Autor: coiso
sábado, 24 de septiembre de 2005
Sección: Artículos generales
Información publicada por: coiso


Mostrado 12.819 veces.


Ir a los comentarios

Hubo emperadores romanos autistas

Partiendo de los estudios y lecturas de autores de la talla de Leo Kanner o Luria, dos de los mayores autores y descubridores de los síndromes más desconocidos sobre inteligencia autista, he llegado a la conclusión, de que Caligula, sin lugar a duda alguna, tenía el increible dón de amar a su caballo ignorando las relaciones sociales, caso típico del Asperger. Su inteligencia por encima de los límites marcados como normales, unida a esa desinhibición por las relaciones sociales y su obcecación por aumentar el poder de Roma, nos lleva a esa seguridad de que en su mente algo no funcionaba bien. El que lo consideremos uno de los mayores emperadores aumenta mis sospechas de este hecho, pues ha perdurado a lo largo de los siglos nuestra fascinación por él. Si lo comparamos, por poner un ejemplo al alcance de cualquiera, con el protagonista de la película "Rainman", podemos comprobar, que al igual que Rainman, Calígula, era capaz de calcular el número de tropas enemigas antes de la batalla, lo cual, le proporcionaba esa ventaja de saber de antemano si la batalla podía ser librada con ventaja y posibilidades o no. ¿Podemos comprobar todo esto?, los datos están al alcance de cualquiera. Nota: Asperger es un autista de inteligencia sobredotada con inhibición social. Para más información, consultar bibliografía de Kanner, Luria A.R. o Ángel Riviere.


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Airdargh 24 de sep. 2005

    ¿Qué batallas?. Calígula heredó un imperio con la maquinaria burocrática bien engrasada y los bárbaros del norte bajo el control de las fronteras. Eran tiempos prósperos para el Imperio. Su única expedición militar fue una farsa (como este art.): en el año 39 marchó con el ejército por tierras germanas, pero Calígula carecía del valor de su padre Germánico para la contienda y sus soldados acabaron recogiendo conchas en el canal de la Mancha. Aun así tuvo la desfachatez de volver a Roma pregonando que había "conquistado el mar". Autista no sé, pero según los historiadores clásicos quedaba impedido durante horas a causa de sus ataques epilépticos, un síntoma que reflejaba esta dolencia eran sus comportamientos infantiles repentinos. Se ha identificado un tipo de epilepsia (de lóbulo temporal) en la que coinciden síntomas característicos de la eskizofrenia, éste pudo ser el caso de su locura. En el año 37 el chalado éste padeció una encefalitis (inflamación del cerebro), sin tratamiento por entonces y con secuelas que encajan con su irrefrenabilidad de los impulsos y carácter agresivo. Su infancia y adolescencia debieron también contribuir a modelar su carácter, criado entre continuos crímenes familiares, el recelo jamás le abandonaría quedando en un estado de ansiedad crónica de por vida: no dormía más de tres horas seguidas y le asaltaban las constantes pesadillas. Sus desvaríos afectivos o sexuales no se limitaban a su caballo. Ya adolescente mantenía relaciones sexuales con sus tres hermanas, pero lo que más le gustaba era colocarse una peluca de noche y salir a entregarse a los más depravados placeres. Ya césar, si le gustaba cualquier mujer por la calle le ordenaba ir a palacio para satisfacer su apetito sexual, o si en un banquete le apetecía cualquier mujer la hacía pasar a alguna habitación trasera, si la experiencia sexual no le satisfacía obligaba al marido a divorciarse de ella. Los hombres no escapaban de su lujuria. El público del teatro quedaba atónito cada vez que el césar se lanzaba apresurado al escenario para proPinarle encendidos besos al famoso actor Mnéster, uno de sus amantes. Podríamos seguir y seguir con los desmanes y desvaríos del chiflado éste, que aunque mató a casi toda su familia, perdonó la vida a su tío Claudio, que le relevaría en el cargo, por la gracia que la tartamudez y la cojera de éste le propiciaban, pero no vale la pena.

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba