Autor: R. Chao
martes, 27 de septiembre de 2005
Sección: Historia
Información publicada por: R.


Mostrado 16.894 veces.


Ir a los comentarios

Acerca de Fernando I

Fernando I fue un príncipe navarro conde de Castilla que llegó a ser rey de León.

Sancho III, padre de Fernando

Siempre se ha dicho, y se ha aceptado por la historiografía oficial, que el primer rey de Castilla fue Fernando I, hijo del rey navarro Sancho III. Su padre había invadido el reino de León en 1034, y así se había apoderado del título de Emperador, obligando al rey leonés Vermudo III a retirarse a Galicia. Pero en menos de un año, el legítimo rey regresó a la cabeza de un nutrido ejército de gallegos, asturianos y leoneses, y el navarro tuvo que regresar rápidamente a sus teritorios originales, ya que sabemos que el leonés llegó al menos hasta Castrojeriz (Burgos). Este hecho es casi desconocido, porque en algunos libros de Historia figura que Vermudo recuperó su reino de una forma "oportunista" al morir el navarro; pero la realidad es muy otra, ya que la documentación de la Catedral de León (documentos 937 y 938) nos revela que el leonés volvía a reinar en la capital leonesa al menos ocho meses antes de que Sancho III fuera asesinado (18-X-1035), lo que demuestra una vez más que parte de la historigorafía medieval está manipulada y sesgada de forma interesada. Al morir el rey navarro, el reino y los territorios adquiridos son repartidos entre sus hijos: a García Sánchez III le correspondió el título de rey de Navarra; a Ramiro I, el de rey de Aragón; a Gonzalo, el de rey de Sobrarbe y Ribagorza; y a Fernando, por último, el de conde de Castilla, sometido teóricamente al rey de León. Daba la casualidad de que este último personaje estaba casado con Sancha, hermana de Vermudo, circunstancia que tendrá importantes consecuencias en el futuro.

¿Dónde están las pruebas? Documentación Leonesa

Muchos historiadores, siguiendo las fantasiosas y castellanistas crónicas de Alfonso X, afirman que una de las cláusulas de esta boda consistía en que Fernando adquiriría el título de rey de Castilla, aunque esta peregrina idea ya fue criticada por el Padre Risco (1735-1801), quien señaló que "tales condiciones no fueron mecionadas por los escritores antiguos". Por si fuera poco, Ramón Menéndez Pidal se vio obligado a reconocer que "Fernando no se titula más que conde en los años 1035, 1036 y comienzos de 1037, mientras se titulan reyes sus hermanos en Aragón y Ribagorza" (El Imperio Hispánico y los Cinco Reinos) Este medievalista se basa en la documentación, y aunque encontró ejemplos del año 1037 en los que Fernando se intitula rey de Castilla, no reparó en que aparecían en colecciones documentales plagadas de falsificaciones (hecho que tuvo que admitir un historiador tan castellanista como Gonzalo Martínez Díaz). En todo caso, en ese mismo año de 1037, tras la batalla de Tamarón y la muerte violenta de Vermudo, el navarro Fernando se hará coronar rey en León, y dará comienzo a la dinastía navarra en el solio legionense. Qué importancia tiene que Fernando se intitulara o no rey de Castilla? En primer lugar, que si lo hizo sería el primer rey de Castilla de la Historia, lo que afirmaría por primera vez una independencia real de este condado respecto a León. De ello se derivaría que Fernando "reunificó" los dos reinos, y que fue el primer rey de "Castilla y León": esta idea ha sido recogida y amplificada convenientemente por los historiadores mercenarios de la Junta, ya que responde muy bien a sus espúreos intereses. Curiosamente, no se detienen a considerar que, en todo caso, Castilla fue reino durante unos escasos meses. ¿Qué nos dice la documentación original acerca de todo esto? Pues que a Fernando Castilla le importaba un comino, y que su única preocupación fue obtener León. A las fuentes y a las pruebas me remito: 1. En la Colección Diplomática del Monasterio de Sahagún, se denomina a Fernado I como "rege in Legione", "regis Legionense" y otras variantes en un total de 142 documentos, mientras que sólo uno (el nº 542) dice que es "rex in Legione et in Castella". En sus documentos personales no se intitula más que como rey, sin enumerar territorios (esta costumbre la iniciará Alfonso VI), aunque en las confirmaciones muchas veces firma "in Legione". Por su importancia simbólica vale la pena transcribir una parte de las clásusulas finales del documento 473: "Anno feliciter VII regnum gloriosi domni nostri domno Fredenandi regis et coniux eius domna Sanctia regina/ commorantes in Castella, sedente regni solium et tronum in sedem Legionensem", que en traducción aproximada vendría a decir: "Feliz año séptimo del reinado del glorioso señor nuestro el rey don Fernando, y cónyuge suya la reina doña Sancha, permaneciendo (los dos) en Castilla, asentado el solio y el trono del reino en la sede leonesa ("de los leoneses")". 2. En la Colección Documental del Archivo de la Catedral de León se le denomina "regnante rex Fredenandus in Legione", "in sedis Legione" y otras variantes similares en 74 documentos, mientras que sólo dos le señalan como "Rex Fredenando in Legione et in Castella" (uno de los cuales, el nº 999, presenta serias dudas sobre la lectura "Castella"). Otros dos documentos le mencionan como "rege in Legione, in Kastella et in Gallecia" 3. En los escasos documentos de San Isidoro de esta época tan sólo aparece como "in ciuis legionensis". En un documento de Sancha, ésta firma como "ego Sancia, regina Legionem"(cosa que ocurre también en el documento 1131 de la Colección Documental del Archivo de la Catedral) Algunas preguntas que dejo en el aire: * Partiendo del supuesto de que los documentos en los que Fernando se intitula rey de Castilla sean originales y no una falsificación posterior (como parece señalar el hecho de que se arrogue un título territorial cuando dicha costumbre no se iniciará hasta Alfonso VI), ¿son suficiente unos meses para decir que el reino de Castilla se anexionó León, y que así nació el reino de Castilla y León? * Si la respuesta fuera afirmativa: ¿por qué Fernando se tuvo que coronar rey en León? ¿No era suficiente la supuesta coronación en Castilla? ¿No es esto una prueba del reconocimiento de la superioridad del reino leonés? ¿Es que nadie se da cuenta de la aberración que supone anteponer el título de Castilla al de León (que no aparecerá en la documentación hasta Fernando III)? * Si Castilla era tan importante para Fernando, ¿por qué no la menciona apenas en los documentos? ¿Por qué se molesta en reafirmar su legitimidad a través de su esposa (que figura como corregente en casi todos los documentos)? ¿Por qué crea en León el Panteón de los reyes y traslada allí el cadáver de su padre? En fin, que espero que al menos quede claro que la famosa primera reunificación de "Castilla y León" es un mito, ya que ni siquiera existió una separación oficial digna de mención. Es cierto que los condes castellanos de la época actuaron con bastante independencia aprovechándose de los periodos de debilidad del reino leonés, pero también es cierto que nunca tuvieron la osadía de considerarse reyes, y que de hecho acudieron a León solicitando ayuda cuando los navarros los invadieron. Todo ello es una muestra más de la hipertrofia a la que se ha sometido a Castilla en la historiografía medieval. Hasta Sancho III de Castilla (en puridad, Sancho II de Castilla)este territorio no se configura como un reino definido. Sería conveniente recordar que el interés de Sancho II (Sancho I) no era tanto gobernar Castilla como hacerse con la corona leonesa. Sobre Alfonso VI y Alfonso VII ya hablaremos en otra ocasión, aunque les recomendaría que leyeran la Chronica Adefonsi Imperatoris mientras tanto.

Más informacióen en: http://corazonleon.blogspot.com/


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 emma 27 de sep. 2005

    Respecto al reinado de Fernando I es muy interesante la obra póstuma del malogrado historiador Alfonso Sánchez Candeira, editada y publicada por Rosa Montero Tejada y por la R.A.H, en 1.999: "Castilla y León en el siglo XI. Estudio del reinado de Fernando I." No es cuestión de entrar aquí en una discusión acerca del papel de Castilla y de León a lo largo de los siglos. La custión ahora es el estado de la cuestión en la época de Fernando I. En ese momento no hay duda de que es el reino de León el que se considera como el heredero de los reyes visigodos, y por tanto el que puede considerarse como el "regnum-imperium. Por eso los reyes leoneses son los que se consideran y son considerados como reyes en toda Hispania, título que si bien era irreal en la práctica, jurídicamente era considerado legítimo. El rey de León gozaba de una superioridad jerárquica sobre otros reyes peninsulares, reconocida hasta por ellos mismos. En un documento de Arlanza de 1.056 se denomina a Fernando y a Sancha emperadores, y a los demás solo reyes: "Sub imperatoris Fredenandi regis et Sancie regina imperatrice, regnum regentes in Legione et in Gallecia vel in Castella, suusque nepus Sancio regis in Pampilona et in Naggera, fraterque eius Ramirus regis in Aragona et Ripacurza" y no hay que olvidara que Arlanza era el corazón de Castilla. Aparte de algunos donde Ramiro de Aragón se nombra a sí mismo rey, y a su hermano Fernando emperador, hay otro documento de san Juan de la Peña donde se llama a García y a ramiro Reyes y a Fernando emperador. Por otra parte, la oPinión más difundida parece ser que Fernando recibió de su padres Castilla con el título de conde, no de rey. La Crónica Najerense habla de "condado de Castilla" respecto a fernando, y la el Codice de Roda dice: " Ferrando, prius comitis Castelle, postea regem legionensis", y la documetnación Castellana se refiere a Fernando como conde mientras vive Vermudo III.

  2. #2 R. 27 de sep. 2005

    Con lo de declaración de principios me refería a los que le pusieron el título, no a Sánchez Candeira. Y en mi oPinión, también Galicia estaba diferenciada, pero el asunto es que más tarde fue Castilla la que se llevó el gato al agua, y los historiadores se han ocupado de continuar la labor maquilladora de Alfonso X para que todo concuerde con esa visión castellanocéntrica. No se engañe: Castilla Pintaba poco en esa época (o, mejor dicho, Pintaba lo mismo que el resto de territorios)

  3. #3 emma 27 de sep. 2005

    Estoy de acuerdo en la preeminencia de León, pero no en el hecho de que Pintase lo mismo que el resto de los territorios. Desde Castilla se podía recobrar lo que esta había perdido en favor del reino de Navarra, y depués desde la misma Castilla se pudo más tarde hacer avanzar la frontera. Solo las que ya no tenían nada que ofrecer, como Asturias, son las que, desgraciadamente, ya no Pinan nada. Creo que el primero que, quizás por sus circunstancias vitales, se sintió más castellano que leonés, fue Fernando III.

  4. #4 R. 28 de sep. 2005

    Airdagh, tal vez peca de gallegocentrista, pero creo que hay algo de verdad en sus palabras. Para mí, la Corona de León (compuesta por los reinos de León, Galicia y Asturias) fue integradora y respetuosa con la identidad y lenguas de sus territorios, mientras que Castilla representó el triunfo del centralismo castrante. Pero es mi oPinión personal.

  5. #5 R. 28 de sep. 2005

    En mi última intervención ya dije que era mi oPinión personal, y si desea seguir por ese camino, le invito a entrar en mi blog y a debatir sobre ello (la dirección está en el artículo). El estudio antropológico de Vermudo III lo tiene disponible en PDF en http://es.geocities.com/mundo_medieval/San_Isidoro.pdf aunque tiene una noticia al respecto en http://www.my-forum.org/descripcion.php?numero=59617&nforo=37634 Por cierto, en este estudio también se dice que Fernando I enterró a su padre en el Panteón Real. No es la priemra vez que dos localidades se disputan un cadáver. Ahora trate de pensar fríamente cuál es la opción más lógica: un monasterio, o un Panteón Real edificado por su hijo. De hecho, creo recordar que ESTUVO enterrado en Oña hasta su traslado a León, pero tendría que confirmarlo. Si así fuera, lo que quedaría en Oña sería un sarcófago vacío. Y trate de no sulfurarse tanto.

  6. Hay 5 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba