Autor: Eduardo Mendoza
lunes, 26 de septiembre de 2005
Sección: Artículos generales
Información publicada por: soliman


Mostrado 9.203 veces.


Ir a los comentarios

RECONSTRUCCION

Diario El Pais, 26 de septiembre de 2005 Aprovechando un viaje, visito en compañía de una persona inteligente y culta las ruinas de una ciudad romana a orillas del Mediterráneo. El puerto, el enorme hipódromo, el teatro, casas con restos de patios, columnas, baños y bellos mosaicos. A la entrada, un vídeo muestra una reconstrucción virtual del lugar y de la vida cotidiana que allí se hacía. Fuera, grupos de turistas escuchan in situ las explicaciones de sus respectivos guías bajo un sol abrasador que incita al consumo intemperado de bebidas carbónicas. Ese mismo día, los periódicos informan de la muerte de Manfred Korfmann, el arqueólogo cuyas excavaciones en la antigua Troya pusieron patas arriba la imagen del mítico enclave que un siglo atrás había impuesto Schliemann. Heinrich Schliemann había nacido en 1822 en Neubucow, una diminuta población alemana, y se había criado en Fürstenberg. Cuando encontró los restos de Troya, se conformó con una ciudad cuyas dimensiones respondían a los parámetros de su propia experiencia. Korfmann tenía sobre su compatriota la triste ventaja de haber nacido en Colonia en 1942. Sus primeros recuerdos tuvieron por escenario las ruinas de una auténtica ciudad devastada por la guerra. Aunque Schliemann trabajaba con la Iliada en la mano y a Korfmann sólo le interesaba la exactitud de sus mediciones, la escala de su imaginación era muy distinta cuando ambos empezaron a excavar. El enclave romano que recorro ha sido parcialmente reconstruido para que la visita no sea un arduo ir y venir por un montón de polvo y piedras carentes de significado para el profano. El teatro ha sido rehecho y en él se celebran festivales de música. Supongo que en la labor de reconstrucción habrá influido, de un modo inconsciente o no, la afluencia de visitantes y espectadores Sea como sea, es probable que lo que yo veo sólo sea una fantasía, más seria que las películas de romanos pero no más fiel a la realidad, si es que se puede aplicar esta palabra a lo que desapareció sin dejar más huella que un acertijo insoluble que luego cada época reconstruye con los elementos de que dispone porque tanto los científicos como los esforzados turistas sólo podemos representar lo que imaginamos y sóló imaginamos lo que nos es dado representar.

Relacionado con: LAS ALTAS MORADAS DE LA MA´ARIFA DE AL-ANDALUS


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 sucocot 27 de sep. 2005

    Hola Soliman. Realmente, ¿qué quieres decir con este artículo? si lo que haces es criticar los modernos criterios de restauración, créeme que estoy contigo, pero ten en cuenta que los antiguos criterios historicistas eran aun más destructivos que este pastiche "reconstruccionista" que mencionas. Valga el ejemplo de la vieja Alhambra que corona mi ciudad, que ha sufrido lo peor de lo peor: desde ser un nido de indigentes que adaptaban sin el menor reparo los regios palacios a sus comdidades, con el destrozo que esto conlleva, hasta estar abandonada por completo; desde los criterios decimonónicos historicistas (la doble taza de la fuente de los leones, por ejemplo), hasta el bueno de Torres Balbás, que creó sus maravillosos jardines sobre las ruinas de los palacios que desenterró (por lo demás irreprochable). Y no olvidemos al señor Mateo Revilla, cuya gestión del momumento ha sido lamentable por un sin fin de motivos que me ahorro enumerar. En cuanto a tus restos romanos, yo personalmente prefiero ver las piedras que un obrero romano portó sobre sus hombros y depositó en su lugar, donde lleva unos dos mil años, a ver una reconstrucción que aunque responda sin duda a un estudio fiable, es en gran medida "una mentira". Si este artículo encierra un significado más profundo de lo que se entreve (lo digo por tu trayectoria en esta página, no te lo tomes a mal), entonces reconozco que se me escapa. Un cordial saludo

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba