Autor: Colaboración
sábado, 18 de noviembre de 2006
Sección: De los pueblos de Celtiberia
Información publicada por: Onnega
Mostrado 126.387 veces.


Ir a los comentarios

Esculturas zoomorfas prerromanas en Galicia

Lo que en un principio era un artículo sobre los dos zoomorfos de Pontedeume (A Coruña) fue derivando, gracias a las aportaciones gráficas y a los comentarios de varios colaboradores, en un proyecto de catalogación o inventario de los zoomorfos prerromanos de Galicia.

PROVINCIA DE A CORUÑA 1. El oso y el jabalí. Verracos en Pontedeume. El verraco de Narahío / Onnega "También ay en esta puente el oso y el jabalin, que son las armas de Fernán Pérez de Andrade” (Jerónimo del Hoyo, s XVII). Verracos del puente de Pontedeume según fotografía tomada de la Historia de Pontedeume y su comarca, Antonio Couceiro Freijomil, Ed. Compostela, 1944. El oso y el jabalí son dos tallas supuestamente medievales cuya primera ubicación conocida era entre los arcos segundo y tercero del puente de Pontedeume: “un oso dun lado e un xabarín do outro, colocados no oco das tallamares e postos riba duns pedestais” (Antonio Couceiro Freijomil, Historia de Pontedeume, 4ª ed., 1995). Hoy están un poco más adelante, en la rotonda de entrada a la villa, expuestos directamente a la agresión del agua y los gases del tráfico de la nacional. (C) Onnega Uno de los verracos de la rotonda de Pontedeume. Fernán Pérez de Andrade (s XIV) fue el primer señor de Pontedeume. Promotor de varias construcciones de la comarca, entre las que destacó en la época el puente de Pontedeume (1). Sus armas (2), como se ha dicho arriba, eran el oso y el jabalí, emblemas de origen celta que dispararon la imaginación de Murguía: los Andrade fueron “la más genuina representante de las antiguas dinastías celtas” y “como prueba de su antigüedad, puede citarse el hecho de haber escogido esta familia el jabalí por divisa” (Murguía, Galicia). Los estudios realizados hasta la fecha no encuentran en la familia Andrade ningún origen mítico celta, como mucho podemos remontarla documentalmente hasta el siglo XII. Los Andrade eran originarios de Andrade, lugar de Pontedeume: “el topónimo Andrade fue anterior al antropónimo, pues no todos los individuos que en la documentación del siglo XIII aparecen con el antropónimo Andrade pertenecieron a la familia que nos ocupa” (De Castro Álvarez y López Sangil, Cátedra, nº 7, 2000) y “en el Tumbo de Caaveiro la mención del topónimo Andrade de cronología más temprana aparece en un documento de 1104” (ib.). Existe como topónimo en Lugo (Calde), Santiago (San Martiño de Aríns) y Orense (San Cibrao de Las). No es probable que esta familia escogiese como emblema un símbolo celta (verraco) a no ser que en la zona los hubiese y todavía mantuviesen un significado especial para los pobladores. ¿O debemos suponerle a los Andrade un conocimiento sobre simbología celta mantenido de generación en generación hasta que Fernán Pérez decide usarlo como emblema? Esta transmisión generacional implicaría conocimientos sobre las proporciones del modelo, coincidentes con las de los verracos, y la ubicación de los mismos. Otra posibilidad es que sea un símbolo importado, pero entonces carecería de significado para el pueblo, y en definitiva de lo que se trata es de que el pueblo se identifique con el señor, y que el señor porte un símbolo legítimo, propio, fácil de reconocer por sus vasallos. A esta última idea (símbolo importado) habría que ponerle como pega, además, que los Andrade eran una familia local, autóctona de un finisterre “perdido” en la espesura de la fraga del Eume, donde es improbable que se produjesen intercambios culturales propios de zonas menos esquinadas. La ubicación de verracos en los puentes de la comarca construidos o rehechos por Fernán Pérez, no debería considerarse marca de la familia; la ubicación de verracos junto a cursos de agua es habitual (“Un fragmento de verraco céltico ha aparecido junto al río Adaja”, Google; el verraco de Salamanca en el puente): el conocido Ponte do Porco todavía lleva el nombre del verraco (3), y en el Puente de Ferrería (Narahío) “se conserva junto al puente un gran jabalí de piedra […] que se sacó del lecho del río hace años” (Google). Tenían que haber estado allí antes de que Andrade rehiciera los puentes. La idea que propongo en este artículo (verracos prehistóricos reutilizados como emblema por la familia Andrade) ya ha sido planteada por otros autores y rechazada de plano y sin argumentos por parte de Taboada Chivite (La cultura de los verracos en el noroeste hispánico, CEG, 1949). Entre los que aceptan su carácter prerromano cabe destacar a José Pijoán (Summa Artis, VI: El arte prehistórico europeo, 1934), Vales Villamarín, Ángel Núñez Sobrino (El verraco de Narahío, Monografías do Museo de Pontevedra, Vigo 1982) y José Francisco Correa Arias (Fernán Pérez de Andrade, O Bóo, Toxosoutos, Vigo 2004). Concretamente estos dos últimos destacan la particularidad de las coviñas. En el caso del verraco de Narahío forman una hilera que se inicia en el ano y recorre el lomo (v. foto). La coviña frontal tiene un contorno cuadrangular similar al que se puede observar en el verraco de Mingorría (Ávila) v. http://www.fotoaleph.com/Exposiciones/Verracos/Verracos-foto09.html#Verracos (C) Onnega Esta cazoleta cuadrada de la pieza de Narahío es semejante a la que tiene el verraco de Mingorría, la cual se describe así en la web de verracos de fotoaleph: "Tiene un orificio cuadrado a modo de recipiente, perforado en su lomo, elemento que aparece en muchos verracos. Esta cazoleta tenía como fin recoger los líquidos de las libaciones y el incienso, de modo semejante al de las aras romanas". Sobre el significado de estas cazoletas, además de que pudiesen servir para contener líquidos u ofrendas que interviniesen en rituales, podríamos traer a colación que en el arte rupestre paleolítico los orificios de este tipo (Pintados o grabados) se asocian con heridas producidas por impacto de armas sobre el animal. Núñez Sobrino en el artículo citado menciona una aclaración de Vales Villamarín (1974) sobre la cuestión de la antigüedad de los verracos de la rotonda: el oso y el jabalí que sostienen la urna de FPA en Betanzos son "réplica, bastante mejorada, de las toscas esculturas zoomorfas, de origen céltico, halladas no sabemos donde por FPA y que éste quiso asentar en el puente antiguo de Pontedeume". Idea que comparto: los del sepulcro de Betanzos son de factura diferente, medieval. Pueden verse en varias fotografías adjuntas al artículo. (C) Onnega Jabalí que sostiene el sepulcro de Fernán Pérez de Andrade en la iglesia de San Francisco (Betanzos, A Coruña). Con respecto a las tallas de los verracos del puente de Pontedeume y de Narahío se nota a simple vista que aquellos son de estilo y proporciones distintas. Respecto a la ubicación primitiva parece que hay acuerdo en que FPA los llevó de algún lugar a los puentes; yo no creo que haya habido tal traslado. Los puentes, situados en antiguos vados fronterizos (ríos = límites), son la ubicación perfecta para los verracos si admitimos su función de término o mojón. No creo, pues que FPA los pusiese en los puentes, sino que los mantuvo donde estuvieron siempre. Según testimonio del Padre Sarmiento (1745) había un zoomorfo en el puente de Xubia y otro en el Ponte do Porco. Todos situados en el territorio que viene identificándose con el que poblaron los ártabros o arrotrebas. Sobre estos dos de Pontedeume el padre Sarmiento nos dice: "o oriental non é lobo, mais un oso, sen letras. O occidental é un xabaril, ou porco bravo e ten no lombo seis ringleiras de carácteres que, todo o máis, serán do século XIV. O contido está en lingua galega ao parecer; lese "ano de Jesuchristo" e que se fixo a ponte en seis anos. A tradición é que os que o fabricaron tiñan nome alusivo aos dous animais. Outros que o Conde de Lemus dedicado á caza matara a un xabaril e a un oso espantable, e que alí mandounos pór en memoria" (4). No es muy consistente sostener que esta zona es una excepción; unos habrán sido sustraídos, otros reutilizados en muros, otros destruidos, y otros irán apareciendo con el tiempo. Algunas cabezas de verracos ya se conocían en el Sur gallego, atribuyéndose a una continuación de los verracos lusitanos y deteniendo ahí su expansión. Sin embargo ni la talla se limitaba a cabezas, ni la expansión era sólo hasta el Sur. El interesante caso del verraco de Mikeldi, expuesto por Viriato http://www.celtiberia.net/verlugar.asp?id=390 es un enigma comparable al que estamos exponiendo. Son piezas sueltas que sugieren que el puzle era más complejo. El de Mikeldi era descrito en el s XVII como rinoceronte y en el XIX como ídolo, su cuerpo está cubierto de cazoletas, dos de ellas comunicadas entre sí por un canal (típico motivo de petroglifo). En general no se sabe con seguridad qué animales representan, se definen como osos, mulas, rinocerontes, sin mucha seguridad. Esto podría ser otro indicio de que estamos, en algunos casos, ante animales que no existen en la actualidad. La palabra ídolo aparece en documentos medievales asociado a piedras de término, arcas, padrones y piedras escritas, lo que refuerza la idea de los verracos (ídolos) como términos. En algún momento se usaron como término, lo mismo que los dólmenes. Para finalizar: ninguna monografía sobre zoomorfos prerromanos en la península incluye estos tres, pero todas intentan explicar o bien por qué se excluyen del estudio (alegando una cronología medieval), o por qué siendo prerromanos aparecen descontextualizados o aislados. La idea más curiosa es la Guadalupe López Monteagudo: "el hecho de que los Andrade procedan de Ávila hace posible tanto que tales esculturas [las dos de Pontedeume] sean antiguas y fueran trasladadas de la Meseta a Galicia, como que se trate de monumentos medievales erigidos por esta familia en conmemoración de sus orígenes abulenses" (5). Primera noticia que tengo sobre el origen abulense de la casa gallega de Andrade, detalle que no aparece en ninguna de las obras mencionadas que se ocupan de su genealogía (Correa Arias, de Castro Álvarez y López Sangil). (1) No podemos asegurar si lo rehizo por completo o parcialmente. Pero la primera documentación sobre el puente data de 1162. Suele creerse que antes de que Fernán Pérez emprendiese la obra el puente había sido de madera (José Francisco Correa Arias, Cátedra, nº 5, 1995). (2) Se trata de una creencia falsa: el Padre Crespo Pozo nos dice que FPA no las utilizó nunca en su escudo. V. también las intervenciones en la discusión de este artículo. Sin embargo en la comarca se entienden como armas (emblema > armas). (3) Según Couceiro Freijomil “o nome débese á cabeza de xabarín que aparece no arco central”. (4) Fr. Martín Sarmiento, Viaxe a Galicia (1745), ed. de JL Pensado, Toxosoutos, Noia, 2001. (5) López Monteagudo G, Esculturas zoomorfas celtas de la Península Ibérica, Madrid, CSIC, 1989, p. 15. 2. Los zoomorfos de Betanzos / Onnega Dos tallas de jabalí, un macho y una hembra, se sitúan en el tejado de las iglesias de San Francisco y Sta. María del Azogue. Ambas esculturas sostienen una cruz, la utilización de verracos como sostén de símbolos se produce en varias ocasiones: en Bragança el "pelourinho" o picota está sostenido por una "porca" prerromana ("A porca da vila"). Es bastante probable que estemos ante otro caso de apropiación o reutilización de zoomorfos prerromanos por parte del mismo Andrade, ya que ambas iglesias se deben, de nuevo, a él. En el caso de Sta. María del Azogue se sabe que hubo un templo anterior al que mandó construir Andrade, lo que abre una posible conexión entre estos zoomorfos y lo sagrado. Suponiendo, claro, que la tendencia andradiana fuese respetar la ubicación original de las esculturas, y que el espacio sagrado de Sta. María remita a un lugar de culto prerromano. También se abre otra línea interesante, que es la de considerar los verracos por parejas (macho y hembra), cultos de fertilidad, etc. (C) Onnega Jabalí macho sobre el tejado de la Iglesia de San Francisco de Betanzos. 3. Los verracos de Santa Catalina de Montefaro (Ares) - Otra vez Andrade como promotor de la construcción del monasterio, y por eso otra vez la datación medieval de la escultura. Como se puede observar en las fotografías adjuntas la talla no llega al bulto redondo por no habérsele desprendido la piedra en uno de los lados, probablemente por estar destinada en origen a adosarse a un muro. Presenta pezuñas muy bien definidas y excelente estado de conservación, supongo que por el liquen tan compacto que lo cubre. Cuerpo ovoide, que se está convirtiendo en una tendencia generalizada para los zoomorfos de esta zona // Onnega (C) Onnega Jabalí de Montefaro. - Una segunda talla sobre una peana apuntada se conserva hoy en el patio del museo del Castillo de San Antón (A Coruña). Ciertamente es una dificultad, a la hora de postular el origen prerromano de algunos "verracos" [éste y el de Bergondo], el hecho de que hayan sido esculpidos en el mismo bloque que sus bases, talladas para adaptarse a su destino en la cumbrera de los tejados // Elpater (C) Elpater Detalles del otro jabalí que, procedente del Monasterio de Montefaro, se custodia en el Museo Arqueológico de A Coruña (Castillo de San Antón). De izquierda a derecha y de arriba abajo: 1.- Vista general del jabalí y su cruz. 2.- El jabalí está echado, con las patas dobladas. 3 y 4.- Detalles de los ojos, las orejas, el hocico, la boca y los agujeros en los extremos de ésta. 5.- Cresta del esPinazo sobre el lomo. 6.- Remate posterior, similar al del jabalí de San Salvador de Bergondo. 4. Zoomorfos de Cines (San Nicolao de Cis, Oza dos Ríos) / Dombate Zoomorfo del Monasterio de Cines. Podría tratarse de un nuevo verraco. Aunque no hay constancia de que el Monasterio haya estado vinculado con Andrade puede verse el escudo de armas en su fachada. (C) Onnega Además en la Rectoral de Cines hay otra pieza cuyo cuerpo apareció durante los trabajos de restauración del edificio. Se le ha colocado una cabeza de carnero que no parece corresponderle y bien podría ser un elemento decorativo, canecillo o similar. La cabeza había sido encontrada por el cura tiempo atrás "en el suelo". Zoomorfo de la Rectoral de Cines (C) Cainceiro Zoomorfo de la Rectoral de Cines. El rebaje rectangular del dorso seguramente sirvió para encajarle una cruz. (C) Cainceiro 5. Verracos perdidos / Onnega Según testimonio del Padre Sarmiento en su Viaje a Galicia (1745) hubo un zoomorfo en el puente de Xubia (Neda, A Coruña): “Ao entrar na ponte de Xuvia e a súa ría, á esquerda, está un porco, ou xabaril de pedra, como o da Ponte do Porco, e o que está en Pontes de Eume”. Sobre el de Ponte do Porco (Miño, A Coruña): “Ao cruzalo, á esquerda rexistrei un porco de pedra, xa afundido no chan, e con sinal de que tivera carácteres”. En la misma obra Sarmiento refiere que de Xubia a Narahío hay una legua, y que por allí también pasa el río Xubia. Menciono este detalle porque parece sugerir un vínculo entre ambos lugares mediante el río; la existencia de verracos en su desembocadura y en el curso alto podría explicarse si la ubicación de los zoomorfos estuviese ligada a un culto a las aguas. 6. Toros / Onnega Buey o toro en la iglesia de San Pedro de Porzomillos (Oza dos Ríos) (C) Onnega Buey o toro en la iglesia de San Xiao de Mandaio (Cesuras) (C) Onnega ______________________ ______________________ PROVINCIA DE LUGO 1. El verraco de Monterroso / Abo El verraco del castro de Seteiglesias (Monterroso, Lugo) se encuentra en el Museo Parroquial de Monterroso. Apareció con motivo del raseo de un campo público llamado Caracacho en la ladera del castro, al lado de la iglesia de Seteiglesias y el lugar de Fondevila; ambos se encuentran junto con el castro formando un triángulo de unos trescientos metros de lado. Lo recogió en su día el párroco D. Carlos Méndez Vázquez. (C) Abo A pesar de que le falta la cabeza y está fragmentado puede observarse que sus proporciones y estilo son muy parecidos al de Narahío. El resto del cuerpo no alcanza el metro de longitud, es similar en tamaño y forma al de Narahío y presenta restos de "coviñas" en su cuerpo. Bibliografía: Carlos Méndez Vázquez, Castros de Monterroso, Alvarellos, Lugo, 1983. 2. Verracos de O Vicedo / Onnega Bien conservados y de traza de prerromana. Uno en la iglesia de San Pablo de Riobarba y otro en la de Sta. Mª de Cabanas, dos lugares distantes entre sí unos 10 km. Son los más pequeños del inventario, no superando el metro de longitud. El excelente estado de conservación de estos y otros verracos de tejado podría explicarse por su reutilización en lugares inaccesibles. He retocado digitalmente el de Riobarba para dar una idea aproximada de cómo sería en la actualidad si hubiese estado más expuesto. Otro aspecto destacable es la ubicación de machos en iglesias con advocación masculina (San Francisco, San Pablo), mientras que lo que podrían ser hembras irían en iglesias de advocación femenina. Pero la distancia a la que se encuentran algunas piezas no permite asegurar esta relación. (C) Facio Verraco de la iglesia de San Pablo de Riobarba (O Vicedo, Lugo). (C) Facio Verraco de la iglesia de Cabanas (O Vicedo, Lugo). 3. Cerdito de Ourol / Onnega Según Correa Arias en la biografía sobre Andrade ya mencionada varias veces a lo largo de este artículo, en los montes del Sor (Lugo) hay tres esculturas de jabalíes vinculados con Andrade. Dos de ellos ya los hemos visto (O Vicedo), y también hemos planteado la posibilidad de que se tratase de una reubicación o reutilización de piezas prerromanas ordenada por Fernán Pérez. Nos queda por presentar el tercer zoomorfo mencionado por Correa en el Sor. Este autor parece aceptar una cronología medieval para estas tres esculturas. El tercer zoomorfo se encuentra en el concello de Ourol (Lugo), aunque en línea con los de O Vicedo, justo bajo el de Cabanas. Es una pieza compleja porque aunque no cabe ninguna duda de la relación de Andrade con esta iglesia lucense, tampoco pasa desapercibido su arcaísmo: formalmente idéntico al verraco prerromano de Narahío. Su longitud aproximada es de 85 cm, está reutilizado como sostén de una cruz y carece de peana tallada en bloque junto con la figura. Es posible que también tuviese focus en la testa, pero esta zona se encuentra parcialmente deteriorada y no hay forma de saberlo. Presenta sexo bien definido, orificio del ano y el rabito enroscado propio de los suidos. La manera de representar la hendidura de la boca coincide con la utilizada en el de Narahío. (C) Onnega A la izquierda el cerdito de Ourol, a la derecha el de Narahío. ______________________ ______________________ PROVINCIA DE OURENSE 1. El verraco de Viana do Bolo / Abo Verraco procedente de Bembibre (Viana do Bolo, Ourense) ingresado en el Museo de Ourense por el arqueólogo e historiador Don Jesús Taboada Chivite. "Se hallaba colocado en la pared de una casa del pueblo de Bembibre, Ayuntamiento de Viana del Bollo. Sobresalía la cabeza hacia fuera, destacando en la fachada del edificio como un adorno de la casa, sin ninguna finalidad constructiva o utilitaria. Le falta parte de la quijada inferior y tiene jeta prominente de jabalí, pero con las orejas lacias y no erectas. Procede de un castro situado a unos trescientos metros al oeste del pueblo, conocido por Eirexario, o también Vila de Sen. La tradición recogida por nuestro informador asegura que dicho pueblo era, en la antigüedad, el más importante de la comarca, y que desapareció a principios del siglo pasado" (1). En otro lugar lo describe como "formado por sólo la cabeza esculpida en el extremo de un bloque granítico para embutir en el paramento de la casa con expresión de orejas y hocico" (2). (C) Taboada Chivite En la actualidad en el jardín del Museo de Ourense: figura de verraco procedente de Bembribe (Viana do Bolo, Ourense). (1) Taboada Chivite J, "La cultura de los verracos en el Noroeste hispánico", CEG, vol. IV, nº 12, 1949, págs. 5-26. (2) Taboada Chivite J, Escultura celto-romana, Ed. Castrelos, Vigo, 1965 (Col. Cuadernos de arte gallego, 3). 2. Zoomorfo de Vilamaior (Verín) / Lilit (C) Manuela Sánchez Pieza reutilizada para coronar la fuente del Santuario de los Remedios en Vilamaior, Verín (Ourense). Se trata de una talla que no llega al bulto redondo, muestra al animal en actitud de marcha y con el hocico levantado, parece que la peana y la figura fueron talladas en el mismo bloque. Llamamos la atención sobre cuatro aspectos: -El hecho de que la zona geográfica caiga fuera de los límites del señorío de Andrade incidiría en que el tema suido no era exclusivo de esta casa en la Edad Media (si es que la pieza es medieval). -La ubicación del zoomorfo en un lugar abundante en fuentes, donde hay indicios de que hubo actividades rituales previas (delimitación de un espacio sagrado): según una tradición oral una noche apareció la Virgen sobre una roca marcando con sangre el círculo donde se tendría que construir el santuario actual. Por las marcas con sangre y la circularidad del límite la leyenda es pervivencia cristianizada de otra anterior. -El antiguo nombre de la zona era Campo da Parafita (< petra ficta). Étimo que indicaría: a) la existencia de un miliario (Abo), b) un hito o demarcación territorial (Onnega) que, junto con la leyenda recogida y la existencia de varios manantiales, reforzaría la idea de un espacio sagrado prerromano: los santuarios prerromanos se ubicaban en lugares fronterizos, con alguna fuente en sus inmediaciones (1). -La colocación en la misma fuente de otra pieza reutilizada que recuerda a una divinidad acuática con cola de tritón. Tanto al jabalí como al supuesto tritón los habrían encontrado en el Campo da Parafita, abundante en manantiales; con esto continuaríamos dejando abierta la hipótesis ya comentada de una posible relación de los zoomorfos (jabalíes) con un culto a las aguas. (C) Manuela Sánchez Posible tritón (¿cabeza de carnero?) sobre el caño de la fuente del Santuario de los Remedios. (1) V. por ej. para esta cuestión Brañas R: Deuses, heroes e lugares sagrados, Sotelo Blanco, Santiago de Compostela, 2000, cap. 3.


Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Airdargh 19 de sep. 2005

    TREBA Y TERRITORIUM GÉNESIS Y DESARROLLO DEL MOBILIARIO E INMOBILIARIO ARQUEOLÓGICO INSTITUCIONAL DE LA GALLAECIA (frag.) Andrés J. Pena Graña. A finales de la Edad del Bronce, el sol, por su fuerza y su poder fecundador, se asocia en la plástica Europea a un Toro del que tendremos ocasión de hablar más adelante, y a un jabalí, objeto este último de un amplio estudio de Fernando ALONSO ROMERO en 1989 intitulado “El significado mágico del colmillo de jabalí entre los Celtas y los Germanos: testimonios literarios, arqueológicos y etnográficos177. Para Alonso Romero el jabalí en sus vertientes, fertilizador, protector y psychopompos es empleado por numerosos pueblos, Freyr entre los germanos tenía un jabalí de oro más veloz que un corcel llamado Gullinbursti, “de las cerdas de oro” visible en la oscuridad de la noche al iluminar el mundo la luz que emanaba de su crin, Freyr aparece en paredría con su hermana Freya a quien denominándosele Syr, “cerda” se atribuían poderes fecundativos [MOGKE, E. 1953, 159 in ALONSO ROMERO, 1989, …) Para ALONSO ROMERO el mágico jabalí de la literatura insular celtoatlántica, no se puede matar por tratarse de la reencarnación de un héroe [solar], y respondiendo a la asociación del jabalí con la muerte es taboo para los marineros escoceses pronunciar las palabras swine “puerco”, pig “cerdo” y sow “cerda”. Señala su empleo en las urnas funerarias como una urna crematoria sajona encontrada en el cementerio de Issendorf, cuya tapa tiene un asa en forma de figura de jabalí. Con gran erudición Alfredo ERIAS MARTÍNEZ, en unos papeles intitulados “La Eterna Caza del Jabalí”178 en los pueblos protohistóricos indoeuropeos, celtas, germanos, etc., denota que el jabalí sería un “[…] dios protector y fertilizador, cuyos elementos más simbólicos serán, por este orden, su gran crin y sus colmillos. Y fue protector, tanto en la vida como en la muerte y así hay que entender el empleo de sus colmillos como amuletos (también en las tumbas), costumbre que llega hasta nuestros días. Como dios fertilizador, el jabalí se identificaba con diversos dioses (Osiris, Atis, Adonis […]), de tal manera que su sacrificio sangriento (equivalente a la siembra) es necesario para fecundar a la Diosa Madre, sea cual sea su nombre. De este acto esencial surge la resurrección de la vida vegetal (el nacimiento de las plantas sembradas, el árbol de la vida) y del propio dios, identificado a su vez con esa vida (Atis y el Pino…). Es por ello que también se identifica al jabalí con el espíritu del grano. Como protector de la vida adquirió un carácter especialmente simbólico para el estamento guerrero, ya que, por sus naturales características, representa la valentía y la fiereza entendida en sentido positivo, como ejemplo para el que va a la batalla: así se explican los cascos con la imagen de jabalíes que evolucionan hasta terminar identificando la cabeza del guerrero con la del animal (el jabalí-guerrero). Como protector en la muerte, ligado a las fuerzas de la tierra ( fecundador, espíritu del grano) por su carácter de estar hozándola permanentemente y por ser muy prolífico, el jabalí cumple el papel de acompañante, de guía hacia el Más Allá y, por supuesto, de seguro ante la muerte a todo guerrero que cayese identificado con él: es el jabalí-psicopompo, derivado del hecho de ser especialista, como vimos, en la muerte fecundadora y en la consiguiente resurrección de la vida en primavera. 177 Fernando ALONSO ROMERO “El significado mágico del colmillo de jabalí entre los Celtas y los Germanos: testimonios literarios, arqueológicos y etnográficos. In Filología Alemana y didáctica del alemán. Universidad de Valladolid, 1989. 178 Alfredo ERIAS MARTIÑEZ La Eterna Caza del Jabalí in Anuario Brigantino 1999, n1 22 pp. 317-378. Dejando lejos los tiempos antiguos, algunos grandes caballeros galaico-portugueses del s. XIV construyeron sus sepulcros con escenas de caza del jabalí gracias al substrato de creencias indoeuropeas existentes entonces, y aún hoy en cierta medida, en estas tierras del finis terrae de Occidente. Esa parece ser la única explicación posible ante el hecho de que sólo ellos lo hicieran en Europa. Y, una vez decididos, echaron mano de todo lo que les ayudó en esa dirección, que fue mucho, dentro de la coyuntura política y religiosa general que favorecía el ensalzamiento de la figura del caballero desde el inicio de las Cruzadas, como la reencarnación de un héroe antiguo divinizado: sepulcros romanos; imaginería heroica pararreligiosa alrededor del caballero (Santiago Matamoros, San Miguel Arcángel luchando contra el demonio, San Jorge y el dragón, otros santos caballeros […]”179. Señalando en otro lugar ERIAS “[…] Es cierto que no es literalmente el mismo jabalí el que se representa en los sarcófagos galaico-portugueses, que aquí el jabalí/demonio es vencido y muerto, pero hay algo que parece permanecer: la persecución del mismo animal y, sobre todo, el contexto religioso funerario (el jabalí céltico tiene siempre una conexión con lo funerario, con la muerte), a lo que coadyuva la curiosa interpretación franciscana de la cacería del caballero como Dios persiguiendo el alma… Y, aunque no es evidente, no me atrevería a descartar del todo alguna lejana conexión con la Mesnie Hellequin [WALTER, 1977] o con la Sociedade do Oso, derivación de las Santa Compaña [RISCO, 1979, 42], que alude a rituales iniciáticos de las sociedades secretas de caballeros en la cultura céltica [PENA GRAÑA, 1999]”. Por su parte el profesor D. Luis MONTEAGUDO GARCIA en sus papeles sobre la religiosidad Callaica tras señalarnos cómo el “eco cristianizado del antiguo ambiente escatológico campesino poblado de “demos” y almas de muertos está acertadamente resumido por Cuevillas180nos dice... 179 Alfredo ERIAS MARTIÑEZ La Eterna Caza del Jabalí in Anuario Brigantino 1999, n1 22 pp. 373-74. 180 <> In nuestro sabio arqueólogo gallego, gran maestro y amigo profesor Don Luis MONTEAGUDO GARCÍA “La religiosidad Callaica: estela funeraria romana de Mazarelas (Oza dos Ríos, A Coruña), cultos astrales, priscilianismo y outeiros” Anuario Brigantino 1996, nº 19. ...“Con la doctrina neopitagórica de Hermes psyhopompos ‘conductor de almas’ estarían relacionadas las abundantes estatuas graníticas de cerdos o verracos (Portu. Berrōes) de las tribus más o menos celtizadas de los Vettones, Vaccaei, Carpetani, Varduli y (en el NE de Portugal) Zoelae y Seurri (RL III 42; Berrôes 157) y en el SE de la provincia de Ourense el cerdo (mejor que el jabalí por orejas caídas, por no tener grandes caninos y por su hocico cóncavo) mutilado del castro de Eirexaria o Vila de Sên (Bembibre, 5 km. SSW Viana do Bolo; cf. BROTHWELL 45) y los desaparecidos del Casteliño de Castrelo do Val (5 km. N. Verín) y del castro de Florderrey Vello (Vilardevós, 13 km. SE Verín); también alude posiblemente a un verraco los topónimos “porta e campo de berraô” en la ciudad de Pontevedra (Taboada, AEArq. 1948, 291; Berrôes 10). La mayor parte de estos verracos son funerarios porque frecuentemente aparecen junto con sillares con pocete rectangular con canal conductor, v. 7; probablemente cada uno de estos verracos (¿protectores de la tumba?: éste por su localización occidental probablemente, creemos, era un antropónimo, cf. lat. Verres) con su peana cubría el sillar, y el conjunto sería una tumba monumental de incineración depositada en el pocete (Cf. BRAH 45 p. 154; 56 p. 291); varios de estos sillares se aprecian en el lienzo N. de la muralla de Ávila ca- 108 (v. supra) y según amable comunicación del profesor Pita Andrade, un sillar con pocete forma parte exterior del muro de la catedral de Ourense, algunos verracos aparecieron junto con estelas funerarias romanas con nombres célticos Burrus, Calaetius, Magilus, Tancinus/a (BRAH 40 p. 360; REL 56)181. 181 <Pinho Vello y de la Pedra dos Namorados (CCG 434). El señorial sepulcro granítico del “cabaleiro” Fernán Pérez de Andrade (muerto en 1397) en San Francisco de Betanzos, reposa sobre los lomos de un oso y de un jabalí por lo que constituiría un admirable ejemplo de esta función místico-funeraria del cerdo>>. Luis MONTEAGUDO GARCÍA “La religiosidad Callaica: estela funeraria romana de Mazarelas (Oza dos Ríos, A Coruña), cultos astrales, priscilianismo y outeiros” Anuario Brigantino 1996, nº 19, 37-38. SECUELA Nuestro primer promptema, un ensayo en realidad inscrito en una concepción cultural continuista, postula como hipótesis de trabajo la larga duración de la creencia en una forma de acceso venatorio, o de tránsito vertical, al Mas Allá desde el Neolítico. Este acceso al Otro Mundo de las almas por medio de la caza habitualmente reservado a las élites, en el seno de las sociedades verticales, nos permite repensar de alguna manera una probable colectividad Neolítica en cierto modo jerarquizada y desigual a la que no le habría sido ajeno el talante aristocrático ya indoeuropeo. De haber tenido lugar el tránsito psychopompos del alma del señor, o caballero, al Más Allá se habría expresado en el arte atlántico como una cacería o una montería persiguiendo el cazador y su séquito con sus perros posiblemente a pié durante el Neolítico, a caballo desde el Calcolítico ciertos animales sobrenaturales,. La compartida concepción psicopompa de la caza en el Neolítico y el Calcolítico podría corresponderse con un común horizonte ideológico y posiblemente religioso compartido desde Oriente, (Irán, Mesopotamia), a Occidente (Galicia, Portugal, la costa atlántica europea, Islas Británicas y Escandinavia). Sin embargo, sin concluir nada, no dejamos de reseñar el hecho de que haya sido en al Área Cultural Atlántica, correspondiendo viablemente las primeras representaciones en contexto funerario de esta caza al dolmen de Orca dos Juncais, y sus últimos ecos a las cacerías representadas en los sarcófagos gallego-portugueses del siglo XIII, el escenario donde se habría manifestado este fenómeno, por primera y por última vez.

  2. #2 Onnega 20 de sep. 2005

    A Abo: si no hubiese sido por ti yo no sabría de la existencia del de Monterroso, así que lo correcto es mencionarte. A Ainé: gracias por tu oferta, pero no se trata de que me quede a desmano sino de que el acceso es difícil o su visualización difícil (hasta que lo vea no puedo decir más). A Airdagh: gracias, no conocía esta referencia de Peña Graña y ahora he visto que está disponible en www.riograndedexuvia.com/CAZA%20SALVAJE.pdf . No me convence pero tampoco me sorprende, va muy en la línea de algún otro trabajo suyo que leí. Esta no la he leído entera, aún así comento los motivos por los que discrepo: - No sé muy bien a qué viene la mención al dios germano (noruego) Freyr. Freyr es un dios que se conoce por las sagas (Snorri Sturleson...) del s. XII, y aunque las leyendas de las sagas remiten a leyendas orales anteriores me parece muy atrevido querer retrotraerlas al mundo celta del Hierro, y a continuación relacionar el jabalí de Freyr con un fenómeno muy distante (en el tiempo y en el espacio) y exclusivo de una parte de Iberia. Si los verracos son celtas ¿por qué no aparecen en el centro de Europa? - Los verracos no son sólo jabalíes, es más, ni siquiera en muchos casos se sabe lo que son, entre los claramente identificados hay toros. ¿Con qué dios o animal divino celta-germano (usando la equivalencia peñagraniana) se identifican los toros de Guisando? - Antes de lanzarse a hablar de Osiris, el espíritu del grano, los animales psicopompos, Hermes, etc. debería de reflexionar más, trazar la propagación del motivo y decidirse, no hacer este mezcladillo. También debería justificar iconográficamente o de alguna otra forma la propagación. Queda todo muy deslabazado, parece que nuestros verracos son motivo guerrero celta-germano y animales psicopompos de un culto hermético llegado desde Grecia o Egipto. No le entiendo. - Menos le entiendo cuando a continuación hunde las raíces en el Neolítico, citando una escena de caza de un ciervo (!!) del dolmen de Orca dos Juncais. ¿Son celtas, son griegos o son neolíticos? - El motivo cacería del animal no surge en el Neolítico ni en el arco mediterráneo, surge en el Paleolítico y en Europa (Francia y Península Ibérica). La cacería de Orca dos Juncais no es la primera cacería representada: en el arte Levantino las tenemos anteriores, y en el Franco-Cantábrico más anteriores todavía (aunque el ser humano no suele representarse sí aparecen animales heridos). Habría que comprobar si es la primera cacería asociada a un contexto funerario, si fuese así la primera manifestación conocida de la cacería como vida-muerte sería de origen ibérico, y los celtas no Pintarían nada, y menos Osiris y Hermes. - Dado que los verracos no son sólo jabalíes ¿qué sentido tiene darle tanta importancia al diente de jabalí? Los verracos son animales variados, y dientes perforados de animales variados cuyo único nexo común es que son animales peligrosos que se cazaban, aparecen desde el Chatelperroniense como adornos e integrantes del ajuar funerario. ¿Por qué tanto empeño en el origen celta del colmillo de jabalí perforado como amuleto? ¿Por qué le vale el ciervo en contexto funerario de Orca dos Juncais y no le valen los dientes perforados de ciervo del enterramiento del niño de Lagar Velho?

  3. #3 panoramixperez 30 de sep. 2005

    Buscar el origen celta del jabali es una solemne chorrrada, losjaponeses tienen leyendas de genios , hadas y arboles sagrados ¿ por eso son celtas?. Los animales sagrados son restos de cultos totemmicios muy antiguos, similar al chamnismo de los siberianos o los indios americanos , posiblemente del neolitico asimilado por los indoeuropeos. Los andrade , como los mariño son linajes nobles y buscan pasados miticos para dar solera a sus ancestros. os aconsejo leeros el libro de venancio Da fariña titulado " feuriac MacalPine" , donde narra la esperpentica historia de un noble gallego que dice descender del ultimo rey celta de Galicia( sic) .

  4. #4 Abo 10 de oct. 2005

    Onnega, Tengo problemas con el correo y me cuesta muchísimo entrar aquí; se me apaga este trasto cuando estoy escribiendo. Voy a aprovechar este momento, es muy posible tenga que formatear todo el equipo. Esquematicamente por si se apaga. Trega: Tengo que ir al museo, se hablan de dos piezas totalmente distintas, quizás esta semana jueves viernes. Tengo una foto que hice la semana pasada que ya dirás, para mi es la cabeza de un verraco, no te digo más pues quiero contar primero con tú oPinión, es muy curiosa. ¿Por qué no subes la imagen del verraco de Viana del Bollo que está en el Museo de Orense?. Tengo foto en BN. Bueno sería hacer un mapa de La Gallaecia y situar allí todo lo que se sepa; contando con la aportación de cerca de los cincuenta verracos de la zona de Braganza y alrededores, casi todos de procedencia de los castros de la zona. Para colmo esta noche pasada rebuscando en viejos libros me encuentro con una nota donde se dice que tres esculturas de posibles verracos en las proximidades del Castro "Cabeza de Francos" en el Aloya (Tuy), esto no se por donde empezar ya que parece que sólo hay una "noticia periodística" de un tal Rey Romero. ¿En que periódico?. Bueno cuando tenga algo ya diré, de momento a ver si me desmontan este traste. Un saludo, algo aparecerá.

  5. #5 Onnega 13 de oct. 2005

    Gracias Ainé, yo también estoy sorprendida, pero cada vez más segura de que Andrade no se pasó la vida "haciendo" verracos. Abo, ya está el de Viana do Bolo, me faltaría completar el copyright de la foto, supongo que tengo que poner "Abo" y también de dónde la has tomado. He añadido al artículo el texto que me has enviado sobre el verraco, la parte entre comillas ¿de dónde la sacaste? Puse algún comentario al artículo sobre los dos Betanzos y sobre otro "nuevo" en Montefaro (v. fotos). Para Montefaro he encontrado en Google que era un lugar de culto al sol, nunca había oído tal cosa. Curioso también el nombre Montefaro porque no hay ningún faro, ¿lo hubo?. Impresionantes baterías antiaéreas con galerías en las que hay Pintados bombarderos de la segunda guerra mundial http://josecadaveira.tripod.com/militaryruins/id72.html intenté entrar para verlos en directo pero hay mucho barro (botas altas de goma, linterna y compañía porque el sitio da un miedo espantoso).

  6. #6 Abo 15 de oct. 2005

    Dejemos que hable Fray Prudencio de Sandoval que leyó y copió la carta Puebla a la villa de Bayona, antigúamente llamada Erizana, del original que existía en el Monasterio de Oya; relatado en su libro Antigúedad de la Ciudad e Yglesias Catedral de Tuy año 1610. ..."la siguiente (-se encuentra relatando las islas Cíes-) se llama Faro, donde el rey hizo esta escritura, estando en una iglesia que allí había dedicada al protomartir San Esteban, que después fue monasterio de frailes tercerones, y se llamó San Esteban de Sias, y era patronazgo del obispo. Tiene una punta tan alta esta isla, que por eso se llama Faro, porque desde allí se descubre aquel mar inmenso Océano..." Mas reciente en el 1840, Nicolás Taboada Leal en: "Descripción topográfico-histórica de la Ciudad de Vigo, su Ría y alrededores", también lo que sigue: ..."Consta que en esta misma isla (-se refiere a la isla de San Esteban de Sias-) estuvo el rey D. Alonso IX de León y que en ella despachó privilegio de fueros que concedió a los nuevos pobladores de la villa de Bayona, denominada antes Erizana, y entonces le puso el nombre que tiene en el día. La fecha de este privilegio es en la isla de Faro a 7 de Mayo de 1201, según le manifiesta el mismo documento." Javier Luaces Anca y Cristina Toscano Novella dicen en: "Islas Ciés" 1998 lo siguiente: ..."Los restos arqueológicos (-fueron ellos los arqueólogos-) del monasterio de San Esteban se localiza a la derecha del camino que bordea el camPing, en dirección al muelle de Carracido, a pocos metros de la Casa Forestal, emplazado en la ladera". En su interior tumbas antropomorfas. Desconozco ese privilegio que mencionas y que no pongo, evidentemente, en duda pero estarás conmigo, bueno ya lo apuntas tú, en que de isla nada de nada, es más si hablamos de documentos del siglo XIII, las aguas estarían aproximadamente un metro por debajo de las actuales y por lo tanto aún menos isla podía ser. Lógicamente lo de Faro sin ninguna duda por lo del "Pharum" precioso que tenéis. Me gustaría conocer el texto si dispones de él. Poco más puedo decir. Saludos.

  7. #7 Airdargh 17 de oct. 2005

    Lo intentaré, si me lío y no soy capaz (nunca he colgado fotos aquí ni lo he intentado) te lo dejo por otro lado. De todas maneras supongo que será medieval como mínimo, no lo sé tampoco con certeza. Ya mandaré la imagen y oPinaréis. Y paciencia por favor que tendré que pasar por un cyber antes, bueno si sigue lloviendo esta tarde no trabajo, y puede que lo haga.

  8. #8 Onnega 17 de oct. 2005

    Muchas gracias Airdagh. Hace tiempo que no puedo entrar el Nemeton porque no me funciona la contraseña, así que la cogí del correo. Ya la he puesto, a ver qué oPinan los demás. Estéticamente me parece horrible, pero supongo que tendrá "algo", sino Vítor Vaqueiro no la habría incluido. Para considerarlo verraco no hace falta que sea un jabalí, nos valen osos (Pontedeume), toros, etc. Yo diría que no es por la postura, pero de todas formas es una cosa rarísima. Un saludo

  9. #9 ainé 17 de oct. 2005

    Onnega "Hoy, a las 14:55 Ainé, lo que dices de que los de tejado están mejor, es verdad, están completos, aunque en lo del desgaste pues parecido al de Narahío..." (con tu permiso me haré una paj...mental, a ver que oPinas) Otro detalle para "imaginar o suponer antiguedad o diferencia": los verracos (aparentemente prerromanos) tienen las extremidades más gruesas (patorras), los que parecen más modernos, las tienen finas (más parecidas al cerdo común)...puede indicar que los de "pata fina" representen a ejemplares jóvenes (inocencia) y los de pata gruesa a ejemplares adultos (robustez y fuerza) ¿?

  10. #10 Onnega 20 de oct. 2005

    Ainé, tomo nota en mi lista de "pendientes": Catedral de Lugo, Mosteiro de Oseira, iglesia de Santo Domingo (Ribadavia) y Santa Marina de Aguas Santas. --Meto provisionalmente, en espera de tener una toma desde más cerca, tu foto de San Pedro de Muros, que creo que es la que dice Labrego que intentará fotografiar. --La de San Juan (Ribadavia) http://www.celtiberia.net/verimg.asp?id=2097&cadena=ribadavia me parece una cabeza tipo gárgola (es la que está en el "piquito" del tejado ¿no?). Pues de entrada no la incluiría. --Sobre la de Santa María de Caldas de Reis, la foto es bastante aceptable, así que agradecería la oPinión de expertos, a mí me parece medieval.

  11. #11 Ofydd 01 de nov. 2005

    Hai unha interesante teoría que expón Alfredo Erias en torno aos porcos dos Andrade ("A eterna caza do xabarín", Anuario Brigantino), que tentarei expor aquí. Antes vou meter pulla no debate que vos traedes sobre as armas dos Andrade. O porco nunca foi parte das armas da Casa de Andrade, por máis que o cabaleiro Fernán Pérez de Andrade, alicerce da grandeza da Casa, repetira a imaxe do porco bravo por todas as obras que mandou facer, ao igual que a estrela hexalfa e a escena da anunciación. Por iso se confunden armas con este animal "sacro" ao que se refire a teoría que expón Erias no seu traballo.E iso si, porcos e armas coa lenda "Ave Maria, gratia plena" adornan con profusión a obra do cabaleiro Fernán Pérez. No seu traballo Erias non se pronuncia ("nin quito rei nin poño rei", como fixera Fernán Pérez de Andrade) sobre as presuntas orixes precristiás dos porcos de Pontedeume e os de San Francisco de Betanzos que sosteñen o sartego de Fernán Pérez (recolle a tese das orixes precristiás dos porcos e do lavado de cara medieval e mais a da factura medieval duns e doutros). O relevante do traballo de Erias, coido, é a dimensión simbólico-máxica que acada a imaxe do porco. Segundo o traballo de Erias, o porco viña sendo, na relixión precristiá desta zona, a encarnación da deusa da fecundidade (coido que coma animal "maior" máis fecundo dos existentes na zona) e máis o deus dos defuntos (unha especie de anubis, pero con cara de cocho, por Pintalo caricaturescamente). O cristianismo só trocaría este significado convertindo ao porco bravo na encarnación do Mal (o porco coma o dragón de San Xurxo). Erias sostense en traballos previos, obvio, e baséase tamén nos relevos de toda a ábside principal da igrexa de San Francisco de Betanzos (onde estaba situado orixinalmente o sartego do cabaleiro Fernán Pérez de Andrade) e nos relevos do propio sartego do nobre. As escenas varían entre a cacería do porco (o cabaleiro perseguindo ao Mal, segundo esta tese) e a porca nai protexendo á piara (a fecundidade). Creo lembrar que Erias di non ser casual a escolla do porco coma símbolo totémico da Casa de Andrade por Fernán Pérez de Andrade dado o seu carácter pretérito de gardián do mundo dos mortos e á vez nai fecunda. Así, coido que o traballo viña concluír que o porco que sostén o sepulcro de Fernán Pérez viña sendo o seu salvoconducto ao Alén, e as escenas de caza dos laterais do sartego a conxura do Mal (o demo-porco remata cazado). Quixen ser sintético, e tampouco lembro o traballo ao cen por cen, polo que recomendo botarlle un ollo, e botar unha mañá mirando as curiosidades da igrexa de San Francisco de Betanzos. Por outra banda, en Santiago de Betanzos atopamos un carneiro coa cruz na testeira da nave principal, que está tamén de baixorrelevo na fachada principal de San Francisco de Betanzos (antigo solar da encomenda do Temple en Betanzos). A trama na obra de Fernán Pérez de Andrade ten moitas voltas....

  12. #12 Abo 18 de nov. 2005

    ofion_serpiente, Disculpas por mis comentarios del pasado día 7, no me dí cuenta que no eras de la zona. Cuando comentabas que las Sacerdotisas de Artemis Alfea se cubrian el rostro con cal blanca, me vino a la memoria la imagen de tres viejas esperpénticas que se paseaban por las calles de Santiago de Compostela allá por los sesenta, y apoyándome en un simil con esas sacerdotisas que comentabas, y que también llevaban el rostro Pintorrojeado de una espesa capa de potingues blancos, lo comentaba. Lo siento. Saludos.

  13. #13 Onnega 07 de ene. 2006

    Me gustaría saber por qué al hacer una búsqueda en Google por esculturas zoomorfas prerromanas me sale en 6º lugar una dirección que parece que contiene este artículo, Pincho en ella y se me abre una redirección a un sitio... ¡ejem! ¿qué pasa?

  14. #14 Airdargh 17 de mar. 2006

    Hola. Al hilo de los últimos comentarios sugiero algunas cuestiones: Si el verrón era objeto de algún tipo de culto precristiano y de hay su "crucifixión" ¿no trataría de romper alguno que otro la Iglesia antes de intentar cristianizarlo?. ¿No estarán algunas de estas cuñas destinadas en principio a soportar una cruz?. Sería grato conocer vuestras respuestas y oPiniones. Un saludo.

  15. #15 Onnega 18 de mar. 2006

    En líneas generales es más o menos así como dice Elpater, pero yo lo resumiría más: a excepción del verraco de Monterroso, todas las demás piezas de esta colección se concentran en la zona norte de Coruña y límite oeste de Lugo. Dejo fuera de momento los zoomorfos “extraños” (carneros, Sacos, Tomiño…) y las cabezas para empotrar de Viana do Bolo... Ya se ha discutido en varias intervenciones, y en el propio artículo, que hay solapamiento* entre el territorio de Andrade y el territorio de los verracos coruñeses, y que este fue el motivo para su adscripción medieval. Pero esta cronología es imposible porque muchos autores, entre ellos Guadalupe Monteagudo, dicen que algunas de estas piezas son de factura prerromana. En concreto hay estudios sobre los dos de Pontedeume y el de Narahío. A mí personalmente me parecen también prerromanos los de O Vicedo (Lugo). A estos hay que sumar dos desaparecidos descritos por Sarmiento como similares a los de Pontedeume: uno estaba en el puente del río Xubia (ría de Ferrol) y otro en el puente del Lambre (Ponte do Porco). En mi oPinión intentar ofrecer una explicación que respete el carácter prerromano de estas esculturas, su “vinculación” al territorio andradiano y la idea generalizada de que en Galicia no hay verracos sólo puede traer conclusiones como que “Andrade los trajo de Ávila” (Monteagudo). Un análisis del granito nos diría, supongo, si esto es verdad o no. Mientras me parece más adecuado hablar de reutilización o apropiación por parte de Andrade de tallas prerromanas de estos sitios (Correa Arias) En cualquier caso en Galicia hay verracos: la pieza de Monterroso por sí sola rompe todos los esquemas. Ni Andrade ni Edad Media. ¿Cómo se explica? ________________ NOTA *Este solapamiento es aparente pues la distribución de los verracos es más compleja y me cuadra más con otra cosa: antiguos límites entre territorios prerromanos. De norte a sur: -Verracos de O Vicedo: en el río Sor, límite del territorio Arros. -Verraco de Narahío: en zona de San Sadurniño y Moeche, centro del territorio Lapatiancos. -Verraco desaparecido de la desembocadura del río Xubia: inicio del territorio de Trasancos. -Verracos en Montefaro (Mugardos): fin del territorio de Bisaquis (actual Bezoucos). -Verracos del Eume: inicio del territorio de Pruzos. -Verraco desaparecido en el Lambre (Ponte do Porco): límite sur más antiguo entre Pruzos y el siguiente, ¿Faro?. -Verracos en Betanzos y Bergondo (río Mandeo): límite sur de ¿Faro?, aunque después esta zona pasó a englobarse en Pruzos. -Verraco que no encuentro en Monfero: indicaría el límite por el interior de Pruzos. Esto es lo poco que he conseguido establecer con la ayuda de documentos medievales de límites (Tumbo de Caaveiro). Para la pervivencia de antiguos límites prerromanos en Galicia hasta la Edad Media, e incluso hasta ahora, pueden verse algunos artículos del druida crougintoudadigo (A Pena Graña) en Celtiberia. Algo similar ocurre con los verracos de la meseta, se ha dicho, aunque no ha cuajado mucho, que son términos, en algunos casos muy evidentes (Tiemblo).

  16. #16 elpater 18 de mar. 2006

    Sigo intentando poner algo de orden en mi cabeza. Toca ahora subir una imagen de detalles del jabalí de Montefaro (el del Castillo de San Antón), por si pudiesen ayudarnos en algo. De izquierda a derecha y de arriba abajo: 1.- Vista general del jabalí y su cruz. 2.- El jabalí está echado, con las patas dobladas. 3 y 4.- Detalles de los ojos, las orejas, el hocico, la boca y los agujeros en los extremos de ésta. 5.- Cresta del esPinazo sobre el lomo. 6.- Remate posterior, similar al del jabalí de San Salvador de Bergondo.

  17. #17 elpater 18 de mar. 2006

    Comento a partir de los detalles del jabalí de Montefaro: El programa iconográfico (¿se dice así?) general de la pieza, los detalles de la misma, de cuidada factura, y la forma y acabado de la peana, apartan a nuestro porquiño (espero que Abo no se mosquee) (1) de los verracos mesetarios (2), y hacen plausible la habitual atribución de la escultura a un gótico de fines del XIV de regusto popular. En mi honesta (y humilde, sin retintín) oPinión, si se postula una cronología protohistórica para el bichiño no ha de ser por comparación con los verracos del área que de ellos recibe el nombre, y otros argumentos no veo para tal interpretación.

  18. #18 elpater 18 de mar. 2006

    Sigo con mi intento de ordenar el caos, vana pretensión... Si se da por buena la cronología no protohistórica del jabalí de Montefaro que habita en el Castillo de San Antón, o cuando menos la falta de vinculación con los verracos protohistóricos tradicionales, esa cronología (o falta de ella) debe ser ampliada a los otros ejemplares que comparten rasgos formales o técnicos con nuestro bichiño, así como a los que presentan elementos refinados que los apartan de los verracos strictu senso: remate posterior de tipo Montefaro-Bergondo, patas exentas finas incluso con apunte de pezuñas, criadillas bien marcadas, talla en altorrelieve para adaptar a una pared, etc. La lista es la siguiente: 1.- San Salvador de Bergondo 2.- Cabanas (O Vicedo) 3.- San Francisco de Betanzos 4.- San Pablo de Riobarba 5.- Montefaro (en Castillo de San Antón) 6.- Santa María del Azogue en Betanzos 7.- Montefaro (en Montefaro) 8.- San Francisco de Betanzos (sepulcro) 9.- San Francisco de Betanzos (pared) 10.- San Francisco de Betanzos (pared) Es decir, la totalidad de las que se encuentran en las iglesias edificadas o reedificadas por orden de Fernán Pérez de Andrade o Bo. Características muy diferentes parecen presentar los jabalíes (y cacen y expulsen, por favor, a esos "jabalís" que se me colaron en un comentario anterior) de los puentes construidos por el mismo Fernán Pérez de Andrade, tanto los que existen como -es de suponer por las palabras de Sarmiento que Onnega transcribe-, los desaparecidos; a saber, los dos de Pontedeume, el de Narahío y los desaparecidos de Ponte do Porco y de Ponte de Xubia. La lista de candidatos a "protohistoricidad" queda así limitada, en mi oPinión, a los que acabo de citar y al de Monterroso. El de Bembibre (Museo de Ourense), a todo esto, no es verraco completo sino cabeza para empotrar, por lo que entiendo que también debe ser suprimido de la lista. Todo apunta a su alta antigüedad, pero interpreto que estamos hablando de otra cosa, a saber, de verracos de cuerpo completo y bulto redondo.

  19. #19 Onnega 18 de mar. 2006

    He puesto los montajes fotográficos de Elpater al margen, uno de ellos se me mezcló por el medio. El del final es el titulado "Jabalíes de iglesias de Fernán Pérez de Andrade o Bo que no deben ser considerados protohistóricos". Sobre éste me gustaría contar con más oPiniones sobre los cerditos 2 y 4 ¿merecen este destino? Tampoco es que se trate ahora de llegar a un consenso sobre ellos, yo ya dí mi oPinión y Elpater la suya.

  20. #20 elpater 18 de mar. 2006

    Onnega, por supuesto. No pretendo más que plantear elementos de análisis que, por otra parte, están viciados de antemano por hacerse sobre fotografías en vez de sobre los objetos mismos. Son simplemente oPiniones (tal vez ni a eso lleguen) que sugiero como puntos de reflexión. En los casos que plantea (los de O Vicedo), y partiendo de que nada serio se puede afirmas sobre las fotos, simplemente señalo que la gracilidad de las patas y la postura (en un caso) y la marcada expresión de genitales (en el otro) apartan las imágenes de las de los verracos canónicos; a mí me parece suficiente como para ponerlos "en cuarentena", es decir, como para no aceptar sin más su procedencia protohistórica. Lo que en ningún momento pretendo (¡antes al contrario!) es su supresión de la lista, ni mucho menos la supresión de las imágenes. Es simplemente una reflexión sobre las mismas, hecha además sin mayor bagaje teórico ni práctico en el asunto. Hay veces en que lo prehistórico, protohistórico y demás funciona como un cajón de sastre; así parecían funcionar las cosas, por ejemplo, para José Mª Luengo, autor por otra parte muy meritorio en su pasión arqueológica y al que debemos muchas cosas, al calilficar de "celta" todo aquello que no encajaba en los esquemas al uso, sea la cabeza cuadrifaz de Pontedeume, sea el ídolo fálico de Paderne (que ni es ídolo ni es fálico, aunque sí parece ser de Paderne), sea el ídolo del templo fálico de Elviña (que tampoco parece ser templo ni ídolo, aunque sea fálico y de considerables proporciones). Resumiendo: que creo que no es buen camino el calzar la etiqueta de protohistórico a lo que no sabemos lo que es. Será protohistórico aquello para lo que tenemos pruebas o argumentos sólidos que indiquen tal cosa. En este caso no los veo, lo cual dista mucho de afirmar que no los haya :-) En cualquier caso no se sienta obligada a asumir mis paridas mentales como propias del artículo; no son más, como digo, que intentos de colaborar en una reflexión colectiva. Ánimo y a seguir. ¿No hay más iglesias con bichiños encima? Yo no las conozco, desde luego :-(

  21. #21 Abo 19 de mar. 2006

    Elpater, saludos. Los canteros por tradicción era unos trabajadores autónomos y no respondían nada más que de sus encargos; la piedra la buscaban ellos que eran los que entendían y rompían aquella que les interesaba. Ya sabemos que el Dumiense bracaerense mandó a sus sacerdotes combatir y deshacerse de las "piedras", que los paisanos adoraban mayoritariamente en los castros, bajo pena de excomunión, pero no es el caso que nos trae en estos momentos; es muy posible que el de Monterroso se encontrase roto "fruto" de esas directrices del obispo de Dumio, no lo pongo en duda; las cuñas se empleaban para trocear rocas para producir sólidos y darles forma y no para romper piezas ya esculpidas (no conozco un caso) de pequeño tamaño (quizá menos de un metro) que, por otro lado, con un macho de tres o cuatro kilos e incluso con otra piedra de mayor dureza lo conseguirían. Creo en mi oPinión, quizá muy equivocada, no sería el caso. Con relación a las piedras de la Torre creo que coincidimos, hay cosas tan absurdas que caen por su propio peso. Elpater, disculpas, posiblemente por un exceso de énfasis en mi exposición sobre la plástica de los verracos de nuestros castros, tenía la sensación al llamarles "cochinillos" como algo peyorativo que observo no es así. Nada, que cuando sea no tengo ningún problema en coger la N-120 dirección a Arévalo y compartir amigablemente un pequeño cochecho. Hay que buscarle explicación, como nos recuerda Onnega, a estos verracos galáicos que rompen todos los esquemas. Vosotros sóis los expertos pero no dejo de preguntarme, ¿porqué casi todos los verracos y cabezas de verracos encontrados en territoria de la antigua Gallaecia (y son muchos) fueron hallados en los castros?. Quizá cuando tengamos más noticias de los tres del Aloya algo se podrá interpretar y también a lo que plantea nuestra druidesa Onnega. Discrepo en tu último comentario sobre: .."y el tal José Mª Bello, sospechoso individuo nada recomendable". ¡Hombre!, no se porque tal cosa dices y te repito no estar de acuerdo. En todo caso como hoy es 19 de Marzo, San José, muy importante también para los padres, te deseo también a tí felicitaciones y que tengas un buen día. Saludos.

  22. #22 Abo 19 de mar. 2006

    Elpater, saludos. Los canteros por tradicción era unos trabajadores autónomos y no respondían nada más que de sus encargos; la piedra la buscaban ellos que eran los que entendían y rompían aquella que les interesaba. Ya sabemos que el Dumiense bracaerense mandó a sus sacerdotes combatir y deshacerse de las "piedras", que los paisanos adoraban mayoritariamente en los castros, bajo pena de excomunión, pero no es el caso que nos trae en estos momentos; es muy posible que el de Monterroso se encontrase roto "fruto" de esas directrices del obispo de Dumio, no lo pongo en duda; las cuñas se empleaban para trocear rocas para producir sólidos y darles forma y no para romper piezas ya esculpidas (no conozco un caso) de pequeño tamaño (quizá menos de un metro) que, por otro lado, con un macho de tres o cuatro kilos e incluso con otra piedra de mayor dureza lo conseguirían. Creo en mi oPinión, quizá muy equivocada, no sería el caso. Con relación a las piedras de la Torre creo que coincidimos, hay cosas tan absurdas que caen por su propio peso. Elpater, disculpas, posiblemente por un exceso de énfasis en mi exposición sobre la plástica de los verracos de nuestros castros, tenía la sensación al llamarles "cochinillos" como algo peyorativo que observo no es así. Nada, que cuando sea no tengo ningún problema en coger la N-120 dirección a Arévalo y compartir amigablemente un pequeño cochecho. Hay que buscarle explicación, como nos recuerda Onnega, a estos verracos galáicos que rompen todos los esquemas. Vosotros sóis los expertos pero no dejo de preguntarme, ¿porqué casi todos los verracos y cabezas de verracos encontrados en territoria de la antigua Gallaecia (y son muchos) fueron hallados en los castros?. Quizá cuando tengamos más noticias de los tres del Aloya algo se podrá interpretar y también a lo que plantea nuestra druidesa Onnega. Discrepo en tu último comentario sobre: .."y el tal José Mª Bello, sospechoso individuo nada recomendable". ¡Hombre!, no se porque tal cosa dices y te repito no estar de acuerdo. En todo caso como hoy es 19 de Marzo, San José, muy importante también para los padres, te deseo también a tí felicitaciones y que tengas un buen día. Saludos.

  23. #23 elpater 21 de mar. 2006

    ¡Ay, Onnega! Lo de que el bichiño de Pontedeume es prerromano todavía hay que probarlo, me temo. De momento me quedo con que no tiene la misma Pinta que los que culminan iglesias, lo cual es algo pendiente de explicar. Pero lo no explicado es simplemente no explicado, no protohistórico. Que puede serlo, de acuerdo, pero poder ser no es lo mismo que ser. Para mí tengo que lo que habría que buscar son esas poderosas criadillas en verracos reconocidos como tales, de carácter protohistórico indudable (dentro de lo que cabe). Y no digo que no los haya, aclaremos, que en este asunto de los porquiños sólo puedo considerarme experto en el papel de gourmand, que ni siquiera de gourmet. En fin, que las criadillas andradianas me parecen de momento un argumento que juega más a favor de la cronología tardía de los sementales de Pontedeume que a favor de su prerromanidad. Todo ello prendido con alfileres, claro, como corresponde a elementos descontextualizados sobre los que poco más podemos hacer que un análisis formal, siempre peligroso y más todavía cuando se trata, como es el caso, de piezas de considerable tosquedad. En cuanto a la gracilidad de lacones y jamones, sigo en mis trece. Y no me parece baladí que el comentario de la foto que nos propone califique a la escultura como "insólita". Si observa además la figura siguiente (http://www.fotoaleph.com/Exposiciones/Verracos/Verracos-foto42.html#Verracos) verá que poco o nada tienen que ver las patas del verraco salmantino con las exentas, individualizadas y graciosas de los nuestros. En cuanto a lo de compartir cochinillo o lo que se tercie, si se da la ocasión, espero que se apunte, ¿no? A Abo: Claro que es cierto lo que dice de los canteiros (vamos, creo que lo es). Todo surge de una mala expresión por mi parte. No me refería a que la destrucción fuese obra de canteiros profesionales y especializados, sino a cualquier persona metida provisionalmente a canteiro. Dejémoslo como hipótesis en destrucción voluntaria; simplemente se trataba de eso, y partiendo de la visión de la primera foto, en la que una hilera de agujeros me recordó las existentes en las antiguas canteras. En cuanto ustedes plantearon, con más conocimiento y mejor criterio, que esas cazoletas concretas no parecían acordes con la finalidad que sugería, se desbota la hipótesis y asunto arreglado. Es lo bueno que tienen las hipótesis, que para eso se crean en su mayor parte: para ser rechazadas cuando se las somete a crítica. Y no pasa nada; antes al contrario, ésa es la forma de andar el camino, apoyando el peso del cuerpo sólo cuando el pie se ha asentado sobre terreno firme. Y aun así, siempre cometemos algún error que hace que perdamos los piños contra cualquier roca. Ganancia para los protésicos dentales :-) En cuanto al individuo ése que usted cita, sigue sin parecerme demasiado fiable. Es bastante trapalleriro, créame, que lo sé de buena tinta ;-) Lo que sí es verdad, creo, es que intenta hacer las cosas lo mejor que sabe y puede, supongo que como casi todo el mundo. El cochinillo abulense tal vez nos quede a trasmano; ya encontraremos forma de compartir manjares más enxebres en lugar más próximo. Y sin que eso signifique negarme, pero es que para nada, vamos, a la papancia en Arévalo si se diere la ocasión. Las mesas son de cuatro y con Onnega ya somos tres. A ver quién se apunta a cerrar la mesa :-) Y hablando de mesas, corto y cierro, que son casi las cinco, todavía no he abandonado esta galera de piedra, y ya va siendo hora de meter algo en el estómago.

  24. #24 dombate 27 de oct. 2006

    No debería recomendar usted ese artículo de Marco Simón, Onnega. Mire que en la bibliografía recogen algunas obras de A.M.Canto, y a alguno le puede dar un yuyu. ¿Se hace usted idea de lo que puede costar Pintar de negro-luto la muralla? Otra cosa que tenía pendiente con usted. En Cines (hoy San Nicolás, antes creo que San Salvador), en Oza, restauraron la vieja casa rectoral, en ruinas, para convertirla en un magnífico establecimiento de turismo rural. Pues bien, en la parte trasera de la rectoral, casi delante de la iglesia, hay un bichiño que me recuerda (de memoria, puedo confundirme de bicho) al de O Vicedo. El propietario del local me dijo que había aparecido enterrado cuando hicieron las obras, y sin cabeza. Cuando lo vio el cura, advirtió que coincidía con una cabeza que había encontrado también en el suelo y que guardaba en casa. Pegaron ambas piezas y hoy puede ver la escultura completa, como digo, frente a la iglesia. En la fachada de ésta está empotrado el escudo de los Andrade. Miré en un par de libracos, pero ninguno hablaba de los Andrade en relación con Cines. Pero el escudo está ahí, y el bichiño también. Por si tiene ocasión y le apetece darle un vistazo, vamos. En la Rectoral se come bien. Y si descubre algo le ruego me lo haga saber para contárselo al propietario del establecimiento, que está muy interesado en la historia de Cines. En el nombre de Elpater

  25. #25 Onnega 29 de oct. 2006

    Antes de poner nada en el artículo me gustaría contar con vuestra oPinión sobre una cuestión: Este es el zoomorfo que comentaba Dombate el 27/10/2006 17:13:34 Zoomorfo de la Rectoral de Cines (Oza dos Ríos, A Coruña). ¿Os parece que el fragmento delantero sea la cabeza? ¿No podría ser algún elemento arquitectónico decorativo, tipo gárgola o algo así? Allí se veía muy pastiche, no pegaban nada. Después, a ver qué me decís sobre esto: me tienen despistada estos toritos o bueyes (de lejos me dio la impresión de que tenían yugo). Nunca había visto nada parecido. Uno en San Pedro de Porzomillos y otro en San Xiao de Mandaio. San Pedro de Porzomillos (Oza dos Ríos, A Coruña). Corrección a mi mensaje del 27/10/2006 16:44:49: el ara de Endovélico no tiene el relieve de un jabalí, tiene el relieve de una escultura zoomorfa de un jabalí, con peana y todo. Pequeño matiz que confirma, de nuevo, la relación de los verracos (esculturas) con Endovélico. Un saludo

  26. #26 Onnega 30 de oct. 2006

    PD Si se Pincha sobre la imagen anterior se abre una pantalla con una ampliación.

  27. #27 giannini 30 de mayo de 2007

    En relación con lo que decía a DeLaCuesta en el debate en donde lucusaugusti incluye un video de la zona ocupada por un supuesto anfiteatro en Lugo, tema en el que no entro, porque, que yo sepa en Lugo sólo han aparecido máscaras, pero no vestigios arqueológicos de un anfiteatro -que en mi oPinión es lo que cuenta-, repliqué al mismo DeLaCuesta indicando con respecto a lo que dijo aquí, ayer a las 22.48, que discrepo, y que en el fondo, su visión me parece muy atrevida, porque se sostiene únicamente en un criterio de autoridad, no en argumentos. Eso de decir que los jabalíes de bulto redondo "Sin duda son anteriores a la llegada de Roma y Cartago a la peninsula", me parece mucho decir. Como aquí todos tenemos nick, mientras no lo demuestre, que no se moleste, pero por mi parte, no le concedo ese criterio de autoridad en el asunto. Replica Abo señalando, que las cosas no están nada claras, y que el tema es para expertos. Bueno Abo, hasta cierto punto. Para que a uno no le den el timo de la estampita no hay que ser experto en timos, hay que tener sentido común. Vamos a ver, si la mayor parte de las esculturas de bulto redondo que aparecen en Galicia se encuentran en lugares dependientes o vinculados a la familia Andrade, se me hace muy difícil, pero vamos, dificilísimo, que estas esculturas sean "Sin duda son anteriores a la llegada de Roma y Cartago a la peninsula" ¿Fueron acaso los Andrade nuestros primeros arqueólogos y tenían algún interés especial en excavar castros para localizar jabalíes castrexos? ¿No sería mucho más lógico que encargasen su talla a cualquier artesano de la época? ¿Que nuestros castrexos pudieron tallar jabalíes? Con los ejemplos que señalas, entiendo que sí, pero vamos, que la sensación que tengo es que la gran mayoría de los que se conocen en Galicia, y se han citado en este debate, ni mucho menos se encontraron en castros, sino en lugares vinculados con la familia Andrade.

  28. #28 El Brujo Redivivo 30 de mayo de 2007

    Pero es que de eso se trata, Abo, ¿no? Quiero decir, que el asunto es bien confuso o cuando menos poco claro. Que hay porquiños castrexos, supongo que sí. Tampoco lo sé. Si son pre o post romanos, me mantengo como usted en la ignorancia y sin oPinión válida. Conozco la discusión de Calo y Carballo, y no le oculto que me parecieron, cuando los leí, más convincentes los argumentos de don Xulio; también pudo influir que, aunque Calo no me provoca ningún sarpullido (no todos/as pueden decir por aquí lo mismo), debo reconocer que don Xulio forma parte de lo para mí entrañable. También la pequeña historia personal pesa. En fin, tampoco veo ningún argumento que niegue la posible existencia de plástica en los castros prerromanos. Simplemente, ahí la palabra deben tenerla los hallazgos bien contextualizados: es posible (y muy probable, ¿por qué no?) que haya habido plástica en piedra antes de la presencia de Roma. Una cabeza (o un porquiño, o una piedra con esvástica) empotrada en un muro que por estratigrafía fuese indudablemente prerromano podría cambiar la posibilidad en certeza. No sé si se ha dado; si es que sí, asunto resuelto. Si es que no, habrá que seguir esperando para salir de la duda. Pero otra cosa son los porquiños de los Andrade; porque, prerromanos o medievales, de los Andrade son, aunque a DeLaCuesta le moleste. Su frase "Descarto cualquier relacion con apellidos o escudos de armas, no tiene ningun sentido" sólo es una negación porque sí de una realidad que, aparentemente, le molesta. Lo cierto es que la mayor parte de nuestros porquiños está íntimamente relacionada con iglesias o puentes de los Andrade, sean o no "idolos manufacturados en la edad del hierro". Pongo las comillas para citar textualmente, porque en esa pequeña frase se contienen otras dos afirmaciones sacadas de la manga. La primera, que son ídolos: habrá que probarlo, lo que no me parece fácil. La segunda, que son de la edad del hierro, lo que tampoco veo evidente más allá de las indudables analogías formales (siquiera parciales) con los verracos meseteños. La única afirmación que se puede hacer con un mínimo de garantías es, precisamente, que esos bichiños están relacionados con los Andrade. En su mayor parte, digo. También es cierto, creo, que el lugar de aparición de la mayoría (si no de todos) nada tiene que ver con los castros (y bien es cierto que la situación actual puede ser secundaria, pero eso hay que probarlo antes de afirmarlo). En resumen, lo único que puede inducirnos a pensar en un origen protohistórico para los bichiños es el parecido formal con algunos de los verracos. No conozco ningún estudio en profundidad de ese aspecto, que como digo es el único que podría llevarnos a postular tal procedencia. Dudo que un estudio tal pudiese ser concluyente, pero desde luego me parece claro que, en tanto no se elabore, cualquier afirmación contundente acerca del origen castrexo de los bichiños no será más que la expresión de un deseo, no una conclusión de un análisis en profundidad. El problema es que los deseos de cada cual, al igual que los gustos poéticos, épicos, líricos o dramáticos, no son fuente válida de conocimiento histórico. Por todo ello, la frase ya citada, o esta otra de " Sin duda son anteriores a la llegada de Roma y Cartago a la peninsula" (y uno se pregunta qué coño tendrá que ver Cartago en este enredo), no son más que boutades. Pases toreros ante una carretilla con cuernos. O, dicho más sencillamente, y para que mis habituales admiradores no pierdan la costumbre: puras majaderías. Y que sea con salud.

  29. Hay 28 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba