Autor: Leya
martes, 08 de noviembre de 2005
Sección: Lenguas
Información publicada por: Leya
Mostrado 13.403 veces.


Ir a los comentarios

ORALIDAD Y ESCRITURA GALLEGAS

Los celtas hablabamos una lengua indoeuropea que nos relacionaba con la prehistoria griega, romana e hindú. Pero, no han llegado textos en esta lengua antigua, salvo unas breves inscripciones pertenecientes al período romano y algunas referencias a nombres celtas en autores clásicos. Cuando se escribieron los mitos celtas, en la Baja Edad Media, las lenguas variaban, según el país del autor. Los mitos irlandeses eran recogidos en irlandés antiguo, pero los escritores irlandeses no entendían la variante galesa de la lengua celta.

Las fuentes greco-latinas no dejan de señalar características en la etiología de los celtas. Nuestra temeridad y bravura en el combate, comportamiento bárbaro, costumbres o rituales que se caracterizan por su crudeza o su crueldad desde la prespectiva “civilizada”, una fuerte predisposición natural hacia el aprendizaje y al ejercicio intelectual. La elocuencia de los galos impresionó ya en el siglo II a.c. Catón nos atribuía un nivel de oratoria, no menor al de nuestra capacidad bélica. La educación corría a cargo de los druidas, en torno a los cuales giraba asimismo el mundo de la justicia y de lo religioso. De hecho, el aprendizaje de un druida solía tardar alrededor de 20 años, en el que la base era el poder de la memorización. La enseñanza oral era la práctica común entre los pueblos indoeuropeos que vivían fuera de las civilizaciones mediterráneas en que era común el uso de la escritura. El recurso del canto y de la recitación en la enseñanza tradicional nos es común a los celtas, y un hermosos pasaje irlandes define así a la ciencia oral: El recuerdo de los antiguos, la transmisión de un oido a otro, el canto de los poetas... La aparición de la escritura es un fenómeno tardío en la céltica antigua y reducido a aquellas zonas en que se tenía contacto con griegos y romanos. Los celtas irlandeses tenían, antes de la adaptación del alfabeto latino una escritura especial llamada ogam, consistente en trazos horizontales u oblicuos sobre una arista vertical de piedra. Cada letra se nombra a partir de una planta o árbol (por ejemplo, D es daur, roble). Entre Escocia, Irlanda y Gales, se conservan unas 300 inscripciones en piedra. Hay que esperar unas centurias más para que surjan los textos literarios insulares, que recogen esta rica tradición cultural, de transmisión oral por los druidas y los fili, y que son tan importantes para el conocimiento de los antiguos celtas. La literatura irlandesa, fijando dichas tradiciones desde el s VII, tiene marcado carácter épico, con los relatos repartidos en tres ciclos, el llamado mitológico, Lebor Gabála; el del Ulster (cuyos heroes principales son Cúchulainn y el rey Conbchobar, y su gesta principal Taín Bó Cuailgne, que narra la guerra entre los heroes del Ulster y el resto de Irlanda conducido por la reina Medb, a causa del robo de un toro maravilloso); y el ciclo de Leinster, llamado también, de Finn u osiánico. Así mismo, la importancia del Mabinogion, una serie de relatos épicos –organizados en cuatro ciclos, además del arturiano- con preciosas indicaciones para entender la mitología. Estas producciones son auténticas literaturas nacionales, las primeras de Europa. Con respecto a la escritura, a partir del siglo VI a. C., y hasta el siglo I d. C., las inscripciones Celtas eran hechas en un alfabeto propio denominado Ogham u Occman, uno de los lenguajes rúnicos atribuido a esta nación. Este lenguaje con caracteristicas netamente rúnicas, era una invención Celta. El alfabeto Ogham tiene una similitud con el código Morse. Las estelas encontradas en Irlanda, Gales, Escocia, y Francia dan a entender que el Ogham no era un alfabeto de uso popular si no era considerado sagrado y usado solo por los druidas en sus ritos y ceremonias. Los lenguajes Celtas incluian, además del Ogham, el Irlandés, el Gael, el Escosés el Bretón y el Manx de la Isla de Man. Además hay registros de lenguas ya desaparecidas en España y Austria. Sin embargo esta riqueza de las lenguas Celtas no se manifestó en la literatura, ya que no fue si no hasta los siglos V y VI de la era Cristiana los Celtas mantuvieron una estricta tradición oral, la cual la mantenian viva los Bardos y los Druidas. Cabe destacar que son muy pocas las obras que se han rescatado del alfabeto Ogham (a excepción de alguas inscripciones en Menhires y Dolmenes). Pero sus poesías de dioses, heroes, reyes etc., denotan un estilo rico y esmerado de literatura, avalado por el hecho de que los poetas Celtas, cursaban 15 o 20 años de estudio antes de que sus maestros les aprovaran. Las primeras manifestaciones de la poesía Celta, como tal, surgen en el siglo X a C. y han sido divididas en tres grandes ciclos: el Ciclo del Ulster, el ciclo de Ossian, y el Ciclo del rey Arturo.


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Netón 05 de feb. 2007

    El ogham es una escritura, en la cual su desciframiento fue fácil, gracias a las inscripciones latinas que ayudaban con frecuencia a su traducción. La leyenda irlandesa nos proporciona la prueba de que, antes de convertirse en una escritura profana y pública, el ogham era una escritura secreta y reservada exclusivamente a los iniciados. El ogham servía también como medio de expresión para una lengua secreta de tipo parabólico. Los eruditos no están de acuerdo sobre los origenes del ogham. Lo más probable es que existiese ya, en los tiempos prehistóricos, un sistema mediante muescas, cuyo empleo conservaron los panaderos en la céltica continental, antes de que todo el mundo supiera escribir, para marcar las hogazas vendidas a sus parroquianos. Más tarde, el sistema oghámico, lo mismo que el sistema rúnico de los germanos, fue adaptado al alfabeto grecorromano, que los druidas conocían perfectamente, para escribir palabras empleando muescas en lugar de letras. De ello resultó una escritura fastidiosa y poco práctica, pero difícil de descifrar, que era lo que se pretendía. Cuando fue prohibida por la iglesia, el ogham se abandonó progresivamente.

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba