Autor: --
viernes, 06 de octubre de 2006
Sección: Historia
Información publicada por: ainé


Mostrado 24.662 veces.


Ir a los comentarios

--------------------

-

--------------

-


Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Abo 13 de nov. 2005

    ainé, te contesto hasta donde se. Bueno existen más restos de torques, uno casi entero en bronce y recubrimiento en plata. Varios fragmentos y otro remate en oro. Si te interesan algo más si se puede decir. Respecto al remate de torque de oro que pides más información; decirte que tengo una fotografía, que no es mía, en donde se ve el agujero posterior para engarzar al torques en si. Me gusta la esvástica del frente que se observa muy bien en la otra foto que te envié. Antonio de la Peña Santos (2001) p 121 de "Santa Trega, un poblado castrexo-romano", arqueólogo-Director de las últimas excavaciones arqueológicas en Castro Trega, dice al respecto: ..."Existen más torques y otro remate en oro". Xulio Carballo Arceu (2ª Edicción 1994) en "Catálogo dos materiais Arqueolóxicos do museu do Castro de Santa Trega: Idade do Feroo. p 126 dice: "remate de ouro de torques" y en p 30: ..."aseméllase ao (torques) de Cangas de Onís (Asturias)...nunha peza excepcional da orfebrería do Noroete hispánico". Pero lo más importante es que escuches a quien halló la pieza. Cayetano Mergelina (1933) "La Citania de Santa Tecla" de la Universidad de Valladolid. Decía lo siguiente: ..."A este lote pueden unirse dos piezas importantes, que unen a sus valores de técnica y arte el ser verdaderas joyas y lo más selecto que hasta ahora dio la citania. Se trata de un objeto de oro, posible pomo o remate de espada, según todas las trazas (Lám. XLVII-I), de factura tan extraordinaria que es pieza digna de estudio. En un principio creíamos pudiera ser terminación de un gran torques, a pesar del tamaño, pues en la colección Blanco Cicerón se conserva alguno que hace posible el supuesto; sin embargo, opto por lo indicado primeramente. Maravilla su técnica, pues asombra la regularidad del fino hilillo que forma las postas o volutas que, en dos fajas opuestas, decoran la parte esférica, y asombra también la finura extraordinaria del granulado, que rellena estas volutas, y la svástica que orna su extremo. En cuanto a arte, viene a mostrarnos el gusto típico del pueblo que primitivamente ocupó el monte. El empleo de espirales o roleos, bellamente combinados, que igualmente encontramos en otras manifestaciones (de las cuales abundantes ejemplos nos da nuestra citania), revelan determinada unidad, pudiendo pensar ante ella que esta pieza no procede de importación y que, por consiguiente, no es más que un ejemplo del desarrollo admirable de una cultura que supo llegar a un grado de desenvolvimiento característico. Acredita esto un ejemplo interesante, y es la curiosa semejanza de nuestra joya con particularidad del tesoro hallado en Chan de Lamas. Este hecho, como el citado ya de ser muy varios los ejemplos de motivos decorativos análogas en piedra, nos aseguran de esta unidad, y por lo tanto del valor indígena de nuestra joya. Las circunstancias del hallazgo, por sus características, merecen ser anotadas; a más, ellas nos ayudan a puntualizar las conclusiones de nuestro estudio. Se excavaba una casa cuyo recinto, por situarse próximo a un declive pronunciado, presentaba parte de un piso a un nivel inferior en razón a la denudación que sufrió antes que las tierras cubriesen las ruinas. Este detalle hizo que en una parte de la casa la excavación pasara de su piso , profundizando unos veinte centímetros. Casualmente, a esa profundidad apareció nuestra joya. Por consiguiente, si bien la encontramos en el interior de una casa, en modo alguno puede referirse el hallazgo al recinto que la excavación descubría entonces; sí, a una ocupación anterior, más antigua e interesante, y de la cual, por desgracia, no tenemos más que datos sueltos, y, excepcionalmente, alguno más concreto y determinante, como veremos." La pieza es impresionante y Carballo en su catálogo la numera con el número 100 y consta inventariada en papeles del museo con el nº 496. Espero le saques provecho. Saludos.

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba