Autor: jeromor
jueves, 17 de noviembre de 2005
Sección: Toponimia
Información publicada por: jeromor
Mostrado 15.422 veces.


Ir a los comentarios

Arganda- Aranda y algunos hidrónimos hispanoceltas

Relación de los topónimos en Ara y Arga.

Arganda Arganda es un caso de topónimo hispano-celta que ha pervivido prácticamente inalterado desde hace más de 2000 años. Ya en la lista de nombres del Bronce de Botorrita III aparece cuatro veces este nombre con la forma arkanta, que seguramente se pronunciaba Arganda : Col. III, iii 11: arkanta: mezukenoskue: abokum, ‘Arganda y Medúgeno de los Abos’; Col. III, iii 12, arkanta: loukanikum; ‘Arganda de los Lucanos’; Col. III, iii 21: arkanta: teiuantikum: tirtunos, ‘Arganda, de los Divantos, tercero’; Col. III, iii 44, arkanta: toutinikum, ‘Arganda, de los tutinos’. La raíz paleocelta de la que proviene es *arganto, ‘plata’ , relacionada con otra *argjo, ‘blanco’ , raíz muy apta para referirse a ríos. El latín argentum, el irl. ant. argat, el galés ant. argant, el nombre galo ARGANTO COMATERECUS tienen el mismo origen . El nombre Arganda está también relacionado con el del legendario rey de Tartessos, Argantonio, y con el de dos dehesas al borde de ríos en la zona centro de la Península, la de Arganzuela, en el Manzanares, y la de Argance, en el Guadarrama. La existencia de dobletes en la antroponimia antigua, como Aranto- Arganta y Arantonus- Argantonius y en la toponimia moderna española, como Aranzo- Arganzo; Aranza- Arganza; Aranzuelo – Arganzuela; Aranda- Peñaranda-Arándiga – Arganda; Arance- Argance, etc, muchos de ellos hidrónimos, o denominaciones de localidades situadas al borde de ríos, nos hace sospechar que hay una relación entre ambas series. El nombre de la localidad madrileña de Aranjuez, situada al borde del Tajo, cuyo nombre, en los siglos XIII y XIV era Aranzuet, Aranzuel o Aranzuegue, se relaciona con el de la localidad de Aranzueque, en la provincia de Guadalajara, que debe de venir de una forma *Aranzocco. Así que, a pesar de estos topónimos en ara- han sido explicados por la raíz indoeuropea *er, ‘moverse , pueden tener una relación con aquellos en arga-, seguramente porque ya en el hispano-celta había caído en algunos casos la G sonora intervocálica. En todo caso este es un fenómeno que se da también en el paso del latín al castellano. Es el mismo caso del latín argenteum ‘plateado’, que ha dado el castellano arienzo, 'moneda antigua de plata', y su derivado aranzada 'medida antigua de superficie'. En el caso de la localidad de Arganda, esta no se encuentra a orillas de ningún río, sino a unos 5 Km. del Jarama. El origen del topónimo, pues, podría estar en el antropónimo Arganda, o bien haber sido transplantado desde la orilla del río, en donde hubiera un hábitat medieval. Es el mismo caso de muchas poblaciones de la región, abandonadas tras la peste de mediados del XIV, por considerar sus habitantes que eran “pueblos enfermos”, por su cercanía al río, y trasladadas entonces a una distancia prudencial del mismo.

-


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Adoni 24 de feb. 2007

    Aunque hasta ahora hemos hablado del tercer bronce, ayer me comprometí a hablar también de una especie de ´moneda´ que se asocia con el signatario de Botorrita, figura en la página 15 del libro de la Diputación de Zaragoza que contiene el calco del tercer Bronce. La describe Beltrán, en los anversos aparece siempre una cabeza viril mirando hacia la derecha con un delfín delante y dos signos, mientras que en los reversos figura un jinete con palma en una serie y lancero en otra, en un caballo al galope coronado por un creciente lunar y dos glóbulos en los sémises y tres glóbulosen los cuadrantes, todos ellos a derecha y sobre siete ò seis signos. Aunque no se aporta contexto arqueológico de éstas piezas, sino tan solo se menciona que proceden del Cabezo de las Minas, al compartir el signatario de Botorrita, se pueden considerar así integradas al menos en el mismo tiempo y espacio. Los signos fueron leídos por el difunto Untermann como ko-n-te-ba--ko-m, en un caso y como be-l, en el otro. La primera secuencia lamed/qôf/waw/têt/yôd/qôf, leída de derecha a izquierda, nos indica claramente ´lqw.tyq´, como ´lq.tyqa´, litera, andas, palanquín. La secuencia corta guímel/tau, ´gt´ al ser una tau intensa, se podría vocalizar ´gty´, entendiendo guittita, como gentiliio, filisteo. Pero como no tenemos ´yôd´ tenemos que conformarnos con leer ´gt´, como lagar, foso, cavidad, trujal, y también como el nombre de la ciudad de Gat, de Amós 6,2 ´wrdw gt-plsstym´, bajad hasta Gat, la ciudad filistea. En la descripción se omite la barra, la ´q´, que puede representar la línea de la vida, pero es una de las andas, que sostienen los siete porteadores, los otros porteadores que no vemos y la otra barra, que se pierden por nuestra perspectiva, y son los mismos: qôf/yôd/têt/waw/qôf/lamed, ´qy.twql´, dificil de leer. Hay una serie de monedas que al parecer omite la waw, la cual nos da igual que esté elidida, pero marca una vocalización concreta a la palabra. Aunque se elida por otro lado la alef, no hay problema de lectura. Podríamos explorar una lectura inusual ´tg´, por corona, pensando en el peinado del difunto, que recogerían con corona para las exequias, incluso aventurar si se trataría de algún jinete importante. Los porteadores, tanto las qof de los extremos, reforzadas además con la lamed, a modo de horcajada, para soportar la andana, se ayudan también de la têt, en medio, que parece una vieja rueda, con tan sólo dos radios, la antigua de Orleyl tenía cuatro, la waw también está muy flaca, en Orleyl levantaba sus brazos al cielo y aquí está más bien tiesa, la yod y la lamed podrían parecer el soporte que llevan los qof porteadores. Aunque sean catorce, y dos mas, realmente costaría desplazar el cuerpo de un caballo, y encima el jinete, sería más sencillo portear solo al jinete y que el carro lo llevase el caballo. No resulta lógico que los porteadores tengan que llevar al animal hasta el cementerio junto con al jinete, se quejarían del peso. He repasado mis ideas sobre los caballos de Troya, por si hubiese algo de aquel en éste, pero también me han venido otras de pescadores volviendo en el carro con el pescado tirado por el jamelgo. Quizá porque los atunes también son parecidos a los delfines. También me he acordado de nuestro apostol San Jaime, patrono de Benidorm, y de las procesiones con todos los marineros, casi peleándose para llevar al caballo y al jinete. No se trata ya de marineros, pero como muchos hicieron la mili en la marina, conServan sus ropas militares para la ocasión. Prefiero no imaginarlo como el Santiago matamoros, una especie de Franco revivido con sus hordas de sin papeles, sino más bién como éste otro jinete conducido a su última batalla. El cadafalco no sabemos si es de metal, o de madera, puede que incluso se queme junto a él, y si hace falta, hasta se acaba con su caballo en el fuego de la capilla. Entrar en el universo que da sentido a todos los signos del documento, no solo los signos puramente gramaticales, sino los símbolos, és la forma de acercarse a la lectura del sentido del texto gravado. Puede medirse el amor que un pueblo siente por alguno de los animales, hasta que el animal y el pueblo se confunden, no se entiende un pueblo sin el animal que le da no solo la vida, el sustento diario, sino también impregna toda su cultura. Los caballos para éstos filisteos eran muy importantes, y los delfines, o los atunes, por su carácter simbólico y real. Vean lo que les pasó a los indios, cuando los libertadores acabaron con los bisontes. Para los fenicios los burros eran también sagrados, o las trujas para los troyanos, todos los pueblos de pastores, han estimado a sus animales, hasta el punto de integrarlos en su imaginario colectivo. Un niño podría mirar el carrusel y elegir al caballo ó al defin, para dar una vuelta, o subirse encima del caballo de cartón del desfile de carrozas, pero si tenemos unas andas, debemos aceptar el uso, posiblemente funerario de las mismas, para trasladar su cadáver. Explorar, se debe, por ejemplo, ´q.tl´, una posible lectura parcial, és el difunto. Si la lamed la leyese un hebreo mil años atras de Botorrita, podría hacerlo como ´sin´, y leeríamos también parcialmente, ´sq.t´, reposa. Nada en principio nos indica que pueda tratarse de una simple moneda.

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba