Autor: Silmarillion
jueves, 17 de abril de 2008
Sección: Artículos generales
Información publicada por: silmarillion


Mostrado 13.623 veces.


Ir a los comentarios

Negocios y expolios

-

 El Museo del Prado guarda tres tablas consideradas entre las
                    obras maestras de la madurez artística del italiano Sandro
                    Botticelli. De 83 x138 cms, 82 x 138 cms y 84 x 138 cms,
                    fueron realizadas con la técnica del temple circa 1483,
                    inspiradas en la obra de Bocaccio, el Decamerón. El episodio
                    narrado es "La Historia de Nastagio degli Onesti".

                    


                    Originalmente el grupo pictórico se hallaba compuesto por
                    cuatro tablas de similar formato que se separaron en el
                    transcurso de los años. Cada una de las tablas narra un
                    fragmento de la historia, a modo de cuadro fotográfico o
                    historieta, retomando el artista para mejor expresión una
                    tradición expresiva corespondiente al gótico.
                    La historia narrada se encuentra entre la picaresca y el
                    exemplum : Nastagio, joven noble, ha sido rechazado por
                    Paola Travesari a quien requería de amores. Triste y
                    desolado pasea por el bosque cuando ante sí se desarrolla
                    una escena que lo llena de asombro. Una joven mujer desnuda
                    huye de un hombre quien la persigue a caballo con una
                    jauría. Cuando los perros dan alcance a la mujer, Nastagio
                    contempla con horror como el caballero le da muerte
                    arrancándole el corazón, con el que alimenta a los animales.
                    En breve la mujer se recompone, se levanta del suelo y
                    recomienza la persecusión. El perseguidor relata a Nastagio
                    el motivo de este eterno castigo: al negar sus favores al
                    caballero, la joven ocasionó su suicidio, con motivo de la
                    crueldad hacia quien la amaba se reiterará esta escena
                    eternamente.
                    El joven noble, sumamente impresionado, invita a su
                    pretetendida y familia a un banquete que se realiza en el
                    exacto lugar del bosque donde perseguidor y perseguida
                    realizan su carrera siniestra. En medio de la fiesta, los
                    asistentes contemplan la espantosa escena que días antes
                    Nastagio tuvo oportunidad de prescenciar. Paola Traversari,
                    conmovida ( o asustada?) al conocer la historia, acepta la
                    propuesta matrimonial que había rechazado. Los esponsales se
                    celebran en la tabla faltante .


                    El motivo del corazón devorado se reitera en la literatura
                    medieval y renacentista, por ejemplo en "Le Roman du
                    Châtelain de Coucilet et la Dame de Fayel". Raoul de Couci,
                    herido en batalla hace enviar a la Dame de Fayel, su amada,
                    su corazón arrancado al morir a modo de amoroso recuerdo. El
                    esposo de la dama, enterado de este hecho, intercepta el
                    presente y ordena a los sirvientes le sea servido a su
                    esposa cocido y debidamente aderezado. Al saber de esto, la
                    castellana se niega a comer nunca más y muere de inanición
                    al poco tiempo.

                    En "Lai d'Ignaure", los esposos de doce damas cuyo goce e
                    infidelidad provenía del caballero Ignaure, castigan al
                    osado y a las infieles. Luego de emboscar y asesinar al tal
                    Ignaure, le arrancan el corazón y cortan su miembro viril.
                    Luego con estas porciones de su anatomía mandan confeccionar
                    un delicioso patë con el que por supuesto alimentan a sus
                    esposas, quienes, una vez enteradas de la ingesta realizada,
                    como la Dame de Fayel deciden suprimir todo otro tipo de
                    comida hasta llegar a la muerte.
                    El corazón devorado aparece en la Divina Comedia como una
                    visión. En la obra del inglés John Ford, 'Tis pity she's a
                    whore (1633), el amor incestuoso etre Giovanni y Anabella
                    termina en el último acto con la muerte de Anabella a manos
                    de Giovanni y la entrada de éste al salón donde se celebra
                    un banquete llevando en la punta de su daga el corazón
                    sangrante de su hermana y amante.

                    

                    Las pinturas de marras fueron encargadas a Sandro Botticelli
                    con motivo del matrimonio de dos grandes familias
                    florentinas y en lo histórico, artístico y literario
                    quedaría este escrito si no nos preguntamos como, porqué y
                    cuándo estas tablas paradigmáticas arribaron al Museo del
                    Prado.
                    Fueron donadas al Museo del Prado por el catalán Francisco
                    Cambó, economista, ministro por dos veces de la monarquía y
                    franquista declarado. Emigró rumbo a Argentina finalizada la
                    guerra civil para hacerse cargo de la presidencia de la
                    empresa CHADE (*). Coleccionista de nota, para poder
                    realizar su viaje y establecerse en Argentina llevándose el
                    grueso de su colección, realizó una beneficiosa negociación
                    con el gobierno:

                    "Yo entregaría al Museo del Prado mi cuadro de Giovanni del
                    Ponte; mis tres grandes panneaux (pintura sobre tabla) de
                    Botticelli; los primitivos, atribuidos generalmente a Tadeo
                    Gaddi, de Pietro Nelli y el fresco de Melozzo da Forli. Los
                    cuadros que yo solicitaría se me autorizase para enviarme a
                    América del Sur serían los siguientes: el Tiziano, el
                    Sebastián del Piombo, el Correggio, el pastel de Fantin
                    Latour, un cuadrito de Luxes y los retratos por Rubens,
                    Tintoretto y Gainsborough".


                      Cambó murió de una rápida enfermedad en Buenos Aires y su
                      viuda recién logró enviar a España las nueve grandes obras
                      que su marido había donado al Museo de las Artes de
                      Barcelona en 1954. Para embarcar los cuadros de Rubens,
                      Tintoretto, Tiziano y Gainsborough, el embajador de
                      España, Manuel Aznar, organizó una operación secreta que
                      le costó el cargo cuando fue descubierta por el gobierno
                      argentino.
                      Cambó era un coleccionista muy conocido en Europa desde
                      bastante antes de la Segunda Guerra Mundial. A partir de
                      1927 tuvo como objetivo adquirir pinturas de los maestros
                      italianos y holandeses del siglo XVII y entregarlos como
                      donación al Museo del Prado, en Madrid, y al Museo de
                      Cataluña, en Barcelona.

                      A pesar de estos antecedentes y del volumen que había
                      alcanzado su colección antes del estallido de la guerra
                      europea en 1939, un informe de inteligencia de los Estados
                      Unidos del 27 de junio de 1945 coloca a Cambó a la cabeza
                      de los sospechosos de haberse apoderado de cuadros y otras
                      piezas de arte que pertenecieron a judíos confiscados por
                      los nazis.

                      La cuarta tabla pertenece a una colección particular e
                      integró la muestra realizada en en el Musee du Luxembourg
                      (29 de Septiembre del 2003 ) y en Florencia, en el Palazzo
                      Strozzi (10 de Marzo de 2004 ). Fue vendida en subasta en
                      el año 1960 y el comprador fue el diseñador italiano
                      Emilio Pucci, quien de esta manera logró que 500 años
                      después la tabla que originalmente había pertenecido a su
                      familia retornara a ella.

                        Fuentes:

                        Diario Clarín edición digital, domingo 31 de agosto de
                        1997

                        Decameron Web

                        Long unseen Botticelli unveiled


                  Suplemento
                    REVELACIONES SOBRE LA COLECCION CAMBO
                    El arte marcado por Hitler
                    Domingo 31 de agosto de 1997, Clarín Digital, Buenos Aires.

                    La famosa Colección Cambó de pintura, que estuvo refugiada
                    en la Argentina junto con su dueño, fue investigada por la
                    inteligencia de EE.UU. Algunas piezas habían sido compradas
                    en una galería suiza que reducía cuadros confiscados a
                    judíos europeos por los nazis.

                    El documento secreto sobre obras de arte perdidas a causa de
                    la expoliación de los nazis , en su página 40, dice: "Los
                    siguientes nombres también han llamado nuestra atención:
                    Francisco Cambó, anteriormente residente en Barcelona y
                    ahora en la Avenida Alvear 4654, Buenos Aires, es un
                    coleccionista de obras de arte y antes de la guerra solía
                    negociar casi en forma exclusiva con Theodore Fischer, de la
                    Galería Fischer, en Lucerna, Suiza. Cuando la Galería
                    Fischer y sus dueños fueron incorporados a las listas negras
                    por traficar con arte saqueado, en octubre de 1943, se creyó
                    aconsejable investigar si Cambó había incrementado su
                    colección de arte desde 1940 gracias a esa fuente." Un
                    franquista que emigró

                    Cambó pertenecía a la alta burguesía catalana, era un
                    economista muy respetado y fue ministro de la monarquía en
                    dos oportunidades.

                    En 1936 apoyó la sublevación de los militares de Franco
                    contra la República pero al finalizar la Guerra Civil
                    abandonó España y se radicó en Buenos Aires.

                    En la Argentina, Cambó era el virtual propietario de la
                    Chade, la compañía que suministraba electricidad a Buenos
                    Aires, y que fue investigada por fraudes financieros y
                    corrupción de funcionarios después de la revolución del 4 de
                    junio de 1943. La historia de Cambó registra su enorme
                    talento y capacidad de organización que le permitió
                    convencer a los verdaderos propietarios de la compañía, que
                    eran alemanes, de que debían utilizar como pantalla a los
                    españoles para evitar las penalidades del Tratado de
                    Versalles. Cambó formó en Madrid una compañía española en la
                    que era accionista hasta el rey de España, Alfonso XIII.
                    Pero la mayoría accionaria siempre la retuvieron los
                    alemanes.

                    Con este panorama económico se explica que Cambó haya
                    acumulado obras de arte de alto valor, como el Retrato de
                    Marullo, de Botticelli, que logró comprar a un industrial
                    alemán mucho antes de la Segunda Guerra Mundial. Fue en 1927
                    y al cabo de un auténtico acoso por parte de Cambó al
                    magnate del algodón Eduard Simon. Por fin, Simon le envió un
                    telegrama a Barcelona con su respuesta: "Puede adquirir el
                    retrato de Botticelli que tanto le fascina. Déme la
                    respuesta en 24 horas y el dinero en 48", dijo el alemán. El
                    mismo Cambó fue a recoger el cuadro en Zurich, ansioso por
                    contemplarlo.

                    También fue mucho antes de la guerra cuando Cambó adquirió
                    en París la colección del millonario Joseph Spiridon, que
                    estaba formada por 79 obras importantes de las que a Cambó
                    apenas le interesaban 30, en particular las de Botticelli y
                    Ghirlandaio. La operación se concretó en forma directa en
                    1929, es decir, sin la intervención de la sospechosa galería
                    Fischer, de Lucerna, y por otra parte los nazis no habían
                    llegado al poder y nadie en Europa imaginaba que el saqueo
                    de las colecciones de arte se volvería corriente en los años
                    siguientes.

                    Las pinturas valiosas fueron arrebatadas por los nazis en
                    los museos nacionales de los países ocupados, en los
                    palacios privados de toda Europa y en las galerías de arte
                    que pertenecían a judíos.

                    En las postrimerías de 1940, Cambó decidió establecerse en
                    la Argentina en forma permanente para atender en el lugar
                    los negocios de la Chade.

                    Habían corrido por su cuenta muchos gastos del franquismo
                    durante la Guerra Civil, pero de todos modos no sentía
                    simpatía por el dictador español ni por su régimen.

                    El millonario catalán entabló antes de su partida una
                    negociación con el gobierno español sobre el destino de sus
                    colecciones.

                    "Yo entregaría al Museo del Prado mi cuadro de Giovanni del
                    Ponte; mis tres grandes panneaux (pintura sobre tabla) de
                    Botticelli; los primitivos, atribuidos generalmente a Tadeo
                    Gaddi, de Pietro Nelli y el fresco de Melozzo da Forli",
                    escribió Cambó a comienzos de 1941, y agregó: "Los cuadros
                    que yo solicitaría se me autorizase para enviarme a América
                    del Sur serían los siguientes: el Tiziano, el Sebastián del
                    Piombo, el Correggio, el pastel de Fantin Latour, un
                    cuadrito de Luxes y los retratos por Rubens, Tintoretto y
                    Gainsborough".

                    Su pedido fue aceptado con la condición de que los cuadros
                    que quedaban en España pasaban inmediatamente a ser
                    propiedad del Museo del Prado, en Madrid.

                    Con intelectuales

                    Ese mismo año, Cambó viajó a la Argentina, donde
                    inmediatamente estrechó sus vínculos con los grandes
                    empresarios, los banqueros y los intelectuales.

                    En la casa de Victoria Ocampo se reencontró con Ortega y
                    Gasset, a quien había conocido bien en España, y sobre ese
                    encuentro anotó en su diario que el filósofo estaba
                    "inteligente y brillante, como siempre; cursi y pedante,
                    como siempre".

                    Según los testigos, Cambó había pensado que su residencia en
                    nuestro país no sería muy prolongada y menos definitiva, lo
                    que alienta algún interrogante sobre sus motivos para
                    trasladar los nueve valiosos cuadros cuya salida de España
                    negoció con el régimen español.

                    En Buenos Aires, alquiló un enorme piso en la Avenida
                    Alvear, hoy Avenida del Libertador, que es la dirección
                    mencionada en el informe de inteligencia norteamericano. Los
                    cuadros le llegaron desde Europa a principios de 1942. Pero
                    cuando advirtió que la guerra iba a continuar comenzó a
                    comprar obras de arte en casas de remates porteñas, se hizo
                    enviar muebles costosos de su piso en Barcelona y adquirió
                    también ediciones raras de coleccionistas locales, entre
                    ellos la biblioteca del escritor español Ramón Pérez de
                    Ayala, que contenía libros antiguos, astrolabios y mapas de
                    siglos anteriores.

                    En algún momento, sus compras desbordaron el piso de la
                    Avenida Alvear y abarrotaron la mansión italiana de su
                    quinta "Mon Repós", en San Miguel, provincia de Buenos
                    Aires. A "Mon Repós" fueron a parar los cuadros de Anglada
                    Camarasa y Sert, pintores catalanes que ya cotizaban
                    internacionalmente y a quienes Cambó había comprado piezas
                    importantes.

                    La inclusión de Cambó en la lista de compradores de cuadros
                    robados en Europa es sorprendente aunque no debe ser
                    despreciada por completo.

                    Cambó era un coleccionista compulsivo, tenía dinero
                    disponible y en Buenos Aires se relacionó enseguida con
                    otros coleccionistas pudientes, como el pintor Jorge
                    Berystain, Alejo González Garaño, Enrique Larreta, los
                    banqueros Carlos Mayer y Alejandro Shaw y la misma Victoria
                    Ocampo.

                    Lo que no parece suficientemente probado es que Cambó haya
                    comprado muchas obras en la Galería Fischer, de Lucerna, que
                    efectivamente fue incluida en la lista negra de los Estados
                    Unidos por traficar centenares de cuadros requisados a sus
                    legítimos propietarios.

                    Las razones del viaje

                    Hay un punto oscuro en la decisión de Cambó de salir de
                    España -donde el régimen no le era hostil, aunque Franco
                    sabía que no contaba con la simpatía del millonario- con sus
                    mejores cuadros a cuestas y ese punto es conocer a qué o a
                    quién temía este hombre imponente, fogueado en la política,
                    exitoso en los negocios y tratado como un igual por los
                    intelectuales de España y de la Argentina.

                    Tal vez una respuesta pueda encontrarse en que Cambó, según
                    el gran historiador español Salvador de Madariaga, tenía
                    antepasados judíos y la perspectiva de que los nazis ganaran
                    la guerra era, en 1941, perfectamente posible. Cambó no
                    hubiera aprobado un examen de pureza racial porque, como
                    escribió Madariaga, "su misma elegancia y distinción eran
                    muy sefarditas y además latía en él un rasgo que he dado en
                    considerar como indicio de judaismo".

                    La guerra europea y enseguida las complicaciones de la Chade
                    con los militares argentinos volvieron muy desconfiado a
                    Cambó, que debía su fortuna a los individuos de la compañía
                    eléctrica de Buenos Aires, donde poseía 15.000 acciones
                    preferidas. El magnate dispersó sus inversiones en Estados
                    Unidos, Gran Bretaña y Suiza, donde los servicios de
                    inteligencia de Estados Unidos detectaron su conexión con la
                    galería de arte de Lucerna.

                    A pesar de su fortuna Cambó vivió cargado de temores su
                    etapa argentina y la nostalgia de Cataluña entristeció sus
                    últimos días, en 1947.

                    Lo que sin duda no imaginaba entonces es que su viuda iba a
                    participar de un auténtico complot con el gobierno español
                    para exportar a España los cuadros que había traído al país
                    en 1942 y que recién pudieron salir doce años más tarde,
                    disimulados con los muebles y los enseres del marqués de
                    Torrehermosa, diplomático español que falleció en Buenos
                    Aires en 1954.

                    (*) Perón, tal vez la historia
                    Por Horacio Vázquez-Rial
                    © Copyright Libertad Digital SA. Conde de Aranda 8, 28001
                    Madrid.

                    Merece párrafo aparte en este contexto José Figuerola. Este
                    brillante personaje, cuya influencia en el nacimiento del
                    primer peronismo aún no ha sido lo bastante valorada, había
                    sido en España funcionario de la dictadura de Miguel Primo
                    de Rivera, en el Ministerio de Trabajo, Industria y
                    Comercio, cuyo titular era el conde Eduardo Aunós. Ambos,
                    Figuerola y Aunós, tenían vínculos personales con el gran
                    empresario catalán Francisco Cambó, el principal accionista
                    de la CHADE (Compañía Hispano-Americana de Electricidad; la
                    radicación de capitales españoles en la Argentina no es
                    ninguna novedad), que él mismo había creado en 1919, a
                    partir de la compra de la CATE (Compañía Alemana
                    Transatlántica de Electricidad). Al caer el marqués de
                    Estella y, poco después, la monarquía de Alfonso XIII, en
                    1931, Figuerola se había marchado a París, en una suerte de
                    exilio voluntario en el que no habían faltado las penurias
                    económicas. Le había escrito entonces, hablándole de su
                    situación, a Cambó. Y éste le había propuesto emplearlo en
                    la CHADE, cosa que Figuerola había aceptado.

                    Por su parte, Eduardo Aunós, quien posteriormente volvería a
                    ser ministro, esta vez de Justicia y con Francisco Franco
                    como jefe del Estado –para promover desde ese puesto la
                    Causa General contra los militantes de la República
                    Española–, fue en 1942 a Buenos Aires para dirigir una
                    negociación triangular en la cual España sería el país
                    intermediario para la compra de armas por el ejército
                    argentino a Alemania. Además, Aunós estaba encargado de la
                    reorganización de la Falange Española Tradicionalista en
                    Buenos Aires. Si a Perón, en la vejez, le daba cierta
                    vergüenza (...) reivindicar las corporaciones medievales,
                    Aunós no tenía el menor empacho en hacerlo, como se
                    comprueba en su discurso de asunción como miembro de la Real
                    Academia de Ciencias Morales y Políticas.

                    Cambó, por su parte, vivía en Buenos Aires desde 1941, y,
                    por sus propios intereses, tenía que estar en estrecho
                    contacto con las autoridades, ya que en 1943, como una de
                    las primeras medidas del Gobierno militar, Bartolomé
                    Descalzo creó la Dirección Nacional de Energía, lo cual
                    implicaba un primer paso hacia la nacionalización de las
                    compañías eléctricas. La posición de Cambó en este tema
                    requiere una investigación a fondo del problema de las
                    compañías eléctricas en la Argentina, que aún no se ha
                    realizado.

                    En 1936 el Concejo Deliberante de la ciudad de Buenos Aires
                    prorrogó las concesiones de las dos empresas que
                    proporcionaban luz y fuerza motriz a los porteños, la CHADE
                    de Cambó y la CIAE (Compañía Ítalo-Argentina de
                    Electricidad), hasta el año 2000. La sesión en que fue
                    aprobada esa prórroga, de hecho sine die, duró veintisiete
                    horas y estuvo señalada por el escándalo, ya que era de
                    público dominio que varios ediles habían sido sobornados,
                    cosa que probó en 1943 la comisión investigadora designada
                    para el caso, a la vez que demostraba que los contratos
                    habían sido redactados en las oficinas de la CHADE. En ese
                    mismo 1936 el paquete accionario de la CHADE pasó a manos de
                    un consorcio francés, SOFINA (sólo nominalmente francés,
                    porque en su directorio había banqueros españoles y
                    alemanes, y algún miembro del Consejo Fascista), y la
                    empresa pasó a denominarse CADE (Compañía Argentina de
                    Electricidad). Fue vox populi que los nuevos capitales no
                    eran tan nuevos, y que ciertos miembros del consorcio con
                    sede en París eran testaferros de Cambó: la vox populi, como
                    se sabe, no siempre es de fiar, pero el tema merecería gran
                    atención.
 

-

Más informacióen en: http://apresmoiledeluge.blogspot.com/2006/02/el-corazn-delator.html


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Brandan 09 de feb. 2006

    Muy bueno, Silmarillion, para mí, especialmente atractiva la primera parte. Aunque la relación que se establece con la segunda, después del debate sobre el arte que se ha sostenido en algún foro, también me parece muy interesante. Te cuento una que me sé de mitología griega y que viene a cuento, creo, con el asunto de la antropofagia inconsciente. (Lo del paté tiene un componente culinario digno de Annibal Lefter). Tereo, hijo de Ares, habiendo actuado en una disputa fronteriza en nombre de Paudión, Rey de Atenas, se casó con Procne, hermana de los gemelos Butes y Erecteo. Sin embargo, Tereo se enamoró de Filomela, fascinado por su voz. Creyéndose muy astuto, Tereo escondió a Procne en una cabaña, le cortó la lengua y dió a Paudión noticias de su muerte. Éste le ofreció a Filomela en matrimonio, que era de lo que se trataba. Consumado el acto por la fuerza, antes de la boda, Filomela se entera por una nota en el pliegue del traje de novia, de que Procne está viva. Filomela al enterarse clama venganza y Procne asesina a Itis, el hijo habido entre ella misma y Tereo, y se lo cocina a éste, en una caldera de cobre. Cuando Tereo se percata de la naturaleza del alimento ingerido, persigue a las hermanas para darles muerte, más, piadosamente, los dioses transforman a los tres en pájaros. Procne en golondrina, Filomela en ruiseñor y Tereo en abubilla. Un saludo.

  2. #2 eyna 09 de feb. 2006

    El legado Cambó en el MNAC (Museu Nacional d'Art de Catalunya) http://www.mnac.es/colleccio/col_cambo.jsp?lan=002&ambit=1 y en cuanto a su personalidad política, creo que Jordi Solé Tura lo definió bastante bien aquí: http://www.lsi.upc.es/~aabello/interest/soletura.html cuidadín que es de hace diez años! :) lo digo por lo de: "En Cataluña se han celebrado últimamente varios actos de homenaje a Francesc Cambó..." y lo digo por los amos de Catalunya en aquel momento.

  3. #3 silmarillion 09 de feb. 2006

    Brandan: Ignoro si el motivo del corazón devorado en estas versiones lecterianas se ncuentra presente en la literatura hispana, de ser así agradeceré quien gentilmente aporte los ejemplos. Con respecto a los los expolios y al hilo de los foros habidos, me resulta "gracioso" la facilidad para reclamar lo que conviene reclamar y tender un "tupido velo" sobre lo inconveniente. Como detalle, cuando se realizaron las muestras sobre Botticelli que cito en el artículo el Museo del Prado solo a regañadientes se avino a facilitar una de las tablas, perdiéndose la oportunidad de contemplar por primera vez en casi 500 años la obra completa. Durante muchísimo tiempo se supuso que la cuarta tabla se encontraba en Estados Unidos, hasta que a raíz de estas exposiciones vino a saberse que había sido subastada en 1960 y que el Museo del Prado, propietario de tres de ellas se había perdido la oportunidad histórica de hacerse con la cuarta. Las malas lenguas comentan que fue tal la ira desatada ante semejante falta de previsión, que fue ese el motivo por el cual sólo mediante múltiples presiones diplomáticas se consiguió que el Prado facilitara al menos una de las tres piezas en su poder. Eyna, sobre Francesc Cambó hay en internet numeroso material, en lo personal el que más me interesa es el que se relaciona con el coleccionismo de arte y el mercado lícito e ilícito. Creo que el caballero da para mucha tela.

  4. #4 Brandan 09 de feb. 2006

    Bueno, del corazón buscaré, Silmarillion, mientras tanto, conozco un romance de tradición oral, recogido y publicado en Zahora, por Agustín Tomás Ferrer-Sanjuan. En los coto del bonillo / un matrimonio habitaba y tenían un hijito / que seis años no contaba. Lo coge su padre en brazos / le dice de esta manera: - díme quién de casa sale / díme quién en casa entra. - En casa entra un alférez / que co madre mucho juega, le da besitos y abrazos / como si usted mismo fuera. La pícara de la madre / le ha cortado la cabeza y la lengua entre dos platos / al alférez se la lleva. -Coma usted señor alférez / desta maldicilla lengua, que todo lo que yo hago / a su padre se lo cuenta. - A los niños se castigan / pero no de esta manera, se les da pan y quesito / y se les manda a ala escuela. A otro día, por la tarde / su padre viene de fiesta; ¿Dónde está mi hijo amado? / dónde está mi sangre bella? - A tu hijo no lo esperes / que está en casa de la abuela, le he dado pan y quesito / y lo he mandado a la escuela. Pasa maridito, pasa / que te tengo una rica cena, la cabeza de un cabrito / sólo le falta la lengua. Se pusieron a cenar / rebaná de la cabeza, vino una voz por el aire / diciendo de esta manera: - No comas padre, no comas / comes de tu sangre bella. La agarra de los cabellos / la sala barre con ella. ¡Bajad, demonios, bajad / bajad a por esta fiera! - No podemos entrar porque / está la cruz en la puerta. - Bajad por el ventanillo / que está al lado de las tejas. Bajaron cuatro demonios / y en balanzas se la llevan; uno le echa la pez / otro le echa la cera, y otros le echan el fuego / pà que más deprisa ardiera. Es un romance de los llamados "de ciego". Menéndez y Pelayo lo relaciona con el cuento popular de Ursuleta, de amplia difusión en Europa. Si te interesan los romances relacionados con temas mitológicos podemos seguir hablando. El mito de Filomela también ha dado lugar a varios romances del mismo corte. Un saludo.

  5. #5 silmarillion 09 de feb. 2006

    Tenemos a las Ménades a quienes se les adjudica la práctica del "sparagmos" o descuartizamiento ritual y la omophagya Cortázar recrea el mito de las ménades en un cuiento que lleva precisamente ese nombre. Sobre ello hemos publicado un "algo": Mencionemos Ménades dementes

  6. #6 Brandan 10 de feb. 2006

    Muy interesante. No conocía el Blog, entraré más. Juan de Salisbury en el Policraticus dice: "Creen también que ciertos niños son sacrificados a las Lamias, cortados en trozos y devorados con glotonería, después echados y por misericordia de la presidenta vueltos a sus cunas." Igualmente, en uno de los quince crímenes que Bodín establece para las brujas, puede leerse: "Matar a sus semejantes y a los niños pequeños para hacer cocimiento". Otros en este tipo mito quieren ver una relación con Osiris desmembrado y la deglución de su pene por el pez Oxirrinco. Larga tradición sería, sin duda. En el romance anterior, la aparición de los diablos quizás haga pensar en una relación con la brujería. También el mito de Procne y Filomela tiene romance, si estás interesada lo transcribo. Lo curiosos es que todos estas historias tenían en sí un mensaje moralizante.

  7. #7 Brandan 10 de feb. 2006

    El médico de su honra, de Calderón. "...por sombra imaginada, con hechos inhumanos a pedazos sacara con mis manos el corazón, y luego envuelto en sangre, desatado en fuego el corazón comiera a bocados, la sangre me bebiera, el alma le sacara, y el alma ¡vive Dios! despedazara."

  8. #9 Brandan 13 de feb. 2006

    Interesantísima página, Silma.

  9. #10 Piñolo 17 de feb. 2006

    Muy interesante. Felicidades.

  10. #11 silmarillion 17 de abr. 2008

    artículo repuesto

  11. Hay 11 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba