Autor: Silmarillion
sábado, 19 de abril de 2008
Sección: Artículos generales
Información publicada por: silmarillion


Mostrado 12.569 veces.


Ir a los comentarios

Flores gallegas. Artículo repuesto

Una de las flores exóticas de más renombre en España, asociada con la arquitectura de los pazos gallegos es la camelia.

Dedicado al Percebe Sigiloso, inspirador del artículo

Más informacióen en: http://www.apresmoiledeluge.blogspot.com


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Abo 16 de sep. 2005

    Preciosa flor, lástima que se marchite en muy poco tiempo. Bonito artículo Silma. Os recomiendo "Exposición de la Camelia" (en google) o la página: www.Camelias.net; algo fantástico. Por aquí le llamamos "La flor de las Rías Bajas". Un saludo y repito agradable artículo.

  2. #2 silmarillion 16 de sep. 2005

    Abo. Es interesante también la historia de las malváceas, pero dedicaré a ellas otro artículo. Mientras tanto te obsequio una camelia de un virtual florilegio en agradecimiento a tus palabras.

  3. #3 verracus 16 de sep. 2005

    Bravo, Silm Una florecilla viajera (una de tantas) en este caso desde un finis terrae hasta el otro. Gracias.

  4. #4 Onnega 16 de sep. 2005

    Hola Silmarillion, muy bonito artículo. Sí que es curiosa la afición de los gallegos por las camelias. Donde está el actual aparcamiento de Juan XXIII en Santiago antes estaba allí el depósito de la grúa municipal y encima, una cosa rarísima, montones de camelios, una colección preciosa pero totalmente fuera de lugar. Otra cortesana francesa coleccionista de flores es Odette, la de Swann, que le daba por unas orquídeas llamadas Cattleyas. ¿Habrá fijación entre las cortesanas por el coleccionismo de flores?

  5. #5 silmarillion 16 de sep. 2005

    Onnega: en el caso de Proust, la asociación con la Cattleya debe ser por ese algo sexual y procaz que posee la orquídea, muy apto para equipararlo con el gran amor de Swan. http://www.peruorchids.com/galeria/c/cattleya/cattleya.htm

  6. #6 Coronel 17 de sep. 2005

    ¡Ah!, la flora... Estaba hasta los c*j*n*s de la fauna: los toros, los toreros, los asturcones, los verracos, el Cid (perdón babieca)... ¡Que forma más elegante de romper el "paso de chat", el galope, que llevaba esta página! La camelia, ligada siempre a la languidez, al decadentismo, a Valle (feo, catolico y sentimental), a los Pazos, y también por su rápida oxidación a lo frágil, breve y a lo efímero. Recuerdo a aquel Cid del año 81 que se retiró a su pazo gallego y dedicó su vida al cultivo de rosas y camelias ¿Era esa su condena? ¿Cuándo, volvoreta, nos vas a traer las magnolias?

  7. #7 Onnega 17 de sep. 2005

    También está la camelia de la casa Chanel, no se sabe por qué Coco siempre llevaba alguna. Tal vez ya eran símbolo de elegancia, belleza... o tenían un algo de rebeldía (por la asociación con la cortesana). No descarto que las tomase prestadas de algún cuadro o que fuesen diseño de algún artista; por ejemplo Picasso influyó en el frasco del nº 5, y Xaime Quessada en los 60 diseñó estampados para la casa. La generalización de la camelia como marca de Chanel creo que ha añadido un nuevo significado que desplaza a los anteriores (elegancia, discreción y belleza), convirtiéndolo en emblema "pijo". White Camellia (1938) de Georgia O´Keeffe, http://www.okeeffemuseum.org/visit/exhibitions/onpaper.html

  8. #8 silmarillion 17 de sep. 2005

    Coronel: Las magnolias son más pasionales en la literatura. Magnolia de tu piel, piel de magnolia, la magnolia oscura, radiante magnolia desatada en espuma, Nadie comprendía el perfume de la oscura magnolia de tu vientre. F García Lorca, Gacela de amor imprevisto Un minuto profundo, una magnolia rota por mis dientes y la luz de la luna celestina. P. Neruda, Oda al amor. Oh radiante magnolia desatada en la espuma, magnética viajera cuya muerte florece y eternamente vuelve a ser y a no ser nada: sal rota, deslumbrante movimiento marino. P. Neruda. Soneto IX Tú, ruiseñor, el trino entreverado de magnolia y estrella. M. Hernández No habrá ninguna igual, no habrá ninguna, ninguna con tu piel ni con tuvo voz, tu piel, magnolia que mojó la luna, tu voz, arrullo que entibió el amor M. vargas. Ninguna, Tango

  9. #9 silmarillion 18 de abr. 2008

    artículo repuesto

  10. Hay 9 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba