Autor: R. Chao
miércoles, 05 de octubre de 2005
Sección: Denuncias
Información publicada por: R.
Mostrado 31.473 veces.


Ir a los comentarios

El escudo y la bandera de Castilla y León: historia de una apropiación indebida

La Comunidad Autónoma de Castilla y León se apropió de unos símbolos que no son suyos.

Castilla y León, debido a los múltiples problemas y oposiciones que encontró en su seno, fue la última comunidad española en lograr su autonomía (1983). La bandera y el escudo de la comunidad autónoma de Castilla y León quedaron fijadas en su correspondiente estatuto de autonomía, concretamente en el artículo 5.º "SÍMBOLOS DE LA COMUNIDAD" , que reza así: "1. El emblema o blasón de Castilla y León es un escudo timbrado por corona real abierta, cuartelado en cruz o contracuartelado. El primer y cuarto cuarteles: sobre campo de gules, un castillo de oro almenado de tres almenas, mamposteado de sable y clarado de azur. El segundo y tercero cuarteles: sobre campo de plata, un león rampante de púrpura, linguado, uñado y armado de gules, coronado de oro. 2. La bandera de Castilla y León es cuartelada y agrupa los símbolos de Castilla y León, conforme se han descrito en el apartado anterior. La bandera ondeará en todos los centros y actos oficiales de la Comunidad, a la derecha de la bandera española." ¿Cuál es el origen de estos dos símbolos tan denostados en tierras leonesas? Mucha gente piensa que hay que remontarlos a Fernando I, presunto primer unificador de León y de Castilla, pero ello es totalmente falso. El cuartelado de castillos y leones se lo debemos a Fernando III, que fue quien unió las dos coronas en el año 1230. Hasta entonces, el símbolo de la Corona Leonesa, al menos desde Alfonso VII el Emperador, había sido un león púrpura pasante (al que los castellanos después convertirán en rampante). Más tarde, Alfonso VIII de Castilla (que en puridad debería ser conocido como Alfonso I de Castilla) acuñó el símbolo de su reino: en campo de gules, un castillo de oro aclarado de azur. Cuando Fernando III une las dos coronas, se le presenta el dilema de cuál de los dos símbolos adoptar: el monarca tomó una decisión casi salomónica y creó el famoso escudo cuartelado, acuñando así el que sería el símbolo de la Corona de Castilla y, andando el tiempo, de todo el Estado Español (siglo XIX). La Junta de Castilla y León, haciendo gala de un más que dudoso historicismo, se apropió de la enseña, por lo que hoy en día podemos verla por todo el territorio de la comunidad autónoma. ¿Fue ésta una decisión correcta? Evidentemente que no, ya que se trató de una apropiación indebida. Bajo esos símbolos no estaban englobadas las nueve actuales provincias de la autonomía (ridícula idea), sino todos los reinos de la Corona castellana; Galicia, Asturias, León, Castilla la Vieja, Castilla la Nueva, Extremadura, Andalucía, País Vasco y Murcia, y posteriormente, el Nuevo Mundo. ¿Cómo se explica, si no, la presencia de este escudo en Ayuntamientos como los de Oviedo y Avilés, en la Catedral de Santiago de Compostela, en edificios americanos, y en multitud de otros lugares? De hecho, el león no representa tan sólo al reino de este nombre, sino también al resto de la Corona Leonesa; Galicia, Asturias y Extremadura. De este modo, no es de extrañar que estas regiones no aparezcan nunca en la simbología estatal española, ya que ni siquiera figuran en el actual escudo constitucional, al considerarse tácitamente que están incluidas en el león púrpura. El hecho de que la Junta de Castilla y León se apoderara del escudo y la bandera cuartelados constituye un insulto histórico al resto de territorios que durante tantos siglos tuvieron que convivir en la Corona de Castilla, ya que bajo ellos lucharon y murieron gallegos, extremeños, andaluces, vascos, asturianos, etc., y no sólo leoneses y castellanos. Es un atentado contra la Historia de España, y las instituciones académicas estatales deberían denunciarlo. Aunque cosas como ésta no deberían extrañarnos, porque es tan sólo una muestra más de la manipulación histórica y sentimental a la que nos someten todos los días las instituciones "castellanoleonesas".

-

Más informacióen en: http://corazonleon.blogspot.com


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Vellosillo 06 de oct. 2005

    Ya he manifestado en otros sitios, que a mi modesto parecer. El tema, se quiera o no, queda totalmente cerrado en 1230. Se dice o alega, en contra de esta unión definitiva de León y Castilla que Fernando III sobornó a las herederas de Alfonso IX, Dulce y Sancha y les compró su derecho sucesorio al reino de León. Hay que hacer constar que estas eran hijas de su primer matrimonio (1191)con una infanta de Portugal, Teresa. Fernando III pertenecía al segundo matrimonio (1197) de Alfonso IX con Brerenguela, hija de Alfonso VIII, siendo Berenguela una sobrina suya. Precisamente los litigios territoriales entre León y Castillo (los famosos Campos Elíseos de Castilla), suelen formar parte de la dote que se aporta por parte de León, cuando hay uniones entre los miembros de ambas coronas, la leonesa y la castellana, y especialmente cuando una de las partes es una infanta o princesa leonesa que se casa con un príncipe o infante castellano. En esta discusión de mapas, doy por cerrado totalmente el tema en 1230, y el que aparezcan mapas "coloreados" o con "supuestas fronteras" o territorios, en mi modesta opinión sólamente obedece a la licencia literaria o pictórica de los artistas y geógrafos que hacen los mapas, pero no tienen una base que se ampare en ningún decreto, privilegio, fuero o cualquier normativa emanada por los reyes ya definitivamente de León y Castilla (o de Castilla y de León), ya que creo que el orden ni quita ni pone ningún argumento o yo no veo que ningunee a ninguna de las partes, se ponga en el orden que se ponga. Si acaso es la configuración de unidades administrativas para la mejor gestión de unos territorios muy amplios, encuya configuración, más que tener en cuenta los elementos étnicos o culturales (en los que hoy día nos fijamos mucho y los sacamos a relucir), se tuvo en cuenta la discontinuidad geográfica, que de alguna forma le daba un cierto tinte de heterogeneidad y variedad al conjunto, y se pensó en denominaciones administrativas conforme a lo que la orografía marcaba. Eso explica, a mi modesto entender, que podamos tropezarnos con presuntos mapas en donde leemos "reino de tal y cual", pintado con diferentes colores, que dan a entender una falsa división territorial o una especie de territorios federados alrededor de las sucesivas monarquías y casas reinantes posteriores a esa fecha de 1230. Porque todo lo demás, aunque se mencionen por ahí referencias a la Constitución de 1812 o la división en provincias de 1833, a mí me manifiesta simplemente la pretensión moderna de la ilustración española de organizar administrativamente el territorio en unidades homogéneas, más ágiles y cercanas a diferentes núcleos de poder local, conforme a lo que la orografía de manera natural marca en el mapa. Y además aunque fuera de otro modo. ¿Que pasa con ese gran vacío existente entre 1230 y 1812? Me va a decir alguien que durante ese tiempo sistemáticamente se ha dedicado alguien o se dio en varios momentos la orden de destruir documentos en los que se contara otra cosa?. Eso es insostenible en esta época de internet, en que definitivamente salen las verdades ocultas que pueda haber habido en las historias nacionales de los estados actuales. He buscado documentos existentes en la red, y que casualidad, que la historia que se ha transmitido en España a los que nos consideramos españoles antes que sacar a relucir nuestras regiones o nuestras autonomías, coincide con la que se muestra en importantes univesidades europeas y norteamericanas. Y nadie me va a convencer que el sector españolista haya estado durante varios siglos vendiendo la burra a estas prestigiosas universidades, porque no cuadra esto. ¿Cómo se explica que en estos países haya habido durante el mismo tiempo una gran animadversión hacia todo lo español, la "leyenda negra", y se ha putedado y puesto palos en las ruedas de la evolución de España durante los 3 últimos siglos, y por otro lado lo que se enseña en esas universidades a sus estudiantes naturales, coincide tanto con la historia oficial que se enseña en España a quienes se sienten españoles? En esta discusión, a mi parecer estéril, supongo que quizás se hubiera sentido posteriormente menos herido alguien (no castellano), si cuando la posterior unión de otras coronas (Castilla y Aragón, en época de Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón, posteriormente Navarra por conquista), se hubiera seguido esa misma pauta para denominar el nuevo reino resultante, es decir, Reino de Castilla (y León) y Aragón, en lugar de que a partir de su biznieto (Felipe II) ya se habla de España en todo tipo de documentos, tratados internacionales etc. Otro argumento que me gusta usar, después de la unión dinástica de Aragón y Castilla, es que todas, absolutamente todas las guerras sostenidas por España (o Castilla, para los detractores de la idea de España) tanto en Europa como en el Norte de África, vinieron por defender los intereses de la parte de la corona de Aragón. ¿En nombre de que reino o corona se sostuvo la guerra en Orán y Bugía? ¿En nombre de quién se peleó varias veces después del siglo XVI en el sur de Francia, Nápoles, Sicilia, estados Vaticanos? ¿En nombre de que territorios se organizó la batalla de Lepanto? ¿En nombre de que estados se mantuvo las guerras de Flandes o de religión de Alemania? En todas absolutamente estas campañas, se defendía territorios dependientes de la corona de Aragón. A Castilla y León no se le había perdido absolutamente nada por aquellas tierras. Ójala hubieran surgido titiriteros en aquella época que rotúndamente hubieran dicho NO A LA GUERA. Por que en aquellas guerras se defendieron intereses de Aragón (para otros, entre los que me cuento, se defendían los intereses de España), y por Aragón se defendieron. ¿qué hubiera pasado para Aragón, si los castellano-leoneses de entonces, hubieran manifestado grandes objeciones a gastar dinero castellano y leonés en guerras para defender unos territorios que ni eran de ellos ni obtenían ningún beneficio directo de ellos? Estas cosas, se les olvida especialmente a los súbditos y ciudadanos actuales de la otra gran corona o reino español, el de Aragón. O sea, de qué estamos hablando cuando despotricamos del concepto de España, y además ponemos de madrasta a una de sus partes importantes, Castilla y León).

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba