Autor: R. Chao
miércoles, 05 de octubre de 2005
Sección: Denuncias
Información publicada por: R.
Mostrado 32.285 veces.


Ir a los comentarios

El escudo y la bandera de Castilla y León: historia de una apropiación indebida

La Comunidad Autónoma de Castilla y León se apropió de unos símbolos que no son suyos.

Castilla y León, debido a los múltiples problemas y oposiciones que encontró en su seno, fue la última comunidad española en lograr su autonomía (1983). La bandera y el escudo de la comunidad autónoma de Castilla y León quedaron fijadas en su correspondiente estatuto de autonomía, concretamente en el artículo 5.º "SÍMBOLOS DE LA COMUNIDAD" , que reza así: "1. El emblema o blasón de Castilla y León es un escudo timbrado por corona real abierta, cuartelado en cruz o contracuartelado. El primer y cuarto cuarteles: sobre campo de gules, un castillo de oro almenado de tres almenas, mamposteado de sable y clarado de azur. El segundo y tercero cuarteles: sobre campo de plata, un león rampante de púrpura, linguado, uñado y armado de gules, coronado de oro. 2. La bandera de Castilla y León es cuartelada y agrupa los símbolos de Castilla y León, conforme se han descrito en el apartado anterior. La bandera ondeará en todos los centros y actos oficiales de la Comunidad, a la derecha de la bandera española." ¿Cuál es el origen de estos dos símbolos tan denostados en tierras leonesas? Mucha gente piensa que hay que remontarlos a Fernando I, presunto primer unificador de León y de Castilla, pero ello es totalmente falso. El cuartelado de castillos y leones se lo debemos a Fernando III, que fue quien unió las dos coronas en el año 1230. Hasta entonces, el símbolo de la Corona Leonesa, al menos desde Alfonso VII el Emperador, había sido un león púrpura pasante (al que los castellanos después convertirán en rampante). Más tarde, Alfonso VIII de Castilla (que en puridad debería ser conocido como Alfonso I de Castilla) acuñó el símbolo de su reino: en campo de gules, un castillo de oro aclarado de azur. Cuando Fernando III une las dos coronas, se le presenta el dilema de cuál de los dos símbolos adoptar: el monarca tomó una decisión casi salomónica y creó el famoso escudo cuartelado, acuñando así el que sería el símbolo de la Corona de Castilla y, andando el tiempo, de todo el Estado Español (siglo XIX). La Junta de Castilla y León, haciendo gala de un más que dudoso historicismo, se apropió de la enseña, por lo que hoy en día podemos verla por todo el territorio de la comunidad autónoma. ¿Fue ésta una decisión correcta? Evidentemente que no, ya que se trató de una apropiación indebida. Bajo esos símbolos no estaban englobadas las nueve actuales provincias de la autonomía (ridícula idea), sino todos los reinos de la Corona castellana; Galicia, Asturias, León, Castilla la Vieja, Castilla la Nueva, Extremadura, Andalucía, País Vasco y Murcia, y posteriormente, el Nuevo Mundo. ¿Cómo se explica, si no, la presencia de este escudo en Ayuntamientos como los de Oviedo y Avilés, en la Catedral de Santiago de Compostela, en edificios americanos, y en multitud de otros lugares? De hecho, el león no representa tan sólo al reino de este nombre, sino también al resto de la Corona Leonesa; Galicia, Asturias y Extremadura. De este modo, no es de extrañar que estas regiones no aparezcan nunca en la simbología estatal española, ya que ni siquiera figuran en el actual escudo constitucional, al considerarse tácitamente que están incluidas en el león púrpura. El hecho de que la Junta de Castilla y León se apoderara del escudo y la bandera cuartelados constituye un insulto histórico al resto de territorios que durante tantos siglos tuvieron que convivir en la Corona de Castilla, ya que bajo ellos lucharon y murieron gallegos, extremeños, andaluces, vascos, asturianos, etc., y no sólo leoneses y castellanos. Es un atentado contra la Historia de España, y las instituciones académicas estatales deberían denunciarlo. Aunque cosas como ésta no deberían extrañarnos, porque es tan sólo una muestra más de la manipulación histórica y sentimental a la que nos someten todos los días las instituciones "castellanoleonesas".

-

Más informacióen en: http://corazonleon.blogspot.com


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 amaco 04 de oct. 2005

    Tienes mucha razón, Emma, pero creo que ese escudo cuartelado aparece en todos los reinos de la Corona de los "Reinos de Castilla y de León y de Andalucia" (según consta en las Cortes de Toledo de 1480, creo). Me gustaría hacer un comentario que me ha llamado mucho la atención. En Galicia (en Santiago y Lugo) he encontrado escudos con los leones anteponiendo a los castillos, evidenciado esto que en Galicia se identificaban con el símbolo del león. Aladelta: Efectivamente, Cantabria nunca ha formado parte de la división regional española (con esto no estoy cuestionando la identidad cántabra). Obsérvese también que no formaba parte de Castilla la Vieja. Esto suicedió a finales del XVIII, con la creación de la provincia de Santander y su incorporación a Castilla la Vieja. Sucaro. Me he expresado mal. Los reinos eran: Galicia, León, Castilla, Toledo, Aragón, Navarra, Sevilla, Córdoba, Jaén, Granada, Murcia, Valencia, Mallorca, mas el Condado de Cataluña y el Señorío de Vizcaya. La división "en reinos" que figura en estos mapas es: Galicia (reino), León (reino), Asturias (principado), Extremadura, Castilla la Vieja (reino de Castilla), Castilla la Nueva (reino de Toledo), Aragón(reino), Navarra(reino), Andalucía( reinos de Sevilla, Córdoba y Jaén), Granada (reino), Murcia (reino), Valencia (reino), Mallorca (reino), Cataluña (condado de Barcelona), Vizcaya (señorío) e Islas Canarias. La correspondencia con las regiones históricas españolas es evidente. El R. D. de 30/11/1833 los "antiguos reinos" quedan delimitados como sigue: "Artículo 2º del Real Decreto de 30/11/1833. La Andalucía, que comprende los reinos de Córdoba, Granada, Jaén y Sevilla, se divide en las ocho provincias siguientes: Córdoba, Jaén, Granada, Almería, Málaga, Sevilla, Cádiz y Huelva. El de Aragón se divide en tres provincias, a saber: Zaragoza, Huesca y Teruel. El principado de Asturias forma la provincia de Oviedo. Castilla la Nueva continúa dividida en la cinco provincias de Madrid, Toledo, Ciudad Real, Cuenca y guadalajara. Castilla la vieja se divide en ocho provincias, a saber: Burgos, Valladolid, Palencia, Ávila, Segovia, Soria, Logroño y Santander. Cataluña se divide en cuatro provincias, a saber: Barcelona, Tarragona, Lérida y Gerona. Extremadura se divide en las de Badajoz y Cáceres. El reino de León en las de León, Salamanca y Zamora. El de Murcia en las de Murcia y Albacete. El de Valencia en las de Valencia, Alicante y Castellón de la Plana. Pamplona, Vitoria, Bilbao y San Sebastián son las capitales de las provincias de Navarra, Álava, Vizcaya y Guipúzcoa. Palma la de las islas Baleares. Santa Cruz de Tenerife la de las Islas Canarias." Por lo tanto, Sucaro, insisto, La Comunidad Autónoma de Castilla y León, a diferencia del resto de comunidaddes autónomas españolas (excepto Cantabria, La Rioja y Madrid) no tien precedente histórico en alguna región histórica o reino español. Varyen: El mapa coincide totalmente con otros mapas de la época. Consulta el blog de Charo (http://corazonleon.blogspot.com) o los mapas digitalizados en la página de la Bibliotecxa Nacional (ww.bne.es). El artículo 143 de la Constitución Española imponía como requisito a las autonomías uniprovinciales el ser "entidad regional histórica".¿Cantabria era entidad regional histórica? ¿No lo era? No me pronuncio. Sin embargo una cosa sí es clara, "Castilla y León" nunca ha sido una región española, luego no cumplía lo establecido en el artículo 2 de la Constitución.

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba