Te equivocaste!" Uno de ellos puede ser que alguien me explique el porqué llevaba un gran tesoro a cuestas. 11.) Los hérulos atacan por mar en 456, desembarcando 400 de siete naves. Puestos en fuga por los gallegos concentrados para recibirlos (debieron llegar a Catoira en verano y acojonaron con el vino y las gaitas. De hecho, murieron dos, de coma etílico supongo. Non ch’atura nadiña ista xente!), prosiguen su crudelísima depredación por la parte marítima de Cantabria y Vardulia. Vuelven a invadir crudelísimamente la costa gallega en 459, cuando se dirigían a la Bética (venían del norte, por tanto). Son las dos únicas veces en que Hidacio califica nada de "crudelísimo". Ese mismo epíteto será aplicado 500 años más tarde a los vikingos que demasiado a menudo atacaban Galicia. 12.) No veo necesario privar a los alanos de sus esposas e hijos en su paso a la península. Es una hipótesis que creo superflua y antieconómica. Si tenían cierta ascendencia sobre los vándalos y suevos sería porque eran más. Y sí, los godos dejaron muy tocados tanto a silingos como a alanos, pero es que estaban en la cumbre de su número y de su poder. 13.) La Arqueología de los Suevos & Co.: - Ciertamente los restos arqueológicos asociados al reino suevo (y a la cultura castrexa, la romanización, y el reino visigodo) son más importantes en la región entre Miño y Duero: Monedas y edificaciones, sobre todo, pero repito: esto muestra dónde era más fuerte el estado, y dónde era más rica la gente. Por ejemplo, la única iglesia gallega aún en pie y proveniente que sepamos de aquel período, San Pedro de Rocas, está en la provincia de Ourense, y fue dotada en el año 573, durante el reinado de Miro. En Dume, cerca de Braga, se ha excavado la basílica fundada por San Martín, con marcadas influencias ravenaicas, planta de cruz latina, una única nave, y unas dimensiones bastante notables (24x40 metros, aproximadamente). Y el palacio real de Braga aún era reconocible, al parecer, hacia el siglo XI, cuando se restituye el obispado. También es donde encontramos una muy probable necrópolis germánica, en O Beiral, Ponte de Lima, a unos 35 Km. de Galicia: 20 sepulturas trapezoidales, encuadradas con paredes de piedras secas revestidas por tégulas y con orientación "determinada" (¿E-O? ¿N-S?) En varias covachas se recupera el siguiente material; cerámica gris, cuencas de vidrio, cuentas de vidrio y ámbar. Anillo de oro, germánico, con 17 piedras engarzadas. Diadema, pendiente o collar, con paralelos norte-europeos. Y lo más interesante: un puñal de hierro hallado en un pavimento calcinado. Las covachas para ofrendas y los fuegos acercan la necrópolis a las necrópolis francas. Atribuible al siglo V. Seguiré ahora con un resumen de las piezas que analiza el autor de "Do Imperio romano á alta idade media. Arqueoloxía...". -Elementos tardorromanos de influencia germánica: broches de cinturón con decoración calada geométrica o animal, arneses de caballo, y otros materiales similares a los hallados en las necrópolis del Duero, y atribuibles a los ejércitos privados de los posesores (siglo IV, inícios siglo V). -Fíbulas de tipo cuado-suevo (Armbrustfibeln, en la literatura alemana), originarias probablemente en el Danubio medio, y luego muy extendidas, halladas en Coimbra y Falperra, Portugal, y en Antas de Ulla, en el mismo centro geográfico de Galicia. Piezas datables en la primera mitad del siglo V. -Cultura de Untersiebennrunn-Gospital’naja: definida a partir de las tumbas del séquito de Átila, y caracterizada por los objetos de oro con incrustación de piedras preciosas: en Galicia una hebilla de oro, sin decoración, hallada en Bueu, y atribuible al primer tercio del siglo V; y un broche para calzado de jinete, relacionado con otros hallados en Beja, sur de Portugal, y atribuible al segundo cuarto del siglo V (es una "importación" posterior a la venida de los suevos & co.) El autor relaciona esta cultura con los vándalos, en lo que concierne a los objetos de la península ibérica. -Cultura Tchernjahov, de los godos y sus federados iranios (alanos) en Ucrania. Estos elementos pasan a formar parte de la "moda danubiana", de las élites germánicas clientes de Atila: Peine de hueso hallado en el Castro Ventosa, León. También relacionada con esta cultura, el collar de cuentas de ámbar (tres de ellas con forma de champiñón y típicas de la vestimenta femenina de los germanos del Elba y el Danubio) hallado en una tumba en Vigo. De hecho, este collar y el exhumado en O Beiral son los únicos hallazgos de collares de ámbar del siglo V en la península. -Broche de cinturón hallado en Baamorto, Lugo, con incrustaciones y decoración animal, y de probable inspiración ostrogoda. Anillo y diadema de oro de la necrópolis de O Beiral, de tipología germano oriental... Todos estos elementos (no los tardorromanos) los pone el autor en relación con la llegada de suevos, vándalos y alanos a principios del siglo V. Por supuesto, una pieza de factura sueva puede ser portada por un esquimal, pero la "acumulación" de pruebas muestra una clara relación arqueológica de la Galicia del siglo V con los germanos orientales. Por último, el reino emite moneda, entre otras, en las cecas de Lugo, Tui, y Ourense, pero mayoritariamente en Braga. 14.) Releyendo el parroquial suevo acabo de descubrir un par de topónimos germánicos: Villa Gomedei y Rodomiro, ambos en el norte de Portugal, así que adelanto el inicio de la formación de esta toponimia hasta principios del siglo VI o incluso finales del V, siendo el resultado actual debido a una acumulación de cinco siglos de personas con nombre germano. Esa es mi oPinión. Por otra parte esta toponimia germánica sólo es relevante, porcentualmente, en Galicia, Norte de Portugal, Asturias, León y Zamora. 15.) Pervivencias paganas: - En el "Replicatio" de Valerio del Bierzo, segunda mitad del siglo VII, se cuenta como unos cristianos locales destruyen los altares donde el "pueblo" veneraba a los demonios, en la cumbre de una alta montaña, edificando en su lugar un oratorio dedicado a San Félix. O sea: pervivencia de CULTOS paganos pocas décadas antes de la llegada de los árabes. Este oratorio parece ser que estaba situado en Villar de los Barrios, Ponferrada, y en un antiguo cruce de caminos cercanos se encontró un ara dedicada a Mercurio. O sea que: Mercurio + cumbre de montes + Bierzo = ¿?. - En la "Historia Compostellana", del siglo XII, se narra como ante una decisión delicada del obispo de Santiago, Diego Xelmirez, sus hombres deciden consultar los augurios en el vuelo de las aves. Ante un águila que pasa en el sentido "equivocado", advierten al prelado, que les amonesta por creer en esas paparruchadas. Lo cierto es que sus hombres tenían razón, y fue hecho prisionero por no hacerles caso. ("Y mira que se lo dijimos... el reloj de oro... en el cangurito...") - Y la gran fuente, el "De correctione rusticorum" de San Martín de Dumio, que nos aclara que había gente el Gallecia que rendía culto a Júpiter y otros dioses, y que, por ejemplo, se abstenían de trabajar los jueves. 16.) Es Orosio, en su "Historiarum..." quien nos informa de cómo convivían suevos y galaicos al poco de su establecimiento. Recordemos que él residía en Gallecia a la llegada de los suevos: "...gladios suos ad aratra conuersi sunt residuosque Romanos ut socios modo et amicos fouent, ut inueniantur iam inter eos quidam Romani, qui malint inter barbaros pauperem libertatem, quam inter Romanos tributariam sollicitudinem sustinere." : "...convierten sus espadas en arados y a los romanos que quedan los tratan como socios y amigos, de modo que hay entre los romanos algunos que prefieren la pobre libertad entre los bárbaros, que entre los romanos sostener la ansiedad de los tributos." - Es decir: algunos suevos se dedican al cultivo libre de impuestos de las tierras (¡aunque la frase puede no ser literal!) adquiridas "ad inhabitandum", que para eso sirve un arado, pero otros no. Y algunos galaicos se unen a estos últimos. Pero el siguiente es el mejor párrafo: "quisque egredi atque abire uellet, ipsis barbaris mercennariis ministris ac defensoribus uteretur. hoc tunc ipsi ultro offerebant; et qui auferre omnia interfectis omnibus poterant, particulam stipendii ob mercedem seruitii sui et transuecti oneris flagitabant. Et hoc quidem a plurimis factum est." : "cualquiera que desease partir o marchar, podía hacer uso de estos bárbaros, como mercenarios, ayudantes o defensores, hasta este punto se ofrecían; y pudiéndolo tomar todo y matar a todos, solicitaban un mínimo estipendio como pago por sus servicios o por llevar una carga. Y esto fue hecho por muchos." ¿Refugiados y conquistadores? Leedlo diez veces y dejaos transportar a aquellos momentos. 17.) En los concilios de Braga hay obispos con nombre germánico o latino que eran obispos sobre todas las personas de sus respectivas diócesis, con independencia de su origen. En el primero: Cottus e Hilderico (2 de 8) son suevos, probablemente. En el segundo: Remisol de Viseu, Adoric de Idaña, Nitigisius de Lugo, Wittimer de Ourense y Anila de Tui (5 de 12) llevan también nombre suevos, a mayores del bretón Mailoc. O sea, que para mediados del siglo VI los suevos ya comenzaban a fusionarse y a ser galaicos (y parece que había ya tantos en el norte como en el sur). 18.) El último rey suevo se llamaba Andeca o Audeca, y era un "usurpador" que había depuesto y tonsurado al rey Eborico, hijo del rey Miro, tomando como esposa a la viuda de este, Sisegunti. En el año 585 es desposeído y tonsurado por Leovigildo, el más capaz de los reyes godos españoles (y hubo varios muy competentes), que interviene como defensor de los derechos dinásticos de Eborico, pero a la postre convierte el reino en la sexta provincia visigoda. Sus duques deben hacer frente a la insurreción de un noble de nombre Malarico que debió ser aclamado como rey por muchos, pero fue vencido y cargado de cadenas. Hoy hay en Galicia unos diez lugares llamados Mariz, Maariz o Marís, topónimos que deben provenir de una *(villa) Malarici o *Manarici (o **Madarici, pero este último nombre no existe, por así decirlo), con pérdida de d, l o n intervocálicas, características del gallego. ¿Una generación de niños suevos fue así llamada en recuerdo del resistente, y quedó luego su recuerdo en las villas que ocuparon o fundaron? No parece descabellado. Gallaecia siguió manteniendo una fuerte personalidad hasta el fin de la monarquía visigoda; por ejemplo, en la ley militar de Wamba se recalca que todos deben actuar ante cualquier invasión del reino, afecte ésta a Hispania, a Gallecia o a la Galia. Y los visigodos acaban asumiendo la herencia sueva al comprometerse con el testamento de San Martín de Dumio. De hecho, y en contra de lo que pueda parecer, godos y suevos se llevaban bastante bien (recuérdese los constantes intentos godos por convertir a los suevos al arrianismo: eso no lo hacían ni con los hispanos ni con los galos. Pero como decimos en Galicia: "Amiguiños si, pero a vaquiña polo que val.") 19.) Galicia estaba bastante romanizada (pero no totalmente romanizada, como ya se pudo percibir antes) en el siglo V, tal como muestra la arqueología o la mera existencia de un Orosio, un Hidacio o un Prisciliano. Lo que no evita que aún subsistieran grupos "tribales" como los aunonenses (no se si atreverme a llamarlos grupos gentilicios). Y por lo que muestra la arqueología, Asturias no le iba muy a la zaga. 20.) Por último, y porque sé que os hará ilusión, un par de frases en gótico, la lengua hablada por los germanos orientales (godos, vándalos, burgundios y, muy probablemente, suevos del Danubio): -Cuando tu rey se disponga a corarte la cabeza, debes decirle: "Frója armés!" ("¡Señor, ten piedad!") -Cuando tu rey se apiade de ti, él te dirá: "hails! skapjam matjan jah drigkan!, i.e. "¡Salud! ¡Comamos y Bebamos!" (Empujenestrujenbajen. Angelicos. Tampoco eran tan bestias, pero ya se sabe "Cría mala fama y échate a dormir".) Un saludo a todos, F., Prespas, pero especialmente a Ainé, máxima animadora del cotarro celtibérico (isa Sehuridade Sosial p’ra cando? Aiiiiiii! ;-) que en el mentado artículo no hace nada pecaminoso e indica donde está la fuente de la información. Hay algún locutor de radio que vende decenas de miles de libros de divulgación histórica diciendo que los godos llegaron a España en otoño del año 409 o que Lugo era una ciudad cántabra ¿A alguien le suena? Pues a pesar de eso, le tengo mucho afecto. Imagínate. No hagamos mutuo escarnio, gente.

  20. #20 F. 01 de abr. 2006

    Vayamos por partes (y pos orden): 1) Sigo manteniendo la escasa repercusión del priscilianismo a nivel político en Galecia en el siglo V. Los ejemplos que cita Cossue son evidencia suficiente al respecto: muy pocos, sin relación alguna con lo que mientras está sucediendo y sin afectar a la política. Ya dijo el amigo Thompson que los suevos mostraban mucha indiferencia ante los asuntos religiosos (lo que, ciertamente, le vino bien a los priscilianistas). Obviamente hubo priscilianismo y es muy posible que en el siglo VI tuviera mayor importancia que en el V. La mayor preocupación de Hidacio es la ordenación ilegal de obispos, como indica él mismo en el prefacio de su obra. Hasta uno llega a pensar si el problema de Prisciliano no es que fuera un hereje (que lo era) sino que intentó hacerse con el obispado de Mérida. Fue moda, iniciada por A. Tranoy (cuya traducción de Hidacio es aceptable, pero las notas es mejor olvidarlas), quien mantuvo que los priscilianos se aliaron a los suevos, poniendo de ejemplo el envío como embajador ante Ravena de un tal obispo Simfosio por Hermerico, identificándolo con uno del mismo nombre y priscilianista que aparece en el Concilio de Toledo de 400. Pero incluso mi idolatrado Burgess llega a decir que Hidacio fue nombrado embajador ante Aecio por ser un furioso antipriscilianista. Esto, desde luego, no se refleja en el Cronicón. Es útil comparar esta situación con el jaleo que se montó en Tarraconense en 419-420 a tenor de lo expuesto por Consencio en su úndecima carta a Agustín. Ahí sí está implicada gente importante a nivel político, algunos familiares de Astirio, comes Hispaniarum. 2) No me cuadra mucho lo que comentas sobre la guerra de Astirio contra los vándalos. Éstos tenían a los suevos acorralados en los montes Nerbasios cuando la llegada d elos romanos les obligó a levantar el bloqueo (y de paso, salvó a los suevos del exterminio como etnia). No hubo acuerdo alguno con los suevos: Constancio aprovechó la ocasión de atacar a los invasores cuando estaban guerreando entre ellos. de sentido común. Astirio y el grueso del ejército atacaron a los vándalos mientras Maurocello y otro contingente se dirigían hacia el sur para interceptarlos, lo que ocurrió en Braga, aunque no salió del todo bien. Y los suevos a mirar y dar gracias. Si en 422 Castino, en vez de hacer el memo, hubiera derrotado a los vándalos, a los suevos les hubieran quedado las horas del fuego. Siempre he pensado que el plan de Constancio era acabar con todos los invasores de Hispania. 3) Te doy la razón en lo de Censorio, pero sólo a medias. En lo que se refiere a la personalidad de Aiulfo, no creo que se tratara del virrey que dejó Teodorico II cuando regresó a Tolosa en 457. Creo que es otro personale distinto. H. Livermore pensaba que era el jefe de la guarnición sueva de Sevilla. Tampoco lo creo. Me parece que seguirá siendo un misterio. 5)Soy muy consciente de que la mayor parte de la historiografía oPina que los suevos conquistaron, además de Galecia, Lusitania, Cartaginense, Bética y Tarraconense y que Requiario iba camino de conquistar Tarraconense. Voy a citar literalmente parte de un artículo donde se defiende otra intepretación (perdonad que sea un poco largo): Gran parte de la crítica moderna, basándose en noticias de Hidacio (por ejemplo, HYD. 123, pero también IORD. Get. 229 y 230) admite que se produjo una amplia expansión sueva en la diócesis Hispaniarum, que incluiría la ocupación de provincias enteras y el deseo de los reyes suevos de sojuzgar toda la península bajo su único gobierno. Así, dependiendo del autor, los suevos conquistaron Lusitania, Bética y/o Cartaginense o, incluso, todas ellas, además de Galecia. Esta tesis asumiría que la mayor parte de la población hispanorromana, aproximadamente unos siete millones de habitantes, hubiera estado gobernada por los invasores que, siendo optimistas, dispondrían de cinco mil guerreros . Pocos indicios proporciona Hidacio, única fuente al respecto ya que Isidoro depende de él por completo, que permitan sostener esta teoría. El obispo galaico reseña la conquista de sólo dos ciudades, Mérida y Sevilla. La primera de ellas fue tomada, casi con toda seguridad por la fuerza, en el año 439 (HYD. 119), poco después de que los suevos, al mando de su nuevo rey Requila, hubiesen derrotado en las orillas del río Genil a un ejército privado organizado por grandes propietarios del sur de la Bética, en el único episodio cierto de resistencia local a la expansión sueva (HYD. 114). En cuanto a Sevilla, fue ocupada en 441, al parecer sin oposición (HYD. 123). En la Crónica hidaciana no encontramos más episodios de conquista de ciudades y, aunque a partir del Parrochiale Sueuorum podamos identificar otras ciudades como suevas, es el caso de Zamora, no consta que fueran ocupadas en esta época . Con la ocupación de Mérida y Sevilla quedaron colmadas las aspiraciones expansionistas suevas. En el año 441 los suevos ocupaban Astorga, Lugo y Braga, así como las zonas interiores de Galecia, además de Mérida, de la que hicieron su capital, y Sevilla y, con mucha probabilidad, las vías que las comunicaban entre sí. Pero nada más. Amplias zonas de la propia Galecia quedaban fuera del control suevo, especialmente las costeras. En cuanto a Lusitania, el propio Hidacio, al relatar pormenorizadamente la guerra civil sueva, nos da cuenta de la situación de algunas ciudades de Lusitania oriental. Queda demostrado que ciudades como Conimbriga y Lisboa no estaban ocupadas por los suevos y habían tenido una historia ajena a ellos, si bien es cierto que su lejanía de los centros de poder romanos en Galia o en la propia Hispania inducen a pensar en una situación política de semiautonomía o, incluso, de completo autogobierno . Un repaso general a la historia de las provincias hispanas a partir del año 441, que hemos señalado como culminación de la expansión sueva, nos permitirá abundar en la tesis aquí defendida. Galecia, la provincia sueva por excelencia, permaneció absolutamente pacífica hasta la invasión visigoda, con las excepciones de las incursiones de vándalos en 445 (HYD. 131) o hérulos en 455 (HYD. 171) en sus costas. En ambos casos se trató de razzias sin la mayor trascendencia. Lo mismo podemos decir de Lusitania, de la que Hidacio prácticamente no dice nada, a pesar de que su sede episcopal estaba muy cercana en el espacio a esa provincia. Las únicas noticias hacen referencia a disputas religiosas. Esta falta de noticias es una referencia clara a la ausencia de hechos importantes que merecieran la atención del cronista. En cuanto a Bética, las noticias son también mínimas. Sólo un año parece esta provincia salir de su letargo, con la aparición en 446 de un ejército romano mandado por el magister militum Vito con la probable misión de expulsar a los suevos de Sevilla (HYD. 134). Hidacio expresa su disgusto por las vejaciones a las que los soldados de Vito, entre los que se incluía un numeroso contingente de auxiliares visigodos, sometieron a los provinciales, en un uso abusivo de la ley de la hospitalidad. El ejército romano fue derrotado y los suevos saquearon la Bética, pero se trató de un hecho esporádico que no se volvió a repetir. A partir de esta noticia, Bética prácticamente desaparece de la Crónica hidaciana, volviendo a aparecer con ocasión de los movimientos de tropas visigodas en la parte occidental de la provincia, en especial en Sevilla (HYD. 192, 193). La mayor parte de la provincia quedó al margen de los hechos políticos reseñados por Hidacio. Podemos especular con bastante verosimilitud que las riendas políticas de las diversas comunidades fueron tomadas por poderes locales, si bien no es descartable que amplias partes de la provincia siguieran bajo control de la administración romana central. Se han señalado las dificultades con las que se encontró el rey visigodo Leovigildo a la hora de dominar las regiones del alto Guadalquivir y la ciudad de Córdoba, donde se vio obligado a ocupar numerosas plazas fuertes (BICL. Chron. a. 572, 2 y 577, 32), en manos de una aristocracia local que se habría mantenido al margen de los poderes bárbaros que se asentaron en la península . Los estudios prosopográficos basados en la epigrafía demuestran la persistencia de linajes senatoriales en la provincia en el siglo VI, lo que también ocurre en Lusitania . La depredación que los suevos realizaron en Bética en 446 se extendió también a Cartaginense, aunque somos de la oPinión de que la noticia de Hidacio es una generalización de un autor que no dispone sino de fuentes generales y poco de fiar. Aunque fuera un dato fidedigno, también daría cuenta de un hecho excepcional, que sólo volvería a repetirse en el año 455 (HYD. 168). En ambos casos es improbable que se tratara de algo más que de incursiones ocasionales sin la mayor importancia. Cartagena, por ejemplo, no habría sido visitada por los bárbaros desde su saqueo en el año 425 y recientes estudios arqueológicos ponen de manifiesto la vitalidad económica de la ciudad y sus relaciones comerciales con los mercados mediterráneos . Por lo tanto, podemos afirmar con mucha seguridad que la presencia sueva en Cartaginense fue esporádica e irrelevante históricamente. La provincia Tarraconense, que había permanecido al margen del foedus de 411 y el consiguiente reparto de provincias, siguió ajena, en general, a la presencia sueva en Hispania. Recibió la visita de los saqueadores suevos en tres ocasiones: 449, cuando saquearon Vasconia y, unidos a los bagaudas, depredaron el valle del Ebro y contribuyeron al pillaje de Lérida, y dos veces en 455, en expediciones encuadradas en la política suicida que estaba llevando a cabo el rey suevo Requiario (HYD. 140, 142, 170, 172). Como en los casos anteriores, no se aprecia otra motivación que el saqueo y la consecución de botín, ya que el rey suevo carecía de visión política alguna . He mencionado a los bagaudas en relación con una de las expediciones suevas, la de 449 (HYD. 141, 142). Aunque algunos autores hayan magnificado su importancia, tanto sociológica como política, lo cierto es que el movimiento bagaúdico en Hispania fue breve y de escasa importancia. Aecio envió a sus subordinados, ya fueran romanos, años 441 y 443, ya godos, año 454, contra ellos y los acabó exterminando (HYD. 125, 128, 158). Pero en cualquier caso se trató de un fenómeno localizado en un espacio limitado, el valle medio del Ebro, en las cercanías de la actual localidad navarra de Corella y de poca importancia política, sin efectos permanentes. No en vano, aunque no es este el lugar adecuado para explayarnos sobre tan complicado asunto, consideramos que el movimiento bagaúdico atiende principalmente a causas de carácter local relacionadas con luchas regionales por el poder . (SANZ HUESMA, F. J.: "Repercusión de la invasión de 409 en la población hispanorromana" en BELTRÁN LLORIS, F. (ed.): Antiqua Iuniora. En torno al Mediterráneo en la Antigüedad, Zaragoza, 2004, pp. 218-221). Me parece que deducir la conquista de casi toda Hispania del término utiliazdo por Hidacio y de la presencia d elos suevos en Bética y Cartaginense un par de veces es excesivo. Por supuesto, es sólo una oPinión (sobre la que se puede continuar debatiendo). Finalmente, los límites del reino suevo en 570 poco tenían que ver con los de 411 o 441. Mañana más. Saludos

  21. #21 F. 04 de abr. 2006

    Cossué, ¿podrías ponr la referencia completa del libro sobre Hidacio? No creo que llegé por aquí, pero igual se puede conseguir de alguna forma. Lo de Vito fue en la Bética, pero los suevos lo debieron perseguir por Cartaginense. Yo creo que los romanos no ocuparon Braga porque había suevos dentro. Pero es una oPinión como otra cualquiera. También es posible que la presencia del ejército suevo tan cerca de Braga, como tú indicas, les hiciera pensar que no era factible. Nunca he tenido claro donde situar los montes Nerbasios y tu propuesta me parece más que razonable. Sigo insistiendo que los suevos no tuvieron nada que ver con la derrora vándala: fueron sólo testigos. Me imagino que estarían pensando cuándo les iba a llegar su turno. En cuanto al priscilianismo, la que fue mi directora de tesis es la mayor especialista en España sobre Prisciliano, así que, aunque sea sólo por el roce, algo sé al respecto. Saludos

  22. #22 Jompy 24 de nov. 2007

    http://www.cirp.es/pub/docs/crp/crp06.pdf

    Bastente escondidita estaba esta publicacion de la xunta, donde viene la chronica de Hidacio integra en latin y gallego, ahí dejo el link por si alguien quiere utilizarlo.

    En cuanto a Maximus, efectivamente había leido sobre el tema, pero no había caido en ello. Lo raro es que he leido en algun sitio (lo mismo ha sido aqui) que fue capturado por Asterio y llevado a Rávena donde fue ejecutado por Honorio. No se yo en que fuente se basan para afirmarlo. Pero bueno... no he podido encontrar tu articulo sobre el tema, la revista historia atigua no esta en los recursos electronicos de la universidad de sevilla, pero si he encontrado algunos articulos de thompson sobre el fin de la hispania romana, donde supongo que algo encontraré.

    Otro tema que me interesa es el cruce de los pirineos por los pueblos bárbaros. Me queda la duda de por que estos pueblos supuestamente federados no formaron parte de la expedición de Geroncio realizó a Arles para derrotar a Constantino III. Y por que Hidacio, que tanto habla del pueblo suevo y sus tropelias, no denuncia el pacto con los usurpadores en su obra. ¿Que infuencia tuvieron Didimo y Veriniano en el paso de los Pirineos? He ledido un estupendo articulo sobre el tema en Gerion, creo, pero me gustaría saber tu oPinión.

    Gracias.

    P.D. Acojonante = no bueno, sino, MUY BUENO.

  23. #23 Jompy 26 de nov. 2007

    Efectivamente es el artículo de María Victoria Escribano, que imagino conoceras ya que es colega tuya de la Universidad de Zaragoza. Gracias por la aclaración de Máximo. Espero ansisoso tus aclaraciones a cerca de la usurpación de Gerontius...

    Me ha surgido otra duda, en torno a la figura de Agiulfo / Aioufo. En Quien es quien en la hispania del s.V tú los distingues de forma independiente. En Hidacio he encontrado dos referencias, pero al ser tan aproximadas en el tiempo y en el espacio (enmarcadas dentro del campo de acción de los suevos), podrían ser la misma persona, de hecho Xoán Bernárdez los considera (con reservas, eso si) la misma persona y su duda esta en si actuaba o no de muto propio o bajo ordenes directas de Teodorico II. En fin, me gustaría saber si puedes aclararme si existen otras fuentes que los/lo mencione/nen y cual es tu oPinión. Además me gustaría saber tu oPinión sobre los "comituatus" tras el foedus del 418. Siguieron existiendo líderes militares con un sequito (es correcto aplicar el término comituatus?) que partaron directamente con el poder romano?? Es Anaolso un caso de este tipo?? que otros posibles casos se conocen??

    Para terminar otra pregunta: yo me incribí en esta página para hacer una pregunta que hice al total de los druidas, pero no obtuve respuesta... a ver que si tu me puedes arrojar un poco de luz. La pregunta es sobre la Vesci Faventia de Plinio. Que posivilidades hay de que esta ciudad se localizara en la vega de Granada (concretamente en Huétor)?? y hay alguna posibilidad de la existencia de una ciudad romana o castro iberio o feno-púnico??? descontando el Cerro de la Mora, claro está.

    Las investigaciones recientes la situan en el valle del Genal (Gaucín o Algatocín) o incluso el sur de Badajoz... dada que las monedas encontradas con el texto "vesci" son de tipografía fenopúnica... y casi todas las ciudades de estas características se encuentran en esta zona.... también la he visto localizada en la campiña sevillana, incluso en Archidona... En Tíjola se ha identificado una ciudad también fenopúnica fundada por los fenicios de Villaricos... Podría existir alguna ciudada en Huétor Tájar (Granada) en estos períodos???

    Gracias... espero no haberte puesto mucho a prueba ;)

    Un saludo y gracias por tu cercanía y enhorabuena a tus alumnos. Un placer

  24. Hay 23 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba